Ofrezco mi vida por la iglesia y la salvaci



Descargar 308,12 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión21.08.2017
Tamaño308,12 Kb.
  1   2   3   4





OFREZCO MI VIDA


POR LA IGLESIA
Y LA SALVACIÓN DEL MUNDO

Retiro sobre la fórmula de la profesión perpetua, preparado por Hna. Pilar Laorden especialmente para las Jóvenes Religiosas.

II
TEMAS

Introducción : La fórmula de los votos.




  1. En seguimiento de Cristo.




  1. Mi entrego sin reserva al Padre.

3. En el Espíritu.




  1. A ejemplo de María

y de Francisco.


  1. Ofrezco mi vida por la Iglesia y la salvación del mundo.




  1. Me consagro a la adoración de la Eucaristía...




  1. ...y a la evangelización de los pueblos.




  1. Me comprometo a vivir en comunidad fraterna.




  1. Hago voto

de pobreza

de obediencia

de castidad

para siempre

según las Constituciones del Instituto de las F.M.M.
10. Pido la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Tema de introducción :
LA FÓRMULA DE LOS VOTOS


UNA FORMULA.
¿ Qué es una fórmula ?

Puede ser algo convencional, sin contenido. Ejem. « Buenos días » - « ¿ Cómo está ?... »,

formulismo, palabras...

fórmula química o matemática : se realiza exactamente.


¿ Qué es nuestra fórmula de votos... ?

 Es la formulación de un compromiso, de un proyecto de vida ;



  • es la expresión de lo que vivo y deseo vivir con radicalidad ;

  • lo que buscamos, nuestra « utopía » f.m.m. ;

  • es sobre todo un CONTENIDO, un programa de vida, de esfuerzo, de lucha - un camino.

 Es la meta y es el camino.

Por eso hacer la profesión perpetua, es un punto de partida, no de llegada.

Supone un mayor compromiso para vivir con autenticidad lo que decimos en la fórmula.



UN PROGRAMA DE VIDA.
¿ Qué es lo que quiero vivir ? ¿ Qué es lo que debo vivir ? ¿Qué es lo que estoy viviendo ?

La respuesta está en la fórmula de los votos.

La profesión religiosa es declarar públicamente « mi profesión » y que ella es una sola : seguir a Cristo en radicalidad.

Esto significa ser religiosa. Ése es el fundamento de este estilo de vida. :

seguir a Cristo más de cerca.
Esto me lleva a :


  • entregarme totalmente al Padre, como lo hizo Cristo ;

  • dejarme conducir por el Espíritu, como lo hizo Cristo ;

  • ofrecer mi vida por el Reino, por la salvación del mundo, como lo hizo Cristo ;

  • dedicarme a la adoración de la Eucaristía, porque ahí encuentro a Cristo ;

  • evangelizar a los pueblos, como Cristo lo hizo ;

  • comprometerme a vivir en comunidad fraterna, porque Cristo quiere que vivamos unidas y con amor en el grupo ;

  • hacer voto de pobreza, obediencia y castidad porque Cristo vivió este estile de vida.

Y todo esto lo queremos vivir al estilo de María y de Francisco, según el carisma expresado en las CONSTITUCIONES.



UN CARISMA.
Jesucristo nos llama a seguirlo de un modo particular :

« según nuestro carisma » - art. 1.

Carisma es un don del Espíritu Santo concedido a una persona, participado por un grupo para el bien de la Iglesia.

En la vida religiosa, cada carisma actualiza, resalta, algún aspecto o misterio de la vida de Cristo.

Quiere ser memoria de Cristo por nuestra vida, más que por las actividades.

Nuestro CARISMA F.M.M. nos pide vivir con más intensidad el misterio de la entrega de Cristo al Padre por la salvación del mundo.

Esa es nuestra especificidad.

La fórmula de los votos expresa nuestro compromiso de religiosas y de nuestro carisma.



Tema 1 :
EN SEGUIMIENTO DE CRISTO
« Me siguió con todo su corazón »

1 Re. 14, 8


TEXTO :

Jn. 1, 35-39.



MOTIVACIÓN :
Buscar en las Constituciones las frases que hablan de « seguir a Cristo ».

Ir viendo quien sigue a Cristo, en qué, a qué Cristo llama.

Leer despacio textos del Nuevo Testamento que hablan de seguimiento (cf. « Atentas a la escucha de la Palabra », cap. 5 pag. 47 y ss.) .

PROFUNDIZACIÓN :
Lo esencial de la vida cristiana es CRISTO.

La razón de ser de la vida religiosa, es CRISTO. No hay otra motivación que esta : CRISTO, conocerle, amarle, y seguirle como consecuencia.

Somos llamadas personalmente a « seguir más de cerca a Cristo » - art.1.


  1. ¿ Qué es seguir a Cristo ?



  1. Es ser llamada por Dios - vocación ( Cf. « Atentas... » pag. 15).

La iniciativa es de Dios : « Dios nos llama personalmente... » - art. 1.

Para seguir a Alguien es preciso encontrarse con él, pero el encuentro no es casual, ni es obra nuestra. Antes él nos llama :

Mc. 3, 13 ; 10, 21 ; - Jn. 15, 16.

Motivación para la llamada : Mc. 10, 21.


La llamada exige una respuesta :

 ponerse en camino tras sus huellas : Mt. 4, 19-20 ; - Jn. 1, 38-39 ; 



  • estar con Jesús : Mc. 3, 13 ; - Jn. 1, 39 ;

  • es centrar la vida en Cristo como lo único necesario : Jn . 6, 68 ; 8, 12 ;

  • es seguirle con todo el corazón : 1 Re. 14, 8

adhesión total, fe, obediencia a él.


  1. Es vivir como él vivió - su estilo de vida :

  • amor total al Padre y los hermanos - art. 78 ;

  • total y plena docilidad a la voluntad del Padre - art. 67 ;

  • disponibilidad total de lo que se es y se tiene para los demás - art. 52.

Sus exigencias para seguirle son radicales .

Algunas citas : Lc. 9, 23 ; 14, 27 ; - Mc. 8, 34 ;

Lc. 16, 13 ; 18, 28 ss ; - Mt. 10, 37 ; - Lc. 9, 57 ss ;

Lc 6, 35 ; - Mt. 17, 33-35 ;

Mt. 23, 11 ; 19, 14 ; 20, 26.

Compromete toda la vida : Lc. 14, 28.

c) Es compartir su destino :


  • seguirle en su kénosis : Filp. 2, 6-8 ; - Lc. 9, 58 ; -

2 Cor. 8, 9 ; - Jn 12, 24 :

en su camino de la Pasión : Mc. 10, 38-39 ; 8, 34 ; - Mt. 16, 24 ; 19, 28 ; 20, 22 ; - Lc. 22, 28. 33.




  1. Es compartir su misión : Mc. 3, 14 ; - Lc. 4, 18-19.

Compartir la vida de Cristo implica compartir su misión. Anunciar el Reino, evangelizar. Por eso la vida religiosa es evangelizadora en su ser y su quehacer ( Puebla).

Cf. Ex. 3, 10 - « Va, yo te envio... ». - Art. 35 : « Para continuar la misión de Cristo ».




  1. Es vivir con él y con otros seguidores suyos :

Mc 3, 13-14 : « Instituyó los Doce para que estuvieran con él... ».

Art. 6 y 19 : estar unidas a Cristo y efectivamente unidas entre sí.





  1. ¿ Como vivir el seguimiento ?

Con la actitud del discípulo : Mt. 23, 8.

El discípulo tiene que :


  1. Conocer a Cristo : Filp.3, 10 ;

« tener los ojos fijos en él »: Hebr. 12, 2-4 :

fiarse de él : 2 Tim. 1, 12 ;

apoyarse exclusivamente en él, en su fidelidad - fe total en él : Jn. 20, 29 ; - 1 Pe. 1, 8-9 ;

renunciar a toda seguridad fuera de él : Mc 10, 21-30.




  1. Amar a Cristo apasionadamente, con todo el corazón : Mc. 10, 21 ; - Rom. 8, 35 ; - Filp. 1, 23 ;

entregarse totalmente a él : Mt. 19, 27 ;

estar dispuesta a todo por él : Lc. 14, 26-33 ;

disponibilidad total : Jn. 12, 26.



  1. El seguimiento a Cristo según Francisco.

1 Re. 1, 1 : Quería « seguir las huellas de N. S. Jesucristo ».

2 Cel. 105 : « A Cristo sólo le conocemos y sabemos, si le seguimos. Si seguimos su pobreza y humildad, para que no nos quedemos en palabras. »
 Francisco escoge para su fraternidad, seguir a Cristo según en Evangelio : 1 Re. 1, 1 ; 9, 1 ; 22, 2 ; - 2 Re. Prol. 1.


  • Para Francisco todo empieza y termina en el seguimiento.

En la vida del Evangelio no hay otra cosa que hacer que seguir las huellas de Cristo : Ult. Vol. 1 ; - 1 Ce. 84.

  • Seguir a Cristo pobre y crucificado es todo el deseo y afán de Francisco : 2 Ce. 105 ; - Cta.O. 50-52 ; - Ad.m. 12 ; - 1 Re. 17, 14-15 ; - 2 Cta. F. 11-15.

Nuestras Constituciones nos indican a qué Cristo queremos seguir : « En seguimiento a Cristo humilde y pobre » . art. 5.


REVISIÓN DE MI VIDA a la luz de estos textos :
¿ Hasta que punto ese « seguir a Cristo » da estilo y caracteriza mi vida ?
¿ Estoy convencida de que mi principal « profesión » es seguir a Cristo ?

Si estoy convencida, ¿ a qué me lleva esta convicción ?


¿ Vivo el seguimiento de Cristo con las actitudes del discípulo ?

Tema 2 :

... ME ENTREGO SIN RESERVA AL PADRE ...
« Yo saré su Dios

y ellos serán mi pueblo »

Jr. 7, 23


TEXTO :

Os. 4, 16-25.



MOTIVACIÓN :


  • Leer en las Constituciones 

Art. 1 : « Como signo de Alianza con su Pueblo, Dios nos consagra en un Instituto religioso ».

« Nuestra vida da testimonio de la primacía del amor de Dios ».

Art. 51 : « Dios nos consagra por su Iglesia para una alianza de amor ».
 Leer textos de A. T. y N. T. que nos hablan de la « Alianza » ( Cf. « Atentas... » cap. 2).


PROFUNDIZACIÓN :


  1. Dios nos ama y nos consagra ( art. 1 y 51).

El Espíritu Santo después de habernos consagrado ya en el bautismo, nos consagra de una manera más plena por la llamada al seguimiento, mediante los consejos evangélicos.

Por esta consagración más plena, la vida queda centrada en Dios como valor absoluto.


  • La iniciativa es de Dios :

CONSAGRAR por parte de Dios es :

tomar posesión,

transformar por dentro, renovar,

configurar con Cristo ;

por parte del hombre es :

entregarse a Dios,

dejarse poseer por él - art. 50,

acoger la acción del Espíritu - art. 1.

La consagración supone

donación y renuncia

entrega y separación.

La entrega y donación  es lo absoluto, la renuncia lo relativo.:




  • La vida religiosa se define como « CONSAGRACIÓN ».

Implica una relación personal con Dios intensa.

Es una transformación en Cristo ; la persona queda relacionada, vinculada de una manera nueva e intrínseca a Dios, poseída por Dios.



  • La consagración tiene el carácter de totalidad.

Comprende toda la persona y toda la vida.

Todo lo que se es, lo que se tiene y hace :

la fuerza de amar,

la capacidad de programar la vida,

la posibilidad de poseer - art. 51.



  1. Nos consagra para una « alianza de amor ».




  1. ¿ Qué es una ALIANZA ?

  • En el A.T., es presencia, entrega de la tierra, de la ley, protección y ayuda por parte de Dios : Ex. 23, 22 ;

por parte del hombre : no tener otros dioses : Ex. 20, 3, - cumplir su ley, ser propiedad personal de Dios, pueblo « separado ».

  • En el N :T : es Cristo que entrega su cuerpo y su sangre para unir a los hombres con Dios y a los hombres entre sí.




  1. Alianza de amor esponsal :

« No temas, yo te he rescatado, yo te llamé por tu nombre y tú me perteneces. » Is. 43, 1.

 El amor de Yavé por su pueblo es semejante al amor de un padre y de una madre : Is.49, 15 ; - Os. 11, 3 ; - Jr. 31, 21 ;

a la pasión del hombre por su esposa : Os. 2, 16 ; 3, 1 ; - Jr. 2, 2.

Se presenta como seductor : Jr.20, 7 ; - Os. 2, 16,

con amor celoso : Dt. 4, 24 ; 5, 9 ; 6, 15.


  • Cada persona consagrada es elegida - el pueblo de la nueva y eterna alianza - para realizar esta particular « alianza de amor esponsal ».

« El Señor nos elegió para posesión suya » - Sal. 135, 4

Este símbolo de la unión conyugal implica :

intimidad, exclusividad.

mutua pertenencia

reciprocidad de destino.


  1. Cimentada en la fidelidad de Dios - art. 51.

Dios es fiel. Es uno de los atributos que más repite la Biblia al hablar de Dios.

Fidelidad como amor comprometido o compromiso de amar.

« Yo estaré contigo » Jr. 1, 19. Presencia para siempre.

Fiel, quiere decir firmeza, seguridad, estabilidad, duración.

Amor, alianza irrevocable y incapaz de cansarse ni agotarse con el tiempo.

La fidelidad de Dios afianza nuestra fidelidad, por eso podemos decir :

« Me entrego sin reserva al Padre... ».



  1. Nuestra respuesta.




  1. Mi entrego sin reserva al Padre - art. 89.

Sin dejar nada para mí. Dar TODO. Sin mirar atrás.


  1. La profesión religiosa - art. 1

Por la cual « damos testimonio de la primicía del amor de Dios », del absoluto de Dios :

  • centrando la vida en Dios como el valor absoluto.

  • con la orientación permanente hacia el absoluto (L. G. 44),

  • escogiendo a Dios como lo único necesario (L. G. 44 ; - P. C. 1.2.5.6),

  • « dejándonos poseer por el Señor » - art. 50.



REVISIÓN DE MI VIDA :
¿ Qué otros « dioses » tengo que me impiden vivir la alianza con el Señor en plenitud ?
¿ Qué resistencias hay en mí que me dificultan ese « dejarme poseer por el Señor ? »
¿ Cómo doy testimonio de la « primacía del amor de Dios » en mí ?
Tema 3 :
... EN EL ESPÍRITU ...

« Él les conducirá a la verdad plena »

Jn. 16, 13



TEXTOS :

Rom. 8, 9-17.



MOTIVACIÓN :
El don de la vida religiosa es un don del Espíritu Santo a la Iglesia. Es el Espíritu Santo quien suscita los diferentes carismas en la Iglesia.

Necesitamos los carismas para el bien de la Iglesia.

Al recibir la llamada, participamos del carisma f.m.m. que es « don » del Espíritu Santo. Él nos motiva, nos conduce a la entrega total.

Es « en el Espíritu », y movidas por Él, que nos entregamos al Señor sin reserva.



PROFUNDISACIÓN :


  1. Cristo conducido por el Espíritu.

Toda la vida de Cristo está conducida por el Espíritu. La presencia de él marca los momentos principales de su vida :




  • el bautismo : Jn. 1, 32-33 ; - Lc 3, 21-22 ; el Espíritu lo consagra para ser profeta y servidor del Padre ;

  • el Espíritu lo conduce al desierto para prepararle a su misión : Lc. 4, 1 ; - Mt. 4. 1 ;

  • el Espíritu le impone una misión que cumplir : Lc. 4, 14 ;

  • el Espíritu del Señor le ha ungido para anunciar... : Lc. 4, 18.

  • el Espíritu le mueve a la alegría : Lc. 10, 21 ;

  • con el poder del Espíritu actúa, predica, cura...



  1. La acción del Espíritu en nosotras.

Es el Espíritu quien nos revela a Jesucristo :



  • nos guía a la verdad completa : Jn. 16, 13 ;

  • nos enseña todo : Jn. 14, 16 ; - 1 Jn. 2, 27 ;

  • está en nosotras : Jn. 14, 16-17 ; - Rom. 8, 9-11 ; 5,5 ; 8, 26 ;

  • nos conduce : Gal. 5, 18 ; - Rom. 8, 14 ;

  • nos mueve a exclamar « Abba ! » y a asegurarnos que somos hijas de Dios : Rom. 8, 15-16 .

Y es también el Espíritu quien nos lleva a decir : « Me entrego sin reserva al Padre ». Quien nos mueve a responder al Señor con la entrega total en la vida religiosa y a asumir el carisma específico como f.m.m.

3. Es el Espíritu Santo quien conduce nuestra vida cristiana y religiosa.


Es el Espíritu Santo quien está al comienzo, en medio y al final de toda decisión en vista a nuestra respuesta.

Es él quien actúa en cada una para vivir la consagración en la vida religiosa. Dice el C.I.C.

« La vida consagrada por la profesión de los consejos evangélicos, es una forma de vida estable, en la cual los fieles siguiendo más de cerca a Cristo bajo la acción del Espíritu Santo, se dedican totalmente a Dios como a su amor supremo ».

Nuestra respuesta a la llamada de Dios no es decisión personal, es fruto de la inspiración del Espíritu Santo a la cual aceptamos y acogemos. (Cf. « Vita Consecrata » [V.C.] 19).





  1. El Espíritu Santo nos conduce en nuestra vida de f.m.m.

A través de los diferentes capítulos de nuestras Constituciones vemos la acción del Espíritu en nuestra vida de f.m.m. : art.

1 - Somos transformadas en Cristo por el ESPÍRITU .

2 - Como María queremos dejar que el ESPÍRITU realice en nosotras la obra del Padre .

8 - El ESPÍRITU inspirador de nuestra vida de oración (Título del cap. II).

11 - Deseamos tener el ESPÍRITU del Señor, como Francisco y que realice su acción en nosotras.

19 - Es el creador de la koinonia en la comunidad para formar un corazón y un alma .

35 - En Lc. 4, 18, es el ESPÍRITU que unge y envía a Cristo .

37 - El ESPÍRITU nos lleva a insertarnos en la misión, como Cristo, que inicia su tarea mesiánica entre los hombres después de haber recibido el Espíritu Santo en el Jordán .

67-79 - El ESPÍRITU nos lleva a vivir los votos :



  • nos introduce en la obediencia filial de Cristo ;

  • nos lleva a asumir en la fe la soledad inherente a la castidad consagrada .

92 - Es el ESPÍRITU quien nos lleva a desarrollar nuestros dones para alcanzar la plenitud en Cristo.

La fórmula de profesión tiene un carácter trinitario. Es el Espíritu, la fuerza de Dios, el amor del Padre y el Hijo, quien actúa en nosotras.

En la fe y sabiendo que él nos conduce, nos comprometemos a vivir nuestro carisma.



  1. Acogemos la acción del Espíritu en nosotras.

Como María de la Pasión queremos ser mujeres abiertas al Espíritu para dejarle hacer su obra en nosotras y a través de nosotras.

Para ello necesitamos :


  • « estar a la escucha del Espíritu »

  • desear tener el Espíritu del Señor ; el deseo lleva a la búsqueda ;

  • docilidad a sus inspiraciones :

« El seguimiento de Cristo mediante la vida consagrada, supone una particular docilidad a la acción del Espíritu Santo » ;

  • humildad, pobreza para acoger el don del Espíritu ;

  • saber ver la presencia del Espíritu en la vida, para discernir bien.



  1. Francisco el hombre que desea por encima de todo « tener el Espíritu del Señor y su santa operación ».

Francisco hace de la acogida al Espíritu del Señor su único programa, el ideal de su vida y el de los hermanos. Por eso lo pide en la Regla : 2 Re. 10, 8-9.

La clave fundamental de la oración cristiana es el deseo del Espíritu en nosotros. La plegaria es esencialmente una actividad del Espíritu en nosotros y este Espíritu yo no me lo doy, lo acojo como Francisco ( cf. Rom. 8, 26-28).

Sólo el Espíritu puede orientar nuestra vida a lo único necesario, sólo él puede unificar nuestras facultades humanas y espirituales poniéndolas al servicio del deseo de Dios : Par. Pater 5.

Las actividades de los hermanos deben estar subordinadas a la acogida del Espíritu, único camino que conduce a Dios : 2 Re. 5, 3.

El Espíritu nos libera de todo artificio, toda máscara, del orgullo, la vanagloria... : 2 Cta. F. 65-67.

La obra esencial del Espíritu es descentrarnos, desapropiarnos de nosotros mismos a fin de poder seguir libremente las huellas de Cristo : A.P. 9.

REVISIÓN DE MI VIDA :
¿ Soy consciente de la acción del Espíritu en mi vida ?

¿ Cual es « mi escucha » y docilidad al Espíritu ?


¿ Qué puedo hacer para que la frase de Francisco « desear por encima de todo tener el Espíritu del Señor » sea una realidad en mi vida ?

Tema 4 :

A EJEMPLO DE MARIA...
« Hágase en mí según tu palabra »

Lc. 1, 38



TEXTO :

Lc. 1, 26-38.



MOTIVACIÓN :
Unos ejemplos concretos de cómo entregarse « sin reserva » : María y Francisco.
Leer estos textos del N :T. sobre María, viéndola en estas dimensiones :

  • la Virgen oyente : Lc.1, 34-37 ; 1, 45 ; 2, 19.51 ;

  • la Virgen orante : Jn. 2, 1-12 ; - Lc. 1, 46-55 ; - Hech. 1, 14 ;

  • la Virgen madre  Lc.1, 35 ;

  • la Virgen oferente : Lc. 2, 22-35 ; - Jn. 19, 15.

(Cf. « Marialis Cultus », 17-20).
PROFUNDIZACIÓN :
Nuestro estilo de vida es el de María. Es « nuestra senda en el camino ».

« María es quien mejor imitó a su Hijo, que ella sea el camino especial de las f.m.m. para ir a Nuestro Señor, imitarlo y darlo a las almas » ( M. de la Pasión).





  1. María es la mujer que se ofrece, está disponible a Dios - art. 2.

Disponibilidad de María.

Es el amor el que la lleva a entregarse totalmente a Dios. Ante Dios se proclama la esclava, la sierva, la que está disponible a lo que él quiera.

María dice : « Hágase en mí... » - va a actuar según su Palabra. No es ella la protagonista. Va a hacer posible la obra del Padre. Dispone el terreno. La obra va a ser la del Espíritu Santo. Ella sólo tiene que asentir con su « hágase ».

« Ofreció todo su ser ». Lo ofreció « en la FE », creyendo, fiéndose de Dios, en el « servicio humilde ». Nazaret, pobreza, pequeñez, impotencia...

« En toda disponibilidad de AMOR. »

Disponibilidad es la actitud interior de quien está dispuesto a acoger las llamadas de Dios y a realizarlas.

María se entrega radicalmente : « Yo soy la esclava del Señor » :


  • obediencia total a Dios : « Don hasta la renuncia total como María enteramente disponible a Dios » - art. 68 ;

  • abandono y total dependencia de Dios ;

  • ofrece a su Hijo en la Cruz.

Sin embargo « María no fue un mero instrumento pasivo en las manos de Dios, sino una cooperadora a la salvación de los hombres por su fe y su obediencia libre » (L.G. 56).





  1. María es la mujer que escucha y guarda la Palabra - art. 10.

María, la mujer que ora, la mujer contemplativa : Lc. 2, 19. 51 ; 1, 46-55.

Su estilo está hecho de silencio, escucha y reflexión.

El Evangelio nos presenta en María muchos silencios y frases breves.

María agradece maravillada la obra de Dios en ella.

María intercede ante su Hijo, por las necesitades.



  1. María la mujer humilde y pobre de Nazaret.

Escribía María de la Pasión : « En Nazaret, da el Salvador al mundo, en la pobreza y humildad, que a su ejemplo las f.m.m. se ofrezcan como víctimas... ».

Ofrecerse en lo diario, en la pequeñez « sin ruido », decía M. de la Pasión : minoridad, servicio, pobreza.

Lo importante es el SER, no el HACER. Este es el estilo de María. « María sobresale entre los humildes y pobres del Señor » (L.G. 55).

« El misterio de María es un misterio de despojo y anonadamiento, de ocultamento y pequeñez, de humildad y servicio » (Mons. Pironio).


  1. María la mujer que da la vida. - art. 80.




  • De ella aprendemos a amar...

¿ Cómo ama María ? :

en Nazaret, en Belén :  « Aquí estoy... hágase » ;

en la visita a su prima: humilde servicio, comparte ;  

en Caná : capacidad de descubrir las necesidades de los otros, ayuda desinteresada ;

en la cruz : entrega al Hijo y nos recibe a nosotros.


  • ...realizando nuestra vocación de mujer :

la vocación de la mujer es :

amar,


dar y darse desinteresadamente,

acrecentar la vida en los otros.

Darse como María. Ella « sobre el Calvario dilató su función maternal » («  Marialis Cultus » [M.C. 36)].

Dar la Vida a los demás no se hace sin dolor y sufrimiento.

¿ Cómo dar la vida hoy a nuestros hermanos ?

La situaciones en que vivimos, la cultura de muerte que nos amenaza, nos llevan a ser mensajeras de vida, portadoras de vida.

El documento de Sto Domingo señala : « hay atentados contra la vida, abortos, violencias, muertes... » (no. 110).

REVISIÓN DE MI VIDA :
¿ Cómo es mi disponibilidad ? ¿ hago posible que el Espíritu Santo realice a través de mí la obra del Padre ?
Mi escucha a la Palabra

¿ es como la de María ? ¿ sé interiorizarla, hacerla vida ?


María fue la mujer humilde y pobre

¿ que me dice a mí esto para la situación concreta que estoy viviendo ?


¿ Sé amar al estilo de María ? ¿ qué hago para acrecentar la vida en mis hermanos ?

__________




  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal