Manual del instructor biblico



Descargar 425,21 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión18.06.2017
Tamaño425,21 Kb.
  1   2   3   4   5   6

Manual del Instructor Bíblico


MANUAL DEL INSTRUCTOR BIBLICO

Pr. Eliodoro Castillo
Año 2003

PRESENTACIÓN

Los Instructores Bíblicos Voluntarios son fundamentales en la multiplicación espiritual de la Iglesia. Ellos no sólo permiten la multiplicación de la iglesia con los nuevos conversos que preparan, sino que permiten mantener la identidad del Remanente fiel con la sana doctrina que imparten. Con preocupación vemos que están desapareciendo. Mediante una observación empírica vemos que tenemos un número menor de hermanas y hermanos que por años han cumplido su ministerio como instructores bíblicos eficaces, que año tras año presentan sus nuevos conversos a la iglesia.


Es conocido que su decrecimiento afecta el crecimiento numérico de la iglesia, la calidad de los nuevos conversos, y por añadidura la identidad de la Iglesia. Para revertir esta situación se hace necesario organizar los Instructores Bíblicos Voluntarios de experiencia que ya tenemos, reclutar nuevos, entrenarlos, equiparlos, inspirarlos y motivarlos permanentemente. Creemos que debemos darle la importancia y el lugar que merecen en nuestras congregaciones.
Estamos felices porque el programa “GO ONE MILLION” destaca y enfatiza el entrenamiento de los Instructores Bíblicos señalando que del 100 % de hermanos que llevemos a la acción un 50 % deben ser Instructores Bíblicos.
Para facilitar la tarea de preparar los INSTRUCTORES BÍBLICOS VOLUNTARIOS es que ponemos en sus manos este Manual del Instructor Bíblico junto a un CD con las presentaciones para cada lección, este mismo manual en Word si desea duplicar o abreviar las lecciones para dar a sus alumnos y 6 planillas para llevar el control de los Estudios Bíblicos e Instructores Bíblicos por parte de el Líder de los PG, como de los Coordinadores de Interesados de las Iglesias Locales.
El presente Manual está elaborado para participar en un curso teórico práctico de un mínimo de tres meses de duración. Con una clase semanal.
Es teórico práctico porque durante su desarrollo el participante debe atender un mínimo de dos personas con estudios bíblicos. Se aprende mejor, haciendo. “Se adquiere pericia en el trabajo mismo... Los hombres aprenden a nadar en el agua y no en la tierra”. La Educación, pág. 268.
Usted claramente se dará cuenta que la parte teórica coloca un gran énfasis en el arte de tomar decisiones, gran debilidad de nuestros Instructores Bíblicos Voluntarios.
Cada lección tiene una parte teórica, una práctica de educación de la voz y una de lectura que debe ser preparada. La parte teórica tiene el propósito de proporcionar la instrucción básica que nos permitirá atender a una persona con los estudios bíblicos. La educación de la voz tiene el propósito de capacitar al Instructor Bíblico Voluntario para que comunique el evangelio de tal manera que pueda ser comprendido. La lectura, que debe ser preparada clase a clase, tiene como propósito capacitar al instructor en la buena lectura en voz alta de tal manera que su comunicación resulte clara y comprensible.
A continuación detallamos el contenido teórico de cada una de las lecciones:

1. La primera lección, presenta una definición del estudio bíblico, su origen, el ministerio de las Instructoras Bíblicas Voluntarias y finaliza presentando un desafío que Dios hace al Instructor Bíblico Voluntario.
2. En la segunda lección, se presenta lo que es un Instructor Bíblico Voluntario, cualidades que debe tener y dife.

rentes promesas de habilitación que puede reclamar de Dios.


3. En la tercera lección, se muestra en forma panorámica el desarrollo de un estudio bíblico con su respectivo estudiante.
4. La cuarta lección, lleva por nombre “Cómo funciona la mente”, del pastor Mark Finley, donde nos enseña a comprender la mente humana y cooperar con el espíritu Santo mientras obra en esa mente.

5. La quinta lección, también del pastor Finley, señala tres factores básicos para tomar decisiones a los cuales les llama el ABC de las decisiones, estos son: la aceptación, el creer y la confianza. Luego muestra como estos principios fueron aplicados por la iglesia primitiva. Haciendo un llamamiento final a aplicar los mismos principios.
6. En la sexta lección, enseña el uso de las ilustraciones en los Estudios Bíblicos, fuentes proveedoras de las mismas, los diferentes medios ilustrativos y cómo usarlos con efectividad.
7. En la lección siete, define lo que es una decisión, trata los factores positivos que influyen para tomarla, también señala las decisiones progresivas que debemos tomar a los estudiantes para llevarlos a un compromiso mayor, y finalmente se mencionan siete principios para tomar buenas decisiones.
8. En la lección ocho, se considera los diferentes tipos de personas con los que trata un Instructor Bíblico Voluntario, cómo apelar a sus corazones, los factores que impiden tomar buenas decisiones, los lugares y ocasiones propicios para tomarlas y qué hacer cuando el estudiante no se decide.
9. En la lección nueve, en esta lección se intenta dar herramientas a los Instructores Bíblicos Voluntarios para evitar caer en relaciones ilícitas con sus alumnos o alumnas. Para ello se tratan los siguientes tópicos: consecuencia de la infidelidad, cómo evitar pasarse una luz roja, oportunidades cuando la persona es más vulnerable, la formación de vínculos y la secuencia de la cohesión.
10. En la lección diez, se presenta las principales excusas que presentan las personas para no tomar decisiones y respuestas sugerentes que pueden ayudarle.
11. Trabajando por los ex adventistas, tema del pastor Finley, se muestra las razones por qué se deja la iglesia, las señales que evidencian que una persona está desanimada y cómo acercarse a un ex adventista.
12. Como conservar lo ganado, un excelente tema del pastor Finley, donde se desarrolla este importante punto con estrategias efectivas y probadas.
Esperamos que este manual sea una herramienta eficaz en sus manos para el entrenamiento de nuestras hermanas y hermanos que ponen su don de maestro al servicio del Señor.
Que el Señor lo siga bendiciendo ricamente en su ministerio.
Eleodoro Castillo Santander.

Director de MIPES

MISIÓN CENTRAL DE CHILE

INDICE

Página


Lección 1: El Método del Estudio Bíblico......................................................... 1
Lección 2: Prepárese para ser un Instructor Bíblico.......................................... 7
Lección 3: La Presentación del Estudio............................................................ 13
Lección 4: Cómo Funciona la Mente................................................................ 15
Lección 5: El ABC de la Decisión.................................................................... 23
Lección 6: Ilumine su Estudio Bíblico............................................................. 30
Lección 7: Cómo Obtener Decisiones.............................................................. 34
Lección 8: Obteniendo Decisiones................................................................... 40
Lección 9: Infidelidad: Peligro y Prevención................................................... 46
Lección 10: Respondiendo las Objeciones......................................................... 53
Lección 11: Trabajando por los Ex Adventistas................................................. 57
Lección 12: Cómo Conservar lo Ganado............................................................ 60

EL MÉTODO DEL ESTUDIO BÍBLICO

(Lección 1)
I. INTRODUCCIÓN
La expresión "estudio bíblico" es una frase denominacional. Esta frase es conocida por los Adventistas del Séptimo Día desde hace tiempo, pero se ha sugerido que una descripción aún, mas aceptable sería "como dirigir un estudio bíblico"; porque a pesar de que esta obra personal requiere la lectura de la Biblia es un privilegio y deber de todo cristiano, pero "como presentar estudios bíblicos” a otros es cosa diferente.
II. DEFINICIÓN DE ESTUDIO BÍBLICO


  1. Es un estudio de las Sagradas Escrituras siguiendo el método de preguntas y respuestas.

  2. a. El hombre pregunta

  3. b. Dios responde a través de su Palabra



  4. Es una obra gozosa. Es obra gozosa la de abrir las Escrituras a los demás.




  1. Es una idea de origen celestial

"El plan de celebrar estudios bíblicos es una idea de origen celestial”. Muchos son los hombres y mujeres que pueden dedicarse a este ramo del trabajo misionero. Pueden desarrollarse así obreros que serán poderosos para Dios".
Entonces el estudio bíblico es una obra gozosa de origen celestial donde el hombre pregunta y Dios responde a través de su Palabra.
III. EL ORIGEN
Podríamos señalar que el Señor Jesús lo practicó. Recordemos a esos dos viajeros descorazonados que se dirigían a Emaús, quienes recibieron ese importante estudio bíblico del Señor Jesús que hizo “arder” sus corazones (Lucas 24: 27-32).
Lamentablemente no lo tenemos registrado. Durante la era apostólica los seguidores del Señor lo usaban.
El primer ministro Etíope preguntó a Felipe: "Te ruego que me digas: ¿De quién dice el profeta esto; de sí mismo o de algún otro?.

Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el evangelio de Jesús" (Hechos 8:34 - 35).


Las circunstancias que entre nuestras filas produjeron el método de hacer preguntas y obtener respuestas en el estudio de la Biblia, son muy interesantes. En el año 1882 o tal vez en 1883, se inauguró el plan de celebrar estudios bíblicos. La historia del evento, conforme lo relataron los pioneros de esa época es así:
El pastor S.N. Haskell, uno de los más destacados zapadores y el que organizó la Sociedad Misionera y Vigilante y llegó a ser conocido como "Padre de la Obra Misionera y de distribución de tratados”, cierto día predicaba un sermón de la manera acostumbrada, en una reunión campestre en California, donde había una gran concurrencia de creyentes. California, entonces, lo mismo que hoy día, era notable por su sol y sus flores, sus pocos días de tormenta, y su clima ideal para los que veraneaban al aire libre. Pero al leer los registros de una reunión campestre en 1882, según aparecen en la "Review and Herald", publicada ese año, encontramos que se mencionan "tormentas sin precedente" que azotaron ciertas partes del Estado, inundaciones y lodo, truenos y relámpagos convirtiéndose en toda una gran sorpresa para los que asistían a la reunión campestre de los Adventistas del Séptimo Día. Sin embargo, estas circunstancias inusitadas fueron usadas por Dios para inaugurar una nueva era en su obra, recordándonos que sus caminos son a veces incomprensibles y que sus planes y propósitos se revelan en su propio tiempo y manera.
En la mitad del sermón que el hermano Haskell predicaba esa mañana, se desató una severa tormenta, y se produjo tanto ruido que parecía que tendría que terminarse el servicio, porque la congregación no podía oír lo que decía el predicador. Entonces se le ocurrió al pastor Haskell ensayar otro método. Bajándose de la plataforma ocupó un puesto en el centro de la tienda y reunió a los concurrentes alrededor suyo lo más cerca posible. Entonces, en lugar de seguir predicando, asignó pasajes de las Escrituras, para que los leyeran diversos miembros de la congregación en respuesta a preguntas que él hacía. Por ejemplo, quizá haya preguntado: ¿Cómo fueron dadas las Escrituras?. Y alguien se levantó a leer en voz alta 2ª de Timoteo 3:16,17 que dice: "Toda Escritura es inspirada divinamente..." En otra parte del auditorio se levantó otro hermano y leyó 2ª de Pedro 1: 21 "Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana; sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo".
Entonces se oyó de nuevo la voz sonora del pastor Haskell: ¿Con qué propósito se escribieron las Escrituras?
Y se escuchó la respuesta en las palabras de Pablo: "Para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia; para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruido para toda buena obra".
Todos los concurrentes escucharon atentos la siguiente pregunta y esperaron para ver quién proporcionaba la respuesta:
"¿Qué es necesario que hagamos nosotros?" "Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna y ellas son las que dan testimonio de mí". San Juan 5:39.
Entonces se levantó una hermana para añadir énfasis, leyendo en voz alta: "En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti. Recreáreme en tus estatutos, no me olvidaré de tus palabras". Salmos 119: 11, 16. Las verdades presentadas de esta manera hicieron una impresión profunda en las mentes de los presentes. Era evidente que se había iniciado un nuevo y eficaz método de presentar la verdad.
La hermana de White asistía a esa reunión campestre, pero no se hallaba presente en el servicio durante la tormenta. Sin embargo, su hijo, el pastor W.C. White, supo de la experiencia y presentó a su madre una descripción viva de la reunión. Al día siguiente el pastor Haskell y otros ministros fueron llamados para encontrarse con la hermana de White y la mensajera del Señor les declaró que la manera en que se había celebrado esa reunión estaba en completa, armonía con la luz que había recibido del Señor. Les manifestó que en una visión había visto centenares y millares de Adventistas del Séptimo Día que iban de casa en casa con la Biblia bajo el brazo, enseñado la verdad de esa manera.
La aprobación de semejante plan proporcionó mucho ánimo al pastor Haskell y comenzó inmediatamente a preparar estudios de preguntas y respuestas que recibieron el nombre de estudios bíblicos, porque los estudiantes leían los versículos entre tanto que el predicador o maestro hacía las preguntas cuyas respuestas se hallaban en los pasajes leídos. Será de interés saber que los dos primeros estudios preparados por el pastor Haskell trataban de temas de importancia vital para los creyentes de aquellos días, y que casi no han sufrido cambio alguno desde entonces. El primer estudio bíblico se titulaba: "La Venida del Señor" y el segundo: "El Sábado". El hecho es que esos estudios tenían aproximadamente ciento cincuenta preguntas, con un número aún mayor de citas de las escrituras.
El pastor Haskell describe un estudio bíblico que a nosotros nos resultará interesante e instructivo conocerlo:
"El plan que hasta ahora ha parecido más provechoso (para efectuar misiones en las ciudades) es el de celebrar estudios bíblicos en familias y obtener suscripciones para la Revista Signs... Estos estudios bíblicos abarcan más que una sola familia. A veces se celebran en una sola familia en la primera visita, entonces se hace una cita para otro estudio, y la familia misma invita a sus vecinos. De esta manera las familias se interesan en sus vecinos, y no es raro que haya una asistencia de cinco a quince en cada estudio bíblico. Se sientan todos en torno a una mesa grande, cada uno con su Biblia, y todos buscan los diversos textos.
Se hacen preguntas, se explica la Biblia o más bien se citan textos para que la Biblia se explique a sí misma. Durante los sábados y domingos hay reuniones sociales públicas o estudios en las misiones. Los estudios bíblicos también se efectúan a bordo de los barcos. Algunas de nuestras hermanas tienen tanto éxito en celebrar estudios bíblicos como los hermanos... Es tan importante que nuestros hermanos sean instruidos en la manera eficaz de hacer esta labor, como lo es hacer obra misionera de cualquier clase. Algunos se adaptan con facilidad, mientras que otros necesitan adiestramiento especial a fin de prepararse para presentar los estudios de una manera aceptable... una cosa es cierta, Dios está con su verdad, y él ayudará a los que no solamente tienen necesidad de él, sino que reconocen la importancia de habilitarse para trabajar de la mejor manera”.
Con el fin de fortalecer el plan de preparar y celebrar estudios bíblicos, la Asociación General comenzó la publicación de una revista mensual de 24 páginas, llamada Gaceta de Estudios Bíblicos. La señora A.T. Robinson, fue la primera Instructora Bíblica de la iglesia. Ella junto a su esposo estaban asociados al pastor Haskell cuando se inició el plan de celebrar estudios bíblicos. El pastor D.T. Robinson hijo de este matrimonio nos relata como sucedió: "Era el tiempo cuando a todos los Adventistas del Séptimo Día se les rogaba que preparasen estudios bíblicos sobre las doctrinas de la verdad presente y los sometiesen para su publicación. Mi madre, siendo la esposa de un ministro adventista y una maestra de experiencia y éxito, respondió al llamamiento y envío varios estudios. Todos los estudios que se recibían eran revisados de una manera pública, como medio de crítica e información general. En presencia de una numerosa clase el pastor Israel demostraba el estudio bajo consideración, que era uno de los que había preparado mi madre. Al llegar el momento para dar la demostración, el pastor Israel se quejó de sentirse enfermo y pidió ser excusado, anunciando al mismo tiempo que pediría a la señora Robinson que dirigiera el estudio.
Sorprendida por una petición tan inesperada, mi madre con vehemencia declaró que no podía hacerlo, diciendo que en toda su vida jamás había presentado un estudio bíblico y rogando que se le excusara. El pastor Israel se mantuvo firme e insistió en que la hermana Robinson presentara el estudio bíblico.
Al salir él de la sala y no habiendo otra alternativa, mi madre dirigió allí su primer estudio y de allí en adelante fue una de las maestras de Biblia más activas y de mayor éxito en la denominación. Hasta el tiempo de su muerte en 1933 nunca dejó de dar estudios bíblicos ni de adiestrar a otros para que emprendiesen la obra". (Portadores de Luz, págs. 11 - 14).

  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal