Objetividad y Subjetividad



Descargar 73,58 Kb.
Fecha de conversión17.09.2017
Tamaño73,58 Kb.
"Objetividad y Subjetividad" como mito del periodismo hegemónico
Compilación de Víctor Ego Ducrot (Especial de Visiones Alternativas)

La contradicción Objetividad-Subjetividad estuvo presente desde siempre en el centro de la polémica teórica sobre el hecho periodístico. Pero, justamente debido a su existencia como único parámetro equívoco, es que esa polémica ha sido, hasta ahora, insuficiente, segmentada y carente de rigor metodológico. Y decimos "hasta ahora" porque la propuesta de este libro es instalar un punto de quiebre en el debate

.
En primer lugar debemos recordar que las "hasta ahora" llamadas teorías periodísticas no pasan de ser desarrollos eficaces y útiles, pero insuficientes, de análisis pertenecientes al campo de la semiótica, de los estudios culturales y de las "teorías" descriptivas de prácticas y rutinas profesionales. Es decir, "hasta ahora", faltó el intento de un marco teórico propio del periodismo, pensado y explicado desde un propio campo de conocimiento.

Ese vacío pretende ser cubierto, aunque sea provisoriamente -hasta que algún caso nos demuestre lo contrario- por este modelo teórico que convinimos en denominar Intencionalidad Editorial.

No vamos a detenernos aquí en todos los elementos centrales de nuestro modelo teórico, los que serán abordados por los distintos artículos que conforman este libro. Recordamos sí que una primera introducción al mismo fue planteada en los artículos "Coca Cola NO refresca mejor"[1] e "Intencionalidad Editorial. Una síntesis introductoria. Hacia un método propio para el análisis del discurso periodístico"[2].

Sí vamos a hacer hincapié en uno de los nudos principales del mismo, es decir, en torno a la polémica Objetividad-Subjetividad. También destacaremos, por su funcionalidad directa con el punto focal del libro, que todo proceso periodístico pertenece, ineludiblemente, a la dialéctica de la lucha por el poder, ya sea para construirlo, conservarlo, deconstruirlo, o para modificar su naturaleza de clase.

Algunos antecedentes

El marxismo plantea que las ciencias sociales son tales, porque cumplen con el requisito de la objetividad. Sin embargo no comparte la tesis de los llamados objetivistas, es decir de quienes asumen la objetividad de la ciencia social, de la misma forma como se asume en las ciencias naturales.

En las tesis de Carlos Marx sobre Feuerbach se establece una crítica a aquellos materialistas que, creyendo ser científicos excluyen, en su interés de captar la realidad, a la actividad humana concreta, es decir, excluyen el elemento subjetivo[3].

El principal defecto de todo el materialismo anterior, incluyendo el de Feuerbach, reside en que capta el objeto, la realidad del mundo sensible, sólo bajo la forma de objeto o de intuición, pero no en cuanto a actividad humana concreta, en cuanto práctica, es decir de manera subjetiva.

Esto explica por qué el aspecto activo fue desarrollado por el idealismo, en oposición al materialismo; pero solo de modo abstracto, puesto que el idealismo no conoce la actividad real y concreta como tal: Feuerbach quiere objetos concretos, realmente distintos de los objetos del pensamiento, pero no concibe la actividad humana en sí como actividad objetiva. Por ello, en "Esencia del Cristianismo ", establece que la única actividad verdaderamente humana es la teórica.

Frente al modelo sensual-empirista -basado en la teoría del reflejo, en el cual la relación sujeto-objeto-conocimiento se da en un proceso en el que el sujeto es un agente pasivo-receptivo, y también frente a su contraparte, el modelo extremadamente subjetivista -que en la tríada sujeto-objeto-conocimiento establece que el predominio es del sujeto, el marxismo postula el principio de la interacción sujeto-objeto de manera dialéctica y permanente.

En realidad, el marxismo asume también la teoría del reflejo pero otorgando al sujeto un papel activo, y caracterizando al conocimiento como el resultado de un proceso de interacción que se da sólo en la práctica social, en la praxis.

Esta concepción de la relación sujeto-objeto-conocimiento se complementa con otra tesis sobre Feuerbach [4] sobre todo en el sentido de que el hombre es en realidad el conjunto de sus relaciones sociales. Es decir, el hombre es un ser social, histórico, cultural, que vive inmerso en la sociedad, sólo así es posible concebir el papel de la práctica social como componente esencial entre el sujeto y el objeto.

En estas condiciones, y como riguroso requisito científico en las ciencias sociales, la objetividad aparece en términos de un proceso subjetivo-objetivo, en el cual el sujeto cognoscente es el agente que orienta la actividad de aprehensión del conocimiento hacia los objetivos que le marca su propia subjetividad, la cual cumple un papel mediador en la articulación sujeto-objeto- conocimiento.

Entonces el conocimiento -en nuestro caso el conocimiento volcado en y al proceso periodístico- equivale a una actividad, nunca a una actitud pasiva.

Lo objetivo en el proceso del conocimiento para el marxismo no se reduce entonces a lo exterior al sujeto, sino a su propia esencia interior en una relación que se da en la praxis social como una totalidad, de tal forma que lo objetivo es aquello que es válido para todos y no para un solo individuo, por lo cual el conocimiento social tiene una validez universal.

Con esa perspectiva del conocimiento científico de la realidad social, Marx introdujo en su análisis la categoría de totalidad.

La categoría de totalidad es una herramienta teórica para la reconstrucción de una realidad social concreta. Su punto de partida es la respuesta materialista y dialéctica de lo que es la realidad y por ello debe considerarse a partir de la unidad indisoluble entre lo ontológico y lo óntico, es decir, entre la postura que asume la preeminencia de la existencia sobre la conciencia, pero a la vez considerando lo existente como expresión de esa preeminencia.

Dicho de manera más explícita. Proponemos conocer la realidad a partir de las expresiones concretas del mundo social, de lo sencillo, de lo dado, pero en el marco de un proceso global en el cual se considera toda la riqueza y complejidad del mundo social, particularmente la unidad entre lo estructural y lo superestructural, y entre lo objetivo y lo subjetivo.

Los acuerdo semánticos

Elisa Dávalos recuerda que "en el corazón del proyecto moderno -construido en negación al período medieval- se encuentra el rescate de la racionalidad y el conocimiento de la realidad de manera objetiva a través de un método científico, con comprobación experimental o validación empírica, aplicable tanto a las ciencias naturales como a las sociales. Es a través de esta forma de generación del saber, que el mundo moderno ha creado los niveles científicos y tecnológicos de nuestra sociedad actual. No obstante, a inicios del siglo XXI el mundo parece complejizarse ante nuestros ojos y la realidad pareciera más inasible para el hombre. El saber científico enfrenta nuevos retos y grandes incertidumbres, que han dado lugar a diversas respuestas por parte de la comunidad científica y académica, y de manera más general, por parte de la sociedad"[5].

Aceptaremos la afirmación anunciada aunque -a título de reflexión para otros desarrollo teóricos, no exclusivamente aplicados al campo del periodismo- debemos reparar en que la Modernidad se equivocó al asegurar en forma categórica que el pensamiento de la Edad Media (calificada de obscura de un modo superficial) fue irracional, a menos que aceptemos que el tomismo, por ejemplo, adolecía del método heredado del aristotelismo, lo cual sin duda sería un grave error.

Deberíamos considerar, en cambio, que aquel pensamiento puso al logos en la Idea, que era dios, desde el cual construyó el que quizá sea el sentido común más portentoso que haya conocido la historia del llamado Occidente. Reparar en esa salvedad quizá ayude no sólo a desentrañar el por qué de la fuerza de ese sentido común, sino a visualizar con claridad las llamadas posiciones postmodernas, que terminaron siendo más que pre que post, en el sentido de su vuelta a un dios escabullido entre los pliegues de los múltiples discursos académicos.

Existen entonces, dentro de la modernidad, posiciones que sin aceptar la postmodernidad, realizan exámenes críticos sobre el estado de la ciencia y sus problemas actuales.

La misma Dávalos señala que "el postmodernismo se desarrolla girando en torno a los siguientes aspectos epistemológicos: se relativiza la capacidad del ser humano para poder conocer realmente la realidad; se cuestiona la existencia de "la realidad" como tal, capaz de ser descifrada, y se sustituye este planteamiento por una serie de "verdades" o realidades que existen fraccionadas dentro del variado mundo de las subjetividades individuales. En este sentido, la búsqueda de la verdad resulta, en las variantes postmodernas más radicales, como algo absurdo"[6].

La ciencia moderna nació negando la subjetividad. Veamos cómo Dávalos introduce a Piaget en la cuestión: "El gran contraste de ello con el postmodernismo queda muy nítido a la luz de los cinco puntos que nos da Piaget para diferenciar el saber precientífico del nomotético (es decir, de las ciencias sociales que intentan establecer leyes). En sus palabras, tenemos: la sistematización objetiva mediante un distanciamiento del punto de vista propio; el descubrimiento de que los estados individuales o sociales son producto de una historia o un desarrollo; el aprender de las ciencias de la naturaleza (de la filosofía positivista, y de los modelos y técnicas en influencia recíprocas); el distinguir los problemas científicos de los problemas filosóficos o metafísicos; la elección de métodos y de instrumentos de verificación"[7].

Piaget señala que "la dificultad epistemológica fundamental de las ciencias del hombre consiste en que éste es a la vez sujeto y objeto, y se ve agravada por el hecho de que este objeto, a su vez, es un sujeto consciente, dotado de palabra y de múltiples simbolismos, con lo que la objetividad y sus previas condiciones de descentración se hacen tanto más difíciles y a menudo limitadas"[8].

Deberíamos recordar aquí la irrupción de Noam Chomsky y su modelo lingüístico -el lenguaje es una función del cerebro, es decir de la materia- parece ponerle fin a la polémica, dejando al desnudo las inconsistencias de los postulados idealistas. Al respecto no podemos dejar de recomendar la lectura de una novela brillante: El icono de Dangling (Ediciones Paradiso, Buenos Aires, 2007), de la antropóloga y lingüista argentina Silvia Maldonado.

Para comprender las limitaciones de los postulados subjetivistas postmodernos y demostrar que la percepción objetiva es posible también puede ser de utilidad la siguiente cita de Immanuel Wallerstein: "Si lo que entendemos por objetividad es la de los estudiosos perfectamente despegados que reproducen un mundo social exterior a ellos, entonces no creemos que tal fenómeno exista. Pero objetividad puede tener otro sentido (...). Los estudiosos intentan convencerse mutuamente de la validez de sus hallazgos e interpretaciones (...) en suma se presentan al juicio intersubjetivo (...) lo que no aceptamos es que se reduzca a la ciencia a una miscelánea de visiones privadas, todas igualmente válidas (...) En resumen, el hecho de que el conocimiento sea una construcción social también significa que es socialmente posible tener un conocimiento más válido"[9].

Las reflexiones y citas precedentes convergen como elementos de fondo, desde los cuales nuestro modelo teórico parte para desarrollar su concepto de Objetividad, en el marco aplicado hacia el proceso periodístico. Sin embargo también proponemos recurrir, para nuestro campo, al necesario acuerdo semántico, como se recurre en todas las disciplinas, si es que los sujetos pensantes y reflexivos sobre las mismas pretenden sistematizar y comunicar sus conocimientos.

El acuerdo semántico propuesto para nuestro campo de estudio -el proceso periodístico analizado desde una metodología propia, la del modelo teórico que denominamos Intencionalidad Editorial- será desarrollado más adelante. Veremos ahora algunos ejemplos de ese tipo de acuerdos en otras disciplinas.

Claudio Laks Eizirik propone un estudio del concepto de objetividad dentro del campo psicoanalítico, a partir de Sigmund Freud, destacando dos momentos evolutivos posteriores, y cuestiona su propuesta, procurando evidenciar que no toma en cuenta la complejidad y las varias e inevitables interacciones entre objetividad, subjetividad e intersubjetividad. También discute la controversia sobre el concepto de neutralidad analítica, tomando una posición a favor de su utilidad clínica, y sugiere que el estado mental del analista en el encuadre oscila entre momentos de mayor o menor objetividad y subjetividad, lo que le permite desempeñar su función recurriendo a cierta posible neutralidad[10].

En ese sentido, el autor citado recuerda que "Freud construyó su teoría de la técnica y elaboró recomendaciones sobre la práctica analítica dentro del paradigma cultural y científico de su época, y así estableció una forma de practicar el psicoanálisis en la que se reconocía claramente el sujeto y el objeto de un procedimiento terapéutico que pretendía estar fundamentado en una ciencia natural (...). El analista es el sujeto que observa e interpreta al objeto aquello que percibe, infiere o construye acerca de ese mismo objeto de la observación. Por lo tanto, el ideal a ser alcanzado sería el de la objetividad. Sin embargo, la práctica analítica fue incluyendo, a lo largo de su recorrido, la mente del analista y reconociendo su participación en el proceso analítico. En ese nuevo modelo el analista no solamente observa e interpreta lo que percibe en el paciente, sino que incluye los datos provenientes de su observación respecto de sí mismo, de sus reacciones emocionales y de la posible conexión entre éstas y lo que existe en el mundo interno del paciente. Por lo tanto, el ideal a ser alcanzado sería la observación de la subjetividad del paciente y analista".

Dejemos el psicoanálisis y pasemos al campo de la historia. Se trata de una ciencia que "tiene dos intereses que cuentan con calidad y dirección diferentes: objetividad y subjetividad (...).Ya que la historia es considerada como ciencia, se espera que tenga cierto grado de objetividad. Es por ello que al hablar de objetividad de la historia se pretende que los sucesos de la sociedad humana cuenten con ella. Como la historia es resultado del trabajo con el pasado por las sociedades tradicionales, un historiador tiene que seguir ciertas etapas para la construir su objetividad: observación histórica, crítica, análisis histórico"[11].

El periodismo es Objetivo y Parcial

En su Diccionario general de periodismo, José Martínez de Souza sostiene que las cualidades de una agencia de noticias son "urgencia, Objetividad y servicio completo" y define a la Objetividad como una "cualidad de la información realmente imposible de conseguir, refleja los hechos tal cual son, sin aditamentos de opiniones personales"[12].

En Las agencias de noticias en América Latina, Hernando Salazar Palacio afirma que "(...) si una agencia latinoamericana no busca la Imparcialidad en sus informaciones le será imposible extender sus servicios y lograr la consolidación de su credibilidad (...) el profesionalismo no puede ponerse en tela de juicio"[13].

El manual de estilo de la agencia francesa France Press (AFP) proclama "sea usted Objetivo. No opine. No juzgue. Proporcione información."

En los medios y las escuelas de periodismo estadounidenses y británicas se reclama just the facts u only facts.

Un corresponsal de la agencia estadounidense Associated Press (AP) en Washington escribió "mi trabajo es comunicar hechos, las instrucciones que me dan no me permiten hacer comentario alguno sobre lo hechos que comunico. Mis despachos son enviados a periódicos de las más distintas orientaciones políticas. Me limitan a lo que se consideran noticias válidas. La Objetividad estimula una honrada búsqueda de la verdad de los hechos, impone restricciones a dueños y directores".

En el libro Ética para periodistas, de María Teresa Herrán (TM Editores, Bogotá 1995) se afirma que "la discusión sobre Objetividad, bien puede volverse un circunloquio tan estéril como tratar de definir el sexo de los ángeles, por tener como punto de referencia conceptos absolutos. Es obvio que nadie puede ser absolutamente Objetivo (...). La mejor forma de subsanar este problema pasa por la buena fe en la búsqueda de los hechos materiales de información noticiosa. La buena fe es un valor moral (...). Esa exigencia moral hacia la Objetividad en realidad supone la obligación Subjetiva de esforzarse en el estudio lo más completo posible de todos los factores que concurren al hecho que se transmite"[14].

En Desinformación: métodos, aspectos y soluciones (EUNSA, Universidad de Navarra, 1994), Gabriel Galdón López distingue los siguientes aspectos de la desinformación: "la visión parcial y superficial de la realidad, la acumulación trivializada de los hechos, la idolatría de la realidad, la omisión de lo esencial y la visión parcial"[15].

El mismo autor recuerda que "ya Heráclito decía que los hombres no son capaces de tomar junto lo que siempre está junto" y que "los científicos sociales, entre ellos los historiadores, han descubierto que no existen hechos simples como pretende el periodismo Objetivo, sino formas simples de enfocar los hechos".

En ese mismo sentido, afirma que "la neutralidad es imposible, el periodismo de la Objetividad nace en el marco del positivismo y, en general, de la modernidad como cultura dominante y configuradora de la sociedad".

Por su parte, en el libro La agencia de prensa en el sistema de los medios de comunicación (Organización Internacional de Periodistas, Praga, 1983), Slavaj Haskovec, vicedecano de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Praga, reconoce lo siguiente: "Se dice que la limitación de los hechos garantiza la Objetividad (...). Aunque se abstenga de formular opiniones personales, todo corresponsal está inevitablemente bajo la influencia de valores prevalecientes en el medio ambiente en el que ha crecido o se lo ha educado, de las instrucciones que le da su jefe de redacción y de la política que sigue el editor (...). La idea de que hoy una actividad informativa ideal que no hace más que registrar hechos en forma Imparcial, es insostenible (...) El periodismo objetivista impide el saber sobre la realidad, y, por tanto, el esfuerzo documental imprescindible para el logro de ese saber"[16].

Las citas anteriores representan un claro ejemplo del confuso arco conceptual y de la carencia de reflexión epistemológica que caracterizan al debate sobre el hecho periodístico en general. Esas confusiones y esas carencias indican por qué el periodismo aun no encontró su propio método para analizar su propio discurso, quedando esclavo de los aportes provenientes de otro ámbito del conocimiento como es el de la semiología.

La definición de Objetividad que propone Martínez de Souza es decididamente paradójica y paralizante, negadora de sí misma e incapaz de la menor síntesis. Por un lado remite al concepto de realidad "sin aditamentos de opiniones personales", excluyendo la interacción dialéctica entre los hechos y los sujetos históricos protagonistas, transmisores e intérpretes, para después afirmar que se trata de una cualidad "imposible de conseguir", es decir desconoce la existencia de la Objetividad.

Mientras Salazar Palacio entra de lleno en la oscuridad teórica que intentaremos despejar, al confundir Objetividad con Imparcialidad, el manual de estilo de AFP nada aporta al debate sino que nos remite al discurso periodístico del poder, que por ser dominante le otorga carácter universal a una concepción que, como veremos más adelante, es una concepción de clase o de grupo. En otras palabras es un ejemplo claro del escenario al cual nos han conducido la carencia teórica de nuestra actividad y la falta de una epistemología propia.

Los dichos del manual de estilo de la agencia francesa no pasan de representar una aplicación automática del "only facts" de la prensa anglosajona, sector dominante dentro del periodismo del bloque de poder, no sólo porque expresa el mayor nivel de concentración empresaria sino porque se expresa en inglés, la consecuente lengua dominante.

Es el propio corresponsal de AP ya citado quien se encarga de ilustrar lo afirmado en el párrafo anterior. Sólo basta preguntarse quién es el encargado de otorgarle "validez" a las noticias y cuál es el paradigma de esa "validez", tan marcado que impone restricciones a dueños y directores de medios de comunicación.

Por su parte, María Teresa Herrán introduce en el debate dosis equilibradas de escolástica, frivolidad y metafísica de bajas calorías: afirma que la categoría definitoria del hecho periodístico, la Objetividad, no puede superar el marco del "circunloquio estéril", compara nuestro debate con la discusión en torno al sexo angelical sin siquiera detenerse, aunque sea por simple sentido del humor, en las distinciones entre género, sexualidad y erótica en el mundo de los querubines, y por último deja todo librado al ámbito de la ética, campo de la especulación que para esa autora se circunscribe al terreno de la moral, de la buena fe subjetiva.

Por otra parte, Galdón López se acerca al núcleo de la cuestión cuando afirma que la neutralidad del hecho periodístico es imposible pero su lectura del fenómeno se ve paralizada al no entender la disyuntiva Objetividad-Subjetividad como categoría diferente a la que él que define como neutralidad.

Haskovec se acerca aún más al punto medular del tema que nos ocupa cuando dice que todo corresponsal se encuentra inevitablemente bajo la influencia de valores prevalecientes en el medio en el que ha crecido, pero no alcanza la superación dialéctica que nos llevará al concepto de Intencionalidad Editorial, porque la polémica en torno a la objetividad sigue cubierta por un manto de confusión.

Fue Jorge Ricardo Masetti, fundador y primer director de la Agencia Prensa Latina (PL) quien a principios de la década del ´60 y en el marco de los originales aportes hechos por la Revolución Cubana al periodismo de nuestra región, comenzó a acercarse al corazón de nuestro debate. En varias de sus intervenciones y escritos de la época sostuvo que el periodista no puede ser imparcial, que siempre, lo quiera o no lo quiera, lo sepa o no lo sepa, el periodista toma partido, se identifica con uno de los elementos de la ecuación, social, económica o política que caracterizan a determinado escenario informativo.

Desde la Agencia Periodística del MERCOSUR (APM), unidad académica y de desarrollo práctico de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, proponemos la siguiente perspectiva para el análisis. Esta perspectiva tiene algunos antecedentes, es cierto, pero ninguno de ellos entró en la medula del problema, ninguno de ellos vio que el tema debe ser tratado desde dos ejes dialécticamente relacionados: Objetividad-Subjetividad y Parcialidad-Imparcialidad.

Así por ejemplo, Mattelart afirma a comienzos de la década del setenta: "Como escribían Marx y Engels, la principalísima libertad de prensa consiste en no ser un oficio. La misma lógica abstraccionista reviste el sistema cuando trátase de legitimar y regimentar la práctica social de los llamados profesionales de la noticia. La ´objetividad´ se convierte entonces en la regla de oro de la práctica periodística, en su código de deontología profesional y en el equivalente al juramento de Hipócrates, que fundó la ética médica y, por ende, dotó al gremio de respetabilidad pública"[17].

Por su parte, Gomis sostiene -veinte años después de la cita anterior- que: "En su selección de noticias los medios siguen principios de universalidad y neutralidad (...). Por principio de neutralidad entendemos que las noticias no se clasifican en buenas y malas, favorables y contrarias. El valor noticia es moralmente neutro"[18].

Incluso el destacado periodista Riszard Kapuscinski afirma: "Estamos viviendo en un mundo muy contradictorio, de muchas desigualdades e injusticias y por lo tanto no se puede ser una persona con objetividad. Los que relatan sin ninguna actitud son los que trabajan con eso que se llama objetividad. Por el otro lado, estamos tratando de cambiar algo, de mejorar la situación, de estar donde tenemos que estar. Queremos tratar de mostrar el mundo y de escribir sobre el mundo para que nuestros lectores u oyentes despierten su conciencia y tengan una actitud de cambio. Creo que hay una falsa interpretación de la tradición anglosajona de la objetividad"[19].

Algunas de estas observaciones adolecen de falta de rigor metodológico o son incompletas o apenas se acercan al centro del problema, pero ninguna da el salto cualitativo que proponemos desde el modelo teórico que denominamos Intencionalidad Editorial, para avanzar en un método propio en el análisis del proceso periodístico.

Coincidimos con Mattelart cuando dice: "La actividad y el producto comunicacional no escapan a la relación social dominante. Ahora bien, para legitimar y asentar la forma mercantil de comunicación, hacer de ella una actividad ´natural´, una actividad que se desempeña sin que los dominados o receptores puedan sospechar su carácter de instrumento de dominación de una clase, el medio de comunicación pasará por el proceso de ´fetichización´ por el cual transitan todo producto y actividad (...). Marx saca a luz el fetiche, detrás del concepto ´valor del trabajo´, que es la forma aparencial, expresión real de una clase dada (...). La sociedad burguesa determina el valor del producto por el intercambio, pero no quiere reconocer lo que le da su valor: el trabajo gastado en su producción"[20].

La dicotomía Objetividad-Subjetividad (a) no sólo es insuficiente sino que es errónea. La naturaleza del hecho periodístico surge de la relación dialéctica que existe entre (a) y la dicotomía entre Parcialidad e Imparcialidad (b). Consideramos que si la teoría del valor revela al fetiche en términos de procesos históricos en general, partiendo de ese principio, el desarrollo de esa doble dicotomía tiende a descubrir cómo se expresa ese fetiche en el marco de la actividad periodística.

Asimismo, esa resolución dialéctica encierra el principio de autonomía metodológica necesario para llevar adelante el análisis del discurso periodístico con herramientas propias, es decir pertenecientes al dominio de la teoría y la práctica periodística con independencia del marco teórico propuesto por la semiología (análisis del discurso).

Como se ve en el artículo "Periodismo y Propaganda", de Fernando M. López, publicado en esta misma edición, el discurso periodístico no tiene otra alternativa que ser Objetivo, en el sentido de referencia, es decir basado en hechos susceptibles de ser confirmados y constatados a través de fuentes directas o indirectas, testimoniales o documentales. El "periodismo subjetivo" simplemente no es periodismo, pertenece a la propaganda en sentido amplio.

Así como la Objetividad es un componente del hecho periodístico, el mismo necesariamente será Parcial, como lo es toda actividad humana desde el punto de vista cultural antropológico, y entendida esa Parcialidad no como aceptación de una parte en detrimento del todo sino como asunción de una posición propia del periodista y-o del medio ante el complejo y multifacético entramado de hechos sobre los que trabaja la práctica periodística. En consecuencia sostenemos que el hecho periodístico debe ser necesariamente Objetivo y es necesariamente Parcial.

¿Por qué entonces tanta polémica infructuosa y tanta falta de claridad? Porque el periodismo y la práctica periodística forman parte de la puja por el poder, ya sea para construirlo o defenderlo, ya sea para modificarlo en su tipo o naturaleza.

En esa dialéctica se apoya el discurso periodístico del bloque de poder para incurrir entonces en un "error" deliberado -en un alejamiento del concepto de Objetividad respecto de su necesaria referencia a hechos comprobables-, al convertir su Parcialidad en Objetividad. Dicho de otro modo, al convertir su propia Parcialidad (discurso de clase o de grupo) en Objetividad (en discurso universal).

¿Por qué ese ocultamiento conceptual deliberado?

Porque la experiencia histórica del discurso como disciplinador social y herramienta de construcción y conservación de poder demuestra que la efectividad del mismo depende de su convalidación como discurso universal.

A los efectos didácticos recurramos a dos ejemplos de la historia universal.

Para que la humanidad no tuviera dudas acerca de la inmoralidad de la esclavitud fue necesario que ese principio dejara de ser una necesidad para la instalación de un nuevo sistema económico basado en una mayor productividad del trabajo humano y se convirtiera en una necesidad o valor de universalidad indiscutible.

Para su triunfo e imposición, los principios de libertad, igualdad y fraternidad debieron dejar de ser requerimientos de las burguesías europeas en ascenso durante los siglos XVII y XVIII para convertirse en valores también de carácter universal.

La Parcialidad transformada en Objetividad del discurso del poder permite que el lenguaje encubra las necesidades históricas de ese mismo bloque, a tal punto que, por ejemplo, ningún dirigente político latinoamericano de nuestro tiempo se atrevería a reconocer en forma expresa un programa contrario a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad, a la vez que la mayoría de ellos han desarrollado programas que condujeron a la pobreza extrema al 70 por ciento de la población del subcontinente, según lo reconocen mediaciones de Naciones Unidas (ONU).

Para constatar lo que acabamos de afirmar y comprobar cómo la prensa del bloque de poder transforma su propia Parcialidad en Objetividad, sugerimos una lectura detenida de las coberturas periodísticas realizadas por los diarios estadounidenses The New York Times y Washington Post sobre la invasión a Irak y los motivos esgrimidos por el presidente George Bush para llevar adelante esa iniciativa, y la efectuada durante el año 2004 por el periódico argentino La Nación sobre las negociaciones gubernamentales en torno a la deuda externa en cesación de pagos que afecta a este país. Todo ese material se encuentra en las versiones electrónicas de los mencionados medios de prensa.

Los emisores del discurso de poder saben, con sentido estratégico, que si se derrumba la mitificación que acabamos de desarticular -es decir, si reconocen que la Objetividad de la que hablan no es otra cosa que simple Parcialidad propia-, entonces ese discurso perdería eficacia como ordenador y disciplinador social.

Por consiguiente, el desafío a la hora del análisis del discurso periodístico desde un marco teórico e instrumental propio consiste en develar cuál es la Intencionalidad Editorial de ese discurso, entendiendo a esta última categoría (Intencionalidad Editorial) como el conjunto de informaciones y de reflexiones, fundadas, constatables y confirmables, según fuentes, que a su vez permiten descubrir qué discurso de clase o de grupo se esconde detrás del discurso con pretensiones de validez universal. Es decir, cuál es la Parcialidad transformada en Objetividad

Debe notarse también que esta metodología de trabajo apela a los recursos técnicos y profesionales propios del periodismo, ya que el "descubrimiento" de la Intencionalidad Editorial exige de una investigación periodística.

También es necesario explicar que la Parcialidad puede y debe ser construida respetando la Objetividad en el sentido de remisión a los hechos según fuentes, a partir de la conformación de la agenda informativa, a partir del enfoque de los temas de esa agenda y a partir de los puntos de vista de la misma.

Por ejemplo. En ocasión de los episodios represivos ocurridos en Buenos Aires a mediados del año 2002, en los que dos militantes del movimiento de desocupados fueron asesinados por efectivos policiales, según se comprobó a través de fuentes testimoniales y documentales, el diario Clarín, de esta ciudad, publicó en portada un título con tipografía resaltada que decía: "la crisis causó dos nuevas muertes". Clarín optó por su propia Parcialidad y la cubrió de Objetividad (en sentido de transformación del discurso de clase en discurso universal) al elegir las fuentes, los puntos de vista (la policía), al elegir el enfoque (esas muertes fueron consecuencia en un sentido vago de los hechos en los que desembocó la crisis social argentina y no de los disparos concretos efectuados por sujetos concretos).

Otro ejemplo. Si comparamos el espacio y los tiempos de micrófono y de pantalla que los diarios, las radios y las emisoras de TV pertenecientes al bloque de poder le dedican a las informaciones procedentes del sector empresario y financiero con el espacio que esos mismos medios le asignan a las informaciones procedentes de organizaciones campesinas, de trabajadores y desocupados, comprobaremos que la relación es de 99,5 a favor del primer universo. Eso es elección de agenda como construcción de Parcialidad.

Cuando esa Parcialidad se construye por fuera de los hechos y sus fuentes -situación en la que los medios del bloque de poder incurren con frecuencia- ya no estamos ante la construcción de una Parcialidad determinada, sino frente a una vulgar tergiversación y falsedad informativa, punto que no forma parte del objeto especifico de este trabajo.

A priori, y sin desconocer que el debate en torno a las definiciones aportadas en este texto podrá enriquecer los contenidos de las mismas y la enumeración de recomendaciones para llevar a la práctica esa búsqueda de la Intencionalidad Editorial, proponemos la siguiente preceptiva de trabajo.

Para "descubrir" la Parcialidad con pretensiones o en acto de Objetividad (el discurso de clase o grupo transformado en discurso universal), es decir la Intencionalidad Editorial, hay que investigar, entre otros, sobre los siguientes puntos:

· Pertenencia corporativa del medio en cuestión. El entramado de su estructura societaria y de su ingeniería financiera.

· Relaciones del medio con el medio cultural, económico, social y político, tanto local como internacional.

· Antecedentes históricos del medio en cuestión, tanto desde el punto de vista de su propia conformación como desde su posicionamiento ante hechos informativos de trascendencia. Por ejemplo, para entender la verdadera profundidad el discurso periodístico del diario La Nación, de Buenos Aires, a favor del golpe de Estado de 1976 es necesario conocer, desde el contexto histórico, cuáles fueron las características de sus discursos periodísticos ante episodios similares, tanto en Argentina como en otros países de la región y cuál el desarrollado en torno a las principales referencias políticas en cada uno de esos casos (por ejemplo la política de Estados Unidos).

· Características de las fuentes utilizadas. Comportamiento histórico y contextualizado de las mismas.

· Comportamiento histórico y contextualizado del autor concreto de la pieza o de las piezas periodísticas sometidas a análisis.

Teniendo en cuenta que a lo largo del libro se tratarán en profundidad cada uno de los tópicos, presentamos la siguiente síntesis o mejor llamada guía básica del modelo Intencionalidad Editorial:

Hablamos de procesos periodísticos porque cada ejemplo de ese hacer comunicacional es mucho más que el discurso que llegan al receptor. Encierra una base de materialidad compleja y multifacética, en la cual se ubica, por ejemplo, lo que otros autores denominan economía política de los medios.

El periodismo es una especie (Objetiva dentro del acuerdo semántico señalado) del género Propaganda.

No hay proceso periodístico que se produzca y se difunda al margen de la disputa por el poder.

El modelo Intencionalidad Editorial es aplicable a todos los casos de procesos periodísticos, en todo tipo de soporte mediático, todo género profesional y en toda especialidad, incluso en ese campo que se llama información de servicios.

Se trata de un modelo aplicable tanto a la producción como al análisis de los procesos periodísticos. Para este último caso la herramienta más eficaz es la del Observatorio de Medios, con rigor teórico y metodológico, un insumo de vital eficacia para el descubrimiento y-o el trazado de estrategias comunicacionales.


--------------------------------------------------------------------------------

[1] Ducrot, V.E. Coca Cola NO refresca mejor, www.prensamercosur.com.ar, 30 de noviembre de 2004

[2] Ducrot, V.E. Intencionalidad Editorial. Una síntesis introductoria. Hacia una método propio para el análisis del discurso periodístico, en Revista Question, www.perio.unlp.edu.ar/question, vol.6, 25 de mayo de 2005, FPyCS, UNLP.

[3] Marx, C., Obras Completas, Buenos Aires, Ediciones Cartago, 1973.

[4] Marx, C., Ob.Cit

[5] Dávalos, E.; El proyecto moderno del saber científico y la postmodernidad; Centro de Investigaciones Científicas sobre América del Norte, UNAM; www.unam.mex; 2 de agosto de 2005.

[6] Dávalos, E.; Ob.Cit.

[7] Dávalos, E.; Ob.Cit.

[8] Dávalos, E.; Ob.Cit.

[9] Wellerstein, I.; Para abrir las ciencias sociales; México, Siglo XXI, 1997.

[10] Eizirik, C.L.; Entre la objetividad, la subjetividad y la intersubjetividad. ¿Aún hay lugar para la neutralidad analítica?; Aperturas Sicoanalíticas www.aperturas.org, 17 de julio de 2005.

[11] López, R., Mongragón,C., Velazco, J. y Ochoa F. (1989). Psicología, historia y critica. ENEP-IZTACALA, UNAM, México, 1989,12-62 pp.

[12] Ducrot, V.E.; Ob. Cit.

[13] Ducrot, V.E.; Ob. Cit.

[14] Ducrot, V.E.; Ob. Cit.

[15] Ducrot, V.E.; Ob. Cit.

[16] Ducrot, V.E.; Ob. Cit.

[17] Mattelart, A. La comunicación masiva en el proceso de liberación.1º edición 1973, 14º edición 1998, México DF Siglo XXI, Pág. 27

[18] Gomis L. Teoría del periodismo. Cómo se forma el presente. Paidós, Mexico, 1991

[19] Pavón, H., "No hay objetividad frente a la tortura", Revista Ñ, Buenos Aires, 18 de junio de 2005.



[20] Mattelart, A.; Ob.Cit.

10/6/09


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal