Parte I cuestión 75



Descargar 2,48 Mb.
Página1/53
Fecha de conversión10.07.2017
Tamaño2,48 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   53
Tratado sobre el hombre.

Parte I

Cuestión 75

De homine, qui ex spirituali et corporali substantia componitur. Et primo, quantum ad essentiam animae
Del hombre, que es compuesto de una sustancia espiritual y otra corporal; y en primer lugar de lo perteneciente a la esencia del alma

Proemio

S. Th. I, q. 75 pr.

Post considerationem creaturae spiritualis et corporalis, considerandum est de homine, qui ex spirituali et corporali substantia componitur. Et primo, de natura ipsius hominis; secundo, de eius productione. Naturam autem hominis considerare pertinet ad theologum ex parte animae, non autem ex parte corporis, nisi secundum habitudinem quam habet corpus ad animam. Et ideo prima consideratio circa animam versabitur. Et quia, secundum Dionysium, XI cap. Angel. Hier., tria inveniuntur in substantiis spiritualibus, scilicet essentia, virtus et operatio; primo considerabimus ea quae pertinent ad essentiam animae; secundo, ea quae pertinent ad virtutem sive potentias eius; tertio, ea quae pertinent ad operationem eius. Circa primum duplex occurrit consideratio, quarum prima est de ipsa anima secundum se; secunda, de unione eius ad corpus. Circa primum quaeruntur septem. Primo, utrum anima sit corpus. Secundo, utrum anima humana sit aliquid subsistens. Tertio, utrum animae brutorum sint subsistentes. Quarto, utrum anima sit homo; vel magis homo sit aliquid compositum ex anima et corpore. Quinto, utrum sit composita ex materia et forma. Sexto, utrum anima humana sit incorruptibilis. Septimo, utrum anima sit eiusdem speciei cum Angelo.

Después de haber tratado de la criatura espiritual y corporal, debemos hablar del hombre, que está compuesto de dos sustancias espiritual y corpórea. Examinaremos antes su naturaleza, y luego su producción. Al teólogo pertenece estudiar la naturaleza del hombre en cuanto al alma, mas no en cuanto al cuerpo, sino en razón de las relaciones de éste con e! alma. Por este motivo será el primer objeto de discusión el alma: y, como según Dionisio De ang. Hier. c. 2 hay en las sustancias espirituales tres cosas, la esencia, a potencia y la operación, consideraremos: 1º lo que atañe a la esencia del alma; 2º lo que se refiere a su virtud, o sean, sus potencias; 3º lo que concierne a su operación. Respecto de su esencia examinaremos: 1º el alma en si misma, y 2º su unión con el cuerpo; dedicando a la primera de estas dos consideraciones siete artículos: 1º ¿El alma es cuerpo?—2º ¿El alma humana es alguna cosa subsistente? —3º ¿Las almas de los brutos son subsistentes? — 4º ¿El alma es el hombre? o más bien, el hombre es un compuesto de alma y cuerpo y 5º ¿Es compuesta de materia y forma?— 6º ¿El alma humana es incorruptible? —7º ¿El alma es de la misma especie que el ángel?

Artículo 1

Utrum anima sit corpus
¿El alma es un cuerpo?

Objeciones

S. Th. I, q. 75 a. 1 obi. 1

Ad primum sic proceditur. Videtur quod anima sit corpus. Anima enim est motor corporis. Non autem est movens non motum. Tum quia videtur quod nihil possit movere nisi moveatur, quia nihil dat alteri quod non habet, sicut quod non est calidum non calefacit. Tum quia, si aliquid est movens non motum, causat motum sempiternum et eodem modo se habentem, ut probatur in VIII Physic., quod non apparet in motu animalis, qui est ab anima. Ergo anima est movens motum. Sed omne movens motum est corpus. Ergo anima est corpus.

1º Parece que el alma es un cuerpo; porque el alma es el motor del cuerpo; pero no hay motor, que no sea movido, ya porque parece que ningún ser puede mover, no siendo él movido; pues no se da a otro lo que no se tiene, como no calienta lo que no es cálido; ya porque, si hay algún ser que mueve sin ser movido, produce un movimiento perpetuo e invariable, como lo prueba Aristóteles Phys. l. 8, t. 45; lo cual no se observa en el movimiento del animal procedente del alma. Luego el alma mueve siendo movida; y, como todo motor que es movido es un cuerpo, se deduce que el alma es cuerpo.
S. Th. I, q. 75 a. 1 obi. 2

Praeterea, omnis cognitio fit per aliquam similitudinem. Non potest autem esse similitudo corporis ad rem incorpoream. Si igitur anima non esset corpus, non posset cognoscere res corporeas.

2º Todo conocimiento se adquiere por alguna semejanza; pero no puede haberla entre un cuerpo y un ser incorpóreo. Por consiguiente, si el alma no fuera cuerpo, no podría conocer las cosas corporales.
S. Th. I, q. 75 a. 1 obi. 3

Praeterea, moventis ad motum oportet esse aliquem contactum. Contactus autem non est nisi corporum. Cum igitur anima moveat corpus, videtur quod anima sit corpus.

3º Es preciso que el motor esté en contacto de alguna manera con el objeto que mueve: pero solamente los cuerpos pueden estarlo. Por consiguiente, puesto que el alma mueve al cuerpo, parece que es cuerpo.

Por el contrario

S. Th. I, q. 75 a. 1 s. c.

Sed contra est quod Augustinus dicit, VI de Trin., quod anima simplex dicitur respectu corporis, quia mole non diffunditur per spatium loci.

Por el contrario, dice San Agustín De Trin. l. 6, c. 6 que el alma es simple simplex dicitur respecto del cuerpo, porque no se entiende en volumen por espacio local

Conclusión (Abad de Aparicio)


Conclusión. El alma como primer principio que es de vida en los vivientes que conocemos, no puede ser cuerpo, sino acto de cuerpo.

Solución

S. Th. I, q. 75 a. 1 co.

Respondeo dicendum quod ad inquirendum de natura animae, oportet praesupponere quod anima dicitur esse primum principium vitae in his quae apud nos vivunt animata enim viventia dicimus, res vero inanimatas vita carentes. Vita autem maxime manifestatur duplici opere, scilicet cognitionis et motus. Horum autem principium antiqui philosophi, imaginationem transcendere non valentes, aliquod corpus ponebant; sola corpora res esse dicentes, et quod non est corpus, nihil esse. Et secundum hoc, animam aliquod corpus esse dicebant. Huius autem opinionis falsitas licet multipliciter ostendi possit tamen uno utemur, quo et communius et certius patet animam corpus non esse. Manifestum est enim quod non quodcumque vitalis operationis principium est anima, sic enim oculus esset anima, cum sit quoddam principium visionis; et idem esset dicendum de aliis animae instrumentis. Sed primum principium vitae dicimus esse animam. Quamvis autem aliquod corpus possit esse quoddam principium vitae, sicut cor est principium vitae in animali; tamen non potest esse primum principium vitae aliquod corpus. Manifestum est enim quod esse principium vitae, vel vivens, non convenit corpori ex hoc quod est corpus, alioquin omne corpus esset vivens, aut principium vitae. Convenit igitur alicui corpori quod sit vivens, vel etiam principium vitae, per hoc quod est tale corpus. Quod autem est actu tale, habet hoc ab aliquo principio quod dicitur actus eius. Anima igitur, quae est primum principium vitae, non est corpus, sed corporis actus, sicut calor, qui est principium calefactionis, non est corpus, sed quidam corporis actus.

Responderemos, que para investigar cuál es la naturaleza del alma, conviene presuponer que se dice ser alma el primer principio de vida, que anima a todos los seres vivientes; pues llamamos animados a los seres que viven, e inanimados a los que carecen de vida. Esta se manifiesta principalmente por dos operaciones, conocimiento y movimiento. Los antiguos filósofos, no comprendiendo facultades superiores a la imaginación, suponían que el principio del conocimiento y del movimiento, era algún cuerpo; y aun decían que solo eran seres los cuerpos, y no lo que no es cuerpo; deduciéndose de aquí que el alma era algún cuerpo. Aunque se puede demostrar de muchas maneras la falsedad de esta opinión, no emplearemos más que un solo razonamiento, por el cual se hace evidente con más amplitud y seguridad, que el alma no es cuerpo: porque es bien notorio que no es alma cualquier principio de operación vital, pues en tal caso sería alma el ojo, que es cierto principio de la visión, y lo mismo pudiera decirse de los demás instrumentos del alma. Decimos sí que es alma el primer principio de vida; aunque algún cuerpo pueda ser cierto principio de vida, como lo es el corazón en el animal: sin embargo algún cuerpo no puede ser primer principio de vida; porque es evidente que el ser principio de vida o viviente no es cosa que conviene al cuerpo, precisamente por ser cuerpo: de otro modo todo cuerpo sería viviente o principio de vida. Conviene pues a algún cuerpo ser viviente o aun principio de vida, por ser tal cuerpo; y lo que es tal en acto lo es en virtud de algún principio que se dice acto suyo. Por consiguiente, el alma, que es principio de vida, no es cuerpo sino acto del cuerpo; a la manera que el calor, que es principio de la calefacción, no es cuerpo, sino cierto acto de un cuerpo

Respuesta a las objeciones

S. Th. I, q. 75 a. 1 ad 1

Ad primum ergo dicendum quod, cum omne quod movetur ab alio moveatur, quod non potest in infinitum procedere, necesse est dicere quod non omne movens movetur. Cum enim moveri sit exire de potentia in actum, movens dat id quod habet mobili, inquantum facit ipsum esse in actu. Sed sicut ostenditur in VIII Physic., est quoddam movens penitus immobile, quod nec per se nec per accidens movetur, et tale movens potest movere motum semper uniformem. Est autem aliud movens, quod non movetur per se, sed movetur per accidens, et propter hoc non movet motum semper uniformem. Et tale movens est anima. Est autem aliud movens, quod per se movetur, scilicet corpus. Et quia antiqui naturales nihil esse credebant nisi corpora, posuerunt quod omne movens movetur, et quod anima per se movetur, et est corpus.

Al argumento 1º diremos, que como todo lo que se mueve es movido por otro y esto no puede prolongarse al infinito, hácese necesario admitir que no todo motor es movido; porque, consistiendo el ser movido en pasar de la potencia al acto, el motor da al móvil lo que él tiene, en cuanto le hace existir en acto. Ahora bien: según se demuestra Phys. l. 8, t. 45, hay un motor absolutamente inmóvil, que no es movido ni por sí mismo, ni accidentalmente; y este es el motor que puede imprimir un movimiento siempre uniforme: pero hay otro motor, que, si bien no es movido por sí mismo, lo es accidentalmente, y que por este motivo no imprime un movimiento constantemente uniforme; y este motor es el alma: en fin hay otro motor, que es movido por sí mismo; tal es el cuerpo. Los antiguos naturalistas, que no creían existiesen otros seres que los cuerpos, supusieron que todo motor es movido. y que el alma es movida por sí misma y es cuerpo.
S. Th. I, q. 75 a. 1 ad 2

Ad secundum dicendum quod non est necessarium quod similitudo rei cognitae sit actu in natura cognoscentis, sed si aliquid sit quod prius est cognoscens in potentia et postea in actu, oportet quod similitudo cogniti non sit actu in natura cognoscentis, sed in potentia tantum; sicut color non est actu in pupilla, sed in potentia tantum. Unde non oportet quod in natura animae sit similitudo rerum corporearum in actu; sed quod sit in potentia ad huiusmodi similitudines. Sed quia antiqui naturales nesciebant distinguere inter actum et potentiam, ponebant animam esse corpus, ad hoc quod cognosceret corpus; et ad hoc quod cognosceret omnia corpora, quod esset composita ex principiis omnium corporum.

Al 2º que no es necesario que la semejanza de la cosa conocida esté en acto en la naturaleza del sujeto que la conoce. Pero, si hay algún ser que primeramente conoce en potencia y después en acto, necesariamente la semejanza del objeto conocido no está en acto en la naturaleza del que conoce, sino solo en potencia; como el color no está en acto en la pupila, y sí solo en potencia: por lo que no es indispensable que en la naturaleza del alma se halle la semejanza de los cuerpos materiales en acto, sino que ella esté en potencia respecto de tales semejanzas; más, como los antiguos naturalistas no sabían distinguir entre el acto y la potencia, suponían que el alma es un cuerpo, para explicar cómo conoce todos los cuerpos, y que está compuesta de los principios que los constituyen.
S. Th. I, q. 75 a. 1 ad 3

Ad tertium dicendum quod est duplex contactus, quantitatis et virtutis. Primo modo, corpus non tangitur nisi a corpore. Secundo modo, corpus potest tangi a re incorporea quae movet corpus.

Al 3º que hay dos modos de contacto; cuantitativo y virtual: según el primero un cuerpo no está en contacto sino con otros cuerpos; pero del segundo puede estarlo con un ser incorpóreo que lo mueva.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   53


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal