Los mercaderes



Descargar 1,1 Mb.
Fecha de conversión11.05.2017
Tamaño1,1 Mb.

LOS MERCADERES



Guillermo Marín


LOS MERCADERES c Guillermo Marín Derechos reservados exclusivos del autor para todos los países de habla española. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio, sin autorización por escrito del autor. Portada: Mural de Palacio Nacional Diego Rivera. Primera edición octubre de 2008 Ediciones WWW.TOLTECAYOTL.ORG Oaxaca, México.

gmarinn@gmail.com gmarin@toltecayotl.org www.toltecayotl.org www.aquioaxaca.com

A manera de prólogo:

Los seres humanos comunes estamos totalmente engañados por una megaestructura de información, que se inicia desde la más tierna edad. En ella han intervenido la familia, los amigos, la escuela y por supuesto, de manera decisiva, los medios masivos de información.

Estamos inmersos en un formidable sistema, que se auto sustenta a través del interés por enajenar y mantener en la ignorancia a los seres humanos. Las ideas que forman el mundo y la vida, y que son “nuestra visión del mundo”, han sido concebidas de manera preestablecida por los dueños del dinero. Ideas, como la democracia, la libertad, la modernidad, la globalización, la iniciativa privada, el progreso y bienestar, están sustentadas en el consumo, el culto a la tecnología y la superposición del dinero sobre la vida, la comunidad y la familia, que en muchos casos, son dañinas y perversas, que distorsionan los principios y valores perennes que la humanidad ha venido construyendo a lo largo de los diez mil años que tenemos de vivir en civilización.

Los Mercaderes han cambiado el sentido y la razón de la vida de muchas personas y pueblos en el mundo. El culto al dinero, al Becerro de Oro y al consumo, nos ha llevado a la descomposición social y la destrucción de la vida, incluida la del planeta mismo. Los Mercaderes se “han vuelto a meter al templo”; son dueños de nuestros sentimientos en lo profundo del corazón, y son los amos de nuestros pensamientos a través del control de nuestra mente. Nos dirigen y mercan nuestras ilusiones, aspiraciones y sueños.

Está serie de artículos de prensa son una reflexión sobre este mal, que nos obliga a usar de manera violenta la fuerza de voluntad y la conciencia, como látigo efectivo para sacar a los Mercaderes de nuestro templo. Entendiendo que el templo de Dios es el cuerpo humano. Necesitamos liberar la conciencia y el Espíritu, para volver a ser dignos depositarios de nuestra divinidad y reencontrar el sentido sagrado de la vida.

Guillermo Marín

Otoño de 2008 Ciudad de Oaxaca.

ÍNDICE

1. ¿QUIÉNES SON LOS MERCADERES?



2. EL HOMBRE: ¿PRIMORDIAL O MODERNO?... ésa es la cuestión.

3. ¿TENEMOS FUTURO?

4. EL FINAL DEL QUINTO SOL

5. LA HISTORIA ANTIGUA DE LA HUMANIDAD FRENTE AL TERCER MILENIO

6. EL MITO DE LA MODERNIDAD

7. IGNORANTE NO ES AQUEL QUE NO SABE NADA …

8. LA NADA SE ESTÁ ACABANDO TODO

9. ¿DE QUÉ COLOR ES LA DEMOCRACIA?

10. EL VERDADERO PODER NO ES EL POLÍTICO...sino el económico

11. UN MUNDO GLOBALIZADO

12.- UNA SOCIEDAD SIN LÍMITES

13. SACAR A LOS MERCADERES DEL TEMPLO

14. ¿PARA QUIÉNES TRABAJAN LAS TRASNACIONALES?

15. NUESTROS GOBERNANTES….

16. LAS PODEROSAS FUERZAS DEL MAL

17. LA DEMOCRACIA ELECTORERA

18. LA DECADENCIA DE LOS GOBERNANTES

19. CANCÚN …. ¿EL PRINCIPIO DEL FIN?

20. CORTINA DE HUMO…¿qué está atrás de la democracia?

21. DE ENGAÑOS Y ENGAÑADORES.

22. ¿USTED PERMITIRÍA LA DEMOCRACIA EN SU CUERPO?

23. ¿QUIÉNES SON LOS QUE NOS GOBIERNAN?

24. EL SACRIFICIO DE JESÚS DE NAZARET...
25. COCA O PEPSI... ¿cuál es la diferencia?

26. A RÍO REVUELTO...ganancia de mercaderes

27. “EL SUEÑO AMERICANO… EL SUEÑO IMPOSIBLE”

28. EL USO Y ABUSO DE LA MUERTE DEL PAPA

29. ¿ES LA DEMOCRACIA LA MEJOR FORMA DE GOBIERNO?

30. IGNORANTE NO ES AQUEL QUE NO SABE NADA

31. ¿QUÉ SIGNIFICA EN VERDAD LA LIBERTAD?

32. MITOS Y FANTASÍAS DE LA DEMOCRACIA

33. LA DEMOCRACIA ES UN FRAUDE HISTÓRICO AL PUEBLO

34. LA DEMOCRACIA Y LA POLÍTICA…

35. LAS OSCURAS FUERZAS DE LA INERCIA DE LA MATERIA

36. MODERNIDAD CONTRA TRADICIÓN

37. APAGUEMOS LA TELEVISIÓN Y ENCENDAMOS LA VIDA

38. EL DEBER, EL SER Y EL PLACER

39. LA CRISIS DE LA EDUCACIÓN Y LOS RECHAZADOS

40. LA INICIATIVA PRIVADA VS. EL BIEN COMÚN

41. LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO…

42. LA LEY TELEVISA

43. LAS PROMESAS DE LOS CANDIDATOS

44. LOS ALTOS FUNCIONARIOS FEDERALES…

45. “ENLACE”… ¿Y QUIÉN EVALÚA LA POLÍTICA EDUCATIVA DEL GOBIERNO?

46. REPENSAR NUESTRO PAÍS

47. SÍ LA TIERRA MUERE ES PORQUE SUS HIJOS MUEREN

48. EL HOMBRE Y LA MUJER… par de opuestos complementarios

49. EL ASESINATO DE DIGNA OCHOA… la muerte tiene permiso

50. ¿QUÉ ES LO QUE QUIERE EL GOBIERNO Y EL PUEBLO?

51. EL PROBLEMA ES EL MODELO ECONÓMICO

52. EL SISTEMA DE INJUSTICIA EN MÉXICO

53. EL TERRORISMO INFORMATIVO

54. EL ARTE DE LA POLÍTICA SE SUSTENTA EN LA MENTIRA

55. TODOS ANTE LA MUERTE

56. LO QUE VERDADERAMENTE ENSUCIA A LA DEMOCRACIA

57. LA RIQUEZA DE CARLOS SLIM 58. LA LUCHA EN CONTRA DE LAS INJUSTAS CONDICIONES EN QUE SE MANTIENE A LA CULTURA INDÍGENA

59. ROBERTO MADRAZO Y RAFAEL QUINTERO

60. NEWS DIVINE

61. LA DICTADURA DEL MERCADO

62. LA NOBLEZA DEL ESPÍRITU Y LA BAJEZA DE LOS POLÍTICOS

63. LA SERPIENTE SE MORDIÓ LA COLA

64. EL FIN… ¿DE ESTE MUNDO?

65. EL COLAPSO DEL IMPERIO DEL BECERRO DE ORO.

1. ¿QUIÉNES SON LOS MERCADERES?

En la historia de la humanidad los individuos y los pueblos se han debatido entre una visión espiritual o una visión materialista. Dos formas de entender y significar el mundo y la vida.

De hecho los seres humanos estamos constituidos de espíritu y materia. Los Viejos Abuelos toltecas le llamaron a este par de opuestos complementarios Quetzalcóatl (Espíritu) y Tláloc (materia) en el mundo visible. Pero en el universo interior humano le llamaron Quetzal (Espíritu) a la parte superior del cuerpo humano (del ombligo a la cabeza) y estaba asociada a la parte espiritual y su contacto con el cielo. Y a la parte inferior, (del ombligo a los pies) le llamaron Cóatl (materia) y tenía que ver con las fuerzas telúricas que unen al ser humano con el mundo material.

Un par de opuestos complementarios de donde se desprende, simbólicamente, la figura filosófica del “Quetzal-coatl” que pude encarnar todo individuo que llegue a equilibrar esas dos partes opuestas y al mismo complementarias que nos dan la totalidad, armonía y equilibrio.

Todas las civilizaciones, pueblos y culturas han luchado por “equilibrar” este par de opuestos complementarios: la materia como un medio de expresión y desarrollo del Espíritu. Sin embargo, en los diez mil años de civilizaciones humanas, un grupo muy reducido de seres humanos se han empeñado en ver sólo el aspecto material de la vida. En efecto, el poseer riqueza a través, no de la producción, sino del comercio. Para entenderlo mejor: comprar barato y vender caro, quedándose con una mayor ganancia que los productores. Este acto ha sido calificado como un delito y altamente inmoral por la mayoría de las civilizaciones antiguas de la humanidad, quienes permitieron el comercio con muchas restricciones y lo toleraron como “un mal necesario”.

Durante miles de años los “mercaderes” estuvieron fuertemente vigilados y sometidos a las leyes y autoridades de los gobiernos. Sin embargo, a partir de finales del Siglo VIII los “mercaderes” migraron de las regiones que estaban entre los ríos Éufrates, Nilo y Tigris y llegaron a la península europea desde el continente Euroasiático-africano invitados por Carlo Magno. De ese tiempo a la fecha han desarrollado una estrategia que se antoja casi “fantástica” por destruir “El Viejo orden Mundial” del desarrollo espiritual y han logrado imponer un “nuevo orden mundial” (Novus Ordo Mundi) donde el culto a la materia y la veneración al dinero no ha tenido límites.

Los “mercaderes” son todas aquellas personas, sin importar su etnia, cultura o nacionalidad, que ven en el dinero el dios supremo de su existencia y en el comercio y la explotación el medio para “legalmente”, a través de “las democracias y el “libre mercado”, tener como esclavos embrutecidos a los pueblos del mundo.

Rendirle culto al “becerro de oro” es una visión materialista, economicista e individualista de la vida y el mundo. Es ver a las personas como “clientes” y a la Tierra como una fuente ilimitada de explotación de recursos. Los “mercaderes”, más que una ideología tienen un culto perverso por el dinero y el poder que de él emana.

Son enemigos de las tradiciones y costumbres ancestrales de los pueblos del mundo. Las combaten con la supuesta “modernidad”, que no es más que vivir enajenado trabajando comprando y pagando. Detestan que la gente sienta y piense, para que puedan actuar impunemente. Son enemigos de las antiguas religiones y proliferan sectas de todos colores y sabores. Desprecian a las personas espirituales y alientan el fundamentalismo consumista.

En los últimos 12 siglos se han apoderado, primero de los pueblos salvajes y guerreros de la península europea; y a partir del siglo XV de los pueblos del mundo. Los “mercaderes” han creado su “propio país” y ha sido el refugio histórico de los miserables del mundo que se van a Norte América, abandonando sus familias, sus amigos, sus pueblos, sus tradiciones y costumbres por venerar al “becerro de oro”.

Los “mercaderes” inventaron “la democracia” y están en contra de todo gobierno que no rinda pleitesía al becerro de oro. Con sus cañoneras recorren los mares y cielos del planeta, y como una plaga caen contra quienes no piensan como ellos. A los pueblos los someten, destruyen sus milenarias formas de organización social, su cultura e imponen la “democracia y la modernidad”. Lo mismo en el siglo XVI con los pueblos de África y América, que con los asiáticos en el siglo XIX. Sea la Tenochtitlan o Bagdad, todos los gobiernos caen derrotados o derrocados por sus poderosos recursos económicos o militares que llegan a cualquier parte del mundo.

Los “mercaderes” no tienen país, frontera, idioma, cultura, sólo se empeñan en adorar fanáticamente al becerro de oro, sin importarles degradación del género humano, la destrucción de los pueblos, las culturas y el mismo planeta. Los “mercaderes” con el paradigma de la democracia y la modernidad han ido poco a poco embruteciendo al ser humano y apoderándose, no solamente del mundo físico, sino fundamentalmente del mundo espiritual.

Los “mercaderes” son los enemigos del ser humano y del Espíritu. Viven en todas partes y se unen entre sí por el interés económico. Explotan a los seres humanos y al planeta Tierra sin limitación ni medida. Asombra su destrucción, pues actúan, más como un virus que como seres humanos. Son astutos y poderosos, se esconden en las selvas de las sociedades anónimas, los capitales variables y las megacorporaciones trasnacionales.

Controlan los medios masivos del planeta. Usan como títeres y gerentes de piso a los políticos. No tienen ninguna obligación histórica o social con sus pueblos explotados. Pretenden mantener “entretenidos” a los pueblos con los espectáculos artísticos, deportivos, las novedades y el consumo, pero fundamentalmente es la televisión la que logra penetrar a las mentes de millones de personas al mismo tiempo.

Sin embargo, por más poderosos que se muestren los “mercaderes”, paradójicamente son muy débiles. Su debilidad radica en la fortaleza de la conciencia de los seres humanos y los pueblos. Su fuerza radica en la ignorancia y la enajenación de los pueblos.


2. EL HOMBRE: ¿PRIMORDIAL O MODERNO?


Ésa es la cuestión

Los seres humanos iniciamos el tercer milenio de la cultura judeocristiana debatiendo una propuesta que arrancó en la Europa Medieval. La imposición del Hombre Moderno sobre el Hombre Primordial; la sociedad Moderna, sobre la sociedad Primordial. Dos formas distintas de ver y enfrentar el mundo y la vida.


El Hombre Primordial arranca, tal vez, desde hace 150 mil años en que se empezó a conformar lo que después seria el Homo Sapiens, que inició hasta hace 40 mil años. Pero fue que, en los últimos 10 mil, el Homo Sapiens formó, gracias a la invención de la agricultura, las primeras civilizaciones.

Durante los primeros nueve mil setecientos años de civilización, el Hombre Primordial vivó una organización social de acuerdo a una ley universal que rige a los organismos. En efecto, todos los organismos tienen un principio rector que determina las funciones específicas de cada una de sus partes. El cuerpo humano es un excelente ejemplo para explicar este "orden universal".


El cuerpo humano está compuesto de millones y millones de células, las cuales a su vez forman órganos y estos a su vez, sistemas. Existe un sistema y un órgano en especial que rige al organismo en general. Todos y cada uno de ellos, desde una simple célula, hasta un complejo órgano como el cerebro, están regidos por las "ordenes" genéticas que se encuentran en el DNA. Es gracias a este extraordinario y riguroso principio de organización, que los individuos tienen vida. La Tierra, con todos los seres humanos, a su vez entra dentro de otra macroorganización en el Sistema Solar y éste dentro otro megasistema y de ahí hasta el infinito.

Lo que es arriba es abajo, lo que es adentro es afuera. Lo mismo pasa con el individuo que frente a la sociedad mundial, él es como una célula de "otro organismo mayor". Así durante nueve mil ochocientos años, los seres humanos de todo el planeta vivimos en un "Orden Ancestral" donde existía un grupo dirigente, que se preparaba desde su nacimiento para gobernar bajo la premisa de desarrollar el potencial de la NOBLEZA HUMANA a favor de su comunidad. Los valores y principios universales, que hacen de los individuos seres respetuosos de la vida, de la naturaleza de lo divino y de lo sagrado. Responsables de sí mismos, de su familia y de sus pueblos. Lo hicimos durante este largo periodo de tiempo y lo siguen haciendo los animales y los insectos que viven en sociedad. Está élite de individuos, gracias a su compleja y rigurosa preparación espiritual, basada en la sabiduría, garantiza la atinada conducción del grupo, frente a los desafíos cotidianos de la existencia.


Esto sucedió en todas partes del planeta. Los gobiernos, sustentadas con base en la NOBLEZA HUMANA y la sabiduría, llevaron a los pueblos por los más luminosos momentos del desarrollo espiritual de los pueblos del mundo. Egipto, Mesopotamia, China, India, Mesoamérica y la Región Andina. Sin tratar de "idealizar" está situación, pues sabemos que la lucha de contrarios es un proceso dialéctico en el que se rige el Universo. Día-noche, caliente-frío, blanco-negro, bueno-malo, etc. Pues en muchas de estás civilizaciones se dieron sus aspectos negativos y sus retrocesos, pero la "constante" apuntaba hacia los más altos anhelos de trascendencia espiritual de los individuos y las comunidades.

Sin embargo, los "mercaderes" que del Oriente Medio se trasladaron a la región Oeste del continente Euroasiático africano, ya que era la zona menos evolucionada y más salvaje del enorme continente, iniciaron un proyecto de transformación humana. Se propusieron acabar con el "Viejo Orden Universal" e implantar el "Nuevo Orden Mundial", en el que ellos tendrían el poder absoluto del mundo.

Desde el siglo XII los mercaderes, ahora asentados en Europa, iniciaron su labor de corrupción y dominio de las poco evolucionadas y belicosas sociedades y monarquías europeas. Para finales del siglo XV, los mercaderes tenían el poder económico, pero no podían acceder al poder de la monarquía. Se valieron entonces del reino más pobre y destruido por la guerra para iniciar la conquista del mundo. España acababa de terminar la Guerra de Reconquista y había logrado expulsar a los árabes a África. Los mercaderes usaron a un cartógrafo judío catalán, que no navegante, quien conocía antiguos mapas donde aparecía tierra, navegando hacia donde se oculta el sol en el mar Atlántico. Una nueva ruta comercial a las Indias necesitaban los mercaderes para consolidar su poder, que mermaba, pues los turcos habían cerrado el paso al Lejano Oriente e impedían el comercio.

De está manera los mercaderes no sólo abren una nueva ruta comercial, sino fundamentalmente inician la construcción del "Nuevo Orden Mundial", donde la "globalización", el libre comercio, la iniciativa privada, la "democracia", sustituirán al Hombre Primordial por el Hombre Moderno.

Los valores ancestrales del Espíritu serán cambiados por los valores económicos, los nobles por los inversionistas, la religión por la tecnología, los sacerdotes por los científicos, el Estado por el Mercado, los filósofos por los economistas, la política por la economía, los santos y las vírgenes por los deportistas y los artistas, el cerebro y el corazón por la televisión y la videograbadora.

A finales del siglo XVIII lanzan al populacho a destruir la monarquía francesa. Los enciclopedistas eran "los ideólogos" del "Nuevo Orden", ellos pedían "Liberta, igualdad y fraternidad" entre todos los hombres y pedían la abolición de la monarquía. Sin embargo, los mercaderes, en este nuevo orden... tenían y han tenido siempre ¡el dinero!, y por ende, el verdadero poder.

En el siglo XIX los filósofos al servicio de los mercaderes decretaron, "La muerte de Dios" y definieron la búsqueda de la felicidad, realización y trascendencia existencial de los seres humanos en el mundo material. La metafísica había muerto por órdenes de los mercaderes. Las monarquías y los imperios caen uno tras otro, primero en Europa y después las cañoneras se dedicaron a derrocar a las monarquías del mundo y a imponer "la democracia de los mercaderes" y con ello, la colonización del planeta a manos de los belicosos e invasivos europeos, que han actuado como los mercenarios y empleados de los "mercaderes".

El siglo XX ha sido la consolidación abierta y descarada del "Nuevo Orden Mundial", los mercaderes han tomado el control del mundo, mediante el capital financiero, la tecnología, los medios masivos de comunicación y las armas.

El Hombre Primordial está en extinción y el Hombre Moderno ha tomado el control del planeta. Con la desaparición del primero, se acaba la búsqueda de la divinidad humana, la fuerza espiritual, la armoniosa convivencia con la naturaleza, las antiguas formas de gobierno y la nobleza humana, la belleza y el candor. Con la consolidación del Hombre Moderno se afianza el mundo económico y material, la libertad económica, la producción y el consumo, las democracias mediáticas, la explotación, transformación y dominación de la naturaleza.

El Hombre Primordial vive en la búsqueda de Dios. El Hombre Moderno vive en la búsqueda del dinero.

Al inicio del tercer milenio, no existe ninguna sociedad totalmente "Moderna", ni totalmente "Primordial". En el centro del "primer mundo" vemos los movimientos de los llamados "verdes" y recientemente los "globalifóbicos", que son ejemplos de que el espíritu humano vive en esos pueblos. Pero también podemos ver en el Amazonas o en las regiones remotas del planeta, cómo han sido "tocados" por la fiebre del dinero y la modernidad. El caso de la producción de droga en apartados lugares de Asia y América Latina son buenos ejemplos. Y en el seno de cada individuo está lucha se da diariamente. Se es moderno o primordial, se es moderno o tradicional, se es moderno o primitivo.

En México nos debatimos de una manera esquizofrénica en este problema. Mientras la mayoría del pueblo (los pobres) busca adaptarse más a una forma de "vida Primordial", la minoría criolla dirigente (los ricos), conducen a la nación a la "Modernidad", con grandes esfuerzos, muchos fracasos, inmensa incapacidad y mala suerte. La presencia de 4 millones de personas el 12 de diciembre en la Basílica de Guadalupe nos da la razón.


3. ¿TENEMOS FUTURO?

El futuro de la humanidad no estará en el petróleo, en los microchips, las bolsas de valores o los viajes interplanetarios. Cuando hablamos de futuro, nos estamos refiriendo a los próximos cincuenta años. En efecto, al ritmo en que las grandes potencias económicas están depredando y contaminando al planeta, los hijos de nuestros hijos no tendrán futuro. Es lamentable que no sea una parábola o una exageración, pero más lamentable resulta que muy pocas personas están conscientes y les preocupa la destrucción de la vida en nuestro planeta; a la mayoría de la gente, estos temas no les interesa, los sienten ajenos y piensan, como la muerte, que eso a ellos nunca los va a alcanzar.

Nunca antes en la historia de la humanidad ha existido tanto embrutecimiento y pérdida de los valores más universales de nuestra especie. Durante diez mil años los seres humanos construimos una estructura de valores y principios en torno a el desarrollo de las fuerzas espirituales de los individuos. Las diferentes civilizaciones por diferentes caminos llegaban a la misma preocupación, el desarrollo espiritual de los individuos y las comunidades. La búsqueda ineludible de la trascendencia de la existencia. Vivir para llegar a Dios. Vivir para evolucionar espiritualmente y perfeccionar la conciencia. Vivir para florecer nuestro corazón como decían nuestros Viejos Abuelos. En síntesis, vivir para un propósito abstracto, para un fin elevado y superior. Darle significados espirituales y de trascendencia a está materia que nos contiene y que, tarde o temprano, se corromperá. Porque "ese algo" que está adentro de nosotros y que no es concreto, llámese como se llame, cuando morimos se desprende a desconocidos lugares, pero no se destruye como la materia, pasa a otros estádios de la existencia que para Occidente le son desconocidos, pero que las más antiguas civilizaciones como la egipcia, babilónica, anahuaca, china o hindú, por miles de años han desarrollado prodigiosos y decantados pensamientos filosóficos y complejas y milenarias religiones en las que unas y otras coinciden en una vida espiritual después de la muerte física.

Sea como fuere, la existencia de usted o del que escribe, amable lector, no puede circunscribirse tan sólo a la limitada y efímera existencia física, que acabará totalmente con la muerte y después "más nada". La maravilla y el prodigio de ser un hombre no radican en su inteligencia, ni en su capacidad de acumulación, sino en su inconmensurable potencial espiritual.

Es precisamente por está pérdida de valores espirituales en los individuos y en las sociedades, que estamos contaminando y depredando el planeta. No existe ningún camino en la vida que antes no se haya recorrido hacia adentro. La perdida de los valores espirituales es una degradación interna que a su vez, el individuo ya contaminado espiritualmente por dentro, contamina su entorno de manera material. Los problemas ecológicos devienen de los problemas espirituales. Cuando una persona ha perdido esa chispa divina que le da la luz del espíritu, entonces es capaz de comer en los platos sucios del día anterior, vivir en una casa sucia y tirar su basura en la puerta del vecino o en la esquina de la calle. Lo mismo pasa con el político y con el empresario, que no les importa a uno y a otro en la misma corrupción, destruir y contaminar el medio ambiente por la obsesiva búsqueda del dinero y el poder a cualquier precio.


Es precisamente por la concepción Occidental del mundo y la vida, en la que la naturaleza ha sido dada al hombre por Dios, para "explotarla, dominarla y transformarla" y el concepto de "bienestar" que está directamente vinculado al nivel de consumo de los individuos y de las sociedades. La visión del "homus economicus", el sentido economicista de la vida, el triunfo del "becerro de oro", la deshumanizada industrialización, el capitalismo salvaje, el mito de la modernidad.

Los paradigmas del hombre triunfador en las sociedades modernas es una apología a la violencia, al individualismo, al consumismo, a la competitividad, a la enajenación de la sensualidad y sexualidad. De la misma forma el paradigma de la mujer triunfadora es la competitividad, el individualismo, el consumismo, la productividad económica, la competencia con la pareja, la negación de la maternidad y la familia.

La "modernidad" no es más que la copia de la forma de entender el mundo y la vida de los occidentales. La "modernización" no es más que la europeización de los pueblos del mundo, que dejan sus tradicionales y milenarias formas de ver y vivir el mundo y la vida, sean de Asia, África, Oceanía o América. La modernidad está asociada a Occidente, la tradición está asociada a lo autóctono.

Mientras la modernidad es representativa del desarrollo, progreso, el éxito, el futuro, el bienestar, la moda, el triunfo en la vida; la tradición es representativa de subdesarrollo, el retroceso, el fracaso, el pasado, el malestar, lo anticuado, la derrota en la vida.

De está manera podemos afirmar que el futuro de la humanidad y el planeta mismo, está depositado en la capacidad de mantener el equilibrio ecológico y de desarrollar el potencial espiritual de los seres humanos. Lo demás son puras mentiras embrutecedores y distorsionadoras de la realidad. La verdad es que si no logramos concientizarnos como individuos y como pueblo, no tenemos futuro.


4. EL FINAL DEL QUINTO SOL
Nuestros Viejos Abuelos nos dejaron dicho que la humanidad se ha destruido sucesivamente en cuatro ocasiones anteriores por medio de cataclismos. A cada intento por lograr el equilibrio y el desarrollo pleno de las potencialidades humanas, la tierra era azotada por un cataclismo que destruía el fallido intento humano y todo comenzaba de nuevo.

A cada período o Era, nuestros sabios antepasados le llamaron Sol y aseguraban que actualmente vivimos en el Quinto, que comenzó hace miles de años allá en Teotihuacan. Los conocimientos que tenían sobre la naturaleza, el cosmos y las posibilidades de desarrollo del espíritu humano, resultan asombrosamente increíbles. Durante los últimos quinientos años después de la invasión europea el sistema colonial en el que hemos vivido se ha encargado de desvalorizar y negar cualquier potencial creador que pudiera eclipsar la supuesta superioridad de la cultura occidental. El dogma de Europa sobre el resto del mundo, (que culturalmente es mucho más antiguo) es que "todo lo antiguo es primitivo", entendiendo por primitivo no lo primigenio, sino lo atrasado, lo carente de conocimiento y poco desarrollado.

Sin embargo, la verdad es tan evidente y contundente, que sólo una mente educada en un sistema colonial, en la cual permanentemente se niega toda posibilidad de conocimiento y valoración, no puede "ver" la asombrosa grandeza de la civilización del México Antiguo.

Bástenos mencionar sólo cuatro ejemplos para poder dimensionar está sabiduría.

1).- Los antiguos mexicanos, hace ocho mil años, a través de investigación en ingeniería genética, INVENTARON el maíz. De ser un pasto silvestre, lo transformaron en la espléndida planta que ahora se siembra en todo el mundo. Este asombroso hecho científico es tan importante como en nuestros días el hombre en la luna.

2).- Los astrónomos mexicanos hace tres mil quinientos años, con sus desconocidos (hasta ahora) medios científicos, llegaron a medir la duración del movimiento de traslación, es decir el año, en 365.2422 días. Las más modernas tecnologías del siglo XX, permitieron que la cultura occidental determinara que la duración es de 365.2420.

3).- Cuando llegaron los europeos en el siglo XVI, encontraron con asombro que los antiguos mexicanos tenían un sistema educativo tan eficiente que permitía que TODOS los niños estuvieran en la escuela. En efecto, la educación en el México Antiguo era gratuita y obligatoria desde los 6 años en el Telpochcalli que era un centro de educación que ahora llamaríamos básica y media, pasando por el Cuicacalli, que era un centro difusor de la cultura, hasta llegar al Calmecac, que era una escuela de altos estudios. En el siglo XVI los españoles encontraron un sistema educativo que sólo tuvo Europa hasta el presente siglo.

4).- La ciudad más grande de Europa en el Siglo XVI era París, la cual contaba con 62 mil habitantes. México Tenochtitlan la capital de los aztecas en el mismo tiempo tenía la cantidad de un millón a un millón y medio de habitantes.

La ciudad tenía todo lo que ahora conocemos como una ciudad moderna. Cuadrícula de su trazo, calzadas, avenidas, canales, calles, puentes, drenaje, agua potable, escuelas, mercados, edificios públicos, bibliotecas, zoológico, unidades deportivas, centros culturales, plazas cívicas y un largo etcétera, que nos permite comparar realmente la dimensión de las dos civilizaciones.
Como se puede ver, nuestra civilización poseía conocimientos y adelantos muy impresionantes que ahora ni conocemos ni nos importa reconocer y valorar.

El caso es que los Viejos Abuelos tenían ciencia y conocimiento, lo que les permitió predecir con asombrosa exactitud el FUTURO. En efecto, ellos predijeron la llegada de los invasores con año y lugar preciso. La clase dirigente y los sabios sabían de la destrucción de su civilización. Es difícil explicar esto, sobre todo sin conocer la concepción y visión del mundo de nuestros antepasados, pero ellos lo sabían.

Por lo anterior, ellos sabían cuándo se acabará el Quinto Sol y cómo sucederá. Ellos lo dejaron dicho en sus profecías, que ahora no las conocemos por el colonialismo mental y espiritual que padecemos, en el que no le damos ningún valor a nuestra Cultura Madre, pero que está ahí, esperando a sus hijos. El Quinto Sol se acabará por temblores de tierra.

Nuevamente la humanidad sufrirá un gran cataclismo por no haber llegado a la perfección y por su estupidez tendrá que comenzar de nuevo. Así ha sido en los cuatro Soles anteriores y así será en el Quinto Sol. Los Viejos Abuelos dejaron dicho que después de este cataclismo se reconstituirá el Sexto Sol, que será el Sol del equilibrio.

¿Y cómo se encuentra nuestro mundo en está etapa Postmoderna, a un tris de entrar al tercer milenio de la era Cristiana y quinientos años después de la depredadora invasión que sufrimos hasta nuestros días de occidente?

La innegable quiebra de la familia, la estrepitosa caída de los valores y principios milenarios de lo humano, en casi todo el planeta a favor del imperio del becerro de oro y la coca cola. La crisis del sistema educativo a nivel mundial, una ciencia sin sabiduría nos está arrastrando al holocausto, los mejores y más brillantes estudiantes del mundo son cooptados para los grandes centros de investigación de las empresas transnacionales que se dedican al mejor negocio: las armas.

El desmoronamiento de las antiguas religiones o su manejo fanático hasta llevarlas a la aberración humana y la explosión de miles de sectas, con el resultado de una humanidad carente de un desarrollo espiritual. La falta de un propósito social que no sea el dinero, la vida humana como una mercancía y el Mercado como eje rector de la vida del planeta.

La falta de democracia, la intolerancia del sistema económico y la sujeción de la política a la economía, el triunfo del capital financiero supranacional y su dominio del planeta por encima de los gobiernos. Los medios de comunicación, especialmente la TV. en manos de los intereses más perversos y pervertidos, la ignorancia como la "información" y el consumismo como la "libertad", el embrutecimiento, la mentira y la enajenación, como función sustantiva de los medios de comunicación. La destrucción del medio ambiente en favor del dinero, la adoración al becerro de oro sin importar la destrucción del planeta, las ganancias económicas sobre la conservación de la atmósfera, las aguas y la tierra.

Éste es el Estado que guarda la humanidad al inicio del tercer milenio. El panorama es totalmente desolador y nadie se quiere dar cuenta y hacerse responsable. La humanidad va directo a un cataclismo producido por la irresponsabilidad de nuestros dirigentes.

De está manera, NO TENEMOS FUTURO. En efecto, al ritmo, velocidad y dirección el cataclismo está próximo; los hijos de nuestros hijos no podrán vivir en este planeta, por lo menos no como hoy conocemos la vida. La destrucción de bosques y selvas, la contaminación de las aguas y la atmósfera, así como la destrucción de la capa de ozono, condenan a muerte a todas las formas de vida y al planeta mismo. Pero no lo queremos creer y pensamos que sólo son estádísticas y situaciones lejos de nuestro ámbito de vida; pero estamos totalmente equivocados.

Cómo podemos pensar que la humanidad tiene futuro si las 3 personas más ricas del planeta tienen más dinero que el PIB de 48 países en desarrollo y en el mundo existen 225 personas que tienen el ingreso anual de dos mil quinientos millones de personas pobres. El mundo está mal y vamos de mal en peor, la injusticia y la desigualdad nos están conduciendo a un suicidio colectivo; por ejemplo: el gasto anual en el mundo para la educación es de 6 mil millones de dólares, pero el gasto en cosméticos, tan sólo en Estados Unidos en el mismo lapso de tiempo es de 9 mil millones de dólares. El planeta invierte 9 millones de dólares en potabilizar el agua y tan sólo en Europa gastan 22 mil millones de dólares anuales en helados. La nutrición básica en el mundo y los cuidados médicos que trae aparejada, representan un gasto anual de 13 mil millones de dólares, que es 4 mil millones menos de lo que gastan los Estadounidenses y europeos en alimentar a sus perros, gatos y pájaros. Una quinta parte de la humanidad consume el 87% de todo lo que se produce en el mundo.

La estupidez humana nos está condenado a la desaparición. No sé si los Viejos Abuelos sabían de algún modo lo que pasaría en el futuro (nuestro presente); sin embargo, lo cierto es que aquella milenaria profecía de la destrucción del Quinto Sol, desgraciadamente es hoy una realidad que nadie quiere ver.


5. LA HISTORIA ANTIGUA DE LA HUMANIDAD
FRENTE AL TERCER MILENIO

La historia antigua de la humanidad representa un valioso legado que nos permitirá interpretar con mayor claridad los retos y desafíos que implica el inicio del tercer milenio.

Quiénes somos los seres humanos, de dónde venimos y hacia a dónde nos dirigimos, como pueblos en particular y como humanidad en lo general. Elementos fundamentales para dimensionar la vida del ser humano y su estrecha vinculación a la tierra y al cosmos. De la misma manera, si un pueblo no conoce su historia, se ve condenado a repetirla; si la humanidad no conoce su historia, se verá condenada a repetir sus errores.

Primero debemos situar al universo, después a la tierra y con ella al ser humano. Se supone que el Universo tiene una antigüedad de 15 mil millones de años, la antigüedad de la tierra es de 5 mil millones de años y el ser humano tal como nos conocemos ahora, es de aproximadamente 40 mil años.

Dicho de otra manera: si los 5 mil millones de años de vida de la tierra fueran un año, los seres humanos apareceríamos en ese año, el 31 de diciembre a las 23,59 horas. Es decir, un minuto antes de que finalizara el año. Lo que nos indica que los seres humanos somos apenas un instante en la vida de este maravilloso y espléndido ser vivo llamado La Tierra. Lo que resulta triste es que en este último siglo, la humanidad y en especial la civilización llamada Occidental (por su proyecto de desarrollo contaminante y depredador) está poniendo en peligro de muerte al mismo planeta.

Las civilizaciones más antiguas en la tierra iniciaron la agricultura aproximadamente hace diez mil años. En efecto, Mesopotamia y Egipto fueron las dos más antiguas civilizaciones del mundo. Después les siguieron en antigüedad China, India, México y la Zona Andina que, iniciaron la agricultura aproximadamente hace ocho mil años.

Estás seis civilizaciones son la base más antigua de la sabiduría humana, ningún otro pueblo fue más antiguo que ellos y todos los demás recibieron "préstamos" culturales de estás seis civilizaciones llamadas "Madre" y todas ellas se caracterizan por tener un origen autónomo.

La llamada civilización Occidental, no tiene un origen autónomo, se conformó con las apropiaciones culturales que hicieron de las civilizaciones Egipcia, Mesopotámica, China e India y después de las apropiaciones culturales que realizaron en México y Perú fundamentalmente.

De está manera la Historia de la Humanidad se puede entender como un largo proceso de humanización desde la invención de la agricultura hasta la caída de Constantinopla en el siglo XV. Y un pequeño período de 500 años de dominio de Occidente sobre el planeta (de 1492 a nuestros días). Las civilizaciones que se desarrollaron en el continente Euroasiático africano; Egipto, Mesopotamia, China y India y por otra parte, las civilizaciones que se desarrollaron en el continente llamado por los europeos América y que fueron la civilización del Anahuac y la civilización del Tahuantinsuyu (Los Andes), han quedado sujetas a lo dominación ideológica, política, económica y militar de los pueblos europeos.

Hasta el siglo XV, los pueblos europeos eran un puñado de pueblos salvajes e incultos que se mantenían permanentemente en guerras. Los mercaderes comerciaban las mercancías del lejano Oriente, porque Europa siempre había sido importadora y no productora. De la invención de la agricultura en Egipto y Mesopotamia a la caída de Constantinopla pasaron nueve mil quinientos años, (8 mil a.C a 1453 d.C). En este inmenso período de tiempo, si tomamos en cuenta que la civilización más antigua tiene diez mil años de existencia, se formaron las bases del conocimiento y la sabiduría del continente Euroasiático africano, logrando su desarrollo y más alto momento de esplendor, hasta su decadencia y caída. Es el caso de Egipto, Mesopotamia, China e India que para las primeras cinco centurias antes del nacimiento de Cristo, se encontraban en un momento de decadencia cultural.

En está decadencia surgen las culturas griega y romana, que tomarán los vestigios de sabiduría de las civilizaciones madre ahora en decadencia y empezarán a construir un sincretismo cultural y de conocimientos. Los grandes maestros griegos estudiaron en las escuelas herméticas que sobrevivieron a la decadencia de las civilizaciones madre. Platón y Sócrates estudiaron sobre los vestigios de las antiguas civilizaciones.

De está manera nace la civilización Occidental, tomando préstamos culturales y careciendo de un origen autónomo. El mundo grecolatino no fue más que un refrito de la sabiduría de las antiguas civilizaciones madre.

En el siglo XV los europeos iniciaron un mayor contacto comercial con India y China, donde pudieron sustraer valiosos conocimientos que después aplicaron para la invasión y dominación del mundo: nos referimos a la brújula, la pólvora, aleación de metales y la ingeniería de navegación.

Para 1453 cuando los turcos toman Constantinopla e impiden el paso de las caravanas comerciales de Europa al lejano Oriente, han pasado desde el inicio de las civilizaciones aproximadamente nueve mil quinientos años de los diez mil que tiene la humanidad de existir.

Al cerrarse el paso comercial, los mercaderes europeos primero financiaron la búsqueda de nuevas rutas comerciales con el lejano Oriente y después alentaron y financiaron la exploración, invasión, colonización y explotación de todos los pueblos del mundo.

En los últimos quinientos años los pueblos salvajes de la guerrera Europa han impuesto un nuevo orden mundial dirigido por un puñado de poderosos mercaderes. En estos cinco siglos han caído, poco a poco, los reinos, los imperios, los dioses, las iglesias y la mayoría de las ideas del mundo y la vida que por miles de años funcionaron para la humanidad, y se ha impuesto el DINERO sobre cualquier otro valor humano. El hombre económico acabó al hombre social, espiritual, político o religioso.

La creación de este "NUEVO MUNDO", en el que Europa tiene la conducción ideológica, se sustenta en un orden económico en el cual la guerra, el comercio y el culto a la tecnología y a la materia, serán los medios para lograr sus objetivos.

Este nuevo Orden Mundial impuesto por Europa al mundo entero se ha encargado de que la humanidad entera pierda su memoria histórica. En efecto, actualmente se maneja inconscientemente que el origen de la civilización humana está en la cultura grecolatina y existe una actitud de desvalorización y olvido hacia la historia de las milenarias civilizaciones Madre.

Europa se pone como centro palpitante de la historia de la humanidad y de alguna manera ha logrado que la humanidad en conjunto pierda su memoria histórica o que cuando menos ésta sea fragmentada. Es el caso, para nosotros, de la llamada “Historia Prehispánica”, que tiene más de siete mil quinientos años de duración y que la mayoría de los mexicanos desconocemos o que cuanto más, nos han hecho creer que nuestro "glorioso pasado" se remonta a los aztecas, quienes fundaron Tenochtitlan apenas 196 años antes de la llegada de los conquistadores. ¿Cuáles son los peligros que corremos si desconocemos la historia y el desarrollo verdadero de la humanidad? ¿Es el proyecto guerrero, comerciante y de culto a la materia, el único y el más bondadoso que han podido generar los diversos pueblos de la tierra en estos diez mil años de existencia de la humanidad? ¿Han existido otras humanidades anteriores a la nuestra y éstas han sido destruidas por su estupidez? ¿Existe un peligro real de extinción de la actual humanidad?

Para el proyecto ideológico de Occidente no existe el pasado, sólo la "Modernidad", como un estadio permanente de existencia. Los europeos no miran hacia el pasado de la humanidad, sólo ven hacia el futuro de ellos mismos. Tal vez por ello los pueblos occidentales no aceptan la vejez.

Todos los pueblos de la humanidad, especialmente los que somos hijos de las civilizaciones más antiguas, estamos de cara al nuevo milenio que se acerca silencioso y veloz. Debemos hacer una profunda reflexión sobre dónde estamos y de dónde venimos, para poder dilucidar hacia a donde vamos.

Se requiere "reconocer" nuestra antigua historia, "reinterpretarla" para poder allegarnos la experiencia y la necesaria sabiduría para entender donde estamos y hacia a dónde nos dirigimos como humanidad en el tercer milenio.

6. EL MITO DE LA MODERNIDAD
I.- ANTECEDENTES.

La tierra tiene una antigüedad aproximada de 5 mil millones de años. El ser humano más parecido a lo que hoy somos nosotros aparece hace aproximadamente 40 mil años. Las civilizaciones más antiguas del planeta tienen un tiempo histórico de no más de 10 mil años de antigüedad. En efecto, Egipto y Mesopotamia iniciaron los procesos de sedentarización e invención de la agricultura 8 mil años a.C.; después le siguieron China, India, México (Mesoamérica) y la Zona Andina (Perú, Bolivia y Ecuador) con aproximadamente 6 mil años a.C.

De modo que podemos dividir la historia de la humanidad en dos grandes períodos. Desde la invención de la agricultura en Egipto y Mesopotamia, hasta la toma de Constantinopla por los turcos, y desde el "descubrimiento" de América hasta nuestros días. A la primera parte le podremos llamar la "La Historia Antigua de la Humanidad" y a la segunda, "La Historia Moderna de la Humanidad".

La primera parte de la historia de la humanidad, es decir el mundo antiguo, tuvo una duración de aproximadamente nueve mil quinientos años (Desde la invención de la agricultura 8 mil años a.C. hasta 1453 con la caída de Constantinopla). La segunda parte es apenas de 506 años (Desde el descubrimiento de América en 1492 hasta nuestros días). La primera parte de la historia tiene su "punto generador" en el centro del continente Euroasiático africano, es decir entre los ríos Éufrates, Tigris y el Nilo. En la segunda parte, la Historia Moderna encuentra primero durante 400 años su centro en Europa y en los últimos cien años; este centro se ha ido desplazando a Estados Unidos, donde desde el siglo XVIII: primero emigraron los europeos masivamente y posteriormente todos los adoradores del becerro de oro.

Sin embargo, la dominación ideológica que han impuesto desde el siglo XVI los europeos a todo el mundo conquistado por ellos, ha consolidado su supuesta superioridad por lo que se han autonombrado los guías del destino planetario. Entre muchos de los dogmas que manejan podemos mencionar los siguientes:

a) Existe una evolución y un tiempo lineal.

b)Todo el remoto pasado es primitivo.

c) La existencia de una llamada "Cultura Universal" encarnada en Europa.

d) La creación del concepto ideológico-geográfico del "Occidente".

e) La división del continente Euroasiático africano en tres continentes ficticios; Europa, Asia y África.

f) La belleza y superioridad de lo blanco y occidental sobre lo amarillo, negro, cobrizo y el resto del mundo (La supuesta superioridad de la cultura europea).

g) La superioridad y preponderancia de la ciencia, la tecnología y la materia, sobre la sabiduría, la religión y el espíritu.

h) La imposición de la racionalidad como única y verdadera vía para adquirir conocimiento y poder percibir el mundo y la realidad, a partir de los dogmas de que los seres humanos somos animales pero que lo que nos hace "superiores" a ellos es la razón y de que sólo por que pensamos existimos (Duda Metódica).

i) La búsqueda de la trascendencia de la existencia, como libertad y poder, a partir de la riqueza material y la dominación, transformación, nominación y explotación de la naturaleza, por medio del comercio, el culto a la ciencia y la tecnología, y el ejercicio permanente de la guerra.

j) Que la historia de la humanidad nace remotamente en Asia, pero que encuentra su verdadera dimensión universal en Europa (Hegel).

k) Asociar los conceptos de cristiano, civilización, progreso, desarrollo y modernidad a Occidente.

Estos dogmas y otros más, que Occidente ha extendido de manera subliminal o brutalmente por el mundo bajo su dominio y en el que sustenta su poder, nos ha hecho suponer inconscientemente que la historia de la humanidad nace y se inspira con las culturas grecolatinas y que las civilizaciones primigenias tuvieron, por remotas y antiguas, tan sólo un carácter primitivo y débilmente decorativo. Que la historia antigua de la humanidad tiene muy poco que ver con La Modernidad, Occidente y la conformación del mundo contemporáneo Y MUCHO MENOS CON EL FUTURO DE LA HUMANIDAD.

II CONSIDERACIONES.

* La tierra es un ser vivo (no un ser humano), que está vivo, que siente y que morirá como todo ser vivo.

* Si todo el tiempo desde el nacimiento de la tierra hasta nuestros días fuera un año. El ser humano aparecería en ese año, el 31 de Diciembre a las 23.59 horas. Es decir que la historia de la humanidad representa un segundo en la vida de la tierra.

* Que en los últimos 50 años los seres humanos estamos poniendo en peligro de muerte a este maravilloso y bondadoso ser vivo que nos ha dado asilo. La contaminación de la tierra, las aguas y la atmósfera, más la depredación de selvas y bosques, por el proyecto de desarrollo humano encabezado por la ideología de Occidente, hace suponer la futura extinción de la vida, como la conocemos ahora, en los próximos cien años.

* Desde la invención de la agricultura en el continente Euroasiático africano hasta la caída de Constantinopla, se fundaron las bases del desarrollo humano en este continente, porque: en Mesopotamia se construyeron las primeras ciudades del planeta con más de un millón de habitantes, idearon un sistema de escritura, dividieron el círculo en 360 grados y la hora en 60 minutos y los minutos en 60 segundos y elaboraron los primeros mapas de las estrellas de la bóveda celeste. Se darán las primeras escuelas filosóficas del mundo y aparecerá con Zoroastro la primera gran religión del mundo antiguo, así como la primera mitología qué será posteriormente la base junto con la egipcia, de las mitologías del continente Euroasiático africano.

En Egipto se utilizará por primera vez el sistema de riego con diques, se inventa el calendario de 365 días y 12 meses, se usa la escritura jeroglífica, el papiro, inventan el carro tirado por caballos, desarrollan la cirugía y la herbolaria, inventan el arco compuesto y desarrollan una decantada filosofía y culto a la muerte. La religión del antiguo Egipto será la base de muchas religiones del continente Euroasiático africano.

En China inventan el papel, la pólvora, la imprenta y los tipos móviles, la brújula, el estribo, la carretilla textil, la fundición del hierro, el timón de popa y paletas de propulsión, el cultivo del gusano de seda, la porcelana y un sinnúmero de productos y objetos, prácticos y suntuarios para la comodidad de la vida cotidiana.

En la India descubrieron que la tierra era redonda, que giraba sobre su propio eje, que además giraba en torno al Sol, inventaron la numeración que más tarde pasa a Arabia y que producirá la numeración que actualmente usamos en el mundo y el calendario de 365 días.

* La civilización europea no es una civilización con origen autónomo y no está entre las 6 más antiguas de la humanidad. En efecto, la civilización Occidental recogerá elementos de las civilizaciones Mesopotámica, Egipcia, China e India, para conformar su mito de origen y su cultura, desde la lejana Grecia hasta el renacimiento. Todos los conocimientos, ciencias, arte, técnicas, religión y mitología, son un sincretismo de ese pasado remoto, toda vez que para cuando se dio el florecimiento de la cultura grecolatina, las grandes civilizaciones del Cercano y el Lejano oriente, ya habían pasado su etapa de esplendor y sus grandes ciudades, centros de conocimiento, palacios y templos estaban destruidos o en milenarias ruinas, cubiertas por la tierra y el tiempo.

* Los pueblos europeos hasta antes del descubrimiento de América habían ocupado un lugar secundario y de poca trascendencia en la Historia Antigua de la Humanidad y, para las antiguas civilizaciones catalogadas Madre como: Egipto, Mesopotamia, China e India, los pueblos europeos representaron un rincón marginal y poco desarrollado del continente Euroasiático africano. Para el común de estos pueblos, aunque ya tenía muchos siglos de haber pasado su gran esplendor, cuando se dio el encuentro con los europeos, mantenían un alto grado de desarrollo. Los europeos representaban tan sólo un puñado intrascendente de pueblos sucios, salvajes y belicosos, que sólo eran importadores de la variada y exquisita mercadería que producía el Cercano y Lejano Oriente. Los chinos le llamaban a los europeos "los demonios del mar" y los censuraban por incultos, sucios y mal educados.

* Cuando los primeros occidentales incursionaron en el Lejano Oriente (Marco Polo), se quedaron verdaderamente maravillados por las grandes ciudades, la urbanización, tecnologías, conocimientos y nivel de vida de estos pueblos, que resultaba muy superior a los suyos. El uso de la imprenta, el papel, la pólvora, la tecnología en la construcción de grandes navíos y la brújula, que eran de uso cotidiano y normal en China ancestralmente (sin poseer un sentido depredador e invasor, ni pretender la conquista y el dominio del mundo); al apropiarse de estos conocimientos los europeos, cambiaron drásticamente el rumbo de su historia, pues con estos conocimientos apropiados pudieron iniciar la expansión europea, primero sobre África, después América para seguir con Asia y Oceanía. Desde el siglo XVI al XX, primero con las armas y tecnologías apropiadas del Oriente, para seguir con el sistema colonial y actualmente a través del sistema comercial y financiero.

Con el descubrimiento de América, los pueblos europeos pasaron de ser una cultura marginal y poco desarrollada, a convertirse en el centro geográfico e histórico del mundo. En parte, por las cuantiosas riquezas que extrajeron ilegalmente de América durante los primeros tres siglos de la colonización, y en parte, porque empezaron a desarrollar una ideología en la que sustentan el colonialismo cultural, intelectual y espiritual, estructura básica de la dominación euro céntrica a partir de la invención del mito de "La Modernidad".

Cuando los turcos se apoderaron de Constantinopla, cerraron la vía comercial entre Europa y el Oriente. Hasta ese momento la expansión del poder de los comerciantes sobre la nobleza y el clero iba lentamente en aumento. El Burgo (las concentraciones humanas a los alrededores de los castillos de los señores feudales) y la burguesía, fundamentalmente constituida por comerciantes y artesanos; iban ganado espacios de poder gracias a sus riquezas en los estrechos ámbitos de una nobleza medieval improductiva, ignorante, consumista y guerrera, que vivía de la explotación de sus siervos (básicamente campesinos prisioneros en su tierra) y los exagerados impuestos a la naciente burguesía, así como del despojo que obtenían de las continuas guerras de rapiña entre ellos mismos.

Al interrumpirse la posibilidad del comercio, ya que Europa era importadora de especies y toda suerte de mercaderías del Oriente a través de los mercaderes y comerciantes, éstos financiaron la búsqueda de nuevas rutas comerciales al Oriente y romper el aislamiento comercial del "mundo civilizado y productor" al que fueron sometidos por los turcos.

La expansión europea nace como producto de una necesidad económica, comercial y de consumo. Los "ilustres navegantes", tanto italianos, españoles y portugueses primero, y después ingleses y holandeses, no tuvieron intención alguna de carácter científico, filantrópico o humanista. Por el contrario, primero fue la intención de encontrar nuevas rutas comerciales con el Oriente y después, de apropiarse de las riquezas de los pueblos y tierras "descubiertas" de manera "legal", gracias a la Bula Papal de 1493 que concedió en propiedad (?) todas las tierras, sus riquezas y pueblos que se encontraran en el "nuevo mundo".

Pero finalmente fueron los demás pueblos europeos, los que a la larga utilizaron el oro y la plata extraídos ilegalmente de América por españoles y portugueses, para financiar el proceso precapitalista. En efecto, España y Portugal mantuvieron la política económica de la edad media del atesoramiento; mientras que Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda, optaron por la inversión de la riqueza en la producción y venta de productos que España y Portugal tenían que comprar con el oro y la plata saqueados de América.

III. PROPUESTÁ.

Por todo lo anterior nos permitimos proponer que Europa logró salir de su situación periférica y subordinada del mundo antiguo a través, primero. de la apropiación de la mano de obra y la depredación de los recursos naturales del continente americano recién "descubierto". En segundo lugar con la implementación "del mito de La Modernidad", que implica el sometimiento de todas las otras culturas, como periféricas de la europea, quien encarnará "La Modernidad". Modernidad en este caso es la hegemonía de la cultura europea y "modernización" es el acto de europeizar a "los otros" y al destino del mundo. La modernización primero se inició con la cristianización, después la civilización (ser civilizado es ser como el europeo), lograr el progreso, la industrialización, el desarrollo y la globalización. El camino y destino de Europa será el del mundo entero.

El inicio de la expansión europea en América y las travesías de Cristóbal Colón, no propiciaron el descubrimiento de un mundo desconocido, sino del sometimiento de un mundo conocido. Los pobladores de estás tierras serán desde un principio "indios" y su ser será por fuerza asiático. A las civilizaciones de América y sus pueblos originarios se les quitó la condición de "la otredad" y se les identificó como lo mismo conocido –es decir- indios de la India.

En efecto, Europa nunca ha descubierto el "VERDADERO SER" de los pueblos originarios de América. Desconoce hasta la actualidad los valores espirituales, éticos y morales; sus profundos conceptos de la vida, la muerte, el mundo, el universo, lo divino y lo sagrado, que representan la mayo riqueza y contribución a la sabiduría humana.

Europa nuca ha tratado "al otro" como diferente, sino como inferior. Occidente nunca trató de conocer la cultura, la filosofía y la religión de los pueblos "descubiertos"; por el contrario, su objetivo ha sido a lo largo de estos 506 años, el de negarlos para de tratar de someterlos y destruirlos.

Nunca ha existido DESCUBRIMIENTO por parte de los europeos y sus descendientes sanguíneos y culturales. Sólo se ha mantenido a lo largo de cinco siglos una INVASIÓN, EXPLOTACIÓN Y NEGACIÓN, de los pueblos originarios y sus recursos naturales.

Descubrimiento implicaría el aceptar que "el otro" fuera desconocido y por ello diferente. Descubrimiento, necesariamente obliga a la investigación, estudio, reconocimiento, análisis, reflexión y fundamentalmente respeto por la otredad. Por el contrario, desde 1492 hasta nuestros días, por el "otro" sólo ha existido desprecio y violencia. Las diferencias siempre han sido tomadas como deficiencias; el que no sea cristiano implica ser demoníaco, el que no sea guerrero implica ser salvaje, el que no tenga armas implica ser primitivo, el ser pacífico implica ser débil, el no valorar pecuniariamente los metales preciosos implica ser tonto, el no explotar, transformar y dominar a la naturaleza implica ser improductivo, el no ser europeo implica ser inferior (Naco o Yope), el no hablar la lengua española implica hablar tan sólo un "dialecto", el no desarrollar el arte europeo implica la producción sólo de artesanías, el no conocer la medicina europea implica usar la brujería; en síntesis: el no ser occidental, cristiano, blanco, civilizado, progresista, desarrollado, industrializado, neoliberal, globalizado, MODERNO, implica que se es el "otro", no diferente, sino forzosamente INFERIOR.

"La MODERNIDAD" entonces se ha convertido en el mito de la naciente Europa en su afán de conquistar y dominar a todo el mundo. La Historia Moderna del Mundo se convierte en "La Historia de Europa", es decir, las llamadas "Historia Universal y Cultura Universal". No sólo el dominio militar, económico, político; sino fundamentalmente el domino Cultural e ideológico, esencia en el que se sustenta su poder. Para ello los europeos han tratado de minimizar y desvalorizar las civilizaciones que produjeron a lo largo de más de 9 mil quinientos años la llamada Historia Antigua de la Humanidad; Mesopotamia, Egipto, China e India, pasan a ser en "La Historia Universal Moderna" tan sólo una "introducción" confusa y acaso con algún valor artístico, que sirve de marco referencial para entender la "gloriosa génesis" de la cultura grecolatina.

La Europa Neolítica desplaza o rivaliza en la "Historia Universal" creada por Occidente, con los milenarios y sapientes pueblos de la Historia Antigua de la Humanidad.

En este sentido, las otras dos civilizaciones más antiguas de la humanidad, la mal llamada Mesoamérica (México y parte de Centroamérica) y la Andina (Perú, Bolivia y Ecuador), quedan casi totalmente fuera de la Historia Universal, en tanto que los europeos del siglo XVI, no podían y no debían darle mayor valor a la civilización que tratarían de destruir para apoderarse de sus pueblos, tierras y recursos naturales.

Es por esto que desde el inicio de la invasión, los españoles para facilitar jurídica y "moralmente" su invasión, despojo y genocidio, declararon que los indios no tenían alma y en consecuencia su cultura no tenía ningún valor, por consiguiente eran animales y como tales se les podía y debía tratar sin ningún derecho o consideración. Posteriormente y después de un largo juicio en el que se logró demostrar que eran "seres Humanos"; entonces fue su calidad de "hijos del demonio" lo que les permitió moral y jurídicamente a los conquistadores primero y a los colonizadores y encomenderos después, despojarlos y explotarlos, con el único pago o beneficio de ser cristianizados y "rescatados" del imperio del demonio.

Las Civilizaciones Madre del continente Euroasiático africano (Mesopotamia, Egipto, China e India) han sido minimizadas y consideradas remotamente antiguas e inexistentes en la actualidad, diluidas y permeadas por la superioridad de la Cultura Occidental y su Modernidad. En cambio las dos Civilizaciones Madre del continente "descubierto" (Mesoamérica y los Andes) fueron subsumidas por Europa en su "Historia Moderna del Mundo". En efecto, las civilizaciones de la Zona Andina y Mesoamérica, que son tan antiguas como la China y la India, son reducidas a solamente dos culturas que no civilizaciones; primitivas, paganas y caníbales, que no representan el momento de mayor esplendor de estás dos Civilizaciones Madre del Mundo. Para Occidente, la Modernidad y su "Historia Universal" sólo aparecerán los incas y los aztecas como máximos exponentes de estás dos civilizaciones, que son las últimas culturas del período decadente y degradado; las cuales fueron las que encontraron y vencieron los invasores europeos, pero que en nada representan el momento más luminoso de nuestra historia verdadera, que tuvo una duración de más de siete mil quinientos años, desde la invención de la agricultura y el maíz, seis mil años antes de Cristo, hasta la llegada de los invasores europeos en 1519.De está manera "los otros", los "descubiertos en el nuevo mundo" (mucho más antiguo que Europa), no serán "descubiertos" y reconocidos como diferentes; serán en cambio condenados a la sub-sumisión dentro de La Historia Moderna. Pasarán sólo como grupos de tribus de salvajes, pueblos caníbales adoradores del Sol, el agua y el viento. Que hacían inmensas pirámides para adorar a sus dioses y sacarle el corazón al prójimo. Sin ninguna filosofía, sin ningún pensamiento rector que hiciera lógicos los 7 mil quinientos años de un maravilloso y coherente Desarrollo Humano.

Que desde los primeros olmecas, pasando por los sabios toltecas del esplendor del Período Clásico superior y llegando casi incólume con los degradados aztecas en el Período Postclásico, se mantiene inalterable en sus bases y esencia fundamental (La planta arquitectónica de la fase uno de Monte Albán, 500 años a.C., será la misma que tenía en su misterioso y desconocido momento de destrucción, aproximadamente en el año 850 d.C. – más de 1350 años con el mismo proyecto arquitectónico, se infiere necesaria y lógicamente que con el mismo proyecto filosófico).

¿Qué se puede "celebrar" o conmemorar el 12 de Octubre de cada año? El descubrimiento de un continente (para la cultura Occidental). El encuentro o encontronazo de dos civilizaciones, en donde salió ganado la Occidental. El inicio del Mito de la Modernidad y la irrupción de Europa sobre el mundo entero a partir de la explotación de los pueblos "descubiertos" y sus cuantiosos recursos naturales, que pudieron financiar no sólo las sucesivas invasiones a todos los pueblos y continentes del mundo, sino que más adelante, fundamentalmente financiaron el desarrollo comercial e industrial de Europa.

Celebrar el inicio del enclave occidental en América. El inicio del genocidio y la explotación de los pueblos originarios y sus descendientes, así como la salvaje depredación de sus recursos naturales. La invención de un "Nuevo Mundo" de europeos en América. La negación del otro.


¿Qué celebrar y quiénes celebran? ¿Los pueblos originarios y sus descendientes o los invasores y sus descendientes sanguíneos y culturales? ¿Quién debe celebrar, Europa o América... los dos? Porqué sí, por qué no.

Como última reflexión para... celebrar un 12 de Octubre: es tanto el desprecio que hemos aprendido a sentir por nosotros mismos que, después de 506 años en que sabemos que Colón se equivocó y no llegó a la India en su viaje buscando una nueva ruta comercial, llegó sin saberlo a un continente desconocido sólo para Europa, les seguimos diciendo a los pueblos originarios "! Indios¡", aunque por supuesto todos sabemos que no estamos en la India.

Y a propósito de está nuestra ignorancia y orfandad pentacentenaria de nosotros mismos: aunque nuestros Viejos Abuelos eran mucho más antiguos y cultos que los invasores europeos (porque habían creado una de las 6 civilizaciones más antiguas y con origen autónomo de la humanidad), ellos se debieron llamar así mismos de alguna manera y le debieron nombrar a este continente con su lengua milenaria, toda vez que en esos 7500 años de desarrollo humano, cultural e histórico, por supuesto que le debieron poner un nombre a está su tierra ¿o cree usted, que esperaron todo ese tiempo para que los europeos llegaran a llamarles ¡”indios!” y a su continente América?

7. IGNORANTE NO ES AQUEL QUE NO SABE NADA
Sino aquel que ignora lo esencial

Los pueblos que viven bajo el dominio occidental están sufriendo una grave crisis de valores que repercuten en la calidad y nivel de vida de las familias y las personas.

Los niveles de pobreza alcanzada por cientos de millones de personas han tornado a la tierra en un infierno. La desnutrición, la imposibilidad de acceder a servicios de salud y de educación cada día es mayor. La frustración, la violencia intrafamiliar, social, el crimen organizado y el narcotráfico cada día ganan terreno en nuestras sociedades.

Occidente, al haber perdido el sentido espiritual de la existencia ha perdido el camino. Tanto el Estado, como el de las familias y las personas, han caído en el materialismo fundamentalista, en donde el único objetivo existencial es llegar a tener poder y reconocimiento por medio del dinero y el consumo. La única forma de Ser es Tener capacidad de compra. Un Estado pobre, es un “pobre Estado” y así mismo con las familias y las personas.

Al finalizar la II Guerra Mundial, occidente se sumergió totalmente en el materialismo. La economía, la producción, la mercadotecnia, el mercado y el consumo, pasaron a ser la prioridad fundamental de la existencia, desde el presidente hasta el más humilde empleado. Las sociedades occidentales se han entregado a un frenesí fanático del “culto del becerro de oro”. Paradójicamente, hoy que occidente produce más riqueza, ésta se encuentra en muy pocas manos y como nunca en la historia de la humanidad existen el mayor número de personas en la pobreza.

De este modo, amable lector, debemos ser atentos a este mal de nuestros tiempos. El mundo hoy más que nunca produce grandes cantidades de riqueza. Entre otras cosas, debido al desarrollo de la tecnología, a que somos más humanos, al desarrollo de las comunicaciones y al crecimiento desproporcionado del comercio. La riqueza existe, porque somos más los que trabajamos y podemos “explotar” con mejores tecnologías a la naturaleza. Por qué entonces, sí existe mayor riqueza, vivimos tiempos de tanta pobreza. La respuesta es LA INJUSTICIA. En efecto, la injusticia es la fuerza que prevalece en la mayoría de las relaciones personales, familiares y fundamentalmente, sociales e internacionales.

La injusticia hace posible que cientos de millones de personas casi no tengan nada y unos cuantos tengan casi todo. Vivimos tiempos en que campea la injusticia en casi todos los planos y esferas sociales.

Injustas son las relaciones comerciales y financieras de los poderosos grupos de poder económico trasnacional, con los países y los grupos económicos locales. Injustas son las relaciones comerciales y financieras entre las empresas y los particulares. Cada día el Estado se convierte en un dócil sirviente de las grandes corporaciones y tímidamente “media” entre los pueblos y los intereses económicos de estás corporaciones, en donde siempre pierde el interés nacional y el de los ciudadanos.

Injusta es la destrucción y contaminación de la naturaleza a favor del crecimiento económico de las grandes corporaciones. Injusto es el uso de los medios masivos de comunicación, especialmente de la televisión y la radio, que alientan el consumismo, la enajenación y la vulgaridad.

Injusto es el sistema político, donde los políticos seleccionados por los mercaderes y “ratificados” a través de la democracia por el pueblo, sólo se dedican a luchar en favor de los intereses de sus partidos y de los poderosos intereses económicos que los sostienen.

La “democracia” es el engaño más grande de los tiempos modernos, donde los “mercaderes”, los dueños del dinero, gobiernan para sus intereses a través de los títeres políticos a nombre del pueblo. Y toda la injusticia se logra estructurar a través de LA IGNORANCIA.

En efecto, la IGNORANCIA es el elemento que hace posible todas las injusticias. Es “la materia prima” para construir el mundo en que vivimos. Las personas, las familias y los pueblos ignorantes son el elemento primordial para crear un mundo de INJUSTICIA.

Ignorante no es el que no sabe nada, sino aquel que ignora lo esencial.

Los seres humanos, por lo inconmensurable del universo y por lo desmesurado del conocimiento, no podríamos jamás llegarlo a saberlo todo. Pero sí estamos obligados a saber lo esencial de la vida.

¿Qué es lo esencial de la vida? Que es fugaz y que es un camino de aprendizaje para desarrollar nuestro potencial espiritual. Qué lo verdadero es invisible e impalpable. Que lo más importante de nuestra vida es llegar a tener conciencia de está condición y dedicar nuestra vida material a trascender espiritualmente la existencia. El mundo material es sólo un medio y la trascendencia espiritual es el fin verdadero. El mundo de la materia cobra significado cuando se ha entendido la grandeza del Espíritu. Es en la materia donde se expresa el Espíritu.

La dualidad divina del ser humano es que es, al mismo tiempo, espíritu y materia. La riqueza verdadera de la vida es abrir los ojos y la mente a está milenaria sabiduría. Los seres humanos verdaderamente ricos son aquellos que han entendido este misterio y tratan de vivir en consecuencia… en este mundo tan lépero, caótico y deshumanizado.

La pobreza es generada por la ignorancia. A los “mercaderes”, los dueños del dinero que nos obligan a ver sólo el aspecto materialista del mundo y la vida, no les conviene que los pueblos despierten de este letargo producido e inducido por todos los medios que ellos tienen a su alcance. No les conviene, porque una persona, una familia o un pueblo que esté consciente de su potencial espiritual, dejarán de adorar al becerro de oro (falso) y con ello dejarán de ser IGNORANTES y en consecuencia POBRES.

El tamaño de nuestra pobreza es directamente proporcional al tamaño de nuestra ignorancia. Entre más ignorantes seamos, sufriremos más. Amable lector… ¿usted es pobre o rico?

8. LA NADA SE ESTÁ ACABANDO TODO

La búsqueda del poder por parte de los “mercaderes” se inició a finales del siglo XV, cuando la humanidad tenía nueve mil quinientos años de vivir en una estructura piramidal, en donde la nobleza ocupaba el vértice de poder de la pirámide, según esto como designio de “DIOS”, lo mismo en Oriente, que en África, América y un poco en Europa, dado que los europeos desarrollaron la monarquía más que la nobleza. Por ello, la nobleza de todo el mundo accedía al poder por designio divino. Después venía la “estructura” iglesia, quien validaba la “autenticidad” de este poder divino. Posteriormente, en la pirámide, venía la otra “estructura” llamada ejercito, quienes defendían a la estructura de enemigos internos y externos.

Con sus éxitos y fracasos, con sus aciertos y desaciertos, durante nueve mil quinientos años los seres humanos de todo el mundo vivieron está relación social, con un fuerte ingrediente espiritual y humanizador. Sin embargo, al finalizar la Edad Media en Europa, los “mercaderes”, especialmente los venecianos, empezaron a tener mucho poder a partir de la expansión del comercio. Ellos fueron los que verdaderamente incentivaron e invirtieron en el proceso de “descubrimiento del mundo”. Sin embargo, su poder, pese al dinero, era relativo y la monarquía, que aunque en ocasiones estaba en quiebra, mantenía el poder por este “designio divino”.

Entonces “los mercaderes” empezaron a subvertir este orden mundial. Se apoyaron en una nueva clase emergente, “los intelectuales”, quienes a través de un conocimiento que se apropiaron del mundo antiguo, empezaron a fundamentar una ideología individualista y “libertaria”. Es decir, a través de los enciclopedistas y la masonería, se empezó a subvertir el orden con ideas “revolucionarias” que clamaban por la “igualdad, la fraternidad y la libertad”.

Los intelectuales financiados por “los mercaderes” construyeron un complejo mundo de ideas en donde se pretendía desbancar del poder a la monarquía europea, aduciendo que todos los hombres eran iguales y que los hombres se deberían gobernar entre ellos, de acuerdo a un voto individual y secreto de cada uno de los ciudadanos.

La revolución francesa, no fue otra cosa que el levantamiento de la plebe por los intelectuales y financiados por “los mercaderes”, que deseaban un “mundo libre”, donde los que tuvieran el dinero fueran los que mandaran. El populacho alcoholizado aplaudió la caída de cabezas de los nobles franceses y con ellas las del mundo entero.

Un siglo después, las naves de guerra europeas a cañonazos tumbaron coronas y cabezas en todos los continentes y lucharon por instaurar “gobiernos democráticos” tipo europeo, donde los mercaderes tenían el control de los capitales nacientes.

El siglo XIX fue usado por los mercaderes para desbancar a las coronas de todo el mundo y se impuso el estilo de los “imperios de ultramar”, donde “los mercaderes” y sus intereses fueron el motivo de miles de conflictos e injusticias en los cinco continentes.

Después “los mercaderes” hicieron su labor de zapa con las iglesias. Se pretendió establecer que la ciencia supliría a la religión y que quienes mantuvieran su fe religiosa, no eran otra cosa más que fanáticos acientíficos retardatarios ignorantes. De la ilustración se pasó al positivismo y en la ciencia encontraron los mercaderes el arma para des espiritualizar a los seres humanos.

Ya habían caído los reyes y las iglesias, el poder les fue transferido a una nueva clase que crearon para este efecto “los mercaderes”, ¡los políticos! En efecto, los políticos y la política fue el instrumento de dominio y control de las masas por parte de los mercaderes para acceder al poder. Al crearse el concepto de Estado-Nación, “los mercaderes” habían logrado un considerable avance. Los seres humanos estaban controlados por grupos de políticos que bajo absurdas divisiones territoriales, buscaban proteger los intereses de “los mercaderes”.

Un Estado-Nación antes que nada es un espacio económico, donde el poder verdadero descansaba en los intereses económicos y se disfrazaban de supuestos conceptos democráticos. Las democracias estilo europeo son el instrumento de poder de los capitales. Todos los hombres son iguales para acceder al poder, que está representado por el dinero. Quien tiene dinero, tiene poder.

A todo esto, el papel del ejército siempre ha consistido en servir a quien tiene el poder y con “los mercaderes” no fue la excepción. Europa, desde que se desbordó de sus límites geográficos inició la globalización. El nuevo orden mundial nació con el “descubrimiento de América” y la concepción de un nuevo mundo global se inició.

En la década de los ochentas del silgo XX, los mercaderes se deshicieron de los políticos y vino el derrumbe de las “ideologías”. Los políticos y la política fueron suplidos por los economistas y la economía. Finalmente después de quinientos años, “los mercaderes” habían logrado tomar el poder completo del mundo e instaurar, cínica y descaradamente su reino, ¡EL MERCADO!

Un “paraíso” donde no existan los reinos, los imperios y las naciones. Una gran empresa en la que se trabaja, se paga y se compra. Un lugar en que las diferencias estén dadas por la productividad y el consumo. Un espacio donde todos le rindan culto al dinero a través de la tecnología como su religión. El MERCADO como regulador total y absoluto de las relaciones humanas.


El neoliberalismo, el capitalismo feroz, la globalización, el culto a la materia, el dinero y la tecnología es su reino. Su DIOS el dinero; sus ministros, los científicos y los economistas, su objetivo el dominio del mundo.

Los valores y principios humanos han sido ferozmente combatidos por “los mercaderes”. La educación, la ética y la moral, el amor y respeto a la naturaleza, los principios básicos que regularon por miles de años a los seres humanos, no importando de qué continente se tratara o en qué época fuera, todos han sido duramente deteriorados por los medios masivos, por la mercadotecnia, por la publicidad, por la ambición desmedida de tener dinero a cualquier precio.

La humanidad ahora se encuentra dividida, enajenada e impotente. “Los mercaderes” de ayer se han convertido en el “capital financiero supranacional”. Es decir, un mega poder, que se basa en el manejo y flujo de los capitales que se transportan a velocidades luz por las supercarreteras de la información, de una nación a otra, de un continente a otro, en fracciones de segundos. Que están por encima de los Estados-Nación y sus políticos y políticas. Poder invisible e impalpable que no tiene nacionalidad, nombre, bandera o ideología. Que usa como instrumentos coercitivos de sus deseos (políticas económicas) al Banco Mundial, a la Organización de Comercio Mundial, el Fondo Internacional, a las Naciones Unidas y sus “cascos azules”. Instituciones supranacionales que nos las controla “ni Dios Padre”, sólo los obscuros intereses de los señores del capital.

El planeta entero se está contaminado, se acaban las selvas y los bosques, se contaminan las aguas de los ríos, los mares y los océanos; la contaminación atmosférica es alarmante y el ensanchamiento del agujero de la capa de ozono pone en peligro de muerte a la vida en el planeta entero.

Pero fundamentalmente se ha contaminado el espíritu humano. Ha perdido su esencia, su chispa divina. Ahora todos quieren ser como “los mercaderes” y tener dinero; nadie tiene tiempo ni humor para el desarrollo de su ser espiritual, de su “yo” que va a morir y que está desperdiciando la maravillosa oportunidad de trascender su existencia material.

Frente a está gran amenaza, donde “LA NADA SE ESTÁ ACABANDO TODO”; donde lo humano y espiritual no tiene cabida, donde los pueblos ya no tienen líderes espirituales, ni mucho menos creen en los líderes políticos. Donde la corrupción, el cinismo y la simulación son nuestro alimento diario. Donde pareciera que lo humano está condenado a extinguirse, nos tiene que quedar la esperanza de un renacimiento de los valores espirituales de la humanidad, que nos rescaten de está vorágine y esta tempestad.


Bienvenido este mítico año 2000. Momento para hacer una profunda reflexión sobre quiénes somos y a dónde vamos: como individuos, como pueblo y como humanos. Los que nacimos al inicio de la mitad de este siglo XX que se nos va entre las manos como agua contaminada y fangosa, el año 2000 significaba el mito del “bienestar y bienser” de lo humano. El futuro prometido por la ciencia y la tecnología. La modernidad el progreso y el desarrollo. La utopía humana.

Adelante año 2000, que todavía tenemos 365 días para pensar en el siglo XXI.


9. ¿DE QUÉ COLOR ES LA DEMOCRACIA?

Los dueños del mundo nos han impuesta la democracia como la mejor forma de gobierno, o como dicen sus intelectuales corporativizados, que es “la menos imperfecta forma de gobierno”. Por supuesto que no estamos de acuerdo.

La democracia es el medio por el cual “los mercaderes” se han apropiado del poder, destruyendo las milenarias formas de gobierno de TODOS los pueblos del mundo (y en la cual los mercaderes no estaban contemplados y eran rechazados).

En efecto, la humanidad tiene aproximadamente diez mil años de vivir en civilizaciones, los máximos logros en la búsqueda del desarrollo del potencial espiritual de la vida se alcanzaron en los primeros tiempos. Los avances tecnológicos de los últimos cien años pueden hacer la vida del ser humano o muy cómoda o muy peligrosa; pero en casi nada ayudan para trascender espiritualmente su vida.

La búsqueda por “LA LIBERACIÓN DEL ESPÍRITU DE LA MATERIA” fue la obsesión de casi todos los grandes pueblos de la antigüedad y que se interpreta como la búsqueda de la trascendencia espiritual de la vida material.

Pero la obsesión de “LA LIBERACIÓN DE LA ENERGÍA DE LA MATERIA”, que representa la fusión nuclear es la punta de la supremacía de los pueblos de la “modernidad”. Las naciones fincan su desarrollo en los avances científico-tecnológico-financieros que se reflejan en el poderío militar y comercial.

En el antiguo orden “los mercaderes” tenían dinero, pero no poder. En el “nuevo orden mundial”, ahora “los mercaderes” tienen el poder a través del dinero.

¿Qué estamos tratando de decir? Que hoy en día la democracia se COMPRA con dinero. El candidato o partido que cuente con más dinero, es el que ganará las elecciones, pues la publicidad ha convertido a las campañas políticas en pura y llana MERCADOTECNIA.

Los medios masivos han logrado penetrar las mentes, los hábitos, los gustos y las preferencias políticas de las personas. La contienda por el poder se da en los terrenos de los apoyos económicos recibidos y los publicistas contratados. Una vez con el voto del electorado, los políticos “pagan” sus compromisos con los que verdaderamente hicieron posible su elección “democrática”...es decir, con aquellas personas o instituciones que lo financiaron. Los políticos usan el poder para servir a quienes les han dado el poder... ¡y se lo pueden quitar!

Los escándalos de corrupción entre las grandes empresas y los presidentes es ya un asunto de todos los días. El presidente Bush con la Enron, el presidente Fox, con “sus amigos” y los inmorales fondos que consiguieron, el candidato Labastida y PEMEX. Y así podríamos seguir con una lista interminable, pues cuando son candidatos aceptan dinero del mismo diablo, no importa que este disfrazado de financiero, empresario, narcotraficante, expolítico, empresa trasnacional, embajador, del crimen organizado y hasta de un filántropo noble y desinteresado. Los pueblos sólo validan con su voto, a aquel político que supo “invertir” más dinero y con mayor creatividad publicitaria. Esa es la democracia a final de cuentas y nada más, “para que no le digan, para que no le cuenten”.

El papel del dinero y los medios masivos de comunicación es fundamental para la manipulación del poder. Los “mercaderes” se han convertido casi, en los operadores de la política nacional e internacional. Las democracias, con tantito que se investigue el financiamiento de sus candidatos electos... apestan y apestan mucho. Los políticos de casi todo el mundo están al servicio de los intereses económicos y no al servicio de la sociedad. “Los mercaderes” controlan en buena medida la “política”. La democracia ha perdido el color blanco y rosa con el que siempre se le quiso pintar. Ahora la apreciamos como es... ¿pardo verdusca, morada o negra?

La democracia es la argucia con la cual “los mercaderes” se apropiaron del poder y ahora pretenden dominar a los seres humanos. Usted, ¿qué opina amable lector?

10. EL VERDADERO PODER NO ES EL POLÍTICO


Sino el económico

Es muy común que todos opinemos sobre política. Nuestras “opiniones” generalmente están basadas en los grandes monopolios de la información o en nuestros amigos, a quienes creemos “más informados”.

Los grandes monopolios de la información, son uno de los negocios claves del poder económico. Controlados los medios, especialmente la televisión y las grandes agencias informativas, están “controladas” las “opiniones” de las grandes masas y de “los especialistas”.

El ciudadano común piensa que los políticos y los partidos, pueden decidir sobre los grandes asuntos de la nación. Eso, por supuesto que es falso. El mejor ejemplo es el del mismo Presidente Vicente Fox, que pensaba que al llegar a la presidencia “en 15 minutos resolvería grandes problemas”. Ahora se ha dado cuenta que él mismo no puede cambiar una inercia que se inició en 1521.

El pueblo piensa que el Presidente y el Gobernador pueden hacer “esto y aquello” y no saben que muchas veces ellos, son los que menos pueden hacer. Los políticos son simples empleados de piso del poder económico.

Amable lector, piense usted en todos los “señores gobernadores de ayer”, hoy, no son nadie políticamente. Y estos gobernadores, siempre han tratado con aquellos que SIEMPRE han tenido el poder económico. Los presidentes y los gobernados pasan....”ellos", siempre están presentes!

¿Quién está dictando la política económica? Es lo que nos debería importar. Los políticos sólo cumplen instrucciones; en sus manos está tan sólo el “cómo” hacerlo,...el estilo tan sólo. Ellos no tienen un verdadero poder de decisión.

Mire usted. Recientemente una ONG intencional (Essential Actino) difundió un estudio que dice que las políticas de ajuste estructural impuestas por el Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (recortes del gasto público, privatizaciones y apertura a inversiones extranjeras depredadoras) “han agravado la pobreza en el mundo.”

Recuerde cómo los últimos gobiernos priístas entraron en el frenesí privatizador y nos vendieron la idea que el gobierno era un pésimo y corrupto administrador y que las empresas paraestatales se tenían que entregar a la iniciativa privada. Los bancos se “regalaron” en tiempos de Salinas a sus amigos; y Zedillo, más tarde, los tuvo que “rescatar” y reestructurarlos de los saqueos de los “inversionistas nacionales” y con dinero del erario (FOBAPROA), sanearlos para entregarlos “de nuevo regalados” a los inversionistas internacionales. (Hoy el 92% de la banca está en manos extranjeras). Las privatizaciones han sido un fracaso y hemos quedado más pobres y más endeudados que antes.

Se dice que no existe dinero para crecer. Que el gobierno no tiene dinero para invertir en el desarrollo social y en la infraestructura que se requiere para impulsar el desarrollo económico. Sin embargo, somos la novena economía del mundo. Somos el segundo socio comercial de Estados Unidos; es decir, los compradores número 2 ¡del mundo! De los 100 hombres más ricos del mundo 13 son mexicanos y el más rico de Latinoamérica es mexicano. Somos los primeros abastecedores de petróleo de Estados Unidos. Somos 100 millones de personas trabajadoras y vivimos en un país con muchos recursos naturales (que están siendo permanentemente depredados sin piedad). ¿Qué pasa entonces?

En La Jornada (26-8-02) se publica: “Dos décadas después del estallamiento de la crisis de la deuda externa, que comenzó formalmente cuando el país declaró una moratoria de pagos en agosto de 1982, México ha pagado a sus acreedores ocho veces el saldo original del endeudamiento, mientras la transferencia de recursos por este concepto continúa pesando en la asignación de fondos públicos para el desarrollo”.... “Entre 1982 y 2000, últimos datos consolidados por el Banco Mundial, la deuda externa de México casi se triplicó al pasar de 57 mil millones de dólares a 157 mil millones de dólares. En ese periodo, el organismo internacional establece que el país rembolsó a sus acreedores 478 mil millones de dólares, cantidad que representa casi ocho veces el monto de la deuda externa del país en 1982.”

Amable lector, lo que hacen nuestros políticos es obedecer ciegamente a sus patrones. Ellos hacen que el gobierno primero pague los intereses de la deuda y con lo que sobre... si puede, que crezca y se desarrolle, y como no se puede... piden más préstamos al extranjero, ¡el círculo vicioso perfecto! Los políticos nos han entregado, a usted y a mí, a los vampiros del capital financiero supranacional.

El indígena zapoteco Benito Juárez García, en peores condiciones de endeudamiento, dijo ¡NO! a los agiotistas internacionales y negoció dignamente el pago de la deuda, teniendo tres armadas extranjeras fondeadas en el puerto de Veracruz y el país amenazado de invasión militar.

De esa clase de mexicanos necesitamos hoy.

Nos engañan diciendo que la solución está en fulano o zutano, que tal o cual partido tiene la culpa. Los partidos políticos y los políticos sólo se están pelando el poder, para hacer sumisamente lo que les manden sus patrones.

Las vergonzosas alianzas entre PRI y PAN para aumentar el IVA, imponer el FOBAPROA, cambiar el artículo 82 de la Constitución Mexicana para que un hijo de extranjero sea presidente de la nación; para regalar los bancos o privatizar el patrimonio del pueblo y ahora privatizar la CFE, (cuando está comprobado que en el mundo ha sido un grave error). La triple alianza de PAN-PRI-PRD para impedir en el Senado la aprobación de la Ley Indígena de la COCOPA. Las próximas alianzas entre PRI y PRD para las elecciones del 2003.

La POLÍTICA ECONÓMICA impuesta por “los mercaderes internacionales” es “la madre de todas las desgracias”. En la política ya no existe política... sólo economía. Pagar sumisamente los leoninos intereses de la inmoral deuda externa y cumplir al pie de la letra, los dictados del FMI, el BM y la OMC, nos tiene en la miseria social. Más de la mitad de los mexicanos viven en la pobreza y 500 niños de recién nacidos a 5 años mueren DIARIAMENTE por enfermedades de la miseria (UNICEF).

México está literalmente desangrándose por el contubernio de los “políticos nativos” y los amos internacionales del dinero. La solución a nuestros problemas no depende de los partidos políticos o de los políticos. Ellos ya se entregaron y sólo están luchando entre sí por ser el “brazo ejecutor” de los dictados del poder financiero supranacional.

Somos un país rico en recursos naturales y de gente trabajadora. En 20 años les hemos pagado en intereses, 8 veces lo que les debíamos. Y dentro de otros veinte años, les habremos pagado otras tantas veces lo que hoy les debemos.

Estamos en la pobreza por la falta de nacionalismo, ética y moral de nuestros dirigentes. No hemos tenido a nadie que en verdad se preocupe de nuestro pueblo. No existe dinero en el gobierno y en nuestras casas, porque el dinero sale para pagar los intereses de una deuda impagable. Vivimos una nueva esclavitud, ahora financiera. Tanto ayer como hoy, lo que se necesita para acabar está esclavitud es la EDUCACIÓN.

11.- UN MUNDO GLOBALIZADO.

No sólo la historia la escriben los vencedores... también el presente y el futuro. La cultura Occidental es la dueña del mundo desde el siglo XVI. “Los mercaderes” que impulsaron y financiaron la conquista europea del mundo a partir de 1492, han logrado vencer primero a los reyes, después a los imperios, a las iglesias, a las dictaduras de Estado y recientemente a las Repúblicas Democráticas. Por fin se impuso el imperio del dinero o como dicen ahora con eufemismo... “El Mercado”. Como parábola, es necesario que Jesucristo los venga a echar del templo y del corazón de los humanos.

El sueño dorado de “los mercaderes” es la Globalización. Por fin un mundo sin fronteras, sin gobiernos, sin religiones, sin diferencias culturales, una masa amorfa de gente que sólo se diferencie por su capacidad de producir y su capacidad de comprar. Todos vistiendo igual, la diferencia serán las marcas y las calidades, todos pensando y deseando los mismos productos, todos venerando al becerro de oro y todos santificando su símbolo... el papel bancario, adorando sus templos llamados bancos y sacralizando sus catedrales llamadas “Bolsa de Valores”. Todos los seres humanos del mundo educados y formados por las cadenas mundiales de TV

Por fin un mundo en manos de los mercaderes, que no tengan que darles cuentas a los gobernantes, ni a los jerarcas de las iglesias, ni a la sociedad civil organizada. Con una administración -que no gobierno-, sin penosas cargas tributarias, sin capacidad para supervisar las regulaciones ambientales, sin censuras comerciales, sin defensas a consumidores. Eso sí, una administración “esbelta” pero eficiente en la represión de los que osen romper las sagradas “reglas del Mercado”. Una administración dócil y comprensiva con “los mercaderes” amos y señores del mundo. En síntesis, un mundo sin fronteras y gobiernos; sólo con administraciones territoriales donde gobierne el Mercado sin ninguna responsabilidad social, moral, ni histórica.

La modernidad, desde hace quinientos años, se entiende en esencia como la occidentalización. Los países premodernos se entienden como pre-occidentales, las sociedades subdesarrolladas no son otra cosa que, sub-occidentalizadas o en vías de occidentalización. Los países y sociedades que no sean Occidentales son considerados como “tradicionales”, entiéndase como primitivas, autóctonas, indígenas... incapaces de entender, asimilar, producir y reproducir la forma de vida de Occidente.

La globalización es entonces, que todos los pueblos del mundo dejen sus milenarias formas de entender y percibir el mundo y la vida y asuman ciegamente la forma de ver y entender el mundo y la vida de la sociedad Occidental.


¿Cuáles son entonces los valores y principios de la cultura Occidental?

En principio diremos que Occidente no es una civilización antigua y con origen autónomo. Es un sincretismo de las culturas: grecolatina, judeocristiana y germánica; las cuales a su vez se apropiaron conocimientos de las civilizaciones Mesopotámica, Egipcia, China e India y una fuerte influencia de la cultura musulmana, sobre todo en la zona mediterránea.

La cultura Occidental es necrófila, pues se sustenta en la guerra, el comercio y el culto a la materia. Entiende al ser humano como amo del mundo y su misión histórica es “dominar, transformar y explotar a la naturaleza”. El occidental es un depredador de la naturaleza, sean estos animales, plantas, bosques, montañas, ríos, mares o la misma atmósfera. Para Occidente la tierra y los seres vivos, incluidos los seres humanos “no europeos”, son un medio para enriquecerse. Los occidentales no crearon ninguna religión y sólo se han apropiado y usado otras, por consiguiente, Occidente no ha tenido ningún “Maestro o Mesías”, como las antiguas religiones del mundo civilizado. El único propósito social de Occidente en la historia reciente ha sido “El dominio y la explotación” de los pueblos y territorios del planeta.

Sus valores hoy se traducen en el individualismo, la riqueza material, el consumo, la violencia, el materialismo, la tecnología deshumanizada entiéndase como la ciencia sin sabiduría, la intolerancia, el racismo.

Estados Unidos es hoy la vanguardia de Occidente. Es la sociedad a copiar; es quien impone las modas y los estilos de vida. Estados Unidos es el futuro, el progreso, el ejemplo, es en síntesis “el sueño mundial” por alcanzar.

Sin embargo, Estados Unidos es la sociedad que teniendo el 5% de la población mundial, consume el 50 % de la producción de drogas en el mundo. Es la sociedad que contamina más a la tierra y en la que la violencia criminal ha llegado a las escuelas. En la sociedad paradigma de la globalización, no existe la familia y es la población que tiene más armas per cápita en sus casas.

Nuestros gobernantes celebran e impulsan el camino a la globalización. ¿Será este tipo de globalización lo único que podamos compartir todos los humanos del planeta? Es decir, la Coca Cola, Kodak, Marlboro, Sony, Honda, Star Wars y todo lo que usted, amable lector, ya conoce. Estár globalizado es estar estandarizado en el consumo chatarra y decadente de Estados Unidos.

¿Debemos entender la globalización como la imposición a ciegas del modo de entender y vivir la vida, como los occidentales?

¿Es necesario que dejemos de ser, como hemos sido a lo largo de generaciones, para progresar? ¿Eso es progreso? ¿Eso es bienestar? ¿Ese es el único futuro?


12.- UNA SOCIEDAD SIN LÍMITES.

La quiebra de la civilización occidental ha sido la pérdida de los valores y principios espirituales, familiares y sociales ancestrales. Occidente está conformado por tres culturas que han sido su sustento. La cultura judeocristiana en donde el culto al becerro de oro ha hecho que los mercaderes se hayan apoderado finalmente del mundo. La cultura grecolatina es la de donde se desprende su sentido de dominación, transformación y explotación de la naturaleza, a tal punto a llegado está ideología que Occidente está a punto de destruir el planeta ecológicamente; y finalmente la cultura germánica, de donde se desprende el necrófilo culto a la guerra.

La quiebra de Occidente inició precisamente con su expansión sobre el mundo en 1492 y la irrupción en el poder de “los mercaderes”, quienes son los verdaderos artífices de los “descubrimientos”, la caída de la nobleza, los auspiciadores de la “democracia”, en el que “todos son iguales” ante las oportunidades pero algunos tienen el dinero para hacerlas valer, la decadencia de la religión, la decadencia y debilidad del Estado, para finalmente crear “su paraíso”... el Mercado. En efecto, ante la dictadura de las fuerzas del “Mercado” se han doblado los Estados más poderosos, los imperios y los reinos más antiguos, las iglesias más poderosas; parece que nada puede contener las increíbles, sofisticadas y complejas fuerzas intangibles que posee el “Mercado”, que ahora se ha apoderado del mundo.

En este nuevo orden mundial, la globalización y el neoliberalismo, tienen en los medios de comunicación, especialmente la TV, un poderoso e increíble instrumento de dominación ideológica y espiritual.

En efecto, no se ha querido cuestionar la responsabilidad social que tiene la TV, especialmente porque atentaría contra los intereses del “Mercado”: si las personas no están embrutecidas no comprarán ciegamente todo lo que les ordenan los mercaderes.

El cine, la radio y la TV especialmente ¡NO TIENEN LÍMITES! No tiene límites la violencia, la vulgaridad, el individualismo, la delincuencia, las adicciones, los asesinatos, el crimen organizado, la corrupción, la prostitución, la pornografía. En fin, no tiene límites la destrucción de los milenarios valores y principios éticos, morales y espirituales de los seres humanos, la familia y la sociedad. Los paradigmas de nuestra juventud y niñez naufragan entre la violencia, lo antisocial y lo bizarro. Bástenos ver la televisión y ver su reflejo en nuestra sociedad.

Los jóvenes de ahora nacieron sin límites. Nada tiene valor o sentido en este mundo más que el dinero y el poder... a cualquier precio. Están destruyendo lo único que los puede sostener a flote.

Pero los jóvenes no tienen la culpa. Somos los adultos los que hemos fracasado. Somos los adultos los que hemos llegado hasta donde estamos; ellos ayer eran tiernos niños moldeables que nosotros transformamos en monstruos.

El problema es que estamos educando a los jóvenes sin los valores y principios esenciales de la vida humana; en la familia, en la escuela, en la sociedad. Todos estamos sólo preocupados por el dinero, por consumir, por tener poder y perdemos de vista lo inmutable y lo trascendente. Hemos cambiado el propósito social de carácter espiritual, por un proyecto económico. Hemos perdido el maravilloso espacio existencial de tener un proyecto abstracto de vida y hemos creado un proyecto económico de vida, lleno de insatisfacción, estrés, competencia e individualismo.

En está miseria humana, de la que bien se dan cuenta los jóvenes, los seguimos bombardeando con publicidad, con series de TV, con películas, con demagogia política; en medio de una sociedad sumida en la corrupción, los jóvenes no tienen límites, no tienen medidas, marcos normativos, de carácter ético, moral, familiar, social, espiritual y menos religioso.

Estos jóvenes son hijos de “Chabelo”, de Siempre en Domingo, de las caricaturas, de los antihéroes violentos, de los matones, de las vampiresas y de las “chicas triunfadoras”... de las Calles de San Francisco. Les han dado clases de moral Gloria Trevi, de valores sociales don Francisco, de ideología política y civismo Guillermo Ortega y Javier Alatorre, de ética Lolita de la Vega y un largo etcétera, sin dejar de mencionar a los imprescindibles maestros extranjeros de las series Estadounidenses y de la meca del cine internacional.

Estos son nuestros jóvenes sin límites, hijos de una sociedad sin límites. 

13. SACAR A LOS MERCADERES DEL TEMPLO.

El ser humano, antes de cualquier cosa y sobre cualquier cosa, es un ser sagrado. La sacralidad de la vida es su esencia, su principio y su fin. Lo que nos hace “humanos” son nuestras imperfecciones, sin ellas seríamos seres perfectos, acaso ángeles y por ende, dejaríamos de ser lo que somos: seres llenos de carencias, vicios y debilidades. Lo que hace sagrada nuestra existencia es la conciencia de está imperfección y la lucha por superarla.

Es por ello que el Ser Humano desde el principio de los tiempos lucha permanentemente por zafarse de las inexorables cadenas del mundo material que nos condenan a las leyes de la gravedad de la materia, es decir a la corrupción. En efecto, más allá del simbolismo esotérico de la corrupción espiritual, los seres humanos terminamos corrompiéndonos materialmente después de la muerte. Nuestros cuerpos se “degradan”, se descomponen, se corrompen.

Desde los tiempos más remotos los seres conscientes, aquellos que han superado los placeres y los deseos del mundo material, incuestionablemente han buscado la TRASCENDENCIA ESPIRITUAL DE LA EXISTENCIA.

En efecto, muchas personas nacen, crecen y mueren en el mundo inmediato material. Tener, poseer, comprar y disfrutar es su único propósito existencial. Sin embargo, existen –aunque pocas relativamente- aquellas almas, aquellas conciencias que se han desprendido del espejismo del mundo material y que han puesto su inteligencia y su sensibilidad en la búsqueda para “evadir” su aparente e inexorable destino que los condena a desaparecer a partir de la corrupción material.

Aquellos que creen y tratan de trascender el plano material y limitado de la existencia a través del desarrollo espiritual a partir de sus limitaciones materiales. Esas personas, desde Zoroastro en Persia, Akenatón en Egipto, Krisnha en la India, Quetzalcoatl en Anahuac, hasta personas como Gandhi o la Madre Teresa en nuestros tiempos, han señalado un camino luminoso en la búsqueda de un destino Humano.

La lucha entre el día y la noche, entre el calor y el frío, entre el arriba y el abajo, entre las fuerzas que exaltan y elevan el Espíritu y las fuerzas que degradan y hunden a la materia, ES ETERNA. En medio de estás dos fuerzas los seres humanos, las familias y los pueblos van evolucionando de manera espiral; a veces hacia arriba y a otras hacia abajo, pero nunca linealmente.

La sacralidad humana consiste precisamente en darle un significado espiritual a nuestra existencia. Los seres humanos para vivir requieren de valores, principios y significados, que le permitan a la existencia darle un elevado sentido. Pues no somos piedras, pasto o un tornillo más en una máquina. En nosotros vive el inconmensurable misterio del ESPÍRITU. Esa pequeña partícula divina que nos integra a todo y nos hace parte del TODO. La maravilla de Ser Humano no radica en el espejismo del “mundo material inmediato”. Solamente los ciegos del espíritu no ven más que objetos “constantes y $onantes” en su existencia.

Pero lo más maravilloso de todo esto es que en nosotros existe otro universo, tan grande y desconocido como el que atestiguamos con los sentidos. Esa partícula divina que habita en lo más profundo de nuestro ser también le da razón de ser a nuestro “universo interior”.

En efecto, la efímera materia que nos contiene, al ser “tocada por la conciencia del Espíritu”, diviniza nuestro ser material.

De manera que “nuestro cuerpo” se vuelve el Templo de Dios. Es aquí donde a través del misterio del Espíritu nuestra efímera y limitada materia se convierte en la casa de Dios y el misterio de la vida humana, lejos de ser de carácter “científico-material-dialéctico” es eminentemente “sagrado-espiritual-místico”.

La vida, de está manera, se convierte en la oportunidad de decantar nuestro espíritu a través de la materia. Sea ésta el “cuerpo-material-efímero” que contiene a la “conciencia-Espíritu-trascendente”, en medio de un mundo material que sólo es un espejismo, pues a fin de cuentas “la materia” está constituida íntimamente por átomos y éstos a su vez se constituyen de energía.

La enseñanza ha sido siempre la misma desde los remotos tiempos de los egipcios, persas o toltecas. El misterio de la vida es sólo uno, por múltiples formas en que se presenta en el devenir histórico a través de las civilizaciones y religiones. El Espíritu es TRASCENDENTE y el cuerpo humano es el TEMPLO donde espera temporalmente su reunificación con DIOS, mientras se desarrolla “la batalla florida” por hacer florecer su espíritu.

Sin embargo, estamos viviendo los tiempos más difíciles de “está humanidad”, de este Sol dirían los Viejos Abuelos. Las poderosas fuerzas que guían a la materia a su destrucción se están apoderando del mundo. Los adoradores del culto al “becerro de oro”, hoy como nunca en la historia de la humanidad, tienen la información, el poder militar y financiero. Nunca antes había poseído el control global y sobre todo “los medios masivos de información” para conectarse directamente con cada uno de las personas de este planeta. No sólo penetrando sus casas, familias, habitaciones más íntimas, sino llegando a su cerebro y especialmente a su espíritu.

Todos los días, poco a poco, lentamente, de manera subliminal, grotesca o violentamente, se van apoderando de las conciencias, hasta EMBRUTECERLAS Y ENAJENARLAS, hasta neutralizarlas y despojarlas de su esencia HUMANA. Las personas estamos perdiendo el sentido sagrado y espiritual de la vida, del mundo y de nosotros mismos. “Nosotros mismos como personas, familias y sociedad”. Estamos naufragando en un mundo económico-consumista, que día a día se aleja y se encarece más y más. Nada nos alcanza, nada nos satisface, nunca tenemos lo suficiente, nada nos sobra. Nuestro “diálogo interno” de todos los días está anclado en lo que queremos poseer obsesivamente. La propiedad privada, la libre empresa, la economía, el Mercado, la globalización le están ganando la partida a lo divino y a lo sagrado, a lo místico y a lo espiritual. Lo finito e irreal, sobre lo eterno y aparente. La mentira sobre lo verdad, lo negativo sobre lo positivo. El Tener sobre el Ser.

Los “adoradores del becerro de oro”… “los mercaderes”, los dueños del dinero y de los medios de información se han apoderado del “TEMPLO”.

Es muy revelador que en las enseñanzas de Jesucristo, quien llevó una vida de templanza, pureza y amor, la única vez en su vida que se llenó de indignación y usó la fuerza y la violencia… FUE PARA SACAR A LOS MERCADERES DEL TEMPLO. ¡La nada se está acabando todo!


14. ¿PARA QUIÉNES TRABAJAN LAS TRASNACIONALES?
En todos los países donde se han debilitado las instituciones del gobierno, las fueras económicas trasnacionales han ido ganado espacios de poder y control, no sólo de la economía, sino de la sociedad en general.

Es el caso de México, que a la entrada de las administraciones, primero llamadas tecnócratas y ahora globalizantes, se ha ido empobreciendo de manera alarmante. En efecto, cada día los pobres se multiplican y se hacen más pobres, y los ricos cada vez se hacen menos y más ricos.

Cada día las condiciones de vida de los ciudadanos se precipitan a niveles infrahumanos. La alimentación es más cara, con mayores ingredientes químicos y de menor calidad. La producción, transformación, distribución y comercialización está en manos de grandes empresas trasnacionales. La industria agropecuaria se ha desplomado por las importaciones masivas, la operación de estos grandes consorcios internacionales y las erráticas disposiciones del gobierno. El hambre se ha vuelto un lucrativo negocio trasnacional.

La salud es otro gran problema que tiene el mismo origen. Las industrias farmacéuticas trasnacionales han logrado que el Estado mexicano regule la producción y distribución en su beneficio, con el consabido derrumbe de los laboratorios nacionales y la falta de investigación. Se ha ido presionando poco a poco, desde el gobierno para favorecer los intereses trasnacionales en materia de salud. El saqueo y sabotaje que han ido sufriendo la Secretaría de Salud, el IMSS y el ISSSTE, desde los niveles más altos, ha destruido decenios enteros de lucha social por la salud de todos los gobiernos nacionalistas posrevolucionarios. El objetivo es privatizar la salud y entregarles a los laboratorios y capitales trasnacionales la salud del pueblo de México. La enfermedad como un negocio lucrativo.

La educación es otra de las víctimas de está estrategia globalizadora. La idea es de, no sólo privatizar la educación, sino que ésta se divida muy claramente en dos vertientes. La educación de las élites y la educación de las masas. El modelo es una educación deshumanizada, pragmática y “productivista” para desalentar la inteligencia, la crítica y la conciencia social. Formadora de gente individualista, materialista, codiciosa-consumista y competitiva, sin ninguna conciencia social. La ignorancia y enajenación como un próspero negocio.

La globalización ha presionado debilitando al Estado mexicano, que fue revolucionario, nacionalista y con un fuerte compromiso social. Se destruyó al PRI desde adentro del gobierno y desde muy arriba, siguiendo las instrucciones del BM, FMI, OMC. Es cierto que el PRI era una “dictadura de partido”, pero también es cierto que a pesar de sus errores hasta antes de la llegada de los tecnócratas-globalizadores, las condiciones de vida del pueblo en general eran mucho más altas que las que actualmente tiene. Que el mismo gobierno, era más rico y poderoso. A pesar de la “dictadura de partido” existía cierto orden y acuerdo entre todas las fuerzas sociales y políticas. Existía un rigurosa y compleja “normatividad no escrita” en la que se operaba políticamente, comenzando con el presidente.

Las poderosas fuerzas económicas trasnacionales lograron destruir al PRI y su dictadura de partido para imponer “su democracia”. La democracia de las fuerzas económicas es la guerra de todos contra todos y el debilitamiento del Estado y el gobierno frente a sus intereses. Mientras todos “democráticamente” se estén dando hasta con la cubeta, las empresas trasnacionales ganarán espacios en contra de los derechos de los trabajadores, los intereses de las medianas y pequeñas empresas y comercios. En contra de las comunidades indígenas y campesinas. En contra de los recursos naturales y la ecología. El canibalismo político y el debilitamiento del Estado como el mejor medio para realizar lucrativos negocios sin ninguna defensa del pueblo.

Nuestros dirigentes no se dan cuenta, en medio de su lucha fratricida, que le están haciendo el trabajo a las fuerzas del Mercado. Es tanta su ambición por el Poder, que no les importa hundir al país. Pero esto no sólo se da en México, sino en todos los países donde el Mercado le ha ganado la partida al Estado.


La pregunta es saber ¿qué pretenden los hombres y empresas que poseen el poder económico mundial? ¿A dónde quieren llevar a la humanidad con este frenesí por el dinero?

El planeta se dirige a una crisis ambiental por su deshumanizada y estúpida explotación. Los pueblos de los países del mundo, cada día se hacen más pobres y se embrutecen más. Llegará un día en que el planeta se colapse ecológicamente y los seres humanos dejemos de serlo y nos convirtamos en una masa cancerígena sin alma y sin espíritu. ¿Será ese su objetivo? Y si así lo es… ¿para quién trabajan?

15. NUESTROS GOBERNANTES

Mansos empleados del poder económico mundial

La mayoría de los gobernantes de las naciones del mundo están obedeciendo servilmente los dictados del capital financiero supranacional. No están respondiendo a los intereses y necesidades de sus pueblos. Éste es el caos social en el que vivimos en el planeta.

Bástenos ver las noticias del mundo y las de nuestra sufrida nación. Revueltas de los pobres en todas partes. Cada vez la gente en general se empobrece más y más. Cada día las personas estamos sufriendo una terrible y agobiante campaña de embrutecimiento. Porque el mejor negocio es que los pueblos se encuentren embrutecidos y deshumanizados, así nos neutralizan.


Con mirar a la televisión comercial privada del mundo, nos damos cuenta que el objetivo es envilecer y enajenar a la gente. Que no piense, que no sienta, que no recuerde. Que sean ignorantes funcionales de un sistema de producción y consumo.

Los señores del dinero, “los mercaderes”, se han apropiado de los medios masivos de comunicación, especialmente la TV y la radio. Ellos son los que “educan” a los pueblos. Crean la opinión pública: son juez y parte.

Los “mercaderes” usan a los políticos para que hagan el trabajo sucio y cuando ya no les sirven, por estar desprestigiados con sus pueblos, simplemente los desechan. Si se da cuenta amable lector, ya casi no existen líderes en el mundo. Sólo incondicionales marionetas que obedientemente hacen los que les mandan en contra de los seres humanos.

En México nos vendieron la idea de que los políticos nacionalistas eran “populistas”, corruptos e ineficaces. Por lo que se necesitaba en el Poder a personas capacitadas en la economía, que supieran hacer más administración y menos grilla. Gente honrada y profesional. Así entraron al sistema los “tecnócratas”. Sin embargo, al tiempo nos han demostrado que son más demagógicos, mucho más corruptos y totalmente ineficaces, pues han llevado al país a una quiebra total, dejándonos totalmente dependientes en los aspectos alimenticios, tecnológicos y financieros.

Desde el sexenio de Miguel de la Madrid, se han dedicado sistemáticamente a desmantelar la mediana y pequeña empresa, destruir el sistema agropecuario, a acabar con los mercados regionales y el nacional, abriéndoles las puertas a las trasnacionales que ahora son dueñas del país.

Su técnica ha sido propiciar el derrumbe, ya sea tomando decisiones equivocadas, o dejando de realizar las acciones necesarias. Han ido, desde los más altos niveles del gobierno, preparando las crisis para imponer sus políticas que favorecen al capital extranjero y lesionan los intereses de todos los mexicanos y de la nación en su conjunto. Han ido dejando crecer los problemas y han desatendido importantes reglones de la economía y el Estado, para poder privatizar funciones sustantivas y prioritarias para mantener la autodeterminación y la soberanía tanto política como económica.

Son muchos los ejemplos, como el sistema de salud, el sistema de educación, el sistema de abasto y el sistema agropecuario. Pero quiero referirme en está ocasión al petróleo y la electricidad.

El Presidente Fox nos amenaza diciendo que, “o se realizan las reformas del Estado o entraremos en una crisis energética”. Que se requiere abrirles las puertas a los capitales extranjeros para que estás industrias no sufran un colapso. Lo que no dice es que sus antecesores han ideo dejando “morir” a estás industrias para provocar el colapso y justificar la apertura al capital extranjero.

Nos están engañando de la manera más burda. Está comprobado que los países que privatizaron estás industrias han tenido no sólo más problemas y una alza en el costo de los servicios y productos, sino que en algunos casos muy sonados e importantes, han defraudado al Estado y a la sociedad. El Estado de California en E.U. en estos momentos está sufriendo una terrible crisis financiera debido al fraude que le hizo una empresa de energía eléctrica transnacional que quiere operar en México.

Lo mismo pasa con el petróleo. Nos amenazan diciendo que se invierte capital extranjero o perderemos la industria. Los mexicanos tenemos la capacidad de “salvar” a la industria petrolera con nuestros propios recursos, si no fuera que quienes la dirigen trabajan para los intereses de las grandes petroleras internacionales que quieren regalado nuestro petróleo. Como si los mexicanos no tuviéramos historia. Como si no hubiera existido una expropiación petrolera. Históricamente nos ha puesto el capital financiero en peores circunstancias y hemos sabido salir airosos. Pero en esos tiempos eran otros hombres los que nos gobernaban.

Estás industrias nacieron con el capital de las grandes transnacionales. Sin embargo, gobiernos patrióticos, nacionalistas y comprometidos con el pueblo de México, se las arrebataron de las garras a los imperialistas y las incorporaron a la Nación como patrimonio de todos los mexicanos. Ahora los sumisos empleados de estás trasnacionales, que se han adueñado del poder, pretenden devolvérselas engañándonos con viles patrañas. Los mexicanos no debemos olvidar la lucha de Morelos, Juárez, Zapata y Cárdenas, por citar tan sólo unos cuantos líderes que han luchado con el pueblo a favor de nuestra soberanía. Digamos NO a la entrada de capitales extranjeros a estás industrias estratégicas. Recuperemos nuestra “memoria histórica”. Recordemos a nuestros líderes y gobernantes que lucharon junto con el pueblo por la construcción de nuestra nación.


16. LAS PODEROSAS FUERZAS DEL MAL

Las grandes empresas trasnacionales están manejando sus poderosas presiones económicas y políticas para favorecer a sus intereses que están destruyendo a los seres humanos y al mismo planeta. Lo que está sucediendo en E.U. es un claro ejemplo. El gobierno ha invertido cientos de miles de millones de dólares en la invasión de Irak, arrancó a 150 mil jóvenes de sus vidas pacíficas para enviarlos a invadir, morir y matar civiles. Todo esto para favorecer los intereses de éstas empresas, para las cuales todo es negocio: la invasión, la reconstrucción y el petróleo como botín de guerra. El ejército invasor ya reconoce que la moral de la tropa está por los suelos y el índice de suicidios es muy alto entre los soldados norteamericanos.

El pueblo contribuyente de E.U. y los jóvenes que están enloqueciendo en Irak, están pagando con su dinero y sus vidas la voracidad de los adoradores del becerro de oro.

En Bolivia el ejército ha asesinado a más de 80 ciudadanos que se oponen a que su presidente le regale el gas natural a las empresas trasnacionales. En México Vicente Fox y su camarilla de traidores a la patria, pretenden entregar el petróleo y la electricidad a las trasnacionales, engañando al pueblo con la mentira de que es lo mejor para “salvar” estás empresas estratégicas.

Amable lector, si usted hace un análisis de los diarios, podrá encontrar que la situación es muy similar en lo que llamamos “el mundo libre y el tercer mundo”. Los pueblos de los países ricos y pobres están luchando en contra de los gobiernos títeres de “los mercaderes” y en contra de las instituciones supranacionales que usan los mercaderes para controlar el mundo (BM. FMI. OMC.)

Tanto en Europa, E.U. Japón y Corea, las protestas en contra de los amos del dinero, los adoradores del becerro de oro, los oscuros y perversos “mercaderes”, son constantes y violentas.

La gente pensante de todos los países dominados por “los mercaderes”, ya se han dado cuenta de que quien tiene verdaderamente el poder político en sus países son los mercaderes y que los políticos, así se trate de Bush, Putin o Fox, son sólo “empleados de confianza” de los amos del dinero, que velan por sus intereses y engañan a sus pueblos.

En efecto, el engaño y la mentira cínica y descarada es ahora la divisa para gobernar. Esto se puede lograr debido a que “los mercaderes” son los dueños de los medios masivos de información en casi todo el mundo. Los medios masivos son una de las mejores armas de dominación de “los mercaderes”. Amable lector, analice la TV comercial y vea como el principal objetivo es EMBRUTECER Y ENAJENAR al pueblo. Los valores humanos están siendo manipulados de manera brutal y deshumanizada. Lo malo lo convierten en bueno. Los vicios en virtudes. Las mentiras en verdades. Este veneno que todos los días le inyectan a través de los ojos y los oídos y llega al cerebro de los pueblos, los están dejando totalmente embrutecidos y deshumanizados.

Está es la condición necesaria que requieren “los mercaderes” para hacer invasiones, reformas estructurales, entregar las riquezas naturales a las trasnacionales, privatizar los sistemas de salud, educación, alimentarios, reducir el nivel y la calidad de vida, reducir las conquistas obreras.

Lo que están destruyendo sistemáticamente “los mercaderes” en los pueblos de todo el mundo son los valores morales y espirituales, los principios éticos y solidarios, las aspiraciones más exaltadas de la conciencia y el Espíritu humano. Lo que les permite resistir a los pueblos la agresión de los mercaderes es la fortaleza de sus culturas, sus tradiciones, sus costumbres. Los valores humanos que los pueblos han depositado en sus religiones ancestrales, en sus milenarias costumbres, en las instituciones sociales y comunitarias. Pero fundamentalmente la riqueza humana y espiritual que se encuentra en la familia.

Por eso es que la “modernidad”, el consumismo, el individualismo, el materialismo, son los proyectiles de los adoradores del becerro de oro para dominar a los pueblos y destruir a la familia; la TV y la radio son las armas.

Estamos viviendo tiempos difíciles. “Los mercaderes” están usando todo su poder y se han desenmascarado para obtener el control planetario y la explotación humana está en marcha. Vendrán tiempos más difíciles, dolorosos y muy sangrientos. Los amos del dinero tratarán con todo su poder, medios y dinero de neutralizar a los pueblos y a las personas, tanto en lo general como en lo particular a través de embrutecer y enajenar. Aparentemente la lucha es desigual, pues los pueblos tienen “al sistema” en su contra. Sin embargo, existen dos elementos muy importantes para tomar en cuenta. El primero es la grandeza y el potencial del Espíritu Humano. El segundo es la extrema debilidad de “los mercaderes”, debido a que su fuerza nace de la inconciencia humana. De modo que son extremadamente vulnerables. Resulta paradójico e increíble pero así es. Cuando un pueblo toma conciencia y se une, nadie lo puede derrotar. Ni siquiera las poderosas fuerzas del mal que dirigen a “los mercaderes”.


17. LA DEMOCRACIA ELECTORERA

¿Será una mentira que los seres humanos puedan construir una democracia? Los poderosos nos han enseñado en la escuela que la humanidad va en un ¿ascendente? rumbo hacia el progreso y bienestar humano. Que partimos del comunismo primitivo, después pasamos por el esclavismo, de ahí evolucionamos al feudalismo y finalmente hemos arribado a la sociedad democrática capitalista. La expresión más decantada de la evolución humana en sociedad, con el neoliberalismo y la globalización. ¿Será cierto o será un gran engaño?

Desde que iniciaron las primeras civilizaciones en las márgenes de los ríos Tigres, Éufrates y Nilo, miles de años antes de que naciera Jesucristo, hasta que les cortaron la cabeza a los reyes de Francia, la humanidad vivió en sociedades piramidales en todo el planeta. ¿Será que es la forma más eficiente de organización humana? Los conocimientos más importantes para llevar una vida virtuosa se desarrollaron entre el año 2000 a.C. y el año 1000 d.C. Todos los demás inventos nos pueden hacer la vida más cómoda o peligrosa, pero en nada nos ayudan a trascender nuestra existencia en el plano espiritual.

Pero un día, hace más de cinco siglos, “los mercaderes” (los poseedores de los dineros, las mercancías, los mercados, los bancos) decidieron “cambiar el viejo orden mundial” y tomar ellos el control de los pueblos del mundo. Primero se apoderaron de las salvajes y primitivas monarquías europeas y después, con sus pueblos belicosos y aventureros que guardan el espíritu vikingo y teutón, se apoderaron del mundo.

“Los mercaderes” derrocaron a las monarquías e inventaron la “democracia” para hacerse del poder. Engañaron a los pueblos argumentando que en el “viejo orden” no existía el sacrosanto derecho a “ser libres”, que los seres humanos éramos iguales y que deberíamos gobernarnos entre nosotros mismos. Que se deberían acabar las sociedades piramidales y que los seres humanos éramos iguales. Que la democracia era un instrumento “perfectible” en el que podríamos llegar a lograr la justicia y la igualdad.

Los pueblos del mundo fueron forzados por las armas de los invasores europeos y se vieron tentados por esa “atractiva idea” de autogobernarse y buscar “la igualdad”. En el siglo XIX, XX y XXI, los ejércitos de los “mercaderes” se han dedicado a invadir a pueblos de cultura tradicional, derrocar a sus milenarias noblezas y a implantar el gobierno de los mercaderes, es decir la democracia Occidental. Lo mismo en la China del Siglo XIX, que en Afganistán en el Siglo XX o en Irak en el Siglo XXI. La democracia es el instrumento con el cual los mercaderes logran que los pueblos pierdan sus estructuras milenarias de organización social y entran al caos del “gobierno del pueblo y para el pueblo”. A río revuelto, ganancia de mercaderes.

En efecto, el primer paso fue derrocando a la monarquía europea, con Napoleón al frente de los cañones y las bayonetas. Después surcar los siete mares para derrocar a la NOBLEZA humana para gobernar en el mundo.

No confundir con la primitiva monarquía europea, que viene del colapso del Imperio Romano y que nació a partir de los señores feudales. Pensar en cambio en la nobleza de los egipcios, babilónicos, chinos, indios o en nuestra tierra, en los Hombres y Mujeres de conocimiento que dirigieron a nuestros pueblos en el Periodo Clásico o del esplendor y que dejaron impresionantes testimonios de su grandeza espiritual en Monte Albán, en Teotihuacan o Uxmal.

Cuando los ejércitos de “los mercaderes” derrocaron a las noblezas en el mundo abrieron las puertas al poder a los rapaces políticos. Hombres sin una formación espiritual sólida, con endebles bases éticas y morales, pero con mucha ambición por el poder y el dinero.

Al destruirse las estructuras éticas y morales de la sociedad, la organización humana entra en crisis y es el campo en descomposición social en el que prende fácilmente la democracia de los mercaderes.

A final de cuentas, los mercaderes han impuesta a la humanidad otra pirámide de organización social. La diferencia es que en ésta el dinero y el consumo son los elementos básicos para construirla. En nuestros días vivimos una pirámide social, sólo que en la cúspide están “los mercaderes” (sin rostro y sin nombre) y en la base los pobres del mundo. Tenemos una “monarquía económica y financiera” y tenemos una gran base de esclavos, formada por desempleados, campesinos sin tierra, empleados y obreros. Antaño eran reinos y ahora son megaempresas trasnacionales.

En el “nuevo orden” y ejercicio del poder, “los mercaderes” no dan la cara, como sí la dieron los faraones, los kanes, los sultanes, los reyes o los tlatoanis. Los mercaderes se han cuidado de no tener personalmente ninguna responsabilidad social, ni histórica con los pueblos que gobiernan desde los hijos invisibles del dinero y las sociedades “anónimas”. Es por ello que los mercaderes inventaron la democracia, el sistema de partidos políticos y a los políticos. Dejan que se peleen inmoral y deshumanizadamente entre ellos por las migajas del poder; cuando ya no les sirven los desechan y logran que los pueblos crean que la “la democracia electorera” podrá mejorar su miserable condición de vida y que los que están al frente momentáneamente en el poder, tiene la culpa de lo que le sucede a la sociedad. Esto es el logro “magistral” de la perversidad de la democracia. El pueblo ciego e ignorante difícilmente visualiza a sus verdaderos opresores y enemigos.

En la democracia electorera en que vivimos, lo importantes no es el partido, el candidato, la plataforma político-ideológica para ganar las elecciones. Lo importante es EL DINERO. Quien tiene suficiente dinero para invertir en la mercadotecnia publicitaria, quien puede contratar los servicios de estos nuevos profesionales que “construyen” las democracias, quienes tienen acceso a los medios masivos de comunicación... ésos son los que ganan. El punto en cuestión es ¿quién financia a los candidatos? A pesar de que, como en el caso de México, el pueblo financia con cuantiosos recursos del erario público a los partidos, ese dinero no basta, y es necesario “invertir más y más”. Que le pregunten al PRI con el Pemexgate o a Vicente Fox con “sus amigos”. Quien paga manda.

Sin embargo y pese a todo, la lección que el “México profundo” les dio a “los mercaderes”, a los partidos y a los políticos en estás pasadas elecciones es ejemplar. El abstencionismo es la señal que los que pelean por las migajas del poder, no quieren ver. El pueblo no cree que a través de la democracia electoral, el sistema de partidos y los políticos pueda cambiar su miserable condición de vida. Esto el IFE lo previó en un estudio antes de las elecciones.

18. LA DECADENCIA DE LOS GOBERNANTES

Una de las expresiones más elevadas de la acción humana es el de GOBERNAR a un pueblo. En los diez mil años que tiene la humanidad de vivir en civilizaciones, en los primeros 9800 años todos los pueblos del mundo vivían gobernados por la más alta expresión de la NOBLEZA humana.

En efecto, desde los remotos tiempos de los faraones en Egipto y los reyes de Babilonia, el arte de gobernar era la expresión más sublime y decantada de la especie humana. A los futuros gobernantes los preparaban desde su niñez, con los maestros y sabios más importantes y destacados de sus pueblos. Debían conocer todas las ciencias y las artes, para con ello desarrollar el espíritu e iluminar su conciencia. Por favor, no confundir está NOBLEZA, con la decadente y primitiva monarquía europea nacida apenas después de la Edad Media, entre guerras de rapiña y que fue exterminada por “los Mercaderes” a principios del siglo XIX y durante el siglo XX.

Los pueblos de todo el planeta, por diferentes caminos, sabían que en el vértice superior de su pirámide social deberían estar una élite excelentemente bien preparada, con elevados principios morales y éticos, conocedores de la historia de su pueblo y expertos en sus leyes y su cultura. Para el caso de México con los toltecas sucedió lo mismo. Por mencionar Monte Albán de la cultura zapoteca, que tardó 1350 años en construirse y que tuvo un esplendor de mil años. ¿Se imagina usted, amable lector, la calidad de dirigentes y gobernantes para mantener un macroproyecto de está envergadura durante generaciones y generaciones?

Con la estrategia de apoderamiento del planeta por “los mercaderes” que, desde 1492 iniciaron el cambio del NUEVO ORDEN MUNDIAL, la conducción de los pueblos a través de la Nobleza ha sido lenta, pero eficazmente saboteada. Cada vez los que gobiernan a los pueblos son gente con un pobre desarrollo espiritual, mínimos valores éticos y morales. Además, debido a que la política se ha corrompido al máximo, en algunos casos sin escrúpulos y sin principios, casi la mayoría de los gobernantes de las democracias occidentales tienen “mucha cola que les pisen”. Entre más corruptos e inmorales sean los dirigentes de los pueblos, más débiles son ante la voracidad de “los mercaderes”.

En el México del siglo XX tuvimos, al principio, generales que de las armas pasaron a la política como Porfirio Díaz, Carranza, Obregón, Calles, Cárdenas. A partir de Miguel Alemán vendrán los abogados que de políticos, algunos se transformaron en estadistas. Ruiz Cortines, López Mateos, Díaz Ordaz y aún Echeverría, surgirán como parte de un sofisticado proceso político, en el que se respetaron las tradiciones y leyes no escritas del sistema, y en donde su “oficio político” tuve que ver mucho en su designación. Tal vez el mayor error de Echeverría fue haber roto este proceso y poner al primer “presidente espurio”, como fue su “amigo de la infancia” López Portillo, ahí fue donde comenzó el derrumbe y la debacle.

Los presidentes tecnócratas serán impuestos desde afuera y ya no será el dedo del “gran elector”. De la Madrid es el primer gobernante impuesto por “los mercaderes” (BM, OMC, FMI) y Salinas el más servicial e incondicional a estás oscuras fuerzas, enemigas de la humanidad. Hizo más de lo que le pidieron y “llevó agua a su molino” a través de la corrupción (Salinas es una de los hombres más ricos del país y por ende, extremadamente poderoso).


Vicente Fox, ni político, ni tecnócrata. Un empresario regional de una marca de refrescos transnacional. Una persona ambiciosa pero sin capacidad. No es intelectual, ni académico, ni profesionista (meses antes de las elecciones “se recibió” de LAE), pero simpático e ingenioso, (lo que no han tenido los tecnócratas y los políticos). En el mejor de los casos, una persona “bien intencionada”, pero ingenua.

Así son las cosas, no solamente en México sino en el mundo. El país más poderoso del mundo es gobernado por un clan familiar donde el padre fue presidente, el hermano es gobernador y George W. Bush, además de llegar dudosamente a la presidencia es un “alcohólico seco chistoso”, que tuvo severos problemas con está enfermedad.

El colmo es el candidato al gobierno de California, el actor de origen austriaco Arnold Schwarzenegger, quien ha demostrado tener mucho músculo y muy poca masa encefálica, pues le cuestá mucho trabajo hablar y caminar al mismo tiempo. El hecho de que los políticos estén en extinción en el Poder, nos demuestra que quienes en verdad poseen el Poder a través del dinero, ahora están usando a estos nuevos títeres de la farándula, más manejables y sin muchas convicciones políticas, éticas, morales y mucho menos espirituales.

19. CANCÚN… ¿EL PRINCIPIO DEL FIN?

“Los mercaderes”, para someter al mundo a través del dinero en el Siglo XIX, empezaron a desmantelar las milenarias formas de gobierno que existían en todo el planeta e impusieron, a base de sus cañoneras y sus soldados europeos, la “democracia occidental”.

Para ello, crearon el mito de la “República” inspirada en la cultura griega. Sin embargo, quien lea “La República” de Platón, se enterará que el famoso filósofo diseñó una sociedad “perfecta”, sólo que su base descansaba en una plataforma de esclavos, para que los “patricios” se dedicaran a las guerras y el comercio, que no es lo mismo pero es igual.

En 1776 los “mercaderes” crean, para iniciar la toma del poder mundial, la primera república en los territorios de Norte América. Con E.U. nacerá el primer “PAÍS” del mundo. Está forma de organización humana ha sido creada y alentada por “los mercaderes”. El concepto de “gobierno democrático” es una invención de “los mercaderes”. Alguna vez, los filósofos griegos “filosofaron” sobre la supuesta posibilidad de que los seres humanos se gobernaran por sí mismos, pero ni en Grecia ni mucho menos en Roma, se llevó a cabo está imposibilidad humana.

“Los mercaderes” y sus ideólogos nos han vendido la idea de que los seres humanos todos somos iguales y que nos podemos gobernar entre iguales, sin la Nobleza. Cosa que en toda la historia de la humanidad se ve que no es posible, ni aún ahora en los países del primer mundo. Los que mandan son los que tienen el dinero…todos somos iguales, pero “unos más iguales que otros”.

“Los mercaderes” satanizan a las monarquías europeas y hacen pensar a los pueblos que es lo mismo, monarquía que NOBLEZA. La monarquía es una forma decadente de gobierno que nació apenas después de la Edad Media en Europa. La NOBLEZA en cambio, es una forma de gobierno que inventaron las más antiguas civilizaciones como la egipcia, persa, china y la tolteca entre otras. Y que se basa en la EDUCACIÓN ESPECIALIZADA de una élite de personas que desde su más tierna infancia tienen a los mejores sabios, filósofos, artistas y maestros para enseñarles la conducción del pueblo a través de las virtudes más luminosas de lo humano. Estás formas de gobierno en todo el mundo permitieron que las civilizaciones llegara a tener siglos y hasta milenios de florecimiento.

Pero en está forma de organización milenaria “los mercaderes” no tenían el poder. La propiedad privada era minoritaria y no existía “la libre empresa” y los mercaderes, por más riquezas que tuvieran, siempre estarían sujetos a la Nobleza, y por lo mismo, no podían explotar a los pueblos a su antojo, hasta el exterminio y la degradación.

“Los mercaderes” inician la toma y el control del mundo a partir de 1492 con la invasión del continente hoy llamado Americano. Su riqueza se multiplicará geométricamente al explotar hasta la muerte a los pueblos invadidos y la depredación de sus recursos naturales. Las coronas europeas sólo serán los “prestanombres” y representarán un molesto trámite administrativo que desaparecerá con el neoliberalismo y la globalización. Quien estuvo atrás de la invasión europea, primero de América y después del mundo entero, fueron “los mercaderes”. Como hoy lo hacen disfrazados a través de EU, UE, Japón, OMC, BM y el FMI.

El punto es, que “los mercaderes” hacen creer a los pueblos que a través de las democracias pueden llegarse a gobernar armónicamente. Lo cual es totalmente una falacia. Es tanto como pensar que las células a través de una “democracia” puedan gobernar al cuerpo humano.

“La República de los Mercaderes” se conforma supuestamente con tres poderes. El Ejecutivo, El Legislativo y el Judicial. O lo que es lo mismo divide y vencerás. En México cuando ha existido independencia de los tres poderes es cuando más desestabilizados hemos Estado. El siglo XIX y la pugna entre liberales y conservadores es el mejor ejemplo. Fue cuando nos invadieron dos veces y perdimos más de la mitad del territorio en medio de guerras fraticidas producidas por “la lucha democrática”.

La democracia de “los mercaderes” y su división de poderes, es como meter en una jaula a un perro, a un gato y a una serpiente para que lleguen a acuerdos.

En el México contemporáneo estamos viendo que se repite la historia. Los conservadores y los liberales nuevamente luchan sin cuartel por las migajas de poder que les tiran “los mercaderes”, ahora con los nombres de PAN-PVE y PRI-PRD, no solamente divididos en dos fuerzas, sino en cuatro. Más débiles las facciones y más problemáticos los acuerdos.

El Ejecutivo en México es un gerente de “los mercaderes”, trabaja para ellos “LAS REFORMAS ESTRUCTURALES DEL ESTADO”, lo que se entiende como entregar totalmente al pueblo y sus recursos naturales a “los mercaderes” y desmantelar la estructura de un país nacionalista, popular y revolucionario. El Legislativo está integrado por políticos traidores que lo único que desean es PODER político y económico para ellos mismos y sus facciones de partido. Históricamente han traicionado muchas veces al pueblo de México, ya sea deteniendo iniciativas de ley a su favor o votando leyes en su contra.

Amable lector ¿qué podemos pensar de un acuerdo legislativo que impide que sea llevado a los tribunales a un corrupto? ¿A quiénes defiende el PRI? ¿A sus corruptos miembros o a la Nación? El PAN acuerda “negociar” la justicia… ¿a cambio de qué?... ¿de las Reformas del Estado? ¿Qué valor moral y ético tiene está legislatura para defender los intereses del pueblo y la Nación?
No cabe duda de que los pueblos del mundo están en manos de “los mercaderes” y que los políticos son sólo un instrumento para explotarlos y manipularlos.

Sin embargo, los recientes sucesos de Cancún nos demuestran que la gente del mundo está tomado conciencia que los gobiernos y los políticos NO están defendiendo cabalmente sus intereses -ahora de sobrevivencia- y están organizándose a través de la sociedad civil a favor de la justicia, la vida y la fraternidad humana.

Parecería que la política y la democracia han sido desenmascaradas y que su tiempo se está terminando, pues el recurso de engañar a los pueblos a través de las “democracias” se está agotando. ¿Qué opina usted?


20. CORTINA DE HUMO…¿QUÉ ESTÁ ATRÁS DE LA DEMOCRACIA?

La sociedad vive engañada pensando en que la democracia puede elevar las condiciones de vida, tanto de los ciudadanos en lo particular como de la sociedad y el mundo en lo general.

La democracia es el instrumento por el cual los que tienen el poder manipulan a los que están temporalmente en el poder político y los que quieren llegar a él. En las democracias no manda el pueblo, ni su voto y menos las instituciones partidistas. El dinero es el verdadero poder y quienes lo tienen son los verdaderamente poderosos. Lo demás es atole con el dedo para el explotado pueblo.

Los políticos y las instituciones políticas son meras marionetas de los detentadores del poder económico. Con dinero baila el perro. En la macro política internacional, en la política nacional y aquí en el pueblo… el que tiene el dinero manda.

Es muy sospechoso que la poderosa maquinaria guerrera del imperio, esté tratando de derrocar las formas regionales de gobierno e imponga “la democracia” por todo el mundo; ayer Afganistán y hoy, Irak. Entiéndase el libre mercado, la modernidad, las transnacionales, la mafia, el narco, las agencias informativas y la televisión internacional, los partidos políticos, el Banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio y el Fondo Monetario Internacional.

¿Quién está detrás de la política imperial de Estados Unidos? ¿Quiénes son los que integran el poderoso lobby de halcones en Washington que pretenden doblegar cualquier resistencia a su poder económico y a su “fundamentalismo materialista”? ¿Porqué Estados Unidos se ha convertido en el mercenario de los intereses sionistas en el mundo? ¿Por qué Estados Unidos entrega miles de millones de dólares GRATIS cada año en armamento al Estado de Israel? ¿Por qué Estados Unidos protege incondicionalmente al gobierno sionista de Israel, quien es el Estado que más sanciones ha recibido de la ONU y el que más ha transgredido el derecho internacional, por la invasión, ocupación y genocidio del pueblo palestino?

A otro nivel, qué interesante resulta ver en la boda de la hija de Carlos Salinas a toda “la familia en el poder”. Lo mismo los “dinos” del pasado priísta como los foxianos del cambio, todos tomados de la mano celebrando con “el gran padrino”. Salinas tiene poder político por todo el dinero que obtuvo ilegalmente su “clan” a pesar de ser execrado y rechazado por la mayoría del pueblo. Los políticos que comen en su mesa, sean de cualquier partido y que tienen representación supuestamente por el voto del pueblo, están traicionando a sus electores, pero afianzan su personal carrera política. Ellos están cerca del verdadero poder.

El dinero es el nuevo amo del mundo y quienes lo tienen son los verdaderamente poderosos, que usan a la supuesta democracia para realizar impunemente sus “operaciones”, con una cortina de humo de participación horizontal de la sociedad. Un barniz muy pequeño de igualdad y participación social, pero que en realidad esconde la tiranía más poderosa y deshumanizada que ha podido existir en la historia del planeta.

A nivel nacional la política partidista, tanto al interior con sus luchas internas, sus traiciones y sus batallas “con fuego amigo”; así como hacia la vida nacional, desmantelando lo que queda de este país que tanta sangre e ideales ha costado. La vida nacional en el aspecto político no puede ser menos que comparada con un chiquero. Tanta bajeza, tanta traición, tanta mentira y deslealtad. Tanta falta de amor y respeto a la patria. Así como compasión por los pobres que son más de la mitad de los mexicanos. Por las decenas de millones de niños desnutridos que no tienen una alimentación adecuada, por los 500 niños menores de 5 años que diariamente se nos mueren en el país por problemas y enfermedades generadas por la miseria, por los cientos de miles de jóvenes que no tienen acceso a la educación media y superior, por los millones y millones de desempleados y subempleados. Por todos los desamparados que no cuentan con un Estado que los proteja y los apoye, por todos los débiles económicamente que están indefensos ante las poderosas e inhumanas “fuerzas” del MERCADO.

La democracia y su cortina de humo llamada “política”, es el instrumento de “los mercaderes” por apoderarse no sólo del mundo material, sino fundamentalmente, del mundo espiritual. El Espíritu Humano está librando una de las batallas más difíciles de su historia. Su derrota implica la destrucción de lo que los Viejos Abuelos llamaron “El Quinto Sol”. La nada se está acabando todo.


21. DE ENGAÑOS Y ENGAÑADORES


Más allá de las campañas políticas que debemos sufrir los ciudadanos, pues además de contaminar visualmente las ciudades sin límite ni medida, lo hacen a costa de nuestros bolsillos. Resulta enfadoso estar viendo un derroche de propaganda para ensalzar la figura de los personajes en el poder.

La pregunta es: ¿es ético que los gobernantes se promuevan con recursos del pueblo? El punto no es que si es legal a pesar de los derroches, desfalcos y desvíos que se hace del presupuesto y que supuestamente se utilizan para “informar al pueblo”.

Paseo por Oaxaca y veo grandes espectaculares promoviendo “la marcha de Oaxaca”, como si el desarrollo, el uso de los recursos del erario, el trabajo de miles de ciudadanos fueran la “gracia” de un sólo hombre. Escucho en la radio al presidente municipal dándoles la bienvenida a los visitantes, leo en los periódicos las declaraciones triunfalistas del presidente de la República.

¿Qué no se les paga y muy bien por lo que tienen que hacer? Diferente sería que los hombres en el poder trabajaran de tequio (trabajo sin paga por la comunidad) 3 ó 6 años. ¿A quién se trata de engañar? Todos sabemos que el buen gobernante no necesita hacerse publicidad, pues su verdadera promoción debería ser una honesta, eficiente y eficaz tarea de gobierno que se vea reflejada en la calidad y nivel de vida de los ciudadanos.

En efecto, cuando el pueblo ve las calles sin baches, las carreteras transitables, los servicios ofrecidos por el gobierno de calidad; cuando la gente tiene trabajo, alimento y educación, y sobre todo justicia. Cuando ve a su comunidad en pleno desarrollo, no necesita que “se lo anuncien” en grandes espectaculares, en la televisión, en el periódico o en la radio. El pueblo no es tonto y no se le engaña. En cambio, son los “asesores” y la camarilla en el poder los que engañan a los gobernantes, haciéndoles creer que gastando toneladas de dinero en publicidad el pueblo se convencerá de que tiene lo le hace falta, que los ciudadanos comparten el “sueño de gloria” de un gobierno exitoso… cuando todos sabemos que no es así.

Y no es que el presidente, el gobernador o el presidente municipal estén obligados a resolver en su mandato todos los problemas que se han ido acumulando por la ineficacia, corrupción e ineptitud de los gobernantes que les han precedido en estos 500 años de invasión y ocupación colonial. Tampoco se trata de sólo ver sus errores. En el avance y el retroceso de la sociedad están inmersos todos los ciudadanos, NO ES OBRA DE UN SÓLO HOMBRE, aunque desde luego, el responsable de dirigir y coordinar todos los esfuerzos es el gobernante en cualquiera de los tres niveles de gobierno.

Tal vez lo irritante del asunto es ver cómo se gastan tantos recursos en el culto a la vanidad y que se tome al pueblo como retrasado mental; que sueñen que con dinero y publicidad pueden cambiar la realidad social de los ciudadanos.

El gobernante tiene los mecanismos legales para informar de su alta responsabilidad en los tres niveles. No es gastando y despilfarrando el dinero del pueblo como podrán hacerle creer que vive mejor. Cada padre de familia, cada madre y cada joven podrán evaluar en la propia realidad de su circunstancia personal de vida, el logro de cada gobierno. Todo lo demás es vanidad y derroche de recursos.


22. ¿USTED PERMITIRÍA LA DEMOCRACIA EN SU CUERPO?

Las sociedades modernas se esfuerzan por lograr la democracia. La palabra democracia ha sido utilizada como sinónimo de desarrollo, justicia, modernidad, progreso. Amable lector, ¿será cierto esto?

Imagine que su cuerpo es una nación, que cada órgano un Estado y que cada célula un ciudadano. Su “organismo-nación” está férreamente controlado y dirigido por los comandos del ADN (Ácido Desoxirribonucleico) a través de un riguroso código genético. En efecto, todo cuanto las células de un organismo realizan está total y perfectamente determinado por el ADN. De modo que el que “sostiene” al sistema es el ADN. Él ordena el crecimiento y función de las células, es por decirlo así, el “dictador” del cuerpo.

Sin embargo, un puñado de “células libertarias” cansadas de obedecer ciegamente al sistema, está haciendo reuniones y asambleas para exigir “espacios de libertad” en dónde las células tengan la posibilidad de autodeterminarse y escoger sus funciones, ritmo de crecimiento y reproducción. Las células de su cuerpo piden ¡DEMOCRACIA! El gobierno de las células para las células.

Amable lector, ¿usted permitiría la democracia en su cuerpo? Por supuesto que no. Si se rompe el orden se genera el caos. Antes que los derechos y los intereses individuales y privados de las células, está el de preservar el organismo en su conjunto. La democratización de las células en un organismo, médicamente se llama ¡CÁNCER! Las células se reproducen, crecen y pierden su función y actúan sin ton ni son. Crean tumores y luego éstos se hacen malignos; de ellos se desprenden células “libertarias y democráticas” que migran a otros órganos a incitar a la lucha democrática en contra del tirano ADN.

Se genera el caos, la lucha entre hermanos, familias, bandos e intereses. Cada cual interpreta y aplica la ley y los espacios de poder para su beneficio. La sociedad se destruye y se debilita. El Estado se fragmenta y entra en internas contradicciones. La lucha por el poder se vuelve abierta y sin reglas. La moral, la ética, los valores y los principios, son desechados como “medios prescindibles” para lograr el “fin” supremo... ¡del PODER! ¿Qué es el Poder? El dinero, y el dinero da poder, y el poder genera dinero. La génesis del cáncer.

Hasta antes de que nos impusieran el neoliberalismo económico y la globalización, vivíamos en una “dictadura perfecta”. Con leyes formales e informales, con acuerdos sociales y nacionales, en donde El Estado tenía el control de la sociedad y regulaba a los grupos sociales y mediaba sus intereses a favor del interés supremo que era el de la Nación. Especialmente los “grupos de poder económico” estaban bastante sujetos y muy bien regulados. Una cosa era el poder político y otra cosa era el poder económico. Este último sujeto a los intereses del país. Existían reglas no escritas, procedimientos, usos y costumbres que eran respetados por todos. El Estado era nacionalista, popular, asistencial y cada seis años se pretendía culminar los objetivos por los que se había iniciado oficialmente la Revolución Mexicana.

Pero un día los dueños internacionales del dinero, decidieron acabar ese orden en todo el mundo. Iniciaron el proyecto de una economía global, en la que se acabarían los países y se integrarían los bloques económicos. El poder soberano de las Naciones pasaría a un poder mundial a través de instituciones supranacionales que controlaran el dinero y la economía. Los gobernantes pasarían a ser gerentes regionales de una gran trasnacional. Se acabarían los nacionalismos, se apoyarían a los ricos y se exterminarían a los pobres. Su filosofía es que el dinero que se les da a los ricos genera riqueza y el dinero que se invierte en los pobres genera pobreza. Se decreta la muerte del humanismo y la espiritualidad. Los medios masivos, especialmente los electrónicos, empiezan a cambiar las mentes y los corazones de está “nueva sociedad mundial”. Las culturas autóctonas y regionales deberán ser eliminadas y en su lugar se impondrá la “modernidad y el progreso”, entendiéndose como el consumo y la copia de modelos foráneos. Todo se convierte en un negocio. La comida, la salud, la educación, el esparcimiento, el deporte, la religión, la información, el gobierno, la política, la muerte. Todo lo que se haga y se piense en está “nueva sociedad” debe estar movido fundamentalmente por el dinero. Se ataca de manera velada y subterránea a los valores morales, éticos, familiares, comunitarios y religiosos de los pueblos. Está guerra subliminal a los valores humanos y culturales es el punto fundamental de está embestida al género humano.

Estamos viviendo el inicio de una sociedad democrática auspiciada y alentada por los dueños del dinero. El poder ya no lo tiene el Estado: ahora lo tienen los dueños del dinero. Se crean muchas divisiones y la poca fuerza del Estado se la pelean como rapiña los partidos políticos. La política se ha convertido en una lucha sin cuartel entre feroces carroñeros. Se atacan unos contra otros. La difamación, la calumnia, la mentira, el cinismo son las principales “armas políticas” de la nueva democracia. La lucha es todos contra todos... a río revuelto, ganancia de “mercaderes”. Mientras el Estado se desmorona, las instituciones se destruyen, la concordia y el respeto desaparecen, los valores y principios se diluyen. El Mercado se fortalece, los dueños del dinero controlan los “hilos dorados del poder”. Los nuevos sacerdotes ofician sus misas en las grandes plazas comerciales, el culto al becerro de oro se ha impuesto de nuevo entre los seres humanos. La aldea planetaria canta a través de los medios los nuevos salmos al dinero. El cáncer se extiende vertiginosamente por los continentes y llega a cada corazón a través de la TV y la radio. Dios ha muerto afirman los economistas, el mundo está infectado. Todos somos el cáncer de la Tierra.


23. ¿QUIÉNES SON LOS QUE NOS GOBIERNAN,

y quiénes son los que manejan a los que nos gobiernan?

El estereotipo del hombre “ranchero”, sencillo, no refinado que rompe con el estilo y la imagen del político profesional producto del sistema. “El hombre del pueblo” que nos liberará de la corrupción y nos conducirá al bienestar. Aquél que no tiene compromisos con nadie y que como cualquier ciudadano común, como usted o como yo, un día se hartó y decidió “meterse a la política para cambiar las cosas malas del país”.

Esa es la imagen no sólo de Vicente Fox, sino de muchos “nuevos mandatarios” en el mundo de la democracia occidental de “los mercaderes”, comenzando con George W. Bush. Es más que casualidad que los dos “vaqueros” sean amigous y presidentes.

La gente está cansada del clásico político rollero. De fino hablar lleno de verborrea y pulcro y costoso vestir, de exquisitos modales llenos de hipocresía y falsedad. De una falsa humildad frente a los micrófonos y de una inmensa soberbia y una procaz patanería con sus subalternos y sometidos.

El modelito se había desgastado y el pueblo ya no les creía a los políticos dinosáuricos priístas. Al implementarse el modelo neoliberal, en muy pocos años, la clase media se fue desbarrancando a los avernos de la pobreza. Los pobres se hundieron en la pobreza extrema. Los ricos se hicieron menos y mucho más ricos. El país fue “entregado” por Carlos Salinas al capital financiero supranacional y a las trasnacionales, a los grandes ministros del culto al becerro de oro. Salinas es el “hombre de confianza” de los dueños del dinero y por ello tiene mucho poder. El PRI y sus políticos ya no tenían cabida en el modelo económico. Los postulados y la plataforma ideológica del PRI, aunque en discurso y papel, es antineoliberal; en la práctica se ha convertido en un incómodo estorbo incongruente.

Los que tienen el poder de verdad... los que SIEMPRE LO HAN TENIDO, necesitaban a otra clase de títeres para controlar y administrar la explotación, saqueo y depredación del país.

Es cuando surgen estos personajes tan siniestros y anodinos en las presidencias de las “democracias”. El ciudadano común al rescate de la democracia y la economía. Mucho más que Tribilín y mucho menos que Superman. En 15 minutos pueden resolver 500 años de injusticias con los pueblos indígenas. Lograrán que la economía del país crezca al 7% anual. Lograrán que “las mexicanas y los mexicanos” tengan un changarro y resuelvan su problema existencial. Acabará la corrupción del gobierno en un año. Y así, una serie de “chuscas y disparatadas” afirmaciones que despertaron la esperanza de millones de personas por un verdadero cambio que los rescatara de la inminente pobreza extrema y la desesperación social.

En verdad que pueda ser que estos “folclóricos personajes” sean personas “bien intencionadas”, pero la verdad es que han sido PERFECTAMENTE SELECCIONADAS por los “operadores del poder”. Su incapacidad mental, sus limitaciones intelectuales, su inexperiencia política, su bajo nivel académico (a Fox le “regalaron” el título meses antes de asumir el cargo), su pobreza de lenguaje, su ignorancia histórica y cultural del país que gobiernan, su mal gusto para vestir. Hasta la falta de propiedad para conducirse en una altísima responsabilidad que representa a millones de personas. Los hace, los personajes seleccionados por LOS DUEÑOS DEL DINERO para que suplan a personajes tan siniestros y desgastados como Madrazo, Gordillo, Cárdenas, Robles y un largo etcétera. El circo necesita de nuevos payasos.

Con el escándalo de los famosos videos, se puede advertir que Vicente Fox es un Presidente que no gobierna. Que está rodeado en puestos claves de los “operadores del poder” impuestos por los dueños del dinero (pesos y dólares). Vicente Fox aparece como una marioneta que no sabe lo que está pasando al interior de su gobierno, “en lo profundo de la caldera del diablo” y por su torpeza, está jugando con fuego. Usted, amable lector... ¿qué opina?


24.- EL SACRIFICIO DE JESÚS DE NAZARET
Después de 1971 años los poderosos parece que no han aprendido nada…
Después de 1971 años, tal parece que los judíos poderosos no han entendido la lección y siguen ignorando el mensaje del Mesías que crucificaron. Jesús de Nazaret trató de cambiar el culto al becerro de oro, el ojo por ojo y diente por diente, por el de amar a tu enemigo, poner la otra mejilla y luchar por una vida comunitaria en concordia. El pueblo judío desde que pidió la crucifixión de Jesús, lo olvidó y sólo se le recuerda como un suceso histórico, más no logró con su sacrificio transformar las estructuras de poder y religiosas de la cultura judía. En nuestros días los judíos no aceptan que Jesús era el hijo de Dios, ni que los vino a salvar.

El pueblo judío ha sido perseguido, odiado y sacrificado, una y otra vez en su historia. Es el único pueblo en el mundo que no tiene una tierra propia. Desde épocas inmemoriales la historia se repite. Llegan perseguidos y masacrados a un lugar y son recibidos como refugiados; al paso de generaciones toman el poder económico de ese lugar y terminan explotando al pueblo anfitrión, hasta que generaciones después nuevamente se organiza una rebelión en contra de su poder económico y otra vez son sacrificados, perseguidos y expulsados.

De está manera los judíos han llegado y han sido expulsados de Mesopotamia, Palestina, Egipto, España y recientemente de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Finalmente el poder económico sionista de Occidente logró que les dieran una parte de Palestina para crear el Estado de Israel. Jerusalén y lo que hoy es el territorio de Israel durante miles de años fue la tierra del pueblo Palestino y cierto es, que un día pasaron por esas tierras en su eterno peregrinar, pero esas tierras siempre fueron de los palestinos y hoy el gobierno de Israel no reconoce la existencia del Estado Palestino.

El pueblo judío, como pocos en el mundo, ha sido fiel a su cultura, su idioma y su religión. La gran proeza de este singular pueblo es que sin tener tierras propias, peregrinando de pueblo en pueblo, perseguidos y diezmados desde los inicios de su historia, han sobrevivido culturalmente y se han mantenido fieles a su cultura y a su religión. Han podido vivir en las culturas y las tierras de otros pueblos durante miles de años y siguen manteniendo su identidad cultural. Tal vez el pueblo judío sea el que tenga más arraigada su identidad cultural y religiosa. Esa es su fuerza.

Sin embargo, su habilidad para los negocios y su devoción por su religión los ha llevado al otro lado de la moneda. Lo que por una parte ha sido su sostén, de manera negativa se ha convertido en su pecado. En efecto, la habilidad para los negocios los ha hecho esclavos del culto al becerro de oro y su devoción por su religión los ha convertido en fundamentalistas y fanáticos.

Los judíos poderosos fueron los que mandaron crucificar a Jesús, pues atentaba contra su poder religioso y su control del pueblo. El mensaje de Jesús estaba en contra de la histórica necesidad, casi el trauma permanente del holocausto en el que ha vivido durante milenios, siempre perseguidos y exterminados. El pueblo judío vive un trauma histórico. Siempre terminan siendo perseguidos y odiados por el pueblo en donde llegan ha establecerse. Eso es dolorosamente cierto. Y esa factura se la cobran cada año al mundo occidental con películas, libros, artículos, recordando una y otra vez el holocausto de la Segunda Guerra Mundial. Pero lo cierto también, es que los judíos históricamente no quieren analizar el por qué siempre terminan perseguidos y odiados por todos los pueblos que les dan asilo.

Los judíos parece que no quieren aprender la lección y el mensaje de Jesús de Nazaret, de que deben SACAR A LOS MERCADERES DEL TEMPLO, AMAR EN VEZ DE ODIAR y creer en el mensaje que DIOS les mandó a través de su hijo Jesús. Hasta nuestros días los rabinos judíos no reconocen en Jesús de Nazaret al Mesías que Dios les mandó para redimirlos. Los judíos siguen esperando a su Mesías. Los judíos no aceptan el mensaje de Jesús como obra de su Dios; los judíos poderosos, especialmente los que tienen la ideología sionista, pues al igual que los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, no todos eran nazis. Hoy en nuestros días, no todos los judíos son sionistas. El sionismo es una ideología que pretende dominar al mundo por medio del dinero y que los judíos poderosos que están en los lobbys de poder en Nueva York, Washington, Londres, París, etc. no quieren la paz y pretenden apoderarse de toda Palestina y expulsar al pueblo palestino de su propia tierra.

Estos halcones del poder económico y militar están haciendo con el pueblo palestino cosas peores que los nazis hicieron con el pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial. Actualmente en Israel existe un movimiento del pueblo judío que se opone a la barbarie que está cometiendo su gobierno con los palestinos. En las mismas fuerzas armadas de Israel, existe un movimiento que se opone a seguir participando militarmente en los territorios ocupados a los palestinos. No se puede seguir masacrando con uno de los ejércitos más poderosos del mundo a un pueblo armado de piedras.

El sacrificio de Jesús de Nazaret no sólo fue para librar al pueblo judío de su pecado de poder y avaricia, sino al mundo entero, pues el culto al becerro de oro y al Poder es un lastre para todos los pueblos del mundo.

Los poderosos del mundo, sean judíos, Estadounidenses o mexicanos, se ven amenazados por el mensaje de Jesús de Nazaret. Después de repetir cada año en el mundo cristiano la pasión de Cristo, parece que no queremos abrir nuestros corazones para recibir una verdad universal. La Semana Santa se ha convertido sólo en folcklor, temporada alta de vacaciones y fructífera derrama de dinero para los adoradores del becerro de oro.

Después de 1971 años en que los poderosos líderes del pueblo judío mandaron crucificar a Jesús por considerarlo subversivo al orden establecido. El Primer Ministro de Israel dirige personalmente el asesinato de líderes religiosos y amenaza de muerte públicamente al líder palestino. Tal parece que no han aprendido nada todo este tiempo y pareciera que el sacrificio del hijo de Dios, para los poderosos del siglo XXI... sigue siendo estéril.


25. COCA O PEPSI... ¿cuál es la diferencia?


La democracia es el mejor negocio de los dueños del dinero, pues hacen creer a los pueblos que ellos son libres de escoger lo que previamente los poderosos han determinado. Los gobernantes de las naciones pequeñas o grandes, pobres o ricas son sólo empleados de confianza de los dueños del dinero... “los mercaderes” (esos que Jesús echó del templo).

La democracia es una pavorosa perversión que inventaron los mercaderes para apoderarse de la dirigencia de los pueblos, de lo que ellos han llamado “el mundo libre”. Los partidos políticos y los políticos son sólo comparsa de los poderes económicos. La “democracia electorera” es la forma en la que hacen creer a los pueblos que ellos están tomando el control de su destino. La democracia la inventaron los mercaderes para destruir el “viejo orden mundial” en donde la nobleza, la monarquía, el imperio, el reino, el sultanato, el señorío, la federación o la confederación, fueron por más de 9800 años las formas “naturales” de organización humana. Sin embargo, es importante señalar que en todas, los mercaderes no tenían poder, sólo riqueza. Es más, en la mayoría el comercio era una de las actividades de menor valía social (pues no producen nada y sólo lucran del intermediarismo) y no existía “la libre empresa”, ni las

sociedades anónimas. El Mercado estaba perfectamente sujeto y controlado al Estado, por leyes escritas y no escritas, jurídicas, éticas y morales.

“Los mercaderes”, para romper el “viejo orden mundial”, han venido haciendo una labor de zapa desde la caída del Imperio Romano. Primero se apoderaron de Europa y luego usando a los “bárbaros guerreros”, especialmente a los noreuropeos, pues Felipe II fue una fuerte contención a sus intereses e interpuso a la Iglesia Católica.

Fueron al principio los Venecianos y los londinenses quienes iniciaron la “conquista del planeta” para fundar “un mundo libre” para los intereses de “los mercaderes”. Se dedicaron a “descubrir, conquistar y sojuzgar” al planeta.

Los más eficientes fueron los ingleses en servir a los intereses de “los mercaderes”. En el siglo XVIII lograron, en contra de la corona inglesa, crear el primer país del mundo. Para este efecto “inventaron” la democracia, en donde todos los ciudadanos “son iguales” y diseñaron un gobierno “del pueblo y para el pueblo”. Con la creación de Estados Unidos de América, “los mercaderes” inician la conquista abierta del mundo, a favor de la libre empresa, las sociedades anónimas, el culto al consumo y a la materia, su nuevo Dios será “el becerro de oro”. Su misión acabar en todo el planeta el milenario orden natural de gobierno e imponer “la democracia”. La guerra, el comercio y el culto a la tecnología serán la base del país de “los mercaderes”. Sus ejércitos en el siglo XIX, sean ingleses, holandeses, franceses, alemanes y en el siglo XX los Estadounidenses, se han dedicado a cumplir la sagrada misión del “becerro de oro” de derrocar a las formas milenarias de gobierno de los pueblos del mundo y “liberarlos” imponiendo la democracia de “los mercaderes”. De está manera “al liberarlos”, los mercaderes a través de la democracia, los partidos políticos, el libre mercado, la incitativa privada, los medios masivos de comunicación; se adueñan, no sólo de su riqueza, sino destruyendo su cultura ancestral se apoderan de su Espíritu.

Pero la democracia, históricamente es una infamia, pues “los mercaderes” se aseguraron que el que poseyera el dinero tendría el PODER. Destruyeron las antiguas formas de organización social. Ya no habría NOBLEZA HUMANA para dirigir a los pueblos, ni siquiera la primitiva monarquía y mucho menos los imperios. Los pueblos se quedarían acéfalos e indefensos, sin gobernantes preparados desde la infancia para servir y guiar a sus pueblos. El Estado no tendría obligaciones con los gobernados y poco a poco el Mercado supliría al Estado creado por las nacientes democracias de “los mercaderes”.

Supuestamente en la democracia todos los ciudadanos son iguales, pero los que tienen el dinero son los que tienen el poder. La ley se sujeta al dinero y el Estado al Mercado y la democracia partidista se maneja con dinero. Cuando la sociedad se corrompe desde sus bases. Cuando las personas, las familias y los gobiernos lo único que desean en la vida es dinero. Cuando comprar y poseer es la única razón para vivir, el dinero se convierte en la esencia más importante de la existencia. Los que tienen el dinero se convierten en la elite. Los valores y principios humanos, la honestidad, la espiritualidad, la ética y la moral, son estorbos y reliquias anticuadas del progreso, la modernidad y “el bienestar”.

Le dan a escoger al pueblo entre coca o pepsi... ¿eso es democracia? Es en verdad lo mejor que tenemos para beber. ¿Son bebidas que quitan la sed y nos alimentan? ¿Por qué el pueblo no puede desear un “tejate” o un agua de jamaica? ¿Quién decidió por el pueblo que teníamos que escoger sólo entre coca o pepsi o una pequeña cervecita?

26. A RÍO REVUELTO....ganancia de mercaderes.
No sólo lo que está sucediendo en la política en México nos debe preocupar de manera alarmante, sino lo que pasa en la mayor parte del llamado “mundo libre”. En efecto, cada día las sociedades están enfrentando el caos social, político, religioso y cultural. Lo mismo en Estados Unidos que en Irak, pasando por México.

Las viejas estructuras del acuerdo social se están derrumbando. El amable lector debe de tomar en cuenta que los “países”, como hoy los conocemos, se empezaron a formar apenas al inicio de 1800. Antes sólo existían reinos, imperios y confederaciones. El primer país del mundo se fundó en 1776 y fue nada menos que ¡Estados Unidos!... ¿qué coincidencia, verdad?

A partir del siglo XIX “los mercaderes” derrotaron definitivamente a las monarquías europeas y empezaron a tomar el control de las sociedades a través de la creación de los “países” y las “democracias”, lo que implica en verdad: la toma del control social de las fuerzas del Mercado a través de los políticos y en nombre de la sociedad. La democracia en el sentido más desnudo y puro, consiste en hacer lo que les conviene a los intereses de “los mercaderes” en el supuesto nombre de la sociedad. Existen tres grandes enemigos de “los mercaderes”. La educación, la conciencia y el Estado.

Durante milenios el poder social lo tuvo el Estado. El Mercado estaba muy restringido por el Estado, porque la economía-producción-consumo no era la prioridad existencial de los pueblos, porque durante milenios el comercio fue una de las actividades con menor prestigio social, pues esencialmente el comercio es INMORAL, en tanto no produce nada (más que ganancias ilícitas) y es un mal necesario para todas las sociedades.

Los mercaderes, desde que emigraron del Medio Oriente a la primitiva y bárbara Europa de finales del primer milenio, especialmente después de la caída del Imperio Romano, empezaron su labor de zapa en contra de la autoridad establecida, es decir, en contra del Estado. Con la invasión de América (que fue financiada y dirigida por “los mercaderes”), inició la globalización y la lucha frontal por el poder entre los dueños del dinero y las monarquías.

En Inglaterra, con la creación del Parlamento, los mercaderes encuentran un primer escaño en el poder formal y se convierte en la Cámara de los Comunes. Con la creación de Estados Unidos los mercaderes inician la construcción de EL NUEVO MUNDO.

Un mundo sin autoridades más que ellos. Un mundo donde los pueblos se conviertan en sus esclavos, que no piensen, que no sientan, que sólo produzcan y consuman, en el que se destruya la familia y sólo existan “trabajadores-consumidores-individualizados”, desaparezcan las tradiciones, fiestas, usos y costumbres y sólo existan los “días-fiesta-comerciales”. Un mundo en el que la educación se convierta en sólo urbanización y la instrucción en “alfabetización-capacitación para el trabajo”, que las familias se eduquen en valores, principios y actitudes mediante la TV y las escuelas produzcan ignorantes funcionales que no piensan y cuestionan. Un mundo en el que desaparezcan las religiones y los dioses, para instaurar un dios único, el dinero y una iglesia universal que sea el consumo. Templos en todas partes para este nuevo culto, llamados “moles” (Malls) o “plazas comerciales”. Un mundo donde los políticos sean sólo empleados y los países se fundan en regiones económicas. Un mundo en el que desaparezca la familia, las tradiciones y costumbres, los principios, la ética, la moral y Dios, el bien común y el deber de protección a los más débiles, que se acabe la inteligencia, la crítica, la educación, la instrucción, el arte y sobre todo, un mundo en que desaparezca el Estado y sólo queden empleados de confianza de alto nivel de “los mercaderes”, llamados “gerentes regionales o presidentes constitucionales”.

Con el gobierno de Vicente Fox estamos viendo que cumple con atinado esfuerzo lo que le encomiendan sus patrones. Fox, Bush, Lagos y la mayoría de los presidentes no son más que empleados que obedecen las órdenes de los nuevos amos del mundo a través de las instituciones SUPRA NACIONALES como son el BM, OMC, FMI. Debemos de entenderlo de una vez por todas, Fox y quien le siga tendrá que cumplir con “los compromisos” con las instituciones mundiales que controlan la economía mundial. Ni Fox, ni el que le siga, ya sea Creel, Sahagún o hasta López Obrador, trabajarán por el pueblo de México. Debemos de entenderlo... ¡no pueden hacerlo!

Si apenas lo intentaran se convertirían en “dictadores, desquiciados, fanáticos, anti demócratas”. La economía del país se derrumbaría y todo el poder mundial de “los mercaderes” se pondría en su contra, como los medios masivos de información y las cuatro empresas de la información que controlan el mundo libre, un pequeño ejercito enfurecido e indignado de empresarios y militares nativos buscarían la caída del “dictador-enloquecido-antidemocrático”, como el caso de Venezuela.

Fox está destruyendo sistemáticamente las instituciones formales e informales producto, no sólo de la Revolución Mexicana, sino de muchos siglos de vivir en gobierno, que tiene el pueblo de México.

Está usando de manera irresponsable a la Procuraduría General de la República para solucionar sus diferencias e incapacidades políticas. En el gobierno del cambio ya no existe diálogo político, ni mucho menos política, entre todos los actores, sólo existen amenazas y descalificaciones.

El PRI, PRD, PAN, PVE y los miembros de estos partidos políticos, le han demostrado al pueblo de México, de qué están hechos sus dirigentes, qué en verdad buscan y su calidad moral y ética. Ni siquiera en lucha entre partidos o adversarios políticos, sino desgraciadamente entre ellos mismos y en medio de sus corruptelas por el dinero y el poder.

Amable lector, por favor piense usted ¿a quién le conviene que se debiliten las Instituciones, se degrade la vida política, se desintegre la familia, se desacredite la iglesia, se deteriore la educación, se diluya la Identidad Cultural y la Identidad Nacional? Que el campo se empobrezca y deje de producir, se contamine el medio ambiente, se pierda la soberanía política, financiera, productiva, alimentaria y tecnológica. Que los mexicanos se embrutezcan con el alcohol, la TV, el deporte y los espectáculos comerciales y con los sistemas de noticiosos. ¿A quién le conviene que cada día dejemos de actuar como SERES HUMANOS y nos comportemos como embrutecidos trabajadores-consumidores, individualizados y mezquinos, que no nos importe la sociedad, la patria, el futuro y el planeta?

Si usted cree que a los poderosos dueños del dinero del mundo, “los mercaderes”… entonces usted acertó y entenderá por qué está pasando lo que está pasando en México y en el mundo libre.


27. “EL SUEÑO AMERICANO…el sueño imposible”

“Los mercaderes”, para modificar “el viejo orden mundial”, crearon a los Estados Unidos, los Estados nación o países, la democracia, la iniciativa privada, “la libertad” como el supuesto valor más importante, “el nuevo mundo” y con todo esto, el NUEVO ORDEN MUNDIAL. Con ello viene la imposición de la globalización económica, el neoliberalismo y el control planetario a través del poder financiero/comercial, tecnológico/científico y mediático/informativo. Nunca antes en la historia de la humanidad un puñado de personas, familias y empresas, habían concentrado tanto poder para dominar y explotar a miles de millones de seres humanos al mismo tiempo en todo el mundo.

Durante miles de años los “mercaderes” vivieron entre los Ríos Tigris, Éufrates y Nilo. A pesar de su riqueza, ellos no tenían el poder en aquellas milenarias civilizaciones y por ello decidieron “mudarse” a una península fría y salvaje llamada Europa, en el poniente del continente Euroasiático africano. Para el siglo VII d.C. iniciaron la invasión y el apoderamiento de los reinos de los bárbaros y primitivos pueblos europeos. Desde la caída del Imperio Romano hasta el inicio del Renacimiento la península europea fue el asiento de pueblos bárbaros, incultos y con un pobre desarrollo.

Del revelador libro “EL ORIGEN JUDÍO DE LAS MONARQUÍAS EUROPEAS, EL MAYOR SECRETO DE LA HISTORIA” de Joaquín Javaloys. Editorial Edad. S.A. España 2000. Citamos un párrafo: “En el próximo capítulo se verá detalladamente cómo los Carolingios establecieron una alianza permanente con los descendientes de David, en función de la cual un anterior “exilarca” o jefe de los judíos de Babilionia (Bagdad), Makhir, principie y heredero de la Casa Real de David, se estableció en el año de 768 en Francia y se casó con Auda Martel, la hermana del rey de los francos, Pepín (el breve), padre de Carlomagno, siendo Makhir el rey del Principado judío de Septimania, cuya capital era Narbona.”

Para el siglo XII “los mercaderes” controlaban Europa desde Venecia y Londres, donde tenían sus centros comerciales y de poder financiero. Este poder fue creciendo y permitió “infiltrar, corromper y doblegar” a las belicosas monarquías de la Europa de la Edad Media, imponiendo a las monarquías el “Parlamento” y forzando a que “los mercaderes” tuvieran mayor participación en la toma de decisiones, que por milenios se les había vedado. Es decir, que los reyes europeos tuvieron que “compartir el poder” con “los señores feudales y con los comunes”, que no eran tan “comunes”, pues eran “los mercaderes” que incursionaban en el poder directamente a través de su poder económico.

Como a finales del siglo XV no existía “la iniciativa privada”, un judío catalán llamado Cristóbal Colón, punta de lanza de un gran poder económico, le propone a los empobrecidos y débiles reyes de España (que acababa de terminar la guerra de reconquista) abrir una nueva ruta comercial a la India, ya que los turcos habían cerrado el paso de las caravanas comerciales de “los mercaderes” al Asia. La búsqueda de esa ruta comercial permitió a la corona española apoderarse de gran parte del Anahuac en el Norte y del Tahuantinsuyu en el Sur, de lo que occidente llamó Continente Americano. Pero la católica corona española también les cerró el paso a “los mercaderes” y no les dio el libre acceso a la explotación de las tierras y los pueblos descubiertos, esa labor se la adjudicó la corona española. De modo que será más tarde, cuando “los mercaderes” presionarán a la corona inglesa para invadir la costa atlántica Norte, pero al no encontrar el oro de México y Perú, la corona le entrega en concesión a dos empresas privadas inglesas la colonización de los pequeños territorios invadidos en la costa norte del Atlántico. Esto fue darle manos libres a “los mercaderes” para iniciar su proyecto.

Fue el inicio del plan de “los mercaderes” para, primero, llevar a crédito a los más pobres y perseguidos de Inglaterra, Holanda y Alemania a colonizar las tierras invadidas. Y, segundo, decretar su independencia de Inglaterra, para por fin, crear un “nuevo mundo”, donde no existieran las monarquías, los reyes, los imperios, las iglesias, las tradiciones y costumbres ancestrales. Una tierra de libertad total, sin pasado y sin memoria, sin barreras y tradiciones de gobierno, sociedad y ancestrales culturas. Un espacio libre para darle patria a “los mercaderes” y crear el mercado libre, la libre empresa, las sociedades anónimas, las grandes corporaciones. Una tierra prometida para todos los miserables del mundo, donde pudieran adorar en plena libertad al becerro de oro.

Para ello crearon el primer país del mundo. Hasta antes de 1776 no existió en el planeta ningún otro país, todos eran reinos, imperios y federaciones, con milenarias tradiciones, en donde el comercio y “los mercaderes”, eran tolerados como un mal necesario y siempre estaban controlados por mecanismos sociales, culturales y jurídicos.

“Los mercaderes” para suplir a los monarcas y a los nobles, crearon la democracia y a los políticos. La democracia es la forma en la que “los mercaderes” gobiernan a través de los políticos a nombre de los pueblos. Su dinero y su influencia es lo que mueve este pernicioso sistema “democrático”. Su objetivo es enfrentar a la sociedad, dividirla usando la ambición de los políticos. En cuanto más se dividan los pueblos a través de partidos políticos, habrá mayor enfrentamiento y menor fuerza del Estado y la sociedad, y por consiguiente, mayor poder de los que poseen el dinero. A “mayor democracia” mayor poder del Mercado y menor poder del Estado.

“Los mercaderes” declararán la muerte de Dios a través de sus filósofos y crearán una nueva religión a través de la ciencia. Los científicos serán los nuevos poseedores de “la verdad” del mundo y la vida. La ciencia, por cierto, estará al servicio de los intereses de “los mercaderes” y sus nefastos negocios, siendo la guerra el más rentable de todos.

Se adueñarán de los ejércitos más poderosos que jamás han existido en la Tierra y se dedicarán desde el siglo XVI a invadir y someter a los reinos, imperios y federaciones. Primero para comerciar con sus cañones por delante y luego para derrocar sus formas milenarias de gobierno, de organización y de cultura, para “liberarlos” e implantar la democracia y la “modernización”, que no es más que la imposición violenta o subliminal del consumismo. La modernidad se reduce a consumir irracionalmente lo que los mercaderes producen. Así mismo tratarán de destruir las antiguas creencias religiosas e impondrán a sangre y fuego las religiones judeocristianas.

En doscientos años, primero exterminarán a los indígenas y luego despojarán a los ingleses, mexicanos, españoles y franceses de las tierras para hacer “su país”. Se apoderarán, no sólo del continente, sino del nombre de América para ellos. Seducirán e invitarán a los más rapaces y ambiciosos seres humanos del planeta para crear “el sueño americano”. Un mundo libre para adorar sin medida al “becerro de oro”. De todas partes llegarán “los muertos de hambre”, los sin alma, sin historia, sin rostro. Un mundo sin un Dios verdadero, pero con muchos y diversos, al gusto de la gente. Una tierra sin tradiciones, usos y costumbres milenarias, para implantar “la forma de vida americana”, práctica, pragmática y eficazmente deshumanizada. El único valor será el crédito comercial. Vivir sólo para trabajar, comprar y pagar. Comida rápida, sin hogar, sin hijos, sin parientes, sin amigos, sin vecinos. Encerrados en sí mismos y temerosos de que les quiten su rapiña. “Los mercaderes” han hecho de sus súbditos, seres belicosos y al mismo tiempo mantenidos en el terror de ser invadidos y atacados por poderosos enemigos que, supuestamente, envidian su riqueza, sus posesiones, su forma de vida y “su libertad”. Ingleses, indígenas, mexicanos, alemanes, japoneses, comunistas y terroristas. Feroces y perversos enemigos que intentan destruir su “paraíso de libertad al culto del becerro de oro”.

Pero “el sueño americano es un sueño imposible”. Además que esa forma de vida es antihumana. No puede ser posible que el 5% de la población del mundo consuma casi el 50% de los recursos del planeta. Para mantener el nivel y ritmo de este consumo, la Tierra y la explotación de los seres humanos, sólo alcanzarían a que otro 5% de la población mundial accediera al “sueño americano”. Se necesitaría que los terrícolas “descubriéramos, invadiéramos y colonizáramos”, por lo menos 10 planetas parecidos a la Tierra y que esos planetas enviaran sus recursos naturales a la Tierra y los seres humanos que en ellos vivieran en calidad de “subdesarrollados”, requerirían comprar todo lo que los terrícolas les vendiéramos. Pero aun así, no podría mantenerse este “modelo de desarrollo” indefinidamente, pues no es autosustentable. Se acabarían a los planetas.

No sólo es inviable “el sueño americano”, sino es inmoral, antinatural e inhumano. Los súbditos de “los mercaderes”, a pesar de su nivel de riqueza y consumo… viven desolados, en íntima zozobra y en un inconmensurable vacío existencial que nada lo puede llenar o alegrar. La gente que vive “el sueño americano”, en general es gente triste, solitaria y temerosa. En el fondo, el Espíritu les hace saber de muchas formas… que viven equivocados.

28. EL USO Y ABUSO DE LA MUERTE DEL PAPA.
El uso y el abuso que han hecho “los mercaderes” de la muerte del Papa a través de los medios masivos de comunicación han sido majaderos, abusivos e irrespetuosos, para la doctrina cristina.

Fue Jesús de Nazaret quien sacó con energía a “los mercaderes” del templo. El verdadero templo de Dios es el cuerpo y el alma humana. Pues “los mercaderes” se han metido nuevamente al “templo de Dios” a través de los medios masivos, especialmente de la televisión. En estos 2005 años la alta jerarquía católica nada tiene que ver con las bases morales y éticas por las que murió en la cruz el mártir del Gólgota.

El Vaticano es hoy un Estado y como todos los Estados tiene grandes intereses económicos y políticos. Una alta jerarquía entrampada por el poder y una inmensa burocracia en gran parte del planeta nutre sus columnas. Si usted lo ve desde está perspectiva, el Vaticano es el Estado que tiene más influencia, más burocracia y más problemas en el mundo.

Ha sido un gran negocio para las cadenas televisoras del “mundo libre” las transmisiones de las ceremonias luctuosas. El Papa en vida y en su muerte, ha sido manejado más como una estrella y un espectáculo, que como un pastor espiritual del mundo.

Este majadero e irrespetuoso uso de un símbolo espiritual por “los mercaderes” nos hace pensar en qué medida la gente está más enajenada y embrutecida. Concluyo en que en la medida en que las masas no puedan desarrollar de una manera humana y natural su necesidad intrínseca de desarrollo espiritual, “los mercaderes” podrán controlar y manipular a los pueblos. La riqueza de “los mercaderes” se sustenta en la ignorancia y embrutecimiento de los pueblos. Un pueblo que desarrolle su sentido místico y espiritual por el mundo y la vida, es un pueblo que no aceptará el consumismo, la frivolidad y la politiquería.

El papado ha sido convertido por “los mercaderes” en un medio para neutralizar las aspiraciones de desarrollo espiritual de los pueblos. Los medios crean conceptos y mañosamente los entrelazan con sus productos y con sus valores. La televisión usa y manipula los valores como la bondad, la verdad, la caridad, la pasión, el amor, la fraternidad, el derecho a la vida y la dignidad humana. Esa terrible mezcla de valores y productos nos conducen a la frivolidad y a la desolación.

El colmo de este uso y abuso se lo lleva México. No sólo por el uso político que se le ha dado a las trasmisiones en contra de “la canallada” del desafuero de un rival político del sistema, sino por la grotesca complicidad de las televisoras con el gobierno y los dueños del dinero. Los medios silenciaron las declaraciones de López Obrador y saturaron hasta la saciedad la transmisión de las exequias del Papa. Este uso político de los medios no debe pasar inadvertido. Nunca antes se habían visto tan grotescamente parciales y tan burdamente confabuladas las empresas informativas con el gobierno.

Pero tal vez, lo más reprobable es la manipulación de la necesidad de desarrollar la espiritualidad del pueblo de México. En efecto, llegar al abuso de usar “el papamóvil” para entretener y burlarse de los sentimientos de nuestro pueblo. Manipular emocionalmente al pueblo y hacerlo IDÓLATRA de un autobús, es una verdadera infamia. Lo que demuestra que la alta jerarquía del Vaticano y de México, no se tientan el corazón para usar un símbolo y llevarlo a la propia degradación.

Ver a mi pueblo manipulado atrás del Papamóvil; formados en la calle, esperando que pasara “la máquina” para enaltecer y sensibilizar su espíritu fue en verdad muy deprimente. Convocado por las televisoras y la alta jerarquía católica, para “adorar a una máquina”, me llenó de indignación. No se puede ni se debe usar y abusar de la necesidad espiritual de una persona y menos de un pueblo.

Este hecho nos demuestra la falta de valor moral y ético de los jerarcas de la iglesia católica en México. El hecho evidencia la falta de una guía moral y espiritual de aquellos hombres de rojo y negro, de aquellos que usan los valiosos anillos y lujosos autos. De esos hombres de las opíparas comidas “de cardenal”, que viven en los suntuosos palacios rodeados de servidumbre. De esos jerarcas que siempre acompañan a los poderosos en turno como sumisa comparsa.

Estos lamentables hechos nos hablan del gran vacío moral y espiritual de la sociedad. El pueblo de México, no sólo carece de líderes políticos, sino también de líderes espirituales, que dignifiquen las enseñanzas y la vida misma de Jesús de Nazaret. “Los mercaderes” están gritando sus infectas mercancías en lo más profundo del templo y la alta jerarquía de Roma y de México les abre las puertas y les sirve de acólitos de los nuevos sacerdotes del culto “al becerro de oro”. El Papa ha muerto, pero el show tiene que continuar, después de unos comerciales… en cadena nacional.

29. ¿ES LA DEMOCRACIA LA MEJOR FORMA DE GOBIERNO?


Desde los inicios de los tiempos, los pueblos han debatido su destino en la búsqueda del culto al Espíritu o el culto a la materia. La exaltación de la NOBLEZA HUMANA busca guiar a los pueblos en el logro de la trascendencia espiritual. La implantación de la democracia busca, por el contrario, el desarrollo pleno de la materia a través del Mercado, el comercio y el consumo. El primero alienta el sentido comunitario, solidario, humanista y biófilo de la vida. El segundo alienta la actitud individualista, competitiva, consumista y necrófila de la vida.

En los diez mil años que tienen los pueblos de vivir en civilizaciones, apenas hemos vivido en sistemas democráticos 200 años. Quienes inventaron la democracia fueron “los mercaderes” para controlar al mundo, al destituir las milenarias formas de organización social. El sistema democrático ha demostrado ser negativo para la humanidad y para el planeta. En menos de medio siglo la pobreza, la injusticia, la esclavitud económica y la enajenación de los pueblos “democratizados” llega a tal punto, que se empieza a vivir una crisis humana y planetaria. La explotación y contaminación del planeta por el capitalismo salvaje amenaza todas las formas de vida en la Tierra.


En la historia de la humanidad las grandes civilizaciones del planeta se desarrollaron a través de reinos, imperios y federaciones. Desde los egipcios y mesopotámicos, hasta los grandes desarrollos de China, India, México y la Zona Andina. Los más grandes descubrimientos en el campo del Desarrollo Espiritual se dieron entre el año 1500 a.C y 500 d.C.; después de esto no se ha avanzado significativamente en este campo. La sabiduría humana, que no la ciencia y la tecnología de la materia, se crearon y perfeccionaron en esa época luminosa de la humanidad.

“Los mercaderes” que ahora tienen el poder económico, político, tecnológico, militar y de la comunicación, nos han hecho creer que estamos viviendo una época de adelantos y progreso humano, pero todos son en el campo del desarrollo de la materia (ciencia y tecnología). El desarrollo de la tecnología en la materia, hace nuestras vidas más cómodas o más peligrosas, pero en nada nos ayudan a trascender espiritualmente la vida.

Cuando nos referimos “al culto al becerro de oro”, nos referimos a la visión de entender el mundo y la vida sólo desde el punto material, comercial y de consumo. Ver la vida sólo como la posibilidad de TENER-material y dejar a un lado el SER-espiritual. “El hombre económico”, es el prototipo del NUEVO ORDEN MUNDIAL.

“Los mercaderes” nos han hecho creer que la democracia es la única y la mejor forma de organización social de los pueblos. Esto es mentira; tenemos que abrir los ojos y romper el paradigma “del progreso y la modernidad de la democracia y del Mercado”. Nos han engañado y nos han manipulado para someternos.

La democracia es una perversa mentira. Los seres humanos hemos vivido durante aproximadamente 9800 años en otras formas de gobierno, en donde el desarrollo de LA NOBLEZA HUMANA en los dirigentes, ha sido la mejor forma de gobierno. Las grandes obras materiales y espirituales de la humanidad en su conjunto, se dieron cuando los que dirigían eran capacitados desde la infancia, con los mejores maestros, para exaltar la nobleza y la virtud. Se les preparaba para tener la gran responsabilidad de dirigir a sus pueblos en la búsqueda más elevada de la vida humana.

Las pirámides de Egipto, las grandiosas construcciones de Mesopotamia, China, India, Perú, México y de todos los pueblos del mundo, estaban dedicadas al desarrollo espiritual. Nos han hecho creer que todas esas imponentes construcciones fueron hechas con pueblos esclavos en condiciones miserables, donde una élite despótica vivía como dioses y que los obligaba a cumplir “sus caprichos faraónicos”. Eso no es cierto.

Tomemos como ejemplo la zona arqueológica de Monte Albán en Oaxaca, México. Los zapotecos iniciaron su construcción en el año 500 a. C. y la abandonaron en el año 850 d.C. Mil trescientos cincuenta años de que sucesivas generaciones trabajaron afanosamente un PROYECTO ESPIRITUAL EN LA MATERIA. Ninguna dictadura dura más de cien años. Monte Albán no pudo ser producto de una mente caprichosa y cruel. No pudo ser un proyecto de poder material efímero. Un pueblo no puede ser obligado mil trescientos cincuenta años a trabajos forzados. Monte Albán se hizo con amor, pasión y con la energía más pura de conciencias elevadas. Monte Albán no fue una ciudad, ni una fortaleza, ni un panteón. Monte Albán se encuentra en el vértice superior de la aspiración más elevada de la cultura zapoteca, por trascender los limitados espacios del mundo material, para penetrar en los inconmensurables arcanos del desarrollo espiritual. Sólo de está forma se puede entender el gran esfuerzo y sacrificio de todo un pueblo en varias generaciones por lograr el milagro de su construcción. Las generaciones que trabajaron afanosamente en este proyecto espiritual, donde la materia es tan sólo el medio de la expresión del Espíritu, lo hicieron concientes y por voluntad propia, pasando de padres a hijos el anhelado proyecto constructivo.

El milenario orden mundial del desarrollo espiritual, ha sido paulatinamente reemplazado por el NUEVO ORDEN MUNDIAL, que no es más que la veneración al dios del dinero. Esto lo han logrado los mercaderes al hacernos olvidar la historia antigua de la humanidad en general y la de los pueblos colonizados en lo particular. Derrocando a la nobleza que gobernaba el mundo e imponiendo a sangre y fuego “su democracia”. Cambiando a la nobleza por los políticos. Decretando la muerte de Dios y las antiguas religiones, para implantar “el culto al becerro de oro” y proliferando sectas. Acabando las antiguas religiones y supliéndolas por “la ciencia y la tecnología”. Trocando a los ministros y sacerdotes, por los científicos y los economistas. Cambiando el Desarrollo Humano por el desarrollo económico. Imponiendo “la modernidad” y desterrando la tradición. En pocas palabras, cambiando lo divino por lo profano.

La democracia supone el gobierno del pueblo y para el pueblo, donde todos son iguales y tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones. Esto no es verdad, los seres humanos por nuestra naturaleza no somos iguales y tenemos diferentes derechos y diferentes obligaciones. La misma “práctica democrática” nos demuestra que se desarrolla en la inequidad y en las diferencias. La diferencia en la democracia se da por el dinero. Estados Unidos que es el paladín de la democracia, es el país que tiene más personas en la cárcel y millones de pobres.

“Los mercaderes” nos dicen que la democracia es perfecta y que los imperfectos somos los seres humanos. La democracia es imperfecta y falaz desde su origen. La democracia es un engaño.

Los seres humanos somos un organismo. Los órganos podrían ser los pueblos y las células los ciudadanos. Todas las células están regidas por una autoridad superior, que les indica de qué manera y número se reproducen, cuál es su función, etc. Esa autoridad suprema se llama ADN y es el que dirige y organiza la vida celular.

Pensar que las células se pueden gobernar y dirigir por sí mismas, que todas son iguales y que pueden decidir su destino a través de una “democracia” es un gran peligro que nos puede conducir al cáncer. En efecto, el cáncer es la “democracia” de nuestro organismo, en la que las células se reproducen rompiendo las órdenes del ADN y se malignizan. Pierden su razón de existir en el organismo al lograr “su libertinaje” y la pérdida de su misión.

De la misma forma, a los pueblos cuando se les impone la democracia, sus individuos pierden su estructura y organización milenaria. Se atrofian y embrutecen en el consumo y el placer. Un puñado lucha por “el poder” a través de “la política”. Demagogos que buscan tomar el poder a nombre del pueblo para servir a sus amos, los dueños del dinero. Al perderse el sentido divino de la existencia, al embrutecer a los pueblos en la producción, comercialización y consumo de bienes y servicios que exaltan el hedonismo, el lujo, el individualismo, la violencia, etc., los individuos se convierten en seres cancerígenos. Está masa amorfa y enferma busca la realización de su existencia en el poseer dinero, en el consumo, en la “diversión” a través de espectáculos deportivos, farándula, modas, maquinas, drogas suaves y fuertes o simplemente ver televisión. Cada ser humano que ha perdido el sentido místico y sagrado de la vida se convierte en una célula cancerígena de la sociedad. La democracia convierte a los pueblos en organismos cancerígenos.

Se requiere romper el paradigma de la democracia. Necesitamos dimensionar está maligna forma de organización social en el proceso de desarrollo humano de una humanidad que tiene miles de años de vivir en civilizaciones. Requerimos analizar con una mente abierta los orígenes de la democracia y al mismo tiempo, conocer las milenarias formas de organización social que todavía existen en el mundo, como el comunitarismo indígena que lleva 8 mil años dando frutos en México y en muchos países de América.

Tal vez requiéramos, como le sucedió a Europa al final de la Edad Media, que necesitaron voltear al pasado para inspirar “un puente” que les permitió cruzar el oscurantismo y crear “El Renacimiento”. ¿Acaso necesitamos, hoy que el mundo se derrumba, buscar un RENACIMIENTO del espíritu humano en nuestro milenario pasado?

Se antoja difícil, pero no es imposible. Necesitamos replantear el destino de nuestra persona, nuestra familia y nuestra nación. Repensar el significado de la vida, en le sentido más grande de nuestra conciencia. Reprensar el sentido de la organización social. No podemos más seguir ciegamente “el culto al becerro de oro”. El mito de la modernidad y la democracia nos ha esclavizado y amenaza destruirnos.

30. IGNORANTE NO ES AQUEL QUE NO SABE NADA
Sino el que ignora lo esencial

Los pueblos que viven bajo el dominio occidental están sufriendo una grave crisis de valores que repercuten en la calidad y nivel de vida de las familias y las personas.

Los niveles de pobreza alcanzada por cientos de millones de personas han tornado a la tierra en un infierno. La desnutrición, la imposibilidad de acceder a servicios de salud y de educación cada día es mayor. La frustración, la violencia intrafamiliar, social, el crimen organizado y el narcotráfico cada día ganan terreno en nuestras sociedades.

Occidente, al haber perdido el sentido espiritual de la existencia ha perdido el camino; tanto el Estado como las familias y las personas, han caído en el materialismo fundamentalista, en donde el único objetivo existencial es llegar a tener poder y reconocimiento por medio del dinero y el consumo. La única forma de “Ser es Tener” capacidad de compra. Un Estado pobre, es un “pobre Estado” y asimismo con las familias y las personas.

Al finalizar la II Guerra, occidente se sumergió totalmente en el materialismo. La economía, la producción, la mercadotecnia, el mercado y el consumo, pasaron a ser la prioridad fundamental de la existencia, desde el presidente hasta el más humilde empleado. Las sociedades occidentales se han entregado a un frenesí fanático del “culto del becerro de oro”. Paradójicamente, hoy que occidente produce más riqueza, ésta se encuentra en muy pocas manos y como nunca en la historia de la humanidad existen el mayor número de personas en la pobreza.

De este modo, amable lector, debemos ser atentos a este mal de nuestros tiempos. El mundo hoy más que nunca produce grandes cantidades de riqueza. Entre otras cosas, debido al desarrollo de la tecnología, a que somos más humanos, al desarrollo de las comunicaciones y al crecimiento desproporcionado del comercio. La riqueza existe, porque somos más los que trabajamos y podemos “explotar” con mejores tecnologías a la naturaleza. Por qué entonces, sí existe mayor riqueza, vivimos tiempos de tanta pobreza. La respuesta es LA INJUSTICIA. En efecto, la injusticia es la fuerza que prevalece en la mayoría de las relaciones personales, familiares y fundamentalmente, sociales e internacionales.

La injusticia hace posible que cientos de millones de personas casi no tengan nada y unos cuantos tengan casi todo. Vivimos tiempos en que campea la injusticia en casi todos los planos y esferas sociales.

Injustas son las relaciones comerciales y financieras de los poderosos grupos de poder económico trasnacional, con los países y los grupos económicos locales. Injustas son las relaciones comerciales y financieras entre las empresas y los particulares. Cada día el Estado se convierte en un dócil sirviente de las grandes corporaciones y tímidamente “media” entre los pueblos y los intereses económicos de estás corporaciones, en donde siempre pierde el interés nacional y el de los ciudadanos. La iniciativa privada por encima del “bien común”.

Injusta es la destrucción y contaminación de la naturaleza a favor del crecimiento económico de las grandes corporaciones. Injusto es el uso de los medios masivos de comunicación, especialmente de la televisión y la radio, que alientan el consumismo, la enajenación y la vulgaridad, afectado “el bien común” y la armonía social.

Injusto es el sistema político, donde los políticos nombrados por el pueblo, sólo se dedican a luchar en favor de los intereses de sus partidos y de los poderosos intereses económicos que los sostienen. “La democracia” es el engaño más grande de los tiempos modernos, donde “los mercaderes”, los dueños del dinero, gobiernan para sus intereses a través de sus empleados “los políticos”, a nombre del pueblo.

Y toda la injustita se logra estructurar a través de la IGNORANCIA.

En efecto, la IGNORANCIA es el elemento que hace posible todas las injusticias. Es “la materia prima” para construir el mundo en que vivimos. Las personas, las familias y los pueblos ignorantes son el elemento primordial para crear un mundo de INJUSTICIA.

IGNORANTE NO ES EL QUE NO SABE NADA, SINO AQUÉL QUE DESCONOCE LO ESENCIAL. Los seres humanos por lo inconmensurable del universo y por lo desmesurado del conocimiento, no podríamos jamás llegarlo a saberlo todo. Pero sí estamos obligados a saber “lo esencial de la vida”.

¿Qué es lo esencial de la vida? Que es fugaz y que es un camino de aprendizaje para desarrollar nuestro potencial espiritual. Que lo verdadero es invisible e impalpable. Que lo más importante de nuestra vida es llegar a tener conciencia de está condición y dedicar nuestra vida material a trascender espiritualmente la existencia. El mundo material es sólo un medio y la trascendencia espiritual es el fin verdadero. El mundo de la materia cobra significado cuando se ha entendido la grandeza del Espíritu. Es en la materia donde se expresa el Espíritu.

La dualidad divina del ser humano es que es, al mismo tiempo, espíritu y materia. La riqueza verdadera de la vida es abrir los ojos y la mente a está milenaria sabiduría. Los seres humanos verdaderamente ricos son aquellos que han entendido este misterio y tratan de vivir en consecuencia… en este mundo tan lépero, caótico y deshumanizado, donde la mayoría de la gente con preparación académica, saben mucho de varios temas y llega a ser “especialista” en uno, pero ignora lo esencial.

La pobreza es generada por la ignorancia. A “Los mercaderes”, los dueños del dinero que nos obligan a ver sólo el aspecto materialista del mundo y la vida, no les conviene que los pueblos despierten de este letargo producido e inducido por todos los medios masivos de comunicación, que ellos tienen a su alcance. No les conviene, porque una persona, una familia o un pueblo que este consciente de su potencial espiritual, dejará de adorar al becerro de oro y con ello dejarán de ser IGNORANTES y en consecuencia POBRES.

El tamaño de nuestra pobreza es directamente proporcional al tamaño de nuestra ignorancia. Entre más ignorantes seamos, sufriremos más. Amable lector… ¿usted es pobre o rico?


31. ¿QUÉ SIGNIFICA EN VERDAD LA LIBERTAD?


Se afirma que la libertad es el bien más preciado de “la democracia”. Pero… ¿qué es en verdad “la libertad” o qué debemos entender por LIBERTAD?

“Los mercaderes” han usado el concepto de libertad para engatusar a los pueblos y esclavizarlos. En efecto, paradójicamente “los mercaderes” han logrado eslavizar a los pueblos que han “liberado y democratizado”.

No es posible que existan “varias libertades”. La libertad es sólo una y es irrenunciable e intransferible. La libertad no nos hace felices a los seres humanos… nos hace sencillamente SERES HUMANOS.

La libertad interior, la libertad que produce la conciencia de SER y la conciencia espiritual, la libertad de trabajar por liberar el espíritu de nuestra materia, la libertad de tener la posibilidad de trascender el mundo material, en una palabra… la libertad de acercarnos a Dios por medio de nuestros actos cotidianos. Amable lector, ésta es la irrenunciable y verdadera LIBERTAD.

La libertad de “los mercaderes” tiene que ver con el culto al dinero, al becerro de oro y al consumo. Es imperante subrayar un concepto que pasa desapercibido, pero que resulta fundamental para entender la manipulación histórica que han hecho “los mercaderes” del concepto de libertad. Debemos entender que desde la invención de la agricultura entre los ríos Tigris, Éufrates y Nilo, hace 10 mil años, hasta el siglo XVIII, NO EXISTÍA LA LIBERTAD ECONÓMICA y los mercaderes de todo el mundo estaban muy controlados para que su poder económico no se inmiscuyera en el gobierno de los pueblos. “La iniciativa privada”, la libre empresa, el libre comercio, la libertad económica, nacieron como una plena realidad con la formación de Estados Unidos de Norteamérica en 1776. La creación del primer “país” del mundo tiene como finalidad fundamental “legalizar” la iniciativa privada y HACERLA RAZÓN DE ESTADO y luego ejercerla a partir de la implantación de la democracia. De hecho fueron “los mercaderes” los que crearon a los Estados Unidos y a la democracia, para cambiar el milenario Orden Mundial. Es más que revelador que la palabra “privado” en inglés, viene de “pirata”.

En efecto, los “piratas” actuaban “por su cuenta”, bajo la tolerancia y complicidad de la corona inglesa, pues hasta ese momento, era “ilegal” que un grupo de ricos tuvieran “iniciativa privada” para enriquecerse al desvalijar a otros de sus riquezas. Desde está perspectiva histórico-filosófica resulta que la iniciativa privada, es una acción pirata en contra de la sociedad y el gobierno. Como dijimos, desde los faraones hasta los reyes europeos del siglo XVIII, en el mundo entero “los mercaderes” estaban totalmente controlados y NO TENÍAN LIBERTAD de explotar y transgredir a su antojo. Todo estaba controlado y regulado estrictamente por el gobierno, fuera este un imperio, un reino o una federación, lo mismo en China, que en India o en el México antiguo.

En el “Viejo Orden Mundial”, el comercio era tomado como “un mal necesario” y el poder que emanaba de la riqueza comercial resultaba muy peligroso para la estabilidad del gobierno, lo mismo en Tebas, Bagdad, Roma o Tenochtitlan. El poder que deviene de la riqueza económica y comercial es una riqueza y un poder inmoral e indebido, pues se sustenta en apropiarse del trabajo de otros. El comercio es rapiña camuflajeada. El poder derivado del comercio no tiene ninguna responsabilidad social o histórica con los pueblos. El comercio no genera ningún bien; sólo los productores generan riqueza. “Los mercaderes” se apropian del trabajo de otros. Comprar barato y vender caro es el código del becerro de oro.

“Los mercaderes” han inducido a los pueblos a que busquen y luchen, como propia, la libertad de “los mercaderes”. “Los mercaderes” han Estado luchando a lo largo de los últimos mil años para cambiar EL VIEJO ORDEN MUNDIAL y construir un nuevo orden, donde el dinero esté por encima de todo valor humano, que la ciencia esté por encima de la religión, que el Mercado esté por encima del Estado, que la libertad económica esté por encima de la libertad espiritual, que la ciencia esté por encima de la religión. Un mundo donde se busque “la modernidad” y se desprecie la tradición, se venere la tecnología y se desprecie el arte; donde se rinda culto al TENER y se desprecie el SER. Un mundo sustentado en el consumo, el individualismo, la violencia, la enajenación, el embrutecimiento y la ignorancia. “Los mercaderes”, a través de todos los medios, especialmente la televisión y la radio, buscan deshumanizar y embrutecer a los pueblos para mejor explotarlos y dominarlos. “Los mercaderes” esclavizan a los pueblos a través de la búsqueda de su libertad para comprar. El tener dinero y poder de compra es la libertad total.

En efecto, nunca como en nuestros días, existen miles de millones de seres humanos esclavizados a través de la ignorancia. Es curioso pero a más “libertad y democracia”, mayor ignorancia y pobreza en los pueblos del mundo. Los “nuevos centuriones” al servicio de los “mercaderes”, andan surcando los mares en sus poderosas máquinas guerreras atacando pueblos que no se someten al “culto al becerro de oro”. Su “guerra Santa” y su profeta Bush se ilumina al invadir Afganistán o Irak para imponer “su democracia”, el libre mercado, la libre empresa, el liberalismo económico.

El pueblo de Estados Unidos, que desde 1776 es esclavo del dinero, “el progreso-material”, la tecnología y el consumo, es decir, el pueblo esclavo de “los mercaderes”, es reclutado en todo el planeta y llegan “al nuevo mundo” a hacer el “sueño americano” y vivir en el país de “la libertad” para volverse “gringos”. El costo… el costo significa peder la identidad, la cultura, las tradiciones, la sensibilidad, el asombro, la familia, la espiritualidad, la religiosidad, los amigos; en síntesis, la calidad de ser humano y por supuesto, enrolarse en su maligna y odiosa maquinaria guerrera para someter a más pueblos al imperio del Becerro de Oro.

El ser humano se debate en dos caminos desde el principio de los tiempos: rendirle culto al Espíritu o al becerro de oro a través de la materia. La conciencia y la autodeterminación son los grandes dones que Dios nos ha dado para llegar a Él. El camino del Espíritu está sujeto a leyes de trascendencia y evolución continua. El camino del culto a la materia está sujeto a las poderosas fuerzas de “la inercia de la materia” que nos condenan a caer en el abismo de la estupidez.

Lo que nos hace SERES HUMANOS es nuestra debilidad y nuestras deficiencias… porque si fuéramos “perfectos”, seríamos ángeles. Lo que le da sentido a la vida es precisamente el tomar conciencia de nuestra gran limitación y actuar en consecuencia, es decir… BUSCAR LA LIBERTAD INTERIOR, la libertad que nos desprende de la materia que nos contiene y nos permite penetrar en el luminoso mundo de la plenitud espiritual.

De modo que “los “mercaderes” nos han engañado y nos han confundido: ahora la gente busca el dinero y la materia para encontrar el libertinaje sin limites a lo que llaman “libertad”.

La LIBERTAD INTERIOR es la mayor riqueza que poseemos los seres humanos. La pregunta obligada amable lector es, ¿qué estamos haciendo cotidianamente para llegar ser libres, para conocer LA SUPREMA LIBERTAD INTERIOR?


32.- MITOS Y FANTASÍAS DE LA DEMOCRACIA
La democracia fue inventada en Estados Unidos por “los mercaderes” para usurpar el poder, primero en Europa y luego en el mundo. Está perversa forma de organización, que en nombre de un supuesto gobierno del pueblo y para el pueblo, propicia y exalta la propiedad privada, el individualismo, la competitividad, el libre mercado, la libre empresa, las sociedades anónimas, el secreto bancario, la publicidad, la usura comercial y financiera, el capitalismo, el neoliberalismo y la globalización.

La democracia favorece exclusivamente a “los mercaderes”, aquellas 500 personas, familias y empresas que controlan el dinero de casi todo el mundo.

El mito de que los seres humanos “son iguales” y que se pueden gobernar por ellos mismos es históricamente imposible. La democracia lo que en verdad alienta es un Estado de confusión, enajenación y luchas fraticidas por el poder entre grupos políticos financiados por “los mercaderes”. La democracia es un Estado de “desorden-dirigido-controlado”, donde la gente olvida el interés común y privilegia el interés particular, debilitando al Estado, fortaleciendo el Mercado y esclavizando a los ciudadanos a la ignorancia, la pobreza y la enajenación.

En efecto, “a río revuelto… ganancia de mercaderes”. Las sociedades, en vez de estár organizadas y dirigidas por una suprema autoridad moral intachable, que cuide por los intereses del pueblo y de la civilización (Faraones, Canes, Tlatoanis, etc), son entregadas a un puñado de políticos sin una formación sólida en el aspecto moral, ético y espiritual. Dispuestos a cometer toda clase de atropellos a la ley y a la sociedad con tal de obtener el poder. “La política democrática” desde el siglo XIX que se inventó, es el arte de mentir diciendo cosas que la gente quiere escuchar y, actualmente, el mejor político es aquel que tiene el mayor financiamiento para “invertir” en publicidad. No existe un “voto razonado” y sí, gracias a la publicidad, un voto enajenado por los medios masivos.

La democracia fue concebida por los mercaderes, que desde la caída del Imperio Romano migraron del Cercano Oriente a una Europa bárbara y guerrera. Durante más de mil años se incrustaron en la sociedad europea, se asentaron en las afueras de los castillos de los Señores feudales y poco a poco lograron filtrarse, gracias a su poder económico, hasta la misma cámara real. En Inglaterra lograron crear el Parlamento, con lo cual compartieron el poder con el rey y los “señores”, llamándose a sí mismos “comunes”, que no eran tan comunes pues eran los que tenían el dinero.

Como el Rey Felipe II no les permitió apoderarse económicamente de las colonias iberoamericanas, usaron a Inglaterra para que invadiera el Norte del continente y a través de dos empresas llevaron a los más pobres y fanáticos del Norte de Europa a fundar lo que más adelante sería el país de “los mercaderes”.

En efecto, los colonos pobres, dirigidos por una élite de mercaderes iniciaron la Guerra de Independencia y crearon el primer país en la historia de la humanidad. Hasta 1776 no existía en el planeta un sólo país. Inmediatamente después financiaron la Revolución Francesa y con Napoleón iniciaron la lucha en contra de las monarquías europeas para instaurar la democracia y el libre mercado en Europa. El discurso de Washington, Napoleón y Bush, en esencia es lo mismo… luchar hasta el fin del mundo por imponer la democracia. La creación de la democracia está asociada directamente a la creación de los Estados Unidos.

Las formas milenarias de organización humana han sido los reinos, los imperios y las federaciones. En todas ellas eran gobernadas por la NOBLEZA. Entiéndase como la élite de personas que desde su infancia fueron preparados para exaltar su nobleza y calidad humana a través de los mejores maestros. “Los mercaderes” desde el siglo XIX se han dedicado a denostar las antiguas formas de gobierno, que no siendo perfectas, fueron muy superiores a la democracia, pues ésta lo único que en verdad protege es el comercio, el lucro, el mercado y por supuesto a “los mercaderes”.

Los gobernantes tradicionales de cualquier parte del mundo tienen una responsabilidad social, cultural e histórica con su pueblo. Los gobernantes creados por la democracia no tienen ninguna responsabilidad con el pueblo y sólo con quienes los financiaron para llegar al poder. Las fuerzas del “Mercado” no tienen responsabilidad social, ni histórica o humana.

Está es la “verdad sospechosa” de la democracia. Inglaterra primero y después Estados Unidos, se han convertido en los países donde los mercaderes han desarrollado su poder global. Desde 1776 se han dedicado a derrocar todas las formas milenarias de gobierno y a destruir las formas tradicionales de organización social en el mundo, para imponer “la democracia” (el gobierno de los mercaderas a nombre del pueblo) y la “modernidad” (la forma de vida impuestá por el consumo y el mercado).

Los pueblos del mundo están engañados y decepcionados. En los dos últimos siglos “democráticos” los pueblos no sólo han perdido libertades, creencias, tradiciones, armonía y la felicidad, sino lo que es más importante: han llevado a la humanidad a una pérdida de valores espirituales del mundo y la vida, a tal punto que la usura y el frenesí del consumo están poniendo en peligro de muerte a todas las formas de vida y al planeta mismo.

En los últimos 50 años en que los mercaderes han adquirido casi todo el poder planetario la vida en la Tierra se acaba y se marchita. La gente cada día tiene menos dinero, tiene más cosas que comprar y vive más pobre y desesperada. La desolación existencial no es prerrogativa sólo de los más pobres. El vacío individual, familiar y comunitario crece como “la peste”.

Los pueblos están enajenados y embrutecidos por los medios masivos y la sociedad de consumo. Se ha llegado a extremos impensables de la miseria espiritual. La degradación del individuo como un ser conciente y espiritual, la destrucción de la familia como base de la sociedad y la desintegración de la sociedad, son generados por la democracia.

Las personas se sienten frustradas. Las sociedades buscan mejorar la vida a través de lo que le han dicho que es LA ÚNICA FORMA DE GOBIERNO… la democracia. Los políticos engañan una y otra vez a los pueblos que no encuentran salida a está degradación. Los pueblos tienen la esperanza que “el nuevo” nos liberará de estos males y, desgraciadamente, siempre resulta peor que el anterior.

Nos engañan diciendo que “la democracia es perfecta, que los imperfectos son los humanos”. Eso es falso, la democracia está diseñada para crear el caos y la confusión social. Los resultados de la democracia hablan por sí mismos.

¿Es la democracia la única y mejor forma de gobierno? La historia nos dice que NO. ¿Cuál fue el sistema de gobierno que en el México antiguo permitió más de mil años de esplendor? ¿Cuáles fueron los sistemas de gobierno y organización social con los que las grandes civilizaciones posibilitaron siglos y siglos de esplendor y bienestar humano en China, India, Egipto, Mesopotamia y en la Cordillera de los Andes? ¿Qué logros espirituales, éticos y morales lograron estás civilizaciones y qué es lo que nos ha dejado la democracia de los mercaderes en estos dos siglos? Cuestionamientos que se deben responder.

El futuro de la humanidad es su pasado. Necesitamos re-plantearnos el estudio de la historia de la humanidad y las civilizaciones. Despojándonos de la visión tendenciosa, maniquea y lineal con los que los mercaderes explican la historia.
Necesitamos ver con ojos descolonizados las formas de gobierno y organización social de los pueblos originarios, que han logrado sobrevivir a la invasión de los mercaderes, no sólo en América, sino en todo el mundo. “Aunque usted no lo crea, la Tierra es redonda.”

33.- LA DEMOCRACIA ES UN FRAUDE HISTÓRICO AL PUEBLO.


Hemos afirmado reiteradamente en este medio que la “democracia” es una argucia creado por los dueños del dinero para gobernar a favor de sus intereses en nombre del pueblo.

Se nos ha hecho creer que la democracia es la expresión más decantada de la organización social, que los que fallan son los hombres, que la democracia es perfecta y que es la mejor forma de gobierno creada por la humanidad.



El que conoce la historia de México y el mundo, sabe que eso es totalmente falso. Por el contrario, la democracia es la forma de gobierno más corrupta, tramposa y perversa que jamás se haya inventado, pues aún la dictadura y los autócratas asumen sus responsabilidades sociales e históricas con el pueblo; no así los “dueños” de la democracia, que se esconden hábilmente con las sociedades anónimas, el secreto bancario y sus títeres llamados políticos. Los dueños del dinero “usan” a los políticos para que demagógicamente engañen al pueblo buscando su voto y luego en el poder, sirvan únicamente a los intereses de quienes los financió.

El verdadero poder en la democracia es EL DINERO y los medios de
comunicación, “que no son lo mismo pero que son igual”. La humanidad tiene diez mil años de vivir en civilizaciones y la democracia se inventó en 1776 con la creación de Estados Unidos como el “primer país del mundo”, pues antes de 1776 no existió en la historia de la humanidad ningún “país”; todas las organizaciones humanas se dieron a través de reinos, imperios y federaciones. Los dueños del dinero “inventaron a Estados Unidos y la democracia” para apoderarse del mundo. Después de la creación de EEUU los mercaderes siguieron, con el reino de Francia, el objetivo de ayer y de hoy: destruir las antiguas formas de gobierno e implantar la democracia, sea con la toma de La Bastilla o con la invasión a Irak, el método y el objetivo es el mismo… imponer el Imperio del Mercado y las megacorporaciones, las sociedades anónimas, la libre empresa, fomentar el individualismo y el consumismo, destruir las tradiciones familiares y las regionales ancestrales, implantar la “modernidad”, desalentar la espiritualidad y auspiciar la enajenación, y un largo etcétera que amargamente ya conocemos.

Sin embargo, amable lector, los avances más importantes en cuanto al desarrollo espiritual, la humanidad los realizó entre el año 1500 a.C. y 500 d.C. En efecto, las grandes civilizaciones y las más antiguas religiones, los sabios e iluminados que guiaron a los seres humanos por el camino de la conciencia de Ser, la Virtud y la trascendencia espiritual de la existencia, se dieron en esos dos mil años y no se ha desarrollado ningún otro proyecto humano de esas magnitudes y de esa trascendencia. Y todos estos avances se dieron en reinos, imperios y federaciones. En esas épocas los “mercaderes” estaban rigurosa y férreamente controlados por los gobiernos, de modo que por más dinero que tuvieran, no tenían poder ni control sobre las decisiones comunitarias y del gobierno.

Este es el punto de partida de la “lucha” que iniciaron los mercaderes desde el año 800 d.C para hacerse del poder mundial a través del cambio del “antiguo Orden Mundial”, por el “nuevo Orden Mundial”. La lucha se inició por la migración que hicieron los mercaderes del Cercano Oriente a la Europa Medieval, auspiciada por Pepino el Grande, Rey de los Francos, y que la culminó su hijo Carlo Magno con la creación del imperio carolingio.

Los mercaderes “invadieron pacíficamente una Europa bárbara y guerrera”, donde los Señores feudales eran ignorantes y salvajes. Se asentaron en Venecia y en Londres y se dedicaron poco a poco a construir un poder económico que al tiempo sujetó a las monarquías europeas y a partir de 1492, con el financiamiento del comerciante Cristóbal Colón, de origen judío-catalán, iniciaron la conquista del mundo por medio de los belicosos pueblos europeos.

La democracia es una creación de los mercaderes y poco tiene que ver con la democracia de los griegos, que según Platón en su obra titulada La República, la democracia para que florezca tiene que sustentarse en un pueblo esclavo que no tenga voz ni voto, y en el que las mujeres sean excluidas. Los griegos eran un pueblo de guerreros que vivía con base en una sociedad de esclavos que les servía.

De modo que cuando se habla de “la antigua democracia de los griegos”, es una gran mentira y mucho menos de la Roma Imperial, que estuvo en manos de mafias de patricios que llegaron a excesos y degradaciones como las de el Emperador Calígula. Los griegos no eran “demócratas” en el sentido que hoy se le da a este concepto. El problema es que el común de la gente no investiga la verdadera historia y “los letrados” sólo leen la “historia oficial de


los mercaderes”.

En México la democracia avanza… sigue su marcha. “Todo cambia para que todo se mantenga igual”. Le ha funcionado de maravilla a los dueños del dinero. Ahora tenemos un sistema político de lavadero, unas instituciones que se tambalean, un Estado de Derecho que está en entredicho, una figura presidencial de caricatura; los partidos políticos viven una intensa y vergonzosa lucha interna por el poder y todos los partidos se descalifican y se atacan como “perros y gatos”.

Los valores éticos y morales de nuestros más altos personajes de la vida nacional están salpicados de escándalos. El dinero y la ambición parece que han ganado la batalla. En contraparte, la corrupción crece a pasos agigantados, el crimen organizado ha filtrado y se ha fortalecido en el poder político, las empresas trasnacionales y los capitales financieros internacionales tienen las puertas abiertas en México y los mexicanos estamos totalmente indefensos ante ellos, con la complicidad corrupta de los funcionarios en turno. La pobreza, la injusticia y la violencia crecen incontenibles.

El número de muertos por “el cambio democrático de México” crece diariamente: súmese los del narcotráfico, los migrantes en la frontera, las mujeres y ancianos asesinados, así como las víctimas por robo y asalto, son mucho más altas que las de la guerra de Irak. Y en ese país como en el nuestro, lo que se disputa es la implantación de la democracia.

Para el 2006 “los mexicanos todos” pagaremos de nuestros impuestos 13 mil millones de pesos para reciclar la “democracia de los mercaderes”.

En efecto, una país con tantas carencias sociales como el nuestro, tendrá que entregarle una cantidad vergonzosa de dinero a los partidos políticos y éstos a su vez a “los mercaderes” dueños de las cadenas de televisión, radio y prensa, para que los candidatos, que ellos “palomearon”, sean “publicitados como latas de chiles”, según dijo el publicista Alasraki.

Lo importante (que nadie menciona) es que LA MITAD DE LOS MEXICANOS QUE DEBEN DE VOTAR… NO VOTAN. Eso quiere decir que la mitad de los mexicanos no creen en la democracia de “los mercaderes” y sin embargo, la tienen que pagar. ¿Eso es justo y democrático? Y la mitad que sí vota, ¿cuántos lo hacen porque ven en ello un interés personal y no comunitario o
nacional? Las inmensas masas que sostienen a partidos como el PRI y el PRD lo hacen por un sistema clientelar. Masas organizadas de marginados que se organizan para recibir migajas del poder, sea un permiso para vender en la vía pública o un permiso pirata para un taxi. Estás masas no tienen “conciencia política y mucho menos democrática”; ellas lo que necesitan es sobrevivir a cualquier precio… y por eso votan y se prestan al juego de los políticos. Y los partidos de la gente bonita como el PAN y el PVE, también votan por sus “intereses exquisitos”.

Entonces ¿cuál es el pequeño porcentaje que votan por una conciencia política y democrática? Como se ve, la democracia es un fraude aceptado por conveniencia por los que viven del sistema. Los políticos y los intelectuales no quieren analizar el problema de fondo: la gente no vota porque sabe que gane quien gane…el pueblo siempre pierde y nada cambia.

 

34.- LA DEMOCRACIA Y LA POLÍTICA



Las expresiones más decadentes y degradadas de la cultura occidental
El nivel de degradación de los políticos y la política en México parece que no toca fondo. El sistema democrático nos ha enseñado hasta la saciedad que se fermenta en un campo de cultivo de corrupción, bajeza humana, fraude, mentira y cinismo.

No sólo los políticos en su desempeño personal, sino los mismos partidos le demuestran una y otra vez a la ciudadanía que se valen de mentiras, intrigas y corruptelas. Que en sus maniobras subyace la conspiración, la traición y las alianzas perversas e inmorales. Está situación es por todos conocida. Los noticieros y los diarios son usados por los partidos políticos y por los políticos como barandilla judicial para ver quién mancha más al adversario, comenzando con sus propios compañeros de partido. La lucha es fraterna y caníbal. Si alguien se pregunta que si toda está inmundicia, está falta de valores éticos y morales en “la política y en los políticos” es percibido por el pueblo, la respuesta es más que evidente. más de la mitad de los que deben de votar no lo hacen. El abstencionismo es la respuesta inteligente de quienes se ven engañados una y otra vez por la democracia de los mercaderes.

Y no sólo es en México, el abstencionismo es la respuesta de los ;
pueblos del mundo al engaño urdido por los dueños del dinero, que han hecho de “su democracia partidaria” uno de sus mejores y más rentables negocios. “Ellos son dueños de los medios” y “su democracia” se define en sus medios, pues “ellos” son los dueños de las cadenas televisivas, de radio y de prensa y los candidatos se definen “con los medios económicos” de los que tienen el dinero para “invertir” en ellos. Así que resulta un negocio redondo. Los 13 mil millones de pesos que usted y el que escribe pagaremos de impuestos se los entregarán a los partidos, para que a su vez ellos se los entreguen a los dueños de los medios. Negocio redondo, ¿no cree usted? “Ellos” seleccionan a los candidatos, nosotros ponemos el dinero y ellos dirigen subliminalmente la votación por medio de los medios y nosotros ponemos el voto. “La democracia es la manera en que nos gobiernan los ricos a nombre de los pueblos, por medio de sus títeres llamados políticos y los medios, para acrecentar su riqueza y nuestra pobreza”. Por eso es que “nadie se queja de la democracia” y pone en duda su eficiencia y eficacia. Nadie se queja, porque los medios, los
políticos y los partidos, son la misma “cosa nostra”, de la misma familia.

Los mexicanos deberíamos analizar el grado de bajeza humana y minúsculo liderazgo moral y ético de TODOS LOS PRECANDIDATOS DE TODOS LOS PARTIDOS, no existe uno que este libre de culpa. La lucha interna por lograr ser candidato de su partido de todos los precandidatos y los grupos que les apoyan son verdaderamente patéticos. La falta a la verdad, las intrigas, los golpes bajos, las traiciones que se dan entre políticos del mismo partido resultan inaceptables desde la perspectiva que esos políticos representarán al pueblo de México. ¿Cómo es posible que personas de tan bajo nivel moral y ético pretendan representar al pueblo y a la nación? ¿Qué gobierno puede emanar de tan poca calidad humana? ¿Qué calidad moral podrán tener aquellos que venzan en está lucha canibalesca?

¿Qué podemos esperar del nuevo presidente de México, si para llegar a ser candidato de su partido debió usar todos los medios ilegales e inmorales, y luego de la misma manera para llegar a la silla presidencial? Si la lucha por el poder justifica todos los medios… ¿qué podemos esperar los gobernados cuando los vencedores tomen por asalto Los Pinos?

Los valores éticos y morales son los más importantes para ejercer un cargo de elección popular. La base teórica de la política es la ética, la honradez y la virtud, pero la praxis política en México nos enseña que los niveles de descomposición de la clase política y de sus instituciones, incluyendo al IFE, como nunca han llegado a lo más degradado y decadente.

En México es claro y abierto que los políticos están al servicio de
los intereses del dinero y el capital financiero supranacional de la
manera más vergonzante. Están en una lucha sin cuartel y sin la menor ética para quitar al que está, para ponerse él… al servicio rastrero de los dueños del dinero. El cabecilla mayor de los sicarios al servicio del poder económico, el odiado y aborrecido Carlos Salinas, impune y abiertamente ejerce su poder para mover las piezas del tablero político con el mayor cinismo y descaro, demostrando al pueblo de México que el dinero es lo que mueve el mundo y que la política y la democracia es una farsa, pues si en verdad existiera “un gobierno del pueblo y para el pueblo”, el asesino, el traidor, el corrupto de Salinas estaría en la cárcel, pues es el sentimiento de la mayoría del pueblo de México.

Los precandidatos se están moviendo en los medios y por todo el país. La lucha interna en los partidos es sórdida, ruin e inmoral.


Compañeros contra compañeros, camaradas contra camaradas, hermanos contra hermanos. Todos en pos del poder partidario, para después pasar a la contienda nacional entre partidos por la silla presidencial y el poder de la nación. Nauseabundo mundo de la política y la democracia, donde “los más insignes y los mejores” luchan por dirigir a un pueblo cada vez más desamparado, más traicionado, más vendido.

La pobreza, el desaliento y la frustración llegan a la casa de las personas honestas de este país. En cambio, la delincuencia organizada, sean narcotraficantes, políticos o empresarios, siguen haciéndose cada día más ricos y más poderosos.


Es claro que “la democracia partidaria de los poderosos” jamás dejará que una persona honesta, recta y con altos valores éticos y morales llegue a ocupar un puesto de elección popular. Una persona que esté verdaderamente preocupada por el bienestar de los todos mexicanos y por sus hijos y los hijos de sus hijos. Una persona que construya un Estado de derecho y justicia, con las mismas oportunidades para todos. Donde no existan los privilegios, las canonjías y las concesiones para los que tienen dinero. Una persona que se destaque por su honestidad y honradez, por tener una vida virtuosa y transparente.

Como eso no lo permiten los dueños de la democracia; como la gente cada día se da cuenta del engaño; como cada día los políticos y la política se degradan más, la gente lo único que tiene, el único poder que posee es el valor de su voto. Está es la razón por la cual cada día el abstencionismo crece. Esa es la única forma que tiene el pueblo de decirle a los dueños del dinero, del poder, de los medios masivos, de las leyes, de las industrias, de las franquicias, de las
instituciones y a los políticos que, pese a que se paga de sus impuestos 13 mil millones de pesos para su farsa, ellos no creen en el engaño. La democracia partidaria es un engaño de los dueños del dinero que perjudica a los pueblos del mundo, lo mismo en México, que en Irak o como acabamos de ver, en Nueva Órleans en Estados Unidos.

Mientras la ética, la moral, la virtud, la honradez y la verdad, estén ausentes de la política y la democracia, ésta sólo beneficiará a los que tienen todo el dinero y el abstencionismo seguirá creciendo como única arma que tienen los que sólo tienen…su voto.

35.- LAS OSCURAS FUERZAS DE LA INERCIA DE LA MATERIA
En la historia de la humanidad han existido dos fuerzas opuestas en las que se han debatido los individuos y las civilizaciones. Una es la búsqueda del desarrollo espiritual de la existencia y la otra es la búsqueda de la riqueza material.

Dos formas de ver la vida y entender el mundo. El culto al Espíritu o el culto al becerro de oro. La realización de la vida en el plano espiritual o la realización de la vida en el plano material. Una visión superior de la existencia o una visión limitada de la vida. En efecto, las grandes proezas humanas o las más terribles barbaridades se han cometido en estos dos sentidos de la existencia. Lo mismo en existencias individuales que en reinos, imperios o naciones.

Sin embargo, en los últimos dos siglos podemos afirmar que la tendencia material de la vida ha ido ganado terreno al sentido espiritual del mundo y de la vida.

Nunca como hoy y de manera “globalizada”, las fuerzas oscuras que rinden culto al becerro de oro, han tenido más poder y control sobre la vida de los seres humanos y los pueblos. No es una exageración decir que estamos viviendo una edad oscura de la humanidad. Las fuerzas más negativas tienen casi el control del planeta. Los adoradores del becerro de oro, aquellos que llamamos “los mercaderes”, son los que rigen los destinos del planeta y la mayoría de los seres humanos… usted amable lector y el que escribe, estamos ajenos e indefensos a está amenaza que está poniendo en riesgo, no solamente la vida de la especie humana, sino la del planeta mismo.

La contaminación no sólo es física, sino fundamentalmente es de carácter espiritual. Por supuesto, la contaminación del planeta no es más que un “efecto” de la contaminación espiritual de la humanidad. Para llegar a tener nuestro hábitat lleno de basura, necesitamos antes tener nuestro espíritu contaminado. La gente ya no se inmuta, no se avergüenza de vivir en la basura. Es asombroso ver en las calles como la gente sin ningún pudor tira basura. Es lamentable entrar a las casas de muchas personas y ver la suciedad y el descuido, sin importar clase social.

¿Cómo es que hemos llegado hasta aquí? Y lo más importante, ¿a dónde nos dirigimos?

Creemos que la pérdida del sentido sagrado y espiritual de la vida ha sido una de las causas más importantes. No es la fuerza de “los mercaderes”, sino nuestra debilidad espiritual. El poder de “los mercaderes” lo hemos construido en la vida diaria los seres humanos. “Los mercaderes” decretaron “la muerte de Dios” a través de sus filósofos en el siglo XIX, pero nosotros lo hemos abandonado en nuestra vida cotidiana. Los mercaderes alientan el sentido de nuestra existencia a través del dinero y el consumo por medio de la TV y los medios masivos, pero nosotros hemos cerrado la puerta a la posibilidad de trascender la vida material y llegar a la vida eterna del Espíritu, como lo afirman todas las religiones antiguas de la humanidad.

Para la mayoría de la “gente moderna” el sentido de la vida sólo se encuentra en los placeres terrenales, en el aquí, el ahora y el dinero. Toda la enseñanza de una vida virtuosa que nos legaron Zoroastro, Akenatón, Krishna, Moisés, Quetzalcoatl, Buda, Confucio, Lao Tse, Cristo; míster Dólar la desecha de un plumazo. Hemos llegado a este oscuro callejón de la existencia humana por haber perdido la dimensión espiritual de la existencia.

“Los mercaderes” no actúan como seres humanos; de hecho, no son seres humanos, pues actúan más como virus, que como mamíferos. En efecto, amable lector, ¿usted ha pensado quién dirige los destinos de la humanidad? Es decir, ¿quiénes tienen el dinero y el poder? Esas quinientas personas, familias o empresas, que son las dueñas del mundo financiero… ¿no saben que están condenando a la humanidad y al planeta mismo a su destrucción? ¡Por supuesto que sí lo saben y lo están haciendo “por nota”! Cada día los trabajadores de todo el mundo se vuelven más pobres; cada día la contaminación y la destrucción de la naturaleza avanzan en todo el planeta, cada día la educación se deshumaniza, cada día la gente deja de creer en Dios, cada día el dinero es más y más importante… sobre todas las cosas, sobre la ética, la moral, los principios, la ley.

Si la humanidad y cada uno de nosotros, no tomamos conciencia de este problema, los días están contados para los pueblos del mundo. Todo este problema, por más difícil que se nos presente, tiene una solución y esa solución está en nosotros mismos. El campo de batalla está en nuestro cerebro y nuestro corazón. Como le llamaban nuestros Viejos Abuelos a esa inmensa lucha, que el ser humano tiene que librar en el centro de su ser, “La batalla florida”.

Esa batalla es cotidiana y está en todos los espacios de nuestra vida cotidiana. De hecho, ése es el sentido de la vida… luchar contra la inercia de la materia. Vivir luchando en contra de nuestras debilidades y estupideces para darle un sentido y trascendencia a nuestra existencia. Amable lector… ¿ha pensado cuál es el sentido profundo y último de su existencia?

36.- MODERNIDAD CONTRA TRADICIÓN


Trascender o desaparecer, ficción o realidad, luz u oscuridad
El universo se mueve esencialmente a través de dos fuerzas antagónicas y complementarias. una que se expande y otra que se contrae; una que baja y otra que sube; una que nace y otra que muere, una que construye y otra que destruye, una que ilumina y otra que oscurece, una que calienta y otra que enfría. El universo y la vida implican movimiento y transformación permanentes a partir de pares de opuestos complementarios.

En el mundo humano estás mismas leyes cósmicas rigen los destinos de los pueblos. Lo que es en el macrocosmos es en el microcosmos; lo que es arriba es abajo; lo que es adentro es afuera. Los seres humanos desde que dejamos el Estado “animal-instintivo”, nos movemos entre dos fuerzas antagónicas y complementarias que nos han conducido a la “trascendencia existencial”, es decir, que hemos llegado a través de una larga evolución mental y espiritual a darle “significado” elevado a la razón de la existencia humana. Si no fuera así, no habría ninguna diferencia entre la vida de un animal y la de un ser humano, entre una manada y una civilización.

El ser humano se debate entre dos fuerzas que lo mueven en lo profundo durante su existencia. Las fuerzas de la tradición y las fuerzas de la innovación. La tradición significa todas aquellas cosas que se han heredado de los que nos antecedieron en la existencia. Conocimientos, sentimientos, actitudes, valores, principios, objetos, que en su conjunto nos permiten dar respuesta a los desafíos de la vida, tanto en el terreno material, como en el terreno espiritual. Tanto para poder sobrevivir en el mundo material, como para poder “trascenderlo” en el orden espiritual.

El ser humano desde el mismo momento de su concepción empieza a percibir un complejo mundo creado y heredado. En los primeros años de su vida, ese mundo estará constituido fundamentalmente por la “herencia y la tradición”. Su primera etapa de la vida será sólo recibir y tomar de ese mundo prefabricado y hecho para su crecimiento y desarrollo.

Sin embargo, a partir de la adolescencia el ser humano sentirá la necesidad de “transformar” ese mundo, que desde su percepción” se visualiza “estático”. Cuando el individuo logra interactuar activamente en la vida, ya no con la “descripción” que le dieron del mundo durante su infancia, sino que a partir de su propia experiencia y conocimientos, él tratará de crear su propia “visión” del mundo. Esto responde a la otra fuerza vital que mueve a la humanidad: nos referimos a la “innovación”.

En efecto, así como el ser humano nace en el seno de un mundo de tradiciones, en su ser se expande la necesidad creciente de “innovar”, es decir, transformar ese mundo para dejar un pequeño aporte de su existencia. Está necesidad es “vital” y es una manera profunda y ancestral de “trascender”. De dejar testimonio de su paso por está existencia.

De está manera la tradición y la innovación son dos fuerzas vitales que siendo opuestas se complementan para construir el desarrollo de las civilizaciones. La tradición es una fuerza que consolida, contrae, retiene, sistematiza la experiencia humana. La innovación es la fuerza que cambia, transforma, expande, desprende, crea y mejora.

De está manera lo “tradicional” es lo que “ha funcionado”, lo que resuelve los problemas de orden material e inmaterial de la existencia. Por ser “eficaz y eficiente” lo usan sucesivamente la mayoría de los seres humanos, por usarlo de está manera se convierte en una costumbre y a través del tiempo en una “tradición”. El elemento fundamental para que algún saber, sentimiento o valor se convierta en tradición, es que funcione para el bien de los individuos y de la comunidad, que sea efectivo para resolver un desafío o problema de la vida.

La necesidad de la “innovación” es consustancial al ser humano. Sin esa otra fuerza vital tal vez seguiría viviendo en las cavernas. La necesidad de “transformar el universo humano” es una necesidad “biófila” y la génesis de las culturas y las civilizaciones. De los muchos intentos de innovar que hace cada generación, son muy pocos los que logran “quedarse” o trascender a la tradición. Dado que para desplazar a “lo tradicional” se requiere aportar una novedad que mejore lo mantenido como funcional. La innovación perfecciona.

La diferencia entre “moda” e “innovación”, es que la primera pretende cambiar la tradición sin ningún aporte o beneficio real, sólo pretende cambiar por cambiar, y muchas veces los “cambios” son negativos en tanto a la solución de los problemas de la vida. La innovación en cambio, ofrece mejoras y eficiencias en la solución de los problemas.

El ser humano “nace” con una necesidad de “transformarse” interiormente. Está necesidad ontológica es la raíz de su espiritualidad. Intuitivamente el ser humano sabe, intuye, siente, que la vida es la oportunidad de “mejorarse”, de “decantarse”, de “perfeccionarse” interiormente. La manifestación más burda de esa “meta-necesidad” es transformar o mejorar el mundo en el que él nació.

De está manera los seres humanos, desde la invención de la agricultura y el inicio de las civilizaciones hace diez mil años, han ido construyendo el universo humano a partir de estas dos fuerzas opuestas y complementarias: la tradición y la innovación. Está “construcción” se encuentra en los dos planos, tanto el material o físico, como el inmaterial o espiritual.

En los primeros 9800 años de la historia de las civilizaciones, los seres humanos de todo el planeta encontraron el sentido de la existencia en la trascendencia espiritual de la vida. La dimensión espiritual de la vida y su sentido divino y sagrado, así como la búsqueda de la fuente de la creación, guiaron la existencia de los pueblos, los imperios, los reinos y las federaciones. Los seres humanos de todo el planeta lograron crear una estructura social piramidal para lograr la búsqueda de Dios y la trascendencia espiritual de su existencia.

En efecto, la historia de la humanidad nos demuestra que la manera natural de los seres humanos para organizarse fue en estructuras sociales de forma piramidal. En todos los focos civilizadores sin ponerse de acuerdo, los seres humanos se han organizado de manera en que instintivamente o por razón de la experiencia, han funcionado mejor las organizaciones sociales.

En el vértice superior de la pirámide se encuentra una minoría que ha sido rigurosamente formada para exaltar su NOBLEZA HUMANA y crear una élite dirigente que es designio y representación de la divinidad en la Tierra. Le sigue una estructura religiosa que dirige al grupo humano por el sendero espiritual de la vida. La organización es defendida de enemigos externos e internos por un ejército y finalmente está la base, inmensa masa de gente llamada pueblo, que no solamente mantiene físicamente la pirámide, sino que es la razón misma de la existencia de la organización.

Durante nueve mil ochocientos años aproximadamente este “ORDEN HUMANO DE ORGANIZACIÓN” dio los mejores frutos de la sabiduría humana. En efecto, si el objetivo fundamental de la existencia es trascenderla en el plano espiritual y el mundo material es sólo un medio para lograrlo. Entonces podremos afirmar con seguridad de que la sabiduría humana a través de su inteligencia logró producir los más importantes y valiosos conocimientos entre el año 1500 a.C. y 500 d.C. aproximadamente.

La ciencia y la tecnología, que desarrolló la civilización occidental en los últimos 200 años, como lo son el microchip, los aviones, el rayo láser, la TV, las microondas, puede hacer más cómoda o peligrosa la vida de los seres humanos, pero en muy poco puede ayudar a que éstos trasciendan espiritualmente su existencia, es decir, logren alcanzar la meta más importante de la existencia humana. Por el contrario, podríamos llegar a suponer, desde está perspectiva, que la civilización occidental, que ha sido la dominante en los últimos 5 siglos, ha conducido a la humanidad a una nueva etapa de oscurantismo. Pues una ciencia sin sabiduría es la expresión más pura de la estupidez humana. El caótico mundo en el que vivimos nos confirma dramáticamente está afirmación.

De está manera la sabiduría humana de carácter espiritual que han producido las civilizaciones a través de sus filósofos, pensadores, artistas, maestros y avatares, representa la mayor riqueza humana y la herencia para construir un mejor destino. Mesopotamia, Egipto, China, India, la zona Andina y el Anahuac (México y parte de Centro América), así como: Zoroastro, Akenatón, Krisna, Quetzalcoatl, Buda, Moisés, Confucio, Lao Tse, Cristo, Mahoma, por citar tan sólo algunos de los muchos espíritus iluminados, que han marcado guías y senderos de crecimiento y desarrollo espiritual en el mundo.

De está manera durante nueve mil ochocientos años los seres humanos de todo el planeta buscaron sobre todas las cosas la trascendencia espiritual de la existencia. A esto le llamaron de diferentes maneras, pero todos estos complejos caminos buscaban llegar a Dios. Entendiendo este concepto como la fuerza creadora del universo, el principio y el fin, la inconmensurable conciencia. Aquí coincidían todos los sabios, maestros e iluminados de la historia de la humanidad: la razón fundamental de la vida es tomar conciencia de las limitaciones y deficiencias de la condición humana, para posteriormente, con esa humanidad carente y defectuosa, buscar la virtud y la pureza en el yunque y la fragua cotidiana del mundo material.

Sólo así la sabiduría humana encuentra sentido al mundo material que le rodea. Sólo de está manera la vida encuentra su expresión más elevada y todo ocupa el lugar que le corresponde. Así como las galaxias nacen, crecen y mueren en un orden cósmico perfecto. Así como los átomos crean partículas y éstas a su vez moléculas; así también los seres humanos, como parte minúscula pero fundamental de un Todo perfecto, ocupamos un lugar y tenemos una función y una misión. La vida de cada ser humano y de cada pueblo tiene un lugar y una importancia para el planeta y para el universo.

La historia de las civilizaciones y la humanidad misma, ha ido en los primeros nueve mil ochocientos años de desarrollo humano, buscando la luz, la perfección o a Dios, cualquiera que sea la forma de nombrarlo y representarlo. La manera de lograrlo ha sido a partir de la organización piramidal como ya se ha mencionado. La sabiduría se enfocó a la construcción del conocimiento que facilitara diversos caminos que terminaban todos, en la búsqueda de la trascendencia de la existencia en el plano espiritual.

En medio de las fuerzas y las leyes cósmicas que afectan al universo, los pueblos se acercaban y se alejaban de está búsqueda. En ocasiones casi la alcanzaban; en otras, se degradan y pierden el camino. En una permanente espiral evolutiva, con ascensos y descensos, los seres humanos, los pueblos y las civilizaciones han luchado entre las dos grandes fuerzas dialécticas del desarrollo humano, la tradición y la innovación. Preservar lo que ha funcionado a través del tiempo y buscar ideas que innoven lo aprendido y heredado para hacerlo mejor y más eficiente. Tanto en el terreno material de sobre vivencia, como en el terreno espiritual de la trascendencia.

Sin embargo, a partir de que los “adoradores del becerro de oro”, “los mercaderes” iniciaran la creación del NUEVO ORDEN MUNDIAL, entiéndase como la búsqueda de la realización plena de la vida de los seres humanos y los pueblos en el mundo material a través del “tener”, han ido luchando por destruir EL VIEJO ORDEN y tratando de que los seres humanos y los pueblos del mundo pierdan su memoria histórica y la dimensión espiritual de la vida a través de la enajenación, embrutecimiento y degradación espiritual.

En efecto, los mercaderes, desde que iniciaron la “globalización económica” con la invasión primero de América y después del mundo en 1492, han ido logrando que los individuos y los pueblos se encuentren entrampados en el mundo material y que no encuentren alternativas a su vocación existencial de trascender espiritualmente la vida. Aquí inicia el caos de valores que actualmente vive la humanidad.

En efecto, la destrucción del milenario orden mundial inicia con la fundación del primer país del mundo. Estados Unidos de Norteamérica es la “tierra prometida” de los adoradores del becerro de oro de todo el mundo. Después con el financiamiento de la sublevación del populacho y el asesinato de los reyes de Francia, irán cayendo todos los reyes, nobles y emperadores, no sólo de Europa, sino de todo el mundo que vivía en el “viejo orden”.

Crearán la democracia, instrumento para gobernar a nombre del pueblo por medio del poder del dinero. Iniciarán la destrucción de la familia a través de la enajenación del trabajo. Se acabará la familia como núcleo productivo y reproductivo con la Revolución Industrial. Se sacará al hombre de la casa con el trabajo asalariado, en las factorías y en las minas. En el siglo XX despoja a la mujer de la familia y la incorporan a la producción y al consumo, destruyéndose la sólida educación familiar milenaria.

Decretarán en el siglo XIX “la muerte de Dios” a través de sus filósofos y desacreditarán desvalorizando a la iglesia. La creencia de la existencia de Dios será sinónimo de ignorancia. Crearán una nueva religión con flamantes sacerdotes. De está manera, la “ciencia y los científicos” ocuparán el espacio, poder y dirección que tenía la iglesia en la sociedad. La ciencia y la tecnología serán la guía y el medio para llegar a la felicidad humana que se encuentra en la riqueza, consumo y la comodidad de un presente material. La única forma de entender y sentir al mundo y la vida lo proporcionará la ciencia. Lo que no es “científico” será primitivo, retrógrado y falso. La aspiración existencial del ser humano “moderno” estará dirigida por una visión “cientificista” de la vida y el mundo.

Los adoradores del becerro de oro destruirán el viejo paradigma existencial de carácter espiritual y crearán uno nuevo. En este nuevo paradigma, la única vida que existe es la material y el único mundo es el inmediato. El mundo y la existencia espiritual se reducen a mitos y fantasías de los pueblos primitivos y tradicionales. No existe más Dios que el poder de compra que da el dinero. El placer y la comodidad implican el mayor logro de un ser humano que no cree, o evade, su potencial espiritual y en la posibilidad de trascender el plano material de la existencia.

El medio que usaron los mercaderes para iniciar estos terribles cambios en la humanidad, fue transgredir la milenaria y ancestral lucha dialéctica de tradición contra innovación, haciendo creer a los seres humanos que la tradición significaba atraso, y modernidad significaba progreso. Cambiaron la innovación por la modernidad. En efecto, el NUEVO ORDEN MUNDIAL nos presenta una lucha ANTAGÓNICA entre Tradición y Modernidad, en la que mutuamente los supuestos contrarios tratan de aniquilarse y se nos presentan como excluyentes.

El nuevo paradigma creado por los mercaderes dentro de su nuevo orden mundial implica una falsa e inexistente dualidad. La modernidad conducirá a los individuos y a los pueblos a la felicidad. En efecto, los mercaderes excluirán a la innovación y en su lugar impondrán la modernidad. Los pueblos serán presionados para entrar en la dinámica de que: “para poder ser “moderno”, se necesita acabar con lo tradicional. Entendiendo por “ser moderno” aceptar ciega, sumisa y acríticamente los valores y principios de una sociedad materialista, en la que el dinero, el poder adquisitivo y el uso de las nuevas tecnologías conducen a la felicidad.

La modernidad entrará en una lucha frontal contra la tradición. De está manera los poderosos medios masivos que pertenecen a los mercaderes, la iniciativa privada y la libre empresa, así como los gobiernos que están al servicio de los intereses de los mercaderes, mantendrán una cruzada de carácter fundamentalista en contra de las tradiciones, fiestas, usos, costumbres, valores, principios y actitudes y sentimientos, que por milenios habían conformado las relaciones y aspiraciones existenciales de los seres humanos y de los pueblos.

La “modernidad” usará a la “moda” como el elemento para ir desmantelando “El Viejo Orden Mundial”. La modernidad y la moda, no sólo serán movidas por un interés económico, sino fundamentalmente por el interés de dejar indefensos a los seres humanos en el “Nuevo Orden Mundial”, en el que las instituciones supranacionales de carácter político y económico impondrán una nueva visión de la vida y el mundo.

En está nueva “visión del mundo” están excluidos los valores espirituales, religiosos, éticos, morales, críticos y humanistas. El dinero, el Mercado, el consumo, la tecnología, la comodidad, el individualismo, el placer y la diversión carnal y vulgar, serán los “nuevos valores” y la felicidad humana una quimera. El futuro de la humanidad está en su pasado. Se requiere “REPENSAR LA HISTORIA HUMANA”, para reencontrar el camino perdido y liberar a la humanidad del yugo ideológico de “los adoradores del becerro de oro”. “Los mercaderes” son muy frágiles ante la Conciencia y el Espíritu humano.

37. APAGUEMOS LA TELEVISIÓN Y ENCENDAMOS LA VIDA


El holocausto (tímidamente anunciado) que producirá el Cambio Climático en este siglo, tiene que ver con la pérdida del sentido sagrado de la vida y del mundo. Los humanos nos hemos embrutecido literalmente y estamos construyendo frenéticamente nuestra extinción como especie. Esto muy poca gente lo quiere pensar seriamente.
En general, la gente cree que no les pasará nada a ellos en lo particular, pero quien tenga hijos y nietos…piense que ya no hay tiempo ni mundo para que ellos desarrollen su vida como la hicimos nosotros. Esa es la verdad que no queremos ver ni entender, de la que no nos queremos hacer responsables.
El problema de la contaminación ambiental, esencialmente es un problema de carácter ESPIRITUAL. En efecto, cuando la gente se ha embrutecido y ha perdido la conciencia de vida, es que se ha contaminado su Espíritu. El individuo o los cientos de millones de individuos contaminados interiormente (espiritualmente), empiezan a contaminar su exterior, su entorno material. Lo mismo su casa, que su calle, que su ciudad, que la Tierra. Son como insectos, cucarachas que lo único que buscan para llenar su enorme vacío existencial es el…DINERO para consumir mercancía chatarra.
La gente vacía, hueca, banal, superflua; la gente que ha perdido las bases de su cultura ancestral y que es hija del “canal de las barras y las estrellas”, de la modernidad y del consumo…lo único que busca frenéticamente es DINERO…no hay más por qué vivir.
Amable lector, voltee a ver su entorno y verá que casi todo mundo en lo único que piensa es en el DINERO. No mueven un dedo, sí no hay dinero de por medio. Sea un maestro, un funcionario, un médico, un policía, un sacerdote, un político, un abogado, un artista. Casi todo mundo se mueve por el DINERO. Muy poca gente tiene un proyecto abstracto de vida. Menos aún, encontramos gente dedicada a una causa noble y altruista. Casi nadie vive para trascender espiritualmente su existencia. Como tiburones la gente se mueve por DINERO y sólo por DINERO, más que por nada.
Es tanto su carencia que la desesperación lo lleva a pensar que sólo con DINERO puede dejar de sentir esa profunda desolación y ese abismal vacío. Piensan que sólo comprando puede llenar ese boquete en el alma, esa oquedad existencial.
La gente que ha perdido los valores perennes de la vida, busca llenar su vida del oropel y el frenesí que le enseña la televisión. En efecto, mucha gente habla como en la televisión, piensa como en la televisión, actúa como en la televisión, siente como en la televisión.

Su vida la llena de una falsa “alegría que le da la vida” de la televisión. Busca el placer y el sentirse bien…como le dicen en la televisión. Y para todo esto, lo que se necesita es DINERO. Porque sólo comprando se ahorra, porque sólo comprando se gana, porque solamente con DINERO se es feliz…si no me cree, amable lector, por favor, analice los mensajes de la televisión y vea críticamente su entorno.


La pregunta es… ¿siempre ha sido así? Por supuesto que no. Los índices de contaminación ambiental son directamente proporcionales a la contaminación espiritual de los pueblos. Recuerde usted su infancia…y se acordará que la sociedad no era como hoy y por supuesto, que el medio ambiente no estaba contaminado. La gente a mediados del siglo XX no vivía por dinero, ni vivía para comprar. Existían valores humanos y sociales que se manifestaban en muchos aspectos de la vida y del mundo.
¿Quién cambió el mundo de está manera? El medio material fue la televisión, pero intelectualmente fueron los que con eufemismo llamamos “los mercaderes”, pero que son los enemigos de Dios, de la vida, de los seres humanos y del planeta. Los adoradores del becerro de oro. Los que ponderan sobre la vida y el mundo al DINERO, al consumo, a la usura, al comercio.
Estos enemigos han Estado presentes desde los tiempos bíblicos. Recuerde que fue Jesús de Nazaret, cuando por primera y única vez en su vida tomó la violencia en sus manos, y fue para sacar a “los mercaderes” del templo. La gran ofensa a Dios, a la vida y al Espíritu es cuando “los mercaderes” compran y venden en el Templo de Dios, que han convertido en un mercado. Y todos sabemos que el verdadero templo de Dios es el cuerpo humano…el de usted, el mío y el de todo el mundo.
Así que amable lector, abra los ojos y el corazón, y vea de nuevo a “los mercaderes”, en su templo comprando y vendiendo. Porque “los mercaderes”, gracias a la televisión, se han metido a lo más profundo de nuestro corazón y de nuestra cabeza. Por la televisión nada más pensamos en el DINERO para comprar, para tener, para “ser feliz”. La televisión nos esclaviza, nos destruye, nos envilece…nos hace adictos, nos marchita el alma todos los días.

Nosotros hemos permitido que “los mercaderes” entren a nuestro sagrado Templo Interior. Miles de horas frente a la caja diabólica, dejando entrar mentiras, bajezas, vulgaridad, superficialidad, vacuidad a nuestra alma y a nuestra mente. Tengamos la fuerza interna suficiente y digámosle NO A “LOS MERCADERES” y APAGUEMOS LA TELEVISIÓN.

Hablemos con nuestros hijos, disfrutemos del silencio o de buena música. Fortalezcamos a la familia. Hablemos de nuestras tradiciones y costumbres. Revaloremos nuestras historias familiares y personales. Reavivemos nuestros paradigmas, nuestros mitos y nuestras fantasías. Volvamos a ser seres humanos; vivamos nuestras propias vidas, con nuestras propias esperanzas, con nuestro propio tiempo. Hablemos nuestras propias palabras, sintamos nuestros propios sentimientos…¡seamos seres humanos verdaderos! Al apagar la televisión encenderemos la vida.
38. EL DEBER, EL SER Y EL PLACER

En la trascendencia de la existencia


Mucha gente no sabe la razón fundamental de su vida. Vive…por vivir. Vive por lo que le dicen que tiene que vivir. Esa gente vive ausente de sí misma y así también mueren…son de “los muertos que no hacen ruido”.
La vida está llena de muchos medios y de algunos fines. Los medios son el vehículo que nos permite llegar a obtener un fin. Pero todos tenemos, o por lo menos deberíamos tener, “UN FIN SUPREMO” de nuestra existencia. Un fin que trascienda nuestra existencia y que le dé razón y un profundo sentido sagrado y divino.

Las civilizaciones milenarias en todo el mundo trabajaron intensamente en resolver este problema, conocido pomposamente por los filósofos, como “El problema Ontológico del Ser”. Para ello crearon la filosofía, que justamente se encarga de vislumbrar el potencial humano. Pero también se creó la religión para un grupo mayoritario, que en general no tenía una educación académica y menos filosófica. La religión busca dar un camino virtuoso de vida al grueso del pueblo y con ello trascender la existencia. Pero también se creó la Cultura Popular, que es la condensación y selección de la sabiduría de vida de muchos seres humanos.


En efecto, la Cultura Popular entraña una enorme riqueza de experiencia existencial que los seres humanos van aportando en su existir de una generación a otra. Como estás soluciones a los problemas de la vida funcionan, entonces se quedan “en la tradición popular”. Está sabiduría va desde conocimientos sobre el mundo material, como sembrar o construir una casa, hasta chispazos de sabiduría en los dichos, refranes, cuentos y leyendas.
El problema en nuestros días es que quienes tienen el Poder en el mundo, es decir “los mercaderes”, los dueños del dinero, tratan a través del control de todos los medios masivos y de la economía, de que la gente de todos los países no piense, no sienta, no recuerde.
Este tipo de sociedades consumistas para estar “sanas”, necesitan que los ciudadanos estén enfermos, enajenados, embrutecidos. De lo que se trata, para que los mercaderes ganen mucho dinero, es que la gente NO TENGA un PROYECTO ABSTRACTO DE VIDA. Un proyecto que esté más allá de comprar, tener y pagar. Un proyecto que este en el espacio más sublime y etéreo de la existencia humana…en el ESPÍRITU.
En efecto, la gente poco “evolucionada espiritualmente” (que puede ser muy inteligente y poseer grandes títulos académicos o mucho dinero en el banco), sólo piensa en la inmediatez de la vida. No dimensiona el aspecto ESPIRITUAL de la existencia. Para ellos todo está en un mundo material, en el aquí y en el ahora, en el cuánto tienes cuanto vales, en dónde vives, cuánto ganas y qué coche tienes. Esta gente no puede vislumbrar algo más allá del mundo material en su miope visión de “la realidad y del Ser”.
Para esta clase de gente, la televisión y la radio (porque no les gusta leer) es la fuente de sus valores, sentimientos, aspiraciones, estilo, forma de hablar, de vestir, de “divertirse”, de vivir y de ser “feliz”. Los noticieros son la base ideológica de su “saber y entender el mundo” y viven en un enorme “placebo de felicidad”, saturado de vulgaridades y aderezado de bajezas.
Sin embargo, y pese a todo un mundo de mentiras y verdades a medias…toda la gente, INEXORABLEMENTE TODA LA GENTE, TIENE QUE MORIR. Es aquí donde tan sólo por un instante, antes del momento culminante de partir, el ser humano se enfrenta a la necesidad de trascender la vida. Lo hace al entrar a la fase de la muerte. Muerte y vida, dualidad de opuestos complementarios. Morir para nacer, nacer para morir. En el último instante toma conciencia de LA RAZÓN DE SU EXISTENCIA. Este conocimiento lo manejan la mayoría de las filosofías y religiones antiguas.
La religión judeocristiana le llama “El Juicio Final”. Sea como fuere, lo cierto es que todos los seres humanos tenemos una misión trascendente en nuestra vida. Que nada tiene que ver con los hijos, el ser amado, la familia y mucho menos los bienes materiales. Es algo que está más allá del mundo ordinario material, es algo íntimo e intransferible…como la vida o la misma muerte y todos inequívocamente lo enfrentaremos, unos primero y otros después.
Es como cuando el niño no hace la tarea el viernes por la tarde, ni el sábado, ni todo el largo domingo y que para el atardecer se empieza a sobrecoger, dado que sabía que durante el fin de semana debió haber cumplido con “su responsabilidad” y que la dejó “para después” de manera irresponsable. A final de cuentas, no cumplió con su deber, venció su Ser irresponsable y el placer…el placer nunca llegó realmente, pues siempre estuvo presente la zozobra de la responsabilidad no cumplida. Inexorablemente llega el lunes y a las 8 de la mañana enfrentará “el juicio final” de no haber cumplido con “su tarea”.
En la vida cotidiana tenemos una innumerable cantidad de tareas que tenemos que cumplir, que son los “medios” que nos permiten lograr los “fines”. Estas tareas se deben de realizar puntual y eficientemente. Cuando esto se hace de manera regular, podemos ver alcanzados los fines propuestos. Una cadena de pequeñas tareas cumplidas puntual y eficazmente, se logra con disciplina y responsabilidad. El cuerpo, la mente y el Espíritu aprenden a coordinarse, se concertan armoniosamente. Cuando se cumple con EL DEBER, el SER se ilumina y se torna pleno. Una persona que cumple con su deber, por consecuencia “ES”, pues somos la suma de nuestras tareas y obligaciones cumplidas. Entonces el DEBER nos posibilita el SER. Una vez “que somos”, podemos disfrutar de nuestro placer, cualquiera que éste sea.
Justo y perfecto hemos cumplido; entonces tomamos nuestra recompensa, cualquiera que ésta sea. Cuando se actúa de esta manera se construye un círculo virtuoso que llega a culminar con la maravillosa posibilidad de que nuestro DEBER se transforme en nuestro PLACER.
En efecto, cuando esto sucede se logra la armonía plena de la vida. Uno es lo que hace y lo que uno hace, lo hace a uno SER. Sí usted hace con gusto y alegría su “deber”, usted es una persona eficiente y eficaz. Pero si usted logra hacer que su DEBER se convierta en su PLACER, usted en verdad llegará a ser feliz. Por el contrario, si no se cumple con el “deber”, generalmente no se “ES” lo que uno desea o sueña ser. La irresponsabilidad y la indisciplina derrumbarán todas las expectativas de la vida y en general, siempre se vive “deficitariamente”; esto es, que lo que hacemos y el cómo lo hacemos, no cubre con el requerimiento, por lo cual tenemos siempre problemas, ganamos poco, tenemos reclamos y somos reclamados. Nos volvemos unas personas peleadas con el mundo, fracasadas, fastidiadas con el mundo y la vida.
Pero más allá de este primer plano del DEBER SER, más allá de “los grandes fines materiales de la vida”, existe el fin supremo de la existencia. La razón primigenia y más importante del Ser y del Estar aquí. Eso que tiene que ver con la trascendencia de la vida en el plano material. Eso que todos enfrenaremos en el último instante de conciencia, que se convertirá en otra eternidad (no es parábola). Eso que no tiene nada que ver con la materia, comenzando con la de nuestro cuerpo y de todas nuestras pertenencias materiales. Eso que tiene que ver con EL ESPÍRITU.
Amable lector, más allá de todo este mundo inmediato, obvio, material y efímero, se encuentra la grandeza humana. En la Sabiduría tolteca de los antiguos mexicanos conocida como Toltecayotl, se decía que no somos seres humanos trabajando el plano espiritual, sino por el contrario, SOMOS SERES ESPIRITUALES TRABAJANDO EL PLANO HUMANO. Que el cuerpo es sólo una manifestación fugaz y pasajera de nuestra esencia. Que hemos venido a este plano material a decantar y purificar el Espíritu, esa pequeñísima partícula divina que el creador depositó en cada uno de nosotros y que con nuestro albedrío, disciplina y responsabilidad existencial podemos decantar y TRASCENDER. O con nuestra estupidez podemos DEGRADAR y hundir en el fangoso mundo material.
Gran desafío saber, quién en verdad somos, de dónde venimos y sobre todo…a dónde vamos después de la muerte. Usted, ¿qué piensa?

39. LA CRISIS DE LA EDUCACIÓN Y LOS RECHAZADOS


El problema de los estudiantes rechazados es la punta de un inmenso iceberg que se hunde en la historia y la estructura de nuestra nación. Actualmente somos un país de “expulsados y rechazados”. En efecto, millones de mexicanos han sido “expulsados” del país por las injustas condiciones económicas, debido al abuso y la incapacidad de quienes gobiernan a un país con recursos naturales y mano de obra excelente, pero que su incapacidad y su corrupción provocan la pobreza y la desesperanza en cerca de las tres cuartas partes de los mexicanos, que no cuentan con las condiciones adecuadas para vivir.
Por otra parte, hay millones de mexicanos mayores de 15 años, que representan el 8.4% de la población que no sabe leer y escribir. Sumándole a las decenas de millones de mexicanos que se pueden denominar “analfabetos funcionales”, es decir, que “medio” saben leer y escribir, y que muy pocas veces usan ese conocimiento de manera práctica-constructiva.
A toda esta catástrofe, súmele usted que la EDUCACIÓN EN MÉXICO ES UN FRAUDE. En efecto, datos de la SEP nos dicen que de cada 100 niños que entran a primaria, sólo 14 llegan a tener un título universitario y muchos de los “profesionistas” están sin empleo. Esa es la otra verdad, según el INEGI el 36.98% de los desempleados tienen estudios terminados de bachillerato y de nivel superior. Como ve usted, amable lector, el panorama es desolador.

Pero si a estas “sumas funestas”, usted le añade la “cereza al pastel” de los “estudiantes doblemente rechazados” y digo, doblemente, porque están siendo rechazados por una sociedad que no los quiere y por instituciones que los rechazan por su bajo nivel académico.


Esta es la cara oculta del problema. El sistema económico global no los quiere. No están en los proyectos estratégicos de los grandes capitales que hoy mueven al mundo y manejan a los gobiernos. En el futuro que “los mercaderes” construyen a bayoneta calada, no existen las universidades humanistas, críticas y de interés social. El futuro de la educación, según ellos, es la privatización. Educar únicamente para el trabajo, para formar cuadros de capataces, técnicos y obreros eficientes, como perfectas piezas producidas por una insensible troqueladora.
“Profesionistas” que no piensen, que no sientan, que no estén comprometidos con su pueblo, que no sientan ninguna responsabilidad social o histórica. Gente que sólo piense en “su triunfo y en su éxito personal”, en tener, comprar y pagar. Y a pesar de todo…también es un fracaso “esa clase de educación”.
En efecto, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey realizó un estudio con una generación que se había titulado diez años atrás, se quería saber qué trabajaban. Resultó que el 80% de los egresados estaban trabajando en campos ajenos a los que habían estudiado.
Como sabemos, la ignorancia es la madre las grandes riquezas. Entre más ignorantes y embrutecidos seamos los mexicanos; extranjeros como los Slim, los Zambrano, los Harp, los Saba y todo ese 10% de “mexicanos” que poseen el 40% de la riqueza nacional, seguirán enriqueciéndose inhumana e inmoralmente, más y más. Lo único que puede cambiar el estado COLONIAL de la injusticia, abuso y reparto inequitativo de la riqueza es la EDUCACIÓN.
Como la historia nos lo demuestra, no es la lucha armada o la lucha política lo que puede cambiar el ESTADO DE INJUSTICIA que vive la nación, pues en estos quinientos años hemos tenido un rosario de sangrientas luchas fraticidas y un sin fin de luchas políticas llenas de fraudes y trampas y nada ha cambiado, nada. Todo es, “quítate tú para que me ponga yo”, y seguir haciendo más de lo mismo que su antecesor.
El Sistema Educativo Moderno de México tuvo un excelente inicio con la creación de la SEP en 1921 a cargo de José Vasconcelos y siguió así hasta que lo empezó a destruir Luís Echeverría, quien tuvo a 4 secretarios de la SEP y “4 reformas educativas 4”. Cuando, primero los políticos y después los tecnócratas se apoderaron de la educación, el desplome ha sido devastador. Ha sido el propio gobierno quien ha destruido el Sistema Educativo que fue un logro de la Revolución.
El uso de los profesores como la tropa priísta para las trincheras en las luchas electorales, la creación de los grandes cacicazgos en el SNTE, desde el nefasto Jonguitud Barrios y la siniestra profesora Gordillo. En Oaxaca, para nadie es una novedad que los anteriores gobiernos estatales apoyaron y alimentaron a la Sección 22. Que hoy los políticos no se rasguen las vestiduras y culpen a los profesores del fracaso de la educación si ha sido el propio sistema el que la ha corrompido y destruido.
Lo mismo sucede con la educación superior. Existe una estrategia sistemática de desmantelamiento y destrucción de ésta. A partir del movimiento estudiantil de 1968, las instituciones de nivel superior han sido saboteadas, infiltradas de porros y han entrado a la arena de la lucha política y del poder.
Recuérdese la campaña que se orquestó en contra de la UNAM. Se recortan subsidios, se toman decisiones políticas en vez de decisiones académicas. Se trata de demostrar que la universidad pública es un fracaso y que las universidades privadas son la “salvación”. Totalmente falso, en las universidades públicas y privadas encuentra uno de todo, bueno y malo.
Se ha perdido la esencia de la enseñanza superior. En efecto, en este nivel la excelencia es lo que cuenta. Tanto de las instituciones, como de la planta docente y por supuesto de los estudiantes. Entiéndase bien, la educación superior es para una ÉLITE. Es una demagogia “la universidad para el pueblo; no todo “el pueblo” está dispuesto a sacrificarse en el esfuerzo sostenido para llegar a la excelencia académica. No todos tienen la capacidad de auto disciplinarse, de ser responsables y cumplidos, de hacer un supraesfuerzo para trabajar y concentrarse en la investigación y construcción del conocimiento. La educación superior es para una élite, no para un puñado de “niños bien” que papi les paga todo, ni para una turba de vagos revoltosos, cobijados por seudopolíticos enmascarados.
Es en cambio, para una élite de jóvenes responsables y comprometidos por el bienestar de su comunidad y de su nación. De esta manera, el ingreso a los estudios de nivel superior debe ser una OPORTUNIDAD PARA TODOS, no importando su nivel económico o social, pero debe ser eso, sólo una oportunidad. El que no tenga los méritos académicos, el que no tenga la disciplina y la responsabilidad, NO TIENE NADA QUE HACER EN UNA UNIVERSIDAD. Sí se le acepta…por presiones políticas, sólo llevará PROBLEMAS POLÍTICOS a la institución; porque, si entra a base de chantajes y desmanes, todo lo querrá obtener de esa manera, no sólo el título, sino luego el poder económico y político. Lo que mal empieza mal termina.
Los rechazados de la UBAJO, del IPN, de la UNAM y de todas las instituciones de nivel superior del país…son rechazados del sistema colonial. Aceptarlos es cavar más profundo la tumba de un mejor futuro para la sociedad. Aceptarlos es anteponer las presiones políticas al interés del bien común, la responsabilidad social y la educación. Es negar la esencia y el compromiso de las universidades, como instrumentos de cambio y de mejora social. Aceptarlos es destruir a las instituciones.
Los rechazados vienen deformándose desde la primaria. Ineficiencia en la planeación educativa, corrupción en el sindicalismo, malos maestros, pésimos alumnos. Círculo vicioso que no se puede romper y que, a los poderosos, a los que se enriquecen con la ignorancia de las mayorías, no les conviene romper. A los dueños de Televisa y TV Azteca, y de todas las empresas que producen productos chatarra, no les conviene un pueblo educado.
A TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS, no les conviene un pueblo educado. A TODAS LAS TRASNACIONALES, no les conviene un pueblo educado. A todos los GOBERNANTES AUTÓCRATAS Y CORRUPTOS, no les conviene un pueblo educado. A los NARCOTRAFICANTES y a los capos del CRIMEN ORGANIZADO, no les conviene un pueblo educado. A todos los que viven y se enriquecen de la ignorancia…no les conviene un pueblo educado.
Mientras en el sistema educativo de Oaxaca y del país no se rompa este círculo vicioso; mientras se siga auspiciado al maestro “grillo”, al directivo mafioso, al líder sindical deshonesto. Mientras las instituciones de educación pública sean “cañoneras políticas cargadas de corsarios, que navegan en los corruptos mares de la politiquería”, los extranjeros explotadores seguirán hinchándose de dinero, porque ellos saben que “a río revuelto en las universidades…ganancia de mercaderes”.

40. LA INICIATIVA PRIVADA VS. EL BIEN COMÚN


El mundo como lo conocemos, no ha sido estático. Las formas y los acuerdos sociales cambian, como cambian los valores y las ideas. Todo cambia. Mucha gente piensa que los seres humanos que nos han precedido en estos diez mil años de “civilización humana” pensaron como hoy nosotros pensamos, y eso no es totalmente cierto.
En efecto, han existido ideas y conceptos “fundadores y comunes” a todos los pueblos. Por ejemplo, el arco y la flecha, la lanza, la red, el caracol como instrumento sonoro, pero también otros más abstractos y que no son utilitarios, como es que el oro y la luz, que han sido usados por todos los pueblos antiguos del mundo (sin ponerse de acuerdo) como representaciones de lo divino y de lo sagrado.
Todos los pueblos del mundo, así como todos los seres humanos, no importando el tiempo y el espacio de su existencia, han tenido un fin supremo, común y compartido. Nos referimos a la trascendencia espiritual de la existencia. En efecto, cuando un ser humano o un pueblo, madura, crece, alcanza su nivel más alto de desarrollo humano, todos piensan, sin importar su cultura, su origen racial o geográfico o su tiempo histórico…todos buscan la trascendencia espiritual de la existencia material.
Los pueblos y las personas poco desarrolladas se quedan empantanadas y atascadas en el mundo material, en la inmediatez de la vida, en el dinero, en el tener, en el “gozar”…sean placeres carnales u obsesiones mentales como poseer todo lo posible para poder “ser alguien en la vida”. En general, cuando todo ser humano siente que la muerte lo ronda…se preocupa por la trascendencia existencial, sólo al final cuando ya hay poco que hacer.
Pero volviendo al punto de nuestra entrega, en la historia de la humanidad, desde la aparición del “Homo Erectus” hace apenas 140 mil años (el tiburón tiene 200 millones de años), EL BIEN COMÚN fue lo que permitió no sólo la evolución de la especie humana, sino su propia supervivencia. En efecto, “el bien común” es el interés y valor más importante de un grupo humano, pues en él se condensa todas las aspiraciones de subsistencia y trascendencia. En el bien común están los objetivos y las metas más importantes para que el grupo humano no sólo sobreviva, sino que le de sentido trascendente a la existencia material.
A fin de cuentas, píenselo bien amable lector, eso es lo único que realmente nos diferencia de los animales, nuestra conciencia por trascender espiritualmente nuestra existencia. El potencial espiritual es lo que realmente nos hace superiores a los demás animales. El nacer, crecer, reproducirse y morir lo hacemos todos, animales y seres humanos, unos mejor que otros pero todos lo hacemos. En cambio la búsqueda conciente de la trascendencia espiritual sólo se encuentra en “algunos seres humanos”.
Pues bien, EL BIEN COMÚN es todo lo que se refiere a aspectos materiales e inmateriales (ideas, conocimientos, sentimientos) que nos ayudan, por una parte, a garantizar la supervivencia material, y por la otra a trascender espiritualmente la existencia. El bien común va desde la habitación, la alimentación, el vestido, pasando por la salud, la educación, la organización, hasta niveles superiores y abstractos como la religión y el Estado de Derecho. El BIEN COMÚN nos hace “ser” y trascender”. El bien común es patrimonio de todos y está sobre todos los individuos de la comunidad y sus intereses personales.
Y ese es el punto. Cuando un puñado de individuos tiene “una iniciativa privada” que lesiona, vulnera, daña el interés público y el bien común, estamos frente a un choque de intereses, que atentan contra la VIDA.
En las seis civilizaciones Madre del mundo, la “iniciativa privada” no estaba permitida y sí existía, era estrictamente regulada por el Estado, que era el garante del BIEN COMÚN. No se permitía que un minúsculo grupo de individuos dañaran el BIEN COMÚN de las mayorías. Por más ricos que fueran, jamás su poder podía atentar contra el poder de la comunidad y del Estado. La iniciativa privada era tolerada como “un mal necesario” y estaba totalmente restringida, no tenían LIBERTAD de hacer lo que quisieran, pues ante todo estaba el interés público y el poder del Estado.
Para el caso de los mexicas en el Periodo Postclásico en Anahuac, “los mercaderes” o “pochtecas” estaban bajo estrictas normas en las que no se les permitía el acceso al poder por la vía económica, tenía que hacerlo por medio de las armas a través de las “batallas floridas”. Si un pochteca era prepotente o abusaba de su poder económico, era muerto en el acto y por ejemplo, los pochtecas tenían que introducir sus riquezas de noche a la Gran Tenochtitlan, para no ofender a los macehuales o pueblo común con la ostentación de su riqueza. Todo esto hizo crisis y en su momento los pochtecas de Tlatelolco se enfrentaron por el poder político con los tenochcas y fueron derrotados en una guerra interna.
El problema de nuestros tiempos es que un puñado de personas, en todo el mundo, se ha adueñado del dinero y de los medios masivos, y con ese poder están cambiando milenarias estructuras humanas que ponen en peligro, no sólo a la humanidad, sino al planeta Tierra. En efecto, la “iniciativa privada” de estos pocos individuos está cambiando los valores y paradigmas de la existencia humana. El consumismo ciego, el individualismo, la explotación despiadada de las personas, la depredación de los recursos naturales y la contaminación ambiental, ya han condenado a la extinción a la especie humana y al planeta. Es cuestión de poco tiempo y no se exagera el peligro.
El caso de México es verdaderamente patético y nos revela, por una parte, el grado de explotación que sufre el pueblo de México por la despiadada colonización, y por otra parte, nos habla de la gran riqueza que genera el pueblo y sus recursos naturales. En efecto, el hecho de que un libanés avecindado en México sea EL HOMBRE MÁS RICO DEL MUNDO nos habla del grado de explotación que existe en México.
La “iniciativa privada” de Carlos Slim Helú es capaz de depredar a un pueblo pobre y dejarlo en la verdadera orfandad existencial. El poder personal de un solo hombre está por encima de los gobiernos, las leyes, los ciudadanos. La iniciativa privada del señor Slim puede poner en jaque al gobierno federal o a cualquier gobierno estatal o municipal, pero por supuesto que acaba abrumadoramente a cualquier ciudadano que no se atenga a “sus leyes” o atente contra sus intereses. El señor Slim y su “iniciativa privada” atenta contra el BIEN COMÚN, y permite que existan 20 millones de personas en extrema pobreza o más de la mitad de los mexicanos no tengan la básico indispensable.

El señor Slim tiene esa cantidad de dinero gracias a la corrupción, a la injusticia social, a la inequidad, a un Estado Colonial, pero sobre todo, gracias a la IGNORANCIA DEL PUEBLO que él explota. La ignorancia del pueblo es el “bien más preciado de los mercaderes y políticos”; gracias a la ignorancia unos explotan despiadadamente a todos y otros usufructúan el gobierno indebidamente. Los políticos son siempre los títeres y empleados de “los mercaderes”, en México y en todos “los países democráticos” Porque como hemos señalado en este espacio, la democracia es la forma en la que “los mercaderes” gobiernan en nombre de los pobres a través de los políticos.

La riqueza del Sr. Slim representa el símbolo más oscuro de la explotación y la injusticia humana. La cuantía de su riqueza (el hombre más rico del mundo) representa la dimensión de la injusticia en México. El tamaño de nuestra pobreza es el tamaño de nuestra ignorancia. Por eso en este país, gente como Hank, Nacif, Bailleres, Salinas, Azcárraga, Harp, Saba, Surcar, hacen lo que quieren y lo que les conviene impunemente. Su “iniciativa privada” pasa (legalmente) por encima del BIEN COMÚN de las mayorías. El “Estado de Derecho” garantiza está desviación humana. Las leyes, las instituciones y las autoridades están diseñadas para que esto funcione así, para que un hombre pueda ganar (legalmente) 18 millones de dólares diariamente al exprimir a decenas de millones de personas y al mismo tiempo 20 millones de personas no tengan qué comer.
Como puede ver el amable lector, este país no le pertenece a las mayorías. Este país lo hicieron en 1821 los criollos para los criollos. Su “iniciativa privada” es legal y está por encima del BIEN COMÚN de 100 millones de personas.

41. LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO…

Una cuestión de supervivencia de la humanidad
El problema de la destrucción social y ecológica que está viviendo la humanidad se debe a un cambio de paradigma. El antiguo paradigma se empezó a formar, seguramente desde la evolución del homo sapiens, hace más de cuarenta mil años. Este paradigma sustenta LA EXISTENCIA DE LA VIDA EN UN PLANO SAGRADO y la imperiosa necesidad de la TRASCENDENCIA ESPIRITUAL de ella, como individuo y como sociedad. Así se explica todas las magnas obras de las Civilizaciones Madre, que estaban enfocadas a la trascendencia espiritual.
El nuevo paradigma se inició con la emigración de “los mercaderes” del Cercano Oriente a la salvaje y primitiva Europa que quedó después del derrumbe del Imperio Romano. “Los mercaderes” huyeron por la “falta de libertad” en que las milenarias civilizaciones de Oriente mantenían a “los mercaderes” y su maligno oficio de “mercar” y sacar ganancia ilegítima del trabajo de otros. Esto es, “los mercaderes” nunca producen, sólo compran y venden, apropiándose de la mayor ganancia. Este acto ilegal e inmoral fue tolerado pero muy controlado por las milenarias culturas del oriente, de modo que aunque “los mercaderes” tuvieran mucha riqueza, con ella no accedían al poder. Sus pretensiones de poder y control sobre la sociedad, estaban muy bien acotadas y limitadas por el Estado, la cultura y las tradiciones espirituales de carácter milenario.
Por ello, “los mercaderes” emigraron a la península europea, que estaba gobernada por ignorantes reyes y señores feudales en permanentes guerras de rapiña. Como no eran aristócratas, ni pertenecían a la iglesia, ni eran soldados, ni siervos, los mercaderes se fueron a asentar alrededor de los castillos creando los Burgos.

El nuevo paradigma que han impuesto “los mercaderes” se sustenta en el culto al becerro de oro, entiéndase como el culto a la materia, al atesoramiento, al agio y a la ganancia inmoral sobre la explotación de los seres humanos y la depredación de la naturaleza. El medio para lograrlo es el individualismo, el materialismo, la libertad ilimitada, la iniciativa privada y la democracia.


Es aquí donde se da la verdadera confrontación entre el Estado y el Mercado, el derecho del “bien común” en contra del derecho del “interés privado”, entre los intereses de la comunidad y los intereses del individuo, entre la tradición y la modernidad, entre la nobleza y la democracia. En síntesis, la lucha entre un sentido biófilo y un sentido necrófilo de la vida y el mundo.

Desde tiempos inmemoriales, los seres humanos en todas las civilizaciones y Culturas Madre, siempre fueron gobernados por LA NOBLEZA HUMANA, es decir, personas que fueron preparadas desde su infancia, exaltando lo mejor de su espiritualidad y enriquecidos con lo mejor de la sabiduría y valores de cada civilización para dirigir a sus pueblos. Se les llamó faraones, kanes, tlatoanis, etc. El Estado tenía como responsabilidad, no solamente mantener la justicia y el desarrollo pleno del pueblo, sino que fundamentalmente se enfocaba a guiar la trascendencia espiritual de su pueblo y en muchos casos del mundo.


El BIEN COMÚN se sustentaba en la conciencia del nivel sagrado que tiene la vida y la espiritualidad, que permitía la trascendencia existencial. Este fue el “Viejo Orden Mundial” con sus aciertos y sus desaciertos.
“Los mercaderes” al tiempo se apropiaron del poder en Europa, derrocaron a las monarquías e impusieron “las democracia$$” y se dedicaron a “descubrir y conquistar” el mundo con el espíritu guerrero de “los bárbaros del Norte”, para imponer la “libertad y la democracia”. El proyecto de “los mercaderes” es destruir “el Viejo Orden” e imponer “El Nuevo Orden Mundial”, en el que el culto al becerro de oro, la corrupta democracia electorera, la iniciativa privada y las sociedades anónimas, la publicidad, los medios masivos, el consumo, el individualismo, la muerte de Dios y el menosprecio a las religiones, la destrucción de las tradiciones y costumbres y la imposición de la “modernidad”… que sólo es el consumo extralógico, pero sobre todo a imponer “el derecho y la libertad” de unos cuantos, sobre el bien común del pueblo, sobre los derechos y aspiraciones de las mayorías.
Es por ello que “los mercaderes”, siempre han luchado en contra del bien común y tratan de imponer a través del engaño “la sagrada libertad del individuo”, de su supuesto derecho individual sobre el Estado y la sociedad.
Este es el punto de está entrega, amable lector. La crisis planetaria que estamos viviendo se debe a que unos cuantos han impuesto “sus intereses individuales disfrazados de derechos”, sobre los pueblos y la Tierra misma como ser vivo. El problema es que unos cuantos han privatizado el bien común.
La estrategia ha sido que después de destruir “el Viejo Orden” e imponer los derechos individuales sobre el bien común, LE HAN DADO A SUS INICIATIVAS PRIVADAS, EL CARÁCTER O PERSONALIDAD DE INDIVIDUOS O SEA, DE SOCIEDADES ANÓNIMAS, que finalmente se han transformado en las empresas trasnacionales que hoy controlan a los gobiernos, los pueblos y destruyen la naturaleza por el lucro desmedido. Amable lector, la verdad es que la humanidad ha sido engañada por esta perversa iniciativa que distorsiona la realidad natural del mundo y la vida.
Lo que se está debatiendo en el mundo es EL DERECHO A LA VIDA, A CREARLA Y A DESTRUIRLA. La ciencia y la tecnología, (creadas por y al servicio de “los mercaderes”), han llegado al genoma humano y a la transformación y manipulación genética de la vida. Pero la ciencia está al servicio de las grandes corporaciones, que no tienen responsabilidad social, histórica o moral con la humanidad, sólo con el becerro de oro.
EL ASUNTO DE LA CREACIÓN DE LA VIDA EN LABORATORIOS TIENE QUE VER DIRECTAMENTE CON LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO. El “Caballo de Troya” está justamente en “el derecho individual” que supuestamente tiene la mujer, frente a la VIDA, a su cuerpo, a la sociedad y el Estado. Lo que no se dan cuenta, aquellas personas que están a favor del aborto, es que atrás de su “ingenua y manipulada percepción de la libertad del individuo”, se esconde un monstruo, una perversa trampa que amenaza la vida planetaria.
En efecto, imagínense cuando se apruebe el aborto, es decir, el derecho que “un individuo” tiene de quitar la vida a otro ser vivo frente al Estado y a la sociedad, el segundo paso será que, “otro individuo” (o sea una persona moral .) como Dupont, Monsanto o IBM, podrán no sólo crear vida (como ya lo están haciendo), sino que también la puedan quitar “legalmente”.
Estimados lectores, estamos en el borde de un abismo…y no lo vemos, cegados por “el sacrosanto derecho individual de las personas”. Despenalizar el aborto es abrir la Caja de Pandora. Y no me refiero a las pobres mujeres que mueren criminalmente en la clandestinidad e insalubridad. Tampoco es un asunto de moral cristiana (o de cualquier religión). Se trata de ver cuál es el perverso fin de una iniciativa como esta que, finalmente favorecerá a las grandes trasnacionales y perjudicará a la sociedad.
En efecto, legalizar el aborto no es resolver el problema. El problema es de injusticia, ignorancia y pobreza. La gente con dinero desde hace muchas décadas usa el aborto impunemente. El problema es que el Estado no le da a la población la oportunidad de vivir decorosamente y poder educarse y educar a sus hijos. El problema es que “los mercaderes”, dueños de los medios masivos y de los medios de producción, cada día corrompen y envilecen a la juventud, sumiéndola en la bajeza y la bestialidad y en la pobreza material y espiritual, basta ver la TV comercial.

El verdadero problema es que “los mercaderes”, al tener el dominio del poder a través del dinero, controlan a los gobiernos, obligándolos a que cada día los trabajadores pierdan sus derechos y los reduzcan a una vida de esclavitud. Enajenado y embruteciendo a las nuevas generaciones, haciendo que se pierdan los valores, principios éticos y morales. Coadyuvando como cómplices de que se diluyan las tradiciones y costumbres, entregando a los pueblos a la televisión, el consumo, la violencia y la vulgaridad.


Pero especialmente, el gobierno apoya a “los mercaderes” para que EL PUEBLO PIERDA EL SENTIDO SAGRADO DE LA VIDA Y DEL MUNDO. Que las nuevas generaciones sólo piensen en el “cuanto tienes, cuanto vales”, en la diversión y en el placer, en una sociedad sin límites y en el libertinaje permanente, en el consumo y en el desprecio a la cultura ancestral.
Legalizar el aborto va en contra del bien común, de la sociedad y del sentido sagrado de la vida. Favorece a los intereses de “los mercaderes” y su proyecto de implantar el Nuevo Orden Mundial, donde el culto al becerro de oro es lo único real y verdadero. Los verdaderamente favorecidos por esta ley a mediano plazo…serán las personas morales, las sociedades anónimas.
Decir NO AL ABORTO es una cuestión de inteligencia y de supervivencia de la especie humana, no es una cuestión moral o religiosa. El aborto legal es uno más de los excesos del libertinaje auspiciado por “los mercaderes” para controlar y destruir a la humanidad.

42. LA LEY TELEVISA…

Un ejemplo cristalino de autoritarismo y corrupción
“El mundo y la verdad”, son creados y recreados por los medios, especialmente por la televisión y la radio. Los medios masivos son un fenómeno tecnológico que ha cambiado totalmente la vida de los seres humanos; son un verdadero parte aguas en la historia de la humanidad. Los medios están diseñados para dominar y controlar a las masas. La radio y la TV inciden en el subconsciente de las personas…son su intimidad y su conciencia, y están en todos lados y a todas horas. Nadie puede escapar de ellos…nadie.
Los dueños del dinero, los verdaderos poseedores del PODER, los controlan y los usan para sus necrófilos intereses. El mundo que estamos viviendo usted y yo, hoy se construye en los medios. La vida hace medio siglo era totalmente diferente a lo que es hoy…y eso, se lo debemos a los medios.
Lo que no pasa en la TV no es cierto, no es verdad, no existe en la realidad. La “verdad” se repite una y otra vez en los noticieros. Lo bonito lo feo, lo bueno lo malo, lo justo y lo injusto, lo agradable del mundo y la vida…sale en la TV Los valores, las actitudes, los paradigmas, los modelos de educación, hoy en día se encuentran en la TV No hace mucho tiempo, por la forma de hablar de cualquier mexicano, sabíamos de dónde era…hoy gracias a la TV todos hablan igual que Brozo, Adal Ramones o Vulgarcito.
El mismo gobierno, gobierna a través de la TV. Ya no importa hacer obras, lo importante es anunciarlas. No importa si son verdad o mentira, si están bien hechas o mal hechas: lo importante es que estén en los medios. Miles de amparos en el mundo real se interponen en contra de la nueva Ley del ISSSTE, pero la realidad televisiva nos enseña que esa ley es lo mejor. De modo que los que interpusieron el amparo viven fuera de la realidad.

Todo esto viene a cuento por la famosa Ley Televisa. La verdad es que esta ley es el abuso más grande que han hecho los dueños del dinero en contra del pueblo y el gobierno mexicano. En realidad no es una ley, sino un “paquete de negocios”, en el que se despoja al pueblo y al gobierno de la soberanía y se le esclaviza a una plutocracia autoritaria y abusiva.


No es el punto de esta entrega analizar la ley en sí, muchos colegas ya lo están haciendo. Lo que nosotros pretendemos es llamar la atención del amable lector, en el “procedimiento” para validar este atentado, pues nos demuestra, CON HECHOS CONSUMADOS, que los políticos de todos los partidos no buscan el interés de la Nación ni del pueblo. Nos demuestra que con dinero y los medios, los verdaderos poderosos hacen lo que quieren y pueden manejar a su conveniencia a la Cámara de Diputados y parte de la Cámara de Senadores, y ni qué decir de la presidencia. Televisa hizo el año pasado todo lo que quiso y manipuló, chantajeó y presionó a todo mundo, desde los candidatos a la presidencia, pasando por el secretario de gobernación, los presidentes de los partidos políticos y los líderes de las cámaras, para sacar una ley hecha por ellos a su medida y a sus intereses…pasó sobre todos, evidenciando la corrupción y la falta de patriotismo de aquellos que dicen defender el interés de la Nación y el bienestar del pueblo. Y todos cooperaron o se hicieron de la vista gorda, desde los más derechistas hasta los más izquierdistas…¡bufones de opereta! Todos mentirosos, simuladores, cínicos, todos.
Insisto, el punto no es analizar la injusta y abusiva Ley Televisa, sino el cómo la lograron imponer a los políticos mexicanos, el cómo usaron a las instituciones “legalmente”. Eso nos demuestra la realidad desnuda de la política, de los políticos en México y sobre todo, la debilidad del Estado. Nos enseña que el pueblo no tiene instituciones, ni funcionarios, ni partidos políticos que velen por su bienestar, que sólo son mercancía en oferta al mejor postor. El pueblo está indefenso ante la voracidad y criminalidad de los adoradores del becerro de oro, tanto locales como internacionales que tienen sometido a la pobreza y el embrutecimiento al pueblo, vía la televisión y la radio.

Sólo un puñado de Senadores encabezados por Javier Corral han logrado poner una piedrita en el camino de esta felonía. Ahora el asunto está en manos del tribunal más alto de la Nación. Ahora los mexicanos veremos “de que está hecha la ley en México”. Lo justo y lo digno, es que se comience de cero y se vuelva a legislar en base al interés del pueblo y la nación mexicana, no en base al interés de una reducida plutocracia. Legislar sobre los medios es un asunto de seguridad nacional y de rectoría del Estado, sí el Estado pierde el control y la rectoría de los medios…el país estará perdido. ¡No es una exageración!


Por eso se entiende el porqué todos los medios del mundo están “ladrando” en contra del pueblo y gobierno venezolano, que a través de su presidente han decidido no renovarle la concesión a una “hermana” de Televisa en Venezuela, quien se dedicó a sabotear el proyecto que el pueblo y el gobierno venezolano han decidido implantar. Sea bueno, malo o esté equivocado, en las urnas, la mayoría de los venezolanos apoyan las medidas del Sr. Hugo Chávez y ese pequeño sector rico de la sociedad “democrática”, esos cuantos que tienen todo y están acostumbrados a pasar sobre todo para imponer sus intereses y mantener sus prerrogativas, están alarmados de cómo se está atentando en contra de sus ancestrales privilegios de explotar y embrutecer al pueblo, en contubernio con los sucesivos gobiernos surgidos de la democracia de “los mercaderes”.
De la misma manera en México, las dos televisoras comerciales están acusando a Chávez de dictador y a los honestos senadores que impugnan la Ley Televisa, de querer volver al autoritarismo de Estado. Totalmente falso, lo cierto es que gracias a la corrupción de la clase política en México, vamos directo al autoritarismo del Mercado.

43. LAS PROMESAS DE LOS CANDIDATOS



Gane quien gane Oaxaca pierde
Recientemente recibí una llamada telefónica en la que me dijeron que si tenía 2 minutos para participar en una encuesta política. La primera pregunta versaba sobre mi intención de voto sobre los cuatro candidatos a la Presidencia Municipal de Oaxaca. Las cinco preguntas posteriores se referían a un candidato. Que si su experiencia en esto y aquello serviría para gobernar y una serie de afirmaciones muy tendenciosas acerca de la situación política y económica de Oaxaca. Todas las preguntas estructuradas en el tenor de “el candidato fulano de tal piensa que”…¿usted está de acuerdo? Por supuesto que cualquier persona tendría que contestar afirmativamente, de lo contrario sería una aberración decir “que uno no estaba de acuerdo con el candidato”. Al final de los más de dos minutos, vuelven a hacer la pregunta sobre la intención del voto.
Amable lector, los políticos y los gángsters de la mercadotecnia política parten de que el pueblo es retrasado mental y pueden hacer y decir lo que quieran. Al final de la llamada, se da uno cuenta de que uno fue engañado. No era una encuesta política, ¡era un promocional de un candidato! ¿Qué puede uno pensar de un candidato que miente y comete un fraude desde la misma campaña? Sí le hablan a usted y le dicen, “nos permite cuatro minutos para exponerle las ideas de este candidato”, uno decide si lo hace o no, pero no abusarán de la buena voluntad de usted.
Estoy convencido de que LA GENTE DECENTE NO SE METE EN POLÍTICA. Porque la política fue creada por “los mercaderes” en 1776 con la creación de Estados Unidos, los países (no había ninguno hasta ese momento), la libertad, la democracia, los partidos políticos, el libre mercado, la publicidad y un largo etcétera. En efecto, hasta 1776 no existían políticos en el mundo. Los humanos de todo el mundo vivían gobernados por emperadores, reyes, sultanes, tlatoanis, kanes, etc. No existían países, sólo había imperios, reinos, sultanatos, federaciones y confederaciones….más no países. El Estado (en cualquier parte del mundo) tenía completo dominio del Mercado y “los mercaderes”, por más riqueza que tuvieran, no podían gobernar o usar el gobierno para favorecer sus intereses.
Al derrocar a los imperios, reinos y monarquías, “los mercaderes”, que muy hábilmente nunca dan la cara, crearon la “democracia” y con ella la política y los partidos políticos, para que a manera de títeres, los políticos, gobernaran en nombre del pueblo para los intereses de los dueños del dinero. Por consecuencia, la política se sustenta en el fraude y en la mentira, pues se busca el voto del pueblo (con engaños) para legitimar a quien gobernará para favorecer el interés del que financió su campaña en perjuicio del bien común.
Este es el punto, EL INTERÉS PRIVADO de los dueños del dinero, contra EL BIEN COMÚN del pueblo. El campo de batalla….LA POLÍTICA. La política, los partidos políticos y la democracia electorera son la forma en la que los dueños del dinero gobiernan EN TODO EL MUNDO.
Es obvio y claro que la democracia es corrupción, desde Washington, hasta Bagdad, pasando por “todo el mundo libre”. Los “títeres” de la calaña de Bush y Fox, por citar dos trágicos ejemplos, son incultos, incapaces y corruptos. “Los mercaderes” cada día los quieren así. Entre más corrupto e ignorante sea el representante de un pueblo, más fácil es doblegarlo y alinearlo a los intereses económicos de unos cuantos. El político tiene que hacer malabares entre el reclamo del pueblo por el bien común y los intereses de los dueños del dinero. Un ejemplo es la autorización de la construcción de una nueva terminal de autobuses foráneos en el centro de la ciudad de Oaxaca.
“Los mercaderes” han hecho creer a la humanidad, gracias a todo su poder, dinero y medios de comunicación, que la única y la mejor forma de que los pueblos se gobiernen es a través de la democracia. El culto al becerro de oro, a la materia, al dinero, al interés privado sobre el bien común, sólo se puede dar plenamente en la democracia, porque la democracia y el Mercado son hermanos, se apuntalan mutuamente.
Nos han hecho creer que existe un desarrollo humano lineal y ascendente, que comenzó con el comunismo primitivo, pasó por el esclavismo, feudalismo y que “la democracia capitalista” es el estadio de mayor desarrollo humano. Esto es totalmente falso.
Desde que se implantó la democracia y el libre mercado en todo el mundo con cañoneras de Inglaterra y E.U., las condiciones de vida de los grandes grupos humanos se han empobrecido material y espiritualmente.
Por casualidad, esta semana he visto el cierre de campaña de dos candidatos. En esencia es lo mismo. Como la democracia y la lucha política han caído tan bajo, los candidatos tienen que INVERTIR MUCHO DINERO. Ya no hay ideas y compromisos, sólo mercadotecnia. De lo que se trata es de arrasar saturando de publicidad. No se trata de qué clase de persona es, sino de cuánto dinero tiene para invertir en publicidad. No se trata de cuáles son sus propuestas y visión de la realidad, sino cómo pude atraer más gente por todos los medios. En estos días he visto TONELADAS DE DINERO ENSUCIANDO LA CIUDAD, cuando hace falta ese dinero para dotarla de servicios que hacen falta. La política ahora es mercadotecnia y los mítines políticos ahora son grandes espectáculos artísticos, porque la gente ya no va a escuchar a los políticos, la gente sabe que TODOS MIENTEN, pero unos les ofrecen distracción mejor que otros, más nada.
En la campaña, NADIE ESTÁ LUCHANDO POR OAXACA; todos y cada uno de ellos, desde los candidatos hasta los ayudantes de los ayudantes, están en la campaña…porque tienen la esperanza de ganar...¡algo para ellos! La campaña es un negocio y una oportunidad. Desde el que INVIERTE SU DINERO o SU POSICIÓN POLÍTICA, hasta el que invierte su tiempo. Esa es la verdad de la democracia electorera en TODOS LOS PARTIDOS en todas partes de México y el mundo.
Todos los candidatos, de todos los partidos “dicen lo mismo y todos hacen lo mismo”. Prometen trabajar para “el bien común”, pero terminan sirviendo al interés privado de unos cuantos. Todos hacen lo mismo, los candidatos de Oaxaca, el DF, Washington, Londres o Moscú. Los seres humanos somos tan ingenuos, que no nos damos cuenta del gran engaño de la supuesta democracia y las promesas de “los candidatos”, sea a la Presidencia de la República, a la Gubernatura, el Senado, la Cámara de Diputados o una Presidencia Municipal.
En la ciudad de Oaxaca, desde su primer Alcalde, Juan Peláez de Berrio hasta el último, todos PROMETIERON TODO Y CUMPLIERON CON MUY POCO. Los intereses económicos de unos cuantos están por encima del “bien común” de las mayorías.

44. LOS ALTOS FUNCIONARIOS FEDERALES…

Empleados serviles de los mercaderes
En el nuevo Orden Mundial, los dueños del dinero (“los mercaderes”) se están apropiando, no sólo de la riqueza natural y del trabajo de miles de millones de seres humanos, sino se valen de la apropiación ilegal más inmoral, como es la del “bien común” de un pueblo.
Me refiero al gobierno. En efecto, el gobierno es uno de los bienes de la comunidad más preciados e importantes. El gobierno es la guía y el garante del desarrollo, justicia y bienestar de los países. Es el medio aceptado por todos que vela por el mantenimiento de un Estado de Derecho, en el que el interés público este por encima del interés privado. El gobierno permite trazar directrices a largo plazo, planificar el futuro en función del bien común de un pueblo.

De este modo, el gobernante debe ser una persona honesta, responsable y consciente de que bajo sus hombros tiene la responsabilidad de propiciar el desarrollo con justicia e igualdad de un pueblo. Haciendo a un lado los intereses de los poderosos, pues no debe haber un poder mayor que el del Estado. El interés privado, sea nacional o trasnacional debe someterse al interés público de la Nación y a sus leyes.


El gobierno es entonces un instrumento que dirige, coadyuva, alienta las relaciones entre los particulares para mantener dirección, valores y principios del “bien común”, y al mismo tiempo, defiende y preserva el “bien común” del pueblo frente a otros pueblos y a los poderosos intereses de familias o mega empresas. El gobierno debe de impartir justicia y debe velar por el cumplimiento de la Ley y de su espíritu, que se sustenta en el interés y bien de las mayorías. El gobierno debe ser también el administrador de los recursos, riquezas y patrimonio de todo el pueblo, velando por el buen uso de estos recursos en obras de interés y provecho del pueblo.
Sin embargo, el gobierno y los gobernantes en el nuevo Orden Mundial se han convertido en un efectivo instrumento que beneficia a “los mercaderes” y sus “privados intereses”. En efecto, los gobernantes se han convertido en sumisos y dóciles empelados de los dueños del dinero. Dispuestos a servir ciegamente a los intereses económicos, políticos, sociales y culturales que benefician el incremento en el poder y en las ganancias de “los mercaderes”, a pesar de que en esta servidumbre, los pueblos pierdan sus libertades, su nivel de vida, sus derechos y sus culturas. El interés privado de “los mercaderes” está conduciendo a la humanidad y al planeta a su destrucción, tanto por la degradación social y cultural debido el afán de lucro a través del consumo extralógico, como por el nivel tan dramático de su depredación y contaminación a favor de las ganancias de las grandes empresas.

Es común ver cómo la familia ha sucumbido por las formas culturales de la economía, en donde el dinero, el trabajo y el consumo de artículos chatarra, están cambiando dramáticamente la visión y significado del mundo y la vida. Los valores, principios, tradiciones y costumbres, están siendo derrotados por el impulso de la cultura de “los mercaderes”, la cultura de la modernidad, el progreso y el éxito material de la vida, por medido en la capacidad de consumo.


El gran problema que está viviendo la humanidad en el inicio del Tercer Milenio es LA PRIVATIZACIÓN DEL GOBIERNO. En síntesis, el bien común más importante de los pueblos se ha privatizado. El desarrollo armónico y con justicia de la sociedad se ha cambiado por el crecimiento económico y el rendimiento del capital. La libertad y la justicia se han cambiado por la libertad económica y la flexibilización de las regulaciones arancelarias, la pérdida del poder adquisitivo y las prestaciones sociales de los trabajadores. El Nuevo Orden Mundial, los gobiernos y sus recursos están para apoyar y favorecer los intereses privados de los capitales y de las empresas trasnacionales. El Gobierno ha pasado a ser un “administrador y un policía” al servicio de “los mercaderes”.
El Estado ha pasado a ser un instrumento que avala estos cambios y se adecúa para poder sobrevivir a la modernidad. Los gobernantes, antes líderes, ahora han pasado a ser empelados de confianza, que llegan a estos puestos gracias, por una parte, a la “corrupta democracia electorera de los mercaderes” y por la otra, a los dineros y apoyos que los dueños les dan a través de efectivo o en especie. De esta manera, los empleados quedan tan comprometidos a sus amos, que sus servicios son medianamente valorados por sus amos.
En el Nuevo Orden Mundial de “los mercaderes”, se acabaron los países, los líderes políticos, las identidades, las culturas y la soberanía de los pueblos. Todos quedan a expensas de un superpoder, que está más allá de los gobiernos, las leyes o Dios. El culto al becerro de oro es la nueva religión mundial y “los mercaderes” la alta jerarquía de este maligno culto.
Finalmente diremos que, cuando terminan de cumplir eficaz y servilmente sus responsabilidades en el gobierno a favor de los intereses de “los mercaderes”, estos empleados de confianza son muy bien recomendados y los contratan abiertamente en las grandes trasnacionales como un premio por la traición a sus pueblos y a su patria. Es el caso del ex presidente Zedillo o el del ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz. El primero es alto empleado de las trasnacionales y el segundo, fue nombrado presidente de la empresa de telefonía española en México.
Pero no es el único; el país, a pesar de ser una nación con el 72% de la población pobre (según la U. Iberoamericana), posee el triste récord de contar con un puñado de los ricos más ricos del mundo, quienes se han “asociado” con los capitales foráneos para succionar algunas migajas de la enorme riqueza que se saca del país, por la explotación de la mano de obra barata, el embrutecimiento del pueblo para que compre toneladas de productos chatarra y la depredación y contaminación de los recursos naturales. Desde el ex presidente Zedillo hasta Gil Díaz, estos traidores cínicamente se burlan de un pueblo enajenado y embrutecido por un colonialismo, que finca su poder en la ignorancia y la corrupción.

Este país, que los criollos fundaron para ellos mismos hace 186 años y que indebidamente llamaron “México”, está a punto de estallar por tanta explotación, injusticia y engaño. El pueblo mayoritario y verdadero, no el del canal de las estrellas y foxilandia, se debe de plantear la re-fundación de La República de Anahuac o será integrado totalmente a ese mundo orwelliano, como una sucursal más de esa malvada megaempresa del becerro de oro.

45. “ENLACE”… ¿Y QUIÉN EVALÚA

LA POLÍTICA EDUCATIVA DEL GOBIERNO?


La historia de la educación en México es muy antigua y ha tenido momentos luminosos y otros muy oscuros. Mucha gente ignora que somos la única civilización en el mundo que tuvo el primer y más antiguo sistema de educación público y gratuito.
En efecto, desde los tiempos de los olmecas en el Periodo Preclásico (1500 a.C.) hasta la invasión europea (1519 d.C.), los Viejos Abuelos desarrollaron una civilización escolarizada. Monte Albán, Teotihuacan o Palenque, por sólo situar 3 zonas arqueológicas, no hubieran podido construirse a lo largo de siglos, sin un sistema escolarizado que involucrara a las nuevas generaciones en un megaproyecto constructivo a tan largo plazo (Monte Albán duró su construcción 1350 años).
Mucho de lo que hoy somos los mexicanos, tiene que ver con esos tres mil años de que nuestros antepasados fueron al Telpochcalli, al Cuicacalli y al Calmecac. En el banco genético de información cultural el pueblo de México conoce el valor y los frutos de la educación. Esto se ve cuando las familias más pobres se quedan sin comer, por mandar a sus hijos a la escuela. Ellos creen en la educación y eso es un legado de su pasado.
A lo largo de todo el periodo colonial, los españoles condenaron a la ignorancia al pueblo invadido. Destruyeron sus instituciones educativas, mataron a sus maestros y quemaron sus códices. El objetivo era mantener en la ignorancia a los vencidos para que fueran dóciles y sumisos esclavos. Con la “Independencia” (de los criollos de los españoles), los criollos iniciaron pequeñas iniciativas para educar al pueblo. La educación estuvo en manos de la iglesia y fue dirigida en mayor grado para los criollos y muy poco para los mestizos. Los indígenas, mayoritarios en el siglo XIX, quedaron excluidos de la educación pública.
Con la guerra civil que alentaron los E.U. para sacar los capitales de México e implementar la Doctrina Monroe (América para los americanos) se hace la llamada “Revolución;, por ello los criollos se vieron forzados a dar algunas concesiones al pueblo invadido. Gracias a los ideales de justicia social que enarbolaron Zapata y Villa, en 1921 nace la SEP, desarrollando el proyecto un filósofo y educador como lo fue José Vasconcelos.
La educación se desarrolló con gran plenitud los siguientes cincuenta años. Inspirada en los preceptos revolucionarios y nacionalistas, la educación fue una de las prioridades de los gobiernos post-revolucionarios, en el que participaron grandes educadores e intelectuales al frente de la SEP, como el ya mencionado José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime Torres Bodet, Agustín Yánez; y tuvimos grandes educadores como: Rosaura Zapata, Gabino Barreda, Arquímedes Caballero, Abraham Castellanos, Enrique Rebsámen, Casiano Conzatti, Daniel Cossío Villegas, Isidro Fabela, Vicente Lombardo Toledano y muchos más. Pero también hubo presidentes como Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos que hicieron de la educación uno de los proyectos más importantes de su gobierno.
Sin embargo, todo este portentoso proyecto educativo empezó a ser destruido por el propio gobierno, comenzando con el nefasto sexenio de Luís Echeverría en el que hubo varios secretarios de la SEP y cada uno “quiso implantar su propia Reforma Educativa”. El sistema educativo en México fue saboteado por el propio gobierno al usar la SEP como plataforma política para los secretarios, que dejaron de ser educadores y pasaron a ser políticos y hasta arribistas sinvergüenzas como Fausto Alzati Araiza, que se dijo Doctor. En efecto, la SEP empezó a ser nido de políticos que desplazaron a los educadores y planificadores. Gente como: Porfirio Muñoz Ledo, Jesús Reyes Heróles, Miguel González Avelar, Manuel Bartlett Díaz, Ernesto Zedillo Ponce de León, Fausto Alzati Araiza, Miguel Limón Rojas, que nada tenían que ver con la educación, destruyeron el proyecto educativo post-revolucionario. Los “secretarios” iban y venían, cada uno con “su equipo” y sus reformas educativas. Algunos duraron meses. Y para variar, Josefina Vázquez Mota nada tiene que ver con la educación, y menos el yerno de la maestra Gordillo.

El otro gran proyecto que destruyó a la educación en México fue la creación del SNTE y el uso del magisterio para fines políticos. La corrupción en la docencia la alentó el propio gobierno al crear un sindicato poderoso y poniendo al frente de él a un mafioso y corrupto como fue Carlos Jongitud Barrios, que le garantizó al gobierno controlar a las bases magisteriales y usarlos como dóciles peones en la organización del permanente fraude electoral priísta.


Si se acusa al maestro de haber perdido la mística de la docencia, se debe recordar que fue el propio gobierno el que corrompió al magisterio y lo metió en la dinámica del poder y de las prebendas. El nuevo paradigma magisterial del gobierno lo encarna la maestra más exitosa del país: nos referimos a la maestra Elba Esther Gordillo, “dechado de moralidad y rectitud”. Ese es el prototipo de maestros que ha creado el modelo neoliberal.
El gobierno mexicano, además de corromper a los educadores y destruir el sistema educativo, no invierte los recursos que se requieren y que supuestamente debería ser el 8% del PIB. En todo el país las escuelas no tienen presupuesto para mantenimiento y equipamiento, hacen falta plazas y la corrupción gobierno-sindicato tiene a miles de maestros “en la grilla”. Si en las mismas ciudades capitales las escuelas están plagadas de necesidades, desde materiales hasta personal ¿qué podemos esperar en las comunidades y lugares apartados? Pero al mismo tiempo podemos ver el derroche y corrupción en el presupuesto educativo con el mismo presidente, como en el caso de Fox con su programa de pizarrones electrónicos y la enciclomedia.
Ha existido un complot gubernamental en los más altos niveles por destruir el sistema educativo desde la década de los setentas. Politizando la educación, corrompiendo al magisterio, usando al SNTE como herramienta electoral, recortando y mal usando el presupuesto. Pero sobre todo, permitiendo que las dos cadenas televisivas comerciales enajenen y embrutezcan impunemente a la niñez y juventud mexicana. En efecto, todos sabemos que los verdaderos maestros de los niños son Chabelo y Gloria Trevi. Que los medios están determinando la educación, conducta, valores y principios del pueblo.
Es muy sabido en el mundo que a un mal gobierno le es más fácil gobernar a un pueblo ignorante, y que los grandes capitales se amasan con sangre de gente ignorante y pobre. De modo que a mayor educación, mejor distribución de la riqueza y menor abuso del gobierno y de “los mercaderes”. Es muy fácil entender por qué los gobiernes de México y de todo el mundo…no les conviene educar eficiente y eficazmente a sus pueblos.

Actualmente el gobierno panista está desarrollando un examen nacional llamado “Evaluación Nacional de Logros Académicos en Centros Escolares” (Enlace), para dizque conocer la situación de la educación en México. Este instrumento se ve más político que educativo. Además de partir de una premisa falsa, pues el país es muy diverso y diversos son los recursos que se destinan a los Estados para la educación. En efecto, no es lo mismo lo que se les paga a los maestros del Norte que a los del Sur-sureste. No son iguales también las infraestructuras y los recursos que se asignan en Estados y regiones. ¿Cómo es posible que se quiera medir a tabla rasa a toda la educación en un país tan diverso socio-culturalmente, con tantas desigualdades en el desarrollo económico y político?


Amable lector ¿no cree usted que sería necesario antes hacer una evaluación de la política educativa del Estado mexicano, evaluar las múltiples reformas educativas que el propio gobierno hizo, evaluar el desempeño de sus secretarios de educación, conocer sus efectos y daños? ¿No cree que sería sensato, antes que nada, conocer las deficiencias en presupuesto, plazas, cobertura, infraestructura, mobiliario y equipo, que impiden el desarrollo pleno de la educación?
Sin ser experto en la materia le puedo decir cuáles serán los resultados de la prueba de “Enlace”: que tenemos dos México. Un México con recursos en el Norte y un México pobre, indígena, colonizado, lleno de caciques, feudos económicos y políticos en el Sur.
¿No cree usted que el Estado ha perdido el sentido humanista, nacionalista, cultural y social que debe tener, POR LEY, la educación? ¿Que el neoliberalismo está pugnado por una educación globalizada y privada para unos cuantos, en la que se prepare para el trabajo y no se eduque para la vida.? Una educación mercantilizada en la que se formen gringos de tercera en vez de mexicanos de primera. ¿Qué fue primero…el huevo o la gallina?

46. REPENSAR NUESTRO PAÍS


Lo que hoy conforma el país que llamamos erróneamente México, fue la cuna de una de las seis civilizaciones más antiguas y con origen autónomo del mundo. De la invención de la agricultura y el maíz, en el sexto milenio a.C., hasta la llegada de los españoles, transcurrieron siete milenios y medio de desarrollo humano y cultural de carácter endógeno de nuestra civilización.

Este desarrollo estuvo sustentado en una ancestral sabiduría que se fue creando a lo largo del tiempo y a través de sucesivas generaciones. Los antiguos mexicanos le llamaron TOLTECAYOTL y representa el patrimonio más importante y el legado más valioso del México antiguo que hemos heredado los mexicanos.


Definitivamente está sabiduría no se ha perdido. Como no se ha exterminado y desaparecido el pueblo y la Cultura Madre que la generaron. En estos cinco siglos sólo ha sido negada por la cultura dominante, pero su presencia es contundente e incuestionable y lo que en esencia nos hace ser lo que somos, como individuos y como pueblo.

Linajes de conocimiento la han mantenido subterráneamente, miles de comunidades la han protegido escondiéndola en el abigarrado sincretismo de la Cultura Popular, y las culturas indígenas la han sabido preservar estoicamente dentro de sus milenarios usos y costumbres. La Toltecáyotl es una forma precisa y muy antigua, de ver y entender el mundo y la vida.


Ante la crisis de las estructuras políticas, sociales y culturales del sistema colonial en el que vive la sociedad mexicana, resulta impostergable e imprescindible retomar la antigua sabiduría “propia-nuestra”, para construir una sociedad más justa y humana, apegada a la esencia de nuestros más profundos ideales y aspiraciones. Se requiere repensar nuestro país.
Porque el país en el que vivimos fue creado en 1821 con una ideología criolla, es decir, por los hijos de los extranjeros avecindados en nuestra tierra, quienes desde la época colonial siempre ignoraron, rechazaron y trataron de destruir la cultura de la civilización vencida. Sólo la usaron, pero jamás la valoraron y menos la entendieron. El México que nace en 1821 es una copia de los países que estaban surgiendo en Europa y que a su vez son el resultado de la iniciativa de “los mercaderes”, que en 1776 crearon a Los Estados Unidos de América con el fin de cambiar “el Viejo Orden Mundial”, en el que la libertad individual, la iniciativa privada, el comercio, el dinero, el agio, las sociedades anónimas, las empresas, etc., estaban controladas y sometidas por el bien común, fuera un reino, un imperio, un sultanato, una federación; en los cinco continentes de este planeta, porque el culto al becerro de oro ha sido el veneno de la humanidad.
La autoridad en todos los pueblos del mundo siempre velaba por el bien común de las mayorías y en este “Viejo Orden Mundial”, el dinero y el poder que de él se generaba, estaba perfectamente controlado y acotado por leyes, autoridades e instituciones, de modo que “los mercaderes” no tenían libertad, y menos, poder.
De esta manera, la creación de los “países” conlleva la creación de una nueva forma de organización social y distribución del poder. Por ello nace la llamada democracia, que es la manera en la que “los mercaderes” (los dueños del dinero), gobiernan al pueblo en su nombre a través de sus títeres-empleados llamados políticos.
La democracia electorera de “los mercaderes” está asociada directamente al libre mercado, la modernidad, la iniciativa privada, la publicidad, la privatización, el individualismo; en síntesis, al concepto de LIBERTAD ECONÓMICA. Entiéndase como “la libertad” de los que tienen el dinero (mercaderes) para imponerse sobre el interés del bien común y las responsabilidades de los gobiernos.
La creación de los países en el siglo XIX responde a una iniciativa de los dueños del dinero por someter a los pueblos y sus gobiernos ancestrales a los intereses del capital y la economía. El objetivo es “modernizar al mundo”, es decir, destruir la sacralidad de la vida, matar a Dios, venerar al becerro de oro, acabar con las tradiciones y costumbres, crear el culto a la ciencia, a la tecnología, a la materia y al consumo, deshumanizar a los individuos y a las sociedades, embrutecerlos y enajenar los sentimientos más elevados de la especie humana.

Por ello, desde 1821 el nuevo país que los criollos crearon a través de hacer una guerra civil (que ellos llaman de Independencia), en la cual derrotaron con la ayuda de los indígenas y mestizos a los gachupines o Españoles nacidos en España (a quienes expulsaron), creando su “propio país para ellos y de ellos”.


Los criollos hicieron “su México” con las estructuras y cimientos de los trescientos años de colonia. El “México” de los criollos sigue siendo una Colonia, sólo que disfrazada de un país democrático. El problema es que después de quinientos años de explotación del pueblo y sus recursos naturales, y la incapacidad y torpeza de los criollos en el poder en los últimos doscientos años, el sistema colonial se está derrumbando por el nivel de injusticia social y miseria que ha generado.
Los pueblos de México, en su gran mayoría de herencia indígena viven ajenos en el plano conciente a la milenaria herencia de la Cultura Madre. La colonización los ha enseñado a despreciar y denigrar “lo propio-suyo” y en contra parte, a exaltar “lo extranjero-ajeno”. Y cuando nos referimos a “indígena”, no sólo es en el sentido morfológico, sino fundamentalmente en lo cultural y espiritual. Porque los llamados “mestizos” tienen más cerca la influencia de la Cultura Madre, que la cultura europea, aunque no tengan la capacidad de reconocerlo por la colonización ideológica.
Los descendientes culturales de la Civilización de Anahuac viven en un sistema ajeno a su milenaria civilización, despreciando lo propio y exaltando lo ajeno, gobernados por un sistema creado por los dueños del dinero, en el que no tienen ninguna posibilidad de influir en el gobierno y en la toma de decisiones. Perdidos en un laberinto de desolación, permanentemente agredidos, resentidos, violentos, inseguros, miserables, desolados, incomprendidos y autoexcluidos.
Viven en un mar de corrupción e injusticia que han creado sus explotadores criollos, para mantenerlos permanentemente sujetos y explotados, atrapados en sus debilidades. Pobres y miserables, día a día perdiendo sus tradiciones y costumbres. Totalmente penetrados culturalmente. Sin futuro, sin esperanza, desesperadamente aferrándose a la corrupción y a la injusticia, como único medio de sobresalir en el injusto y criminal sistema neocolonial.
Para cambiar este destino, los hijos de los hijos de los Viejos Abuelos, necesitamos volver a las fuentes de nuestra milenaria civilización. Buscar inspiración en nuestro ancestral legado de experiencia y sabiduría humana, de retomar nuestros ancestrales valores y principios morales y éticos, de recuperar nuestras formas de organización social y gobierno. Pero fundamentalmente, recuperar la esencia de los valores trascendentes de nuestra civilización representados en la búsqueda de la trascendencia espiritual de la existencia, de manera individual, familiar y colectiva.

El futuro de nuestra patria se encuentra en lo mejor de su más antiguo pasado. La esencia de La Toltecayotl sigue viva y vigente en las tradiciones y costumbres de todos los pueblos que conforman nuestra nación y en el “banco genético de información cultural” de todos los mexicanos. Frente al cataclismo social y ecológico que ha producido la incapacidad, cinismo y deshumanización de la ideología criolla, es necesario empezar a repensar nuestro país. El Anahuac tiene que resurgir de los escombros de la colonización y el criollismo.

Lo que se requiere es activar esta sabiduría y concientizar al pueblo de su milenario Patrimonio Cultural. En cada mexicano está guardada la memoria histórica de Anahuac. En cada célula, en cada corazón, en el espíritu colectivo, en los sentimientos de la Nación se encuentra depositada la luminosa semilla milenaria del futuro.

47. SI LA TIERRA MUERE ES PORQUE SUS HIJOS MUEREN


El problema de la contaminación es un fenómeno de carácter eminentemente ESPIRITUAL. En efecto, la contaminación es antes que nada un problema íntimo de carencia de valores espirituales.
Cuando un individuo ha perdido los valores espirituales de la vida. Cuando se ha roto esa delicada membrana que cubre su espíritu que se llama CONCIENCIA. Cuando ha perdido la vergüenza interior…se convierte en un ser cínico, insensible y terriblemente depredador.

Al estar contaminado su espíritu, al perder estos valores ancestrales y esenciales “de la humano”, empieza a contaminar su exterior. La contaminación es un proceso que va de adentro hacia fuera, del espíritu al medio ambiente.



La “contaminación del medio ambiente” es el resultado de la contaminación espiritual de los individuos y de la sociedad. Así es, cuando una persona puede vivir en una casa sucia, cuando es capaz dejar la bolsa de la basura en la calle, cuando tira basura en todas partes y a todas horas, es que esa persona está “contaminada espiritualmente”.
Pero en otros niveles es lo mismo. Sean grandes empresarios o altos funcionarios que por el ánimo de obtener riqueza indebida, pueden autorizar acciones que destruyen a la naturaleza o la contaminan. El frenesí de lucrar indebidamente perjudicando su entorno o a sus congéneres, sin ninguna vergüenza o preocupación, es reflejo de que estas personas están contaminadas internamente.
Pero en esta entrega, amable lector, queremos llamar su atención para la reflexión de una parte de está contaminación, que pensamos es más peligrosa. Nos referimos a la forma en la que los niños y los adolescentes se comportan y se expresan. La manera en que se forman los valores y se educan. El lenguaje común de los niños y jóvenes es de “guey” para arriba. No sólo las groserías, sino la intención de sus palabras resultan verdaderamente alarmantes. La actitud de los jóvenes es totalmente irrespetuosa y sin límites.
Pareciera que ya no existe el respeto a nada. Se podría argumentar en contra diciendo que “siempre los viejos se han quejado de lo mismo”. En parte esto es cierto, pero se explica al ver cómo, durante el siglo pasado, los valores se fueron deteriorando día a día. Sin embargo, en los últimos 20 años este problema se ha agudizado de manera exponencial.
Al analizar el avance en la contaminación “material” con la contaminación “espiritual”, vemos un sorprendente paralelismo. En efecto, la destrucción de la naturaleza, junto con la contaminación ambiental es directamente proporcional con la pérdida de valores espirituales, morales, éticos y humanísticos en la sociedad.
El problema del “Calentamiento de la Tierra”, es tan alarmante como el de la degradación de valores y principios en la sociedad, especialmente en los niños y jóvenes. Y no podía ser de otra forma, si aceptamos que la contaminación es en principio un problema de orden interior-espiritual. Y como los humanos somos parte integrante de La Tierra, y que ésta es un ser vivo, es lógico entender que “al enfermar el ser humano…enferma también La Tierra”.
De esta manera debemos de entender que La Tierra está enferma, porque los seres humanos estamos enfermos. Nuestra inconciencia, la pérdida de valores, el culto al becerro de oro, el consumismo, el individualismo, la destrucción de culturas ancestrales, nos está envenenando fatalmente.
De esta manera, ií el CO2 está contaminado la atmósfera y la industrialización está destruyendo nuestro hábitat; en el aspecto espiritual es la voracidad por el dinero y el culto a la materia lo que nos está destruyendo. En efecto, la sociedad hoy se mueve por dinero. No se mueve por valores, ideologías o religiones…no, el gobierno, las familias y los individuos se mueven por DINERO. Para que esto suceda se tienen que destruir los VALORES y la CONCIENCIA.
Pero, ¿quién ha logrado introducir está diabólica actitud o inconciencia en la gente? Indiscutiblemente que los medios masivos, pero especialmente la televisión y la radio. Estos medios son los que marcan consciente e inconscientemente los valores y los paradigmas de la sociedad. Su poder es tan absoluto y total, que el mismo gobierno los utiliza para gobernar y validar su (limitado) poder. Porque hoy en día, quien tiene los medios…tiene el PODER y lo que no pasa en la TV no pasa en la realidad.
Quienes manejan el gobierno, las industrias y las empresas, especialmente las relacionadas a los medios masivos de comunicación, hoy en día carecen de valores espirituales. La ética, la moral, las buenas costumbres, las tradiciones, no comparten el espacio por su ambición por el DINERO. Y a unos y a otros, no le importa en lo más mínimo que el planeta Tierra se empiece a morir, como no le importa que las nuevas generaciones se embrutezcan, se vulgaricen, se denigren y pierdan la noción de los límites…cuando hay que hacer DINERO, para ellos no existe obstáculo o limite moral o ético.
La juventud se está destruyendo a la misma velocidad que La Tierra. La contaminación espiritual y la contaminación ambiental, son parte de un mismo problema. Pero la contaminación espiritual, a pesar de ser más grande y más importante…no la queremos ver. Simplemente los padres y los maestros cerramos los ojos. El gobierno definitivamente no lo quiere ver. Así como nos estamos acostumbrando a vivir en medio de la basura, de la misma forma nos estamos acostumbrando a ver, como “algo normal” la bajeza, las groserías y degradación de nuestra juventud.
Quienes educan e instruyen a nuestros hijos son los conductores, cómicos y artistas de la televisión. Ellos son los que todos los días crean y recrean el paradigma de nuestra sociedad, entre la vulgaridad, la bajeza y la irreverencia. Si la Tierra está muriendo es porque sus hijos están muriendo. La Madre en el aspecto material y sus hijos en el aspecto espiritual. A los dos los mata la pérdida de los valores espirituales.

48. EL HOMBRE Y LA MUJER

Par de opuestos complementarios

En los aproximadamente diez mil años que tiene el ser humano de vivir en civilizaciones, son unas cuantas cosas las que han sido su conocimiento base y esencia de la sabiduría humana para el bien vivir.


El problema es que al paso del tiempo, por una parte, esas importantísimas cosas se nos han extraviado por ahí y por otra parte, muchos “tontos ilustrados” han queriendo emular a los grandes maestros y las grandes enseñanzas, se han puesto a descubrir millones y millones de hilos negros


que, en una madeja han revuelto todo y aun cubierto y perdido lo esencial.

Pues bien, una de esas verdades es el principio del par de opuestos complementarios que están representados en todas las civilizaciones como un principio básico. Con nuestros Viejos Abuelos el punto luminoso de esta verdad se encuentra representado en Ometeotl, el señor de la dualidad divina, pero indiscutiblemente está presente implícitamente o explícitamente en toda la filosofía o como la llamaban nuestros Viejos Abuelos, la Toltecayotl.


Ellos decían que el TodoPoderoso, “Aquél por quien se vive; el Señor del cerca y del junto”, se podía representar en otra advocación básica conocida como Ometeotl, que en lengua Nahuatl significa literalmente -Ome dos, Teotl divinidad-, de donde se entiende como la dualidad divina.


Esto es, que todo en el universo está compuesto de un par de opuestos complementarios. Es decir, que son dos individualidades que se complementan y que forman, CUANDO LOGRAN EL EQUILIBRIO- en un tercero, superior a las dos individualidades que lo produjeron.


Este par de individualidades, diferente y opuestas...¡se necesitan y se complementan! ¿Para qué?: para llegar a la totalidad. De modo que como el universo está en movimiento y el movimiento es la vida, y este par de opuestos además de buscarse para encontrarse en el caos original, debe luchar para equilibrarse en sus cargas energéticas opuestas y complementarias, en sus sentimientos, en sus colores, en sus sexos, en sus texturas, en sus caracteres, en sus direcciones, en sus vidas y un largo etcétera. En esta lucha la búsqueda del equilibrio es el desafío.


Si cualquiera arrasa o destruye al opuesto, será su propia destrucción. Son opuestos, pero no enemigos; son diferentes pero complementarios. Su plenitud sólo se logra en el equilibrio. Ninguno de los dos, por caminos separados, puede llegar a la trascendencia de su existencia…a la totalidad, aún por ir más lejos y más alto en su individualidad. Su verdadero potencial existencial radica precisamente en sus diferencias y en el equilibrio buscado.

Tal vez el amor de un hombre y una mujer puede ser el mejor ejemplo de este principio filosófico. Cada uno por separado se neutraliza, en una relación dialéctica; cualquiera que aniquile al otro… se aniquilará a sí mismo. Su verdadero potencial radica en su antagonismo equilibrador, que permite la creación de una tercera entidad, mucho más poderosa que las dos individualidades que le crearon. Él y ella por separado se neutralizan. Él y ella confrontados se neutralizan.


Los hijos en este caso son el mejor ejemplo como fruto en una pareja. Nuestros Viejos Abuelos identificaban en el mundo del Tonal (el mundo conocido o material inmediato) casi a todo en un par de opuestos complementarios: el calor y el frío, el día y la noche, la vida y la muerte, etcétera. De modo que el Nahual es su par opuesto complementario. El Tonal representa al hombre, el Sol, la razón, lo seco, la luz. El Nahual representa como contraparte: la mujer, La Luna, la intuición, la humedad, la oscuridad.

Pero acaso la alegoría filosófica más decantada y maravillosa en la Toltecayotl es el concepto de AGUA QUEMADA, que para los Viejos Abuelos significaba la construcción del conocimiento superior o sutil. El Agua Quemada se producía de un par de opuestos complementarios: agua y fuego. Sin embargo, si se equilibran estos dos elementos antagónicos en permanente lucha creadora, surge un tercero, diferente a los dos elementos generadores… ¡el vapor!


Un elemento que es superior a los dos que lo formaron, pues el
vapor simbólicamente logra la proeza ontológica de la sabiduría
humana... elevarse y trascender el plano humano.

No es gratuito que otra gran figura filosófica del México Antiguo, sea


precisamente Tezcatlipoca que literalmente en lengua Náhuatl significa, el Espejo Humeante.

Es pues entonces, el principio del par de opuestos complementarios uno de los que rigen la existencia y trascendencia en el plano de lo humano. Sin embargo hoy en nuestros días este principio humano está embrutecido y manoseado. La ciencia y la tecnología han perdido su esencia, es decir, han perdido a la sabiduría; y una ciencia sin sabiduría nos está conduciendo a la muerte y a la destrucción del planeta.


El hombre y la mujer ahora no caminan por senderos opuestos y


complementarios. Ahora caminan por el mismo sendero y están en competencia. El sendero supuestamente los conduce al éxito, la riqueza, el poder, el dinero y el reconocimiento social. Las mujeres ahora no quieren ser tradicionales y quieren ser igual o superior a los hombres. El Mercado, “los mercaderes”, la política, el individualismo, el consumismo, la competitividad, el fanatismo feminista, desvían el camino y embrutecen la existencia de la mujer para sus oscuros, mezquinos y perversos intereses. El hombre y la mujer son explotados y manipulados perdiendo su esencia más primigenia y natural.
Ya no son una pareja para amarse, para reproducirse, para producir, para educar, para crear, para servir a su comunidad. Ahora son opuestos antagónicos, competitivos e irreconciliables que buscan la aniquilación o sometimiento del otr@.

Recuperar esas cuatro o cinco verdades universales de la sabiduría de nuestros Viejos Abuelos, seguramente nos ayudaría a crear una sociedad más justa y humana.


49. EL ASESINATO DE DIGNA OCHOA

La muerte tiene permiso


El asesinato de la abogada Digna Ochoa y Plácido, integrante del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, representa el más duro golpe al gobierno panista de Vicente Fox y una amenaza abierta al pueblo de México.
El famoso cambio que pregona el presidente en el extranjero y la esperanza de muchos mexicanos por un cambio en la forma de gobernar, han caído grotescamente con este artero crimen, que no sólo arrebata la vida de una valerosa e inteligente mujer, que representaba los más altos ideales democráticos y de participación ciudadana en la búsqueda y construcción de un México más justo, donde se desterrara el abuso de la autoridad, la violación flagrante de la ley, la corrupción y la impunidad, por parte de personas y grupos de poder, que fuera del Estado de derecho se enriquecen a través de la explotación del pueblo y la depredación indebida de sus recursos naturales.
A Digna Ochoa la mandaron asesinar aquellas personas que ilegalmente usan los puestos y las instituciones, para lucrar a través de servir de represores de poderosos grupos económico y político.
Las sospechas recaen directamen