Pintar: actividad sin referentes



Descargar 10,53 Kb.
Fecha de conversión22.05.2017
Tamaño10,53 Kb.
PINTAR: ACTIVIDAD SIN REFERENTES
El problema de la representación en el arte contemporáneo

“La pincelada está como poseída de una fuerza externa: no sabe, racionalmente, lo que va a hacer, pero lo hace, como si desde un fondo ‘abismal’ (sin fundamento) surgiera hacia el pintor la pincelada. Lo que se ve es la pincelada del pintor, el ir y venir de la mano con el pincel alzando y depositando óleo sobre la tela, lo que no se ve es el movimiento de la tela y del pincel y del óleo moviendo la mano del pintor, vale decir el movimiento verdadero de la creación […] la iniciativa no es del poeta, ni del pintor, ni del músico (del Barco, 2003 : 149).


“Es posible mirar un cuadro figurativo y al mismo tiempo, mediante un desdoblamiento del ver, convertir lo representativo en no-representativo, viendo lo que no se muestra o desprendiendo la mirada de la narración para ver la pintura sin remitirla a algo ajeno a sí, viendo en lo dado lo otro de lo dado, sobreponiendo en una escena otra escena-originaria, peron no en lo distinto sino en lo mismo. A eso llamamos arte.” (del barco, 2003: 162)
“La obra utiliza al pintor para realizarse. Lo que llamo ‘obra’ es, en realidad, un movimiento unitario que hace del pintor, del cuadro y del espectador, tomados aisladamente, sus estasis.” (del barco, 2003: 172).
“La obra, el momento de la archi-pincelada, es la puesta en acto de un mundo. No hay obra previa. Lo previo (¿pero previo a qué?) es la fuerza que emerge (nace, brota) sin nada […] Y esa fuerza va dejando afuera todo alguien, toda cosa.” (del barco, 2003: 176)
El siglo

“En el orden de la pintura, el Cuadrado blanco sobre fondo blanco (Malevich) es el colmo de la depuración. Se elimina el color, se elimina la forma y sólo se mantiene una alusión geométrica, que sostiene un diferencia mínima, la diferencia abstracta del fondo y la forma y sobre todo la diferencia nula entre el blanco y el blanco, la diferencia de lo Mismo, que podemos llamar diferencia evanescente […] Encontramos aquí el origen de un protocolo de pensamiento sustractivo que difiera del protocolo de la destrucción.” (Badiou, 2005: 79)


ACTO DE HABLA
How to do things with words

“Se ha llegado a aceptar que muchas emisiones que parecen enunciados no pretenden en absoluto, o sólo pretenden parcialmente, dar información sobre hechos: por ejemplo, las ‘proposiciones éticas’ tal vez pretenden, exclusiva o parcialmente, expresar una emoción, prescribir una conducta o influirla de maneras particulares […] Hay muchas palabras embebidas en enunciados aparentemente descriptivos que producen especial perplejidad porque no sirven para indicar alguna característica adicional en la realidad reportada, sino para indicar (no para reportar) las circunstancias en las que se hace el enunciado, o las reservas a las que está sujeto, o el modo en que debe tomarse […].” (Austin, 1962: 2-3).


“Cuando digo, en el registro civil o ante el altar, ‘Sí, quiero” no estoy reportando un casamiento, estoy consintiendo casarme […] ¿Cómo llamar a una oración o emisión de este tipo? Propongo llamarla oración performativa o emisión performativa o, abreviando, ‘un performativo’ […] El término deriva, por supuesto de ‘realizar’, el verbo usual con el sustantivo ‘acción’ e indica que la expresión de una emisión es la realización de una acción.” (Austin, 1962: 6, subrayado en el original).
“La emisión de las palabras es, por cierto, usualmente un, o incluso el elemento principal en la realización del acto (apostar o lo que fuera) pero muy inusualmente, o tal vez nunca, la única cosa necesaria para aceptar que el acto ha sido realizado. En general, es siempre necesario que las circunstancias en que las palabras son proferidas sean de alguna manera apropiadas, y es muy habitual que el hablante mismo u otras personas también realicen otras acciones, físicas o mentales o incluso actos de proferir otras palabras”, (Austin, 1962: 8; subrayado en el original).
“¿Podemos acaso suponer que cualquiera de las otras cosas que normalmente se requiere que acompañen a una emisión tal como “Yo prometo que…” están de hecho descriptas por ella y como consecuencia de ello con su presencia la hacen verdadera y con su ausencia falsa? (Austin, 1962: 10)
“Cuando la intención está ausente, ¿no hablamos acaso de una ‘falsa’ promesa? Pero decir eso no es afirmar que la emisión ‘Yo prometo que…’ es falsa, en el sentido que aunque declara que promete, no lo hace, o aunque describe lo hace mal -informa de manera errónea. Porque él (el sujeto que promete) hace la promesa […] pero está hecha de mala fe. Su oración es acaso engañosa, probablemente tramposa y sin duda incorrecta, pero no es una mentira o un error. Más aún, no hablamos de una apuesta falsa o de un bautismo falso; y a pesar que hablamos una falsa promesa, también hablamos de un movimiento en falso; pero “falso” no se aplica sólo a las oraciones” (Austin, 1962: 11; subrayado en el original).

Si los performativos no describen hechos, ¿qué significa entenderlos como “falsos”?


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal