Organización Mundial del Comercio



Descargar 439,63 Kb.
Página4/19
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño439,63 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

Argumentos del Canadá - Apelado

  1. Cálculo del beneficio


        1. El Canadá pide al Órgano de Apelación que confirme la constatación del Grupo Especial de que la determinación por los Estados Unidos de la existencia y la cuantía del beneficio era incompatible con el artículo 14 y el apartado d) de dicho artículo del  Acuerdo SMC y de que, por lo tanto, la imposición por los Estados Unidos de derechos compensatorios sobre la base de esa determinación era incompatible con el artículo 14, el apartado d) de dicho artículo, el artículo 10 y el párrafo 1 del artículo 32 del  Acuerdo SMC.

        2. El Canadá observa que el apartado d) del artículo 14 dispone que la adecuación de la remuneración se determinara "en relación con las condiciones reinantes en el mercado ... en el país de suministro" y sostiene que el sentido corriente del apartado d) del artículo 14 del  Acuerdo SMC obliga a los Miembros a utilizar las condiciones reinantes en el mercado del país de suministro como punto de referencia para determinar la adecuación de la remuneración. El Canadá afirma que "en el país de suministro" sólo puede significar "en el país de suministro" y que en el contexto, el objeto y fin o la historia de la negociación del artículo 14, no hay nada que permita otra posible interpretación. En particular, según el Canadá, el empleo de la expresión "en relación con" no da a los Miembros discrecionalidad para rechazar puntos de referencia dentro del país a efectos de la comparación.

        3. El Canadá aduce también que la interpretación que hizo el Grupo Especial de la frase "condiciones reinantes en el mercado" es coherente con el sentido corriente de estos términos, tal como se utilizan en el apartado d) del artículo 14. El Canadá disiente del enfoque adoptado por los Estados Unidos, el cual, sostiene el Canadá, interpreta la palabra "mercado" empleada en el apartado d) del artículo 14 de manera aislada del término calificativo "reinantes" y de la frase "en el país de suministro". El Canadá alega que los Estados Unidos caracterizaron incorrectamente las constataciones del Grupo Especial en lo que se refiere a los casos en que los precios en el país de suministro no regirían la determinación de la remuneración adecuada, y que el Grupo Especial actuó correctamente al constatar que sólo en dos situaciones no sería posible utilizar los precios en el país de suministro. La primera situación es aquella en la que el gobierno es el único proveedor de los bienes pertinentes, y la segunda, aquella en que el gobierno controla administrativamente todos los precios de esos bienes. El Grupo Especial constató que los hechos que tenía ante sí no configuraban ninguna de estas situaciones. El Canadá afirma, además, que el intento de los Estados Unidos de considerar que la posición del gobierno como proveedor dominante de los bienes equivale a la fijación formal de precios por el gobierno es insostenible, ya que permitiría que las autoridades investigadoras evitaran las comparaciones en el país exigidas por el apartado d) del artículo 14.

        4. Además, el Canadá sostiene que la interpretación por el Grupo Especial del apartado d) del artículo 14 es enteramente coherente con la jurisprudencia de la OMC en lo que respecta al término "beneficio" empleado en el párrafo 1 b) del artículo 1 del Acuerdo SMC. El Grupo Especial no desestimó las declaraciones formuladas por el Órgano de Apelación en el asunto Canadá - Aeronaves como no pertinentes a la interpretación del apartado d) del artículo 14. Concluyó, en cambio, de manera coherente con esa decisión del Órgano de Apelación, que el mercado constituía la base apropiada en la que habrían de compararse las transacciones. El Canadá dice que esto debe distinguirse de lo tratado en el informe del Grupo Especial que examinó el asunto Brasil - Aeronaves (párrafo 5 del artículo 21 - Canadá II), que se refiere a un tipo diferente de contribución financiera.

        5. El Canadá afirma que el contexto del apartado d) del artículo 14 apoya la interpretación de esa disposición que hace el Grupo Especial. En particular, el Canadá sostiene que, aunque la parte introductoria del artículo 14 se refiere a los apartados siguientes como "directrices", resulta claro por el empleo de la expresión imperativa "será" que el cálculo del beneficio que efectúe una autoridad investigadora debe ser compatible con esas disposiciones. Por ello, las "directrices" no pueden denominarse "principios generales", dado que prescriben el tipo de pruebas que deben utilizarse para determinar y medir el beneficio conferido. Análogo apoyo proporciona el contexto constituido por los apartados b) y c) del artículo 14, que no mencionan el país de suministro o el territorio del Miembro. A juicio del Canadá, esto indica que, si los redactores del artículo hubiesen tenido la intención de permitir que se hiciera referencia a países distintos del país de suministro, lo habrían hecho expresamente.

        6. Por último, el Canadá sostiene que la interpretación del Grupo Especial cuenta con el apoyo de la lógica económica. Señala que existen problemas económicos inherentes a las comparaciones transfronterizas, así como una amplia variedad de otras consideraciones que también afectan a la comparabilidad de los recursos forestales.
  2. Análisis de la transferencia


        1. El Canadá pide al Órgano de Apelación que confirme la interpretación formulada por el Grupo Especial de que el artículo 10 del Acuerdo SMC y el párrafo 3 del artículo VI del GATT de 1994 exigían que el USDOC realizara un análisis de la transferencia en su investigación relativa a los derechos compensatorios sobre la madera blanda procedente del Canadá.

        2. El Canadá sostiene que, al no apelar la constatación del Grupo Especial de que cuando madereros independientes reciben subvenciones es menester efectuar un análisis de la transferencia, los Estados Unidos han aceptado que se necesita un análisis de la transferencia en los casos en que se alega una subvención indirecta. A juicio del Canadá, los Estados Unidos reconocen así que, cuando un Miembro desea imponer derechos compensatorios sobre los productos de un productor A, debe demostrar que una subvención otorgada al productor B se transfiere mediante la venta de un insumo realizada por este último en condiciones de plena competencia al productor A. Según el Canadá, esto es una aceptación del principio fundamental reflejado en el  Acuerdo SMC y en el GATT de 1994, de que un Miembro no debe presumir la existencia de una subvención.

        3. El Canadá sostiene que el requisito de un análisis de la transferencia se aplica igualmente a las ventas entre aserraderos en condiciones de plena competencia de insumos consistentes en trozas, y a las compras a los aserraderos en condiciones de plena competencia de insumos consistentes en madera aserrada, por reelaboradores de ésta. En opinión del Canadá, el hecho de que los Estados Unidos optaran por realizar una investigación en materia de derechos compensatorios sobre una base global que abarcase todo el país, no los exime del requisito de efectuar una determinación de la transferencia. El Canadá sostiene que el párrafo 3 del artículo 19 del  Acuerdo SMC, que los Estados Unidos invocan, no autoriza a un Miembro a presumir simplemente una subvención. Según el Canadá, a fin de imponer derechos compensatorios sobre un producto, un Miembro debe determinar previamente que existe una subvención a un receptor, en la acepción del párrafo 1 del artículo 1 del Acuerdo SMC, que esta relacionada con la fabricación, producción o exportación de ese producto. La decisión de los Estados Unidos de realizar su investigación sobre una base global no puede eximirlos del requisito fundamental de establecer la existencia de una subvención con respecto a los productos de aserraderos y reelaboradores de madera aserrada que compran sus insumos de trozas o madera aserrada en condiciones de plena competencia. Según el Canadá, las constataciones del Grupo Especial recogen la jurisprudencia uniforme del GATT y de la OMC sobre las presunciones inadmisibles de subvención, incluidas las constataciones del Grupo Especial que examinó el asunto Estados Unidos - Madera blanda III.

        4. En opinión del Canadá, los argumentos formulados por los Estados Unidos en sentido contrario reducen a la inutilidad de manera inadmisible la obligación estipulada en el artículo 10 del Acuerdo SMC de "tomar[...] todas las medidas necesarias" para determinar la existencia de una subvención de conformidad con el artículo VI del GATT de 1994 y con el  Acuerdo SMC. El Canadá sostiene que cualquier presunción de subvención, especialmente ante pruebas que no demuestran tal subvención, no asegura que las medidas compensatorias contrarresten una subvención real. El Canadá sostiene, además, que los argumentos de los Estados Unidos invierten la carga de la prueba de la subvención, haciéndola pasar de la autoridad investigadora a los productores sobre cuyos productos se impone un derecho compensatorio. El Canadá rechaza como insatisfactorio el argumento estadounidense de que las compañías afectadas pueden solicitar que se efectúe rápidamente un examen post facto en el que pueden intentar "refutar la existencia de la transferencia de la supuesta subvención presumida por Comercio".30
  • 1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
    enviar mensaje

        Página principal