Organización Mundial del Comercio



Descargar 360,71 Kb.
Página4/10
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño360,71 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
IV. Cuestiones planteadas en la presente apelación

            1. En la presente apelación se plantean las siguientes cuestiones:

a) si el Grupo Especial incurrió en error al concluir que el Canadá actúa en forma incompatible con el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994 al otorgar, en virtud de la MVTO de 1998 y las SRO, la ventaja de una exención de los derechos de importación aplicables a vehículos de motor originarios de determinados países, ventaja que no se otorga inmediata e incondicionalmente a productos similares originarios de los territorios de todos los demás Miembros de la OMC;

b) si el Grupo Especial incurrió en error al concluir que el Canadá actúa en forma incompatible con las obligaciones que ha contraído en virtud del apartado a) del párrafo 1 del artículo 3 del Acuerdo SMC al otorgar una subvención que está supeditada de jure a los resultados de exportación, como consecuencia de la aplicación de las prescripciones en materia de proporción como una de las condiciones determinantes del derecho a obtener la exención de derechos de importación sobre vehículos de motor con arreglo a la MVTO de 1998 y las SRO;

c) si el Grupo Especial incurrió en error al abstenerse de examinar la alegación subsidiaria de las Comunidades Europeas de que la exención de derechos de importación, como consecuencia de la aplicación de las prescripciones en materia de VAC como una de las condiciones de la exención de derechos de importación, constituye una subvención supeditada a los resultados de exportación en el sentido del apartado a) del párrafo 1 del artículo 3 del Acuerdo SMC;

d) si el Grupo Especial incurrió en error al concluir que las Comunidades Europeas y el Japón no han logrado demostrar que el Canadá actúa en forma incompatible con las obligaciones contraídas en virtud del apartado b) del párrafo 1 del artículo 3 del Acuerdo SMC al otorgar una subvención que está supeditada al empleo de productos nacionales con preferencia a los importados como consecuencia de la aplicación de las prescripciones en materia de VAC como una de las condiciones para acceder a la exención de los derechos de importación aplicables a los vehículos de motor en virtud de la MVTO de 1998 y las SRO; y



e) si el Grupo Especial incurrió en error en el enfoque que adoptó para interpretar el artículo I del AGCS; y al concluir que el Canadá actúa en forma incompatible con el artículo II del AGCS al no otorgar inmediata e incondicionalmente a los servicios y los proveedores de servicios de cualquier otro Miembro un trato no menos favorable que el que dispensa a los servicios similares o los proveedores de servicios similares de cualquier otro país, por lo que respecta al otorgamiento de la exención de derechos de importación a un número limitado de fabricantes/mayoristas de vehículos de motor, en virtud de la MVTO de 1998 y las SRO.
V. Párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994

            1. El Canadá apela contra la conclusión del Grupo Especial de que el Canadá actúa en forma incompatible con el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994 al otorgar, en virtud de la MVTO de 1998 y las SRO, la ventaja de una exención de los derechos de importación aplicables a vehículos de motor originarios de determinados países, sin otorgar esa ventaja inmediata e incondicionalmente a vehículos de motor similares originarios de los territorios de todos los demás Miembros de la OMC.44

            2. El Canadá aduce que el Grupo Especial incurrió en error en su aplicación del párrafo 1 del artículo I a la medida. A juicio de ese país, el Grupo Especial se limitó a determinar que el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994 se refiere a la discriminación de facto y pasó a analizar diversos factores sin dar ninguna justificación jurídica del ámbito de su examen.45 Según el Canadá, esos factores incluían datos empíricos, que no eran pertinentes, sobre el mercado de vehículos de motor y los aspectos históricos de la medida.46 El Canadá considera que, en lugar de proceder de esa forma, el Grupo Especial debería haber basado su examen en una interpretación adecuada del texto del párrafo 1 del artículo I y de las normas y usos de la OMC.47

            3. Según el Canadá, el párrafo 1 del artículo I no prohíbe el establecimiento de "cláusulas y condiciones neutrales con respecto al origen aplicables a los importadores y no a los productos importados". El Canadá sostiene que las cláusulas y condiciones son neutrales con respecto al origen si "no establecen limitaciones basadas en el origen de los productos que pueden ser importados por los importadores".48 Constatar lo contrario, afirma el Canadá, equivaldría a hacer a los gobiernos responsables de las decisiones de entidades comerciales privadas sobre las fuentes y, por ende, a basar las obligaciones entre Estados en "condiciones efímeras" que se sustraen al control de los gobiernos.49 A juicio del Canadá el nivel y la proporción del comercio de vehículos de motor procedentes de fuentes exteriores específicas que resultan de la medida no son pertinentes a los efectos del párrafo 1 del artículo I.50

            4. La conclusión del Grupo Especial de que la medida es incompatible con el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994 se basa en dos elementos principales. En primer lugar, el Grupo Especial señaló que el párrafo 1 del artículo I es aplicable a la discriminación de facto y puede abarcar medidas que limiten el beneficio de la exención de derechos de importación a determinados importadores.51 En segundo lugar, el Grupo Especial reconoció, como cuestión de hecho, "el carácter predominantemente, cuando no exclusivamente, 'intraempresarial' del comercio de productos de la industria del automóvil" en el Canadá.52 A continuación, el Grupo Especial siguió el siguiente razonamiento:

[…] En un contexto comercial intraempresarial, la limitación del acceso a la exención de derechos de importación a ciertos fabricantes, incluidas las filiales de propiedad total de empresas con sede central en un número muy limitado de terceros países discrimina en función del origen de los productos que se benefician de la exención de derechos de importación.53

El Grupo Especial concluyó que esta discriminación es incompatible con el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994.54



            1. En apoyo de esa constatación, el Grupo Especial examinó la cantidad total de vehículos de motor importados en el Canadá y las proporciones de esa cantidad total correspondientes a diversos países, y consideró que esos datos estadísticos no permitían "concluir que la exención de derechos de importación se otorgue en condiciones iguales a productos similares de distinto origen".55 El Grupo Especial examinó asimismo el contexto histórico de la medida y constató que la exención de derechos de importación:

[…] deriva de un acuerdo bilateral entre el Canadá y los Estados Unidos cuya finalidad era resolver una antigua diferencia comercial entre esos dos países con respecto al comercio de productos de la industria del automóvil. El acuerdo se diseñó, entre otras cosas, para racionalizar la producción en el mercado norteamericano. Desde la perspectiva del Canadá, ello entrañaba el otorgamiento de exenciones de derechos de importación para alentar a los fabricantes de vehículos de motor de los Estados Unidos a ampliar sus actividades de producción en el Canadá. Estimamos, por tanto, que desde el principio se esperaba que la exención de derechos de importación beneficiaría principalmente a importaciones procedentes de fuentes específicas.56

            1. La cuestión que se nos plantea en la presente apelación es si la exención de derechos de importación otorgada en virtud de esta medida es compatible con las obligaciones del Canadá en virtud del párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994. Nos enfrentamos con la ingente tarea de interpretar determinados aspectos del principio de la "nación más favorecida" ("NMF"), que ha sido durante mucho tiempo la piedra angular del GATT y es uno de los pilares del sistema de comercio de la OMC.

            2. Al examinar la medida en litigio, observamos que el Canadá otorga la exención de derechos de importación en el caso de algunos vehículos de motor, pero no de todos. En primer lugar, observamos que el Arancel de Aduanas del Canadá establece como tipo normal del arancel aplicable a los vehículos de motor importados en el Canadá un arancel NMF del 6,1 por ciento.57 Ese es asimismo el derecho ad valorem consolidado en la lista de concesiones del Canadá en la OMC.58 La MVTO de 1998 y las SRO modifican ese tipo al conceder la exención de derechos de importación para los vehículos de motor importados por determinados fabricantes que cumplan determinadas prescripciones en materia de proporción entre producción y ventas y de VAC.59 La MVTO de 1998 concede la exención de derechos de importación en forma de un "tipo reducido de los derechos de aduana", que en el Arancel de Aduanas modificado del Canadá se establece como "franquicia arancelaria".60 Las SRO conceden la exención de derechos de importación en forma de una "remisión" total de los derechos.61

            3. El Grupo Especial constató que, a pesar de que la medida no impone expresamente restricciones formales en relación con el origen del vehículo de motor importado, en la práctica las principales empresas del sector del automóvil del Canadá sólo importan sus propias marcas de vehículos de motor y las de empresas vinculadas.62 En efecto, según el Grupo Especial,

[…] General Motors Canada sólo importa vehículos de motor de GM y de sus afiliados; Ford Canada sólo importa vehículos de motor Ford y de sus afiliados; lo mismo cabe decir de Chyrsler y de Volvo. Esas cuatro empresas son beneficiarias de la exención de derechos de importación. En contraste, otras empresas productoras de vehículos de motor establecidas en el Canadá, como Toyota, Nissan, Honda, Mazda, Subaru, Hyundai, Volkswagen y BMW, todas las cuales importan también únicamente vehículos de motor de empresas vinculadas a ellas, no se benefician de la exención de derechos de importación.63

            1. En consecuencia, el Grupo Especial estimó que, en la práctica, sólo se otorgan a un vehículo de motor importado en el Canadá las "ventajas" de la exención de derechos de importación si es originario de uno de los países de un pequeño grupo de países en el que un exportador de vehículos de motor esté afiliado a un fabricante/importador del Canadá que haya sido designado en la MVTO de 1998 o en una SRO como posible importador de vehículos de motor en régimen de franquicia arancelaria.

            2. Desde 1989, ningún fabricante que no se beneficiara antes de la exención de derechos de importación sobre vehículos de motor puede optar a beneficiarse de ese derecho en virtud de la MVTO de 1998 o de una SRO.64 El Canadá cerró en 1989 la lista de fabricantes que podían beneficiarse de la exención de derechos de importación en cumplimiento de las obligaciones de ese país en el marco del CUSFTA.65

            3. Así pues, en síntesis, en tanto que el Arancel de Aduanas del Canadá permite normalmente importar en ese país un vehículo de motor con un arancel NMF del 6,1 por ciento, cuando el vehículo es importado por un fabricante designado en la MVTO de 1998 o las SRO se beneficia de la "ventaja" de la importación en el Canadá en régimen de franquicia arancelaria.66

            4. Al determinar si esta medida es compatible con el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994, iniciamos, como siempre, nuestro análisis examinando los términos del tratado. El párrafo 1 del artículo I declara, en la parte pertinente, lo siguiente:

Con respecto a los derechos de aduana y cargas de cualquier clase impuestas a las importaciones o a las exportaciones […], cualquier ventaja, favor, privilegio o inmunidad concedido por [un Miembro] a un producto originario de otro país o destinado a él, será concedido inmediata e incondicionalmente a todo producto similar originario de los territorios de [todos los demás Miembros] o a ellos destinado. (Las cursivas son nuestras.)

            1. En el presente caso no está en litigio la aplicabilidad de algunos de los elementos del párrafo 1 del artículo I. En primer lugar, las partes no niegan que la exención de los derechos de importación sea una "ventaja, favor, privilegio o inmunidad concedido por un Miembro a un producto."67 En segundo lugar, no se niega que algunos vehículos de motor importados, aunque no todos, originarios de determinados Miembros se benefician de la exención de derechos de importación, en tanto que, algunos vehículos de motor similares importados, aunque no todos, originarios de otros Miembros no se benefician de ella.68 En tercer lugar, no se ha apelado contra la interpretación del Grupo Especial con arreglo a la cual la palabra "incondicionalmente" se refiere a las condiciones basadas en "la situación o la conducta" de los países exportadores.69

            2. Sigue habiendo discrepancia sobre una importante cuestión: la exención de derechos de importación, otorgada en virtud de la medida a los vehículos de motor originarios de algunos países, en los que tienen una presencia los afiliados de determinados fabricantes designados en la medida ¿ha sido otorgada a los vehículos de motor similares procedentes de todos los Miembros, de conformidad con lo dispuesto en el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994?

            3. Al analizar esta cuestión, observamos, en primer lugar, que el alcance de los términos del párrafo 1 del artículo I no se limita exclusivamente a los supuestos en los que la medida establezca expresamente que no se concederá una "ventaja" a los productos similares de todos los demás Miembros, o ese hecho pueda demostrarse a partir de los términos de la medida. En el párrafo 1 del artículo I no se utilizan los términos "de jure" o "de facto". No obstante, observamos que el párrafo 1 del artículo I no abarca únicamente la discriminación "de derecho" o de "de jure". Como han confirmado varios informes de grupos especiales del GATT, el párrafo 1 del artículo I abarca también la discriminación "fáctica" o "de facto".70 Como el Grupo Especial, no podemos aceptar el argumento del Canadá de que el párrafo 1 del artículo I no se aplica a medidas que, conforme a sus propios términos, sean "neutrales con respecto al origen".71

            4. Señalamos a continuación que el párrafo 1 del artículo I establece que, "cualquier ventaja, favor, privilegio o inmunidad concedido por [un Miembro] a un producto originario de otro país o destinado a él, será concedido inmediata e incondicionalmente a todo producto similar originario de los territorios de [todos los demás Miembros] o a ellos destinado" (las cursivas son nuestras). Los términos del párrafo 1 del artículo I no se refieren a algunas ventajas concedidas "con respecto a" los elementos comprendidos en el ámbito de aplicación del artículo, sino a "cualquier ventaja"; y no a algunos productos, sino a "un producto"; ni a los productos similares de algunos otros Miembros, sino a los productos similares originarios de "todos los demás" Miembros o a ellos destinado.

            5. Tomamos nota también de la conclusión del Grupo Especial de que, de hecho, sólo se concede la "ventaja" de la exención de derechos de importación a un vehículo de motor importado en el Canadá si es originario de un país perteneciente a un pequeño grupo de países en el que un exportador de vehículos de motor esté afiliado a un fabricante/importador en el Canadá que haya sido designado como posible beneficiario de la exención de derechos para las importaciones de vehículos de motor en la MVTO de 1998 o en una SRO.

            6. Así pues, tanto del texto de la medida, como de las conclusiones del Grupo Especial acerca de su funcionamiento en la práctica, inferimos que "con respecto a los derechos de aduana […] impuestos a las importaciones […] o en relación con ellas […]", el Canadá ha concedido a algunos productos originarios de algunos Miembros una "ventaja" que no ha "concedido inmediata e incondicionalmente" a todo producto "similar" "originario de los territorios de [todos los demás Miembros] a ellos destinados" (las cursivas son nuestras), lo que, a nuestro parecer, no es compatible con las obligaciones del Canadá en el marco del párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994.

            7. El contexto del párrafo 1 del artículo I en el GATT de 1994 apoya esta conclusión. Aparte del párrafo 1 del artículo I, hay en el GATT de 1994 varias cláusulas "NMF" en relación con diversas cuestiones.72 La mera existencia de esas cláusulas pone de manifiesto la aplicación generalizada del principio NMF de no discriminación.

            8. Los redactores del GATT de 1947 consignaron también diversas excepciones al principio NMF que siguen existiendo en el GATT de 1994.73 El Canadá invocó ante el Grupo Especial una de esas excepciones, la relativa a las uniones aduaneras y zonas de libre comercio del artículo XXIV. El Grupo Especial rechazó esta justificación, y el Canadá no ha apelado contra sus constataciones en relación con el artículo XXIV. El Canadá no ha invocado ninguna otra disposición del GATT de 1994 ni ningún otro acuerdo abarcado que justifiquen la incompatibilidad de la exención de derechos de importación con el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994.

            9. El objeto y fin del párrafo 1 del artículo I apoyan nuestra interpretación. El objeto y fin de ese precepto es prohibir la discriminación entre productos similares originarios de distintos países o a ellos destinados. La prohibición de discriminación del párrafo 1 del artículo I constituye además un incentivo para hacer extensivas, en régimen NMF, las concesiones negociadas recíprocamente a todos los demás Miembros.

            10. La medida que mantiene el Canadá concede la exención de derechos de importación a determinados vehículos de motor importados en el Canadá procedentes de determinados países. Esos vehículos de motor que se benefician del privilegio son importados por un número reducido de fabricantes designados, que han de cumplir determinadas condiciones. En la práctica, la medida no concede la misma exención de derechos de importación inmediata e incondicionalmente a los vehículos de motor similares de todos los demás Miembros, conforme a lo prescrito en el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994. La ventaja de la exención de derechos de importación se concede a algunos vehículos de motor originarios de determinados países y no a vehículos de motor similares procedentes de todos los demás Miembros. Por tanto, constatamos que esta medida no es compatible con las obligaciones que impone al Canadá el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994.

            11. En consecuencia, confirmamos la conclusión del Grupo Especial de que el Canadá actúa en forma incompatible con el párrafo 1 del artículo I del GATT de 1994 al otorgar, en virtud de la MVTO de 1998 y las SRO, la ventaja de una exención de los derechos de importación aplicables a vehículos de motor originarios de determinados países, ventaja que no se otorga inmediata e incondicionalmente a productos similares originarios de los territorios de todos los demás Miembros de la OMC.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal