Los campos sintagmáticos de algunos substantivos españoles



Descargar 1,94 Mb.
Página9/13
Fecha de conversión24.02.2017
Tamaño1,94 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

Pasando al análisis del material reunido (tabla 35) vemos que el número de objetos preposicionales, con un total de un 5,5 %, es considerablemente más alto que el de objetos indirectos (1,1 %), quedando, por el otro lado, muy lejos de alcanzar el de objetos directos (17,7 %). De los cuatro subs­tantivos el que más se presta a la función de objeto preposicional es cosa, fenómeno que se observa asimismo en el objeto directo.

Tabla 36


objeto preposicional

verbos


número | frecuencia


hombre

casa cosa alegría

44 20 59 19

1,43 1,45



2,73 1,37


total

123


2,28

135

También la frecuencia media del otro miembro del sintagma (tabla 36), es decir, del verbo predicativo, es mucho más alta en los sintagmas con cosa que con los demás substantivos, igual que en los sintagmas predicado-objeto directo#. Estas similitudes parecen confirmar lo que se ha dicho más arriba de la afinidad semántica entre el objeto directo y el preposi­cional. Sin embargo, la analogía no funciona con los demás substantivos, donde se observan sólo semejanzas parciales con el objeto directo (el número bajo de sintagmas con el substantivo casa). Hombre y alegría se caracterizan casi por las mismas cifras, manteniéndose en el porcentaje de sintagmas cerca del promedio total y, en la frecuencia media del verbo, en un nivel bajo.

Tabla 37


objeto preposicional

construcciones

pred vei




pasivas

de predicado nominal

verbo-nominales

bal

núm.

%

núm.

%

núm.

%

núm.

%

hombre casa

cosa alegría

14

3

6



6

22,2 10,3 3,7 23,1

1

1

3



1

1,6

8,1 3,8

9

4 12



1

14,3 13,8

7,5 3,8

39

22 130 18

61,9

75,9 80,7 69,3

total

29

10,4

15

5,4

26

9,3

209

74,9


Según el otro miembro del sintagma podemos dividir los casos analiza­dos en cuatro tipos (tabla 37). El primer tipo —construcciones pasivas— se distingue de los otros tres tanto semántica como sintácticamente: desde el punto de vista semántico se caracteriza por el hecho de que el objeto preposicional es el agente de la acción verbal (de ello la gran preponde­rancia de los sintagmas con hombre), sintácticamente difiere de los demás tipos por el carácter necesariamente transitivo del verbo. Las formas verbales empleadas en las construcciones pasivas son, además de la voz pasiva (que en los materiales estudiados aparece una sola vez: ... aquellas historias... eran escuchadas religiosamente por... los hombres del lito­ral ... AG 23), distintas perífrasis con el participio del verbo conceptual y un verbo auxiliar o semiauxiliar (Don Roque y las otras dos hijas están también contagiados... de la alegría. CC 266; Viene acompañada de dos hombres... JF 51; Se sabía preso de cosas irremediables... MT 25; ... se sintió tomado de un brazo por un hombre muy pequeño y negruzco. JAZ 47) o el participio solo (Reconstruyo estas conversaciones... guiado por las cosas que he entendido después... CMG 51; ...amortiguado por la casa cerrada llegó hasta mí el tintineo... CL 20). En un caso el verbo conceptual no tiene forma de participio, sino de infinitivo: Yo no quiero que mi hija se deje coger por un hombre así... CL 232. La voz pasiva es la menos frecuente (fenómeno que se observa igualmente en los sin­tagmas en los que los substantivos estudiados funcionan como sujeto);

136


en cambio, los más frecuentes son los participios sin verbo auxiliar, con 19 sintagmas. El repertorio de preposiciones es más reducido que en los demás tipos de objetos preposicionales, limitándose a las preposiciones por (17 sintagmas) y de (12 sintagmas).

Las construcciones con predicado nominal se acercan formalmente a las construcciones pasivas, pero semánticamente difieren claramente, ya que en aquéllas el objeto preposicional no es el agente de la acción verbal. De los quince sintagmas pertenecientes a este tipo cuatro se construyen con el verbo copulativo ser y siete con estar; los cuatro restantes no tienen verbo copulativo. Ejemplos: Eso demuestra que soy capaz de cualquier cosa. JF 35; En la vida es necesario estar al quiebro de las cosas. AG 112; Todas sus preocupaciones centradas en una sola cosa... LG 69, El número de preposiciones es algo más elevado que en el primer tipo, comprendiendo las preposiciones de (8 sintagmas), a (5 sintagmas) y en (2 sintagmas).

En las construcciones verbo-nominales los elementos verbal y nominal forman una unidad tanto semántica como sintáctica, así que el objeto se refiere a toda la construcción: Pues han tomado ustedes posesión de su casa... RSF 100; ... se apartó a pegar la hebra con un hombre... JGS 77; ... en las cosas de trascendencia... rara vez hacía hincapié. CJC 40; Tengo intuición para estas cosas... LG 62. El repertorio de preposiciones es más variado que en los primeros dos tipos, figurando en él las preposiciones de (10 sintagmas), con (6), para (3), en (3), por (2), sobre (1) y hacia (1).

Los tres tipos descritos hasta ahora no son, sin embargo, los más cor­rientes ni los más numerosos dentro del sintagma predicado-objeto prepo­sicional*. El predicado típico de este sintagma es el formado sólo por un verbo conceptual. Estos casos representan tres cuartas partes de todos los sintagmas con objeto preposicional. Algunos de los verbos predicativos tienen muy alta precuencia: el verbo hablar, con sus dos regímenes pre­posicionales, figura en 67 sintagmas, uniéndose con todos los cuatro subs­tantivos. También el verbo pensar (en) se une con todos los cuatro subs­tantivos, llegando a un total def 32 sintagmas. La frecuencia de los demás verbos varía de uno a cinco, lo que representa una frecuencia mucho más alta que en los restantes tres tipos de construcciones, en los que el predi­cado se repite sólo excepcionalmente.

Tabla 38








sintagmas con

verbos ele valor




objeto areposicional

transitivo

reflexivo

intransitivo




niim.

%


núm.

%

núm.

%


hombre casa cosa alegría

5

12,8 4,5 2,3 11,1

12

6

24



5

30,8 27,3 . 18,5

27,8


22

15 103 11

56,4 68,2 79,2 61,1

total

11

5,3

47

22 5

151

72,2

137


En los sintagmas con predicado verbal, los verbos pueden ser clasifica­dos en verbos de valor transitivo, reflexivo e intransitivo, igual que los verbos que se unen con un objeto indirecto. Como muestra la tabla 38, los verbos de valor transitivo son muy escasos, ante todo con los substan­tivos que expresan conceptos inanimados. Citemos por lo menos dos ejemplos: Nada supo de las casas en silencio... AMM 11; De un hombre como él puede esperarse todo. SJA 104. En el repertorio de los verbos que figuran en los materiales en cuestión hay más verbos que en otros contextos tienen valor transitivo, pero aquí se los emplea intransitiva­mente: Es que tú no entiendes de estas cosas. JAZ 150: ... el conductor... discute con un hombre con gafas... LR 109. El bajo número de verbos transitivos no es casual. Como se ha señalado más arriba, hay una afinidad semántica entre los objetos directo y preposicional. Esto se traduce, en el plano sintáctico, en el hecho de que los verbos transitivos y los de régimen preposicional se excluyen en gran medida.

De los verbos reflexivos, una gran parte no puede tener forma no re­flexiva cuando se une con un objeto preposicional: olvidarse de, referirse a, esforzarse en, interesarse por, conformarse con, preocuparse por, ena­morarse de y muchos otros. Sólo pocos pueden regir un objeto preposicio­nal también en su forma no reflexiva: confundir(se) con, reír(se) de, dis-culpar(se) con.

Los más numerosos son los sintagmas con verbos de valor intransitivo: ... una joven... hablaba y reía con un hombre de avanzada edad. FA 114; .. .los más meditan, a solas, sobre las pobres, amables, entrañables co­sas ... CC 23; ... daré propina a los serenos que cuiden de mi casa de la colina. JF 67.

Al principio de este capítulo se ha dicho que algunos verbos pueden regir distintos objetos preposicionales. En los materiales estudiados hay dos casos en los que el verbo rige dos objetos preposicionales en la misma oración: ...la camarera jugaba a los dados con un hombre joven. LG 94; Iba hablando con Dámaso de cosas... EQ 53. Dos verbos más se unen con distintos objetos preposicionales regidos por diferentes preposiciones, pero no en la misma oi~ación: Iba charlando con un hombre... CA 25 ... charlaban de muchas cosas... MDA 65; ... siempre se ríe con esas cosas... LMS 81 — Don Arturo permanecía un rato con el señor Suárez, hablando y riendo de cosas del negocio. MDA 36.

De las preposiciones la más frecuente es de, que figura en 105 sintag­mas; le siguen en (42 sintagmas), con (39), por (11), a (7), sobre (3) y contra (2).

Sobre las funciones de los objetos directo e indirecto se ha dicho, en los capítulos correspondientes, que éste es típico para substantivos que designan seres humanos y aquél, para substantivos que expresan concep­tos inanimados. En la función de objeto preposicional los contrastes no son tan pronunciados: En cuanto al número de sintagmas, prevalecen los del objeto preposicional cosa, pero también los substantivos hombre y alegría desempeñan esta función con bastante frecuencia; sólo casa está representada por un número bajo de sintagmas. De los aspectos parciales analizados en este capítulo tiene explicación semántica la preponderancia de hombre en las construcciones pasivas, en las que el objeto preposicional

138


es agente de la acción verbal. Pero en general parece que la función de objeto preposicional es menos influida por el contenido semántico de los substantivos que la desempeñen que las demás funciones analizadas hasta ahora.

XI

PREDICADO-COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL*



Como ya se ha dicho en los capítulos precedentes, el complemento cir­cunstancial expresa una circunstancia de la acción verbal. Desde el punto de vista sintáctico se caracteriza por el hecho de no ser regido por el otro miembro del sintagma.

Tabla 39


miembro dado

sintagmas

complementos

número

número

%

hombre casa

cosa alegría

80 819 123 133

80 816 123 133

5,3 54,4

8,2 26,6

total

1 155

1 152

23

El sintagma predicado-complemento circunstancial* es el más numeroso de todos, representando el 23 % del total (tabla 39). Se debe este hecho ante todo al substantivo casa, que funciona como complemento circuns­tancial en más de la mitad de los casos en los que figura. Las razones semánticas para ello son tan evidentes que no es necesario explicarlas; como veremos más abajo, en casi todos los sintagmas casa indica una circunstancia de lugar. El segundo substantivo más frecuente es alegría con un 26,6%. También esta cifra elevada se explica por el contenido semántico de este substantivo: la alegría, como movimiento de ánimo, a menudo expresa la causa de una acción verbal o el modo de su realiza­ción. En cambio, los restantes dos substantivos ejercen la función de com­plemento circunstancial en un número reducido de sintagmas, especial­mente hombre, lo que está de acuerdo con lo que repetidamente se ha dicho aquí sobre el significado de este substantivo: el hombre es un ser viviente, activo, y no se presta a menudo a funciones que podemos llamar pasivas, a las que sin duda alguna pertenece la de expresar una circun­stancia.

El número de verbos o predicados nominales que ejercen la función del otro miembro del sintagma es bajo y, por consecuencia, su frecuencia media bastante alta (tabla 40). La alta frecuencia se debe a los sintagmas

139


Tabla 40

complemento circunstancial

predicados en total

de ello predicados

número

frecuencia

verbales

nominales

hombre

casa


cosa alegría

63

186 89

84


1,27 4,41 1,38 1,58

51 161

69

72



12 25 20 12

total

325

3,55

263

62
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal