Organización Mundial del Comercio



Descargar 439,63 Kb.
Página7/19
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño439,63 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   19

Cuestiones planteadas en esta apelación


            1. Esta apelación plantea las siguientes cuestiones:

a) si el Grupo Especial incurrió en error, en el párrafo 7.30 de su informe, al constatar que los programas canadienses de derechos de tala provinciales "proporcionan bienes", en el sentido del párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del  Acuerdo SMC, con lo cual se efectúa una contribución financiera de conformidad con dicha disposición;

b) si el Grupo Especial incurrió en error, en los párrafos 7.64 y 7.65 de su informe, al constatar que el USDOC no determinó el beneficio en forma compatible con el artículo 14 y el apartado d) de ese artículo del  Acuerdo SMC por no utilizar como punto de referencia los precios de los derechos de tala privados en el Canadá y que, por consiguiente, la imposición de medidas compensatorias por el USDOC fue incompatible con las obligaciones impuestas a los Estados Unidos por los artículos 10 y 14, el apartado d) del artículo 14 y el párrafo 1 del artículo 32 del  Acuerdo SMC; y

c) si el Grupo Especial incurrió en error, en el párrafo 7.99 de su informe, al constatar que el hecho de que el USDOC no hubiera realizado un análisis de la transferencia con respecto a las ventas de trozas y madera aserrada efectuadas en condiciones de plena competencia por madereros/aserraderos titulares de tenencias, que poseían aserraderos y producían madera aserrada, a aserraderos o a reelaboradores de madera aserrada, con los que no estaban vinculados, es incompatible con el artículo 10 y el párrafo 1 del artículo 32 del  Acuerdo SMC y el párrafo 3 del artículo VI del GATT de 1994.

  1. Contribución financiera

    1. Introducción


            1. Examinaremos en primer lugar la apelación del Canadá referente a la existencia de una contribución financiera en el sentido del párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del  Acuerdo SMC. En su determinación definitiva, el USDOC constató que los gobiernos provinciales del Canadá efectuaban una contribución financiera porque, a través del mecanismo de los derechos de tala, esos gobiernos proporcionan bienes a los madereros.

            2. El Grupo Especial constató lo siguiente:

… la Determinación del USDOC de que las provincias del Canadá hacen una contribución financiera bajo la forma del suministro de un bien al proporcionar madera en pie a los madereros a través de los programas de derechos de tala no es incompatible con el párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del Acuerdo SMC.32

Sobre esta base, el Grupo Especial desestimó todas las alegaciones del Canadá sobre infracción del Acuerdo SMC y el GATT de 1994 que derivaban del argumento del Canadá de que los programas de derechos de tala no constituían contribuciones financieras.33



            1. El Canadá nos pide que revoquemos esta constatación fundándose en que el Grupo Especial incurrió en error en su interpretación del párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del Acuerdo SMC o, subsidiariamente, que incurrió en error en la calificación jurídica de los hechos que tenía ante sí. El Canadá alega que la madera en pie, es decir, los árboles sujetos a la tierra y que, en consecuencia, no puedan como tales ser objeto de comercio, no son "bienes" en el sentido del párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1. Sostiene, además, que el Grupo Especial incurrió en error al constatar que los gobiernos provinciales "proporcionan" madera en pie a través de las disposiciones sobre derechos de tala.

            2. Los Estados Unidos nos piden que confirmemos la constatación del Grupo Especial. Los Estados Unidos sostienen que el significado del término "bienes", en el párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1, abarca las cosas susceptibles de separarse de la tierra, como la madera en pie. También sostienen que el Grupo Especial constató acertadamente que la madera en pie se "proporciona" a los madereros al otorgar el derecho de extraerla.
    1. Interpretación general de las prescripciones del párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del Acuerdo SMC


            1. Iniciaremos nuestro análisis de esta cuestión con el texto de la disposición pertinente. El artículo 1 establece una definición de "subvención" a los efectos del Acuerdo SMC. Su texto es el siguiente:

Artículo 1

Definición de subvención

1.1 A los efectos del presente Acuerdo, se considerará que existe subvención:

a) 1) cuando haya una contribución financiera de un gobierno o de cualquier organismo público en el territorio de un Miembro (denominados en el presente Acuerdo "gobierno"), es decir:

i) cuando la práctica de un gobierno implique una transferencia directa de fondos (por ejemplo, donaciones, préstamos y aportaciones de capital) o posibles transferencias directas de fondos o de pasivos (por ejemplo, garantías de préstamos);

ii) cuando se condonen o no se recauden ingresos públicos que en otro caso se percibirían (por ejemplo, incentivos tales como bonificaciones fiscales);

iii) cuando un gobierno proporcione bienes o servicios -que no sean de infraestructura general- o compre bienes;

iv) cuando un gobierno realice pagos a un mecanismo de financiación, o encomiende a una entidad privada una o varias de las funciones descritas en los incisos i) a iii) supra que normalmente incumbirían al gobierno, o le ordene que las lleve a cabo, y la práctica no difiera, en ningún sentido real, de las prácticas normalmente seguidas por los gobiernos;

o

a) 2) cuando haya alguna forma de sostenimiento de los ingresos o de los precios en el sentido del artículo XVI del GATT de 1994;



y

b) con ello se otorgue un beneficio. (sin cursivas en el original; no se reproduce la nota de pie de página)



            1. El concepto de subvención definido en el artículo 1 del  Acuerdo SMC abarca situaciones en que un gobierno transfiere algo dotado de valor económico en beneficio de quien lo recibe. Se considera que existe subvención cuando se presentan dos elementos distintos.34 En primer lugar, debe existir una contribución financiera hecha por un gobierno, o un sostenimiento de los ingresos o de los precios. En segundo lugar, cualquier contribución financiera, o sostenimiento de los ingresos o de los precios, debe otorgar un beneficio. La apelación del Canadá apunta a la constatación hecha por el Grupo Especial respecto del primer elemento: la existencia de una contribución financiera.

            2. La evaluación de la existencia de una contribución financiera supone el examen de la naturaleza de la transacción a través de la cual un gobierno transfiere algo dotado de valor económico. Hay una amplia gama de transacciones que están comprendidas en el sentido de "contribución financiera", del párrafo 1 a) 1) del artículo 1. Conforme a los incisos i) y ii) de esa disposición, puede hacerse una contribución financiera mediante una transferencia directa de fondos por un gobierno, o la condonación de ingresos públicos que en otro caso se percibirían. El inciso iii) de la misma disposición reconoce que, además de esas contribuciones monetarias, también puede hacerse una contribución dotada de valor financiero en especie, mediante el suministro de bienes o servicios por los gobiernos, o a través de compras de los gobiernos. El inciso iv) de la misma disposición reconoce que un gobierno puede eludir las disposiciones de los tres incisos anteriores realizando pagos a un mecanismo de financiación o encomendando a una entidad privada que haga una contribución financiera u ordenándole que la lleve a cabo. En consecuencia, estipula que los actos de ese tipo también son contribuciones financieras. Esta serie de medidas gubernamentales susceptibles de otorgar una subvención se amplía aún más con el concepto de "sostenimiento de los ingresos o de los precios" que figura en el párrafo 1 a) 2) del artículo 1.35

            3. El párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del Acuerdo SMC, la disposición planteada específicamente en la apelación del Canadá, establece que existe una contribución financiera cuando un gobierno "proporcione bienes o servicios -que no sean de infraestructura general- o compre bienes". En sí misma, la disposición contempla dos tipos distintos de transacciones. La primera consiste en que un gobierno proporcione bienes o servicios que no sean de infraestructura general. Tales transacciones tienen la posibilidad de reducir artificialmente el costo de producción de un producto al otorgar a una empresa insumos que tienen valor económico. El segundo tipo de transacciones comprendidas en el párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 consiste en que un gobierno compre bienes a una empresa. Este tipo de transacciones tiene posibilidades de acrecentar artificialmente los ingresos percibidos mediante la venta del producto.

            4. La apelación del Canadá nos obliga a centrar nuestra atención en uno de los elementos del primer tipo de transacciones que contempla el párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1: a saber, si a través de los programas de derechos de tala los gobiernos provinciales proporcionan bienes. El Canadá impugna la interpretación del Grupo Especial acerca de cada una de las dos palabras que componen esta expresión. Con respecto al significado del término "bienes", del párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del Acuerdo SMC, el Canadá plantea que el Grupo Especial incurrió en error al constatar que la "madera en pie" está comprendida en el significado de ese término. El Canadá presenta dos argumentos en apoyo de este aspecto de su apelación. En primer lugar alega que, en el contexto del párrafo 1 a) 1) iii) del artículo 1 del Acuerdo SMC, el término "bienes" se limita a "los artículos comerciables que tienen o pueden tener clasificación arancelaria".36 En segundo lugar, aunque constatáramos que la interpretación del Grupo Especial del término "bienes" es correcta, el Canadá alega que el Grupo Especial incurrió en error en su calificación jurídica de los hechos que tenía ante sí porque la madera en pie no está comprendida en la definición propuesta por el Grupo Especial, que define los bienes, entre otros criterios, por referencia al concepto de "personal property" ("bienes muebles").37

            5. El Canadá añade que el Grupo Especial incurrió en error en su interpretación del término "proporcione".38 En particular, el Canadá sostiene que el Grupo Especial constató incorrectamente que se "proporciona" madera en pie a los madereros simplemente en virtud del otorgamiento, a través de las disposiciones sobre derechos de tala, de un derecho intangible a la extracción de madera.39

            6. Antes de examinar cada uno de estos elementos independientes de la apelación del Canadá, observamos que el argumento planteado por el Canadá respecto de la naturaleza de los "bienes muebles" ("personal property") plantea cuestiones relativas a la pertinencia, a los efectos de la solución de diferencias en la OMC, del modo en que el derecho interno de un Miembro de la OMC clasifica o reglamenta las cosas o las transacciones. Otros informes anteriores del Órgano de Apelación confirman que el examen del derecho interno o de determinadas transacciones regidas por él puede ser pertinente, como prueba, para verificar si existe o no una contribución financiera.40 Pero las leyes internas -en particular, las referentes al régimen de los bienes- varían entre los Miembros de la OMC. No cabe duda de que no sería apropiado caracterizar, a los efectos de la aplicación de cualquier disposición de los acuerdos abarcados de la OMC, una misma cosa o transacción de distinto modo según su categorización jurídica en las jurisdicciones de los diferentes Miembros. En consecuencia, destacamos que las clasificaciones del derecho interno no son determinantes de las cuestiones planteadas en esta apelación.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal