Organización Mundial del Comercio



Descargar 418,36 Kb.
Página5/16
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño418,36 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

D. Argumentos del Canadá - Apelado

1. Los "productos similares" en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994


            1. El Canadá pide al Órgano de Apelación que rechace la apelación de las Comunidades Europeas relativa al párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994. El Canadá estima que el Grupo Especial separó correctamente, por una parte, el análisis de la "similitud" y, por otra, la cuestión de si se habían alterado las posibilidades de competencia concedidas a las importaciones en el mercado nacional. En su apelación, las Comunidades Europeas confunden esas dos cuestiones, que son distintas, y atribuyen un valor excesivo a la declaración hecha por el Grupo Especial sobre la importancia del "acceso a los mercados" en el marco del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994.

            2. El Canadá considera que el Grupo Especial aplicó correctamente los criterios establecidos en la jurisprudencia para determinar si unos productos dados son "similares". Las Comunidades Europeas parecen confundir el concepto de "similitud" en el contexto del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994 con el concepto de "similitud" en el marco del párrafo 2 del artículo III. Ahora bien, el concepto de "similitud" en el párrafo 4 del artículo III es diferente del concepto de "similitud" en la primera frase del párrafo 2 del artículo III, y más amplio que él, y el enfoque adoptado por el Grupo Especial refleja correctamente esa distinción. Al evaluar la "similitud" de las fibras, el Grupo Especial reconoció que los criterios de las "propiedades" y del "uso final" son interdependientes, por lo que los analizó en consecuencia. El Canadá no reconoce que el Grupo Especial estableciera una jerarquía entre los criterios de "similitud" tradicionales, pero, incluso si lo hubiera hecho, ello no constituiría un error de derecho, puesto que la "similitud" ha de examinarse caso por caso, y el Grupo Especial tiene facultades discrecionales para establecer una jerarquía entre los criterios aplicables en cualquier asunto dado. Finalmente, el Canadá señala que la apelación de las Comunidades Europeas se centra en la conclusión del Grupo Especial de que las fibras de amianto crisotilo son "similares" a las fibras de APV, de celulosa y de vidrio, y las críticas que las Comunidades Europeas hacen de esa conclusión no pueden hacerse extensivas a la conclusión distinta del Grupo Especial en el sentido de que los productos de cemento de crisotilo son "similares" a los productos de fibrocemento.

            3. El Canadá afirma que el Grupo Especial decidió correctamente que la "peligrosidad" de un producto no es un factor que haya de tomarse en consideración para determinar la "similitud" y que si se introdujese un criterio de esa naturaleza en el análisis de la "similitud" se anularía el efecto del apartado b) del artículo XX del GATT de 1994. El objeto y el fin del artículo III del GATT de 1994 es lograr la igualdad de condiciones de competencia de los productos importados y de los productos nacionales, y los cuatro criterios tradicionales de "similitud" se refieren al estado de la competencia comercial entre tales productos. La "peligrosidad" de los productos no guarda relación con la competencia comercial. Por otra parte, la introducción de factores de tal índole en el análisis de la "similitud" en el contexto del párrafo 4 del artículo III llevaría a la imprevisibilidad sobre el alcance de esa disposición e implicaría que la determinación de la "similitud" de los productos exige complejos análisis científicos para realizar los cuales los grupos especiales no tienen conocimientos técnicos especializados. El Canadá añade que, incluso si la "peligrosidad" de un producto fuera pertinente para determinar su "similitud", de ello no se desprendería necesariamente que las fibras de amianto crisotilo no sean "similares" a las fibras sustitutivas. El artículo XX del GATT de 1994, dado que fue especialmente concebido para conciliar el interés por promover el comercio internacional con los legítimos intereses de la sociedad, es un marco más apropiado que el artículo III para tener en cuenta esos tipos de consideraciones. El Canadá subraya también que, en contra del argumento de las Comunidades Europeas, tal enfoque no lleva a coartar la autonomía nacional en materia de reglamentación, porque la lista del artículo XX abarca una amplia gama de intereses sobre la base de los cuales puede justificar un Miembro una medida dada.

            4. El Canadá sostiene asimismo que las Comunidades Europeas, en su apelación, incurren en error al afirmar que el examen de la "similitud" ha de basarse en la distinción en cuestión, establecida en las normas, y al afirmar que el Grupo Especial debería haber comparado solamente las fibras de amianto crisotilo con las fibras carcinógenas, en vez de con otras fibras que se utilizan para usos industriales similares. Tal enfoque es incompatible con la interpretación correcta del párrafo 4 del artículo III. Las Comunidades Europeas, al tratar de centrar el análisis en la razón de cualquier distinción dada establecida en la reglamentación, permitirían que los organismos nacionales encargados de la reglamentación predeterminasen el alcance del párrafo 4 del artículo III mediante las distinciones que decidiesen hacer. Tal enfoque es también incompatible con el objeto y el fin del párrafo 4 del artículo III, que es disciplinar las medidas que tienen efectos restrictivos sobre el comercio, incluso cuando esas medidas no están dirigidas a restringir el comercio. Finalmente, a juicio del Canadá, el Grupo Especial comparó correctamente las fibras de amianto crisotilo con las fibras con las que éstas compiten en determinadas aplicaciones industriales, porque tal comparación es coherente con la finalidad de lograr la igualdad de condiciones de competencia y porque en el propio Decreto no se hace ninguna referencia a las "fibras carcinógenas".

2. Párrafo 1 b) del artículo XXIII del GATT de 1994


            1. El Canadá pide al Órgano de Apelación que rechace la apelación de las Comunidades Europeas con respecto al párrafo 1 b) del artículo XXIII del GATT de 1994. El Canadá sugiere, primero, que el Órgano de Apelación aplique el principio de economía procesal y se abstenga de decidir sobre esos motivos de apelación. El Canadá alega que una decisión del Órgano de Apelación con respecto al párrafo 1 b) del artículo XXIII del GATT de 1994 no contribuiría a la consecución del objetivo de la solución de diferencias, indicado en el párrafo 7 del artículo 3 del ESD, a saber, hallar una solución positiva a las diferencias. En relación con el párrafo 1 b) del artículo XXIII no hay ninguna diferencia porque ninguna de las partes ha apelado con respecto a las conclusiones formuladas al respecto por el Grupo Especial. El Canadá también hace referencia al párrafo 2 del artículo 3 del ESD y advierte al Órgano de Apelación que no "legisle" al aclarar disposiciones del Acuerdo sobre la OMC fuera del contexto de la resolución de una diferencia concreta.27

            2. En el caso de que el Órgano de Apelación aborde la interpretación del párrafo 1 b) del artículo XXIII del GATT de 1994, el Canadá lo invita a que confirme el razonamiento del Grupo Especial, en particular en reconocimiento por el Grupo Especial de que puede haber casos de carácter especialmente excepcional en que una medida, aunque esté justificada con arreglo al apartado b) del artículo XX, anule o menoscabe ventajas en el sentido del párrafo 1 b) del artículo XXIII. El apartado b) del artículo XX y el párrafo 1 b) del artículo XXIII pueden aplicarse simultáneamente, ya que el párrafo 1 del artículo 26 del ESD no exige que se retire la medida que anula o menoscaba ventajas en el sentido del párrafo 1 b) del artículo XXIII. En cuanto al concepto de las legítimas expectativas, el Canadá rechaza, porque considera que es artificial y que carece de toda base en los textos, la distinción que las Comunidades Europeas tratan de establecer entre las medidas puramente comerciales y las medidas relacionadas con la protección de la salud.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal