O de la inversion rural y la seguridad alimentaria autor: maria fernanda vasquez avalos



Descargar 405,24 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión31.05.2017
Tamaño405,24 Kb.
  1   2   3   4



“AÑO DE LA INVERSION RURAL Y LA SEGURIDAD ALIMENTARIA”

AUTOR: MARIA FERNANDA VASQUEZ AVALOS

DOCENTE. JOSÉ MOTTA KINA

AÑO: 4º


SECCIÓN: “C”

CURSO: COMUNICACIÓN

INSTITUCIÓN EDUCATIVA: NICOLÁS COPÉRNICO

2013


DEDICATORIA:

Dios, porque en todo momento me ha brindado el bienestar físico y espiritual que necesito, y por la fortaleza y seguridad que me da para poder realizar este trabajo.

A mis padres, por el apoyo constante e incondicional, y por la buena formación que me han dado desde mi nacimiento para llegar a ser una gran persona.

JOSE MARIA ARGUEDAS

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN…………………………………………………08

MARCO TEÓRICO………………………………………………09

1-.BIOGRAFIA…………………………………………………09

2-.PREMIOS OBTENIDOS ……………………………………10

3-.CORRIENTE LITERARIA………………………………………11

4-.ESTILO LITERARIO…………………………………………..11

5-.PRODUCCION LITERARIA……………………………………12



5.1-.NOVELAS Y CUENTOS………………………………..12

5.2-.RECOPILACIONES PÓSTUMAS……………………….13

5.3-. POESÍA……………………………………………...14

5.4-.ESTUDIOS ETNOLÓGICOS, ANTROPOLÓGICOS Y DEL FOLCLORE….14

6-.EL SEXTO…………………………………………………..15

6.1-.SRGUMENTO DE LA OBRA……………………………….15

6.2-.PERSONAHES PRINCIPALES DE LA OBRA……………….16

6.3-.PERSONAJES SECUNDARIOS DE LA OBRA………………17

6.4-.LOCALIZACION EL TEXTO…………………………………17

6.5-.CONTEXTO IDEOLÓGICO………………………………..18

6.6-.EPOCA…………………………………………………19

6.7-.ESTRUCTURA……………………………………………19

6.8-.TIEMPO………………………………………………..19

6.9-.ESCENARIO…………………………………………….19

6.10-.PUNTO DE VISTA DEL NARRADOR……………………..20

7-.TEMA CENTRAL……………………………………………21

8-.TEMA SECUNDARIO………………………………………21

9-.LENGUAJE…………………………………………………21

10-.MENSAJE………………………………………………..21

CONCLUCIONES…………………………………………22

BIBLIOGRAFIA……………………………………………23

ANEXOS……………………………………………………24

INTRODUCCION:

José María Arguedas, uno de los grandes representantes de la narrativa del Indigenismo Peruano, junto con Ciro Alegría Bazán y Enrique López Albújar, fue una de las pocas personas que se preocupó mucho por la realidad en la que vivía el indio y por rescatar sus costumbres y tradiciones.

El Sexto es la cuarta novela del escritor peruano José María Arguedas publicada en 1961 y que mereció el Premio Nacional de Fomento a la Cultura Ricardo Palma en 1962. Es una breve novela basada en la experiencia carcelaria del autor en la prisión limeña del mismo nombre, entre los años de 1937 y 1938, bajo la dictadura de Oscar R. Benavides. Aunque ambientada en un contexto urbano y con personajes mayoritariamente costeños y criollos, no deja de tener elementos en común con sus anteriores novelas neo indigenistas, en especial con Los ríos profundos, pues su protagonista-narrador (que usa el sobrenombre de Gabriel) es también un ser marginal, sensible e idealista, escindido entre dos mundos (el serrano-andino y el costeño-criollo) y entre dos culturas (la quechua y la castellana). Asimismo la novela es un cuadro descarnado de la vida carcelaria, que se desarrolla en un edificio lóbrego donde conviven presos comunes con presos políticos. El dolor, la angustia, el sufrimiento y la muerte, son los elementos vitales que giran alrededor de la obra.

Además de escritor, José María Arguedas fue antropólogo y etnólogo peruano, pero esa labor no ha sido muy difundida, pese a la importancia y a la marcada influencia que tuvo en su trabajo literario.

Por esta razón, esta monografía tiene como objetivo dar a conocer la vida de José María Arguedas, así como su producción literaria, su estilo y la importancia que tuvo como literato, antropólogo y etnólogo.

MARCO TEORICO

JOSE MARIA ARGUEDAS

1-.BIOGRAFIA: (Andahuaylas, 1911 - Lima, 1969) Escritor y etnólogo peruano, renovador de la literatura de inspiración indigenista y uno de los más destacados narradores peruanos del siglo XX.

Sus padres fueron el abogado cuzqueño Víctor Manuel Arguedas Arellano, que se desempeñaba como juez en diversos pueblos de la región, y Victoria Altamirano Navarro. En 1917 su padre se casó en segundas nupcias (la madre había muerto tres años antes), y la familia se trasladó al pueblo de Puquio y luego a San Juan de Lucanas. Al poco tiempo el padre fue cesado como juez por razones políticas y hubo de trabajar como abogado itinerante, dejando a su hijo al cuidado de la madrastra y el hijo de ésta, quienes le daban tratamiento de sirviente.

En 1921 se escapó con su hermano Arístides de la opresión del hermanastro. Se refugiaron en la hacienda Viseca, donde vivieron dos años en contacto con los indios, hablando su idioma y aprendiendo sus costumbres, hasta que en 1923 los recogió su padre, quien los llevó en peregrinaje por diversos pueblos y ciudades de la sierra, para finalmente establecerse en Abancay.

Después de realizar sus estudios secundarios en Ica, Huancayo y Lima, ingresó en 1931 a la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima para estudiar Literatura. Entre 1932 y 1937 trabajó como auxiliar de la Administración Central de Correos de Lima, pero perdió el puesto al ser apresado por participar en una manifestación estudiantil a favor de la República Española.

Después de permanecer alrededor de un año en la prisión El Sexto, fue nombrado profesor de castellano y geografía en Sicuani, en el departamento de Cuzco, cargo en que descubrió su vocación de etnólogo. En octubre de 1941 fue agregado al Ministerio de Educación para colaborar en la reforma de los planes de estudios secundarios. Tras representar al profesorado peruano en el Congreso Indigenista Interamericano de Patzcuaro (1942), reasumió su labor de profesor de castellano en los colegios nacionales Alfonso Ugarte, Nuestra Señora de Guadalupe y Mariano Melgar de Lima, hasta que en 1949 fue cesado por considerársele comunista.

En marzo de 1947 fue nombrado Conservador General de Folklore en el Ministerio de Educación, para posteriormente ser promovido a Jefe de la Sección Folklore, Bellas Artes y Despacho del mismo ministerio (1950-52). En 1953 fue nombrado Jefe del Instituto de Estudios Etnológicos del Museo de la Cultura Peruana, y el mismo año comenzó a publicar la revista Folklore Americano (órgano del Comité Interamericano de Folklore, del que era secretario), la cual dirigió durante diez años.

A este cargo sucedieron el de director de la Casa de la Cultura del Perú (1963-1964) y director del Museo Nacional de Historia (1964-1966), desde los cuales editaría las revistas Cultura y Pueblo e Historia y Cultura. También fue profesor de etnología y quechua en el Instituto Pedagógico Nacional de Varones (1950-53), catedrático del Departamento de Etnología de la Universidad de San Marcos (1958-68), y profesor en la Universidad Nacional Agraria de la Molina desde 1964 hasta su muerte, ocurrida a consecuencia de un balazo que se disparó en la sien y que ocasionaría su fallecimiento cuatro días después. Fue galardonado con el Premio Fomento a la Cultura en las áreas de Ciencias Sociales (1958) y Literatura (1959, 1962) y con el Premio Inca Garcilaso de la Vega (1968).



2-.PREMIOS OBTENIDOS:

 Fue galardonado con distintos premios, por la majestuosidad y la influencia que representaron sus obras, como:

El Premio Fomento a la Cultura en las áreas de Ciencias Sociales (1958) y Literatura (1959, 1962)

El Premio Inca Garcilaso de la Vega (1968).

3-.CORRIENTE LITERARIA:

José María Arguedas perteneció al Indigenismo, una corriente literaria que aborda los problemas de los indígenas como clase social olvidada y marginada. Sus orígenes pueden remontarse hasta cronistas como Bartolomé de las Casas, que condenó apasionadamente los desmanes de los conquistadores en Brevísima relación de la destrucción de las Indias, aunque la denominación suele relevarse para la literatura del siglo XX - cuentos y novelas sobre todo – que han denunciado las condiciones infrahumanas de vida de los indios. La narrativa indigenista, propiamente dicha, cuenta con precedentes, sobre todo en nuestro país, donde la defensa del indio dio lugar a obras como Aves sin Nido (1889) de Clorinda Matto de Turner. La influencia del pensador peruano José Carlos Mariátegui de orientación marxista permitido que el problema se relacionara más adelante con la posesión de la tierra, como puede comprobarse en El mundo es ancho y ajeno (1841) de Ciro Alegría. En este último se advierte ya la visión positiva hacia la cultura indígena que luego enriquecería José María Arguedas, quien en los Ríos Profundos (1956) y en obras posteriores trató de ir más allá de los problemas sociales del indio para adentrarse en su visión del mundo.

4-.ESTILO LITERARIO:

  • Sus temas son en general una crítica hacia las injusticias cometidas contra los indígenas.

  • Penetra en las esencias mas puras del universo indígena y busca rescatar una cultura oprimida y amenazada por otra le ha sido impuesta (la cultura occidental).

  • Su actitud literaria es muy clara, en la medida en que determina una adhesión sin atenuantes al universo de los indígenas, generando dos causes de expresión.

  • El primer problema al que se tuvo que enfrentar en su narrativa, fue el de encontraron lenguaje que permitiera que sus personajes indígenas( monolingües quechuas) se pudieran expresar en idioma español sin que sonara falso. Ello se resolvería de manera base léxica fundamentalmente española, injerta el ritmo sintáctico del quechua.

  • Elaboro un español nutrido de la sinyaxis, el ritnmo, la melodía, la ternura y la sensibilidad de la lenguaje autóctona.

5-.PRODUCCION LITERARIA:

La producción intelectual de Arguedas es bastante amplia y comprende unos 400 escritos, entre creaciones literarias (novelas y cuentos), traducciones de poesías y cuentos quechuas al español, trabajos monográficos, ensayos y artículos sobre el idioma quechua, la mitología prehispánica, el folclore y la educación popular, entre otros aspectos de la cultura peruana.

La circunstancia especial de haberse educado dentro de dos tradiciones culturales, la occidental y la indígena, unido a una delicada sensibilidad, le permitieron comprender y describir como ningún otro intelectual peruano la compleja realidad del indio nativo, con la que se identificó de una manera intensa. En Arguedas, la labor del literato y del etnólogo no está nunca totalmente disociada; incluso, en sus estudios más académicos encontramos el mismo lenguaje lírico que en sus narraciones.

La importancia fundamental de este escritor ha sido reconocida por críticos y colegas peruanos suyos como Mario Vargas llosa, quien llego a dedicarle a su obra el libro de ensayos titulado “la utopía arcaica”. También Alfredo Bryce Echenique ha colocada las obras de Arguedas entre los libros de su vida.

Con el paso de los años, la obra de Arguedas he venido cobrando mayor relieve, pese a que todavía es poco conocido fuera del Perú.

Su obra literaria se ha dividido en:

5.1-.NOVELAS Y CUENTOS:

Aunque no fue diestro en el manejo de las técnicas narrativas modernas, su literatura (basada especialmente en las descripciones) supo comunicar con gran intensidad la esencia de la cultura y el paisaje andinos:

A continuación, una lista de sus creaciones en prosa:


  • 1935 – AGUA. Colección de cuentos integrada por: agua.

Los escoleros y warma kuyay.

Segundo premio en el concurso internacional promovido por la revista americana de buenos aires.



  • 1941 – YAWAR FIESTA. Novela

  • 1954 – DIAMANTES Y PENDIENTES. Novela

  • 1955 – “LA MUERTE DE ARANGO. Cuento

  • 1958 – LOS RÍOS PROFUNDOS. Novela

  • 1961 – EL SEXTO. Novela: premio nacional de fomento a la cultura Ricardo palma en 1962.

  • 1962 – LA AGONÍA DE RASUÑITI. Cuento.

  • 1964 – TODAS LAS SANGRES. Novela

  • 1965 – EL SUEÑO DEL PONGO. Cuento

  • 1971 – EL ZORRA DE ARRIBA Y EL ZORRA DE ABAJO. Novela

5.2-.RECOPILACIONES POSTUMAS:

  • 1972 – FORASTERO Y OTROS

  • 1972 – PAGINAS ESCOGIDAS. Selección de la obra de Arguedas, editada por Emilio Adolfo westphalen.

  • 1973 – CUENTOS OLVIDADOS. Compilación de cuentos perdidos en periódicos y revistas de los años 1934 y 1935.

  • 1974 – RELATOS COMPLETOS. Contiene los siguientes relatos:

  • “agua”, “los escoleros”, “warma kuyay”, “el barranco”. Diamantes y pedernales, “oro vilca”, “ la muerte de los Arango”, “hijo solo”, la agonía de rasuñiti, el sueño del pongo, “ el honor viejo”, “ la huerta”, “el ayla” y “don Antonio”.

5.3-.POESIA

Escritos primero en quechua, y luego traducidos al español por el mismo autor, los poemas de Arguedas asumen conscientemente la tradición de la poesía quechua, antigua y moderna, convalidan la visión del mundo que la anima, revitalizando sus mitos esenciales y condensan en en solo movimiento la protesta social y la reivindicación cultura.



  • 1962 – TUPAC AMARU KAMAQTAYTANCHISMAN. Haylli- taki/ a nuestro padre creador Túpac Amaru. Himno- canción.

  • 1966 - ODA AL JET.

  • 1969 – QOLLANA VIETNAM LLAQTAMAN/ al pueblo excelso de Vietnam.

  • 1972 – KATATAY Y OTROS POEMAS. Hucjayllikunapas. Poemas en versiones quechua y española. Publicado póstumamente por sybila Arredondo de Arguedas.

5.4-.ESTUDIOS ETNOLOGICOS, ANTROPALOGICOS Y DEL FOLCLORE

Estos conforman la mayor parte de su producción escrita8 solo un 12% de esta corresponde a su narrativa).



  • 1938 – CANTO KECHWA. Con un ensayo sobre la capacidad de creación artística del pueblo indio y mestizo. Edición bilingüe preparada en la prisión.

  • 1947 – MITOS, LEYENDAS Y CUENTOS PERUANOS. Recogidos por los maestros del país y editados en colaboración con francisco izquierdo ríos.

  • 1949 – CANCIONES Y CUENTOS DEL PUEBLO QUECHUA.

  • 1953 – CUENTOS MAGICOS-REALISTAS Y CANCIONES DE FIESTAS tradicionales- folclor del valles del Mantaro.

  • 1956 – PUQUIO, una cultura en proceso de cambio.

  • 1957 – ESTUDIO ETNOGRAFICO DE LA FERIA DE HUANCAYO.

  • 1957 – EVOLUCIÓN DE LAS COMUNIDADES INDIGENAS. premio nacional fomento a la cultura Javier prado en 1958.

  • 1958 – EL ARTE POPULAR RELIGIOSO Y LA CULTURA MEZTIZA.

  • 1961 – CUENTOS MAGICOS- RELIGIOSOS QUECHUAS DE LUCANAMARCA.

  • 1966 – POESIA QUECHUA.

  • 1966 – DIOSES Y HOMBRE DE HUAROCHIRI. Hermosa traducción directa castellano, de los mitos de la creación del mundo de la recopilación hecha por el sacerdote cuzqueño francisco de Ávila a fines del siglo XVI, en la provincia de Huarochirí.

  • 1968 – LAS COMUNDADES DE ESPAÑA Y DEL PERÚ.

  • 1975 – SEÑOREA E INDIOS – acerca de la cultura quechua. Complicación de ángel rama.

  • 1976 – FORMACION DE UNA CULTURA NACIONAL INDIOAMERICANA. COMPLICACION DEBIDA ANGEL RAMA Y CUYO TITULO “BUSCA INTERPRETA UNA PREOCUPACION CENTRAL DE ARGUEDAS”.

6-.EL SEXTO

6.1-.ARGUMENTO DE LA OBRA :



Empieza con el ingreso de Gabriel Osborno a la prisión y lo primero que oye es la canción de “La Marsellesa De Los Apristas” que es cantada por los presos políticos del tercer piso.

Gabriel es conducido al pabellón de los presos políticos y es introducido en una celda.


Alejandro cámac Jiménez y Gabriel serán compañeros de celda. Cámac, a medida que pasaban los días, le fue enseñando a los presos uno por uno: Maraví, el amo del sexto; el Negro Puñalada, el Piurano, Rosita, el Pato, el Pacasmayo, entre otros.

También le dice que en el primer pabellón están los vagos (2º piso) están los delincuentes más avezados (violadores, asesinos, estafadores) y en el tercer piso, se encuentran los presos políticos.

En la novela se narra la muerte del pianista, la violación de Libio Tasaico por parte del negro puñalada, la muerte de el pato” por manos del piurano, el suicidio de “Pacasmayo”, la muerte del Japonés, la locura del delincuente “clavel”, la muerte del “negro puñalada”.

La obra del sexto es más una novela testimonial porque narra con una exactitud como es la vida dentro de una cárcel peruana los atropellos que se realiza dentro de la cárcel la corrupción, el homosexualismo, la desigualdad. 

El escritor José Maria Arguedas cuenta el drama humano de una cárcel peruana. El dolor, la angustia, el sufrimiento y la muerte, son elementos vitales que giran alrededor de la obra.

6.2-.PERSONAJES PRINCIPALES DE LA OBRA:

  • Gabriel, el narrador-protagonista, es un joven estudiante, serrano, artista, idealista, apolítico. Es natural del pueblo de Lar cay, cerca de Chal huanca. No se alinea ni con los apristas ni con los comunistas, pues siente aversión por las doctrinas y disciplinas políticas que, según él, limitan su libertad. Prefiere juzgar a los individuos no por sus diferencias políticas, sino por su personalidad, y es así como se hace amigo por igual del comunista Cámac y el aprista «Mok’ontullo». Es muy sensible y le atormentan las terribles escenas que ve en la cárcel. En los momentos de mayor angustia recuerda las bellas y apacibles imágenes de su tierra natal, a manera de paliativo.

  • Alejandro Cámac, hombre maduro, alto, flaco, serrano, campesino de origen, carpintero de minas, sindicalista y comunista. En Moro cocha (región minera en la sierra central del Perú) había sufrido encierro y torturas, antes de ser trasladado a Lima. Compañero de celda de Gabriel, quien llega a admirarle por su sentido de justicia, que estaba por encima de su militancia partidaria. Muere en prisión y sus camaradas lo homenajean, sumándose incluso los apristas al acto, pues todos le reconocen como un gran luchador social. Pedro, el líder de los comunistas, pronuncia un discurso en su honor.

  • Juan, apodado «Mok’ontullo», joven, alto, blanco, arequipeño y aprista. Es la esperanza de su partido, aunque él se define solo como el músculo del mismo, siendo otros los cerebros. Empero, no es fanático y hace amistad con Gabriel.

  • Francisco Estremadoyro, apodado «Pacasmayo», por ser natural del puerto de ese nombre, situado en el departamento, donde tenía un negocio de lanchas. Estaba como acusado de aprista, pero en realidad era apolítico y según su versión su encierro era obra de un diputado liberteño a raíz de una disputa por el amor de una mujer. Es muy jovial, conversador y lleno de energía, pero de pronto es aquejado de una extraña enfermedad que le hace enrojecer el rostro. Ello, sumado al deprimente espectáculo de la prostitución de un muchacho apodado Clavel en plena cárcel, hace que enloquezca y se suicide arrojándose contra los barrotes de la celda del muchacho.

  • El piurano Policarpo Herrera, natural de Chulucanas. Es un hombre alto y fornido, pequeño propietario, agricultor cañavelero, que según su versión estaba en prisión por su enemistad personal con el subprefecto de su provincia. Como todo hombre andino siente aversión hacia la homosexualidad; detesta por eso al Rosita y a los violadores como el Puñalada y su banda de negros.

  • Maraví, delincuente de alta peligrosidad, gordo, bajo y achinado. Es uno de los jefes de El Sexto, rivalizando con Rosita y Puñalada por el control de los negocios en el interior del penal.

  • Puñalada, es un negro ladrón y asesino. Es alto, corpulento y con mirada de caballo. Es jefe de una de las bandas que existen dentro de la prisión. Es también el encargado de llamar a los presos desde la puerta del penal. Controla el negocio de prostituir a un joven llamado Clavel, así como el tráfico de alcohol, hojas de coca y droga dentro de la prisión. Se enamora del Rosita pero éste lo rechaza.

  • Rosita, homosexual y travestido, quien purga prisión por ladrón y asesino. Es otro de los líderes del Sexto, en rivalidad con Maraví y Puñalada. Es hábil con la navaja y muy respetado por todos. Su pasatiempo favorito es el canto que entona con delicada voz. Convive en su celda con «el Sargento», un preso común condenado por estupro.

6.3-.PERSONAJES SECUNDARIOS DE LA OBRA:

  • Luis preso político, natural de Cutervo en el departamento de Cajamarca. Es el líder de los apristas. Estos, que entre sí se tratan de «compañeros», son los más numerosos (más de 200).

  • Pedro, preso político, viejo, limeño. Es el líder de los comunistas, que conforman una minoría entre los presos políticos (unos 30 «camaradas»).

  • Torralba, preso político, obrero fornido, serrano y comunista.

  • «El Clavel», un muchacho homosexual, de tez clara, que es traído de la calle y encerrado en una celda donde el Puñalada y su gente lo prostituyen, cobrando a cada usuario diez soles. Enloquece y los guardias lo sacan de la prisión, desconociéndose su final. Se decía que era hijo de unos inmigrantes serranos instalados en Cantagallo, quienes lo abandonaron aun niño.

  • «El Pianista» o «el Músico», es un preso vago, quien sufre de maltratos, humillaciones y violaciones de parte de Puñalada y otros presos avezados, y termina por enloquecer. Se le ve en los pasillos simulando tocar el piano en el suelo y en los barrotes. Termina por enfermar gravemente y Gabriel trata de paliar su sufrimiento regalándole ropa y dándole comida, pero después aparece muerto en su celda. Se contaba que antes de recalar en la prisión había sido, en efecto, un estudiante de piano, que de día trabajaba de dependiente en una tienda.

  • «El Japonés», es un preso vago, de ascendencia oriental, quien es objeto de la burla y el maltrato de parte del Puñalada y otros presos. Una de las torturas a la que le sometía el Puñalada consistía en impedirle que defecara tranquilamente, haciendo que se revolcara en su suciedad.

  • Un negro idiota y exhibicionista, que enseña su enorme miembro viril a cambio de unos centavos. Él es quien, al final de la novela, mata al Puñalada cortándole en el cuello.

  • Libio Tasaico, un muchacho de 14 años, serrano y sirviente, quien llega al Sexto acusado por su patrona de robar un anillo costoso. Llevado a una celda, es abusado sexualmente por Puñalada y otros negros. Rechaza el dinero que Puñalada le quiere dar. Se hace amigo de Gabriel, de quien era paisano. Al día siguiente sale en libertad pues su patrona avisa que ya encontró su anillo.

  • «El Pato», inspector de la policía y soplón (informante o delator al servicio del gobierno), odiado por los presos políticos, que es muerto de una cuchillada por el Piurano, al final de la novela.

  • «Pate ‘Cabra», otro de los líderes del primer piso de El Sexto, aunque no tiene protagonismo en el relato.

  • Los vagos, son presos comunes encerrados por vagancia y por andar indocumentados; algunos se ponen al servicio de los delincuentes más avezados, como mandaderos o guardaespaldas.

  • Los paqueteros, vagos al servicio de Puñalada, Maraví y el Rosita.

  • El Comisario de la prisión, que es un mayor de la policía, algo loco y abusivo.

  • El Cabo, el Sargento, el Teniente y los guardias de la prisión.

6.4-.LOCALIZACION EL TEXTO:

El contexto social y político vivido es una época de crisis institucional del Estado peruano, donde nuestro país se encontraba sumido en una grave inestabilidad, donde imperaba un Estado Oligárquico, en el cual una minoría oprimía a las grandes mayorías. Correspondiéndole también vivir aquel momento de cambio, de transformación; el momento en el cual las Fuerzas armadas dirigidas por el General del ejército Peruano Juan Velasco Alvarado decide poner fin a esta crisis a través de un golpe de estado al Arquitecto Fernando Belaúnde en 1968 y decide implantar un gobierno de corte nacionalista, basado en un capitalismo de Estado y buscando la democracia de participación plena. 

6.5-.CONTEXTO IDEOLOGICO



El mundo de los presos políticos en el Sexto refleja la realidad peruana de la década de 1930: comparativamente, los apristas son mayoría y los comunistas solo una minoría.2 Estos partidos, de carácter revolucionario, habían surgido en los años 1920 con la pretensión de transformar radicalmente al país; pero fue el APRA, fundado por Víctor Raúl Haya de la Torre, que al comenzar la década de 1930 irrumpió como un partido de masas, apoyado por obreros, campesinos, estudiantes y la clase media. Participaron en las elecciones generales de 1931, que perdieron frente al teniente coronel Luis Sánchez Cerro; no reconocieron el resultado y pasaron a la más desaforada oposición, cuya cima alcanzó con la llamadarevolución de Trujillo de 1932, ferozmente reprimida por el gobierno. Apristas y comunistas fueron perseguidos y puestos fuera de la ley bajo una norma de la Constitución de 1933 que proscribía a los partidos de carácter internacional; de esa época data la acuñación del término apro-comunismo. Las cárceles se llenaron de presos políticos, situación que no varió tras el ascenso al poder de Óscar R. Benavides luego del asesinato de Sánchez Cerro en 1933 a manos de un militante aprista. La novela es un eco de la lucha de los apristas y comunistas contra el régimen dictatorial de Benavides, pero a la vez refleja el enfrentamiento de ambos grupos en el plano doctrinario. Los apristas acusan a los comunistas de estar al servicio de la Rusia y de ser antipatriotas; a la vez los comunistas consideran a los apristas como intrigantes al servicio de los intereses de los explotadores para frenar así la auténtica revolución. Frente a esta disputa, el joven Gabriel se muestra como un individualista acérrimo: no comparte ninguno de esos fanatismos extremos, aunque se siente más cercano a los comunistas. Se podría definirlo como un independiente.

6.6-.EPOCA



Es una breve novela basada en la experiencia carcelaria del autor en la prisión limeña del mismo nombre, entre los años de1937 y 1938, bajo la dictadura de Oscar R. Benavides. Aunque ambientada en un contexto urbano y con personajes mayoritariamente costeños y criollos, no deja de tener elementos en común con sus anteriores novelas neoindigenistas, en especial con Los ríos profundos, pues su protagonista-narrador (que usa el sobrenombre de Gabriel) es también un ser marginal, sensible e idealista, escindido entre dos mundos (el serrano-andino y el costeño-criollo) y entre dos culturas (la quechua y la castellana).

6.7-.ESTRUCTURA

No posee capítulos, puesto que se trata de una novela .

6.8-.TIEMPO

Esta novela escrita en el tiempo en el que el presidente Fernando Belaunde Terry recibió un golpe de estado por el general juan Velasco Alvarado y con ella se produjo la gran llamada reforma agraria.

6.9-.ESCENARIO

Los hechos narrados transcurren en el interior de El Sexto, una prisión situada en el centro de Lima, en la Av. Bolivia con Alfonso Ugarte. Al inicio del relato, el joven Gabriel cuenta su llegada luego de abandonar la Intendencia; tras cruzar un patio inmenso fue conducido hacia el tercer piso o pabellón de los presos políticos. En el primer piso se hallan los presos comunes más peligrosos (asesinos, ladrones prontuariados) y en el segundo los no avezados (violadores, estafadores, ladrones primerizos).

El nombre de la prisión se debía a que el edificio servía también de cuartel a la sexta zona policial de la República.3

6.10-.PUNTO DE VISTA DEL NARRADOR:

Según el análisis de Vargas Llosa, desde un punto de vista formal esta novela es la más imperfecta de las que escribió Arguedas. Hace notar que en lo que respecta a la anécdota, hay demasiados cabos sueltos, episodios como la disputa entre los apristas y comunistas por el incidente del Pianista, que carecen de poder de persuasión, o que no armonizan con el contexto como el discurso a la muerte de Cámac, o momentos que debieron ser de gran dramatismo pero que no lo son por estar mal resueltos, como la muerte de Puñalada a manos del negro que exhibe su miembro viril. Agrega también que muchos de los personajes son borrosos y que la historia transcurre sin soltura, pues el tiempo narrativo no está bien estructurado.

Empero, Vargas Llosa señala también sus aciertos. Según su criterio, lo mejor sería «la parte estática del libro, el ambiente de rutina embrutecedora, envilecimiento y podredumbre que sirve de marco a la acción.» Otro de los aciertos serían los «personajes colectivos», «entidades gregarias en las que el individuo es absorbido y borrado por el conjunto, que funciona como el sincronismo de un ballet.» Entre esas tropas humanas la más vívidamente representada sería la de los vagos, en quienes, pese a su repulsión, Arguedas consigue preservar un relente de humanidad, y sus apariciones provocan, además de disgusto y pavor, compasión y hasta ternura.4

El libro ha sido construido a base de diálogos; la parte descriptiva es menos importante que la oral. Esto significó un cambio en la narrativa de Arguedas. En Yawar Fiesta había ensayado con acierto una reelaboración castellana del quechua para hacer hablar a sus personajes indios, y ese estilo mestizo alcanzaba un alto nivel artístico en Los ríos profundos. En El Sexto, con una sola excepción, quienes hablan no son indios sino limeños, serranos que se expresan ordinariamente en español y gentes de otras provincias de la costa. Arguedas trató de reproducir las variedades regionales y sociales —el castellano de los piuranos, de los serranos, de los zambos, de los criollos más o menos educados— mediante la escritura fonética, a la manera de la literatura costumbrista, y aunque en algunos momentos acertó (por ejemplo, en el caso de Cámac), en otros fracasó y cayó en el manierismo y la parodia. Esto es evidente cuando hablan los zambos o don Policarpo; esas expresiones argóticas, deformaciones de palabras trasladadas en bruto, sin recreación artística, consiguen un efecto contrario al que buscan (fue el vicio capital del costumbrismo): parecen artificios, voces gangosas o en falsete.


De todos modos, aun con estas limitaciones, por su rica emotividad, sus hábiles contrastes y sus relámpagos de poesía, el libro deja al final de la lectura, como todo lo que Arguedas escribió, una impresión de belleza y de vida.5

7-.TEMA PRINCIPAL

El drama humano de una cárcel peruana.

8-.TEMA SECUNDARIO

El dolor la muerte angustia sufrimiento

9-.LENGUAJE:

Como el mismo Arguedas expresó en varias ocasiones, y como varios lectores han notado, el estilo de Arguedas es esencialmente realista. De acuerdo, El Sexto es una novela-testimonio de una realidad caótica que no puede ser ilustrada sino por el lenguaje testimonial y de conjuro, como creemos que Arguedas tenía en mente al escribirla. Según estas circunstancias, su lenguaje testimonial no puede ser siempre indirecto o lleno de tropos, ni referirse solamente a una realidad imaginaria y literaria. Más allá de esta última realidad, este lenguaje debe permitir deconstruir la realidad que refleja, es decir, debe permitir rastrear sus referentes, tanto reales como abstractos o fantasmales, que el autor busca nombrar y conjurar.

10-.MENSAJE



Arguedas define a "El Sexto" como una escuela del vicio, pero a la vez como una escuela de generosidad. Y es que en ese lugar el escritor encontró lo peor que la sociedad ha parido pero a la vez la esperanza de quienes luchaban por cambiarla, sufriendo no solo la privación de la libertad sino torturas y sufrimientos. Al margen de las menudas disputas doctrinarias que se dan entre los presos políticos, existe ideales comunes que en determinados momentos hermana a todos ellos: la lucha contra una dictadura totalitaria y el deseo por implantar en el país la justicia social.
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal