Libia Herrero Uribe*, Herman Vargas Martínez



Descargar 131,93 Kb.
Fecha de conversión10.07.2017
Tamaño131,93 Kb.

INFECCION RESPIRATORIA EN COSTA RICA

EN DOS GRUPOS DE EDAD




Libia Herrero Uribe*, Herman Vargas Martínez**



RESUMEN



Los virus son los responsables de más del 90% de las infecciones respirato­rias. Este trabajo no es un estudio etio­lógico sino una descripción epidemio­lógica de los egresos hospitalarios con el diagnóstico final de infección respi­ratoria aguda, influenza o neumonía (códigos 460-466 y 480-487 de la Cla­sificación Internacional de las Enfer­medades 9a. revisión). Los datos fue­ron obtenidos del sistema de informa­ción computarizado de egresos hospi­talarios de la Caja Costarricense de Seguro Social. Se presentan los egre­sos y la letalidad en dos grupos de edad, durante 4 años consecutivos. En las infecciones que atacan a los niños se encontró una estacionalidad bien definida encontrándose los picos dis­tribuidos durante los meses de julio a diciembre en los cuatro años estudia­dos. No se encontró estacionalidad en personas mayores de 60 años de edad, excepto en el año 1983, en el cual un pequeño pico se encontró en los meses de setiembre y octubre. La letalidad es 10 veces mayor en el grupo de personas mayores de 60 años comparado con el grupo de ni­ños. [Rev. Cost. Cienc. Méd. 1988;9(1):35-41].

* Cátedra de Virología, Facultad de Microbiolo­gía,

Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica.

** Departamento de Medicina Preventiva, Caja

Costarricense de Seguro Social. San José. Costa Rica.

INTRODUCCIÓN

Las infecciones respiratorias se carac­terizan por ser producidas por muy di­versos agentes etiológicos, por ser in­fecciones de corta duración y muy va­riables en severidad (3,6).

La mayoría de ellas se limita al tracto respiratorio superior y sólo un 5 por ciento involucra el tracto respiratorio inferior. Son causa importante de mor­bilidad y mortalidad en Costa Rica (12, 14). Entre el 7 al 10 por ciento de los egresos del Hospital Nacional de Ni­ños consisten en neumonías y bronco­neumonías y son responsables o es­tán asociadas con el 15 al 20 por ciento de las muertes. En 1980, el 70 por ciento del total de muertes debidas a neumonía y bronconeumonía, como causa primaria, ocurrió en niños meno­res de un año, siendo el 17 por ciento de ellos menores de un mes (13).

Sin embargo, la mayoría de estas in­fecciones no requieren de consulta médica, por lo que los datos que exis­ten sobre morbilidad son subestima­dos. Aún así, aproximadamente el 40 por ciento de las enfermedades infec­ciosas de notificación obligatoria en Costa Rica, se debe a la influenza epi­démica que incluye “todas las infeccio­nes respiratorias agudas parecidas a influenza” (8). Un análisis de las con­sultas externas en las Clínicas de la Caja Costarricense de Seguro Social (14), demostró que las infecciones res­piratorias son la causa primaria por la que se recurre a consulta externa. La amigdalitis aguda, la faringitis, rinofa­-


35


ringitis, sinusitis crónica y bronquitis de toda forma son los síndromes más fre­cuentemente diagnosticados. El estudio de los aspectos epidemioló­gicos como edad, estacionalidad, año y ocurrencia de epidemias es muy im­portante en las infecciones respirato­rias, ya que su corta evolución muchas veces no permite hacer el diagnóstico serológico y virológico durante el tiempo de la enfermedad. Por lo tanto, el médico debe confiar en la informa­ción clínica y epidemiológica existente para hacer su diagnóstico etiológico tentativo y saber el pronóstico de una infección respiratoria según la edad y el momento del año en que ocurra.

MATERIAL Y METODOS

Los datos analizados en este trabajo han sido obtenidos mediante el sis­tema de información sobre egresos hospitalarios con el diagnóstico final de infección respiratoria aguda, in­fluenza o neumonía (códigos 460-466 y 480-487 de la Clasificación Interna­cional de las Enfermedades, 9a. Revi­sión).

Los datos fueron obtenidos del sis­tema de información computarizada de egresos hospitalarios de la Caja Costarricense de Seguro Social que tiene una cobertura del 96 por ciento de los 300.000 egresos hospitalarios del país.

Los diagnósticos de cada egreso son anotados por un médico, y se acepta esa información como correcta. No se revisé los expedientes ni los criterios diagnósticos utilizados por razones fi­nancieras y de tiempo, por lo que existe un porcentaje de error en la ano­tación diagnóstica y en el procesa­miento de la información. Sin embar­-

go, el nivel de desarrollo tecnológico de los hospitales y la elevada presen­cia de especialistas, permiten suponer una adecuada confiabilidad diagnós­tica en el tipo de patología que se está analizando, así como en los grupos de enfermedades seleccionadas.

La información obtenida se presenta gráficamente en una distribución por mes y se calcula además, la letalidad en esta misma distribución.



RESULTADOS

En la Figura 1 se muestra la distribu­ción de los egresos para los dos gru­pos de edad estudiados. Existe una estacionalidad bien definida en los ni­ños, observándose los picos epidémi­cos durante los meses de julio a di­ciembre, con variaciones según el año. En el grupo de mayores de 60 años, no se presenta estacionalidad bien de­finida excepto por un leve aumento du­rante los meses de setiembre y octu­bre de 1983. En el año 1985, se ob­servó un número de casos menor con respecto a los otros años en ambos grupos de edad. Sin embargo, en el grupo de los niños se detectó el pico epidémico mayor.

En la Figura 2 se muestra la letalidad de las infecciones respiratorias. Se ob­servó una letalidad diez veces mayor en personas mayores de 60 años que en los niños. En los años 1982 y 1983, en el grupo de niños se observó las tasas de letalidad más altas durante los primeros meses del año y las más bajas durante los últimos meses. En los cuatro años estudiados las tasas fueron más bajas cuando el número de egresos reportados fue mayor. Cabe hacer notar, que en el mes de marzo cuando se inicia el ciclo escolar


36

en todo el país, se manifiesta un au­mento en la letalidad, siendo esta la más alta del año en el 82 y 83. Sin embargo, los egresos no mostraron aumento, siendo más bien uno de los meses con menos egresos en los 4 años estudiados. Las entidades clíni­cas que más se regisstraron en el grupo de niños fue la bronconeumonía y la bronquitis/bronquiolitis y en el grupo mayor de 60 años la bronconeu­monía y neumonía neumocóccica.

DISCUSION

Los resultados que se presentan en este trabajo cubren infecciones respi­ratorias lo suficientemente severas, como para requerir hospitalización, por lo que suponemos que sólo se está presentando el pico del iceberg. Se analizaron los egresos hospitalarios del Sistema Hospitalario Nacional por diferentes diagnósticos en dos grupos de edad importantes: menores de 2 años y mayores de 60 años durante 4 años consecutivos. Con la información obtenida se estableció las compara­ciones entre los dos grupos de edad en cuanto a estacionalidad y letalidad. El pico de los egresos hospitalarios en los niños coincide con la estación llu­viosa en Costa Rica. Esto es compara­ble con lo que ocurre en otros países tropicales (7,9), que en ausencia de estaciones frías, los picos epidémicos por problemas respiratorios ocurren durante los meses de lluvia. En países templados, los picos epidémicos ocu­rren durante las estaciones frías y coinciden con la entrada a las escuelas y colegios, hecho que es importante pues es cuando hay más aglomera­ción de susceptibles y no ha sido posi­ble definir cuál de los dos fenómenos influye en el aumento del número de


casos (4,5,11). En Costa Rica, estos dos hechos no coinciden, por lo tanto, se puede concluir que la estación llu­viosa es el factor determinante en el aumento de los egresos por infeccio­nes del tracto respiratorio.

De acuerdo a los resultados de este análisis es defícil explicar en dónde se encuentra la actividad del virus influen­za, que aunque ataca todas las edades (2,11) el grupo que sufre de mayor morbimortalidad son los mayores y en este grupo no se demostró picos im­portantes ni en los egresos ni en las tasas de letalidad en los cuatro años analizados.

En la mayoría de los estudios llevados a cabo en ciudades de climas templa­dos y tropicales, se ha demostrado un patrón repetitivo en cuanto a los ciclos epidémicos del virus respiratorio sinci­cial (VRS), los cuales siempre ocurren durante los meses fríos o lluviosos. También se ha demostrado una rela­ción positiva entre el aumento de hos­pitalizaciones por neumonías y bron­quiolitis durante las epidemias de este virus (4, 7, 9). En Costa Rica, los diag­nósticos más frecuentes en los picos epidémicos fueron la neumonía y la bronquiolitis en menores de 2 años, y el hecho que el virus respiratorio sinci­cial fue el agente más frecuentemente aislado en un estudio llevado a cabo en el país (15) indica que este virus es de suma importancia en las infec­ciones respiratorias.

El virus respiratorio sincicial produce reinfecciones leves, por lo tanto puede circular por la población durante todo el año, pero los picos epidémicos sólo ocurren una vez al año en los niños menores de doce meses, debido al acúmulo normal de suceptibles. Este hecho podría explicar por qué no hay aumento en los egresos en personas


37



mayores de 60 años.

Los estudios realizados en otros paí­ses (4, 5, 10) han demostrado patro­nes repetitivos en la aparición de los diferentes agentes virales, aunque es­tos patrones no son totalmente fijos; frecuentemente ocurren variaciones año con año. También se ha demos­trado un traslape entre diferente virosis y el fenómeno de interferencia que pa­rece influir en la ocurrencia de las in­fecciones por los virus respiratorios más comunes, con excepción del pa­rainfluenza tipo 3, que es endémico (4, 7,9,10). Estos fenómenos podrían ex­plicarnos las variaciones encontradas en los picos año a año, como también las diferencias en la letalidad en los diferentes meses.

La información presentada en este tra­bajo es importante para las autorida­des de salud, pues con los datos obte­nidos, se puede planear los programas de divulgación y educación a la pobla­ción, así como también ayudar al clí­nico a saber el pronóstico de una infec­ción respiratoria, según la edad y el momento del año en que ocurre. Por ejemplo en el mes de marzo se pre­senta el pico de egresos más bajo del año, pero con la letalidad más alta, lo que significa que durante ese período es cuando peor pronóstico existe, y por lo tanto se debe alertar tanto a la madre como al personal médico para prevenir la mortalidad.

ABSTRACT



Over 90 percent of respiratory infec­tions are caused by viruses. This work is not an etiological study but an epidemiological description of hospital discharges with a final diagnosis of acute respiratory infections, influenza and pneumoniae. The data were ob­tained by the computarized system of information on hospital discharges of the Costa Rican Social Security wich covers 96 percent of hospital dis­charges of this country. Data from 1982 to 1985 and two age groups (less than 2 and over 60 years old) were obtained and distribuited according to month, number of discharges and let­ality. A well defined seasonality was determined in those infections which attack children, with peaks distributed during the months of July to december in the four years studied. Seasonality was not found in persons over 60 years old, except in 1983, where a small peak was found during September and Oc­tober. Letality was found to be ten times greater in the group of persons over 60 years of age as compared to the group of children. Seasonality was not found in the letality ratios in both groups of age, but a 10w ratio was found in children during the months of greater discharges.

38






39


40


BIBLIOGRAFÍA


  1. Chavarría, J.F. Mortalidad por Infección Respiratoria Aguda en Costa Rica. En: Con­trol and Erradication of lnfections Diseases. An International Symposium. PAHO Copubl. Ser. No 1, Pan American Health Organization, Washington, D.C.; 1985.




  1. Choi, K. & Thacker, S.B. An evaluation of influenza mortality survaillance, 1962-1979. II. Percentaje of pneumonía & influenza ac­tivity. Am. J. Epidemiol. 1981; 113:227-235.




  1. Denny, F. W. & Clyde, W. A. Jr. Acute re­spiratory Tract Ifections: An overview. Pediatr. Res. 1983; 17:1023-1076.




  1. Fox, J.P., Elveback, L. R., Spigland, I., Frothingham, T.E., Stevens, D.A. y Huger, M. The Virus Watch Program: A continuing surveillance of viral infections in Metropoli­tan New York families. I Overall plan, methods of collecting and handing informa­tion and a summary report of specimens collected and illnesses observed. Am. J. Epidemiol 1966; 63:389-412.




  1. Glezen, W.P. & Denny, F.W. Epidemiology of Acute Lower Respiratory Disease in Chil­dren. N. EngI. J. Med. 1973; 283:498-504.




  1. Greenberg, S.B. & Krilov, L.R. En: Cumula­tive Techniques and Procedures in Clinical Microbiology. Laboratory Diagnosis of Viral Respiratory Disease. Ed. Drew. W.L. & Rubin, S.J. American Society for Microbiol­ogy. Washington D.C., 1986; 1-16.




  1. Kloene, W., Bang. F. B., Chakraborty. S.M., Cooper, M.R., Kuleman, H, Ota, M. y Shah, K.V. A Two-year Respiratory Virus Survey

in four Willages in West Bengal, India. Am. J. Epidemiol. 1970; 92:307-319.




  1. Ministerio de Salud. Semana Epidemiológi­ca. 1985: 53:14




  1. Monto, A. S. & Johnson, K.M. Respiratory Infections in the American Tropics. Am. J. Trop. Me & Hig. 1968; 17:867-873.




  1. Monto. A. S. & Caballero, J,J. The Tecum­seh study of respiratory illness. II. Patterns of ocurrence of infection with respiratory pathogens, 1965-1969. Am. J. Epidemiol. 1971; 94:280-289.




  1. Monto, A.S. Koopman, J.S. & Longini, l.M., Jr. Tecumseh study of illness. XIII Influenza infection and disease 1976-1981. Am. J. Epidemiol. 1985; 121, 811-822.




  1. Mohs, E. Infecciones Respiratorias Agudas en Costa Rica. 1967-1980. Prevalencia gravedad y letalidad. Bol. Of. Sanit. Panam. 1983; 94:535-545.



  1. Mohs E. Acute Respiratory Infections in chil­dren: Possible Control Measures. Bull. Pan. Am. Health Organ. 1985; 19:82-87.




  1. Paéz, R., León, M.P., Rodríguez, A., Var­gas, S. y Villegas. H. Epidemiología de las enfermedades del aparato respiratorio en Costa Rica, 1983. Asociación Demográfica Costarricense. Demografía y Epidemiolo­gía en Costa Rica. San José 1985; 135-142.




  1. Salas, P. Achi, R., Chavarría, F., Mata, L. Agentes virales y bacterianos en niños hos­pitalizados con infección respiratoria aguda. brote epidémico. Revista Médica del Hospi­tal Nacional de Niños. 1985; 20(1):25-34.


41


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal