Os a la propiedad intelectual jurisprudencia de la provincia de buenos aires



Descargar 61,35 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión05.05.2017
Tamaño61,35 Kb.
  1   2   3
DAÑOS A LA PROPIEDAD INTELECTUAL

JURISPRUDENCIA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Por Graciela Medina y Carlos García Santas

INDICE

  1. LOS DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL

1. Objeto y caracteres de los “derechos intelectuales”.

2. Reconocimiento legal

3. Lo que se protege es la “obra” y no las “ideas”

4. Titulares del derecho de propiedad intelectual

5. Facultades del “propietario”

6. Legitimación

  1. LAS OBRAS CIENTIFICAS, ARTÍSTICAS Y LITERARIAS PUBLICADAS EN EL EXTRANJERO. NORMATIVA APLICABLE

III. LOS FONOGRAMAS

  1. 7. ¿Qué son?

8. El fonograma como “propiedad intelectual”. Normativa aplicable

9. Derechos de los intérpretes y productores de fonogramas

10. El “disco” donde interviene el autor (creador) y el intérprete (ejecutante)

11. El fabricante o productor del “disco” (fonograma)

a) Definición

b) Función

  1. Inexistencia del derecho del productor de percibir retribución

  1. Derecho al cobro de aranceles por comunicación de grabaciones fonográficas

13. Marco regulatorio del pago del canon por utilización de obras

14. Valor probatorio de las actas privadas de constatación de uso de música fonograbada

IV. LA REPRESENTACION O EJECUCION PUBLICA

15. Definición

16. En hotel, apart hotel, confitería, restaurante, bungalows

V. SOCIEDAD ARGENTINA DE AUTORES Y  COMPOSITORES DE MÚSICA (SADAIC)

17. Finalidad de su creación y marco normativo

VI. DERECHO A LA IMAGEN

18. Concepto y marco normativo que la protege

19. Difusión de imagen sin consentimiento

VII. LOS PROGRAMAS DE COMPUTACION

20. Diligencias preliminares

VIII. LA BASE DE DATOS PERSONALES (Habeas data)

IX. CUESTION PROCESAL

21. Competencia. Caso de competencia ordinaria (plagio de mapa)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



  1. LOS DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL

  1. 1. Objeto y caracteres de los “derechos intelectuales”.

  2. El objeto de los derechos intelectuales  es la "obra intelectual ", entendiendo por tal la "expresión personal perceptible, original y  novedosa de la inteligencia, resultado de la actividad del espíritu, que tenga individualidad, que sea completa y  unitaria, que represente o signifique algo, que sea una creación integral”.

  3. SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría) JUBA SUM. B23929



  4. A diferencia del derecho real, el intelectual no se ejerce sobre una cosa, sino sobre un bien inmaterial, representado por una obra del ingenio, aunque se asemejan en orden a la posibilidad que tiene el autor de hacer valer "erga omnes" su derecho frente a sujetos pasivos indeterminados. Además, convergen aspectos patrimoniales y extrapatrimoniales en la conformación y fisonomía de esos derechos. Los primeros, conciernen a la facultad del autor de obtener y exigir el disfrute de utilidades económicas de su obra; los segundos, al reconocimiento de su calidad de autor de la obra y al respeto de la integridad y fidelidad de ésta. En la faz extrapatrimonial del derecho aludido campean ciertos caracteres singulares, a saber: su inalienabilidad, por la que su autor siempre está facultado a defender la integridad y paternidad de la obra, aun cuando ella hubiere sido enajenada total o parcialmente a un tercero; su perpetuidad, al no prescribir o caducar la potestad de ejercer el haz de derechos denominados "morales"; su incensibilidad, pues aun enajenado el derecho su adquirente no queda investido de las prerrogativas morales de su autor.

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148

2. Reconocimiento legal

Los derechos de la propiedad intelectual  encuentran expresa consagración en la Constitución Nacional. En su artículo 17, luego de instituir la inviolabilidad del derecho de propiedad y  establecer que los habitantes solo pueden ser privados de él mediante sentencia fundada en ley, prevé que "todo autor o inventor es propietario exclusivo de su obra, invento o descubrimiento por el término que la ley le acuerde".

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148


  1. Lo que se protege es la “obra” y no las “ideas”

Lo que encuentra protección legal es la "obra" y  no las "ideas" (conf. Cám. Nac. Com. Cap. Fed. Sala "A", en L.L. 1990-B-240 y  E.D. 147-532; id. Sala "C", en E.D. 55-458; id. Sala "E", en E.D. 114-684; id. Sala "F", en E.D. 114-692).

SCBA, Ac 57488 S, 5-3-1996, Garbarz, Claudio A. c/ CARREFOUR ARG. y otros s/ Daños y perjuicios, JUBA SUM. B23678



  1. Titulares del derecho de propiedad intelectual

Entre los titularse del derecho de propiedad intelectual  figura, como es natural, el autor de la obra, pudiendo detentar esa calidad tanto personas físicas como jurídicas.

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148



  1. Facultades del “propietario”

El derecho de propiedad  de la obra científica, literaria o artística comprende, entre otras facultades, la de disponer de ella, enajenarla, ejecutarla o reproducirla de cualquier forma (conf. art. 2º, ley 11.723).

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148



  1. 6. Legitimación

Los únicos que pueden sustentar o plantear una lesión concreta de sus derechos constitucionales respecto a la propiedad intelectual de sus obras son las personas comprendidas en el régimen normativo que las establece y no el usuario.

CCC. Quilmes, sala 1, 14-7-2008, Argentores Sociedad General de Autores de la Argentina (Argentores) de Protección Recíproca c/ Visión Sur SA s/ Cobro ordinario de pesos, JUBA SUM. B2904575

La actora posee suficiente legitimidad para accionar como lo hace en su condición de asociación civil representativa de los autores y facultad para otorgar las autorizaciones previstas por el art. 36 de la ley 11.723 a los autores en su nombre, para permitir la ejecución o difusión pública de sus obras que ratifica el dto. 461/73, el cual además la faculta a celebrar convenios con otras asociaciones, fijar aranceles, exigir la presentación de declaraciones juradas, etc. (arts. 1 y 2 de ésta última normativa), que establece los límites de porcentajes máximos que deben observar y respetar al respecto para su fijación, que en casos como el presente tienen un tope máximo del 10% (art. 4 inc. c).

CCC. Quilmes, sala 1, 14-7-2008, Argentores Sociedad General de Autores de la Argentina (Argentores) de Protección Recíproca c/ Visión Sur SA s/ Cobro ordinario de pesos, JUBA SUM. B2904577



  1. LAS OBRAS CIENTIFICAS, ARTÍSTICAS Y LITERARIAS PUBLICADAS EN EL EXTRANJERO. NORMATIVA APLICABLE

La aplicación de las disposiciones de la ley de propiedad intelectual  con excepción de la de su artículo 57, es extensiva a obras científicas, artísticas y  literarias publicadas en el extranjero, cualquiera fuere la nacionalidad de su autor, siempre que pertenezcan a naciones que reconozcan el derecho de propiedad intelectual  (art. 13, ley cit.).
La norma confiere pues tratamiento nacional a la obra extranjera, otorgándole la misma protección que brinda a las nacionales, sin requerir reciprocidades ni adhesiones a convenios internacionales, rigiéndose su amparo por las leyes argentinas, sin perjuicio de los tratados vigentes concertados con otros países. El principio de tratamiento nacional es también recogido por convenciones internacionales de las que el país es parte ("Convención internacional sobre derechos de autor", Ginebra, 1.952, art. II; "Convención de Berna para la protección de obras literarias y  artísticas", 1.948, arts. 4 (1), 5 y  ccdtes.; "Acuerdo sobre aspectos de los derechos de propiedad intelectual  relacionados con el comercio", Marrakech, 1.994, art. 3º; a las cuales adhiriera nuestro país por el dto. ley 12.088 y  leyes 17.251 y  24.425, respectivamente).

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148

La exigencia del artículo 14 de la ley 11.723, que supedita la protección argentina a una obra extranjera a la acreditación por su autor del cumplimiento de las formalidades que rigen a ese fin en el país en que se haya hecho su publicación, han caído en desuetudo a partir de la incorporación de nuestra Nación a la Convención de Berna (ratif. ley 17.251); allí se contempla el trato nacional sin sujeción a ninguna formalidad, al establecer (art. 5, párr. 2) que el goce y  ejercicio de los autores sobre las obras protegidas "no estarán subordinados a ninguna formalidad y  ambos son independientes de la protección en el país de origen de la obra" .

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148

Cabe colegir que el reconocimiento constitucional al derecho exclusivo de propiedad  del autor sobre su obra o invento abarca tanto a obras nacionales como extranjeras, pudiendo en este segundo caso invocarse la protección que para ellas también ofrece nuestro sistema jurídico, con los recaudos establecidos en nuestro derecho internacional privado de fuente interna o externa, según el caso.

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148

La garantía constitucional de propiedad  no se ve afectada por las cesiones parciales de derechos que haga su autor al autorizar su publicación, ejecución, representación o explotación al público, hallándose facultado para oponerse a cualquier forma de reproducción, cualquiera sea el procedimiento empleado para realizarla o su finalidad.

CCC. San Martín sala 2, 9-12-2004, Adobe Systems Incorporated y otros c/ Clave Electrónica S.A. s/ Dilgencias preliminares, JUBA SUM. B2003148



  1. III. LOS FONOGRAMAS

  2. 7. ¿Qué son?

  3. Los fonogramas materializan una técnica que consiste en la reproducción de una obra sobre un soporte o vehículo material.

  4. SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría) JUBA SUM. B23929



  5. 8. El fonograma como “propiedad intelectual”. Normativa aplicable

Los arts. 1 y  2 del decreto 1670/74, en relación a los productores de fonogramas, no han excedido, a su respecto, las prescripciones de la ley 11.723, toda vez que la intención del legislador al dictarla, fue también la de proteger la creación “intelectual”  de aquéllos como obra considerada en sí misma; más allá de que necesite una materialización, representada en el soporte disco, sin que ello signifique que el objeto de la protección se confunda con el medio material de expresión. La misma se encuentra fundada en lo resuelto por la Convención de Washington de 1946 -ratificada en 1953 por nuestro país, por ley 14.186- la que incluyó como "obra original" al "fonograma" fijado en el soporte material disco, protección que luego fue explícitamente consagrada en la Convención de Ginebra de 1971 -ratificada por nuestro país en 1973 por ley 19.963-, la que tuvo su antecedente en la Convención de Roma de 1961 que consagró dicho criterio -ratificada por ley 23.921, ADLA LI-B, 1723, el 2 de diciembre de 1991-.
SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría), JUBA SUM. B23929

La protección de la creación “intelectual”  del productor, fundada en el derecho de autor, ha sido incluida expresamente por la ley 23.741 (1989) en el texto de la ley 11.723 al sustituir la expresión "discos fonográficos" inserta en el art. 1, por la palabra "fonogramas".

SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría), JUBA SUM. B23929

Ya el Convenio de Ginebra de 1971, presupuesto del decreto 1670/74, en su art. 9, párr. 4to. había expresado: "se entiende, que en el momento en que un Estado se obliga por este Convenio, se halla en condiciones, conforme a su legislación interna, de aplicar las disposiciones del mismo". Esta autorización no tendría significación si, con anterioridad al dictado de la ley 23.741 -que introdujo la palabra "fonograma" en la ley 11.723- no se hubiera reconocido el carácter artístico y  original del mismo a partir de la amplitud de los términos utilizados en la ley de “Propiedad Intelectual”.

SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría), JUBA SUM. B23929

9. Derechos de los intérpretes y productores de fonogramas

La condena está motivada en el derecho al cobro por parte de intérpretes y  productores de fonogramas (a través de su representante AADI-CAPIF) por la utilización pública de reproducciones fonográficas, con fundamento en la ley 11.723 (art. 56) y  decretos reglamentarios 1670 y  1671, ambos de 1974. El de los intérpretes no puede cuestionarse habida cuenta de que se encuentra reconocido y  amparado legislativamente por el art. 56 de la ley 11.723, pero, en lo que concierne al derecho reclamado por los productores de fonogramas, no coincido con el fundamento de la alzada. Ello así por cuanto los decretos citados crean a su favor un derecho inexistente en la ley 11.723. Algunos autores, basados en la mención expresa que del disco fonográfico efectúa el art. 1º de dicha ley, han interpretado que aquél constituye una producción artística, original, por él protegida. En su consecuencia, el productor fonográfico tendría el carácter de "creador intelectual ".No comparto tal interpretación. Los fonogramas están mencionados en el sentido de "soportes materiales" de la obra literaria y  artística y  no como obra en sí, de igual modo que en el mismo se mencionan los impresos, que no son considerados como obras “intelectuales”  distintas de aquéllas a que sirven de soportes. Se trata sólo de una ejemplificación enumerativa, en tanto finaliza diciendo "... en fin toda producción científica, literaria, artística o didáctica, sea cual fuere el procedimiento de reproducción".

SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto minoría) –JUBA SUM. B23929


  1. El “disco” donde interviene el autor (creador) y el intérprete (ejecutante)

El disco no constituye una obra “intelectual”  nueva, ni una modificación de ésta. No es sino la fijación técnica de una interpretación donde interviene un autor que es el creador y  el artista ejecutante que interpreta la obra.

SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría), JUBA SUM. B23929



11. El fabricante o productor del “disco” (fonograma)

a) Definición

La Convención de Ginebra de 1971, ratificada por nuestro país en 1972 por ley 19.963 define al productor de fonogramas como la persona natural o jurídica que fija por primera vez los sonidos de una ejecución u otros sonidos, otorgándole protección por las reproducciones o ediciones clandestinas de discos o fonogramas.

SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría), JUBA SUM. B23929

b) Función

El fabricante registra la obra por medios técnicos. Hay reproducción y  no transformación. Tiene análogos derechos y  obligaciones que todo editor. Se encarga de la reproducción, difusión y  venta del disco, en otros términos de su explotación. El productor de fonogramas está dedicado al negocio de vender un objeto material (`physical item') como un disco o una cinta; y  es esa actividad la que debe compensarlo. Decir que merece una remuneración extra cada vez que su producto unitario (`physical unit') es públicamente usado, es como decir que un editor de libros debe ser remunerado con una suma extra, cada vez que el libro es leído".


SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría), JUBA SUM. B23929

Su actividad es esencialmente industrial y  se encuentra caracterizada por la acertada combinación de diversos elementos, a fin de obtener un producto final que capte en la mayor medida posible las preferencias del mercado de que se trate y  tal es, precisamente, el objetivo del proceso que éste realiza, con el propósito de lograr mayores ventas y  el consiguiente beneficio económico, por lo que no le alcanza la protección de la Ley de “Propiedad Intelectual”.

SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto mayoría), JUBA SUM. B23929


  1. Inexistencia del derecho del productor de percibir retribución

El Poder Ejecutivo, so pretexto de reglamentar derechos previstos en aquella ley, ha ampliado el contenido del art. 56 al incorporar a los productores de fonogramas en la distribución de la retribución que deben percibir los intérpretes, creando así reitero- un nuevo derecho, inexistente en dicho cuerpo legal e invadiendo esferas propias de otro Poder. De manera que, no sólo se ha excedido en su potestad reglamentaria violando el art. 86 inc. 2º (actual 99 inc. 2º) y  contrariado lo dispuesto por el art. 27 (actual 28), sino que además, ha transgredido el art. 17, todos de la Constitución nacional. Tanto la convención de Ginebra de 1971 (ADLA XXXII-D, pág. 5196), en su art. 3 y  la de Roma de 1961 (ADLA LI-B, pág. 1723), art. 7, aps. 2.1.; 2.2. y 2.3, establecen la necesidad de que cada estado contratante elabore una legislación que recoja el contenido de los mismos, la que deberá comprender uno o más de los siguientes: "... protección mediante la concesión de un derecho de autor o de otro derecho específico; protección mediante la legislación relativa a la competencia desleal; protección mediante sanciones penales". Se trata, entonces, del dictado de leyes que dispongan dentro de las posibilidades ofrecidas- cuál se adoptará para hacer efectiva la protección. Y  hasta el momento, si bien han sido ambas ratificadas (la última recién en 1991), no existe disposición legislativa alguna que cree los medios para su aplicación.
Resumo: dentro de la ley 11.723 el fonograma no está legislado como obra en sí mismo y  no se confiere al productor calidad de autor de una obra protegida.

SCBA, 25/3/97, causa Ac. 54.747, "A.A.D.I. C.A.P.I.F. A.C.R. contra Alvarez de Treviño, Avelina. Cobro de pesos". (voto minoría), JUBA SUM. B23929



12.Derecho al cobro de aranceles por comunicación de grabaciones fonográficas

CASO: AADI CAPIF Asociación Civil Recaudadora promueve demanda por cobro de pesos contra Juan Carlos Viola y/o  quien resulte titular de la explotación comercial del hotel alojamiento denominado "KINGDOM" sito en Avellaneda 2662, Morón, Provincia de Buenos Aires, en concepto de aranceles derivados de la comunicación al público de grabaciones fonográficas, más los aranceles que se devenguen durante la tramitación del proceso y  hasta la fecha de la sentencia definitiva, a la vez que reclama de la demandada la formulación y  entrega de las planillas previstas en el art. 40 del decreto 41.233/1934 o, en caso de incumplimiento, indemnización sustitutiva.

Al prescindir el texto del art. 33 del decreto 41.233/1934 de la "finalidad" (lucrativa o no) de la transmisión o emisión (es "representación o ejecución pública aquella que se efectúe cualquiera que fueren los fines de la misma" dice la norma), "lo familiar" del ámbito de ejecución está más íntimamente ligado a una reproducción espacial de la obra en privado, donde el acceso al lugar deviene limitado o restringido por la existencia de un "entorno de privacidad". De ahí que una casa particular o una habitación de un hotel son ámbitos donde se establece -bien que con diferencias entre sí- ese entorno de privacidad. Se presenta una circunstancia fáctica que impide otorgarles el carácter de "lugar público", por lo que una representación audiovisual que se realice en tales lugares, a falta de texto normativo claro y  razonable, no puede considerarse lesivo de la tutela autoral, ni general por lo tanto, la obligación de pagar un arancel por ello. Sólo cedería tal entorno de privacidad "cuando la representación o ejecución sea proyectada o propagada al exterior" (art. 33 del dec. reglamentario).

SCBA, 7/3/12, C. 103.695, "AADI CAPIF A.C.R. contra Viola, Juan Carlos (Kingdom). Cobro de pesos sumario", SUBA SUM. B3901663

Tras analizar lo normado por el art. 50 de la ley 11.723 a la luz de lo reglado por los arts. 7 apartado I inc. a y  13 de la Convención Internacional de Roma incorporada al derecho nacional por ley 23.921,y  con cita de lo resuelto por la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos en el caso Twentieth Century Music Corp. y. Aiken, 422.U.S. 151 (1975), concluí que la colocación de aparatos receptores de una señal televisiva en las habitaciones o bungalows de un hotel o apart hotel, equipos en los que se retransmite una señal radiodifundida por entidades de radiotelecomunicación habilitadas por la autoridad federal competente, no confiere el derecho a los autores de las obras musicales así retransmitida -o a la Sociedad que los nuclea- a impedir tal retransmisión ni a exigir pago de regalías fundado en la ley de protección de los derechos de autor. Ahora bien, más allá de las notas diferenciales que pudieran establecerse entre dicho precedente y  el supuesto de autos, es lo cierto que in re "AADI CAPIF, Asociación Civil Recaudadora c/Hotel Belgrano S.A. s/cobro de pesos" y  "AADI CAPIF A.C.R. c/Ansede y  cía. S.R.L. y  otro s/cobro de sumas de dinero" (Fallos 329:5033 y  329:5051, respectivamente), la Corte Suprema de la Nación adoptó un criterio diverso, cuyos lineamientos he de seguir por razones de economía procesal (v. mi voto en causa C. 99.771, "Jorajuría", sent. de 27-IV-2011).

SCBA, 7/3/12, C. 103.695, "AADI CAPIF A.C.R. contra Viola, Juan Carlos (Kingdom). Cobro de pesos sumario", JUBA SUM.. B3901663



13. Marco regulatorio del pago del canon por utilización de obras

La causa de la obligación de abonar el canon por la utilización de obras no surge estrictamente del convenio celebrado, sino de la propia ley, de las disposiciones de las leyes 11.723 (art. 36), 20.115 (art. 1) y de su decreto reglamentario 461/73 (art. 2), pues quien no estuviera asociado a ATVC -entidad que agrupa a los explotadores de televisión-, no estaría obligado a efectuar el aporte correspondiente a la utilización de las obras de los autores representados por la actora. Bastaría entonces con no asociarse a dicha entidad -lo cual obviamente resulta facultativo pues no es obligatorio ni puede ser constitucionalmente materia de imposición- para eludir la obligación, debiendo remarcarse que el contenido del convenio tiene por objeto establecer un plan de regularización de las deudas derivadas de la utilización o difusión de obras protegidas sin haberse pagado los correspondientes aranceles que precisamente y por ese motivo fija la ley por parte de los canales de cable asociados en concepto de derechos de autor.

CCC. Quilmes, sala 1, 14-7-2008, Argentores Sociedad General de Autores de la Argentina (Argentores) de Protección Recíproca c/ Visión Sur SA s/ Cobro ordinario de pesos, JUBA SUM. B2904576




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal