Medicina tradicional, etica y social ecuatoriana



Descargar 51,57 Kb.
Fecha de conversión16.08.2017
Tamaño51,57 Kb.
REVISTA ECUATORIANA DE HIGIENE Y MEDICINA TROPICAL

VOL 42 – 2005

ISSN No. 0048-7775

Pág. 87 - 98

MEDICINA TRADICIONAL, ETICA Y SOCIAL ECUATORIANA.

Elizabeth Benites Estupiñán1



Me referiré a los componentes éticos y social de la medicina tradicional de nuestros aborígenes que han formado parte de la civilización de nuestra cultura étnica ancestral, cuya participación como ciencia nativa o conocimiento popular constituye el balaje intelectual de investigaciones ecológicas tradicionales y ambientales posibles de reconstruirse en sistemas de saberes y elementos de los mismos. Estos conocimientos empíricos funcionales o sistematizadores no formales, ingenuos muy diferente al conocimiento metodológico científico de occidente; actualmente, son apreciados por organismos y empresas nacionales e internacionales que financian programas de desarrollo y conocimiento mediante una nueva búsqueda de desarrollo científico basándose en hechos históricos que impulsan el pluralismo recurrente en los recursos genéticos y sus productos derivados para contribuir en la biodiversidad y normar mediante un marco legal el acceso a los recursos de nuestros países y los beneficios que dicha contribución generaría.
Esta diferencia de conocimiento científico, motivos de conflictos que se expresan en diversos modos de la identidad social supone efectivamente reflexionar en diversos campos antropológico, filosófico cultural y ético y a plantearnos interrogantes como: ¿Qué factores éticos deben ser considerados para salvaguardar el derecho de nuestra medicina aborigen?, ¿Qué modos de pertenencia y exclusión pueden ser reforzados como propios estos derechos?, ¿ Hasta que punto ha sido afectada su vulnerabilidad?, ¿Qué dinámica de relación es éticamente aceptable esta expropiación de los conocimientos ancestrales?. ¿Que beneficios habrá que dar a esta asociación etnocultural tradicional y que derechos de existencia pueden reclamar? Al hablar de identidad étnica como una entidad privilegiada de costumbres, religión, etc. cuya identidad ejerce el derecho el individuo con su autonomía y pluralismo técnico social como grupo histórico de permanencia con derecho a reclamar el respeto a sus tradiciones con una visión política cultural de permanencia en la nación-Estado y que se los reconozcan como miembros de grupo y ciudadanos con su propia igualdad y equivalencia ética social con derecho de existencia para reclamar como grupo minoritario. ¿Se debe iluminar nuevas búsquedas en el convencimiento recurrente de asociación de políticas interculturales y esfuerzo democrático que dan paso a la articulación de una nueva búsqueda de desarrollo científico basándose en hechos históricos que impulsan el pluralismo recurrente?
Para Edmundo Granda, el momento en que vivimos en América Latina y en el mundo es bastante conflictivo. En los planos objetivo y subjetivo la situación se ha enrevesado y ha mostrado aristas que rasgan las seguridades anteriores sobre las que nos movíamos, lo cual nos obliga a generar propuestas que tienen que visitar campos de mayor complejidad y dejan cuestionamientos sobre los que debemos constantemente volver2.
Todos estos razonamientos expuestos anteriormente expondremos más adelante como fuente de conflictos que se expresa en el campo de nuestra medicina tradicional donde pretendemos asumir retos éticos en base a argumentos utilitaristas y de relativismo para analizar y profundizar de modo abstracto y teórico y de manera concreta como se presenta estos argumentos que, no es desigualdad de derechos, ni aprovechamiento de sus conocimientos científicos tradicionales, ni destrucción de su cultura sino de un modo particular de fomentar un relativismo ético que respondan en un cierto beneficio político-etnocultural no particular sino de principios compartidos y de justicia social.
Granda, refiere que el plano específico de la salud entraña comprender la forma como el individuo y los grupos constituyen su saber y conocimiento en salud en base a sus experiencias individuales y particulares. La vida la medicina occidental y el sistema formal de servicios de salud se encuentran ante un profundo cuestionamiento sobre su propia organización. Las bases teóricas que han sustentado su accionar han sido criticadas y ya no gozan del prestigio y seguridad anteriores. Por otro lado, las prácticas alrededor de la salud que tenían un cada vez creciente prestigio, hoy presentan inseguridades y buscan nuevos consejeros. El pensamiento y la acción alrededor de la salud se hallan en el banquillo de los acusados y tratan de encontrar nuevos caminos para recuperar su anterior capacidad explicativa y su seguridad terapéutica; momento de crisis que augura posibles cambios positivos o, al contrario, el retorno a viejas seguridades con el consecuente incremento de la inequidad y de la ineficiencia. En esta situación, la medicina tradicional y el sistema informal de salud podrían tener una importante influencia.3

De la Medicina Tradicional.-

Para Plutarco Naranjo, el yachag o chamán actúa en cierto sentido como un psiquiatra primitivo,4 las diversas maniobras y ayuda de preparados o, con ayuda de un animal o soplar alguna bebida preparada acompañado de cánticos y rogativas. Sus estudios experimentales, están llenos de creencias espirituales y, es ahí donde el paciente se siente aliviado de sus males. Según la teoría indígena, cuando un espíritu maligno penetra el organismo puede producir la enfermedad, “el daño”. Naranjo refiere que: La investigación clínica terapéutica de las últimas décadas demuestran que un 30 a 40% de pacientes se alivian y hasta se curan con placebos.5 Este chamán o científico primitivo, encargado de la salud de la comunidad, aprende tradiciones y saberes de sus antecesores que lo convierte en sabio, curandero y consejero, velando por las funciones biológicas y síquicas de cada individuo de su comunidad. Según la teoría del relativismo cultural, sus códigos culturales tienen fuerza vinculante para los miembros de la región que los produce (Benedict). Esta valoración cultural primitiva proporciona al individuo ideales comúnmente aceptados dentro de su comunidad en el ámbito biológico, psíquico y social Entonces, este relativismo normativo ya se anteponía a la era actual?


Otras de las creencias indígenas que originaba una enfermedad la aducían al viento lo que denominaban “la causa del ojeado”.6 Pero, como ellos se adelantaron a esta teoría como fenómeno natural y no natural, sin tener base científica como causa de daño ambiental en efectos como: cambios climáticos por calentamiento de la atmósfera, destrucción de la capa de ozono, destrucción de bosques húmedos tropicales, de su biodiversidad, lluvia ácida, incendios forestales, contaminación de las aguas superficiales y profundas etc. Este problema ecológico expone sintéticamente la reasunción ética expresado como “Biodiversidad amenazada por la especie humana”: si tengo el poder de destruir. Tendré el poder de conservar?. Como argumento de respuesta lo dirá el respeto en el hombre, sujeto de dignidad, que depende de esa diversidad para su existencia en plenitud. Respeto en la biosfera, protegiendo el ecosistema, su variedad de especies. Entonces, habrá que salvar a la humanidad de la evolución de la naturaleza, es decir salvando todo en ella y con ella? Esta concreción necesitaría un debate público, una adecuada investigación científica y decisiones políticas a nivel mundial. El gran reto ético es la armonización de estrategias de conservación y estrategias de desarrollo, una retención de crecimiento demográfico y del consumo. Habermas reconoce la sensibilidad de la biodiversidad, como una pretensión de la validez a las culturas, que las haga merecedoras de respeto y protección y, atractivas para el diálogo intercultural con el que puedan ir purificándose de sus elementos negativos y evolucionando desde sus potencialidades. Siendo así, el chaman actuaba con predicción y control, concientes que el hombre es afectado en si mismo por los cambios de evolución de su ecosistema. Este científico primitivo ya ponía de manifiesto en su creencia la teoría de evolución de las especies y genética dentro de las especies y de metafísica como también los cambios impulsados por el hombre (modernización).


De la Medicina Herbolaria.-

El mismo Naranjo, en su artículo manifiesta que, la medicina herbolaria no es práctica de un chamán, sino que el hombre primitivo fue descubriendo estas plantas alimenticias que tenían poder curativo; es así que pone de ejemplo a los Indios malacatos (en la provincia de Loja), quienes conocían a la Quina con poder curativo para la fiebre terciaria, cuya repercusión salvó a posterior a millones de vidas. La digital fue otra droga de la medicina de nuestros antepasados y, ¿cuantos cardiacos han prolongado sus vidas gracias a los glucósidos de los digitales?. El sauce fue un analgésico de la medicina herbolaria, la industria alemana la llegó a sintetizar con el nombre de aspirina y ¿Cuántos millones de pacientes no han aliviado su dolor con esta centenaria droga?.7


El método de investigación de nuestros ancestros es aplicado y directo, su difusión sobre su uso y aplicación se los realiza hasta la actualidad a través de ferias campesinas siendo identificadas en dos categorías: Calientes y frías.8 No me voy a detener en la metodología que utilizaban, recordemos que hasta ahora nadie conoce ciertas técnicas utilizadas por los indios shuar para la reducción de las cabezas, ni a la composición de los “preparados” para curar infecciones o como antídoto a mordeduras o picaduras de insectos o animales venenosos selváticos.
Se puede decir que la medicina herbolaria no llega en la actualidad ni siquiera con el 5% de investigación científicamente probada.9 Es por este motivo, que industrias transnacionales tratan de apoderarse de estos conocimientos en base a metodología científica y tecnología de punta cuyo uso terapéutico o patente registrada introduce a un conflicto entre la fidelidad a la tradición nativa y la exigencia de cambio al conocimiento científico de occidente.10
La integración de esta medicina occidental y del sistema oficial de salud, ha contribuido a mejorar algunos aspectos sanitarios y de salud en algunos sectores nororientales de asentamiento indígena milenario; pero también este relativismo cultural ha generado vulnerabilidad en el sector indígena, teniendo lo siguiente:


  • Una dependencia hacia lo de afuera, y la desvalorización de lo propio, un desplazamiento de la medicina indígena tradicional como tradición moral y experiencia que generaron reglas y principios que ayudaron a grandes descubrimientos de la medicina occidental.

La ruptura de sus principios y derechos ancestrales, podría depender de analizar esta norma ética en base a una cultura que satisfaga sus necesidades y posibilita al hombre a través de diversas funciones. Villoro enfatiza estos cuatro principios que los analizaré en base a este argumento ético referido en el párrafo anterior: 1) El principio de autonomía o capacidad de autodeterminación sin coacción ni violencia. Podemos decir que en base a este principio nos demuestra que, tener autonomía para decidir sobre los fines y valores del uso de nuestro suelo, la producción natural que nos ofrece nuestro clima tropical y las creencias de nuestros ancestros no se quiebra en sí con la aceptación de productos culturales de otras comunidades, sino por la sumisión a dictados heterónomos. Esta herencia cultural si cae en manos privilegiadas impondría una dominación a la que hay que oponerse. 2) El principio de la autenticidad o correspondencia para fomentar la conservación y creatividad cultural auténtica. Esto nos lleva a comprender y no juzgar de acuerdo a los fines y necesidades para la cual va hacer utilizado, no olvidándonos que la autenticidad es dinámica, está sujeta a evolución y debe vitalizarse creativamente abriéndose a otras culturas, sin perder su origen de las mismas. 3) El principio del sentido donde se prevalezcan los fines y valores más altos actualizando con valores ya olvidados por nuestras culturas. Para lo cual debemos definir una comunicación clara y abierta sobre los fines y valores de uso de estas plantas que consideremos mejores. 4) El principio de la eficacia que pone en práctica los medios requeridos técnicos científico metodológico que garanticen el cumplimiento y los fines elegidos.11Esto quiere decir que, decidiendo de manera autonómica la incorporación de las técnicas de otras culturas que se juzguen adecuadas y ofreciendo las generadas por su propia cultura, se consideraría una progresiva maduración de avance intercultural para el descubrimiento de nuevas drogas y curación de enfermedades tan mortales como el Cáncer o el SIDA.




  • El cambio de modo de vida tradicional en las comunidades indígenas con bajo índice de educación y de servicios sanitarios, ha generado conflicto por el desconocimiento del uso de la medicina occidental, el mal uso de las mismas, sus efectos secundarios, resistencia. La presencia de investigaciones utilizando este grupo vulnerable carente de educación occidental, ha afectado su relativismo cultural.12 Se debe encontrar mecanismos éticos, antropológicos y sociales para fundamentar la existencia de sus derechos, respecto y consideración como población minoritaria.

En que medida la influencia de la medicina occidental afectaría a esta comunidad indígena carente de educación y servicios sanitarios?. Florencia Luna refiere en su capítulo “Ongoing controversias” que, algunos de los factores más controversiales de estos ensayos es la globalización de las investigaciones, la fuerte influencia de la Industria Farmacéutica y la gran presión de las ONG tomando lo ocurrido en épocas pasadas sobre la alerta a estos ensayos clínicos. Nos habla también de la decisión política de marketing en las grandes industrias que aprueban ensayos clínicos para combatir enfermedades degenerativas comúnmente asociadas a problemas de países del norte13 , como Alzheimer u obstructivas como el Cáncer sin tomar como prioridad las tropicales e infecciosas como la Malaria, Tuberculosis, Chagas, Hanta virus etc. siendo estas las de mayor causa de morbi-mortalidad en países latinoamericanos y que por su naturaleza ecológica son vulnerables a este tipo de enfermedades.14


Por que debe ser conservada la práctica medicinal en estas culturas indígenas?. El desarrollo sostenibles de estos pueblos o comunidades se ven obligadas a buscar sus propios medios” (de Vreede 1996).las técnicas tradicionales han demostrado que son eficaces, económicas, localmente disponibles, y culturalmente apropiadas; y en muchos casos se basan en la preservación y desarrollo de patrones y procesos de la naturaleza.15 Los aborígenes con frecuencia notan cambios menores en la salud del entorno (en la calidad, olor y vitalidad de los componentes ambientales). En base a este marco de ideas, debemos otorgar prioridad al auspicio y apoyo de programas de investigación-acción que pongan en manos de los pueblos indígenas las herramientas para desarrollar sus procesos biotecnológicos, para que lleven a cabo recopilación de conocimientos, tecnologías, prácticas, sistemas e innovaciones sobre el aprovechamiento y recursos de su medicina indígena.

Para Brand el relativismo moral lo define como un relativismo descriptivo en su variante cultural, supone conflictos en la que distingue entre: Relativismo de principios, cuando el descuerdo se da a ese nivel; 2) relativismo de su aplicación cultural, cuando el desacuerdo se da en las normas concretas que se hacen derivar de los principios; 3) relativismo de preferencias, cuando la diferencia no está tanto en lo que se afirma respecto a la moral cuanto en la jerarquía que se establece. Como indicamos la medicina tradicional indígena, justifica la existencia de estos conceptos, su cultura debe ser considerada con relación a su propio “patrón”.16 Pero, hay autores antirelativismo (Geetz) que considera que estos principios tienden a sacralinizar las culturas, se imposibilitan los contactos culturales enriquecedores, se ignora la tensa dialéctica entre individuo y cultura. Aducen además que, las configuraciones culturales están en constante cambio, que la movilidad cultural está estructuralmente ligadas a las culturas.17 Sin embargo Lévis-Strauss defiende con su inclinación de promover el aislamiento relativo de las culturas, al menos las amenzadas18.


Pero no podemos negar que la diversidad cultural, incluso la existente en toda América, es un valor que debe ser mantenido, algo que, de nuevo, recorta el alcance del relativismo, justificando además la crítica ética de culturas invasoras como la occidental. Todorov, crítico del relativismo propone una comunicación intercultural, la cual afirma que desplaza la diferencia a los excesos del nacionalismo puro.19 Tanto Benedit como Herzkovits proponen una búsqueda universal a modo de mínimos denominadores comunes extraídos inductivamente del campo de las múltiples variaciones culturales.20El estudio de las sociedades primitivas es hoy de gran importancia, porque nos provee de un conjunto de casos que servirán para el estudio de las modalidades y los procesos evolutivos de la humanidad.
Para Ruth Macklin, los valores denominados “derechos humanos”, deben ser universales, ya que se aplican a todas las personas, dondequiera que vivan.. Claramente manifiesta que: “ si una práctica cultural, produce sufrimiento manifiesto o discapacidad física de por vida, existen buenos fundamentos para juzgar esa práctica como éticamente equivocada”. Desde afuera de una cultura existe un paso aún más radical que hacer juicios éticos transculturales: intentar llevar a cabo cambios en las costumbres y tradiciones internas, ¿No es sorprendente que resulte condenado como una nueva forma de imperialismo cultural o como una versión ética de “neocolonialismo?. Sugiere Macklin que la mejor estrategia como éticamente aceptable es formando alianzas con personas dentro de esas culturas que se encuentren intentando llevar a cabo tales cambios21.
Entonces, decimos que este derecho que les asiste a estos pueblos olvidados y desprotegidos les da su verdadero reconocimiento a la justicia y respeto a sus tradiciones como individuos pre-sociales en posesión de unos derechos “naturales, inalienables e imprescriptibles”, con dependencia, por tanto, de su pertenencia a una comunidad del tipo que sea. Este derecho está plasmado en la Constitución Ecuatoriana durante la Asamblea Nacional en 1998 (art.62).22 Esta dignidad conquistada desde sus inicios en cuanto a derechos-exigencias a las condiciones sociales adecuadas con reconocimiento jurídico, está reconocida también en las Declaraciones Universales de Organismos Internacionales de Derechos Humanos, Códigos de Ética, Códigos Internacionales etc.
El Estado Ecuatoriano está interesado en fomentar la Democracia Plurinacional Comunitaria y participativa donde integraría a plena a las comunidades y pueblos, así como los otros sectores sociales en la toma de las grandes decisiones; el derecho a su territorio, autonomía política – administrativa interna, es decir a determinar su propio proceso de desarrollo de su identidad cultural para fortalecer la paz, la armonía, la igualdad y solidaridad mediante un nuevo Estado Plurinacional. 23
Los sectores políticos y sociales ecuatorianos, mediante reuniones o foros nacionales e internacionales, están reclamando como derecho territorial, la cultura (medicina tradicional indígena), la biodiversidad biológica y el ecosistema asentado en nuestro suelo ecuatoriano.24
Pero….estos derechos en la actualidad no son respetados por Potencias Mundiales, siendo quebrantados por políticas corruptas, intereses de industriales y fenómenos de desarrollo tecnológico de occidente, haciendo a esta clase vulnerable oprimida a merced de los intereses de un grupo social “civilizado”.25 Por consiguiente vale la necesidad de fomentar en los países latinoamericanos y subdesarrollados a través de contactos internacionales e interculturales afinar estos derechos de las comunidades indígenas y su medicina tradicional con libertad, justicia, equidad y solidaridad con dominio propio universal.

BIBLIOGRAFIA.-

1. Dra. en Medicina y Cirugía,Master en Salud Pública, Diplomada en Administración y Gerencia en Salud, Subdirectora técnica y responsable de la Coordinación de Aseguramiento de la Calidad del Instituto Nacional de Higiene y Medicina Tropical “LIP”, Guayaquil- Ecuador. Becaria del Programa de entrenamiento en Etica en la Investigación del Fogarty NHI/USA-FLACSO/Ar. 2005.


2. E. Granda.- 1997. OPS/OMS - Ecuador, Salud Pública: Reflexiones y Experiencias, 3, Marzo.
3. E. granda.- 1997. Ponencia presentada en la Mesa Redonda: El Derecho a la Salud. Estrategias y Acciones: Los Actores Sociales ante los Nuevos Escenarios. VII Congreso Latinoamericano de Medicina Social, Buenos Aires, 17 al 21 de marzo.
4. Poveda, José María: 2002. Chamanismo: el arte natural de curar, Planeta, España.
5. Naranjo, Plutarco.1979. Influencia de la Medicina Aborigen y la Popular Actual. En: Cimposi

internazionale.Sulla. Medicina Indígena e Populare dell'America Latina, Roma 12-16 Dic. 1977. I..I.L.A.


6.- Ryesky, Diana. 1974. Conceptos a Populares de Enfermedad y su Relación al Sistema de Calor y Frío en un pueblo Otomí-Mestizo. XLI Congreso Internacional de Americanistas, 2-7 de septiembre. México, D.F.
7.- Naranajo, Plutarco. 1997 “Perspectiva de la Etnomedicina Andina” Iniciativa de Salud de los Pueblos Indígenas. Programa de Políticas Públicas y Salud.- División de Salud y Desarrollo Humano División de Sistemas y Servicios de Salud.- Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Washington, D.C.
8. Naranjo Plutarco, 1969, Etnobotanica de la ayahuasca. Religión y medicina, Ciencia y Naturaleza, vol. 10, pp. 3-92.
9.- Naranjo P. y Crespo A., Antonio. 1995 Etnomedicina, Vol. I y II, UNICEF Ecuador Quito.
10.- Young Garro, L; Yound, J.C. 1993. Atención de salud en Minorías Etnicas Rurales. Algunas Observaciones Antropológicas.-Health care for rural ethnic minorities. Various anthropological observations. Bol. Oficina Sanit, Panmam.95(4):333-44. Oct.
11.- Olive,L. 1993. “Etica y diversidad cultural, México, FCE.

Villoro destaca que la actual situación de interdependencia mundial, está empujando a la adopción de valores uiversales que corresponden al interés de cualquier miembro de la especie humana: conocimiento científico y derechos humanos, que en sí no se oponen a los particularismos y que hay que distinguir de la universalidad de facto del consumo y la tecnificación impuesta por los países económicamente desarrolados.


12.- Pieper A.M.. 1991. Etica y moral.- relativismo p. 29.30 y 43 – 48.
13.- Luna, F. 2004.Bioethic and Vulnerability: A Latin American View. Chapter nine
14.- Luna, F. 2001. Bioethic in the developing world p. 285. 296.
15.-Grenier L., 1999. Conocimiento Indígena. Guía para el investigador. CIID,Canada, en Español.
16.- Brand, R.B. 1979. Theory of the good and the Right, Oxford, Clarendon.
17.- Geertz,C. 1990. Interpretación de las culturas, Barcelona, Gedisa.
18.- Lévi-Strauss, C. 1993. Raza y Cultura, Madrid.
19.- Todorov T. 1988. El proyecto universal, Antropología y Sociedad n. 12/1, 5-11. En Español.
20.- Herzkovits, M. 1951. El hombre y sus obras, México, FCE .
21.- Macklin, R. 1998. El Relativismo cultural y la relavtividad de la Etica. Pág. 6-23. Perspectivas Bioéticas en las américas, Año3, No 6 Segundo Semestre.
22.- http://www.georgetown.edu/pdba/Constitutions/Ecuador/ecuador98.html.
23.- http://www.ecuanex.apc.org/constitucion/
24.- Víctor Bretón, 2001. Cooperación al desarrollo y demandas étnicas en los Andes ecuatorianos, FLACSO Ecuador, Universitat de Lleida, GIEDEM, Quito.
25.- 11 Ibarra Illanez, Alicia, 1996 “Los indios del Ecuador y su demanda frente al Estado”, en Democracia y Estado multiétnico en América Latina, González Casanova, Pablo y Marcos Roitman Rosenmann (coord.), La Jornada Ediciones, Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, UNAM, México.

Otras Referencias Bibliográficas.-

Arcos Cabrera, Carlos, Edison Palomeque Vallejo, 1997 El mito al debate. Las ONG en Ecuador, Abya-Yala, Quito.


Borja, Raúl, 1998.Comunicación social y pueblos indígenas del Ecuador, Abya-Yala, Quito.
Miguel y Carlos Terán, 1995. Políticas de salud y pueblos indios, Abya-Yala, Quito.
Santos Granero, Fernando, 1996 Globalización y cambio en la Amazonía indígena, Abya-Yala, Quito.
Zúñiga García-Falces, Nieves, 2001 “Ecuador: ¿lucha étnica o social?”, Papeles de Cuestiones Internacionales, CIP/FUHEM, primavera, Nº 74.
http://www.observatorio.bioetica.org/ Observatorio de Derecho de los Pueblos Indígenas. Última actualización de esta página 17 de Junio del 2005. 

E mail: ebenitese@hotmail.com



ebenitese@yahoo.com

ebenites@inh.gov.ec






La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal