Paper Los hijos del umbral de la pobreza (la niñez indigente en los países ricos) (Parte II) Los caminos de la corrupción política son inescrutables No se puede



Descargar 5,45 Mb.
Página6/54
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño5,45 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54
, y el 6% tiene un nivel educativo más bajo que al menos uno de sus padres. En España, el nivel de estudios de los padres influye menos que en otros países a la hora de realizar estudios universitarios, ya que un tercio de estudiantes entre 20 y 34 años que cursan Educación Terciaria tienen padres con un nivel educativo inferior a la Secundaria de segunda etapa, alrededor de un tercio tienen al menos un padre con un nivel de estudios de Educación Secundaria de segunda etapa, y también uno de cada tres tienen al menos un padre con Educación Terciaria.

La OCDE evalúa las competencias en comprensión lectora, matemáticas y resolución de problemas en entornos tecnológicos a través del Programa Internacional para la Evaluación de las Competencias de la Población Adulta (PIACC) y sus resultados no son nada favorables para España. Muy pocos individuos alcanzan las mejores notas, ni siquiera entre aquellos que gozan de educación universitaria.



Únicamente el 12% de los adultos con Educación Terciaria en España alcanzan el nivel más alto en competencia lectora en la Encuesta de Competencias de Adultos de 2012. Este porcentaje es del 24% en los países de la OCDE. Tan sólo Italia lo hace peor, y nos encontramos muy lejos de los países que lideran el “ranking”, como Japón, Finlandia, Países Bajos, Suecia o Australia.

La tasa de titulación universitaria descendió durante el curso 2011-2012 un 3%, del 32 al 29%. Es la primera vez que se experimenta una caída en este dato desde el año 2008, cuando se pasó del 30 al 27, algo que el informe achaca a los cambios metodológicos en la medición de dicho aspecto. Desde ese año, la cifra aumentó poco a poco, hasta alcanzar su máximo en el año 2011. El mayor salto en este sentido se produjo entre 1995 y el año 2000, cuando pasó del 24 al 29%, y desde entonces se ha mantenido estable en cifras superiores al 30%. ¿Por qué, entonces, ese aumento durante los últimos años de la pasada década? El informe sugiere que puede deberse a la implantación del Plan Bolonia y la crisis económica, que han provocado que los años de formación se prolonguen.

Según el informe, en la mayoría de los países de la OCDE los salarios de los profesores aumentan con el nivel educativo en el que enseñan, algo que también ocurre en España. Mientras en los países de la OCDE y de la UE21, el salario inicial de un profesor que enseña en la segunda etapa de Educación Secundaria es un 10% superior al de un profesor que enseña en Educación Primaria, en España esta diferencia es del 12%. El salario de los profesores en España es superior al salario medio en el conjunto de países de la OCDE y de la UE21, tanto si se compara la retribución inicial como después de 15 años o la retribución máxima en la escala, que se tarda más en alcanzar que en el resto de países. Mientras que en la Educación Primaria la retribución máxima en la media de la OCDE se encuentra en 49.909 dólares, en España la cifra asciende a 51.341. Algo semejante ocurre en la segunda etapa de la Educación Secundaria, donde la media de la OCDE se encuentra en 51.658 dólares, mientras que en España el montante es de 57.580.

En realidad, el problema no reside en saber si se dedican demasiados recursos al sistema educativo. Éste es uno de los gastos más importantes para cualquier sociedad. La pregunta que nos debemos hacer no es por tanto de cantidad, sino de calidad: ¿estamos empleando bien este dinero? Y la respuesta, desgraciadamente, es negativa. España, por ejemplo, gasta más, pero consigue peores resultados.



De aquellos “polvos”, estos “lodos” (qué opina la gente sobre el futuro de sus respectivas economías)

La gran mayoría de ciudadanos en países desarrollados o emergentes es pesimista sobre el futuro de sus respectivas economías, especialmente los griegos, italianos, españoles y ucranianos, según una encuesta publicada el 8/9/14 por el Centro de Estudios Pew.

Seis años después del comienzo de la mayor crisis económica desde la II Guerra Mundial, un 60 % de los habitantes del planeta considera que la economía de su país es mala, una tasa que asciende al 64 % en economías avanzadas y al 59 % en países emergentes.

Los más pesimistas sobre la salida de la crisis son los griegos, que en un 97 % consideran la situación mala; seguidos de los italianos (96 %), los españoles (93 %) y los ucranianos (93 %).

Todos estos países se encuentran inmersos en profundas y largas crisis económicas; con Grecia sujeta a un plan de rescate que exige profundos recortes; España, con un índice de paro que ronda el 25 %; Italia, bajo profundas y complicadas reformas, y Ucrania, que suma el conflicto civil a la recesión.

Pero tampoco en las economías que están creciendo y reduciendo el desempleo, como la estadounidense, la opinión sobre la situación es más positiva, con un 58 % que considera que están en peor lugar que antes de la crisis y las perspectivas no son halagüeñas.

Los nubarrones de esos países contrastan con el optimismo económico de los ciudadanos de China, donde el 89 % ve mejoras en el horizonte; Vietnam, con un 87 % de opiniones favorables, y Alemania, la locomotora europea, con un 85 % contento con la dirección que lleva el país.

Entre los países emergentes, destaca la caída del optimismo en países como Brasil, donde las opiniones positivas han pasado de ser mayoritarias (el 59 %), al 32 %.

De igual modo, los ciudadanos venezolanos y argentinos consideran que sus economías van por peor camino que el año pasado, con un porcentaje de optimistas que ha bajado del 44 % al 29 % y del 39% al 26%, respectivamente.

El sondeo, realizado a cerca de 49.000 personas entre marzo y junio (2014) y con un margen de error que ronda el 4 % en cada país, también pregunta sobre la dirección del país en general.

Del mismo modo que en el caso de la economía, griegos, españoles italianos son los más insatisfechos con el rumbo del país, seguidos de los franceses, mientras que los alemanes son los únicos ciudadanos de países desarrollados mayoritariamente satisfechos.

La encuesta se llevó a cabo con entrevistas personales y telefónicas a diferentes cantidades de personas dependiendo del país -unas mil, por lo normal-, y tiene un nivel de confianza por lo general del 95 %.












1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal