Medicina y conciencia



Descargar 0,67 Mb.
Página1/6
Fecha de conversión05.08.2017
Tamaño0,67 Mb.
  1   2   3   4   5   6


Introducción a la sanación

Dr. Jorge Carvajal



MEDICINA Y CONCIENCIA

Jorge Iván Carvajal Posada
Vamos a iniciar la fase crucial de todo nuestro vehículo a través de la medicina sintergética y esa fase tiene que ver con todo aquello que hemos planteado desde el comienzo y es la concepción de que nuestra medicina es una medicina de la conciencia.

La conciencia es la expresión del alma y nuestro objetivo es rescatar el alma para la medicina.

Hemos hecho un recorrido a través tecnologías apropiadas, de filosofías más o menos sofisticadas, pero en este seminario vamos a llegar a la tecnología tal vez más elaborada y la más sencilla de todas: entrenar nuestra mente, aprender a impulsar los procesos del pensamiento, la atención, la concentración, la meditación, con miras a que nos enfoquemos todos en la medicina más universal, la más sencilla, la más económica, la más disponible; para mi, la más efectiva que es la medicina de la sanación. Durante todo el proceso hemos insistido que todo aquello que se puede hacer con un láser, con una aguja, con un color, con un sonido, se puede hacer también mentalmente. Pero obviamente el hacerlo mentalmente significa un entrenamiento.

Significa un enfoque, una acción, un conocimiento del instrumento que vamos a sanar.

Un conocimiento del hombre desde la perspectiva del cuerpo físico-etérico y desde la perspectiva no solo endocrina, que llamamos la ciencia de los rayos. Cuando nos podamos familiarizar con esto vamos a ver que todo aquello que es aparentemente complejo se nos vuelve sencillo.

¡Que una sesión en la que normalmente nos demoramos una hora, aquí mediante la resonancia, se puede demorar realmente cinco minutos!

. Y es tal vez uno de los aspectos fundamentales de este seminario. Entramos en la perspectiva del presente, de la intensidad del tiempo, vamos a manejar los tiempos del sistema, para reconocer lo que llamamos el tiempo intenso o el tiempo profundo.

Es bien interesante esta propuesta ya desde el punto de vista de los sistemas de salud porque uno de los grandes debates en medicina es el tiempo, pero ese debate se quedó en el tiempo externo; la propuesta general es que si los médicos pudiéramos utilizar un tiempo profundo, el tiempo de la conciencia, el tiempo intenso, la medicina no sólo sería más económica, sino infinitamente más efectiva y nos ahorraríamos la mayoría de los exámenes de laboratorio.



Vamos a ver a lo largo de este seminario que tenemos un instrumento prodigioso que es el mínimo común denominador de toda la terapéutica, de todas las medicinas del mundo, y ese instrumento es el de la imagen que vamos a utilizar a través de las técnicas de imagenería se convierte en la herramienta del sanador. Pero no solamente la herramienta del sanador, sino que realmente es la herramienta terapéutica por excelencia, es la herramienta de más amplio alcance en la terapéutica. Si nosotros logramos acceder a esa dimensión de la imaginería, realmente ya estamos actuando sobre la sanación. Vamos a tratar de hacer una visión global durante unos cuantos minutos, yo voy a pasar muy rápidamente a través de esta visión global que se supone que buena parte de nosotros hemos considerado esto a lo largo de todos los seminarios.
Paradigmas de la conciencia

En primer lugar recordemos dónde están las eras médicas:




  1. Tenemos una primera era médica, la edad mecanicista o el paradigma mecanicista,

  2. La segunda que se refiere al paradigma mente-cuerpo y la tercera, de la que vamos a hablar hoy, que se refiere propiamente al paradigma de la conciencia. Vamos a ver ese paradigma de la conciencia cuyos los principios generales son los siguientes:

    1. Primero, la materia es a la energía lo que la información es a la conciencia, es decir, restablecemos la unidad del mundo considerando no solo la ecuación einsteniana equivalencia de materia y energía, sino que restauramos la equivalencia de la conciencia con la información y a través de esa equivalencia vamos a concluir que todas esas cosas son modalidades de la conciencia. Vamos a ver entonces la ley esencial de todo nuestro sistema es la conservación de la conciencia. La conciencia ni se crea ni se destruye, se transforma; todo cuanto existe son transformaciones de la conciencia, es decir, diferentes patrones de organización de la conciencia. Si tenemos ese código de lectura vamos a entender posteriormente la dirección del alma. Cuando asumimos, y lo vamos a asumir esta parte como una hipótesis, la conciencia es el alma de cada cosa, es la cualidad de cada cosa; es aquello que emerge de la interacción entre la esencia y la apariencia, su forma, todo esto implica una cosa que ha sido sostenida por la sabiduría perenne y que ha sido sostenida por múltiples religiones y filosofías y a la que poco a poco se aproxima también nuestra ciencia occidental y es que todas las cosas tienen conciencia, todas las cosas tienen una cualidad intrínseca, tienen un colorido intrínseco que las define como un ente, todas las cosas son iguales a sí mismas. Eso significa que si todas las cosas tienen conciencia, todas las cosas tienen un alma; de tal manera que desantropormofisamos el alma, el alma ya no es un atributo human como tal, sino que el alma es un atributo de la evolución. Pero como la gran cadena de la vida es la gran cadena de la conciencia, podemos llegar a decir que todas las almas son una. Eso automáticamente nos introduce en leyes globales como la resonancia, la conección, la no localidad de la conciencia, las transferencias de la conciencia, la telepatía, la ciencia de la impresión (cosa que vamos a considerar en el curso de este seminario), pero la base es que todas las almas son una, es decir que existe un alma del mundo, el alma del mundo, el alma mundi; respecto del planeta es lo que llamamos el espíritu de la tierra, todos nosotros estamos saturados del espíritu de la tierra y a través de ese espiritu estamos unidos con todas las cosas.


El Holón

Si la conciencia es una, ¿Dónde está el espiritu?.

¿Dónde cabe la información?

¿Qué relación tiene la conciencia con la teoría del holón?.

Empezamos a reconocer que el holón es la unidad significativa de la conciencia, tal vez esa es la conclusión más importante de los anteriores seminarios. Todo cuanto existe es un holón: un contexto dentro de otro contexto. Y el que sea un contexto dentro de otro contexto, hace que todo cuanto es, sea significativo. Lo importante de las cosas es su significado, lo importante de la enfermedad es su significado, en términos de conciencia no solo intelectual, sino en términos biológicos.

Entonces estamos accediendo al mundo de las profundidades; el de las profundidades es el mundo de los significados. De tal manera que lo que buscamos en la sanación son los elementos significativos, tanto en la historia clínica como en el examen, la semiología, como en la proyección hacia el futuro: hacia dónde va esta enfermedad, qué ha significado y qué significa la enfermedad, eso es lo más importante. Cuando hablamos del significado estamos hablando del contexto de los contextos o de los holones, los holones son unidades de conciencia.



  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal