No es lo que eres, sino lo que haces lo que te identifica



Descargar 50,06 Kb.
Fecha de conversión24.01.2017
Tamaño50,06 Kb.

Material De apoyo área de Ética y Valores Humanos. Lic. Reybaldo Rafael Romero Ávila

“No es lo que eres, sino lo que haces lo que te identifica”


CÓMO ELABORAR UNA SÍNTESIS

MARTHE DE CARVAJAL, Norma et al. 

Cómo elaborar y presentar un trabajo escrito. 4ª. ed. 

Barranquilla: Ediciones UNINORTE, 1994. páginas 88-90.  



http://ylang-ylang.uninorte.edu.co/Objetos/Educacion/VirtualizacionEducacion2/Como_elaborar_una_sintesis.htm

 

Elaborar un resumen no es más que extraer lo más fielmente posible la idea central y sus correlacionadas contenidas en un texto. Esta labor debe efectuarse de tal manera que el conjunto resultante exprese la intención del autor del texto que se resume. Lo anterior que parece ser sencillo, no lo es en realidad. Construir una buena síntesis es un arte. Implica en quien la elabora un poder de abstracción muy desarrollado para captar, con precisión y concisión, la idea global del autor original y poder manifestarla posteriormente en forma lógica y coherente. 


Resumir es, entonces, el proceso mediante el cual se llega a la reconstrucción de un escrito preexistente, para expresar con uno nuevo y menos extenso, la idea directriz del texto original. En la síntesis el escritor no aporta ideas distintas de las del autor original. Por lo tanto, al sintetizar, quien cumple esa labor no incluye sus conceptos, no expresa su inconformidad o aceptación de las ideas del autor primigenio sino que las presenta tal y como son, sólo que de manera breve. No obstante, quien resume utiliza sus propias palabras o las mezcla con las del autor del texto original. 
La finalidad de la síntesis o resumen es facilitar la evocación y recuperación de muchas ideas importantes halladas en un texto escrito. El rescate y retención de esas ideas se lleva a cabo, entonces, de acuerdo con el orden de importancia e interés como aparezcan. Sin embargo, usted puede cambiar ese orden, dándole otro de su propio interés. 
PROCEDIMIENTO PARA RESUMIR 
Para elaborar el resumen de un texto extenso, lo primero que usted debe realizar es una lectura completa del escrito. Así tendrá una idea global o general del contenido:. Una vez leído en su totalidad el texto que desea resumir, debe hacer una relectura. Es el momento de ir subrayando las ideas principales de cada párrafo. Tenga en cuenta y observe, además, la estructura del texto. Lo más probable es que éste presente una introducción, un desarrollo y una conclusión. Es necesario discriminar cada parte de este ordenamiento. Cuando haya destacado las ideas más importantes en cada párrafo, elabore un cuadro sinóptico teniendo en cuenta las siguientes observaciones: 


  • Resuma el texto con sus palabras.

  • Utilice un vocabulario sencillo, sin sobrecargarlo con adjetivos o adverbios.

  • Elimine palabras vacías reemplazándolas por otras con mayor significación. Incluya varios aspectos particulares en una generalización. Por ejemplo: pizza, espagueti y torta, se generalizan como harinas. Es posible también sustituir una frase o una oración muy extensa por otra más breve que contenga las mismas idea.

  • Elija adecuadamente los nexos o elementos de enlace (por el contrario, luego, además, en efecto, por consiguiente), pues ellos van ayudando a la coherencia y cohesión del texto. Además, establezca la relación existente entre las ideas escogidas.

  • No utilice citas textuales. Redacte el nuevo texto con sus propios términos ya la vez con los del autor, respetando fielmente el texto original.

  • Tenga mucho cuidado y preste atención a la coherencia

  • Al redactar utilice correctamente los signos de puntuación; ellos le ayudarán a dar mayor claridad al nuevo texto. 

Si usted sigue las recomendaciones anteriores obtendrá un escrito breve elaborado en pequeñas etapas, que contiene lo esencial. 
Veamos ahora cómo diseñar un cuadro sinóptico que le sirva de guía para elaborar un resumen: 


Titulo del texto, escrito o lectura

1. Idea principal o directriz

 

2. Explicaciones o justificaciones de la idea anterior

Por medio de ejemplos, comparaciones, clasificaciones, etc.

3. Asociación de esta idea

con otras



 

4. Argumentos

A favor:

En contra:



5. Conclusión

 

 O también: 

Titulo del texto, escrito o lectura

1. Planteamiento de la idea central (tomada de una lectura global)

Explicación de la idea anterior con ejemplos, comparaciones, contrastes, etc. si los hay.

Asociación de la idea directriz con otras.

Anotación de argumentos a favor o en contra que se encuentren en el escrito.



2. Idea principal del primer párrafo.

Aclaración de la idea con ejemplos, comparaciones, contrastes, etc., si se necesita.

Argumentos a favor y en contra si los hay.


3. Idea principal del segundo párrafo.

Aclaración de la idea con ejemplos, comparaciones, etc. si se necesitan.

Asociación con otras ideas.

Argumentos a favor y en contra si los hay.



4. Idea principal del tercer párrafo. (Así sucesivamente numerados).

5. Conclusión.

La síntesis: es un resumen que se hace con el fin de acortar un texto, puntualizando las ideas principales del tema principal.

Para hacerlo, te recomiendo que hagas la lectura del texto concentrándote en el, para después retomando las ideas principales hacer una recopilación de las mismas.
Diferencia entre "Resumen" y "Síntesis"
Si bien muchos suelen pensar que ambas palabras significan lo mismo, sin embargo existe una ligera línea divisoria entre ellas, que las distingue a una de otra, y lo aclararemos a continuación.

 

Como sabemos, estos vocablos se emplean en temas relacionados a la asignación de tareas y asignaciones, así como también ayudan a las tesis, pero estos no significan lo mismo.



 

Resumen: es una reducción de un texto original o de partida, reducido normalmente al 25% del total del documento (aunque puede ser más reducido), en el cual se expresan las ideas del autor, siguiendo una serie de pasos para su desarrollo.

 

El resumen se hace a partir de las ideas principales del autor, las cuales deben ser absolutamente precisas y sin modificaciones, sin opiniones ni acotaciones de quien lo está realizando. 



 

En el resumen, suelen transcribirse literalmente las palabras que engloban las ideas principales a fin de no modificar el sentido original del texto.

 

Síntesis: Se refiere a la composición propia de un conjunto de ideas, a partir de sus elementos separados en un previo proceso de análisis.



 

La síntesis suele realizarse con palabras propias de quien la realiza, ni tampoco se debe cambiar el concepto que los autores quisieron o quieren transmitir. En ella se puede ampliar las ideas y organizarlas debidamente como le convenga a la persona que lo realiza.

 

En conclusión, el "resumen" refleja en forma reducida y directa las ideas principales del texto original, y la "síntesis" es la composición personal y con propias palabras, de las ideas o conceptos de textos u autores, previo análisis de sus tratados.


¿Qué es el adjetivo?

El adjetivo es una parte de la oración, es una palabra que complementa a un sustantivo para calificarlo y/o determinarlo, expresando sus características, cualidades o propiedades atribuidas.

Estas expresiones por el significado del adjetivo, son adyacentes al sustantivo y pueden ser concretas o abstractas.

 

Ejemplo:



 

El libro verde, el libro grande (concreto).

El libro difícil, el libro complejo (abstracto).

 

Los adjetivos expresan cualidades de los nombres con mayor o menor intensidad, al cual denominamos grados del adjetivo, y ellos son:



 

Grado positivo: Un adjetivo está en grado positivo cuando expresa una cualidad sin dar idea de intensidad.

 

Ejemplo:


 

Javier es ágil y Daniel está gordo.

 

Grado comparativo: Un adjetivo está en grado comparativo cuando expresa una cualidad indicando una variación o comparación en cuanto a la intensidad que relaciona dos términos entre sí.



 

Ejemplo:


 

Wilson es menos ágil que Martín.

 

Si la cualidad de un término es inferior a la del otro, utilizamos un grado comparativo de inferioridad, mediante las palabras menos... que.



 

Ejemplo:


 

José es menos alto que Javier.

 

Si la cualidad de un término es igual a la del otro, utilizamos el grado comparativo de igualdad, mediante las palabras igual... que, tan... como.



 

Ejemplo:


 

Martí es tan alto como Javier.

 

Si la cualidad de un término es superior a la del otro, utilizamos el grado comparativo de superioridad, mediante las palabras más... que.



 

Ejemplo:


 

Martín es más alto que Wilson.

 

Grado superlativo: Un adjetivo está en grado superlativo cuando expresa una cualidad del nombre en su grado máximo.



 

Ejemplo


 

Karen es muy simpática. 

Karen es simpatiquísima.

 

Cuando expresamos una cualidad en su grado más elevado estamos utilizando el grado superlativo absoluto.



 

Ejemplo: 

 

Daniel es rapidísimo. 



Daniel es muy rápido.

 

Si utilizamos el grado superlativo de un adjetivo haciendo referencia a otros nombres, es decir, comparándolo con otros, estamos usando el grado superlativo relativo.



 

Ejemplo:


 

Wilson es el más rápido del equipo.

 

Existen una vasta clasificación de adjetivos, los cuales son los siguientes: 



 

Adjetivo Calificativo: Aquel que sirve para calificar o dar una característica del sustantivo.

 

Ejemplos:



 

Bueno, bajo, bonito, suave, perfumado, etc.

 

Mi amigo es un niño bajito y delgado.



 

Adjetivo Demostrativo: El que determina al sustantivo indicando lejanía o proximidad en relación a las personas que hablan; o sea, indica ubicación espacial.

 

Ejemplos:



 

Este, ese, aquel, aquella, estas, esas, aquellas, etc.

 

Aquella niña es mi amiga.( Si la persona que habla está lejos.)



Esta niña es mi amiga. .( Si la persona que habla está cerca.)

Esa niña es mi amiga. ( Si la persona que habla está a una distancia media.)

 

Adjetivos Posesivos: Que indica posesión o pertenencia. 



 

Ejemplo


 

Mi, tu, tuya, suya, su, sus, nuestro, vuestro, tuyos, suyas, suyos, vuestros, etc.

 

Mi mamá está descansando en su pieza.



 

Adjetivo Numeral: Indican un número determinado. Puede ser de orden, cantidad, múltiplo o partición de cantidades.

 

Los adjetivos numerales pueden ser:



 

Numeral cardinal: Indican un número determinado, que puede ser de cantidad, orden, fracción o múltiplo de una cantidad.

 

Ejemplo


 

Uno, mil, doscientos, etc.

 

En mi colegio somos ochocientos cincuenta alumnos.



 

Numeral ordinal: Indica un orden.

 

Ejemplo:


 

Primero, sexto, décimo, vigésimo, etc.

 

Vamos segundos en la competencia de la semana del colegio.



 

Numeral multiplicativo: conocido como múltiplos agrega al sustantivo la idea de veces.

 

Ejemplo


 

Doble, triple, quíntuples, etc.

 

He leído el doble de páginas que tú.



 

Numeral partitivo: agrega al sustantivo la idea de parte de una unidad.

 

Ejemplo


 

Mitad, media, vigésima, décima, etc.

 

Mi hermana se comió la mitad de los dulces.



 

Adjetivo Indefinido: Los que pueden referirse al número o cantidad y también a la identidad imprecisa de lo designado por nombre. Todos tienen variación de género y número con excepción de cualquier y ningún. Van antepuestos al nombre salvo ningún que puede ir pospuesto.

 

Ejemplo


 

Muchos, pocos, algunos, varias, cualquiera, etc.

 

Algunas de mis amigas fueron a mi cumpleaños.



 

Adjetivos Exclamativos o Interrogativos: Son los que se emplean en la oración interrogativa o exclamativa, siempre se antepone al sustantivo y se acentúan. 

 

Los adjetivos interrogativos son: Cuál(es), qué, cuánto(s), cuánta(s).



 

Ejemplos:

 

¡Qué niña! 



¿Qué niño?

 

Adjetivo Explicativo: Conocidos como epítetos, son los que expresan una cualidad no necesaria del nombre, pero que añade interés literario al texto. Suele ir antepuesto al nombre.



 

Ejemplos: 

 

Blanca Nieve, Amplia calle.



 

Adjetivo Especificativo: Es el que expresa una cualidad necesaria del nombre que lo diferencia de los demás. Suele ir detrás del nombre.

 

Ejemplos:



 

Corbata azul, día caluroso.

 

Adjetivo Relacional: Aquellos que pese a limitar la extensión del sutantivo, al que acompañan como los calificativos, carecen de grado. 



 

Ejemplo: 

 

Vehículo policial, institución pública.



 
¿Qué es el Adverbio?

El adverbio es un tipo de palabra invariable que actúa como un modificador de un verbo, un adjetivo o de otro adverbio, dentro de una oración.

Todos los adverbios tienen funciones sintácticas que son:  

 

La de núcleo del sintagma adverbial. 



Las de complemento circunstancial del verbo. 

La de cuantificador, grado o complemento del adjetivo. 

Las de cuantificador de otro adverbio.

 

Algunos adverbios pueden funcionar como predicados dirigidos hacia un sujeto y junto a una cópula verbal.



 

Ejemplos:

 

Luis vive lejos.



Maribel hizo un trabajo bastante bueno.

Javier está muy ocupado.

Pamela está divinamente bella.

 

Conforme a esto, los adverbios se dividen por su significación en varias clases:



 Adverbios de lugar: cerca, lejos, enfrente, detrás, arriba, encima, debajo, fuera, etc. Y demostrativos de lugar como: aquí, ahí, allí, acá, allá, acullá.

 

Adverbios de tiempo: antes, después, luego, despacio, aprisa, aun, todavía, siempre, nunca, jamás, etc. Ahora, hoy, mañana, ayer y entonces, en aquel tiempo.



 

Adverbios de modo: bien, mal, apenas, recio, buenamente, fácilmente, justamente.

 

Adverbios de cantidad: mucho, poco, harto, bastante, además, demasiado, más, menos, algo, nada, etc.



 

Adverbios de afirmación: ciertamente, verdaderamente, etc.

 

Adverbios de negación: no, tampoco, nada, jamás, etc.



 

Adverbios de duda: acaso, tal vez, quizá, quizás, etc.

 

Adverbios interrogativos/exclamativos y relativos: usadas en oraciones interrogativas y exclamativas son cuándo, cómo, cuánto y dónde (las formas relativas son idénticas aunque se escriben sin acento).



 

Otros adverbios: sólo/solamente, aun, inclusive, además, únicamente, incluso; mismamente, propiamente, precisamente, concretamente; viceversa, contrariamente, siquiera, consecuentemente.

 

También es necesario tomar en cuenta las denominadas frases adverbiales o locuciones adverbiales, ya que hay algunos autores que hacen distinción entre frase y locución adverbial, pero la mayoría utiliza “locución adverbial” para referirse a lo mismo.



 

Tomando en cuenta sus apreciaciones, algunos autores agregan un matiz a las locuciones adverbiales diciendo que son como “aforismos” o “sentencias”.

 

De todos modos, la locución adverbial o frase adverbial es un conjunto especial de varias palabras a las que les antecede una preposición y, al igual que el adverbio, modifica a un verbo.



 

Ejemplos:

 

Repitió la lección al pie de la letra.



 

Al pie de la letra, es una frase adverbial que significa igual, exactamente.

 

Todo terminó en un abrir y cerrar de ojos.



 

En un abrir y cerrar de ojos, es una frase adverbial que tiene el mismo significado que el adverbio rápidamente.





R3 Ayapel 2013 Página de



La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal