Morena y la IV transformacióN. La gobernanza de la educación en méxico



Descargar 162,01 Kb.
Ver original pdf
Página1/2
Fecha de conversión28.11.2019
Tamaño162,01 Kb.
  1   2

 MORENA Y LA IV TRANSFORMACIÓN.

LA GOBERNANZA DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO.

(Borrador. Por favor no citar)

Versión: 19 de octubre , 2019.

Samael Hernández Ruiz.

1

Resumen: El marco normativo que regula el funcionamiento de los servicios educativos



obligatorios en México, fue modificado por el poder legislativo debido a la presión ejercida

por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), corriente disiden-

te del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con la anuencia de un

poder ejecutivo fuerte. Lo anterior contrasta con la firmeza del presidente López Obrador

al negarse a ceder ante las presiones de otros sectores de la sociedad que define como

sus adversarios y opositores políticos. El ensayo intenta describir un juego de gobernanza

que llegó más allá de los arreglos con un actor político, para modificar la gobernabilidad

expresada en la constitución mexicana en relación con su sistema educativo.

Abstrac: 

Introducción.

Pendiente.

 

Política, neoliberalismo y descontento popular.

De la ruptura al neoliberalismo.

La situación que favoreció el triunfo del partido Movimiento de Regeneración Nacional

(MORENA) fue la síntesis de la confluencia de procesos y actores políticos durante al me-

nos setenta y ocho años, es decir de la década de los cuarenta, hasta los primeros lustros

del siglo XXI.

El primer proceso destacable fue el distanciamiento de la élite gobernante en México de

los compromisos asumidos y expresados en la constitución mexicana de 1917.La revolu-

ción armada iniciada en 1910 en contra del gobierno de Porfirio Dias Mori, culminó en

1929 con la fundación del Partido Nacional Revolucionario (PNR) (Brachet-Márquez,

1996).

El PNR evolucionó adoptando varios nombres, Partido de la Revolución Mexicana



(PRM,1938) y posteriormente Partido Revolucionario Institucional (PRI, 1946); pero en

ningún momento abandonó sus principales características: ser un instrumento del control

presidencial mediante estructuras corporativas que incluían a todos los sectores de la so-

ciedad. En estricto sentido, el PRI y sus antecedentes, no fueron diseñados para lidiar en

1. Premio Nacional de Educación 1984. Ex profesor-investigador del Centro de Graduados del

Instituto Tecnológico de Oaxaca, México. Actualmente profesor investigador de la Universidad del

Medio Ambiente y Ciencias Aplicadas e investigador asociado a la Red Mexicana de Estudio de

los Movimientos Sociales.

1


las contiendas electorales de un sistema democrático; sino para construir consensos bajo

la batuta del presidente en turno.

El marco de referencia para construir los consensos, lo fue la constitución política de Mé-

xico, cuya expresión práctica, fueron las instituciones de seguridad social, leyes y políti-

cas públicas de protección a los derechos obreros, de campesinos y de la clase media

(Middlebrook, 1995); así como la protección de la propiedad privada, el acceso privilegia-

do de los empresarios al diálogo con el poder y el respeto a las jurisdicciones de los acto-

res políticos (Alan, 2013) .  

La élite gobernante respetó al extremo el respeto a los espacios políticos de los cacicaz-

gos estatales y regionales a cambio de votos y control político; pero fue cediendo gradual-

mente a las presiones del capital nacional para reducir la participación de los salarios en

la distribución de las riquezas (Milddlebrook, op.cit.,255-287).

Los campesinos, sufrieron una suerte similar a la de los trabajadores urbanos asalariados,

la ansiada reforma agraria fue haciéndose cada vez más limitada, como es de esperarse

si se considera que la tierra cultivable no es infinita; el problema es que algunos grandes

latifundios permanecieron intocables y los campesinos comenzaron a sufrir el revés de ver

limitados sus apoyos y una creciente presión por someter sus tierras ejidales y comunales

al mercado capitalista con las reformas del presidente Carlos Salinas de Gortari.

El abandono de la élite gobernante se transformó a partir de la primera década de los

años noventa. El pacto con los empresarios y dueños del capital, se transformó con la fir-

ma del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá; la economía

mexicana fue respondiendo cada vez más a la lógica dictada por el neoliberalismo en el

mundo, en particular en América Latina.

Los efectos más notables de ese cambio fue el incremento de la desigualdad y la pobre-

za, otro fue la rápida precarización del empleo, el debilitamiento de las políticas de protec-

ción del trabajo y seguridad social y el incremento de la violencia y la inseguridad.

En México el alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) fue una re-

acción ante los primeros efectos de las políticas neoliberales, que sin importar la radicali-

dad del neozapatismo, siguieron aplicándose con efectos desastrosos en la población, la

independencia y soberanía de México.

La crisis del sistema de partidos.

La exclusión sistemática de la izquierda de orientación marxista y el desgaste del PRI. La

pérdida del control regional, la presión por la democracia electoral, vuelta a la centraliza-

ción, recrudecimiento de las políticas neoliberales (2000-2012), la vuelta del PRI y la

debacle.

La coyuntura de 2018.

Las políticas neoliberales vinieron a agravas la situación de las clases medias en México,

a partir de la década de los años sesenta. Las crisis inflacionarias de los años 70 fueron la

forma en como el salario fue perdiendo gradualmente su poder adquisitivo; pero a partir

de los años ochenta el sindicalismo fue duramente golpeado y desacreditado, ante un mo-

vimiento campesino prácticamente derrotado. La desigualdad se incrementó, la pobreza,

el empleo precario y el desempleo abierto se convirtieron en el azote de una población en-

deudada en el contexto de violencia e inseguridad creciente y sin opciones de futuro.

A la forma en como se expresan las tendencias anteriores, se sostendrá que la crisis de

credibilidad de los partidos políticos en México, está asociada a varios procesos con-

currentes: la sistemática exclusión de las ofertas de orientación socialista, el desgaste del

discurso del partido en el poder hasta el año 2000, el PRI, el desencanto de la población

2


hacia el Partido Acción Nacional y el PRD.

El regreso del PRI al poder en 2012, indicó una alianza entre el PAN y ese partido que

contribuyó al desastre electoral de ambos en 2018.

Andrés Manuel López Obrador y MORENA.

Biografía política de AMLO.

Andrés Manuel López Obrador (n. 1953), actual presidente de México (2018-2024), es un

hombre que desde muy temprano vislumbró su destino en la política. Con una formación

en ciencias políticas y una experiencia forjada con una disciplina inusitada, AMLO se de-

cidió por tomar el poder y nada más.

Desde muy joven optó por la política por la única vía disponible en su época, el Partido

Revolucionario Institucional. Se afilió como militante de ese partido en su natal Tabasco;

pero muy pronto dio muestras de inconformidad con los modos de operar de dicho partido

y la manera en cómo gobernaban el estado y sus municipios.

La presencia de Andrés Manuel López Obrador en la política mexicana puede esquemati-

zarse en tres grandes momentos (Muñoz Canto, 2016):

El primero comprende su niñez su afiliación al PRI en 1970, los años de su formación en

la Universidad Autónoma de México de 1973 a 1976, su afiliación a la Corriente Democrá-

tica encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, desde donde organiza

su primera incursión desde la oposición al PRI buscando la gubernatura de Tabasco en

1988 sin éxito. Como se iría perfilando como un rasgo de su carácter, sus persistencia lo

lleva a postularse otra vez como candidato a la gubernatura de su estado natal en 1994,

en plena crisis del régimen del presidente Carlos Salinas de Gortari.

El segundo momento

nos muestra el camino que permitió que AMLO construyera un

personaje reconocido a nivel nacional y que aquella forma de hacer política que lo carac-

terizará . Dos episodios marcan esta etapa de su vida política: su paso por la presidencia

del Comité Ejecutivo Nacional del Partido de la Revolución Democrática de 1996 a 1999

y la jefatura de gobierno de la ciudad de México de 2000 a 2005.

El tercer momento está marcado por las candidaturas presidenciales, la primera con el

apoyo de la Coalición por el Bien de Todos en el 2006; la segunda apoyado por la coali-

ción Movimiento Progresista en 2012. En ambas Andrés Manuel López Obrador fue

derrotado en las elecciones, pero su tenacidad y estrategia política, lo llevaron finalmente

al triunfo en las elecciones presidenciales de 2018, con el apoyo de su partido MORENA,

Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo.

El cuarto momento de su biografía política se configura ahora y está ligado a la historia de

México. A este episodio de su vida AMLO lo ha bautizado como la Cuarta Transformación,

en su opinión, heredera de las tres anteriores: la Independencia, la Reforma Juarista y la

Revolución Mexicana.

MORENA.


En 2011, López Obrador crea el Movimiento Regeneración Nacional que en el 2012 se

convierte en una asociación civil; para finalmente obtener su registro como partido nacio-

nal en 2014.

Diez son los principios que rigen a MORENA:

"

1. El cambio verdadero del país comienza por cambiar la forma tradicional de intervenir



3

en los asuntos públicos. 

2. El cambio que plantea MORENA es pacífico y democrático.

3. En MORENA no hay pensamiento único sino principios democráticos en torno a un ob-

jetivo común. 

4. Los miembros de MORENA se inspiran en la historia de lucha del pueblo mexicano. 

5. Nuestro Movimiento es un espacio abierto, plural e incluyente, en el que participan me-

xicanos de todas las clases sociales y de diversas corrientes de pensamiento, religiones y

culturas. 

6. Nuestro Movimiento reconoce su esencia en la pluralidad; MORENA es respetuoso de

la diversidad cultural, religiosa y política a su interior.

7. Los miembros del Movimiento se nutren de las luchas y movimientos sociales de Méxi-

co; de las causas en torno a las cuales se organizan los ciudadanos y promueven sus de-

rechos para ejercerlos.

8. MORENA forma parte de las luchas del pueblo de México, en defensa de la soberanía,

el patrimonio colectivo, la dignidad, la justicia, la democracia y el bienestar del pueblo.

Luchamos por nuestra independencia y defendemos la soberanía nacional.

9. En MORENA trabajamos para generar una nueva cultura y proteger la naturaleza y pre-

servar aguas y bosques; junto con todas las culturas y formas de vida que han hecho po-

sible que México sea un país con una gran diversidad.

10. MORENA valora el conocimiento y el aprendizaje de las experiencias, tradiciones

científicas y culturales propias y de otros pueblos, particularmente los de América Latina y

el Caribe.

(Citados por (Martínez Gil, 2014) pp.210-213).



El régimen de López Obrador.

El triunfo de Andrés Manuel López Obrador en 2018, podría interpretarse como la apari-

ción tardía de un nuevo gobierno progresista y el intento por establecer un nuevo régimen

político. Esta "ola" de gobiernos progresistas fue la expresión de la protesta social contra

las políticas neoliberales y comienzan con el gobierno de Hugo Chavez en Venezuela

(1999),Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil(2002),Evo Morales en Bolivia (2006), Rafael

Correa en Ecuador (2007) y José Mujica en Uruguay (2010).

Resulta interesante observar que estos personajes llegan al poder en el contexto de lo

que se dio en llamar "nuevos movimientos sociales"

2

; como la insurrección del Ejército



Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas, México (1994), el movimiento de los

Piqueteros en Argentina (1996) y el movimiento indígena en Ecuador (1997) por mencio-

nar algunos. Estos nuevos movimientos sociales, tienen algunas características que hay

que destacar para comprender el tipo de presiones que como veremos, va a encontrar el

gobierno de Andrés Manuel López Obrador apenas inicie su gestión, tanto por parte de

agentes políticos de izquierda como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Edu-

cación (CNTE), como por parte de lo que podría considerarse la derecha del espectro

2. Seoane, Taddei y Algranati, señalan que el primero en utilizar el término “movimientos

sociales” fue Charles Fourier (1829), pero desde finales del siglo XIX, el término hacía referencia

principalmente al movimiento obrero, hasta la década de los sesenta cuando el movimiento

obrero comienza a declinar y surgen en la década de los setenta, los llamados “nuevos

movimientos sociales”, calificados así por Alain Torurain, Clause Offe y Alberto Merlucci

principalmente.(Seoane, Taddei, & Algranati, 2011)

4


político.

Estos movimientos sociales presentan algunas características comunes:

A. Apropiación social del territorios, que conlleva la autogestión productiva, formas colecti-

vas de satisfacción de las necesidades del movimiento y formas de gestión de los asun-

tos públicos que se oponen a los gobiernos establecidos.

B. Autonomía entendida como independencia política.

C. Democracia revalorizada e incluso resignificada, con una matriz asambleísta y un

control sobre la delegación de la representación del movimiento.

La reacción de los gobiernos establecidos y los sectores dominantes fue llamar a re-

construir lo que llamaron la gobernabilidad o incluso militarizar los territorios controlados

por los movimientos; inducir un incremento de la violencia criminal para justificar un recla-

mo social de seguridad apoyado por los medios masivos de comunicación e incorporar a

la ciudadanía en la gestión de la seguridad. Incluso algunos gobiernos progresistas llega-

ron a reprimir a los movimientos sociales que los habían apoyado.

Un intento de explicar esta reacción de algunos gobiernos progresistas deriva de lo que

llamamos sus características determinantes:



• Fueron apoyados por frentes amplios.

• Formularon políticas orientadas al bienestar y la soberanía nacional.

• Aplicaron políticas de desarrollo acotadas por el llamado consenso commodities.

3

 



• Recibieron señalamientos y protestas sociales por mantener políticas neo-extractivistas.

Armonizar las consecuencias de estos factores determinantes llevó a contradicciones que

propiciaron enfrentamientos con sus antiguos aliados, a la incongruencia de sustentar sus

políticas en el fortalecimiento de la soberanía nacional mientras reproducían las políticas

neo-extractivistas y se sometían a los dictados del consenso commodities.

Aunque MORENA y el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador comparten

algunas características, tanto de los nuevos movimientos sociales, como de los gobierno

progresistas, presentan también notas definitorias del modelo que indujo a la llamada cri-

sis de los partidos en las democracias occidentales.

La esencia del modelo está en que los partidos, conscientes de su acceso privilegiado al

Estado y sus recursos; pero también de las dificultades cada vez mayores de llevar a ca-

bo las labores representativas de la ciudadanía, deciden “cerrar filas‟ entre sí y propiciar-

se condiciones favorables para seguir ostentando de manera exclusiva dichos beneficios.

Este podría ser el caso del PRI, PAN, Movimiento Ciudadano y el PRD, cuya concreción

fue la firma del llamado Pacto por México durante el gobierno del presidente Enrique Peña

Nieto.


Los partidos de este tipo, despliegan campañas políticas cada vez más intensivas en uso

de capital y están en manos de profesionales de la mercadotecnia electoral (Katz y Mair,

1995, p. 20), profundizando el rasgo “atrápalo todo”.

Su militancia esté cada vez más atomizada y juega un papel menos relevante para la to-

3.

El «Consenso de los Commodities» subraya el ingreso de América Latina en un nuevo orden



económico y político-ideológico, sostenido por el boom de los precios internacionales de las materias

primas y los bienes de consumo demandados cada vez más por los países centrales y las potencias

emergentes. Este orden va consolidando un estilo de desarrollo neoextractivista que genera ventajas

comparativas, visibles en el crecimiento económico, al tiempo que produce nuevas asimetrías y conflictos

sociales, económicos, ambientales. Para el caso de América Latina, la demanda de commodities está

concentrada en productos alimentarios, como el maíz, la soja y el trigo, así como en hidrocarburos (gas y

petróleo), metales y minerales (cobre, oro, plata, estaño, bauxita, zinc, entre otros). (Svampa, 2013) 

5


ma de las decisiones trascendentales en el partido, al grado que según algunos autores la

distinción entre los militantes y los simples simpatizantes se vuelve progresivamente más

difusa (Katz y Mair, 1995, p. 21).

Tienden a utilizar la consulta al pueblo como forma de neutralizar a la dirigencia compro-

metida.(Katz, 2001) que complementan con un cambio de balance del poder, favoreciendo

a la “cara” que el partido ofrece desde los puestos públicos para construir una base social

clientelar.

Veremos cómo la presidencia de la república encabezada por López Obrador, despliega

varias de estas características en el proceso de legalizar la reforma educativa propuesta

por el propio presidente y como negocia la gobernanza del sistema educativo.



  

El sistema educativo mexicano y su regulación.

El Sistema Educativo Mexicano (SEM)

4

regula su expansión y operación por un marco



normativo dual: a uno de ellos le denominaremos sistema normativo formal o jurisdiccional

y al segundo sistema de rencuadramiento o instituyente. El primero se expresa como un

mandato de la ley legitimamente formulado y el segundo se constituye mediante acuerdos

y le da viabilidad a formas de relación clientelares o corporativas, al grado de constituir

antecedentes para futuras decisiones que afectan a los sujetos involucrados. 

El primero tiene origen en las normas constitucionales que rigen al sistema educativo me-

xicano, sus leyes secundarias, reglamentos específicos y acuerdos ejecutivos. El segundo

es un conjunto de decisiones y acuerdos que se establecen entre los agentes de gobierno

y uno o varios actores colectivos. Dichos acuerdos pueden derivar de situaciones conflic-

tivas o la negociación para el otorgamiento de bienes, servicios o privilegios corporativos

o clientelares

5

.



El primer marco normativo constituye el ámbito legítimo de operación del gobierno y la so-

ciedad civil, el segundo emerge de los procesos de gobernanza. El sistema del derecho,

deriva de las sociedades (democráticas, monárquicas o teocráticas) y se reconoce legíti-

mo por ella. En las naciones democráticas, el ejercicio del derecho implica la operación y

socialización de los individuos en instituciones formales y reglamentadas; en tanto que en

las naciones en proceso de consolidación la debilidad de las instituciones obliga al Estado

a recurrir a los procesos de gobernanza que reconfiguran el sistema del derecho, provo-

cando que no opere como estructura de expectativas normativas

6

.

Analizaremos los procesos de gobernanza en el sistema educativo mexicano, en dos de



sus nodos institucionales: a) la regulación del ingreso y permanencia de los trabajadores

de la educación y b) la regulación y transparencia del ejercicio presupuesto público autori-

zado. Ambos nodos institucionales tienen efectos importantes en la operación académica

y administrativa del sistema educativo.

4. Nos referiremos a los servicios de educación básica obligatoria cuando hablemos del SEM.

5.

El otorgamiento de bienes y servicios clientelares es aquel que el gobierno otorga de manera especial a



un actor político, sin necesariamente tipificar un delito o falta administrativa; pero que viola el principio

de igualdad ante la ley de los sujetos bajo el mandato de la normatividad vigente.

6.

Adoptamos el punto de vista que observar los procesos de gobernanza como aquello que hace posible



la dominación de un Estado-Nación sobre otro, al legitimar desde la ciencia, la emergencia de procesos

que debilitan al Estado-Nación dominado y a las instituciones emanadas de su derecho constitucional.

Por lo anterior, la emergencia de procesos de gobernanza en México, no muestran un proceso que

fortalece al proyecto de Estado-nación, sino que muestran su debilitamiento y pérdida de su soberanía.

6


La regulación normativa del SEM.

El sistema educativo mexicano (SEM) opera con varios subsistemas denominados “tipos"

7

;el tipo básico comprende los niveles de preescolar, primaria y secundaria. El tipo educa-



ción media superior que comprende los niveles de bachillerato, los demás servicios equi-

valentes a aquel, así como la educación profesional que no requiere bachillerato o sus

equivalentes. El tipo superior es el que se imparte después del bachillerato. El SEN

comprende también los niveles de licenciatura, la especialidad, la maestría y el doctora-

do, así como por opciones terminales previas a la conclusión de la licenciatura, este tipo

incluye también a la educación normal en todas sus modalidades.

Además de los tipos anteriores, la ley contempla otros niveles escolares sin definir con

claridad el tipo al que pertenecen, este es el caso de la educación inicial, la educación es-

pecial y la educación para adultos (LGE art. 39).

Aunque la LGE no define a la educación inicial, especial y para adultos dentro de un tipo

específico, resulta plausible asumirlos como niveles del tipo “educación complementaria”,

retomando los criterios de la UNESCO; este concepto, nos permitirá hacer con posteriori-

dad un análisis de mayor profundidad al respecto.

(datos estadísticos pendientes). 

Las olas de reformas educativas.

La prestación del servicio de educación básica hasta 1992 se administraba de manera

preponderantemente descentralizada, después del largo proceso que fue dejando en ma-

nos de los estados la prestación de los servicios educativos de 1976 a 1991. En 1992 se

firmó el Acuerdo Nacional para el Mejoramiento de la Educación Básica (ANMEB), que dio

lugar a un proceso particular de descentralización controlada desde la capital del país.

Durante la presidencia de los gobiernos panistas (2000-2012), el proceso de concentra-

ción de las decisiones presupuestales fue aún más marcada ante una apremiante gestión

de recursos por parte de los gobiernos estatales, cuyas finanzas se veían seriamente

comprometidas por los déficits generados por lo que se llamó la "doble negociación" con

el SNTE y la CNTE, en estados como Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero.Los go-

biernos de los estados reclamaron recursos para saldar los compromisos asumidos con

las secciones sindicales y algunos llegaron incluso a plantear abandonar el ANMEB si sus

demandas no eran atendidas.

Por otra parte, el tema de la calidad de la educación como eje de la reforma educativa

mexicana, adquirió relevancia durante los sexenios de los presidentes Vicente Fox y Feli-

pe Calderón Hinojosa. Con la presidencia de Enrique Peña Nieto, los temas de la evalua-

ción y la re-centralización legal de la nómina educativa, se entendieron como medidas que

indicaban que el Estado mexicano recuperaba el control del sistema educativo que había

compartido con el SNTE y disputado en los estados donde la CNTE mantenía su influen-

cia desde 1979. 

Mientras que la dirigencia del SNTE decidió negociar con el gobierno federal la estabili-

dad laboral de sus agremiados a cambio de apoyar la reforma, la dirigencia de la CNTE

protestó con beligerancia en su contra y mantuvo una actitud de resistencia que, en el ca-

so del estado de Oaxaca, llevó al control de las escuelas de educación inicial,preescolar,

primaria, secundaria y niveles especiales sin prácticamente la intervención del gobierno

local de 2015 al 2018. 

7.

Cfr. Ley General de Educación (LGE), artículo 37, de acuerdo con la reforma del 19 de enero de 2018.



7

Agentes y procesos instituyentes.

El SNTE.


El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) fue formado en 1943 y ac-

tualmente agrupa a mas de un millón y medio de trabajadores de la educación

8

. Su


estructura organizativa se integra con las delegaciones y las secciones sindicales. Éstas

son las unidades territoriales asociadas, la primera a una zona escolar y la otra a una cir-

cunscripción determinada, generalmente estatal, aunque un estado de la república no sea

un referente territorial indispensable ya que puede haber en él, una o más secciones.

Una delegación sindical puede constituirse con un mínimo de 10 trabajadores o con 40 o

más, dependiendo del tamaño de la sección sindical. Cuando la sección tiene más de cin-

co mil elementos, el mínimo necesario para constituir una delegación sindical es de 40 tra-

bajadores. Por otra parte, una sección sindical está constituida por todos los trabajadores

de todas las delegaciones que existan en su circunscripción territorial.

9

El sindicato nacional tiene como su máximo órgano de gobierno al Congreso Nacional,



que de ordinario se reúne para la elección de la nueva dirigencia del SNTE, entre congre-

so y congreso, opera el Consejo Nacional que es la autoridad máxima, le sigue el Comité

Ejecutivo Nacional, que se organiza con un secretario general y varias secretarías. Otro

órgano de gobierno es la Comisión Nacional de Vigilancia, encargada de fiscalizar el

cumplimiento de los estatutos y la conducta de los dirigentes del sindicato.

Después de los órganos de gobierno nacionales, le siguen:

• El congreso seccional

• El pleno de representantes de comités ejecutivos delegacionales

• El comité ejecutivo seccional

• La asamblea delegacional

• El comité ejecutivo delegacional.

Desde su formación el SNTE estuvo ligado al partido en el poder en México y funcionó

como uno de sus más dinámicos aparatos corporativos, promotores del voto a favor de los

candidatos del partido en el gobierno los trabajadores de la educación mexicanos fueron

funcionarios públicos disciplinados al gobierno, a pesar de sus conflictos internos (Arnaut,

1992), hasta la formación de la CNTE que se presentó como una alternativa para de-

mocratizar al sindicato. 

Bajo la dirección de la profesora Elba Esther Gordillo, el SNTE devino en un organismo

8.

En el 2017 la dirigencia del SNTE dio a conocer que su membrecía ascendía a 1,619,990 trabajadores



de la educación. (Ver:

www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1340704.hace-publica-el-snte-su-membresia-

total.html

consultado el 17 de octubre, 2019). No obstante, en el censo efectuado por el Instituto Nacional

de Geografía, Estadística e Informática (INEGI) en 2013, el total de trabajadores que dicho censo reportó

fue de 



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal