O la encrucijada entre el pensamiento medieval y la filosofia moderna(II)



Descargar 285,17 Kb.
Página4/4
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño285,17 Kb.
1   2   3   4

35 Así p.e. en Platón novhsiıj significa "intelección, concepción intelectual (Epist. 310a), facultad de entender (Tim. 28a; 52a; Rep.524b; 534a, etc.) y nohtovn equivale a "inteligible" (Tim.37a; Rep.509d, etc.). En Aristóteles, nohtovn se opone a aisqhtovn (Met. 990a31; 999b2; 1036a3, etc.) Ver también en Platon: Tim. 87c; 89a; Fedr.63c; Pol. 306e; etc. En aristoteles: Metaph. 1012a2-3; sobre diavnoia cf. Metaph.1013a20; 1021a31,32; 1025b6, etc.

Particularmente en Aristóteles Diavnoia y Nouı se usan a veces de forma indiferente (p.e. De Anim. 433a2); otras veces aparecen como especies de un género (p.e., De Anim. 414b18; Anal. Post. I, 33; 89b); otras veces Nouı aparece como uno de los exeij de Diavnoia (p.e. Anal. Post. I, 19, 100b). en el primer sentido, ambos términos se usan para designar la facultad intelectual; en el segundo, Diavnoia denota especialmente el conocer discursivo y Nouı el conocer intuitivo: cf. Ross, Aristotele´s Metaphysics. Commentary 1012a2. Para un estudio más detallado, cf. también: BONITZ, Index aristotelicum; OEHLER, K., Die Lehre von noetischen und dianoetischen Denken bei Platon und Aristoteles (München, 1962).



36 “...Secundam, scilicet, quae est quiditatis rei secundum eius existentiam actualem (vel quae est rei praesentis secundum talem existentiam) voco intellectionem intuitivam” (J. Duns Scotus: Op. Oxonien. Ord. II, dis.3, pars 2, q.2; ed. vaticana VII, pp.552-53)

37 Cf. F. CANALS VIDAL: La esencia del conocimiento (Univ. de Barcelona, l988) pp.121-224.

Ib., ed. cit., p. 245.



38 Cf. Descartes: Regulae ad directionem ingenii, III

39 Cf. González, A.L.: “El problema de la intuición de lo no existente y el escepticismo ocamista”, en Anuario Filos., 1977(10)n. 2.-”Teniendo en cuenta la gran repercusión que tuvo esta tesis ocamista a través del nominalismo, hay que concluir que el decaimiento escéptico en que se vio sumida la filosofía escolástica tiene aquí uno de sus puntos originarios” (Miralbell, I., art. cit. , ed. cit. p. 401).

Esto se extiende también a la teología, respecto del conocimiento de Dios, pues como dice Ockham: “si creatura non potest cognosci in se nisi primo cognoscatur intuitive, multo magis nec Deus” (Sent. dist. III, q. 2, ed. cit. p. 403)



40 Cf. Bergson, H.: L' evolution créatrice, c.3. -PUF, 1970; p. 697.

41 “Et universaliter omnis notitia incomplexa termini vel terminorum, seu rei vel rerum, virtute cuius potest evidenter cognosci aliqua veritas contingens, maxime de praesenti, est notitia intuitiva” (Sent. I, Prol. q.1; ed. cit, p. 31-32)

42 “Omnis notitia abstractiva alicuius rei in se, vel notitia simplex propria alicuius rei, naturaliter loquendo, praesupponit notitiam intuitivam eiusdem rei. Sed notitia intuitiva alicuius rei numquam potest haberi naturaliter nisi effective, vel mediate vel immediate, ab illa re. Ergo nec notitia abstractiva eiusdem, et per consequens nulla”(I Sent. Prolog. q. 9; ed. cit. p. 241).

43 “Similiter per notitiam abstractivam nulla veritas contingens, maxime de praesenti, potest evidenter cognosci” (Ib. Ed. cit. p. 32). Ver sobre esto las clarividentes páginas de F. CANALS VIDAL: La esencia del conocimiento (Univ. de Barcelona, l988) pp. 215-225.

44 ”... frequenter requiritur notitia intuitiva, mediante qua accipitur notitia evidens veritatis contingentis sine qua notitia evidens propositionis universalis et necessariae haberi non potest, sicut declaratum est”( Ib.; ed. cit., p. 245)

45 “Este modo de enfocar la teoría del conocimiento a la luz del dualismo intuición-abstracción que surge en esa época, representa una importante novedad frente a planteamientos anteriores - aunque quizás se trate de una nueva modalidad de la teoría de la iluminación interior agustiniana -, y es un antecedente cercano de la gnoseología moderna, en cuanto en ella el papel decisivo no lo juega la abstracción, sino la intuición intelectual, o aquel conocimiento intelectual que incluye en sí la existencia del objeto. No cabe duda de que esa es la pieza clave en el método cartesiano (...), También en el sistema espinosista..(...) y así ocurre también en otros pensadores posteriores como Malebranche y Wolff, hasta que Kant reacciona precisamente negando la posibilidad de la intuición intelectual para el conocimiento humano” (Miralbell, I.: Art. cit. Nota 6, p. 398)

46 El mismo Ockham habla del universal reducido a “communitas signi”(Cf. In librum Prophyrii de Praedicabilibus, c. 5; Ed. Saint Bonaventure, N.Y.,1978) II, p. 22.- Sobre la postura de Berkeley y Hume cf. nuestros trabajos: “Berkeley: crítica empirista de las ideas abstractas. La abstracción como simple semántica”, en Daimon (Murcia), 1996 (12) pp. 49-60; “Crítica de Hume al pensamiento abstracto”, en Pensamiento, 1977 (53) pp.425-451.-

47 "No se da (al hombre) intuición de las cosas intelectuales, sino solamente conocimiento simbólico; y la intelección solamente nos es factible mediante conceptos universales en abstracto, no mediante lo singular concreto....". (De mundi sensibilis atque intelligibilis forma et principiis. (Diss.1770 Hamburg, F.Meiner, 1966) § 10, p.30.

48 Cf. De mundi sensibilis atque intelligibilis forma et principiis § 6.

49 KrV. Prol. 2ª ed. B XIII.

50 Cf. Husserl, E.: Logische Untersuchungen, II (Trad. esp. de M. G. Morente y J. Gaos: Investigaciones lógicas. Revista de Occidente, Madrid, l976).

51 “Nihil potest naturaliter cognosci in se nisi praecognoscatur intuitive” (Sent. I, dist.3, q. 2; ed. Brown, p.403). Poco antes ha indicado lo que entiende por conocer algo en sí (res in se): “Aliqua res potest cognosci in se, ita quod nihil aliud, nec distinctum ratione nec distinctum ex natura rei, terminet actum intelligendi nisi ipsamet res, et hoc sive cognoscatur abstractive, sive intuitive” (Ib. p. 401; subrayado nuestro).

52 “Ideo dico quod ad notitiam talium veritatum [e, g, “Calor es calefactivus”] frequenter requiritur notitia intuitiva, mediante qua accipitur notitia evidens veritatis contingentis sine qua notitia evidens propositionis universalis et necessariae haberi non potest, sicut declaratum est” (Ib. p.245). Como dice acertadamente J. Maréchal: “Como se ve, la lógica Ocamista se resuelve íntegramente en una lógica de la identidad, en un álgebra de la Lógica: no hace otra cosa que agrupar ´supposita´ bajo símbolos colectivos, trasponer unidades equivalentes, efectuar sumas, trasladar rótulos. Es, pues, una dialéctica fundada únicamente en la extensión de los conceptos, en ese principio de continente y contenido, que muy pronto, en los sucesores de Ockham, va a invadir toda la lógica. La comprehensión del concepto, es decir, la asociación de las notas inteligibles que lo constituyen, no representa más que la forma, el color y el número de orden de un rótulo. Pero una lógica como ésta se halla afectada, en virtud de sus principios constitutivos, de radical impotencia para sobrepasar la experiencia concreta y múltiple: no rinde más que lo que ha recibido” El punto de partida de la metafísica, de. cit. I, p. 251)

53 Dice Ockham: “Nihil potest naturaliter cognosci in se nisi praecognoscatur intuitive”(Sent. III, q. 2, ed. cit., p. 403).”omnis discursus est inter complexa et praesupponit notitiam incomplexam terminorum, igitur omnis conceptus incomplexus habetur sine tali abstractione” (Ib.).

54 “Illa propositio cuius prima notitia non potest accipi nisi per experientiam, mediante aliqua propositione contingente, non est demonstrabilis.(...). Quantumcumque habeatur notitia abstractiva tam de subiecto quam de passione tali, nisi intuitive videatur aliquod contentum sub subiecto et aliquid importatum per talem passionem virtute cuius cognoscatur evidenter quod hoc inest huic numquam evidenter sciretur talis propositio universalis. Sicut si aliquis cognosceret intuitive vel abstractive anima intellectivam et similiter abstractive vel etiam intuitive cognosceret disciplinam vel scientiam, nisi evidenter cognosceret aliquam talem singularem `haec anima habet disciplinam vel scientiam numquam cognosceret evidenter talem propositionem universalem; vel cognosceret cognitis terminis, et per consequens esset principium et non conclusio. Eodem modo est de aliis, sicut quod ignis potest esse calidus, quod terra potest esse frigida non potest sciri nisi per experientiam, igitur nulla talis est demonstrabilis” (Sent. Prol. q. 4; ed.. cit. p. 147).

Es interesante lo que Ockham señala: cómo la noticia intuitiva es el comienzo del conocimiento experimental (notitia experimentalis), pues por ella se puede experimentar acerca de lo contingente y “mediante illa de veritate necessaria”; lo que no puede hacerse por la abstracción. Pero luego Ockham distingue una doble intuición, la sensitiva y la intelectiva, cada una de las cuales da lugar a una doble experiencia, la sensible y la inteligible: “...scientia istorum sensibilium...incipit a sensu, id est a notitia intuitiva sensitiva istorum sensibilium, ita universaliter notitia scientifica istorum pure intelligibilium accepta per experientiam incipit a notitia intuitiva intellectiva istorum intelligibilium”(Ib., ed. cit., p. 32-33). Así el razonamiento no se apoya en la experiencia sensible, sino en la intuición inteligible.



55 Cf. Hume, D.: Inquiry, sec. 4, 2(Investigación sobre el conocimiento humano, Alianza, Madrid, 1984, pp. 54ss). Modernamente B. Russell, entre otros, recae en la misma dificultad: cf. Problemas de la Filosofía, c. 6 (Ed. Labor, Barcelona, 1970). Cf. igualmente: L. Wittgenstein: Tractatus... Prop.2.04, 5.135, 6.37 y 6.371, etc.

56 “No solamente fracasa nuestra razón en el descubrimiento de la conexión última de causas y efectos, sino que incluso después de que la experiencia nos haya informado de su conexión constante, nuestra razón es incapaz de covencernos de que tengamos que extender esa experiencia más allá de los casos particulares observados. Suponemos que debe haber, pero nunca podremos probarlo, una semejanza entre los objetos experimentados y los que están más allá de nuestra experiencia habitual” (Hume, Tratado de la naturaleza humana...Lib.I, III prte, sec.6. Ed. de Felix Duque, Madrid, Edit. Nacional, 1977, p.199).

57 Cf. Kant: Crítica de la Razón pura B 631ss. Compárese con la expresión de Ockham: “simplex in re aut totaliter cognoscitur aut totaliter ignoratur” (Sent. III, q. 5; ed. cit. p. 459). Lo que equivale a decir que la existencia de algo o se conoce enteramente por intuición (empírica) o se ignora absolutamente; es decir, no puede en modo alguno ser objeto de demostración.

58 Piénsese en el alcance de estos textos de Ockham: “numquam notitia incomplexa unius rei est causa primae notitiae incomplexae alterius rei” (Sent. III, q.1; ed. cit, p. 387; cf. II, q. 1; p. 314). Así pues, desde la intuición de una cosa (notitia incomplexa) no puede pasarse al conocimiento primario de cualquier otra cosa. En otras palabras: de que algo exista no puede conocerse que exista otra cosa. Como dice Wittgenstein: “6.37 No existe la necesidad de que una cosa deba acontecer porque otra haya acontecido; hay sólo una necesidad lógica” (Tractatus...Trad. de E.Tierno Galván. Madrid, alianza Edit., 1957)

59 Cf. Quodl. IX, a.5, ad 2m.

60 “Dico quod nulla substantia corporea exterior potest a nobis in se naturaliter cognosci, quidquid sit de anima intellectiva vel quacumque substantia quae est de essentia cognoscentis” (Sent. dist. III, q. 2, ed. cit. p. 412). La exclusión del alma intelectiva tiende a salvar el “ego intelligo”, ya que si “ego” no es algo subsistente (substancia) la acción intelectiva es incomprensible.

61 Cf. Hegel: Fenomenología, Prólogo, II,1. ”Este movimiento que en otras condiciones haría las veces de la demostración, es el movimiento dialéctico de la proposición misma. Solamente él es lo especulativo real, y sólo su expresión constituye la exposición especulativa. Como proposición, lo especulativo es sólo el entorpecimiento interior y el retorno inexistente de la esencia a sí misma. He aquí por qué las exposiciones filosóficas nos remiten con tanta frecuencia a esta intuición interior, con lo que se ahorra la exposición del movimiento dialéctico de la proposición que exigíamos.(...). En cualquier otro conocimiento, es este lado de lo interior expresado lo que sirve de demostración. Pero, una vez separada la dialéctica de la demostración, el concepto de la demostración filosófica se ha perdido, en realidad” (Ib. Prol. IV, 1). Ver también: Enciclopedia §§ 13-14; y especialmente los tres últimos silogismos, §§ 575-577.- Cf. Artola, J.M.: Hegel: La filosofía como retorno (Madrid l972) pp.420-436; Hyppolite: Logique et existence (París 1953) pp. 119 ss.

62 Cf. Hume, D.: Tratado de la naturaleza humana, I, parte 1ª, sec. primera.

63 Cf. Marechal, I.: El punto de partida..., Ed. cit., pp. 254-275.

64 Cf. Descartes: Discurso del método IV.

65 “Nihil potest naturaliter cognosci in se nisi praecognoscatur intuitive” (Sent. III, q. 2, ed. cit., p. 403.cf. Ib. p. 410).

66 "No se da (al hombre) intuición de las cosas intelectuales, sino solamente conocimiento simbólico; y la intelección solamente nos es factible mediante conceptos universales en abstracto, no mediante lo singular concreto...." (De mundi sensibilis atque intelligibilis forma et principiis. § 10 (Diss.1770. Hamburg, F. Meiner, 1966), p.30.

67 El claro que el mismo Newton todavía se siente más como filósofo que como científico en sentido moderno; lo que aparece por el título de su gran obra: Naturalis philosophiae principia mathematica (1687)






1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal