Mesa 2: Representaciones estéticas del pasado reciente Coordinadores y relatores



Descargar 4,83 Mb.
Página14/14
Fecha de conversión02.07.2017
Tamaño4,83 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14
6-Núm. 11. Pág. 10. 8/10/76

7-Núm 12. Pág. 11. 12/12/76





Palabras finales

A lo largo de este breve recorrido por la revista Vamos! se ha podido constatar el discurso complaciente en el que incurrió la FJC al decidir plegarse al tren de la legalidad que les proporcionó el último gobierno militar. Plagada de términos e imágenes propagandísticas y afines a la dictadura, la publicación afectó a los militantes de la Federación y del mismo PCA al contradecir una situación de extrema represión que muchos de ellos vivían de manera cotidiana, sobre todo en el ámbito universitario, donde la FJC tenía gran influencia. Usualmente, los argumentos a favor de esta decisión se sustentan en las ideas de “preservar el partido” y evitar la persecución de sus miembros. Sin embargo, resulta peculiar la forma en que a través del medio se intentó generar un consenso abierto a la dictadura, mostrando imágenes y mensajes positivos. La revista, que en palabras de su director, apuntaba al arte, la cultura y la música, contenía tanta información del gobierno militar y de la lucha contra la subversión como de cualquier otro tema. De esta forma, se podría concluir en que han aceptado a rajatablas los dieciséis principios y procedimientos que la Secretaría de Prensa y Difusión le hizo llegar a los distintos medios, entre los que se destacaba la obligación de “inducir a la restitución de los valores fundamentales que hacen a la integridad de la sociedad, como por ejemplo: orden, laboriosidad, jerarquía, responsabilidad, idoneidad, honestidad, dentro del contexto de la moral cristiana”.

Cabría preguntarse, entonces, si existieron otras formas de acercarse a la juventud y mantener la legalidad en tiempos de censura y horror como los que se vivieron en la última dictadura: ¿era posible captar la atención de los jóvenes sin hacerle propaganda a la dictadura militar? ¿Hasta qué punto fue necesario estigmatizar de tal manera a los supuestos subversivos, incluso adjudicándoles crímenes que no habían cometido? ¿Por qué negar su identidad? Al parecer, los espacios se fueron abriendo recién a partir de 1979, cuando el régimen comenzó a recibir mayor resistencia desde distintos sectores sociales locales e internacionales. Ya sin la existencia de Vamos! , la FJC publicó distintas revistas que se iban poniendo a tono con las denuncias por las violaciones a los derechos humanos, lo cual precisaría de un análisis puntual.

Sin embargo, el acercamiento efectivo de la Fede y el mensaje impartido a los jóvenes, sumado al consenso brindado por el PCA al régimen militar desde sus inicios tuvieron un fuerte impacto en ambas agrupaciones a partir de la apertura democrática en 1983.

De esta forma, la condena social por el consenso brindado al régimen se hizo evidente: Como afirma I. Giblert, la Federación “no mereció pasar por esas letras que, leídas a la distancia, avergüenzan”.147

Finalmente, fue en el año 1986 en el que se produjo el llamado “viraje” del PCA y, consecuentemente de la Fede. En el XVI Congreso partidario celebrado durante ese año se realizó una “autocrítica” sobre la “desviación” de posiciones políticas e ideológicas frente a la dictadura. En ese mitin, al igual que en 1966, los comunistas se refirieron a la dictadura militar indicando su carácter fascista y represor148. Sin embargo, esta vez, el precio de haber apoyado a un gobierno anticonstitucional para luego de pasada la tormenta retractarse será una de las cuestiones que pesarán sobre la memoria de estas agrupaciones, que históricamente habían defendido las banderas de la democracia.



BIBLIOGRAFÍA

FUENTES PRIMARIAS:

Revista Vamos! Al Tiempo Joven, números: 1 al 7, 9 al 13, 14 y 15.



PUBLICACIONES ENTRE MAYO Y DICIEMBRE DE 1976.

Dirección: José Antonio Díaz, Ediciones Tiempo Joven- Vamos! Al Tiempo Joven. Fotografías: Alejandro Kacero . Disponible en el Centro de Investigaciones de las Culturas de Izquierda.

FUENTES SECUNDARIAS:

-Barthes, R. (1995), “El mensaje fotográfico” en Lo obvio y lo obtuso. Imágenes, gestos, voces. Barcelona: Paidós.

-Blaustein, E. y M. Zubieta (1998) Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el proceso. Buenos Aires: Colihue

-Campione, Daniel (2007), El Partido Comunista de la Argentina. Apuntes sobre su trayectoria, en Bórquez, E., Massimo, M., Crespo, H. (coords.) El comunismo: otras miradas desde América Latina. México: Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades.

-Franco, M. (2002) “La “campaña antiargentina”: la prensa, el discurso militar y la construcción de consenso”, en Derecha, fascismo y antifascismo en Europa y Argentina, de Judith Casali de Babot y María Visctoria Grillo (eds.), Argentina, Universidad de Tucumán, 2002, pp. 195-225. Disponible en www.riehr.com.ar.

-Gamarnik, C. (2011), Imágenes de la dictadura militar. La fotografía de prensa antes, durante y después del golpe de Estado de 1976 en la Argentina, Centro Municipal de Fotografía de Montevideo, Uruguay. 2011. Seleccionado en la Convocatoria Ediciones CMDF 2010 para América Latina. ISBN 978- 9974-600-68-3.


Disponible en: http://www.rehime.com.ar/escritos/documentos/idexalfa/g/gamarnikc.php#ar...

__________ (2009), Estereotipos sociales y medios de comunicación: un círculo vicioso. En: Q. Vol. 1, No 23. Disponible en: http://perio.unlp.edu.ar/ojs/index.php/question/article/view/826/727

-Gilbert, A. y M. Vitagliano (1998) El terror y la gloria. Buenos Aires: Norma.

-Gilbert, I. (2009), La Fede: alistándose para la revolución. La Federación Juvenil Comunista 1921-2005. Buenos Aires: Sudamericana.

-Kimel, Eduardo (1986). La Masacre de San Patricio. Buenos Aires: Ed. Lohlé-Lumen.

-Passerini, L. (2000), “La juventud, metáfora del cambio social. Dos debates sobre los jóvenes en la Italia fascista y en los Estados Unidos durante los años cincuenta”, en Levi, G. y J. C. Smith, Historia de los jóvenes. La edad contemporánea. Madrid: Taurus.

-Schindel, E. (2003), “Desaparición y sociedad. Una lectura de la prensa gráfica argentina”, tesis de maestría, Berlín, mimeo, disponible en http: //www.diss.fuberlin.de/diss/receive/FUDISS_thesis_000000001574

- Sidicaro, R. (1993) La política desde arriba. Las ideas del diario La Nación 1909-1989. Buenos Aires: Sudamericana

- Ulanovsky, C. (1996) Paren las rotativas. Buenos Aires: Espasa.

-Varela, M. (2001) “Los medios de comunicación durante la dictadura. Silencio, mordaza y “optimismo.” Todo es Historia, N° 404, marzo.

________ “Los medios de comunicación durante la dictadura: entre la banalidad y la censura”. Disponible en: http://www.camouflagecomics.com/pdf/02_varela_es.pdf
-PÁGINAS WEB:

- http://revista-zoom.com.ar/articulo1003.html



1 Ansaldi, Waldo, “Las dictaduras del Cono Sur y las transiciones a la democracia hasta la actualidad (1964-2005).

2 Ansaldi, Waldo, op cit.

3 Entre las enmiendas efectuadas, se destaca la que establece la misma cantidad de miembros civiles y militares en el senado, lo que permitirá la vigencia del gobierno dictatorial en el proceso democrático. Carlos Ruiz explica: “La Constitución del 80 (…) establece límites al sufragio universal como fuente de las autoridades democráticas y concede un rol político de primera importancia a las Fuerzas Armadas.” En “Democracia, consenso y memoria: una reflexión sobre la experiencia chilena”. Políticas y estéticas de la memoria, Nelly Richard (comp.), Santiago, Cuarto propio, 2000.

4En las elecciones, realizadas al año siguiente, asume el demócrata cristiano Patricio Aylwin. Ver Garretón M., Manuel Antonio, El plebiscito de 1988 y la transición a la democracia., Santiago de Chile, FLACSO, 1988.

5 Felipe Portales en una entrevista para La Nación on line Chile (www.lanacion.cl), “El mito de la democracia en Chile”, domingo 29 de agosto de 2004.

6 El presidente de la Comisión fue el entonces senador Raúl Rettig Guissen

7Informe Rettig en “Puro Chile. La memoria del pueblo”: http://www.purochile.org/rettig00.htm. Cursivas mías.

8 Ídem nota 7, cursivas mías.

9 “Democracia, consenso y memoria: una reflexión sobre la experiencia chilena” en Políticas y estéticas de la memoria, op. cit. p. 18.

10 Kaufman, Alejandro, 2010, Historia reciente como desafío a la investigación y el pensamiento en Ciencias Sociales-Seminario CAICYT-CONICET

11 Ver Levín, Florencia “Violencia, trauma y el fenómeno de la memoria” y “Arqueología de la memoria. Algunas reflexiones a propósito de Los vecinos del horror. Los otros testigos

12 Ver también Moulian, Tomás “La liturgia de la reconciliación” en Políticas y estéticas de la memoria, op. cit.

13Richard, Nelly, La insubordinación de los signos. Santiago, Cuarto Propio, 1994, p. 55.

14Richard, Nelly, La estratificación de los márgenes. Santiago, Zegers, 1989, p. 17.

15 Movimiento artístico formado a finales de los 70 y principios de los 80 del que participaron artistas plásticos, escritores que, con palabras de Nelly Richard, intentan una “salida de marco” contra la dicotomía orden/caos de la dictadura para liberar alternativas de sentido a través de lo estético.

16Basile, Teresa, “Nuevos escenarios: los intelectuales en el fin de siglo”. Actas de IX Congreso de Literatura argentina, Río Cuarto: Facultad de Humanidades, 1997, p. 30.

17 Richard, Nelly, Revista de Crítica Cultural, nº 5, julio 1992, p.5.

18 En el primer número de la Revista de Crítica Cultural, mayo de 1990.

19 En adelante RRC.

20 Santa Cruz Guadalupe, “Impunidad, inmunidad (economías de la violencia)”, RCC, 10, Mayo 1995, p. 17.

21 Richard, Nelly “Lo impúdico y lo público”, RCC, nº 11, Noviembre 1995, p. 33.

22 Avelar, Idelber, “Alegoría y postdictadura. Notas sobre la memoria del mercado” RCC, nº 14, junio 1997, p.22.

23 Avelar, Idelber, Alegorías de la derrota: La ficción postdictatorial y el trabajo del duelo, Santiago, Cuarto Propio, 2000. p.37.

24 Huyssen, Andréas, “La cultura de la memoria: medios, política, amnesia”, RCC, nº 18, junio 1999, p.8.

25 Tomás Moulian, “Olvido y consenso” RCC, n º 13, noviembre 1996, p. 5.

26 Ver Dossier homónimo en RCC , nº 18, junio 1999.

27 Villalobos-Ruminott, Sergio, “El escándalo Pinochet como síntoma de un país atribulado”, RCC, nº 18, junio 1999. p. 20

28 Ansaldi, Waldo, op.cit.

29 Jocelyn-Holt, Alfredo, “Menos es más, o la historia que falta”, idem, p. 30.

30 Thayer, Willy, “El golpe como consumación de la vanguardia", en “Arte y dictadura en América Latina”, Confines, nº 15, diciembre de 2004, p. 13.

31 Kuschnir, Silvia, Foro Clase 6- CAICYT

32 Kaufman, Alejandro, ya citado, Foro Clase 6. CAICYT.

33 Dalmaroni, Miguel, La palabra justa, Santiago, Melusina, 2004, p. 132.

34 Idem, pp. 139-141.

35 Es interesante notar el recorte que realiza el crítico brasileño, para quien “Cono Sur” refiere Argentina, Brasil y Chile, sin mencionar Uruguay. Basándose en la común experiencia de los procesos dictatoriales, y posdictatoriales, Avelar obliga a repensar la cartografía que demarca el área del Sur, como lo hiciera Jorge Schwarz al incluir a Brasil cuando leyó las vanguardias latinoamericanas.

36 Avelar analiza los textos de J.J. Brunner, caracterizando su discurso como dicotómico, maniqueo. Op.cit. pp. 77-88.

37 Nos referimos al autodemonimado Proceso de Reorganización Nacional. Usaremos en adelante esta forma abreviada y popular de denominación.

38 Tema ampliamente desarrollado en nuestro artículo “El cine en la postdictadura: los documentales histórico-políticos durante el primer gobierno democrático” (Ver bibliografía)

39 Seguimos en este punto el vocabulario y tipología de Bill Nichols.

40 Este metodología llevó a Marcelo Duhalde a hablar del “Estado clandestino” (op.cit)

41 Resumen de Actualidad Argentina, 7/11/83, citado por Jensen, punto 11.

42 De hecho el vocabulario empleado para describir el exilio utiliza expresamente estos términos. Por ejemplo, “el exilio, como la cárcel, jamás podrá ser feliz o dorado”. Julio Raffo (Nueva Presencia, 22 octubre de 1982, citado por Jensen).

43 Comunicado del 28 de abril de 1983.

44 Gabriel Vommaro hace un interesante análisis de la sorpresiva victoria radical y de su efecto en su artículo. Allí afirma:”El triunfo del radicalismo puede ser entendido […] como un hito en el trastrocamiento de los principios del “sentido común” político: de los principios de inteligibilidad del juego […], de las certezas sobre las preferencias de la sociedad y sus formas de vinculación a la política.”

45 De igual modo que Juan, como si nada hubiera sucedido (1987) -el siguiente largometraje de Echeverría- que se centra en la historia de Juan Herman.

46 Muchos llegaron al exilio después de haber pasado por la prisión y la tortura. De esto da cuenta el film a través de la presencia de Churo, un sindicalista de Santiago del Estero.

47LOMBARDI, José Cladinei. CASIMIRO, Ana Palmira Bitterncourt S. MAGALHÃES, Lívia Diana Rocha, orgs. História, Memória e Educação. Campinas, SP: Ed. Alínea, 2011, p. 16.

48O desfile da Batalha do Riachuelo era uma comemoração realizada pela Instituição Estadual de Educação Marcílio Dias, que comemorava o seu aniversário de fundação juntamente com um evento que comemorava as atuações de Marcílio Dias, combatente nesta batalha. Na verdade, a instituição foi fundada em 2 de setembro, no entanto, como essa data se aproxima dos festejos da Semana da Pátria, a escola optava pela nova data e convidava as outras instituições de ensino do município para o desfile e suas comemorações.

49SCHAPOCHNIK, Nelson.Cartões postais, álbuns de família, ícones da intimidade. In: SEVCENKO. Nicolau. História da vida Privada no Brasil. V.3. São Paulo: Companhia das Letras, 1999.

50DEBRAY, Régis. Vida e morte da imagem: uma história do olhar no ocidente. Petrópolis, RJ: Vozes, 1993.

51DEBRAY, Régis. Vida e morte da imagem: uma história do olhar no ocidente. Petrópolis, RJ: Vozes, 1993.

52FLUSSER, Vilém. Filosofia da Caixa Preta. Ensaios para uma futura filosofia da fotografia. Rio De Janeiro: Relume Dumará, 2002.

53FRANCASTEL, Pierre. A realidade figurativa. São Paulo: Ed. Perspectiva, 1982, p. 84.

54MONTEIRO, Charles. Fotografia, história e cultura visual: pesquisas recentes. Porto Alegre: Edipucrs, 2012, p. 11.

55ANDRADE, Rosane de. Fotografia e antropologia. Olhares fora-dentro.São Paulo: Educ, 2002.

56KOSSOY, Boris. Fotografia e História. São Paulo: Ed. Ateliê, 2011, p. 26.

57DUBOIS, Philippe. O ato fotográfico e outros ensaios. São Paulo: Papirus, 1993.

58BOURDIEU, Pierre. Un arte médio: Ensayo sobre los usos sociales de la fotografia. Barcelona: Gustavo Gili, 2003. p. 51.

59SONTAG, Susan. Sobre Fotografia. São Paulo: Companhia das Letras, 2004.

60BELTING, Hans. La transparencia del medio. La imagen fotográfica. In: Antropologia de la imagem. Madri: Katz, 2010, p. 263.

61BARTHES, Roland. A câmara clara: nota sobre a fotografia. Rio de Janeiro: Nova Fronteira, 1984.

62CATROGA, Fernando. Memória, história e historiografia. Coimbra: Quarteto, 2001. p. 66.

63KOSSOY, Boris. Fotografia e memória: reconstituição por meio da fotografia. In SAMAIN, Etienne (Org.). O Fotográfico. São Paulo: Senac; Hucitec, 2005. p. 40.

64BOURDIEU, Pierre. Un arte médio: Ensayo sobre los usos sociales de la fotografia. Barcelona: Gustavo Gili, 2003. p. 52.

65HALBWACHS, Maurice. A memória coletiva. São Paulo: Centauro, 2004. p. 71.

66LE GOFF, Jacques. História e memória. 5. ed. Campinas: Unicamp, 2003. p. 460.

67FABRIS, Annateresa. Discutindo a imagem fotográfica. In:Domínios da imagem. Londrina, ano I, nº 1, p.31-41, Nov. 2007.

68SONTAG, Susan. Sobre Fotografia. São Paulo: Companhia das Letras, 2004, p.16.

69KNAUSS, Paulo. O desafio de fazer história como imagens: arte e cultura visual. ArtCultura, v. 8, n. 12, p. 99. 2006.

70BARROS, José D’Assunção. O campo da história: especialidades e abordagens. Vozes, 2004. p. 30.

71KOSSOY, Boris. Fotografia e memória: reconstituição por meio da fotografia. In SAMAIN, Etienne (Org.). O Fotográfico. São Paulo: Senac; Hucitec, 2005. p. 40.

72KOSSOY, Boris. Realidade e ficções na trama fotográfica. Cotia: Ateliê, 2002, p. 31.

73KOSSOY, Boris. Realidade e ficções na trama fotográfica. Cotia: Ateliê, 2002.

74KOSSOY, Boris. Realidade e ficções na trama fotográfica. Cotia: Ateliê, 2002.

75POSSAMAI, Rita Zita. Cidade fotografada: memória e esquecimento nos álbuns fotográficos: Porto Alegre, décadas de 1920 e 1930. Porto Alegre: UFRGS, 2005. p. 32.

76LE GOFF, Jacques. História e memória. 5. ed. Campinas: Unicamp, 2003. p. 469.

77 BARTHES, Roland. A câmara clara: nota sobre a fotografia. Rio de Janeiro: Nova Fronteira, 1984. p. 48.

78ROMANELLI, Otaíza de Oliveira. História da Educação. Petrópolis, RJ: Vozes, 2010.

79ROMANELLI, Otaíza de Oliveira. História da Educação. Petrópolis, RJ: Vozes, 2010, p. 198.

80RIBEIRO, Luisa Santos. História da Educação Brasileira:a organização escolar. Campinas, SP: Autores Associados, 2007, p.190.

81ROMANELLI, Otaíza de Oliveira. História da Educação. Petrópolis, RJ: Vozes, 2010, p. 202.

82VEIGA, Cynthia Greive. História da Educação. São Paulo: Ed. Ática, 2007, p. 294.

83VEIGA, Cyntia Greive. História da Educação. São Paulo: Ed. Ática, 2007.

84LEITE, Mirian Moreira. Retratos de Família. leitura da fotografia histórica. São Paulo: UPS, 2000, p.36.

85BENCOSTTA, Marcus Levy Albino, Desfiles patrióticos: cultura cívica nos grupos escolar de Curitiba: 1903-1971. Campinas: Mercado de Letras, 2004.

86MAUAD, Ana Maria. Na mira do olhar: um exercício de análise da fotografia nas revistas ilustradas cariocas, na primeira metade do século XX. Anais do Museu Paulista, 2005, Vol. 13, n. 1.

87 VILCHES, Lorenzo. La percepción de la foto de prensa. In: Teoría de la imagen periodística. 2. reimpr. Barcelona: Paidós,1997.

88RIBEIRO, Maria Luisa. História da educação brasileira: a organização escolar.Campinas, SP: Autores Associados, 2007, p. 178.

89RIBEIRO, Maria Luisa. História da educação brasileira: a organização escolar.Campinas, SP: Autores Associados, 2007.

90MENEZES, Ulpiano T. Bezerra. Rumo a uma história visual. In: MARTINS, J. S.; ECKERT, C. NOVAES, S. C. (orgs.). O imaginário e o poético as Ciências Sociais. Bauru, SP: Edusc, 2005, p. 36.

91LOMBARDI, José Claudinei. CASIMIRO, Ana Palmira Bittencourt S. MAGALHÃES, Lívia Diana da Rocha. Orgs. História, memória e educação. Campinas, SP: Ed. Alínea, 2011, p. 103.

92BOURDIEU, Pierre. O poder simbólico. Rio de Janeiro: Bertrand Brasil, 2010. p. 159.


93 Según datos del CENSO 2010 del INDEC

94 Según los testimonios de muchos de los vecinos del pueblo

95 Vecina de Sansinena y miembro del grupo de teatro (53 años)

96 Ver anexo

97 Vinculado también con el giro hacia el pasado señalado por Huyssen (2000), el cual estaría producido por la pérdida de la fe en el progreso y de las expectativas sobre el futuro.

98 Cada uno de los casi cincuenta grupos que existen en Argentina, porta sus singularidades vinculadas a las condiciones del territorio en el que se encuentra, las tradiciones y particularidades de su historia local. Además cada uno trazó una trayectoria específica, delineando modos de funcionamiento, lógicas de organización y gestión, y determinadas pautas que se considerarán prioritarias en el accionar del grupo.

99 Del fotógrafo argentino Eduardo Longoni.

100 Testimonio del fotógrafo sobre el momento en que tomó la fotografía. Comunicación personal vía correo electrónico.

101 Benjamin Walter (2007) Conceptos de filosofía de la historia – 1ª. ed. – La Plata: Terramar Ediciones. p. 67.

102 Curiosamente, el mismo año en el que Louis Daguerre difundía al mundo el proceso conocido como “daguerrotipo”, hecho por el cual algunos historiadores consideran el año 1839 como el “año cero” de la fotografía propiamente dicha, un personaje central de ese siglo, –Carlos Marx– alcanzaba la mayoría de edad.

103 Benjamin, W. (2012). “Daguerre o los panoramas” en “París, capital del siglo XIX (1935)” en El Paris de Budelaire, Bs. As. Eterna Cadencia Editora, 2012 pp. 50-51.

104 op. cit. p. 51.

105 Benjamin, W. (2007) “en la época de la reproducción técnica de la obra de arte lo que se atrofia es el aura de ésta. El proceso es sintomático; su significación señala por encima del ámbito artístico. Conforme a una formulación general: la reproducción técnica desvincula lo reproducido del ámbito de la tradición. Al multiplicar las reproducciones instala su presencia masiva en el lugar de una presencia irrepetible. Y confiere actualidad a lo reproducido al permitirle salir, desde su situación respectiva, al encuentro de cada destinatario. (cursiva en el original) Ambos procesos conducen a una fuerte conmoción de lo transmitido, a una conmoción de la tradición, que es el reverso de la actual crisis y de la renovación de la humanidad” p. 152.

106 Hacia fines del año 1983 la consigna de “aparición con vida de los 30.000 desaparecidos” se instala definitivamente como una de las principales consignas de la lucha de los organismos de derechos humanos. En este sentido, en septiembre de 1983 los artistas Rodolfo Aguerreberry, Julio Flores y Guillermo Kexel les proponen a Madres de Plaza de Mayo “realizar 30.000 imágenes de figuras humanas a tamaño natural realizadas por todas las entidades y militantes de distintos sectores que coincidan en reclamar por los derechos humanos.” La cita pertenece al documento que dichos autores presentaron a las Madres y fue extraído del libro El siluetazo, compilado por Ana Longoni y Gustavo Bruzzone, que presenta una serie de análisis y documentos sobre la práctica artístico-política conocida como El Siluetazo realizada durante la III Marcha de la Resistencia el 21 de septiembre de 1983, una convocatoria multitudinaria que otorgó una potente visibilidad a la lucha de dichas organizaciones y a la consigna por la aparición con vida de los 30.000 desaparecidos.

107 Es interesante en este sentido el planteo de Ludmila Da Silva Catela, acerca de pensar a las fotos como se piensa la memoria, en la medida en que éstas habilitan representaciones actuales acerca del pasado. Por su parte, tanto Elizabet Jelin en Los trabajos de la memoria; como Paul Ricoeur en Historia, Memoria, Olvido; hablan de “huellas” para referirse a la memoria, y en este sentido se podría asociar a la fotografía a las “huellas mnémicas” del psicoanálisis freudiano. (Agradezco esta observación al Prof. Juan Gandulfo).

108 Tomamos este concepto de D.A. Dondis, quien afirma que “el modo visual constituye todo un cuerpo de datos que, como el lenguaje, puede utilizarse para componer y comprender mensajes situados a niveles muy distintos de utilidad, desde la puramente funcional a las elevadas regiones de la expresión artística. Es un cuerpo de datos compuesto de partes constituyentes, y de un grupo de unidades determinadas por otras unidades, cuya significancia en conjunto es una función de la significancia de las partes.” Dondis, Donis A. La sintaxis de la imagen. Introducción al alfabeto visual. Editorial Gustavo Gill, Barcelona, 2002. p. 11.

109 Benjamin Walter (2007) Conceptos de filosofía de la historia – 1ª. ed. – La Plata: Terramar Ediciones. p. 67.

110 “El 12 de agosto de 1980 se publica en Clarín una solicitada que pedía la aparición con vida de los desaparecidos, firmada por 175 personalidades públicas, entre ellos los escritores Jorge Luis Borges (quien en un principio había tenido una actitud de apoyo a Videla) y Adolfo Bioy Casares, el popular entrenador de la selección de fútbol, director técnico durante el Mundial de 1978, César L. Menotti, y políticos, religiosos e intelectuales de prestigio. En agosto de 1980, 2000 madres de desaparecidos se reunieron en Plaza de Mayo para entregar un nuevo petitorio al Gobierno y el texto aparece como solicitada por primera vez en Clarín, que va dando un notorio giro a su política editorial” (Gamarnik, 2009). Por otra parte en febrero de 1981 aparece en el número 9 de la revista El Ornitorrinco otra solicitada firmada por intelectuales, artistas, escritores y otras personalidades políticas y/o públicas, reclamando la publicación de las listas de desaparecidos y que se informe sobre el paradero de los mismos

111 “A la consigna ‘Aparición con Vida’, el MAS [Movimiento al Socialismo, partido de orientación trotskista] oponía entonces la exigencia ‘Toda la Verdad’. A la sostenida interrogación sobre el destino de los desaparecidos o incluso a la secreta esperanza de su retorno, confrontaba la demanda de investigación y la denuncia a los responsables de esos asesinatos” Longoni A., y Bruzzone G. (2008: 35-36).

112 La expresión pertenece a Raymond Williams, quien, en Marxismo y literatura, expresa: “Si lo social es siempre pasado, en el sentido de que siempre está formado, debemos hallar otros términos para la innegable experiencia del presente: no solo para el presente temporal, la realización de esto y de este instante, sino la especificidad del ser presente, lo inalienablemente físico, dentro de lo cual podemos discernir y reconocer efectivamente las instituciones, las formaciones y las posiciones, aunque no siempre como productos fijos, como productos definidores.” (2000: 150).

113 La investigación forma parte del proyecto de Tesis de Doctorado en Letras de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata, titulado “Torsiones del realismo: otros modos de narrar las transformaciones del neoliberalismo en la literatura argentina de las últimas décadas”, y del trabajo como beneficiaria de la Beca Tipo I de CONICET, bajo la dirección de la Dra. Miriam Chiani.


114 Todas las citas extraídas de la novela pertenecen a: César Aira (2006), La guerra de los gimnasios, Buenos Aires, Emecé; por tanto se consignará solo el número de página.


115 Todas las citas extraídas de la novela pertenecen a: César Aira (2006), La villa, Buenos Aires, Emecé; por tanto se consignará solo el número de página.



116 Todas las citas que se refieren a la “carta de lectores” pertenecen a las páginas 43 y 44 de la novela.

117 Profesora Universitaria en Historia, egresada de la Universidad Nacional de General Sarmiento. Actualmente se desempeña como profesora en Historia en el Nivel Medio. Al mismo tiempo, es becaria en Investigación y docencia en la UNGS bajo la dirección de la Dra. Florencia Levín y cursa la Maestría en Historia Contemporánea dictada por la misma casa de estudios.

118 Quienes han trabajado estas cuestiones de manera más completa son Blaustein y Zubieta, 1998; Gilbert y Vitagliano, 1998; Ulanovsky, 1996; Sidicaro, 1993; Varela, 2001; Franco , 2002; Schindel; Gamarnik; entre otros.

119 Codovilla, 1967: 10, en Campione, Daniel (2007)

120 Campione, 2007, p. 196.

121 Idem, p. 199.

122 Para la realización de este trabajo, se han analizado todas las publicaciones que datan desde mayo de 1976 hasta diciembre del mismo año. Las mismas han sido relevadas en el Centro de Estudios de las Culturas de Izquierda (CeDinCi). Cabe aclarar que Vamos! fue colocada en el Index por Resolución Ministerial (Educación) N° 2977 de fecha 3 de octubre de 1978. Entonces lanzó Vamos a Imaginar Algo Mejor y luego salió Imagen de Nuestros Días, bajo la dirección de J. A. Díaz, Imagen… fue clausurada por el gobierno y, en febrero de 1981, la FJC dispuso editar Aquí y Ahora, luego Aquí y Ahora la Juventud, como quincenario. Pasaron por su conducción Francisco Álvarez, Alberto Nadra, Jorge Sigal y Jorge Garrido, prematuramente fallecido, con un conjunto de periodistas que llegaron a ser profesionales destacados. Fuentes:www.pparg.org/pparg/documentos/.../_b/.../Libros_prohibidos.pdf, Gilbert, Isidoro, p. 624.

123 Gilbert, Isidoro (2009) p. 621

124 Lamentablemente no contamos con datos empíricos que indiquen por qué la revista logra tener su propia editorial ni tampoco el número de ejemplares vendidos durante el año 1976.

125 Gilbert, I. Op. Cit.

126 Op. Cit. P. 622

127 Gilbert, El Oro de Moscú, pp. 305 a 401, en Gilbert, Op. Cit. Pp. 620-621.

128 En esta línea, se entiende como estereotipo a una representación repetida frecuentemente que convierte algo complejo en algo simple. Es un proceso reduccionista que suele distorsionar lo que representa, porque depende de un proceso de selección, categorización y generalización, donde por definición se debe hacer énfasis en algunos atributos en detrimento de otros. Simplifica y recorta lo real. Tiene un carácter automático, trivial, reductor. Los estereotipos son conceptos de grupo, lo que un grupo piensa de otro o de otros. Lleva necesariamente implícito en su existencia un consenso. Gamarnik, Cora (2009), p. 1.

129 Passerini, Luisa, 2000, P. 35.

130 Revista Vamos! Al Tiempo Joven, Núm. 9. Pág. 32.

131 Ver Varela, Mirta, 2001.

132 Schindel, Estela,2003, Cap. 2. P. 53

133 Cosidérese que el término “subversivo” también contaba con la connotación de ser “foráneo”, “no argentino” por los militares. Ver Schindel, Op.Cit.

134 Revista Vamos! Al Tiempo Joven, pág. 11, Núm. 4

135 Schindel, Op. Cit. P. 53

136 Revista Vamos! Al Tiempo Joven, pág. 12, Núm. 3

137 Franco, Marina, 2002, P.16

138 Fuente: http://revista-zoom.com.ar/articulo1003.html

139 Revista Vamos! Núm. 5, p. 10, 16/7/76

140 Sobre “La masacre de San Patricio” ver: Kimmel, Eduardo (1986)

141 Gilbert, Op. Cit. Pp. 623-624.

142 Idem.

143 Gamarnik, Cora (2011), p. 51

144 Roland Barthes indica que la pose prepara la lectura de los significados de connotación del sujeto. La fotografía no es por cierto significante más que porque existe una reserva de actitudes estereotipadas que constituyen elementos de significación ya preparados (mirada hacia lo alto, manos juntas). Barthes, 1992. Pág. 3

145 Gamarnik, Op. Cit. Pág. 65.

146 Barthes, Op. Cit. Pág. 4.

147 Gilbert, I. Op. Cit. P. 387

148 Campione, Op. Cit, P. 203.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal