Perros peligrosos, la agresividad por dominancia (parte2): factores asociados dependientes del perro



Descargar 221,5 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño221,5 Kb.
  1   2

RECVET: 2006, 1(1):2. http://www.veterinaria.org/revistas/recvet/n010106.html

RECVET- Revista Electrónica de Cínica Veterinaria RECVET

http://www.veterinaria.org/revistas/recvet
RECVET. Vol. I, Nº 01, Mayo-Agosto 2006

http://www.veterinaria.org/revistas/recvet/n010106.html

Perros peligrosos, la agresividad por dominancia (parte2): factores asociados dependientes del perro (Dangerous dogs, dominance aggression (part 2): factors that depend on the dog)
Joaquín Pérez-Guisado1*, Andrés Muñoz-Serrano2 y Rocío López-Rodríguez1

¹Departamento de Medicina y Cirugía Animal, Facultad de Veterinaria, Universidad de Córdoba, Campus de Rabanales, 14071 Córdoba, Spain.

²Departamento de Genética, Facultad de Veterinaria, Universidad de Córdoba, Campus de Rabanales, 14071 Córdoba, Spain.
*A quien dirigir la correspondencia.

Joaquín Pérez-Guisado

Departamento de Medicina y Cirugía Animal, Facultad de Veterinaria, Universidad de Córdoba, Campus de Rabanales, 14071 Córdoba, Spain

Tel: +34619883319

Fax:+34957212072.

e-mail: pv1peguj@uco.es


Publicado: 30 Agosto 2006 Recibido: 21 Marzo 2006

RECVET: 2006, 1(1) 2. Aceptado: 13 Julio 2006


Este artículo está disponible en http://www.veterinaria.org/revistas/recvet/n010106.html concretamente en http://www.veterinaria.org/revistas/recvet/n010106/020106.pdf
Revista Electrónica de Clínica Veterinaria RECVET® está editada por Veterinaria Organización®. Se autoriza la difusión y reenvío siempre que enlace con Veterinaria.org® http://www.veterinaria.org y con RECVET®-http://www.veterinaria.org/revistas/recvet

Resumen
En el presente trabajo pretendemos profundizar y completar el estudio de la agresividad por dominancia iniciado en esta revista. Mientras que en el trabajo anterior determinábamos qué factores dependientes del dueño se asociaban a la agresividad por dominancia, en el presente expondremos qué factores que son dependientes del perro se asocian a la agresividad por dominancia. También intentaremos determinar si la agresividad posesiva y por dominancia se pueden considerar el mismo tipo de agresividad y qué otros factores o características conductuales se asocian a la agresividad por dominancia.
Los resultados de nuestro estudio dejan claro que la agresividad posesiva es la primera forma de manifestación y la forma más elemental de agresividad por dominancia.
Los factores dependientes del perro asociados a una mayor agresividad por dominancia son: el sexo masculino, determinadas razas y grupos raciales, el tamaño pequeño, la capa dorada en el English Cocker Spaniels y la edad de entre 5-7 años. Además hemos comprobado que existen factores conductuales asociados a una mayor agresividad por dominancia como son: la lentitud a la hora de comer, el hecho de ser un perro miedoso, la conducta destructiva, la vocalización excesiva y la eliminación inadecuada, concretamente la eliminación de orina y de heces-orina.
Palabras clave: agresividad | ansiedad por separación | competitiva | dominancia | edad | miedo | problemas de conducta | sexo | raza | tamaño |


Abstract
The present paper tries to complete the previous paper of dominance aggression initiated in this journal. While in the previous paper we determined the factors linked with dominance aggression that depends on the owner, the aims of this paper are: to determine which factors that depend on the dog might be connected to dominance aggression, if possessive and dominance aggression are the same type of aggression and which behavioural factors are linked with dominance aggression.
Our results show that the possessive-aggression is the first manifestation and the most basic form of dominance-aggression.
The dog-dependent factors linked with a higher level of dominance aggression are: male sex, certain breeds and breed’s groups, small in size, the golden coat in English Cocker Spaniel and age between 5 and 7 years old. We also discovered certain dog behavioural factors that are linked with a higher level of dominance-aggression, such as: a long time spent eating, to be a fearful dog, destructive behaviour, frequent vocalization, inadequate elimination of urine or faeces-urine.
Keywords: age | aggression | breed | competitive | dominance | fearful | |behavioural problems | separation anxiety | sex | size |


1.- Introducción
Como ya dijimos en nuestro anterior trabajo la agresividad por dominancia o competitiva es la que se establece a la hora de luchar por una posición jerárquica más ventajosa en el seno familiar, entre el perro y cualquier persona o perro de la casa (Landsberg y col., 1998). La agresividad por dominancia incluye el gruñir, intentar morder, enseñar los dientes y morder (Overall, 1999; García-Belenguer y col., 1999) en las que el perro muestra las orejas hacia delante y rabo erecto (Crowell-Davis, 1991) u orejas hacia arriba y cuerpo desplazado hacia delante (Fatjó y col., 1999), es decir, muestra una clara actitud ofensiva. Es frecuente que en muchas ocasiones la agresión por dominancia se produzca sin ningún tipo de aviso ni de provocación (Cameron, 1997; Fatjó y col., 1999; Overall, 1999).Además también hay que decir que de todos los tipos de agresividad canina, la agresividad por dominancia es la más frecuente (García-Belenguer y col., 1999; Manteca, 1996; Polsky, 1996).
El sexo del perro es influyente en la agresividad por dominancia del perro ya que existe unanimidad en considerar la agresividad por dominancia como un problema típicamente asociado al sexo masculino (Borchelt, 1983; Cameron, 1997; Crowell-Davis, 1991; Line y Voith, 1986; Manteca, 1996 y 2002; Overall y Love, 2001). Esto no nos debe de extrañar ya que los andrógenos son los principales responsables del mayor carácter competitivo y agresivo presente en la mayor parte de los mamíferos y como es normal el perro no iba a ser una excepción.
Al igual que el sexo, la raza parece se que pudiera jugar también un papel importante, ya que hay multitud de estudios afirmando que existen unas razas con mayor agresividad por dominancia que otras (Crowell-Davis, 1991; Lund y col., 1996; Overall y Love, 2001; Takeuchi y col., 2001).
Otro factor dependiente del perro que pudiera estar asociado a mayores características agresivas es su tamaño, ya que los perros de pequeño tamaño son los que tienden a agredir con mayor frecuencia al ser humano (Guy y col., 2001a,b). Sin embargo, como bien sabemos todos, las noticias más sensacionalistas que son divulgadas por los medios de comunicación, tienen siempre como protagonistas a razas de gran tamaño (>20 Kg) ya que como es normal, aunque los casos reportados sean escasos, la trascendencia del ataque de éstas razas es de mucha más envergadura y gravedad.
Por último se ha comprobado que el color de la capa, en el English Cocker spaniel, también es un factor influyente. Los perros de una sola capa (negro y dorado) tienen mayores características agresivas que los bicolores (Podberscek y Serpell, 1997a,b; Pérez-Guisado y col., aceptado para publicación) dentro de los de una sola capa es el dorado el que tiene mayores características agresivas (Podberscek and Serpell, 1996; Pérez-Guisado y col., aceptado para publicación).
2.- Material y métodos
2.1.- Población de estudio
Hemos valorado un total de 406 perros (216 machos y 190 hembras) a través de una entrevista a sus propietarios.
El estudio se realizó en 5 ciudades españolas las cuales tienen en conjunto una población aproximada de 5 millones de habitantes. El entrevistador era siempre la misma persona (varón con 28 años) y los perros valorados convivían con la familia a la que pertenecían. Los propietarios de los perros eran entrevistados cuando sacaban su perro a pasear, invitándoles a participar en el estudio. La elección de los propietarios era de forma oportunista, de tal forma que se intentaba invitar a participar en el estudio a cualquier dueño que paseara a su perro, independientemente de su sexo, edad o apariencia. De todos los propietarios a los que se les invitó a participar en el estudio aceptaron el 58%.
Todas las razas estudiadas tenían un mínimo de 4 perros.
345 de los perros valorados pertenecían a un total de 45 razas puras que hemos agrupado en los grupos que establece la ICF (International Cinologic Federation):


  • Grupo 1 (Perros pastores y boyeros): Pastor alemán, Pastor belga y Rough collie.

  • Grupo 2 (Perros tipo pincher, schnaucer y molosoides): Boxer, Bulldog inglés, Dobermann, Dogo alemán, Dogo argentino, Mastín español, Mastín napolitano, Presa canario, Schnaucer gigante, Schnauzer mediano, Schnauzer miniatura, Sharpei y Rottweiler.

  • Grupo 3 (Terriers): American Pitbullterrier, American Staffordshire terrier, Bullterrier, Foxterrier, Staffordshire terrier, West higland terrier y Yorkshire terrier.

  • Grupo 4: Teckel miniatura.

  • Grupo 5 (Perros tipo nórdico-spitz y primitivo): Akita inu, Alaskan malamute, Chow-chow, Husky siberiano, Podenco andaluz y Samoyedo

  • Grupo 6 (Perros de rastreo): Basset hound y Dálmata.

  • Grupo 7 (Perros de muestra): Setter irlandés.

  • Grupo 8 (Perros cobradores): English Cocker spaniel, Golden retriever, Labrador retriever y Perro de agua español.

  • Grupo 9 (Perros de compañía): Bichón frisé, Bulldog francés, Caniche mediano, Caniche miniatura, Chihuahua, Lhasa apso, Pekines y Pug.

  • Grupo 10 (Lebreles): Galgo.


Hemos clasificado los perros en función de su peso en: en pequeños ( <10 kg), medianos (10-20kg) y grandes (>20 kg).
Hemos estudiado el English Cocker Spaniels como tres razas diferentes (dorado, negro y bicolor) con la intención de ver si en relación a la agresividad por dominancia, podemos considerar que los tres colores son conductualmente diferentes.
2.2.- Descripción de la entrevista
En la entrevista se recoge información sobre un gran número de posibles factores dependientes del dueño y del perro que pudieran estar asociados a la agresividad por dominancia y otros posibles problemas conductuales. En este trabajo sólo consideraremos los factores dependientes del perro y otros posibles problemas conductuales asociados a la agresividad por dominancia.
Hemos valorado el grado de agresividad por dominancia a través de nueve situaciones. A cada situación se le da el valor de un punto cuando es positiva, es decir, cuando el perro gruñe, enseña lo dientes, muerde o intenta morder ante esa situación. El perro podrá obtener una puntuación que oscilará entre 0 y 9 puntos. Las nueve situaciones valoradas son:
1.- Intentar quitarle cualquier objeto o juguete sobre el que muestra un gran interés.

2.- Tocar su comida o intentar manipular el recipiente en el que está comiendo.

3.- Pasar cerca del perro cuando éste está comiendo o se está entreteniendo con uno de sus juguetes-objetos favoritos (por ejemplo un hueso).

4.- Molestar al perro cuando está descansando.

5.- Mirar fijamente al perro.

6.- Manipular el perro: acariciarlo, cogerlo en brazos, cepillarlo, tocarle la boca, ponerle el collar o bozal, cortarle las uñas, lavarlo, etc.

7.- Alguna persona de la familia intenta salir o entrar de la casa.

8.- Intentar contener o reprender algo que quiera hacer o está haciendo.

9.- El perro Intenta bloquear agresivamente el movimiento dentro de la casa de algún miembro de la familia.


2.3.- Estudio estadístico
Los perros valorados pueden tomar valores que oscilan entre el 0 y el 9 según su grado de agresividad por dominancia. Para estudiar ciertas variables estadísticamente, hemos considerado tres grupos de agresividad por dominancia: baja (0, 1, 2), media (3, 4, 5) y alta (6, 7, 8, 9). También hemos considerado el efecto que ejercen los factores sexo del perro, edad del perro, raza y el hecho de estar castrado por ser altamente significativos y poder influir en los resultados estadísticos obtenidos de otros factores, evitándose de este modo interpretaciones erróneas.
Hemos empleado el SAS (2000) para realizar el siguiente análisis estadístico:
1.- Las variables continuas son analizadas en primer lugar utilizando un análisis de varianza con el objetivo de ver si hay diferencias significativas. En el caso de que existieran dichas diferencias significativas, proseguimos el estudio con la prueba de Duncan para ver cuántos grupos significativamente diferentes hay.
2.- Las variables discontinuas fueron analizadas mediante un análisis Chi-cuadrado.

3.- Resultados


3.1.- El sexo del perro.
Es altamente significativo, observándose que la mayor agresividad por dominancia se asocia a los machos pues éstos tienen una media de 2,03 y las hembras de 0,97. Además los valores superiores a 6 son sacados fundamentalmente por machos (77,27% de los machos y 27,73% de las hembras).
3.2.- La raza y grupos de la FCI (Federación Cinológica Internacional).
Son altamente significativos siendo las razas con mayor agresividad por dominancia las pertenecientes a los grupos de la FCI 8, 9, 3 y 2, y las menos las del grupo 10, 4 y 7, vemos también que de forma genérica que no existen diferencias significativas entre las razas puras y las mestizas (tabla 1). Concretamente las 4 razas con mayor agresividad por dominancia y estadísticamente iguales son el Mastín napolitano, Cocker dorado, Foxterrier y Caniche miniatura (tabla 2).
Tabla 1. Prueba de Duncan para el factor “grupo de la FCI”

Grupos FCI


Agresividad dominancia media

Grupo Duncan

8

1,94

A

9

1,80

A

3

1,57

B

2

1,52

B

6

1,35

B

Mestiza

1,32

B

1

1,31

B

5

1,15

B

7

0,35

C

4

0,33

C

10

0,00

C

Pura


1,53

B
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal