Los griegos y la relación psicología-alma



Descargar 0,56 Mb.
Página2/5
Fecha de conversión17.06.2017
Tamaño0,56 Mb.
1   2   3   4   5

Antecedentes: Diferencias individuales, tests, estadísticas (F.Galton)

Teoría evolucionista (Darwin)

Conducta animal (Ramón Romanes y Lloyd Morgan)
Pioneros: George T. Ladd, Edward Scripture, J. Mckeen Cattel.

James Mark Baldwin, William James

Edward L. Thorndike
Fundadores: John Dewey, James R. Angell
Desarrolladores: Robert S. Woodworth, Harvey Carr
(Marx y Hillix, 1968)
4.2 OBJETO Y MÉTODO DE ESTUDIO
La característica que más resalta de la metodología funcionalista es su eclecticismo. Se encuentran determinadas preferencias por uno u otro método de parte de cada funcionalista, pero, en conjunto, cabe afirmar que todos ellos estaban convencidos de que debía ser el tipo de problemas a estudiar el que determinará el método, y no al revés.
No prescinde de la introspección, pero no se limita a ella. Estima que la observación objetiva y la descripción del comportamiento son necesarias. El método empírico se utiliza al hacer las observaciones, con cuidado y sistema. La experimentación es valiosísima y se incurre a ella cuando el problema lo requiera.
En resumen : se admite como la metodología más usada por el funcionalismo, aunque no se sitúe toda en el mismo nivel explicativo, la introspección (sometida o control objetivo), el método empírico la experimentación y, en fin una metodología pragmatista, mecanicista y operacionista.

(García y Moya, 1992)
De acuerdo con un funcionalista como Angell, son la introspección y la observación objetiva los métodos de la psicología. Se entendía la observación objetiva como la aprehensión de las operaciones mentales de otro individuo en cuanto éstas se reflejan en su conducta, mientras que la introspección se refiere a la aprehensión de las propias operaciones mentales.

(Keller, 1975)
En cuanto al objeto de estudio del funcionalismo, nos referimos a los procesos mentales (percepción, memoria, imaginación, inteligencia…), pero siempre considerados como instrumentos o medios de adaptación del organismo al ambiente o, como bien dice Carr, la “actividad psíquica” (procesos),en cuanto a que se ocupa de la “adquisición, fijación, retención, organización y valoración de las experiencias, así como de su ulterior utilización en la dirección de la conducta”, conducta que es “adaptación” o “ajuste”. Es, por tanto, un estudio de las operaciones y no del contenido. Su centro de interés está en los hábitos y sus condiciones de formación (García y Moya, 1992).
Se puede considerar como objeto de estudio de la psicología funcional, las operaciones mentales en contraste con la psicología de los elementos mentales o las utilidades fundamentales de la conciencia (Boring, 1978).
El objeto central de la psicología, para el funcionalista, es la actividad mental. La actividad mental es un término amplio que no debe confundirse con el proceso mental de los estructuralistas. Se refiere a los procesos como pensar, sentir, imaginar, percibir y demás, y no tan elementales procesos como rojo, dulce. Hablando en términos generales, puede decirse que la tarea del funcionalista es descubrir: a) como se lleva a cabo la actividad mental; b) qué realiza, y c)por qué tiene lugar (Keller, 1975).



  1. PRAGMATISMO Y TELEOLOGÍA

Podemos ejemplificar lo que es el pragmatismo con una caracterización de William James:


"El pragmatismo vuelve su espada, de una vez para siempre, a una gran cantidad de hábitos muy estimados por los filósofos profesionales. Se aleja de la abstracciones e insuficiencias, de soluciones verbales, de malas razones a priori, de principios inmutables, de sistemas cerrados y pretendidos ´absolutos’ y ´orígenes’. Se vuelve hacia lo concreto y adecuado, hacia los hechos, hacia la acción y el poder. Esto significa el predominio del temperamento empirista y el abandono de la actitud racionalista. Significa el aire libre y las posibilidades de la naturaleza contra los dogmas, lo artificial y la pretensión de una finalidad en la verdad”.
La tesis central del pragmatismo radica en la acción y la utilidad; la verdad, según los pragmatistas, consiste en la utilidad.

El pragmatismo está basado en el principio de que toda concepción abstracta tiene sentido sólo y en cuanto influye en la experiencia concreta. Esta doctrina presupone que toda realidad tiene una carácter práctico, y que este carácter práctico se expresa del modo más eficaz en la función de la inteligencia.


Según el pragmatismo el valor de las ideas deriva de su sentido práctico. Todo pensamiento es un instrumento para resolver los problemas inmediatos. Afirma que las ideas solo tienen valor en la medida en que anclan en la experiencia. Las ideas no tienen valor alguno, a no ser que se conviertan en acción que transforme y reconstruya de algún modo, directa o indirectamente, el ambiente.

(Escobar,1979).
La teleología, por su parte, trata acerca del conocimiento de las causas últimas, de los fines últimos.


4.4 CARACTERÍSTICAS DE LA CONCIENCIA Y FUNCIONAMIENTO DE LAS EMOCIONES SEGÚN W. JAMES
Según William James, la conciencia tiene cuatro características:
1.- “Todo ¨estado¨ o pensamiento es parte de una conciencia personal”: obedece esto a la “ley del aislamiento absoluto” pues los estados de conciencia pertenecen a la intimidad personal y de ella están teñidos, no se puede hablar en general del pensamiento, ni incluso de “este pensamiento”, si no de “mi pensamiento”. Este carácter referencial, íntimo y personal de todo estado de conciencia no puede estar de acuerdo con la fría, elemental y general clasificación que Wundt hace de los estados de conciencia.
2.- “La conciencia está en cambio constante”, esto quiere decir “que ningún estado de la conciencia puede volver y ser idéntico con lo que antes fue” y esto a pesar de que se nos presente un mismo objeto a consideración, porque todo estado de conciencia recibe gran parte de sus características del contexto en el que está y, éste nunca es repetible: “Nuestra apreciación sensorial es diversa según estemos dormidos o despiertos, hambrientos o satisfechos, cansados o no; varia de la noche a la mañana, del verano al invierno, y, sobre todo, según las épocas de la vida: infancia, madurez, senectud. A pesar de ello jamás dudamos de que nuestras sensaciones no revelen el mismo mundo con las mismas cualidades sensibles...”. Cada pensamiento es único y tan sólo guarda una semejanza genérica con otros que versan sobre el mismo hecho. James da una explicación fisiológica a este fenómeno: “cada sensación corresponde a alguna acción cerebral, y, por lo tanto, para que una sensación idéntica volviera a producirse tendría también que darse por segunda vez un cerebro sin modificar. Pero ... esto es fisiológicamente imposible”.

3.- “Dentro de cada conciencia personal el pensamiento es sensiblemente continúo”: esto significa que cuando haya una interrupción “la conciencia se siente después como formando una continuación de la conciencia anterior, integrando el mismo yo”, además que “nunca son absolutamente súbitos los cambios de un momento otro en la cualidad de la conciencia. la conciencia impide que a pesar de la interrupción haya ruptura. La conciencia es una corriente continúa no es algo cortado en trozos, ni puede describirse como una cadena o tren, no es nada articulado, sino una corriente que fluye.


4.- La corriente de la conciencia es selectiva: “la conciencia se halla siempre más interesada en una parte de su objeto que en otra, y acoge o rechaza, o elige, en tanto que piensa”, a esto le llama James “el arte selectivo de nuestra mente“, este apartado va a ser tomado casi literalmente por los psicólogos de la gestalt y referido al mismo tema: la percepción.

(García y Moya, 1992)
En cuanto a las emociones, James habla de ciertas percepciones, imágenes, pensamientos e incluso recuerdos que, en virtud del principio de la huella motora (para James toda la conciencia es motora, es decir, toda impresión de los nervios aferentes produce una descarga en los eferentes, por la tanto existe una mutua, constante y profunda implicación y participación de los fenómenos motores en los procesos cognoscitivos) van acompañadas de movimientos o reacciones corporales, relativamente intensas propone como ejemplo el que uno llora antes de estar triste y luego se pone triste porque llora.
James enuncia con pocas palabras su teoría de la emoción: “el cambio corporal sigue directamente a la percepción del hecho excitante, siendo la emoción la sensación que aparece al ocurrir dichos cambio.

(García y Moya, 1992).
James afirmaba que existen ciertos ajustes reflejos e innatos del sistema nervioso que responden a los estímulos emocionales y que conducen de manera automática a los cambios corporales, principalmente en la vísceras y en los músculos esqueléticos; algunos de estos cambios pueden sentirse y que la percepción de ellos es la emoción: tenemos miedo por que temblamos.

(Boring, 1978).
4.5 PRINCIPALES APORTACIONES DE DEWEY, CATTEL, WOODWORTH, BALDWIN Y STANLEY HALL
JOHN DEWEY: asentó las bases filosóficas del funcionalismo frente al modelo filosófico y psicológico alemán. Fue el primero en definir la unidades funcionales básicas. Su empeño fue el de conciliar pensamiento y acción por encima del tradicional entrenamiento, y la solución que ofrece es: todo pensamiento es acción.

La mayoría de los autores coinciden el artículo de Dewey “The reflex arc concept in psychology” (1896), como principio formal de la escuela funcionalista. En este artículo se refuta el elementalismo o atomisismo psicológico pero en vez de tomar como sujeto de estudio a la conciencia para atacar al estructuralismo en su propio terreno, se toma al arco reflejo como una actividad psíquica que no puede dividirse en partes.



(García y Moya, 1992).
La gran influencia de Dewey sobre el pensamiento funcionalista, se debió al hecho de que fue en forma persistente y consistentemente el filósofo del cambio social. Buscaba el progreso a través de la inteligencia. Estaba a favor de la experimentación, del uso, de la innovación. Definió la psicología de acuerdo al temperamento norteamericano (pragmatismo) desdeñando exitosamente el método alemán.
La teoría de Darwin influyó mucho en él y vio que la supervivencia del más apto quería decir que el uso y la funcionalidad práctica son básicos en el progreso. Estaba a favor de la evolución y en contra de la divina creación.

(Boring, 1978).

JAMES McKENN CATTELL: se pueden apreciar claramente las dos líneas de influencia que tuvo Cattell, en la psicología funcional. De un lado, la tradición empírica de la psicología de su tiempo adquirida durante su periodo de estancia en Leipzig, bajo la influencia de Wundt; por otro lado, la preocupación por las diferencias individuales y la difusión de las aplicaciones prácticas del método de los test, reforzada y orientada en principio por su amistad con Galton.
Su psicología, preocupada por las diferencias individuales, trata de la capacidad humana para adaptarse a cada situación. Es un enfoque funcionalista.

(García y Moya, 1992)
Cattell tuvo una carrera activa y variada. Aunque evitaba la filosofía y la sistematización psicológica, ayudó a establecer los cimientos para el funcionalismo con su desarrollo de los test mentales y su prolongado interés en las diferencias individuales. Tuvo una gran carrera como editor.
De importancia más directa para el funcionalismo fue la promoción de los test mentales que hizo Catell.

(Marx y Hillix, 1968)
ROBERT SESSION WOODWORTH
Woodworth planteó una psicología dinámica. Desarrollo una “motivología”. Buscaba una comprensión del mecanismo causa-efecto en el pensamiento y la acción del hombre. También buscaba entender los estímulos o situaciones motivantes que determinan la especificidad del los impulsos.
Notó que los mecanismos que originalmente habían sido activados por los estímulos externos motivantes podían continuar por sí mismo sin necesidad de motivador adicional. El mecanismo se convierte en impulso
JAMES MARK BALDWIN en la obra de Baldwin se nota un interés manifiesto por la psicología evolutiva siendo uno de los pioneros de ésta. Modificó algo la teoría evolucionista, para explicar los problemas infantiles y el desarrolló de la personalidad dentro del contexto social . Baldwin fue principalmente un teórico de la psicología, filósofo y escritor.

(García y Moya, 1992)
GRANVILLE STANLEY HALL en 1883 fundó el primer laboratorio de psicología que verdaderamente tuvo trascendencia , fundó revistas psicológicas, pedagógicas y genéticas. Se le reconoce como pionero de la psicología de laboratorio y educacional, en 1904 apareció su obras más importante: ”La adolescencia: su psicología, y sus relaciones con la fisiología, antropología, sociología, sexo, crimen, religión y educación”, obra muy fructífera.

(García y Moya, 1992)
Hall contribuyó principalmente a la psicología educacional en Estados Unidos y en mucho menos grado a la psicología experimental, aunque la fundación y promoción de los laboratorios psicológicos por todo Estados Unidos, se deben a él.

(Boring, 1978)
4.6 PROCESOS PSICOLÓGICOS INVESTIGADOS
Aprendizaje: Se estudio el proceso de aprendizaje bajo dos encabezados: 1) aprendizaje como acto adaptativo y 2) aprendizaje como asociación.
Emociones: Se estudia a las emociones como hechos psicofísicos, los cuales son readaptaciones orgánicas que ocurren en ciertas situaciones conductuales.
Pensamiento: Se estudia al pensamiento cuya meta es la adaptación asignándole menos valor a la naturaleza de los procesos.
Percepción: Se estudió la percepción poniendo en relieve al valor adaptativo, otorgando importancia a la atención y la selectividad.
Sensación: Examina el valor adaptativo de los procesos sensoriales bajo el encabezado general de capacidad espacial, que incluye la capacidad discriminadora.

(Chaplin y Krawiec, 1978)
4.7 PRINCIPALES APORTACIONES Y DESARROLLOS CONTEMPORÁNEOS
Primeramente, su temprana oposición a las sofocantes restricciones del estructuralismo constituyó un servicio real a la psicología norteamericana.
Los funcionalistas han estimulado y realizado investigaciones experimentales en campos como el aprendizaje animal y humano, psicopatología, tests mentales, psicología genética y psicología educacional.
Se han hecho importantes aportaciones sobre investigación en aprendizaje verbal y la retención, aprendizaje y salud mental, la instrucción televisada, los valores de la enseñanza, técnicas de motivación.

(Marx y Hillix, 1968)

4.8 PRINCIPALES CRÍTICAS
Se criticó cuestiones de definición, por ejemplo en los términos psicología y función.
El hecho de que los funcionalistas, con sus múltiples intereses en actividades utilitarias, no distinguieran cuidadosamente entre la ciencia pura y la aplicada perturbo a algunos de los primeros críticos.
Se les acusó de emplear las consecuencias últimas de la conducta para explicar ésta; cuando se carece de pruebas apropiadas, tal explicación suele denominarse teleológica.
Debido a su tendencia general a aceptar tantos tipos diferentes de problemas y técnicas de investigación, los funcionalistas fueron acusados de eclecticismo. Se sostenía que un ecléctico tiende a aceptar los rasgos buenos de posiciones contradictorias a costa de oscurecer las diferencias entre ellas.
Los funcionalistas adoptaron puntos de vista inductivos por lo que ignoraron la construcción de teorías.

(Marx y Hillix, 1968)
4.9 DIFERENCIAS ENTRE LA PSICOLOGÍA DEL ACTO Y LA GESTALT, EL ESTRUCTURALISMO Y FUNCIONALISMO

ESTRUCTURALISMO ACTO Y GESTALT FUNCIONALISMO
Punto de vista molecular Punto de vista molar Punto de vista adapta-

tivo, pragmático

¿qué es la mente? actitud totalista ¿para qué es la mente? actitud analítica actitud pragmática
Fragmentación de los pro- Estudio de los procesos Estudio de las funcio-

cesos mentales para su mentales como un todo nes adaptativas de los

estudio procesos mentales

Tendencia a la teoría Formulación de algunas Tendencia a la

leyes sobre percepción psicología aplicada
Método: la introspección Eclectisismo en metodo- Eclecticismo en

científica logía y fenomenología metodología



TEMA 5
CONDUCTISMO


  1. ANTECEDENTES Y AUTORES REPRESENTATIVOS


Tendencias objetivas en psicología:
Primeramente hay que citar a Diserens, filósofo para quién el objetivismo psicológico incluye “todo sistema que se esfuerce por sustituir los datos subjetivos por objetivos, y el método especial de la introspección por el método universal de la ciencia: la observación directa”.
Descartes y La Mettrie dieron los primeros pasos hacia el empleo de los datos objetivos en psicología, al extender las explicaciones mecanicistas al cuerpo del hombre, y por último a su mente. Luego Gabanis intentó definir la mente en términos objetivos, en especial las funciones psicológicas.
El hombre más importante de esta serie de es el de Auguste Comte, quien creó el movimiento llamado positivismo. Todas las variedades de este movimiento destacan la importancia del conocimiento positivo (indiscutible ).
Los materialistas franceses e ingleses que siguieron a Comte continuaron con esta tradición.

La psicología animal
La teoría darwiniana dio un gran impulso al estudio de la psicología animal. Hombres como Darwin, Romanes, Loeb, Jennings, Thorndike y Small, estudiaron la conducta animal, reuniendo datos objetivos, alejándose lo más posible de las interpretaciones subjetivas.
El funcionalismo
Dentro de esta corriente, una gran cantidad de psicólogos se adelantaron a los conductistas, al señalar de una u otra manera la importancia de la conducta y la objetividad en psicología. William McDougall por ejemplo, definió a la psicología como la ciencia positiva de la conducta.
Max Meyer, en 1911 publicó “la leyes fundamentales de la conducta humana”, donde reflejaba un completo objetivismo.
Cattell y Thorndike se dedicaron exclusivamente a la investigación objetiva. La escuela reflexiológica rusa, con M. Sechenov y Pavlov también pugnaba por una psicología objetiva.

(Marx y Hillix, 1968)
En realidad, el conductismo constituye la herencia inmediata legada por los psicólogos funcionalistas, con su espíritu pragmático, ingenieril, práctico y funcional. Los conductistas mantuvieron esta actitud y la radicalizaron aún más excluyendo de sus programas el tema de la conciencia y el método de la introspección; de este modo servían al propósito de la objetividad (Caparros, 1982)
Edward L. Thorndike
Thorndike representa el asentamiento de uno de los factores para el surgimiento de conductismo: la psicología animal. El elaboró toda una teoría en base a sus estudios sobre aprendizaje. Thorndike elaboró esta teoría en base a conceptos y enfoques asociacionistas, cuestión que después los siguientes conductistas utilizaron para explicar la conducta en términos de asociaciones entre estímulos y respuestas (Caparros, 1982)
Watson:
Más tarde, Watson, de acuerdo a sus propias afirmaciones, desde épocas tempranas comenzó a pensar de una manera cabalmente objetiva. Después de algunos intentos, sin fortuna, por dar a conocer sus ideas, por fin Watson publicó un articulo titulado “la psicología tal como la ve el conductista” que marcó la inauguración oficial de la escuela conductista (Marx y Hillix, 1968)

En dicho artículo escribía que la psicología es una rama puramente objetiva y experimental de la ciencia natural; su meta es la predicción y control de la conducta. el conductista no reconoce línea divisoria entre el hombre y el animal; la psicología no debe poner atención en la conciencia ni en los estados mentales.


Watson fue el hombre destinado a establecer de un modo definitivo, la psicología como estudio de la conducta. Su mérito fue el de combinar en un solo sistema el espíritu pragmático del funcionalismo y el método experimental propio de la psicología animal y el condicionamiento de Pavlov y Bechtrev.

(Caparros, 1982)
Aunque Watson fue el primero y más sistemático de los conductistas, tuvo importantes seguidores: Albert P. Weiss quien fue un cuidadoso e ingenioso conductista y consideraba a la conducta como el último término reductible a términos fisico-químicos; Edwin B. Holt quien a través de sus libros brindó un fuerte apoyo al movimiento conductista; Walter S. Hunter para quien el interés primario debía ser la investigación de laboratorio, antes que la teoría; Karl S. Lashley, alumno de Watson, a quien se le conoce mejor por su trabajo sobre la extirpación cerebral en ratas; Floyd H. Allport quien aplico principios conductistas a la psicología social; Z. Y. Kuo quien adoptó una posición extremadamente ambientalista, postulando que todos los supuestos instintos debían explicarse sobre la base de la estructura heredada y de las influencias ambientales.

(Marx y Hillix, 1968)

Neo-conductismo
Alrededor de los años 30 el conductismo radical de Watson, excesivamente preocupado por el problema cuerpo-mente, fue abandonado por casi todos los psicólogos americanos. No obstante, el punto de vista metodológico del mismo, su visión mecanicista de la conducta, su insistencia en el ambientalismo y el condicionamiento fueron continuados por un número incontable de psicólogos contemporáneos. Hay cuatro hombres que brillan con luz propia y con trascendencia histórica que caracterizan al neo-conductismo: Guthrie, Hull, Tolman y Skinner (Caparros, 1982)


  1. OBJETO Y MÉTODO DE ESTUDIO

El objeto de estudio del conductismo, según Watson, es característicamente directo y objetivo: la conducta observable, medible y cuantificable. Su finalidad es que dado el estímulo, poder predecir la respuesta, y dada la respuesta poder predecir el estímulo antecedente. De lo que se trata es de conocer, manipular, predecir y controlar la conducta.


Son cuatro los métodos propuestos por Watson:
1.- Observación, con control instrumental o sin él.

2.- Método de reflejo condicionado

3.- Método de informe verbal

4.- Método de pruebas



(Chaplin, 1978)
El objeto de estudio de Tolman era el organismo, su conducta y las condiciones orgánicas y ambientales que inducen a ésta. Le interesaban los aspectos cognitivos, intencionales y propositivos. Utilizaba un método experimental, con laberintos para conocer el carácter propositivo del organismo.
Hull lo que le interesaba era hacer una ciencia exacta de los mamíferos, incluyendo al hombre, centrando su atención el la fisiología. Al estar convencido de que la psicología era una ciencia natural más, adopta este método: hipotético-deductivo.
Skinner ve como objeto de estudio la conducta manifiesta. Su método es el experimento, utilizando el condicionamiento operante, los programas de reforzamiento, la técnica de moldeamiento, la caja de Skinner, discriminación operante, formación supersticiosa.

(García y Moya, 1992)


  1. CONDICIONAMIENTO CLÁSICO Y OPERANTE


Condicionamiento clásico:
Todos los organismos intactos ingresan al mundo con la habilidad de emitir respuestas en presencia de ciertos estímulos; la habilidad para responder automáticamente a ciertos estímulos es parte del equipo genético de cada organismo. Tales conductas funcionan como protección contra ciertos estímulos dañinos (ejemplo: contraer la pupila ante la luz brillante) y ayudan a regular la economía interna del organismo (ejemplo: cambios en el ritmo cardiaco y respiratorio en respuesta de la temperatura y a los niveles de actividad). Este tipo de conducta se llama respondiente.
La conducta respondiente se define como la conducta que es provocada por estímulos antecedentes. Si las partes del cuerpo necesarias funcionan adecuadamente, habrá una conducta respondiente ante la presencia del estímulo.
El verbo elicitar significa “provocar o causar”, se utiliza en conjunción con la conducta respondiente. Tomándolos juntos, el estímulo antecedente y la conducta que éste produce, se obtiene un reflejo.
Nuevos estímulos pueden adquirir la habilidad de provocar respondientes. Este tipo de aprendizaje llamado condicionamiento clásico, se asocia la mayoría de las veces a Ivan Pavlov. El notó que sus animales experimentales salivaban cada vez que su asistente abría la puerta de la jaula para alimentarlos. Su curiosidad lo llevó a demostrar experimentalmente el condicionamiento clásico.
El procedimiento de Pavlov fue tocar una campana justo un instante antes de alimentar a los perros. La comida en la boca, un estímulo incondicionado (EI), provocó salivación; el sonido de la campana, un estímulo neutro (EN), no la provocó. Sin embargo, después de aparear en varias ocasiones el sonido de la campana con la presentación de la comida, el sonido de la campana por sí mismo provocó salivación, de este modo se convirtió en un estímulo condicionado (EC). Los perros habían aprendido, o se habían condicionado, a salivar en respuesta a un nuevo estímulo, el sonido de la campana.
Pavlov también descubrió que después del condicionamiento, el sonido de la campana perdería su habilidad para provocar la salivación si ésta se presentaba varias veces sola, sin ser seguida por el alimento. A la presentación repetida de un estímulo condicionado sin el estímulo incondicionado, hasta que el estímulo condicionado no logra provocar la respuesta condicionada, se llama extinción de la respondiente.
Condicionamiento operante:
Una conducta operante es aquella que opera en el ambiente, que tiene efectos en el ambiente; los efectos de una conducta operante sobre el ambiente, determinan la frecuencia de ocurrencia de la conducta futura; la operante se define en términos de sus efectos sobre el ambiente. Por ejemplo: abrir una puerta, ya sea pateándola, empujándola, jalándola, haciéndolo con la mano izquierda o derecha, implica el mismo efecto en el ambiente, por lo tanto la operante es abrir la puerta.
Una conducta operante es cualquier conducta cuya probabilidad de ocurrencia está determinada por su historia de consecuencias
El término condicionamiento operante involucra 4 procedimientos: reforzamiento positivo, castigo positivo, reforzamiento negativo, castigo negativo. Los término positivo y negativo están determinados por el tipo de contingencia:
contingencia positiva: la conducta libera un estímulo placentero (en el caso del reforzamiento positivo) o aversivo (en el caso del castigo positivo). Si no hay conducta, no se libera ningún estímulo.

contingencia negativa: la conducta elimina o evita la aparición la aparición de un estímulo aversivo (en el caso del reforzamiento negativo) o positivo (en el caso del castigo negativo).

Si no hay conducta, se libera el estímulo.





  1. APORTACIONES DE WATSON, TOLMAN, HULL Y SKINNER


J. B. Watson:
Fue el hombre que estableció de modo definitivo la psicología como estudio de la conducta. Su mérito científico radica en que supo combinar en un solo sistema el espíritu pragmático del funcionalismo y el método experimental propio de la psicología animal y del condicionamiento de Pavlov y Bechterev.
Su experimentación transcurre según los cánones más estricto del trabajo científico objetivo. Después de varios intentos por proclamar su programa psicológico se decide a hacerlo en una forma polémica y definitiva en un artículo publicado en 1913 en la Psychological Review. Este artículo, “La psicología tal como la ve un conductista”, representa la inauguración oficial de la escuela conductista.
Atacó abierta y duramente a la conciencia y a la introspección.
Watson optó por una postura por una postura radicalmente ambientalista, afirmando la insignificante influencia de los factores hereditarios y realzando la influencia del ambiente. Esta postura se notó en su obra El conductismo. Mediante esta actitud ambientalista, Watson pretende darle a la psicología un sentido utilitario, ya que afirmaba que si el ambiente es lo que importa, entonces reformando el ambiente y mejoraremos los seres humanos.
Watson introdujo lo que se llamaría conductismo metodológico. Watson le restó importancia a la conciencia. No la negaba, pero pensaba que se trata de una experiencia puramente personal, que puede acompañar o no a los fenómenos corporales, pero que no tiene ningún valor para la ciencia. Los hechos físicos de la conducta bastarían y los correlatos mentales de los mismo serían poco fiables y en absoluto científico. A este actitud se le llamó conductismo metodológico.
En Watson también se dio el llamado conductismo radical. Este tipo de conductismo reducía todo a una especie de fisiología, reduciendo los datos no observables como el pensamiento, emoción y percepción a simple hechos fisiológicos de carácter muscular o glandular. Aunque actualmente quedan pocos psicólogos con esta actitud, queda claro que después de Watson es impensable la introspección sin la cautela y el rigor debido.

Gracias a la actitud de Watson, la psicología conductista contemporánea evita los enunciados no probados experimentalmente, prescindiendo de la introspección, el psicoanálisis, las pruebas proyectivas, etc.; se mantiene un modelo mecanicista de la conducta humana, que acentúa el aprendizaje y explica todo por el condicionamiento.


Watson postuló sus concepción acerca del lenguaje. Para él, el lenguaje tiene una función adaptativa; es una manipulación ambiental a base de sustituir los movimiento musculares por palabras; es una respuesta a una situación-estímulo procedente del ambiente, respuesta que es básicamente movimiento de laringe, del mismo modo que en esa misma situación uno puede responder moviendo la cabeza, haciendo muecas o gritando.
Watson también postuló su concepción del pensamiento: es una forma de lenguaje; es el lenguaje, pero sin que se manifiesten externamente las palabras aprendidas por condicionamiento; es un lenguaje “subvocal”, un lenguaje cuya voz no puede oírse.
Los alegatos de Watson a favor de la objetividad de psicología fueron clamorosamente recibidos por los psicólogos americanos. Por fin se liberaban de los estrechos marcos introspeccionistas.
Los medios de comunicación hacía mucho eco de las ideas de Watson, especialmente por que suscitaba esperanzas a favor de la vida humana y de su reforma. Para muchos, las ideas de Watson se presentaron como un halo de religión, como una promesa religiosa de salvación en la tierra.
La contribución de Watson a la psicología científica fue muy importante. La principal su insistencia en favor del estudio objetivo de la conducta. La influencia de Watson a la metodología y terminología de la psicología objetiva ha sido enorme, tanta que hoy ya no es necesario defender expresamente la metodología conductista. Pocos hombres, digamos para acabar, han influido tanto como Watson en la formulación precisa de los objetivos y de los métodos de una ciencia.

Edward C. Tolman
Tolman ha sido el psicólogo neo-conductista mejor aceptado por los no conductistas. El gran mérito de Tolman radica en su introducción dentro de la metodología conductista de los aspectos cognitivos e intencionales, los cuales a pesar de estar presentes en la conducta venían siendo pasados por alto por los conductistas. Su sistema puede considerarse, pues, como una rara combinación de conductismo con la gestalt.
A Tolman lo que le interesaba era el modo como los organismos aprenden a relacionar los estímulos entre sí.

Según él, en la conducta lo verdaderamente importante es que el organismo aprende “qué es lo que conduce a qué”, que aprende a relacionar los estímulos del medio ambiente, a conocer que a este estímulo le sigue esta meta.


Por lo demás, Tolman comparte con el resto de los neo-conductístas las preocupaciones por los problemas teóricos y sistematizadores. La influencia de Tolman en la psicología contemporánea es cada vez mayor, precisamente por su insistencia en los aspectos cognitivos muy presentes en ella.

Clark L. Hull
Es el psicólogo que dominó la escena americana de los años treinta y cuarenta, y que sigue ejerciendo hoy una influencia inigualable.
De su obra cabe resaltar, sobre todo, su ingente labor de investigación experimental emprendida por él mismo y por sus numerosos colaboradores, y su formidable esfuerzo de elaboración teórica. Aunque es el segundo aspecto el que más ha impactado. Y es que quizás ningún psicólogo haya llegado a poseer la formación matemática y formal de Hull, formación que le posibilitó la aplicación del lenguaje matemático a la psicología de una forma no alcanzada por ningún otro.
Hull optó por el método hipotético-deductivo. Para él, todo consistía en establecer “a priori” una serie de definiciones, postulados y teoremas, los cuales en su conjunto constituyen una teoría sistemática o integrada.
Es fundamental que estos tres componentes se formulen con un lenguaje altamente formalizado y matematizado. Después hay que hacer comprobación altamente controlada.
Hull aseguraba que si la psicología quería convertirse en una ciencia natural, debe inspirarse en el método deductivo-matemático, que es el más apropiado a las ciencias naturales, debido a la generalidad ilimitada que tienen los asertos matemáticos y lógico-formales.
La teoría de Hull ha tenido una influencia básica en los principios del condicionamiento clásico y en la ley del efecto de Thorndike. A partir de ésta última, Hull introdujo la motivación desde la perspectiva del conductismo y en general desde la del aprendizaje.
Su teoría es riquísima en lo que concierne a la experimentación acumulada, sus razonamientos son lúcidos y rigurosos, su constante esfuerzo por confrontar teoría y experimentación emulable e inigualable.
Frederick B. Skinner
Es sin ningún género de dudas el neo-conductista mejor conocido. La razón fundamental es la traducción al castellano de un buen número de sus obras. Skinner se opone radicalmente a Hull por su rechazo a l teoría. Hull parte de los teoremas “a priori” y trata de verificarlos empíricamente. Skinner parte de los datos observados y raramente llega a generalizaciones. Más que explicar, Skinner se dedica a describir. Para él la tarea de la ciencia es describir lo que se ve y establecer relaciones funcionales entre un fenómeno observado y los fenómenos antecedentes y consecutivos.
En el terreno de las contribuciones concretas, el nombre de Skinner va ligado indisolublemente al condicionamiento operante, elaborado y desarrollado a lo largo de su vida. Sostiene que este es fundamental para explicar la conducta de los organismos. Tanto que llega a construir una teoría de la conducta (aún a pesar de su rechazo explícito por esta) a partir del mismo. La importancia alcanzada por este tipo de condicionamiento a la educación, en la terapia, en la doma de animales, etc., es enorme, sin olvidar la misma psicología del trabajo. No cabe duda que uno de los atractivos básicos de las ideas de Skinner radica en su acercamiento a los problemas prácticos y socialmente vitales. Skinner aparece, por esto, como el mejor representante del interés práctico y utilitario de la psicología americana, en general, y del conductismo, en particular. Tanto es así, que él mismo ha escrito algunos libros, donde expone su proyecto esperanzado de una sociedad mejor y más feliz a la que se logrará acceder mediante la aplicación de la psicología (en concreto), del condicionamiento operante ( a los problemas humanos, tanto sociales como individuales).

(Caparros, 1982)
Las ideas de Skinner se han trabajado con monos, perros, gatos, aves y también con humanos, intentando aplicar los principios del condicionamiento operante a una rica gama de áreas del comportamiento, entre las que cabe destacar:

  • psicofarmacología

  • comportamiento verbal

  • psicoterapia

  • entrenamiento en misiones espaciales

  • diseño de sociedades utópicas

  • la enseñanza programada

(García y Moya, 1992)


  1. LAS VARIABLES INVESTIGADAS POR TOLMAN, HULL Y SKINNER


Tolman:
Tolman distingue tres tipos de variable: independientes, intervinientes y dependientes.

A) Las variables independientes son las causas iniciales de la acción individual. Tolman distingue:


La situación estímulo: entidades ambientales presentadas al actor en un momento dado. Pueden ser realidades físicas y sociales y objetos y procesos culturales. Estos disponen a la acción, sirviendo de soporte de conducta.
Las condiciones para la estimulación o saciedad del impulso. Son ciertos estados de los órganos y tejidos subyacentes que determinan el despertar del impulso y nos dirigen a una conducta consumatoria (comer, beber, dormir, agredir, etc.). La determinación objetiva de esta variable proviene de la cantidad (déficit) de glucosa en la sangre, estado de jugos gástricos, etc.
La herencia, edad, sexo, etc., determinan directamente las variables intervinientes rasgos temperamentales y rasgos de capacidad. Estas variables influyen sobre la magnitud (aumentando o disminuyendo) del resto de las variables intervinientes.


  1. Las variables intervinientes son entidades explicatorias postuladas y concebidas para relacionarlas, por un conjunto de funciones causales, a las variables independientes, y por otro conjunto de funciones a la variable dependiente de la conducta. Son construcciones hipotéticas para explicar la conducta. No son necesariamente neurofisiológicas sino que deriva más bien de la intuición, la experiencia común. Tolman distingue:


Sistema de necesidades: una necesidad es, según Tolman, una disposición o tendencia para realizar y persistir en una respuesta consumatoria relacionada con una situación u objeto meta que ha sido elegido más o menos arbitrariamente.
El sistema de necesidades es el resultado de los estados de los órganos y tejidos y de la situación estímulo. El sistema de necesidades agrupa una rica gama de las mismas (necesidades biológicas, psicológicas, sociales, etc.) interrelacionadas y jerarquizadas entre sí. Cuando una necesidad se despierta surgen unas cargas electromagnéticas que pueden ser positivas (hacia un objeto) o negativas (de alejamiento del objeto).
Tolman llega a una clasificación de necesidades: primarias (apetito y rechazos básicos: hambre, sed, curiosidad, agresión); secundarias (o aquellas de las que se dudan sean innatas: afiliación, dominio, dependencia, sumisión, etc.); terciarias (fruto del aprendizaje: deseo de riqueza, fama, éxito, etc.).
La matriz de creencias valores es una aptitud hacia medios y fines. Si deseamos ir a un restaurante, consideramos en cada una de las opciones tres matrices a saber: buena comida, precio, prestigio.

El espacio de la conducta es un complejo particularizado de percepciones (memoria e inferencias); es una ordenación de objetos que mantienen entre sí relaciones determinadas de distancia y dirección lo cual es percibido por el actor en un momento dado.


Locomoción es el paso del actor de una región de la conducta a otra; es el resultado de la selección de una conducta entre varias posibles.
Mecanismos psicodinámicos : identificación, ideal del yo, la represión y la sustitución simbólica (el gasto controlado tiene un valor positivo por que el dinero simboliza y sustituye a las heces).

La variable independiente es toda una respuesta con doble dimensión: la puramente fisiológica (reacciones verbales, viscerales, esqueléticas, musculares, glandulares) y la dimensión más importante “nuestros propósitos” o “significados de acción”.



(García y Moya, 1992)

Hull
A) Variables independientes:


  • Número de ensayos reforzados y espaciados: la fuerza del hábito o fuerza asociativa entre un estímulo y una respuesta en un momento determinado, depende del número de ensayos previos en los que ante cierto estímulo se da una respuesta. Los ensayos han de estar espaciados convenientemente, y para que sean efectivos han de ir seguidos necesariamente del reforzador. Cada nuevo ensayo contribuye menos que el anterior a la formación del hábito o conexión.




  • Condiciones generadoras de la impulsión: las horas de privación del algo necesaria (comida, agua, etc.) o una estimulación dolorosa, provocan en el organismo un estado especial de excitación general, tendente a terminar con el desequilibrio. Este impulso deja de existir con la recompensa. El nivel de impulsión de un organismo determina el grado de magnitud de la respuesta de un hábito.




  • Intensidad del estímulo: esta puede ser definida operacionalmente, por ejemplo, por la brillantez de una señal luminosa, intensidad de una corriente, etc.




  • Cantidad de recompensa: La cantidad de recompensa dada al organismo en los ensayos inmediatamente precedentes es la que determina el nivel de ejecución y hace que pongamos en juego con mayor o menor rapidez o intensidad un hábito ya aprendido. Cuando ante una recompensa pequeña se están dando ciertas respuestas ante un estímulo, se da un escaso aprendizaje, pero si de pronto en un ensayo aumenta la cantidad de recompensa, esto hará que aumente el potencial de reacción excitatorio.




  • Trabajo requerido por la respuesta:



  1. Variables intervinientes




  • Potencial excitatorio de reacción: es la tendencia (de naturaleza fisiológica) del organismo a producir una respuesta ante un estímulo.




  • Tendencias de reacción negativa: estas restan fuerza al potencial excitatorio de reacción y están compuesta por la inhibición reactiva (el organismo tiende a no repetir una respuesta que acaba de dar, debido a la fatiga resultante del esfuerzo requerido para la respuesta) y la inhibición condicionada (parte de la inhibición reactiva, cuando se da una respuesta de no dar respuesta y esto se llega a condicionar).




  1. Variables dependientes

Son resultados directamente observables por tener existencia física.




  • Latencia de reacción: a mayor velocidad de respuesta ante un estímulo, mayor será el potencial de reacción (medido empíricamente).




  • Amplitud de reacción: a mayor magnitud de respuesta, mayor potencial de reacción (medido empíricamente).




  • Resistencia a la extinción: a mayor número de respuestas no reforzadas previas a la extinción, mayor potencial de reacción.

(García y Moya, 1992)
Skinner
Variables independientes
En sus experimentos, Skinner, trabajaba con varios tipos generales de programas y formas de refuerzo.


1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal