Organización Mundial del Comercio



Descargar 418,36 Kb.
Página13/16
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño418,36 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

B. "Necesaria"


            1. En cuanto a la cuestión de si la medida de que se trata es "necesaria" para proteger la salud pública en el sentido del apartado b) del artículo XX, el Grupo Especial declaró:

Con respecto a los objetivos de salud pública de Francia presentados por las Comunidades Europeas, el Grupo Especial llega a la conclusión de que las CE han aportado un principio de prueba de que no existe una alternativa que esté razonablemente al alcance de las partes a la prohibición del crisotilo y los productos de crisotilo-cemento y al recurso a los productos sustitutivos. El Canadá no ha rebatido la "presunción" establecida por las CE. Nosotros estimamos, además, que los comentarios de los expertos consultados durante el procedimiento confirman la posición de las CE.150

            1. El Canadá alega que el Grupo Especial incurrió en error al aplicar la prueba de la "necesidad" de conformidad con el apartado b) del artículo XX del GATT de 1994 y afirma que el riesgo que entraña la manipulación de productos de cemento de crisotilo es suficientemente alto como para justificar, en principio, la adopción de medidas estrictas como el Decreto.151 El Canadá aduce cuatro argumentos en apoyo de esta parte de su apelación. En primer lugar, el Canadá alega que el Grupo Especial cometió un error al constatar, basándose en las pruebas científicas que tenía ante sí, que los productos de cemento de crisotilo representan un riesgo para la salud de las personas.152 En segundo lugar, el Canadá sostiene que el Grupo Especial tenía la obligación de "cuantificar" el mismo el riesgo que entrañaban los productos de cemento de crisotilo y que no podía simplemente "basarse" en las "hipótesis" de las autoridades francesas.153 En tercer lugar, el Canadá afirma que el Grupo Especial incurrió en error al afirmar que el nivel de protección sanitaria inherente al Decreto permite detener la propagación de los riesgos de enfermedades relacionadas con el amianto. Según el Canadá, esta premisa es errónea porque no tiene en cuenta el riesgo inherente a la utilización de productos sustitutivos en el marco de un uso controlado.154 En cuarto y último lugar, el Canadá afirma que el Grupo Especial incurrió en error al llegar a la conclusión de que el "uso controlado" no constituye una alternativa al Decreto que esté razonablemente al alcance de las partes.

            2. Con respecto al primer argumento del Canadá, indicamos simplemente que ya hemos rechazado la alegación del Canadá de que las pruebas de que disponía el Grupo Especial no apoyaban las constataciones de éste.155 Hemos comprobado a nuestra satisfacción que el Grupo Especial tenía pruebas más que suficientes para concluir que los productos de cemento de crisotilo entrañan un riesgo considerable para la salud o la vida de las personas.

            3. En cuanto al segundo argumento del Canadá, relativo a la "cuantificación" del riesgo, consideramos que, como en el caso del  Acuerdo MSF, el apartado b) del artículo XX del GATT de 1994 no establece el requisito de cuantificar los riesgos existentes para la salud o la vida de las personas.156 Un riesgo puede evaluarse en términos cuantitativos o cualitativos. En este asunto, contrariamente a lo que afirma el Canadá, el Grupo Especial evaluó la naturaleza y el carácter del riesgo que entrañan los productos de cemento de crisotilo. El Grupo Especial comprobó, basándose en pruebas científicas, que no se había "determinado ningún nivel o duración de la exposición mínimos para los riesgos de patologías vinculadas al crisotilo, con excepción de la asbestosis".157 Las patologías que el Grupo Especial determinó que estaban relacionadas con el crisotilo son muy graves: cánceres de pulmón o mesoteliomas, que son también un tipo de cáncer.158 Por consiguiente, no estamos de acuerdo con el Canadá en que el Grupo Especial se basó únicamente en las "hipótesis" de riesgo de las autoridades francesas.

            4. Con respecto al tercer argumento del Canadá, relativo al nivel de protección, observamos que no se discute que los Miembros de la OMC tienen derecho a determinar el nivel de protección sanitaria que consideren apropiado para una situación dada. Francia ha determinado que el nivel de protección sanitaria elegido permite "detener" la propagación de los riesgos sanitarios relacionados con el amianto, y el Grupo Especial ha convenido en ello.159 Al prohibir todas las variedades de anfíboles e imponer rigurosas restricciones al uso de crisotilo, está claro que la medida de que se trata está encaminada a lograr ese nivel de protección sanitaria y es idónea para ello. El hecho de que las fibras de ACV puedan representar un riesgo para la salud no modifica nuestra conclusión. Las pruebas científicas de que disponía el Grupo Especial indicaban que el riesgo representado por las fibras de ACV era, en cualquier caso, inferior al de las fibras de amianto crisotilo160, aunque esos elementos de prueba no indicaban que el riesgo representado por las fibras de ACV fuese inexistente. Por consiguiente, nos parece perfectamente legítimo que un Miembro trate de detener la difusión de un producto que entrañe altos riesgos y permita en su lugar la utilización de un producto que presente menor riesgo. En resumen, no aceptamos el tercer argumento del Canadá.

            5. En su cuarto argumento, el Canadá afirma que el Grupo Especial incurrió en error al constatar que el "uso controlado" no constituye una alternativa al Decreto a la que se pueda recurrir razonablemente. Este último argumento se basa en la alegación del Canadá de que, en el asunto Estados Unidos - Gasolina, afirmamos, al igual que el Grupo Especial, que solamente se puede excluir una medida alternativa si se demuestra que es imposible aplicarla.161 Según entendemos, lo que el Canadá quiere decir con ello es que solamente se considera que otra medida no constituye una alternativa "razonablemente disponible" si su aplicación es "imposible". Sin duda, convenimos con el Canadá en que una medida alternativa cuya aplicación es imposible no es una medida "razonablemente disponible". Sin embargo, no estamos de acuerdo con la interpretación que da el Canadá al informe del Grupo Especial ni a nuestro informe sobre el asunto Estados Unidos - Gasolina. En el asunto Estados Unidos - Gasolina, el Grupo Especial sostuvo, en esencia, que una medida no deja de estar "razonablemente" disponible simplemente porque plantee dificultades administrativas a un Miembro.162 Las constataciones del Grupo Especial al respecto no fueron objeto de apelación, por lo que, no abordamos este punto en aquel asunto.

            6. Examinando ahora esta cuestión, consideramos que, para determinar si una medida propuesta es una alternativa "razonablemente disponible", hay que tener en cuenta varios factores, aparte de la dificultad de su aplicación. En el asunto Tailandia - Restricciones a la importación de cigarrillos e impuestos internos sobre los cigarrillos, el Grupo Especial hizo las siguientes observaciones con respecto al criterio aplicable para juzgar si una medida es "necesaria" de conformidad con el apartado b) del artículo XX:

[…] las restricciones a la importación impuestas por Tailandia sólo podían considerarse "necesarias" en el sentido del apartado b) del artículo XX si Tailandia no tenía razonablemente a su alcance otra medida compatible con el Acuerdo General, o cuyo grado de incompatibilidad con el mismo fuera menor, para alcanzar sus objetivos de política sanitaria163 (sin cursivas en el original).

            1. En nuestro informe sobre el asunto Corea - Carne vacuna, abordamos la cuestión de la "necesidad" de conformidad con el apartado d) del artículo XX del GATT de 1994.164 En esa apelación, concluimos que el Grupo Especial procedió correctamente al aplicar el criterio establecido por el Grupo Especial que se había encargado del asunto Estados Unidos - Artículo 337 de la Ley Arancelaria de 1930:

En opinión del Grupo Especial, es indudable que una parte contratante no puede justificar en tanto que "necesaria" en el sentido del apartado d) del artículo XX una medida incompatible con otra disposición del Acuerdo General si tiene razonablemente a su alcance otra medida que no sea incompatible. Análogamente, en los casos en que una parte contratante no tiene razonablemente a su alcance una medida compatible con otras disposiciones del Acuerdo General, esa parte contratante debe utilizar, de las medidas que tenga razonablemente a su alcance, aquella que suponga el menor grado de incompatibilidad con las otras disposiciones del Acuerdo General.165

            1. En el asunto Corea - Carne vacuna, indicamos que uno de los aspectos del "proceso de sopesar y confrontar […] comprendido en la determinación de si el Miembro interesado 'tiene razonablemente a su alcance' otra medida posible que sea compatible con la OMC" es el grado en que la medida "contribuye a la realización del fin perseguido".166 Además, observamos en ese caso que "Cuanto más vitales o importantes sean esos intereses o valores comunes", más fácil será aceptar como "necesarias" unas medidas encaminadas a lograr esos objetivos.167 En el asunto que se examina, el objetivo que se persigue con la medida es proteger la vida y la salud de las personas mediante la eliminación o reducción de los riesgos conocidos que entrañan para la salud y la vida de las personas las fibras de amianto. El objetivo perseguido es vital y de la máxima importancia. La cuestión que queda por resolver es, pues, si existe una medida alternativa que permita lograr el mismo fin que la prohibición pero que sea menos restrictiva para el comercio.

            2. El Canadá afirma que el "uso controlado" representa una medida "razonablemente disponible" con la que se lograría el mismo fin. La cuestión es, por lo tanto, si el "uso controlado" es una medida que Francia tenía razonablemente a su alcance para conseguir el nivel de protección que deseaba, a saber, detener la propagación del riesgo de enfermedades relacionadas con el amianto.

            3. En nuestra opinión, no se puede considerar que Francia tenga razonablemente a su alcance ninguna medida alternativa si esa medida significa que seguirá existiendo el riesgo cuya propagación el Decreto trata precisamente de "detener". De hecho, tal medida alternativa impediría que Francia lograra el nivel de protección sanitaria que ha elegido. Basándose en las pruebas científicas de que disponía, el Grupo Especial constató que, en general, todavía no se ha demostrado la eficacia del "uso controlado".168 Además, incluso en los casos en que los procedimientos de "uso controlado" se aplican "con una mayor certidumbre" en cuanto a su eficacia, las pruebas científicas indican que, en determinadas circunstancias, el nivel de exposición puede seguir siendo suficientemente alto para que persista un "riesgo significativo de contraer enfermedades relacionadas con el amianto".169 El Grupo Especial observó también que la eficacia del "uso controlado" es particularmente dudosa en el sector de la construcción y en el caso de los aficionados al bricolaje, que son los principales usuarios de productos a base de cemento que contienen crisotilo.170 Teniendo en cuenta estas constataciones fácticas del Grupo Especial, consideramos que el "uso controlado" no permitiría que Francia consiguiera el nivel de protección sanitaria que ha elegido, es decir, detener la propagación del riesgo de enfermedades relacionadas con el amianto. Por consiguiente, el "uso controlado" no sería una medida alternativa que permitiera lograr el objetivo perseguido por Francia.

            4. Por estas razones, confirmamos la conclusión del Grupo Especial, consignada en el párrafo 8.222 de su informe, de que las Comunidades Europeas han aportado un principio de prueba de que no existe una "alternativa que esté razonablemente al alcance de las partes" a la prohibición establecida en el Decreto. Como consecuencia de ello, confirmamos también la conclusión del Grupo Especial, formulada en el párrafo 8.223 de su informe, de que el Decreto es "necesario para proteger la salud y la vida de las personas" en el sentido del apartado b) del artículo XX del GATT de 1994.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal