Maria montessori (Ayúdame a hacerlo por mí mismo)



Descargar 17,96 Kb.
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño17,96 Kb.
MARIA MONTESSORI (Ayúdame a hacerlo por mí mismo)
1. Acompaña a tu hij@. El principio más importante a cualquier edad.
Obsérvale; dedica tiempo a observar a tu hij@ sin interrumpirle, para entender cuáles son sus intereses y necesidades en cada fase. Así después podrás honrar esas necesidades e intereses, acompañando a tu hij@ porque conoces sus necesidades únicas e individuales.
2. Respeta y fomenta los periodos sensibles de tu hij@ y su mente curiosa.

Cada niñ@ tiene sus ritmos, sus necesidades y sus intereses, y no todos los desarrollan de la misma forma ni al mismo tiempo. No es ningún problema, al contrario. Cuanto más respetes y fomentes los periodos sensibles de tu hij@, más viva mantendrás su mente curiosa y más crecerán su curiosidad y ganas de aprender.



3. Permite a tu hij@ la libertad de explorar dentro y fuera – en tanto en cuanto tu hij@ esté seguro y utilizando su libertad de forma positiva. 

La independencia y el aprendizaje auto-dirigido son dos conceptos/ objetivos muy importantes de Montessori. Dale espacio a tu hij@, otórgale libertad y te sorprenderás.



4. Ofrece a tu hij@ todas las oportunidades que puedas para aprender haciendo y jugando de forma activa.
El aprendizaje abstracto de conceptos es mucho más fácil y efectivo cuando antes l@s niñ@s han tenido la oportunidad de vivir activamente temas relacionados con esos conceptos. Si a la abstracción le precede el aprendizaje y juego activo en ese campo, l@s niñ@s aprenden de forma natural y sencilla.

5. Enfatiza la vida práctica y las actividades sensoriales.
Las actividades sencillas de la vida práctica relacionadas con cuidar de uno mismo, del entorno, o de los demás, ayudan a un niñ@ a desarrollar orden, concentración, coordinación e independencia. Además, las actividades para refinar los sentidos preparan indirectamente al niñ@ para su posterior aprendizaje “académico”.
6. Pon a su alcance, en todos los sitios que puedas, materiales, instrumentos y herramientas que él pueda utilizar.
Baldas bajas, bandejas, carritos… permitirán a tu hij@ tener los materiales y herramientas a su alcance, y que así elija sus propias actividades según sus intereses y necesidades, y que las repita tantas veces como desee.
7. No interrumpas su ciclo de trabajo. Deja que tu hij@ desarrolle una habilidad creciente para concentrarse.
En lugar de actuar en base a la competición, los premios, los castigos… tu hij@ desarrollará un sentido de satisfacción por el trabajo bien hecho.
8. Haz el entorno de tu hij@ tan ordenado y atractivo como sea posible.
Un entorno ordenado ayuda al niñ@ a desarrollar un orden mental y, por tanto, a desarrollar su inteligencia.
9. Muestra a tu hij@ cómo hacer una actividad, pero sin hacerla por él. Toda ayuda innecesaria es un obstáculo para su aprendizaje.

Demostrar cómo hacer algo es necesario muchas veces, ya que l@s niñ@s pueden no saber automáticamente cómo hacerlo o cómo comportarse. Esto no significa que tratemos de hacer las cosas por ellos, ni que les tengamos que ayudar. Se trata de una primera demostración, para a continuación dejarles hacer de forma independiente.



10. Cuando le ofrezcas una actividad, revisa si tiene alguna cualidad aislada  y si hay posibilidad de feedback inmediato en la propia actividad. Por ejemplo, si estamos introduciendo los colores, ayuda si en las actividades varían los colores pero no otras cualidades – como por ejemplo las formas – y si hay posibilidad de que l@s niñ@s controlen los errores porque la propia actividad incorpora formas de feedback, sin necesidad de intervención de un adulto o tercero.

Siguiendo estos 10 sencillos principios Montessori ayudaréis a vuestros hijos a desarrollar de forma natural muchas habilidades y patrones positivos que les ofrecerán unos pilares sólidos para la vida -como por ejemplo, la independencia y autoconfianza.



La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.

María Montessori

  • Recuerda siempre que l@s niñ@s aprenden de lo que les rodea. Sé su mejor modelo.

  • Si criticas mucho a tu hij@, lo primero que aprenderá es a juzgar.

  • En cambio, si lo elogias con regularidad, aprenderá a valorar.

  • ¿Qué ocurre si le muestras hostilidad al niñ@? aprenderá a pelear.

  • Si se ridiculiza al niñ@ de modo habitual, será una persona tímida.

  • Ayuda a que tu hij@ crezca sintiéndose seguro a cada instante, será entonces cuando aprenda a confiar en los demás.

  • Si  desprecias a tu hij@ con frecuencia, se desarrollará un sentimiento muy negativo de culpa.

  • Propicia que tu hij@ vea que sus ideas y opiniones son siempre aceptadas, con ello conseguimos que se sientan bien ellos mismos.

  • Si el niñ@ vive en una atmósfera donde se siente cuidado, integrado, amado y  necesario, aprenderá a encontrar amor en el mundo.

  • No hables mal de tu niño/a, ni cuando está cerca, ni cuando no lo está.

  • Concéntrate en que tu hij@ está creciendo y desarrollándose de modo óptimo, valora siempre lo de lo bueno del niñ@ de tal manera que no quede nunca lugar para lo malo.

  • Escucha siempre a tu hij@ y respóndele cuando él se acerque a ti con una pregunta o un comentario.

  • Respeta a tu hij@ aunque haya cometido un error. Apóyal@. Lo corregirá ahora o quizá un poco más adelante.

  • Debes estar dispuesto/a a ayudar a tu niñ@ si busca algo, pero debes también estar dispuesto a permitir que encuentre las cosas por sí sol@.

  • Cuando te dirijas a tu hij@, hazlo siempre de la mejor manera. Ofrécele lo mejor que hay en ti mismo/a.

 


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal