Métodos de comunicación educativa



Descargar 54,58 Kb.
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño54,58 Kb.

Métodos de comunicación educativa


Desde un punto de vista cognoscitivo, una de las principales tareas del docente es proveer cuerpos estables de conocimiento, de tal manera que el estudiante pueda incorporarlos significativamente a su propio cuerpo de conocimientos. Sin embargo, los contenidos nuevos resultan difíciles de incorporase a la estructura cognoscitiva del que aprende, cuando no es relacionable con los conocimientos que ya posee.
Las técnicas de comunicación educativa son estrategias instruccionales o técnicas operacionales que permiten al estudiante relacionarse con el objeto de estudio o situación de aprendizaje que incluyen habilidades, conductas, y destrezas, que le facilitan la comprensión y apropiación del conocimiento. Su división básica es: expositiva, demostrativa y participativa.

Relación maestro – alumno – conocimiento.

Exposición magistral.


Se habla de exposición magistral, al referirnos a la presentación que tiene el maestro sobre la exposición de su tratado. Lo magistral, es lo propio de un maestro de valor superior. Se refiere a un método cualitativo de presentar la obra que le compete, desarrollando un papel protagónico durante su presentación, es él el centro de atención, el público por lo general se concreta a escucharlo atentamente, sin intervenir durante el discurso.

Definición Conceptual.


La exposición magistral pone de manifiesto los principios integrados sobre el área de especialización que le compete al exponente, en donde involucra todos los medios pertinentes que contribuyan a la disertación, cautivando la atención del público de manera extraordinaria.
Los parámetros establecidos para distinguir una exposición magistral de otra coloquial, es la calidad con que se presenta la primera de las otras, no tan sobresalientes. La exposición magistral va de acuerdo con:


  • Las necesidades y expectativas del grupo al cual se pretende dar el mensaje.

  • Su pertinencia en cuanto a espacio y tiempo.

  • Los niveles motivacionales para recibir en óptimas condiciones la exposición, sin presiones.

Es difícil satisfacer a un público crítico, exigente, pero es más viable establecer el control de las variables de un programa, siempre y cuando se cumplan con las expectativas, ya que se dan casos donde la exposición magistral, no tiene el impacto esperado, como sucede cuando se predica en el desierto, el discurso de traducción, el metafórico, el de interpretación, no apto para aquellos que carezcan del contexto porque no entenderán lo referido por el expositor o ¿acaso no les interesa lo expuesto?, o bien, en casos todavía más lamentables; cuando se les da margaritas a los puercos, la información. es excelente, pero el corum al cual se está esta dirigiendo no aprecia la información generada por el expositor, en casos cuando se encuentran desfasados, no ubican en su contexto la relación del discurso con la proyección análoga, gente con escaso capital cultural, incapaz de reconocer la magnitud y aspectos cualitativos del discurso.


Definición Operacional.


La exposición se considera una variante didáctica que demuestra los conceptos pertinentes esperados por el grupo como:


  1. Despertar el interés al presentar al grupo, el material seleccionado por el expositor (rapport).




  1. Desarrollo lógico, coherente, articulado desde el principio y contenido integrado progresivamente (clima).




  1. Termina concluyendo, recapitulando las condensaciones sintéticamente (cierre), dejando en las mentes del auditorio el sabor reflexivo de las funciones sociales de cada individuo, al sacudir conciencias y satisfacer ciertas expectativas del planteamiento del discurso en la exposición.

Elementos de la exposición magistral.


Para cumplir con esta condición, se tienen que establecer objetivos muy concretos, factibles, que su operatividad permita la viabilidad del caso, establecer acuerdos en función a criterios e intereses previos de acuerdo al gremio, sin embargo citemos los más comunes que tienen que ver con la exposición magistral:


  • Actualidad. Se debe recabar información de lo más actual para desarrollar la temática con profesionalismo y no caer en contenidos trillados que son los que generan una actitud conformista en el expositor y en el grupo, perdiendo la condición de calidad magistral. Por otro lado, se habla de una concienzuda preparación del tema; obviamente que del material que dispone el expositor, él tiene la facultad de seleccionar el más idóneo, aquel que sea pertinente, en virtud del manejo del espacio y del tiempo entre otras condiciones.




  • Lógica espiral. El expositor debe graduar la dificultad del tema, adaptándose a las características del grupo y estableciendo un protocolo: una adaptación simbiótica fluyendo de lo simple a lo complejo, de lo concreto a lo abstracto, etc. Taba, 1981, págs. 143-145. Esto ocasiona que se establezca el rapport, cima y el cierre justo en los momentos indicados.




  • Claridad en el tema, sin recurrir a palabras estelares, las palabras más sencillas son las más fáciles de entender, sin dejar de lado el vocabulario propio de la disciplina en cuestión. La concisión evita ambigüedades, esto es, llamarle a cada cosa por su nombre para que se dé la efectividad en la transmisión del mensaje.




  • Imagen expresiva, el expositor posee una personalidad lo suficientemente fuerte para generar reacciones en la mayor parte del auditorio, debe poseer técnicas que faciliten su exposición, los gestos, sus movimientos corporales (lenguaje corporal), ya que no es objeto o máquina insensible, sino que es un ser humano capaz de transmitir las emociones e intenciones liderezcas para llevar al grupo a su objetivo trazado previamente, este aspecto lo convierte en cierta forma en un buen actor. El expositor debe poseer estos rasgos histriónicos.

Por último nos encontramos con el poder de reflexión en el discurso del expositor, paradójicamente el ingenio metafórico, las parábolas, anécdotas, frases célebres son un recurso que utilizan los grandes oradores, para ejemplificar su discurso. La reflexión permite darse cuenta al oyente, creándole una conciencia más apegada a su realidad, sin que el discurso suene a sermón propiamente.


Auxiliares de la exposición magistral.

Analogías.


Son proposiciones que indican que una cosa o evento concreto y familiar es semejante a otro desconocido y abstracto o complejo. Los resultados que se logran en el comportamiento cognitivo del estudiante son: el traslado de lo aprendido a otros ámbitos, la relación de lo abstracto con lo concreto y familiar.
Existen dos tipos de analogías: la comparativa y la directa.


Comparativa

Selección de una situación para presentación o asentamiento del tema con un alto grado de confiabilidad.

Directa

Uso de material que presenta al proceso explicado y que presenta las características del mismo.

La analogía requiere ser sencilla y significativa.




  • Sencillez. Se refiere al uso de un tema que requiera de conocimiento generales y que por lo tanto, no implique enseñanza o conocimiento previo.




  • Significativa. Se refiere a usar el grado exacto para un nivel dado de alumnos. Los alumnos serán considerados en tres niveles: de lento aprendizaje, alumnos promedio y de rápido aprendizaje.

Mapas conceptuales


Los mapas conceptuales constituyen una estrategia de gran ayuda. La denominación de mapa obedece a una analogía con los mapas cartográficos. Así se ha manejado el concepto de mapas cognitivos, los cuales constituyen un proceso de razonamiento especial que nos permite resolver problemas de localización, orientación, comprensión y desplazamiento.
En el caso de conceptos y procedimientos se habla mas bien de mapas conceptuales, que son una manera de representar relaciones significativas entre conceptos. Algunos recurren al uso de enunciados o proposiciones. Por ejemplo, el agua es incolora es un enunciado que en forma de mapa podría ilustrarse como sigue:



Agua



Incolora

Ejemplo con la proposición la comunicación puede ser masiva, intermedia o interpersonal, donde el mapa quedaría:





A diferencia del mapa del agua, el mapa de la comunicación parece acercarse mas a la de la idea de lo que la mayoría conocemos como mapa conceptual. Esto es por que incluye el desglose de tres características o clases, a diferencia de la única característica del mapa del agua. Lo importante ahora es notar que en ambos ejemplos, puede utilizarse una conexión: "es" y "puede ser", respectivamente. Estas conexiones pueden variar de forma como por ejemplo: "es parte de", "es ejemplo de", "incluye a ", etc.
Cuando un mapa incluye, en su presentación, a dichas conexiones, estamos ante lo que se denomina mapas semánticos. Los mapas conceptuales suelen usarse de varias maneras. Los puede elaborar el docente o el alumno para:


  1. Organizar y aclarar su propia estructura cognoscitiva.

  2. Presentación de material didáctico.

Para la elaboración de un mapa conceptual, consideramos los siguientes pasos:




  1. Identificar o precisar el concepto o conceptos fundamentales de un programa, tema o subtema.

  2. Identificar y representar esquemáticamente las relaciones entre el concepto principal y sus componentes, ya sean partes, clases, categorías, etapas, derivados, características, definiciones, etc.

Hemos diferenciado ya entre mapas cognitivos, mapas conceptuales y mapas semánticos. Con esto podremos abordar directamente la elaboración de mapas conceptuales como parte esencial de los programas. Los ejemplos presentados, como ya se dijo, son simples con fines descriptivos. Hay que evitar el extremo de un desglose en exceso detallado, que conduzca a un mapa gigantesco. Un mapa debe ser una representación esquemática general y sintética de los conceptos fundamentales del tema. También se les conoce como redes semánticas.


Organizador avanzado


Una estrategia para relacionar el conocimiento nuevo con el que ya se tiene, es a través de organizadores avanzados. Estos provienen de una propuesta de David P. Ausubel, en el marco de su teoría del aprendizaje significativo.
Los organizadores avanzados, también conocidos como organizadores previos o anticipados, consisten en material introductorio expresado en un alto nivel de abstracción y generalidad mayor que el material por aprender. El organizador avanzado debe proporcionar una base cognoscitiva sobre la cual pueda asirse el contenido por aprender, al hacer posible en una incorporación estable y significativa del material subsecuente.
En otras palabras, destaca las interrelaciones entre las ideas presentadas y ligan el nuevo material con lo que los estudiantes ya saben. Se supone que las estructuras cognoscitivas del aprendiz están jerárquicamente organizadas, de manera tal que los conceptos más generales implican a los subordinados. Los organizadores avanzados proporcionan información en el nivel más alto de las jerarquías. Hay dos clases de organizadores:


  1. Organizadores expositivos.

Estos se utilizan cuando el material por aprender es totalmente novedoso. Proveen al estudiante del nuevo conocimiento que necesitan para comprender la lección. Aunque la extensión de un organizador es breve, desde un párrafo a una o dos cuartillas, no debe confundirse con un resumen o sinopsis del material a estudiar, ya que así estarían en el mismo nivel de abstracción o generalidad. Recuérdese que el organizador debe expresarse a un nivel mayor de abstracción.


La elaboración del organizador expositivo puede facilitarse si se consideran los siguientes elementos:


  • Definición del concepto para el cual interesa desarrollar el organizador.

  • Un concepto supraordinado, es decir, de una generalidad más alta, de tal modo que implique al concepto de interés.

  • Características, ejemplo, etapas o aplicaciones.

Veamos un ejemplo sencillo de estos elementos. Para el concepto de animal de sangre caliente. Podemos identificar lo siguiente:




  • Definición: animal cuya temperatura corporal interna permanece constante.

  • Concepto supraordinado: reino animal.

  • Clases: aves, mamíferos.

Con estos tres elementos podemos ya redactar un organizador mediante un párrafo que los integre. Cabe aclarar que no sólo se puede trabajar con conceptos, sino también con procedimientos, leyes o principios. En estos se puede hablar de etapas, pasos, o componentes.



2. Organizadores comparativos.


Se recomienda cuando el material no es totalmente novedoso. Introducen el nuevo material al hacer analogías con material familiar. Activan y ligan redes conceptuales en la memoria semántica del estudiante. Por ejemplo, si un maestro prepara una lección sobre el sistema circulatorio, a estudiantes que ya han tenido clases sobre sistemas de comunicación, es posible relacionar los sistemas circulatorio y de comunicación mediante conceptos clave como fuente y medio.
Para que los organizadores comparativos sean efectivos, los alumnos deben tener una clara comprensión del material usado como base para la analogía, la cual debe ser percibida fácilmente. Si hay dificultad para percibir la analogía se obstaculiza el aprendizaje.

La clave para la redacción de un organizador comparativo es contar con un concepto, procedimiento o principio, con el que se puedan ir estableciendo analogías o comparaciones.


Veamos un ejemplo del propio Ausubel, donde se aprovecha el conocimiento que los estudiantes ya tienen sobre el Cristianismo, para preparar un organizador sobre el tema del Budismo Zen.

Los tipos de organizadores, expositivo y comparativo, pueden también combinarse. Las aplicaciones de los organizadores son diversas. Pueden publicarse en el salón de clases, en material didáctico y por supuesto, en la presentación de programas.


Subanálisis


Es una técnica que se usa para corregir errores ya existentes o creados por algunas de las técnicas anteriores. En general se deben seguir tres pasos.


  1. Auto corrección. Se lleva de la mano por medio de preguntas al alumno con duda hacia el encuentro de la solución por su propia lógica.




  1. Corrección entre alumnos. Se pide ayuda de otro alumno que de antemano se presuma que tenga la información correcta.




  1. Subanálisis por parte del instructor. El instructor directamente se encarga de presentar nuevamente la información en cuestión y hacer que la duda desaparezca.

Dictado


El dictado es otra técnica más de la pedagogía y se suma a la exposición magistral. Su principal desventaja al no saber utilizarlo es el tedio que acarrea al alumno. Deberá ser bien controlado para comunicar el sentimiento de preparación previa y no de improvisación o falta de conocimiento. En resumen, el dictado deberá ser: una síntesis, pausado, con dicción y volumen adecuados.

Mayéutica


Conócete a ti mismo, Sócrates. El maestro cuestiona al alumno, para que él descubra el conocimiento. Es el método de Sócrates donde la relación es:
Sujeto activo - objeto descubierto.
Las repuestas deben hacer referencia al conocimiento previo del alumno, es decir, se basa en la creación de preguntas significativas para que el alumno descubra el objeto del conocimiento y sea un personaje activo, a este sistema se le denomina Mayéutica.
En este contexto también se incluyen preguntas intercaladas que son preguntas que se insertan durante una exposición. Mantienen la atención y favorecen la practica, la retención y obtención de información. La principal característica del uso de la mayéutica en combinación con la exposición magistral es el dinamismo que le dan al proceso E/A.
Exposición Dinámica. Se trata de lograr participación por parte del alumno en el desarrollo de los conceptos.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal