Nº 68 / Resistencia, 23 de abril de 2014. Autos y vistos



Descargar 30,77 Kb.
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño30,77 Kb.
Nº 68 / Resistencia, 23 de abril de 2014.

AUTOS Y VISTOS:

El presente expediente Nº 1-122/13, caratulado: "DELGADO, ROLANDO REINALDO S/ EJECUCIÓN DE PENA S/ INCIDENTE", y;



CONSIDERANDO:

I- Que mediante resolución Nº 317/13, cuya fotocopia certificada luce a fs. 42/46, el Juzgado de Ejecución Penal de la Segunda Circunscripción Judicial, no hizo lugar a la solicitud por parte de la defensa del interno ROLANDO REINALDO DELGADO de la aplicación del instituto del "estímulo educativo" previsto en el art. 140 de la Ley Nº 24.660 (modif. por Ley Nº 26.695).

Luego de reseñar los antecedentes condenatorios y tiempo de detención, expresa que el nombrado agotará la pena impuesta el 06/05/2016, siendo que desde fecha 06/05/2013 se encuentra en condiciones temporales de acceder al beneficio de salidas transitorias.

Agrega que mediante resolución Nº 222 dictada el 04/06/2013, el tribunal le concedió el mencionado beneficio mediante la modalidad de una salida mensual de doce horas los primeros miércoles de cada mes para afianzar y mejorar lazos familiares y sociales y bajo palabra de honor del propio condenado, conforme los arts. 16 I.a, II.a, III.c de la Ley Nº 24.660, debiendo permanecer en el domicilio de sus padres para desarrollar tareas de ayuda al grupo familiar.

Reseña también las vistas conferidas a la Fiscalía para que se expida sobre el planteo de la defensa, como asimismo transcribe el acta del Consejo Correccional Nº 150 fechado el 08/07/13, del que surge que el interno está incorporado a las salidas transitorias y que no está en condiciones de avanzar al siguiente período de progresividad, la libertad condicional, por estar comprendido en el art. 47 del Dec. 396/99 -Reglamento de Modalidades Básicas de la Ejecución-, declarándose la reincidencia en la causa por la cual está actualmente condenado.

Efectúa un análisis del conjunto de normas reformadas por la Ley Nº 26.695, en particular lo atinente al sistema de estímulo educativo, destacando las finalidades procuradas por el legislador con dicho instituto; y que los logros académicos logrados serán una pauta más para ponderar la evolución criminológica de los internos.

Que a modo de conclusión, manifiesta que en el caso concreto el interno se encuentra incorporado al período de prueba, gozando de salidas transitorias por lo que considera que la cuestión a resolver es abstracta.

Agrega, que al estar el interno comprendido dentro de las previsiones del art. 14 del CP por ser reincidente, tiene vedada la posibilidad de acceder a la libertad condicional, y por ello no puede ser beneficiado con el estímulo educativo.

Por último afirma que en orden al instituto de la libertad asistida previsto en el art. 54 de la Ley 24.660, no le resulta aplicable el estímulo educativo porque no constituye un período o fase, si se encuentra vinculado con el principio de progresividad, sino que es una medida que prevé el egreso anticipado y reintegro al medio libre, seis meses antes del agotamiento de la condena.

Contra el decisorio en cuestión, la Defensora Oficial Nº 2 MARÍA ROSA OSISKA, plantea recurso de casación por el motivo de orden sustancial (Art. 462 inc. 1º del CPP), glosado a fs. 01/09, concediendo el mismo el juez a-quo mediante interlocutorio Nº 354 que en fotocopia certificada luce a fs. 48/49.

En el escrito recursivo y tras referirse a los requisitos de admisibilidad formal, sostiene que el juez a-quo realiza una interpretación de la ley con absoluta restrictividad, al sostener que los logros educativos solo deben considerarse como una pauta más en la ponderación de la evolución criminológica de su defendido.

Critica que el a-quo concluya que el planteo se ha tornado abstracto al estar incorporado al beneficio de las salidas transitorias, por ser una errónea aplicación de la ley.

Se agravia por la interpretación que efectúa tanto de la libertad condicional y el art. 14 del CP, como del instituto de la libertad asistida.

A continuación y para reforzar su postura, da su interpretación de la reforma a la Ley 24.660 en lo que aquí interesa e invoca jurisprudencia del Máximo Tribunal y de la Cámara Federal de Casación Penal.

Argumenta que la duración de las salidas transitorias es de doce horas, cuando en virtud del estímulo educativo y por pedido de aplicación de la misma, debería darse en este momento veinticuatro horas y hasta setenta y dos horas. De modo que se vulneraron los derechos del interno, debiendo ser considerada su situación en forma individual marcando la diferencia con aquellos que no procuran otros logros.

Posteriormente expresa agravios en orden a la interpretación del instituto de la libertad asistida que efectuara el a-quo.

Cita los argumentos que dio la Procuración Penitenciaria en el precedente "Prieto" de la Cámara Federal de Casación Penal respecto al instituto del estímulo educativo y su aplicación a la libertad condicional.

Concluye, que ese razonamiento también debiera aplicarse a la libertad asistida del art. 54, creada para permitir que los reincidentes también pudieran acceder al régimen progresivo para cumplir la última porción de la pena en libertad.

Finaliza su exposición con transcripciones del mencionado fallo "Prieto" y particularmente el voto del juez Hornos, expresando que su defendido estudia para capacitarse, y que el art. 140 le resultan aplicables a las exigencias temporales para acceder a la semilibertad y las salidas transitorias que integran el período de prueba. Y que la interpretación del juez a-quo implica la desnaturalización del fin de la norma.

Solicita se revoque la resolución puesta en crisis en cuanto no hace lugar a la aplicación del estímulo educativo.

Se deja constancia que la parte recurrente, no ha planteado cuestión federal ni hecho reserva en tal sentido.



II- Planteada de tal manera lo debatido en autos y sin perjuicio de la concesión del recurso de casación por parte del tribunal de juicio, corresponde a esta Sala, en ejercicio de sus facultades derivadas de su calidad de juez del recurso, proceder a un nuevo análisis del mismo a fin de determinar si se cumplimentaron los requisitos formales indispensables para su viabilidad; resultando menester recordar, que conforme lo dispuesto por el art. 449, 3er. apartado del CPP, este Tribunal de Alzada está facultado para definir la cuestión, sin pronunciarse sobre el fondo, cuando fuera evidente que es sustancialmente improcedente.

Iniciando el análisis, esta Sala tiene dicho en orden al recurso casación, siguiendo para ello las enseñanzas de Jorge R. González Novillo - Federico G. Figueroa ("El Recurso de Casación en el Procedimiento Penal", 1ra. Ed., 1993, págs. 102/103) que en materia de técnica estructural de esta clase de impugnaciones, expresaron: "...Son, pues, requisitos indispensables para la procedencia formal...que se indique el motivo por el cual se interpone, se citen concretamente las disposiciones legales que se consideran violadas, se exprese cuál es la aplicación que se pretende y se den los fundamentos concordantes con el motivo y las citas legales invocadas, respetándose el hecho fijado por el Tribunal de Mérito. Ello es así, porque el recurso de casación es un medio impugnativo extraordinario, de estricto rigor formal y en el que no es dable al Tribunal suplir errores u omisiones" (T.S.Córdoba, "Francia", Rep. L.L., XLI, J, 2590 y B.O., T. IV, Vol. 2, 1960). Señalaron también que tales requisitos "no son solemnidades innecesarias ni arcaísmos sacramentales, sino que responden a la necesidad de no quitar al recurso su carácter de medio de impugnación extraordinaria y desvirtuar su naturaleza".

De lo expuesto se advierte que la tarea recursiva no satisfizo las razones apuntadas precedentemente, particularmente en lo que atañe a los hechos fijados en el decisorio que se recurre por esta vía.

En efecto, una detenida lectura del libelo impugnativo nos exhibe un agravio inidóneo para conmover el decisorio del tribunal a-quo, al sostener un supuesto pedido estímulo educativo "genérico", cuando tal no ha sido el sustrato fáctico en el cual se resolviera la presente cuestión. Así dijo la defensora: "...trayendo a colación los antecedentes que interesan a plantear el recurso, expongo que en fecha 05/04/13, en carácter de Defensora Oficial Nº2 del interno Rolando Reinaldo Delgado solicité le sean aplicadas las disposiciones de la Ley 26.695 para acceder a un régimen más benigno de la progresividad de la pena..." (Cfr. fs. 02 y vta.).

No obstante, resulta palmario de las constancias de autos, en particular el escrito glosado a fs. 26, que tal pedido tenía por objeto que el condenado acceda -reducción de plazos mediante- al régimen de salidas transitorias, al expresar su requerimiento en estos términos: "...Que vengo por este acto a solicitar se conceda las Salidas Transitorias a Rolando Reinaldo Delgado. Solicito asimismo sean aplicadas las disposiciones de la Ley 26.695, de Estímulo Educativo, que le permitirá acceder a mi defendido a un régimen más benigno de la progresividad de la pena...Mi defendido ya estaría en condiciones de gozar de las Salidas Transitorias, por aplicación del art.140 de la citada ley, que modifica la 24.660, por haber demostrado el avance en sus estudios, pudiendo acceder a la reducción del plazo del período de progresividad...".

Desde otro punto de vista, no debe perderse de vista que a la fecha de tal presentación -05/04/13- efectivamente Delgado no se encontraba usufructuando de salidas transitorias, las que le fueron concedidas recién el día 04/06/13 conforme se desprende de la reseña del decisorio cuestionado.

El juez de ejecución para resolver y declarar abstracta la cuestión sometida a su decisión tuvo en cuenta tales circunstancias -transcribiendo incluso de modo textual el pedido de la letrada arriba reseñado-.

En conclusión, la recurrente trastoca así el factum sobre el cual se pronuncia dicho magistrado, pretendiendo sustentar infructuosamente ante esta instancia, un pedido genérico que no es tal, como ha quedado demostrado.

Cabe recordar aquí las enseñanzas de De la Rúa, cuando sobre el particular manifiesta: "...el recurso debe atenerse escrupulosamente a los hechos fijados en las sentencia: negarlos, discutirlos o modificarlos es causa de inadmisibilidad, por lo que siempre la aplicación pretendida se entiende referida a los hechos del fallo..." (Cfr. "LA CASACIÓN PENAL", 1ra. Edic. reimpresión, Bs. As., Depalma, 2000, págs. 229/230).

Amén de lo apuntado, la defensa tampoco argumenta las razones por las cuales considera que el estímulo educativo debe aplicarse sobre la modalidad -temporal- de las salidas transitorias, toda vez que no brinda otro argumento más que su sola opinión, en los siguientes términos: "...me agravia su decisión ya que la duración de esa salida sólo es de doce (12) horas mensuales, y en virtud del estímulo educativo y por pedido de aplicación de la misma, debería darse en este momento veinticuatro horas y hasta 72 horas..." (Cfr. fs. 06).

El citado doctrinario al respecto agregó: "...Es también necesario que se indique cuál es la aplicación que se pretende...La exigencia se cumple indicando cuál es la norma que debió ser aplicada, y con qué alcance y sentido, de manera de precisar la interpretación errónea que se atribuye...Adviértase que mientras la ley, por una parte, exige la "concreta mención de la disposición violada", en este punto no se conforma ya con la simple mención de la norma que debió aplicarse, sino que exige eso y algo más, es decir, que sea señalada cuál es la aplicación que se pretende, de donde deriva la necesidad de suministrar la inteligencia de esa aplicación..." (ob. cit. pág. 229).

En cuanto a los restantes agravios, relativos a la errónea interpretación del a-quo del instituto del estímulo educativo referidos ahora a la libertad condicional y a la libertad asistida, se advierte en la labor recursiva de la defensa, la mera transcripción -y haciendo suyos- de consideraciones jurisprudenciales de otro tribunal -concretamente, el voto del juez Hornos en el precedente "Prieto", de la Cámara Federal de Casación Penal, Sala IV-, tales agravios resultan inaudibles, pues lo que en realidad se pretende es que esta Sala formule una opinión consultiva.

En efecto, sin que ello signifique comprometer el criterio de esta Sala para otras circunstancias que puedan suscitarse en orden a la aplicación del instituto del estímulo educativo, respecto de la libertad condicional resulta inoficioso un pronunciamiento, toda vez que al condenado le es aplicable las previsiones del art. 14 del CP, por haber sido declarado reincidente.

En lo que se refiere a la libertad asistida, regulada en la Ley Nº 24.660 (art. 54 y ccs.), resulta prematuro expedirse; además que no emerge de las constancias de autos, que el interno haya realizado petición alguna ni se hayan requerido por parte del juzgado de ejecución los informes pertinentes, conforme lo establece dicha ley.

Resulta aplicable al caso, lo dicho in re "...DEL CORRO S/INCIDENTE DE NULIDAD...." -Sent. 39/11-: "...esta Sala le está vedado expedirse sobre planteos abstractos, los cuales deben ser reputados de tal manera cuando no refieren a un conflicto litigioso actual (Cfr. CSJN, Fallos 320:2603; 322:1436; 329:1898 y sus citas).

"Ello obedece a que resultaría inoficioso el dictado de una una sentencia bajo tales condiciones ya que implicaría efectuar una mera declaración o interpretación teórica, carente de contenido práctico, siendo necesario para que pueda expedirse la Alzada que la controversia que se intenta poner a su conocimiento no se reduzca a una cuestión abstracta o puramente académica, como es la que plantea quien carece de un interés jurídico susceptible de ser eficazmente tutelado por el pronunciamiento casatorio (Cfr. CSJN, Fallos 333:244, 331:322)...".

Compartimos la opinión de Carlos José Laplacette quien dijo: "...si la sentencia carece de sentido por haber cesado la controversia, por haber desaparecido el factor generador o desencadenante del pleito, o por carecer de efecto jurídico la resolución que dicte el tribunal, resulta lógico concluir que cualquier decisión judicial al respecto ya no significaría la solución de un caso ni la determinación de un objeto, por cuanto éste ha desaparecido..." (Cfr. "RECURSO EXTRAORDINARIO FEDERAL", 1ra. Edic., Bs. As., La Ley, 2011, págs. 46/47).

En consecuencia, corresponde no hacer lugar al recurso de casación sin costas, por haber intervenido la Defensa Oficial.

Por todo ello la Sala Segunda en lo Criminal y Correccional del Superior Tribunal de Justicia, reunida en Acuerdo del día de la fecha,



RESUELVE:

I- No hacer lugar al recurso de casación deducido por la Defensa Oficial a fs. 01/09. Sin costas.

II- Regístrese. Notifíquese y oportunamente devuélvanse los autos a su tribunal.
MARÍA LUISA LUCAS, PRESIDENTA - RAMÓN RUBÉN AVALOS, VOCAL SUBROGANTE - MIGUEL ANGEL LUBARY, SECRETARIO

- COPIA INFORMÁTICA -


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal