Mario Bellatin Biografía ilustrada de Mishima



Descargar 10,48 Kb.
Fecha de conversión04.10.2017
Tamaño10,48 Kb.

Mario Bellatin

Biografía ilustrada de Mishima

Condición de las flores (2008)

  • Tiempo del gladiolo En mis libros a veces descubro que entre una línea y otra, seguida y continua, existen muchos años de diferencia. Una infinidad de tiempo entre cuando una y otra fueron concebidas. Es imposible por eso –por utilizar el procedimiento de ir armando textos, libros, a partir de fragmentos escritos en diferentes momentos y por distintas motivaciones- que tenga conocimiento de la trama de mis obras antes de comenzar a construir un proyecto.

Etapa peruana (1986-1995)

  • Mujeres de sal, Editorial Lluvia, Lima, 1986
  • Efecto invernadero, Jaime Campodónico Editor, Lima, 1992
  • Canon perpetuo, Jaime Campodónico Editor, Lima, 1993
  • Salón de belleza, Jaime Campodónico Editor, Lima, 1994 (Tusquets Editores, México D. F., 1999)
  • Damas chinas, Ediciones El Santo Oficio, Lima, 1995 (Editorial Anagrama|Anagrama]], 2006)
  • Tres novelas, Ediciones El Santo Oficio, Lima, 1995)
  • Poeta ciego, Tusquets Editores, México D. F., 1998

Etapa mexicana (1995-2005)

  • El jardín de la señora Murakami, Tusquets Editores, México D. F., 2000)
  • Flores, Matadero-LOM, Santiago de Chile, 2000 (Anagrama 2004)
  • Shiki Nagaoka: Una nariz de ficción, Editorial Sudamericana, Barcelona, 2001
  • La escuela del dolor humano de Sechuán, Tusquets Editores, México D. F., 2001
  • Jacobo el mutante, Aguilar / Alfaguara, 2002
  • Perros héroes, Alfaguara, 2003 (a fines de 2011 la editorial chilena Pehuén lo reeditó con ilustraciones de Tomás Ives6 )
  • Obra reunida, Alfaguara, 2005; contiene:Salón de belleza; Efecto invernadero; Canon perpetuo; Damas chinas; La escuela del dolor humano de Sechuán; El jardín de la señora Murakami; Bola negra; Shiki Nagaoka: Una nariz de ficción; La mirada del pájaro transparente, Flores; y Underwood portátil

Etapa actual

  • Lecciones para una liebre muerta, Anagrama, 2005
  • Underwood portátil modelo 1915, Sarita Cartonera, Lima, 2005
  • La jornada de la mona y el paciente, Almadía, 2006
  • Pájaro transparente, Mansalva, 2006, "rearmado de obras anteriores"7
  • El gran vidrio, Anagrama, 2007
  • Condición de las flores, Entropía, 2008
  • Los fantasmas del masajista, Eterna Cadencia, 2009
  • Biografía ilustrada de Mishima, Entropía; Matalamanga, 2009
  • El pasante de notario Murasaki Shikibu, Editorial Cuneta, Santiago de Chile, 2011
  • Disecado, Sexto Piso, México, 2011
  • La clase muerta, Alfaguara, México, 2011; contiene dos textos: Biografía ilustrada de Mishima y Los fantasmas del masajista
  • La mirada del pájaro transparente, con ilustraciones de Daniel Bravo; Pehuén Editores, Santiago de Chile, 2011
  • El libro uruguayo de los muertos, Sexto Piso, México, 2012
  • La Jornada de la Mona y el Paciente, Simiente, México, 2013
  • Gallinas de Madera, Sexto Piso, México, 2013
  • Obra reunida, Alfaguara, España, 2013; contiene:
    • Salón de bellezaEfecto invernaderoCanon perpetuoDamas chinasEl jardín de la señora MurakamiBola negraShiki Nagaoka: una nariz de ficciónLa mirada del pájaro transparenteJacobo el mutantePerros héroesFloresLa escuela del dolor humano de SechuánUnderwood portátil: modelo 1915; y Los fantasmas del masajista y La biografía ilustrada de Mishima (ambos incluidos en La clase muerta)

Bellatin y la escuela dinámica de escritores (en Youtube)

  • Mi proceso normal de creación está formado por dos etapas. En principio consiste en crear una serie de material de escritura sin finalidad determinada, es decir, determinado libro o historia; y después viene el proceso de armar esa escritura para darle una forma que le permita ser transmitida, y así convertirse en un sistema de flujo. De esta manera consigo librarme de esa escritura y generar nueva volviendo al estado original
  • “Mi argumento parece comenzar en la idea de que tanto la danza como el teatro, entre los medios artísticos tradicionales, y sólo por poner un par de ejemplos, pueden ser paradigmas de otro modo de producción, que pone el énfasis en la transformación de materiales, en la continua implicación del presente con el pasado, en la creación de presentes ulteriores en lugar de una orientación hacia la Eternidad, y la simultaneidad de la producción y la de-producción en lugar de una economía de crecimiento.”

«Yo, creo, soy un señor que escribe» (entrevista 2012)

  • «Mi relación con Moro se basa más en un vínculo de orden coyuntural. En una Lima derruida y semianalfabeta, saber que en una casa de la Bajada de los Baños murió por falta de atención médica un artista que estuvo presente en varios de los momentos fundamentales del siglo XX era algo que me colocaba a mí, un joven desorientado y sin ninguna confianza en sí mismo, en relación directa con una serie de verdades grandes, contundentes a nivel mundial, que eran inversamente proporcionales a las miserias cotidianas, de todo tipo, que creo se siguen viviendo en una sociedad como la limeña.»

Mario Bellatin, un escritor de ficción (entrevista , año 2000)

  • «Volvamos a lo de Sendero Luminoso que era así, está todo. Me gusta salir de esta cosa, porque sí había una idea, y era la idea de la violencia. Y ahí ya hay un problema, porque hay una idea, entonces yo siempre lo primero que trato de seguir y de decirme a mí mismo, es en contra de una idea. No puede haber ninguna idea de ningún tipo, de ningún orden, porque tan peligroso puede ser un libro social, como un libro con una idea estética, o con una idea de lectura, de demostrar que la literatura también es esta otra cosa. De alguna manera en Poeta ciego sí había una idea, muy abstracta, hablar sobre qué pasa con la violencia, cómo se puede generar una conducta social de ese tipo, y ya. Establecer este tipo de conducta, de muerte, de no saber qué más podía pasar, ¿y ahora qué? Estaban también en el fondo todos esos escritores sociales, que se quedaron mudos de pronto, porque claro, no podían competir con los noticieros de televisión. Hubieran tenido que escribir novelas de veinticuatro horas para poder ganarle a la realidad.»
  • Los años que yo viví cercano a Sendero Luminoso, a los horrores cotidianos, donde el horror ya genera más horror y horror, y siempre hay un lugar para el horror mayor, no hay límites. Entonces, de alguna manera era como una respuesta a eso, interna. Pero, obviamente no podía yo, no me interesa, hablar de política ni mucho menos, pero sí ver qué mecanismos pueden generarse para que se establezca un espacio tan terrible de violencia. Y por eso es que de alguna manera puede verse esa tendencia a como querer comprobar algo. Puede ser, pero lo único que yo quería comprobar allí era cómo hacer literariamente un texto que sin ser horroroso, me permitiera hablar de horrores. Que no te dé la sensación de que tienes las páginas llenas de sangre. Entonces un poco por allí era el reto, de poner una cosa y otra y darlo, pero que tú ya lo leas como un comic. Eso no lo puedes trabajar como novela realista.

Panesi, La escuela del dolor humano de Sechuán de Mario Bellatin

  • Broma es elidir la palabra “sida” de la imposible alegoría que es Salón de belleza, donde todo alude, para el lector, a la enfermedad, sin que la narración jamás se haga cargo de tal suposición (ni la niegue tampoco). En todo caso, la omisión de la elipsis, sin decirnos por qué, oscuramente, sin explicaciones, refuerza el vínculo con lo elidido. El arte o la literatura no explican el universo; las narraciones que circulan en las comunidades artesanales de las que nos habla Benjamin, se alejan de la explicación como si fuese ese mal que efectivamente habría de destruirlas. El arte de la narración no consiste en la trapisonda de construir espejos explicativos, sino en montar mundos paralelos cuyas relaciones con el mundo cotidiano (esa madeja de convenciones) es, a la vez, evidente, imposible y tangencial (el destacado es nuestro).

Entrevista a Bellatin (Larrain entrevistador, 2006).

  • “Para el lector resulta obvio que El jardín de la señora Murakami transcurre en Japón, pero entonces yo indago por qué resulta obvio, y la respuesta que me dan es porque se usan kimonos y porque toman té siguiendo cierta ceremonia. Pero podríamos encontrar a una vecina de Pringles que toma té y usa kimono. Lo cual hace que no den resultado estas explicaciones. Es algo que también se puede encontrar en los libros de Ishiguro, que construye a partir de los supuestos del lector para no satisfacerlos. Al contrario, a partir de estos supuestos se pone al lector en jaque todo el tiempo, y eso es, curiosamente, lo que hace que siga leyendo”


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal