Organización Mundial del Comercio



Descargar 418,36 Kb.
Página11/16
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño418,36 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Complemento de análisis para determinar si los productos son "similares" en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994


        1. Dado que hemos revocado ambas conclusiones del Grupo Especial en lo referente a la "similitud" de los productos en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994, estimamos apropiado completar el análisis, sobre la base de las constataciones de hecho efectuadas por el Grupo Especial y de los hechos indiscutidos que figuran en su expediente. Ya hemos examinado el sentido de la expresión "productos similares", y también hemos aprobado el enfoque de la investigación de la "similitud" basado en informe del Grupo de Trabajo sobre los Ajustes fiscales en frontera, que también fue aprobado, aunque no enteramente seguido, por el Grupo Especial en este asunto. De conformidad con ese enfoque, los elementos de prueba deben examinarse con arreglo a cuatro criterios: propiedades físicas; usos finales; gustos y hábitos del consumidor, y clasificación arancelaria.

1. Fibras de crisotilo y fibras ACV


            1. Nos ocuparemos en primer lugar de la "similitud" de las fibras de amianto crisotilo y las fibras ACV. Por lo que se refiere a las propiedades físicas de estas fibras, recordamos que el Grupo Especial declaró lo siguiente:

El Grupo Especial constata que ninguna de las partes niega que la estructura de las fibras de crisotilo sea de una naturaleza única, al igual que la de las fibras artificiales que pueden sustituir al amianto crisotilo. Las partes están de acuerdo en que ninguna de las fibras sustitutivas mencionadas por el Canadá en el contexto del párrafo 4 del artículo III tiene la misma estructura, por su forma, por su diámetro, por su longitud o por su posible propensión a liberar partículas que tengan ciertas características. Además, no tienen la misma composición química, lo que hace que ninguna de ellas tenga, en términos puramente físicos, la misma naturaleza o la misma calidad. …118

            1. También estimamos importante tener en cuenta que, desde 1977, las fibras de amianto crisotilo son consideradas en el ámbito internacional un carcinógeno conocido, debido a la particular combinación de su estructura molecular, su composición química y su propensión a la fragmentación (fibrilación).119 A este respecto, el Grupo Especial declaró que:

… el carácter carcinogénico de las fibras de crisotilo está reconocido desde hace tiempo en los medios internacionales. Este carácter carcinogénico en lo relativo tanto a los cánceres de pulmón como a los mesoteliomas, ha sido confirmado por los expertos que consultó el Grupo Especial, aunque dichos expertos parecen reconocer que, como factor causante del mesotelioma, el crisotilo no es tan nocivo como los anfíboles. Además, los expertos han confirmado que estos tipos de cánceres presentan un porcentaje de mortalidad cercano al 100 por ciento. Entendemos pues que disponemos de bastantes pruebas de la existencia efectiva de un riesgo carcinogénico serio relacionado con la inhalación de las fibras de crisotilo. …120

El Grupo Especial constató que, en cambio, las fibras ACV "no han sido clasificadas por la OMS en el mismo nivel de peligrosidad que el crisotilo".121 Los expertos confirmaron también, como informó el Grupo Especial, que las pruebas científicas de que actualmente se dispone indican que las fibras ACV "no son tan peligrosas para la salud" como las fibras de amianto crisotilo.122



            1. Así pues, las pruebas relativas a las propiedades de las fibras indican que, desde el punto de vista físico, las fibras de amianto crisotilo y de ACV son muy diferentes. Como ya hemos dicho, en tales casos, a fin de superar esta indicación de que los productos no son "similares", recae sobre el Miembro reclamante la pesada carga de establecer que, a pesar de las pronunciadas diferencias físicas, existe una relación de competencia entre los productos tal que la totalidad de los elementos de prueba, tomados en conjunto, demuestran que los productos son "similares" en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994.

            2. El Grupo Especial observó que los usos finales de las fibras de amianto crisotilo y de ACV son los mismos "en una pequeña parte" de sus aplicaciones.123 El Grupo Especial se limitó a hacer referencia a esos usos finales coincidentes y no ofreció ninguna explicación de su naturaleza y carácter. Advertimos que el Canadá adujo ante el Grupo Especial que existen unas 3.000 aplicaciones comerciales de las fibras de amianto.124 El Canadá y las Comunidades Europeas indicaron que entre los usos finales más importantes de las fibras de amianto se cuentan las que seguidamente se mencionan, sin un orden determinado: la incorporación en productos de cemento, en material de aislamiento, y en distintas formas de materiales de fricción.125 El Canadá señaló que el 90 por ciento, en cantidad, de las importaciones francesas de amianto de crisotilo se destinaban a la fabricación de productos de cemento.126 Estos elementos parecen indicar que las fibras de amianto crisotilo y de ACV comparten un pequeño número de usos finales similares y que, como afirmó el Canadá, en el caso del amianto crisotilo esos usos finales coincidentes representan una importante proporción de los usos finales a que se destina el amianto crisotilo, medidos en términos de cantidad.

            3. No existen, sin embargo, en el expediente pruebas relativas a la naturaleza y medida del gran número de usos finales de las fibras de amianto crisotilo y de ACV que no son coincidentes. Así pues, no sabemos qué proporción de todos los usos finales de las fibras de amianto crisotilo y de ACV coinciden. Cuando los productos tienen una amplia variedad de usos finales, sólo algunos de los cuales coinciden, no creemos que sea suficiente basarse tan sólo en las pruebas relativas a los usos finales coincidentes, sin examinar también las pruebas de la naturaleza e importancia de esos usos finales en relación con todos los otros posibles usos finales de los productos. A falta de tales elementos de prueba, no podemos determinar la importancia del hecho de que las fibras de amianto crisotilo y de ACV compartan un pequeño número de usos finales similares.

            4. Como ya hemos señalado, el Canadá opinó, ante el Grupo Especial y este Órgano, que los gustos y hábitos del consumidor carecen de pertinencia para el examen de la "similitud" de las fibras.127 Ya nos hemos ocupado de los argumentos expuestos por el Canadá en apoyo de su tesis y los hemos desestimado.128 Hemos declarado también que, en un asunto como el presente, en el que las propiedades físicas de las fibras son muy diferentes, un examen de las pruebas relativas a los gustos y hábitos del consumidor es un aspecto indispensable -aunque no, por sí solo, suficiente- de cualquier determinación de que ciertos productos son "similares" en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994.129 Si se carece de pruebas sobre este aspecto de la naturaleza y la medida de la relación de competencia entre las fibras, no existe ninguna base para superar la inferencia, extraída de la diferencia en las propiedades físicas, de que los productos no son "similares". No obstante, en armonía con su tesis de que el criterio carece de pertinencia, el Canadá no presentó ningún elemento de prueba relativo a los gustos y hábitos del consumidor con respecto a las fibras de amianto crisotilo y de ACV.130

            5. Por último, advertimos que las fibras de amianto crisotilo y las distintas fibras ACV tienen, todas, clasificaciones arancelarias diferentes. Aunque este elemento no es decisivo por sí solo, tiende a indicar que el crisotilo y las fibras ACV no son "productos similares" en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994.

            6. En nuestra opinión, todos estos elementos de prueba, tomados en conjunto, son ciertamente muy insuficientes para satisfacer la carga que recaía sobre el Canadá de probar que las fibras de amianto crisotilo son "similares" a las fibras ACV en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994. En realidad, estas pruebas más bien tienden a indicar que tales productos no son "productos similares" a los efectos del referido párrafo.

2. Productos de cemento que contienen fibras de crisotilo y fibras ACV


            1. Pasamos ahora a examinar si los  productos de cemento que contienen fibras de amianto crisotilo son "similares" a los  productos de cemento que contienen fibras ACV en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994. Comenzamos, nuevamente, por las propiedades físicas. En términos de composición, las propiedades físicas de los diferentes productos de cemento parecen ser relativamente similares. No obstante, existe una diferencia principal e importante entre estos dos productos: un conjunto de productos de cemento contiene una fibra que es un carcinógeno conocido, mientras que el otro no la contiene. El Grupo Especial concluyó que la presencia de fibras de amianto crisotilo en los productos de cemento plantea un "riesgo sanitario innegable".131

            2. El Grupo Especial declaró que las fibras dan a los productos de cemento su función específica -"resistencia mecánica, resistencia al calor, resistencia a la compresión, etc.".132 Estas funciones se basan claramente en las propiedades físicas de los productos. No existen en el expediente elementos de prueba que indiquen si la presencia de fibras de amianto crisotilo, en lugar de fibras ACV, en un determinado producto de cemento, afecta a estas particulares propiedades físicas de los productos. Por ejemplo, una teja que contenga fibras de amianto crisotilo podría ser más resistente al calor que una que contenga una fibra ACV.

            3. Además, no hay pruebas que indiquen en qué medida la incorporación de un tipo de fibra en lugar de otro afecta a la aptitud de un determinado producto de cemento para un uso final dado.133 Nuevamente, sería posible que para ciertas funciones relacionadas con algunos usos finales, tal como la de resistir al calor, las tejas que contuviesen fibras de amianto crisotilo fuesen más eficientes que las que contuviesen una fibra ACV. Así pues, aunque aceptamos que los dos tipos diferentes de productos de cemento puedan emplearse en gran medida para usos finales similares, no podemos determinar, en ausencia de pruebas, si cada uno de los tipos de productos de cemento puede cumplir, con igual eficiencia,  todas las funciones que cumple el otro tipo de productos de cemento.

            4. Como en el caso de las fibras, el Canadá sostiene que las pruebas sobre los gustos y hábitos del consumidor relativos a los productos de cemento carecen de pertinencia. Por tal razón, el Canadá no presentó al Grupo Especial pruebas a ese respecto. Hemos desestimado ya los argumentos invocados por el Canadá en apoyo de esta tesis.134 También hemos indicado que es de particular importancia, en conexión con el artículo III, examinar las pruebas vinculadas con las relaciones de competencia en el mercado.135 Estimamos probable que la presencia de un carcinógeno conocido en uno de los productos influya en los gustos y hábitos de los consumidores relativos a ese producto.136 Es posible, por ejemplo, que aunque los productos de cemento que contengan fibras de amianto crisotilo sean capaces de cumplir las mismas funciones que los demás productos de cemento, los consumidores, en mayor o menor medida, se resistan a utilizar los que contengan las citadas fibras debido a los riesgos para la salud que éstas comportan. No obstante, esto es sólo una especulación, dado que no hay pruebas. Estimamos que no puede efectuarse una determinación de la "similitud" de los productos de cemento en el marco del párrafo 4 del artículo III, sin un examen de las pruebas relativas a los gustos y hábitos del consumidor. Y en el presente asunto tales pruebas no se han aportado.

            5. Por lo que se refiere a la clasificación arancelaria, observamos que, para cualquier producto de cemento dado, la clasificación arancelaria del producto es la misma.137 No obstante, esta indicación de "similitud" no puede ser por sí sola decisiva.

            6. Así pues, constatamos que, en particular por la ausencia de cualquier prueba relativa a los gustos y hábitos del consumidor, el Canadá no ha satisfecho la carga que le incumbía de probar que los productos de cemento que contienen fibras de amianto crisotilo son "similares" a los productos de cemento que contienen fibras ACV, en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994.

            7. Habida cuenta de que el Canadá no ha demostrado que las fibras de amianto crisotilo son "similares" a las fibras ACV, ni que los productos de cemento que contienen fibras de amianto crisotilo son "similares" a los productos de cemento que contienen fibras ACV, concluimos que ese país no ha logrado establecer que la medida de que se trata es incompatible con el párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994.

            8. Un miembro de la División que entiende en el presente recurso de apelación desea formular una declaración concurrente: Desearía dejar totalmente aclarado, ante todo, que estoy de acuerdo con las constataciones y conclusiones a que ha llegado la División en las secciones que indico a continuación, así como con los razonamientos que las sustentan: sección V (Acuerdo OTC); sección VII (apartado b) del artículo XX del GATT de 1994 y artículo 11 del ESD); sección VIII (párrafo 1 b) del artículo XXIII del GATT de 1994), y sección IX (constataciones y conclusiones) del informe. La presente declaración concurrente, en otras palabras, sólo se refiere a la sección VI del informe (los "productos similares" en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994).

            9. Más especialmente, con respecto a la sección VI del informe, me uno a las constataciones y conclusiones expuestas en los párrafos 116, 126, 128, 131, 132, 141, 147 y 148. Debo decir que, en realidad, estoy de acuerdo con mucho más que las meras constataciones y conclusiones contenidas en esos 8 párrafos del informe. No obstante, es imposible, en la práctica, aclarar e indicar con qué parte de cada uno de los más de 60 párrafos que constituyen la sección VI de nuestro informe, coincido. Tampoco es posible ofrecer una declaración detallada con respecto a las partes que después restarían. Por consiguiente, en la exposición que sigue me referiré sólo a dos cuestiones vinculadas entre sí.

            10. En el párrafo 113 del informe, decimos que "[e]n nuestra firme opinión, las pruebas relacionadas con los riesgos para la salud que conlleve un producto pueden ser pertinentes en un examen de la 'similitud' hecho en el marco del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994". También señalamos, en el párrafo 114, que "[l]os grupos especiales deben examinar plenamente las propiedades físicas de los productos. En particular, … aquellas propiedades físicas que tengan probabilidad de influir en la relación de competencia entre ellos en el mercado. En el caso de las fibras de amianto crisotilo, su estructura molecular, su composición química y su propensión a fragmentarse (fibrillación) son importantes, porque las partículas microscópicas y los filamentos de las fibras de amianto crisotilo son carcinógenas para los seres humanos tras su inhalación". Describimos este carácter carcinógeno como "un aspecto determinante de las propiedades físicas de las fibras de amianto crisotilo"138, propiedad que no es compartida por las fibras de ACV, "por lo menos en la misma medida".139 Manifestamos nuestra imposibilidad de ver "cómo esta diferencia física sumamente importante no puede constituir una consideración al examinarse las propiedades físicas de un producto como parte de la determinación de su 'similitud' en el marco del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994"140 (las cursivas figuran en el original). Observamos también que el Grupo Especial, después de señalar que el carácter carcinogénico de las fibras de amianto crisotilo estaba reconocido en los medios internacionales y confirmado por los expertos que había consultado, declaró que "dispo[nía] de bastantes pruebas de  la existencia efectiva de un riesgo carcinogénico serio relacionado con la inhalación de fibras de crisotilo"141 (sin cursivas en el original). En realidad, las pruebas científicas de que se dispone para esta constatación del carácter carcinogénico de las fibras de amianto crisotilo, repetidamente confirmadas por una variedad de organizaciones internacionales, son tan claras y voluminosas que resultan prácticamente abrumadoras.

            11. En la presente apelación, habida cuenta de la naturaleza y cantidad de las pruebas científicas que demuestran que las propiedades y características físicas de las fibras de amianto crisotilo comprenden el carácter carcinogénico, o conducen a él, lo que sostengo es que existen amplios fundamentos para una caracterización definitiva, al concluir el análisis jurídico, de que tales fibras  no son "similares" a las fibras ACV. Cabe recordar que el Canadá no ha demostrado que las fibras ACV presenten las mismas propiedades letales que las fibras de amianto crisotilo. Esta caracterización definitiva, añado, puede y debe hacerse incluso en ausencia de pruebas relativas a los otros dos criterios indicados en Ajustes fiscales en frontera (categorías de "características que pueden compartirse") que se refieren a los usos finales y a los gustos y hábitos del consumidor. Me resulta difícil imaginar qué pruebas relativas a las relaciones económicas de competencia reflejadas en los usos finales y en los gustos y hábitos del consumidor pueden, en una comparación con las fibras ACV, superar y reducir a la nada la indiscutida naturaleza letal de las fibras de amianto crisotilo cuando son inhaladas por los seres humanos, y obligar por tanto a una caracterización de "similitud" entre las fibras de amianto crisotilo y las fibras ACV.

            12. Lo que propongo no es que se concluya que cualquier tipo o grado de riesgo para la salud asociado con un producto determinado imposibilitaría  a priori una constatación de la "similitud" de ese producto con otro, en el sentido del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994. Esta sugerencia tiene un alcance muy limitado, circunscrito sólo a las circunstancias de este caso y a la comparación de las fibras de amianto crisotilo con las fibras ACV. Sostener que estas fibras no son "similares" entre sí habida cuenta del indiscutido carácter carcinógeno de las fibras de amianto crisotilo no me parece más que un pequeño y modesto paso adelante con respecto a la mera revocación de la constatación del Grupo Especial de que las fibras de amianto crisotilo y de ACV son "similares", especialmente si se tiene en cuenta la afirmación que hacemos, al completar el análisis, en el sentido de que el Canadá no satisfizo la carga que incumbía a la parte reclamante de probar que las fibras ACV son "similares" a las fibras de amianto crisotilo en el sentido del párrafo 4 del artículo III. No obstante, los demás miembros de la División estiman que no pueden dar ese pequeño paso, por su concepción de la función "fundamental", y quizás decisiva, de las relaciones económicas de competencia en la determinación de la "similitud" de los productos en el marco del párrafo 4 del artículo III.

            13. La segunda observación que quiero hacer es que la necesidad o procedencia de adoptar una interpretación "fundamentalmente" económica de la "similitud" de los productos en el marco del párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994, no me parece que esté fuera de duda. Además, en futuros contextos concretos, la línea divisoria entre las concepciones "fundamentalmente" y "exclusivamente" económicas de la "similitud" de los productos en el marco del párrafo 4 del artículo III puede resultar en la práctica muy difícil de trazar. Me parece prudente reservarse la opinión sobre una cuestión tan importante, en realidad filosófica, que puede llevar consigo consecuencias imprevisibles, y dejar esa cuestión para otra apelación y para otro día, o quizás para otras apelaciones y otros días. Reservo, por tanto, mi opinión sobre esta cuestión.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal