Organización Mundial del Comercio



Descargar 418,36 Kb.
Página12/16
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño418,36 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Apartado b) del artículo XX del GATT de 1994 y artículo 11 del ESD


          1. En el marco del apartado b) del artículo XX del GATT de 1994, el Grupo Especial examinó, en primer lugar, si el uso de productos de cemento de crisotilo crea un riesgo para la salud humana y, en segundo lugar, si la medida de que aquí se trata es "necesari[a] para proteger la salud y la vida de las personas". El Canadá sostiene que, en sus constataciones, el Grupo Especial incurrió en errores de derecho con respecto a ambas cuestiones. Examinaremos sucesivamente estas dos cuestiones antes de ocuparnos de la afirmación formulada por el Canadá en su apelación en el sentido de que el Grupo Especial no hizo la "evaluación objetiva" prescrita en el artículo 11 del ESD, para llegar a sus conclusiones relativas al apartado b) del artículo XX del GATT de 1994.

          2. Recordamos que el apartado b) del artículo XX del GATT de 1994 estipula lo siguiente:

A reserva de que no se apliquen las medidas enumeradas a continuación en forma que constituya un medio de discriminación arbitrario o injustificable entre los países en que prevalezcan las mismas condiciones, o una restricción encubierta al comercio internacional, ninguna disposición del presente Acuerdo será interpretada en el sentido de impedir que todo Miembro adopte o aplique las medidas:

b) necesarias para proteger la salud y la vida de las personas y de los animales o para preservar los vegetales (sin cursivas en el original);




A. "Para proteger la salud y la vida de las personas"


            1. Acerca de la cuestión de si el uso de productos de cemento de crisotilo crea un riesgo para la salud humana suficiente para que la medida quede comprendida en el ámbito de aplicación de la frase "proteger la vida y la salud de las personas" del apartado b) del artículo XX, el Grupo Especial declara que "estima que los elementos de prueba de que dispone  demuestran la existencia de un riesgo para la salud en los casos de manejo de productos de crisotilo-cemento, más que lo contrario"142 (sin cursivas en el original). Sobre la base de esta evaluación de las pruebas, el Grupo Especial concluye que:

… las CE han presentado un principio de prueba suficiente de que existe un riesgo sanitario relacionado con la utilización del crisotilo, en particular de contraer cáncer de pulmón o mesotelioma, para los profesionales que trabajan en fases más adelantadas de la producción y la transformación, y para la población en general cuando se trata de productos de crisotilo-cemento. Este principio de prueba no ha sido impugnado por el Canadá. Además, el Grupo Especial estima que los comentarios de los expertos confirman el riesgo para la salud resultante de la exposición al crisotilo en sus diversas utilizaciones. El Grupo Especial considera pues que las CE han demostrado que la política de prohibición del amianto crisotilo puesta en práctica por el Decreto pertenece al grupo de políticas destinadas a proteger la salud y la vida de las personas 143 (sin cursivas en el original).

Así pues, el Grupo Especial constató que la medida pertenecía a la categoría de medidas previstas en el apartado b) del artículo XX del GATT de 1994.



            1. Según el Canadá, el Grupo Especial dedujo que existía un riesgo para la vida o la salud de las personas relacionado con la manipulación de productos de cemento-crisotilo a partir de siete factores.144 Estos siete factores están todos relacionados con las pruebas científicas con que contaba el Grupo Especial, que incluían opiniones de expertos. El Canadá aduce que el Grupo Especial incurrió en un error de derecho al deducir de estos siete factores que los productos de cemento de crisotilo crean un riesgo para la vida o la salud de las personas.145

            2. Aunque el Canadá no funda su argumentación relativa a estos siete factores en el artículo 11 del ESD, tenemos presentes las facultades discrecionales de que gozan los grupos especiales en cuanto deciden sobre los hechos. En el asunto Estados Unidos - Gluten de trigo, dijimos lo siguiente:

… habida cuenta de la distinción entre los respectivos papeles que incumben al Órgano de Apelación por una parte y a los grupos especiales por otra, hemos procurado poner de relieve que la apreciación por el Grupo Especial de las pruebas queda comprendida, en principio, "en el ámbito de la discrecionalidad que corresponde al Grupo Especial en cuanto decide sobre los hechos" (sin cursivas en el original). Al evaluar la apreciación por el Grupo Especial de las pruebas presentadas, no podemos basar una constatación de incompatibilidad en relación con el artículo 11 simplemente en la conclusión de que podríamos haber llegado a una constatación fáctica diferente de aquella a la que llegó el Grupo Especial. En cambio, debemos asegurarnos de que el Grupo Especial se ha excedido de los límites de sus facultades discrecionales, en cuanto ha de decidir sobre los hechos, en su apreciación de las pruebas. Como quedó claramente establecido en anteriores apelaciones, no interferiremos sin motivos bien fundados con el ejercicio de las facultades discrecionales que corresponden al Grupo Especial.146

            1. En el asunto Corea - Bebidas alcohólicas, se habían invocado argumentos con los que se intentaba arrojar dudas sobre determinados estudios en los que se había basado el Grupo Especial en esa diferencia. Declaramos en esa ocasión:

El examen y la ponderación que hizo el Grupo Especial de las pruebas presentadas quedan comprendidos, en principio, en el ámbito de la discrecionalidad que corresponde al Grupo Especial en cuanto decide sobre los hechos y, en consecuencia, quedan fuera del ámbito del examen de apelación. Por ejemplo, esto es válido con respecto a la consideración por parte del Grupo Especial del Estudio Dodwell, el Informe Sofres y el Estudio Nielsen. No podemos ir más allá que el Grupo Especial en la evaluación del valor probatorio de esos estudios o de las consecuencias, en su caso, de los presuntos defectos de los mismos. Asimismo, no nos corresponde examinar el valor relativo asignado a las pruebas presentadas sobre asuntos tales como estudios de comercialización …147 (sin cursivas en el original).

            1. Eso es también cierto en el presente asunto. El Grupo Especial gozaba de un margen de discrecionalidad para apreciar el valor de las pruebas, y el peso que había de asignar a las mismas. En el ejercicio de esa discreción, estaba facultado para determinar que debía atribuirse más peso a ciertos elementos de las pruebas que a otros: eso constituye la esencia de la tarea de apreciación de la prueba.

            2. Teniendo ello presente, hemos examinado los siete factores a que se refiere el Canadá al afirmar que el Grupo Especial cometió un error al concluir que existía un riesgo para la salud de las personas asociado con la manipulación de productos de cemento-crisotilo. Estimamos que la apelación del Canadá sobre este punto es, en realidad, una impugnación de la apreciación hecha por el Grupo Especial de la credibilidad y peso que había de reconocerse a las pruebas científicas que tenía ante sí. El Canadá rechaza las conclusiones que extrajo el Grupo Especial de las pruebas emanadas de los expertos y de los informes científicos presentados. Como ya hemos señalado, sólo interferiremos con la evaluación de las pruebas hechas por el Grupo Especial cuando estemos seguros "de que el Grupo Especial se ha excedido de los límites de sus facultades discrecionales, en cuanto ha de decidir sobre los hechos, en su apreciación de las pruebas"148 (sin cursivas en el original). En el presente asunto, nada parece indicar que el Grupo Especial se haya excedido de los límites de sus legítimas facultades discrecionales. Por el contrario, los cuatro expertos científicos consultados por el Grupo Especial coincidieron, todos, en que las fibras de amianto crisotilo y los productos de cemento de crisotilo constituyen un riesgo para la salud de las personas, y las conclusiones del Grupo Especial sobre este punto son fiel reflejo de las opiniones expresadas por los cuatro científicos. Además, el Grupo Especial señaló que el carácter carcinogénico de las fibras de amianto crisotilo estaba reconocido desde 1977 por organismos internacionales tales como el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer y la Organización Mundial de la Salud.149 En estas circunstancias, constatamos que el Grupo Especial ha permanecido claramente dentro de los límites de sus facultades discrecionales al constatar que los productos de cemento de crisotilo crean un riesgo para la vida o la salud de las personas.

            3. Por consiguiente, confirmamos la constatación efectuada por el Grupo Especial en el párrafo 8.194 de su informe, de que la medida "proteg[e] la salud y la vida de las personas", en el sentido que se da a estos términos en el apartado b) del artículo XX del GATT de 1994.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal