Origen y justificación del estado



Descargar 19,04 Kb.
Fecha de conversión21.08.2017
Tamaño19,04 Kb.
ORIGEN Y JUSTIFICACIÓN DEL ESTADO

1. ORIGEN DEL ESTADO.- Vamos a iniciar el estudio de este capítulo, con el análisis del origen del Estado.

Al tener ya un conocimiento del Estado, por medio del examen que hemos hecho de sus elementos y de sus órganos y funciones, es necesario resolver los problemas relativos a su origen y justificación.

Vamos a estudiar, en primer término, el problema correspondiente al origen del Estado, precisando, ante todo, los diversos puntos de vista desde los cuales puede estudiarse este problema, "esencial y complementario", según lo califica Adolfo Posada, cuya exposición seguiremos en este capítulo.

El problema del origen del Estado puede examinarse desde un punto de vista histórico o desde un punto de vista racional, según sea el método que se adopte para elaborar la Teoría del Estado.

El punto de vista histórico es el que trata de determinar cuándo surgió el Estado, cuándo apareció una sociedad humana con los caracieres que hemos atribuido a. la comunidad política.

La Historia es un conocimiento limitado, por cuanto se apoya en las fuentes que le aporten los datos que dan vida a sus elaboraciones, y en consecuencia, el problema histórico del origen del Estado se encuentra, igualmente, limitado por los datos que puedan obtenerse para tratar de fijarlo.

Este problema del origen del Estado es distinto del correspondiente a su justificación, no sólo por ser diferente en sí, pues no es lo

mismo resolver cuál es el origen del Estado, que contestar al interrogante de por qué debe existir el Estado; la diferencia es también de método, pues el segundo problema, el relativo a la justificación, implica la necesidad de emplear el método filosófico para resolverlo.

Sin embargo, cuando se trata de resolver el problema relativo al origen del Estado, también es posible auxiliarse del método filosófico al tratar de definir, no cuándo se origina un Estado determinado, sino cuándo se plantea en abstracto el origen del mismo, y se trata de resolver este problema de la aparición histórica del Estado, no refiriéndose a uno en concreto, sino de manera general.

Ligada con este segundo aspecto del problema, se encuentra la otra cuestión importantísima, que corresponde a la interrogación de por qué debió surgir el Estado, es decir, su justificación moral.

El problema de saber cómo surgió el Estado es puramente histórico u objetivo. Consiste en determinar el proceso que lo originó.

El problema de solucionar por qué existe el Estado y por qué debió originarse en el sentido de fijar su valoración, su justificación, es especulativo o filosófico.

2. EL ORIGEN DEL ESTADO Y LA JUSTIFICACIÓN DEL PODER.

Vamos a seguir examinando, con mayor detalle, la diferencia del problema del origen del Estado y el relativo a la justificación de poder:

Al hablar de "justificación del Estado", hay autores que se refieren a la justificación del poder, a buscar las bases o fundamentos en que descansa el principio de la autoridad; no se refieren a justificar la existencia del Estado en su totalidad, sino que se reducen a tratar de desentrañar la fundamentación del poder.

El problema del origen del Estado, es diferente del relativo a la justificación de la autoridad y del correlativo deber de obediencia, pues este problema de la justificación del poder no es

Sino uno de los capítulos de la justificación del Estado, ya que el poder no es sino una de las notas que corresponden a la naturaleza del Estado.

El problema del origen del Estado, está íntimamente ligado con e! origen mismo de toda sociedad humana que presente matiz político.

3. TEORÍAS PROPUESTAS PARA EXPLICAR EL ORIGEN EL ESTADO. Adolfo Posada considera que se pueden agrupar en tres categorías las doctrinas que tratan de explicar el origen del Estado: la teológica, la del pacto social y la historien.

la doctrina teológica dice que el Estado es creado por Dios El origen del Estado es, entonces, sobrenatural.

Las doctrinas del pacto social afirman que el estado es una creación humana, es obra de la voluntad del hombre, y su origen se encuentra en el pacto social.

Una tercera corriente de doctrina afirma que el Estado es un fenómeno natural; que tiene un origen histórico, derivado de la vida misma de los hombres, a consecuencia de un proceso real y positivo.

4. TEORÍA HISTÓRICA O SOCIOLÓGICA DEL ORIGEN DEL ESTADO.

A reserva de examinar posteriormente con mayor amplitud la doctrina teológica y la doctrina del pacto social, vamos a examinar la última de las que hemos enunciado vamos a estudiar la doctrina que podríamos denominar "histórica o sociológica" acerca del origen del Estado.

Según esta teoría, el Estado es un fenómeno natural, originado por el ubre juego de las leyes naturales, entendiendo por estas, no únicamente las estrictamente consideradas como tales, o sean, las leyes físicas, sino las derivadas de las funciones espirituales del hombre, considerándolas también como fenómenos naturales.

Al elaborar esta doctrina, los pensadores afiliados a la misma se sirven de un método complejo: utilizan los datos de la Historia, analizan los fenómenos sociales y políticos de la vida real, de manera directa, estudiando las sociedades humanas, sirviéndose de las conclu-siones de las Ciencias Sociales.

El estudio de cuándo se originó el Estado, tiene, en efecto, que apoyarse en los datos que proporcione el conocimiento histórico y tienen que utilizarse, igualmente, las conclusiones que aporte la Sociología.

El origen histórico del Estado, es un problema sociológico, pues el Estado surge de la especial estructuración de una sociedad humana, y desentrañar ese problema consistente en establecer qué fenómenos dieron vida a la estructura estatal ,de qué manera y au qué momento se originó el vínculo político.

5. CONCLUSIONES DE LAS TEORÍAS SOCIOLÓGICAS MODERNAS.—Como hemos dicho, la doctrina sociológica del Estado lo considera como una realidad o fenómeno que se da históricamente, que surge en el transcurso de la historia como un hecho real, y, por tanto, su origen se establece, se determina mediante el examen de datos reales, reconstruyendo la sociedad primitiva, entendiendo por ésta la que se considera está más cerca o dentro de los orígenes de la comunidad política. La Sociología parte de los siguientes postulados al elaborar sus construcciones:

1.- El hombre no es el único ser social. Existen animales que viven asociados. De la observación de las sociedades de los mismos se pueden obtener datos para establecer los caracteres de las sociedades humanas primitivas.

2.- Es posible y necesario reconstruir e interpretar las condiciones y caracteres del hombre primitivo y de los grupos rudimentarios que forma.

3.- Las sociedades humanas, en su origen, presentaban una situación de salvajismo y barbarie.

4.- Existen fundamentales analogías entre el hombre primitivo y sus grupos sociales y

los salvajes modernos y sus agrupaciones.

El método que se utiliza al investigar el origen de las instituciones es constructivo y comprende cuatro fases:

1° Determinación y descripción de los datos a investigar.

2° Crítica de los datos obtenidos.

3° Comparación de esos mismos datos.

4° Interpretación racional de los datos, con objeto de realizar una reconstrucción correcta de las instituciones y de su evolución.

Hay tres corrientes sociológicas en relación con la posible forma social primitiva:

Primera: El patriarcado.

Segunda: El matriarcado.

Ambas teorías, aun cuando distintas en cuanto al elemento que consideran tenía preponderancia en el grupo social primitivo, sustentan un origen familiar de la sociedad.

Tercera: Teorías que buscan la explicación de !os lazos de cohesión social en la existencia en los vínculos primitivos de factores aglutinantes que existen, además de los simples lazos. del parentesco sanguíneo, que hemos visto son las bases de la teoría patriarcal y matriarcal del origen de la sociedad primitiva.

6.- LA FAMILIA y LOS GRUPOS SOCIALES PRIMITIVOS.

La sociedad y la familia tuvieron su origen en la humanidad primitiva, de un modo paralelo. Aparecieron confundidos e indiferenciados ambos grupos, para satisfacer las necesidades características ineludibles de conservación, reproducción y de la vida de relación de los hombres.

Los lazos que unían a los hombre-;, en las formas sociales más rudimentarias, no se derivaban únicamente de los vínculos del parentesco sanguíneo, sino que había otros factores de sociabilidad. Por esto, aparte de surgir el grupo familiar como resultado de ese parentesco sanguíneo, de una manera concomitante aparecieron otros grupos sociales de mayor extensión, cuyo aglutinante no era el lazo de la

sangre, sino otros factores derivados de la vida de relación entre los hombres.

En un principio, estos grupos permanecían indefinidos; no existía una característica que los separara, sino que todos los hombres aparecían simplemente agrupados.

Posteriormente hubo factores de diferenciación que fueron perfeccionando esos grupos sociales rudimentarios, que más tarde se transformaron hasta llegar al Estado.

En la sociedad primitiva es común observar que las funciones políticas están indiferenciadas; 'rio se ven órganos a quienes atribuir esas funciones. A medida que esas funciones se van diferenciando, van apareciendo esos órganos.

En esa diferenciación influyen diversos factores, entre ellos la consanguinidad, o sean, los lazos creados por el parentesco, que asignan un principio de autoridad en favor de los progenitores.

De ahí se derivan las teorías del patriarcado y del matriarcado que hemos examinado.

La convivencia, al hacer resaltar las mayores aptitudes de determinado miembro o miembros del grupo social, crea en favor de ellos una situación dominante, que es el principio de la autoridad. Con la primera autoridad se formó concomitantemente el primer grupo político, al existir gobernantes y gobernados, aun en forma rudimentaria. La consanguinidad produce la familia, en sus diversas acepciones. La convivencia origina, a su vez, las diferentes sociedades políticas, al aparecer la autoridad.

En la comunidad social surgen las distintas agrupaciones, especificándose por los motivos de esa asociación, y así, según éstos, de acuerdo con la naturaleza de los motivos que producen la agrupación de los hombres, nacen las asociaciones científicas, económicas, culturales, etc. Pero éstos son aglutinantes posteriores; es algo que se da en sociedades más evolucionadas.



En la sociedad primitiva, los hombres se unen, en primer término, por la consanguinidad. El parentesco es el primer factor aglutinante de los grupos sociales. Los aproxima el nacimiento.

Y en segundo lugar, se unen por las relaciones que surgen entre sí, relaciones que tienen lugar por el hecho de la convivencia.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal