Índice Síntesis p. 2 Logros de mi pg p. 4 Introducción p. 5 Cv p. 7 Declaración jurada de autoría p. 12 Síntesis



Descargar 7,14 Mb.
Página4/24
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño7,14 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

1.4 Antecedentes temáticos en la literatura
Si en nacimiento y el desarrollo de todas la literaturas fantásticas europeas están unidas al Romanticismo, en Alemania todos los elementos sobrenaturales imaginables se habían convertido mucho antes en palabra escrita o habían poblado las pinturas y grabados renacentistas. Caillois propone una clasificación de los temas de la literatura fantástica. Todos estos temas fueron explorados por el Expresionismo, sobre todo en lo que se refiere a cinematografía. Mucho antes del nacimiento del movimiento Expresionista todas estas temáticas habían sido desarrolladas por diversos autores. Algunos antecesores del propio Romanticismo, del Gótico y del Sturn und Drang.

A modo resumido la lista sería la siguiente:

1) El pacto con demonio.

2) El alma en pena exige para su reposo que una cierta acción sea cumplida.

3) El espectro condenado a una carrera desordenada y eterna.

4) La muerte personificada, que parece en medio de los vivos.

5) La cosa indefinida e invisible, pero que pesa, que está presente, que mata o que daña.

6) Los vampiros.

7) La estatua, el maniquí, la armadura, el autómata que de pronto se anima y adquieran una terrible independencia.

8) La maldición de un brujo, que acarrea una enfermedad espantosa y sobrenatural.

9) La mujer fantasma, salida del más allá, seductora y mortal.

10) La inversión de los dominios del sueño y de la realidad.

11) La habitación, el piso, la casa, la calle borradas del espacio.

12) La detención o repartición del tiempo

Un drama de Kinger, Sturn und Drang (aproximadamente traducible por Tempestad y pasión). Había dado nombre al movimiento que desde 1770 a 1790 preparó la llegada del Romanticismo. Con éste despertar del genio germánico, revivieron también los antiguos mitos populares, y sobre todo, el culto de la muerte y el sueño, y esa oscilación entre Eros y Thanatos que definen al Romanticismo alemán y sobre todo al género fantástico, que en adelante se impondría con esos sentimientos constantes de ensoñación unidos a la atracción por el abismo de las tinieblas.

Jean Poul (1763-1825) precursor del Romanticismo, fue el primero en introducir el mito del doble. y dejó una obra en la que predominan el poder del sueño y del encadenamiento misterioso de los seres y las cosas.

Achim von Arnim (1781-1822) escribió en sus obras personajes humanos que se juntaban con maniquíes espejos, mandrágoras y golems en las extrañas casas donde transcurren sus relatos.

W.Hoffman (1776-1822) fue un personaje que pronto pasaría a ser leyenda, e influyó en todos los románticos del mundo. También en sus cuentos desfilan vampiros, autómatas, retratos y espejos, todos los símbolos y los sueños en el encadenamiento de las cosas junto con la infinita variedad de espíritus elementales. El desdoblamiento de la personalidad aparece también en sus novelas y cuentos.

El periodo de florecimiento de la literatura gótica dio comienzo en 1764 con la publicación del Castillo de Ortranto. del autor Orase Walpole. La literatura gótica emergió desde su nacimiento con Walpole hasta su cenit con Melmoth de Charles Robert Maturin por 1820.
El periodo comprendido entre 1764 y 1820 fue produjo incontables obras de terror con condimentos sensacionalistas y melodramáticos. La novel gótica exagera a sus personajes, y a las situaciones que se enmarcan en lo sobrenatural facilitando el terror, el misterio y el horror. Sus locaciones suelen ser vastos bosques de excesiva vegetación gobernados por la oscuridad y por las ruinas, grandes monasterios o lugares solitarios y espantosos que subrayan los aspectos más grotescos y macabros de las situaciones y de los personajes.

Las obras góticas se situarían en decorados de en un espacio y tiempo remotos para inducir una atmósfera de oscuro terror. Según Lucia Solaz: “El principal mecanismo de la trama gótica era un decorado sistema de artefactos arquitectónicos, efectos acústicos y accesorios sobrenaturales instalados por todo el castillo gótico, donde retratos itinerantes, armaduras peregrinas y otros objetos inorgánicos o inanimados se comportaban de modo humano. Fue vital para el éxito del gótico alguna forma de entrampamiento por una arquitectura orgánica o animada, cámaras que se contraían, paredes tumefactas o amenazas por parte de otros objetos.” (Literatura gótica, S/D).



2
El expresionista cree sólo en la realidad creada por él mismo pese a toda otra realidad de la vida.
(Kasimir Edschmid, S/D).
) Grupos expresionistas

El Expresionismo aflora por primera vez en Dresde de la mano de un grupo de estudiantes de arquitectura que sintieron como muchos de sus contemporáneos, que la oprimida sociedad Alemana de Guillermo II debía sufrir cambios que satisficieran las necesidades de la juventud de aquel entones. Dresde era un gran centro cultural, ideal como base del nuevo movimiento. En 1905, aquí, se funda el primer grupo expresionista: Die Brucke (El puente) conformado originalmente por Kirchner, Heckel, Bleyl y Schmidt-Rottluff, disuelto en 1913 tras el surgimiento de diferencias entre los miembros. Los rasgos diferenciales de este nuevo arte era su esencia interior, brutal y angustiada. Fue un arte concebido como una excavación bajo la superficie de una sociedad hipócrita. Lentamente fue convirtiéndose en un movimiento ampliamente seguido, pero aún así carecía de nombre hasta que, en 1910, Worringer acuñó el término Expresionismo en la revista Der Sturm.

La otra vertiente del Expresionismo es la constituida a partir de 1910 por los artistas de El jinete azul (Der Blaue Reiter). Si bien se los considera expresionistas la influencia recibida por el Cubismo, el Orfismo y el Futurismo italiano lo hacen más afín con tendencias más clásicas que románticas, más intelectuales que pasionales. El jinete azul se desentendió por completo de la denuncia y la prédica humanitarias de los expresionistas y sus preocupaciones fueron más estéticas que ideológicas.


2.1. El puente (Die Brücke)

Representantes: Max Pechstein, Franz Mare, Ernest Kirchner, Paul Klee Oskar Kokoschka, Marc Chagall, Erich Heckel. A ellos se unieron en 1906 Emil Nolde y, y en 1910 Otto Müller.

El nombre adoptado por el grupo, extraído de Así habló Zaratustra de Nietzsche, es un símbolo de su esperanza de construir un puente entre lo viejo y lo nuevo.

El manifiesto de El Puente grabado en madera por Kirchner y publicado como hoja volante en 1906, con tan sólo dos frases, refleja meridianamente el espíritu y los objetivos del grupo: “Con la fe en la evolución, en una generación nueva tanto de creadores como de gozadores de arte, convocamos a toda la juventud y, como juventud portadora del futuro, deseamos procurarnos libertad de brazos y de vida frente a las fuerzas bien establecidas y más viejas. Está con nosotros todo el que refleja, directamente y sin falsearlo, aquello que le impulsa a crear”.

El Puente indicaría, el paso de una a otra orilla, la ruptura con el arte académico, el alejamiento de toda ley y de toda disciplina y la obediencia a las presiones emotivas del propio ser. En este sentido, El Puente participa del carácter Antipositivista, Antinaturalista y Antiimpresionista de la poética expresionista en general.

1906, los artistas de El Puente se establecieron en un antiguo almacén que encontró Heckel, quien por aquel entonces cumplía la función de secretario del grupo. Dicho lugar, se convirtió en un taller colectivo. En su taller creaban cuadros, discutían resultados, recitaban poemas. Se inspiraban e influían mutuamente. Sus reuniones condujeron a un estilo homogéneo en todos los integrantes del grupo. El estilo colectivo de El Puente debía a Kirchner sus temas característicos, y a Heckel las innovaciones formales correspondientes. Durante la búsqueda de un estilo uniforme, intentaron también recuperar determinadas formas de expresión primitivas. Métodos "auténticos", directos, sinceros en su comunicación con el espectador: el arte de los primitivos alemanes, el Art Brut. Es decir, el arte de dementes, niños, salvajes. El arte del Pacífico, Oceanía y África. Su intención era recuperar el sentimiento, revalorizar la visión subjetiva del artista, intérprete y no copista de la realidad objetiva.




Figura 7. Pintura de Erich Heckel. Chica con muñeca (Franzi). 1910. Disponible en: http://www.elpais.com/recorte/20050129elpbabart_1/XLCO/Ies/20050129elpbabart_1.jpg


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal