Las tres caras de la mente El desarrollo de las inteligencias mentales, emocionales y del comportamiento Elaine de Beauport con Aura Sofía Díaz



Descargar 1,45 Mb.
Página6/27
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño1,45 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

LA VISUALIZACIÓN EXTERNA
La creación de imágenes para acompañar los pensamientos es una manera sencilla de ampliar nuestras capacidades cerebrales, logrando así un acceso a parte de ese 90% de tu cerebro en desuso. No es necesario culminar un pensamiento con un punto final cuando puede acompañarse de una bella imagen. Cada vez que digamos «pienso», también podemos entrenarnos en imaginar. «Cuando pienso en ti, puedo ver tu sonrisa. Cuando pienso en una guerra también veo gente sufrir».

Al estar alertas a nuestra manera de hablar, podemos invitar a nuestras mentes a extender los pensamientos incipientes en imágenes visuales y expresarlos en palabras: «Imagino que... Veo que... Tengo una imagen de ti... Lo que está sucediendo es... El vistazo que me viene es... Se ve como...».

No digamos «yo pienso», cuando en realidad estamos imaginando. Esta es una de las maneras como distorsionamos el pensamiento racional. Cuando estamos imaginando, podemos expresarlo diciendo así: «puedo ver que...» o «la imagen que tengo de eso es...» o «la foto que tengo de cómo solucionar esto es...».

Cuando estamos escuchando palabras o pensamos racionalmente, podemos igualmente añadirle imágenes: yo pienso y yo visualizo; yo oigo y

84
yo visualizo. ¿Qué tal si en el colegio toda composición viniera acompañada de una ilustración? ¿Qué tal si cada vez que termináramos de leer o escribir una composición, la revisáramos de nuevo, cerrando los ojos y visualizando internamente las imágenes que acompañan los pensamientos? Nuestro hemisferio derecho se desarrollaría al igual que el izquierdo. Estaríamos cargando de energía ambos hemisferios cerebrales y continuamente amplificando nuestra red de conexiones neocorticales.

La inteligencia espacial-visual contribuirá enormemente tanto a tu capacidad de aprender y recordar como a la riqueza de tu diario vivir. Practica el siguiente ejercicio, bien sea en tus cursos académicos, en tu trabajo o en tu vida diaria.


Ejercicio
Desarrollando tu inteligencia espacial-visual
1. Cuando estés en una conferencia, puedes escuchar al mismo tiempo que vizualizas imágenes que acompañan a la información que recibes. El cerrar los ojos ayuda para empezar la práctica, pero también se puede practicar con los ojos abiertos. Así vas registrando en tu memoria la palabra y la imagen y podrás recordar la información tanto por medio de imágenes como por medio de palabras. Así estás doblando tu capacidad de memoria.

2. Al recibir instrucciones haz lo mismo: visualiza cómo seguir las instrucciones mientras que oyes las palabras. Esto es especialmente útil cuando alguien te está dando direcciones. Oye y visualiza.

3. Después de leer cualquier tipo de texto, ya sea literario, histórico o científico, detente al final de cada página o capítulo para visualizar espacialmente lo que has venido leyendo secuencialmente. Esto ayuda enormemente a la memoria y te hace disfrutar más.

4. Antes de comenzar a escribir respuestas, en cualquier materia, puedes aprender a hacer una pausa para visualizar lo que quieres escribir.

5. Practica distinguir entre la palabra y la imagen, propiciando frases tales como «estoy pensando» o «mi imagen de esto es...». De este modo, puedes hacerte más y más consciente de las dos formas de conocimiento.

6. Recuerda que tu actuación en la vida diaria depende mucho de tu memoria: memoria para los exámenes, memoria para tu trabajo, memoria para asociarte con conocimientos del pasado. Si palabra e imagen son dos formas de conocimiento, también son dos maneras de recordar.

85
Son dos maneras de percibir información, de guardarla, de usarla, de inventar o construir nueva información.

7. Practica recordando las palabras y añadiéndole imágenes, o practica recordando imágenes y añadiéndole palabras.

Cuando hayas aprendido el proceso de visualizar externamente en cualquier materia o situación, habrás amplificado notablemente las conexiones y por lo tanto el poder de tu neocorteza total. Todo lo que haces mejorará, porque ambos hemisferios estarán involucrados. Algunas veces destacarás la exactitud de la realidad existente y de la palabra, y otras veces destacarás lo que podría llegar a ser y la generalidad panorámica de las imágenes. Expresarte en palabras e imágenes no sólo desarrollará tu cerebro sino que añadirá más energía a tu vida.
LA VISUALIZACIÓN INTERNA
Para practicar la visualización interna es muy útil cerrar los ojos. Aunque cerrar los ojos se ha identificado a menudo con eventos religiosos o esotéricos, es en realidad un acto que te provee de una mejor oportunidad para concentrarte. Cerrar los párpados inhibe los estímulos exteriores, a la vez que te permite ir más profundamente dentro de ti. Al cerrar los ojos y relajar tu cuerpo, empiezas a darte cuenta de tus espacios internos y gradualmente, de longitudes de ondas más generalizadas. Mientras más te calmas, más profundamente penetras en tu ser interior.

Por ejemplo, puedes imaginar activamente tu casa o un amigo hasta que sientas como si estuviera presente. Es sentir la imagen aunque la forma de la imagen no esté clara. Es una forma de empezar a visualizar. Para llegar más profundamente a ese espacio de ondas internas, quédate en la misma postura hasta que te lleguen imágenes en las que no está involucrada tu voluntad. Esta es la práctica esencial de la meditación, sin sus aspectos religiosos. Las imágenes se presentan en la pantalla de tu mente. Continúas dejándolas pasar, sin apegarte a ellas. Mientras más te quedes en la postura de quietud y enfoques en esa pantalla sin perder la concentración, más se te presentarán imágenes o colores. De repente te pueden llegar también algunos olores. Surgirán dentro de tu ser interno vistazos más profundos o más comprensibles de los que usualmente se producen con los ojos abiertos.

Esta visualización interna constituye gran parte de lo que los religiosos llaman la vida interior. Enfocándose cada vez más profundamente en este

86
espacio interno de ondas finas y rápidas, se producen otras dimensiones de la vida. Estoy segura, por mi propia experiencia, que enfocarse con amor en una figura como Jesús o Buda, o un gurú o maestro que admiramos y amamos, también nos ayudará a profundizar en las ondas más finas.

No obstante, es importante saber que este espacio interno está abierto a todo el mundo. Tú puedes aprender a disfrutar de él, con o sin una conexión religiosa. Aunque la meditación se ha desarrollado más amplia y popularmente en el Este que en el Oeste, es la herencia cerebral de todos, sea cual fuere su religión.
PREVISUALIZACIÓN
Puedes utilizar también la inteligencia espacial-visual para previsualizar el día o cualquier evento o proyecto. Previsualizar es crear imágenes de lo posible antes de que suceda. A través de la visualización, puedes realizar conexiones más profundas que te permitirán revisar o ajustar tu plan original. Por ejemplo, puedes previsualizarte dando una conferencia importante para tu trabajo. Te ves presentando el material, contestando a preguntas y relacionándote con la gente que estará presente. Esta actividad visual te permitirá sentirte más seguro con la gente y con el evento antes de experimentarlo. Te ayuda a darte cuenta de lo que falta e imaginar de antemano cómo cambiar tu presentación o ajustar tu actuación. Es ver y jugar el juego antes de que ocurra, ensayar previamente, ajustar, re-enfocar o cambiar el plan por completo. Los atletas profesionales ahora utilizan la previsualización para ganar sus competencias. ¿Lo utilizarán los pensadores para sacarle más provecho al cerebro y a la vida?

Tú puedes preferir desarrollar lógica y racionalmente los planes: «Si hago esto, entonces sucederá aquello; esto causará esto otro y las razones son...». Sin embargo, después de que hayas construido lógicamente tu plan, también puedes previsualizar cómo se va a desarrollar para darte cuenta de detalles o generalizaciones que no eran evidentes antes de visualizar el plan en acción.

Previsualizar una jornada puede ser usado para lograr más tranquilidad o más eficiencia. Es entrar en el día conscientemente, alerta a las necesidades obvias, previniendo lo que puedes hacer para que ése sea un mejor día, estando pendiente de cualquier ajuste necesario o en qué puedes ser más flexible.

Previsualizar contribuye a que ambos, tu cuerpo y tu vida, estén menos estresados y más calmados.

87
Ejercicio
Previsualizar
Puedes hacer este ejercicio antes de empezar un proyecto o antes de empezar el día. Practícalo también antes de hacer un trabajo especial, de participar en una competencia deportiva, empezando una obra de arte, antes de dar una conferencia o asistir a una reunión importante. Se usa para cualquier tipo de planificación.

1. Cierra tus ojos y relájate.

2. Deja pasar pensamientos o imágenes por la pantalla de tu mente para ir eliminando todo lo que no sea el proyecto que te interesa.

3. Enfócate en el evento o el proyecto como si estuvieras viendo una película. Visualiza cada etapa a través de distintas imágenes.

4. Cuando consigas una etapa o una imagen que no te guste, tómate el tiempo de reflexionar y visualizar una forma alterna de realización. Arregla la imagen en tu mente una vez que hayas conseguido cómo realmente quieres que suceda.

5. Visualiza todo de nuevo y permítete dejarte afectar por la «nueva película» para estar listo a llevarla a la acción.


LA MEMORIA: TU ARCHIVO FÍLMICO INTERNO
La inteligencia espacial-visual puede darte la habilidad para revivir las situaciones o momentos preciosos de tu pasado. ¿Realmente podrías considerarlo como «el pasado» si aún puedes recuperar en vívidos detalles esas memorias para enriquecer tu presente? La memoria es un archivo de experiencias almacenadas y que puedes revivirlas tan fácilmente como puedes acudir a un libro, a un video o a una película para verla de nuevo.

¿Acaso no podrías de igual modo evocar las memorias desagradables de tu pasado? Sí, hasta que o a menos que aprendas a seleccionar exactamente lo que quieres evocar. Cuando teníamos dos años de edad, al acercarnos a los estantes de libros, los regábamos por el piso, a veces hasta volcábamos el estante completo sobre nosotros. Lo mismo sucede con los recuerdos cuando no tienes experiencia y no sabes seleccionar lo que quieres revivir. Es necesario practicar la selección dentro de ese tesoro visual. Se trata de enfocar, poniendo de lado las imágenes no deseadas mientras que escoges de nuevo las que

88
más prefieres. Es tu mente. Es tu memoria. Es tu poder de concentración y selección. Tú tienes la libertad de escoger, al igual que seleccionarías el libro favorito y no uno que ya conoces como desagradable o aburrido.

Practicando obtendrás la habilidad para retomar grandes momentos de tu pasado, de modo que el placer estará siempre disponible para tí en el presente. Si has tenido un mal día y aún no te sientes cómodo en tu hogar, en vez de encender la televisión puedes sentarte a evocar gratas experiencias del pasado. Cada vez que necesites placer, amor o disfrute, vuelve a los grandes eventos de tu vida, revívelos y siéntelos de nuevo. Ellos existen para ser disfrutados y saboreados mientras vivas.

Esto es algo más que un entretenimiento, es básico para la salud. Es una manera de introducir tu propia cinta visual y personal para relajar tu cuerpo, descargar tensión y colmarlo de placer. Es tu propio proceso visual interno, accesible cuando la tecnología es inadecuada o no funciona o cuando los «cassettes» de otras personas son inapropiados. Ten presente que tu propio proceso visual puede ser más exacto y en consecuencia de mayor impacto que el que podría producirte cualquier otro que venga de fuera.

En tu archivo de memoria dispones siempre de una guía visual para tu bienestar: si tú naciste saludable, ya sabes cómo se siente ser saludable. Tú has experimentado gran fortaleza, gran flexibilidad y mucha salud. Trae estos momentos y situaciones de nuevo a tu conciencia y permítete sentirte afectado por ellos en el presente.

No es necesario aguardar a que la senilidad te confine a la mecedora y te obligue a hallar recursos internos en los bellos recuerdos del pasado. No es necesario que llegues a estar inmovilizado e incapacitado de crear experiencias nuevas, para empezar a utilizar activamente tu memoria como «la casa del tesoro» de tu mente. Por medio de la memoria toda tu vida pasada se te hace continuamente accesible en el presente.
LA ESPERANZA
No sólo puedes recapturar el pasado para vivir más ricamente tu presente, sino que también puedes vivir en el futuro. La esperanza es la capacidad de visualizar un futuro mejor. Entonces, con esa visualización, con esa nueva imagen, tu propio proceso mental puede guiarte para lograr un mañana tangiblemente maravilloso o por lo menos algo mejor que el presente. La mente posee capacidades increíbles. No hay razón para limitar tu procesamiento mental

89
A exactamente lo que existe actualmente, en este momento y lugar. Lo actual, lo de hoy puede ser realmente horrible. La esperanza es visión: es la capacidad de imaginar, es ver cómo el mañana puede ser distinto. La esperanza es una nueva visión del futuro, distinta a la que estás viviendo en el momento.

Las visiones son aspectos integrales de la mayoría de las religiones, las cuales siempre han ofrecido la visión de una vida mejor, ya sea «el estar sentado a la diestra de Dios» en el Cristianismo, «el regreso a la tierra prometida» en el Judaísmo, o «la iluminación» en el Budismo y el Hinduismo. Cada religión ofrece una visión de esperanza para inspirarnos. La representación externa de esas visiones en grandes obras de arte, tanto visuales como musicales, ha enriquecido e inspirado durante siglos a los seres humanos.

La inteligencia espacial-visual ha salvado vidas en las circunstancias más drásticas. Antes de que nos llegue la catástrofe, sea cual sea la forma de la trampa o atolladero en que estemos -prisión, guerra, enfermedad o la oscuridad de nuestra propia mente- necesitamos urgentemente sustanciar la palabra esperanza y hacerla formar parte activa de nuestras vidas. El «pensar visualmente» necesita convertirse en un verbo activo. Debemos aprender a pensar visualmente antes de que nos encontremos en dificultades.

Puedes darle vida a la esperanza entrenándote en la visualización activa de mañana, de esta tarde o del año próximo. Estoy hablando de algo más que una esperanza momentánea para levantar tu ánimo. Estoy proponiendo convertir las imágenes activas de la esperanza en un plan-guía para tu vida. Algunas veces tu mente vagabundea en el futuro esperando lo mejor. Y otras veces cae en proyecciones y visualizaciones negativas, dependiendo del estado de ánimo del momento. Si no entrenas tu mente activa y conscientemente, puedes convertirte en víctima, no solamente al aceptar cualquier imagen que ocurra en tu presente, sino también al tomar en serio tus visualizaciones negativas para el futuro.

Es posible planificar conscientemente un futuro con esperanza, construyendo activamente las visualizaciones que deseas realizar. Aunque sea necesario cambiar tu visualización a lo largo del camino, no obstante ésta te servirá como una estrella guía. Tu cerebro es energía. Cuando esta energía no es guiada conscientemente, ella continúa funcionando inconscientemente -es decir, sin que tú la guíes. Dejar tu hemisferio derecho vagabundear sin supervisión, en cualquier visión de futuro, puede generar que en períodos difíciles de tu vida, caigas en depresiones de menor o mayor severidad. Puedes achacárselo al destino o culpar a otros o, por el contrario, puedes comenzar a darte cuenta de la necesidad de gobernar tu propia mente de una forma activa, especialmente tu deambulador y generalizador hemisferio derecho.

90
Alrededor de quince millones de norteamericanos han sido declarados como clínicamente deprimidos. ¿Estarán ellos enfocándose sobre los detalles específicamente ásperos o amargos del día, proyectándolos como conclusiones sobre el mañana y el resto de sus vidas? ¿Serán ellos víctimas de una capacidad de visualización en sus cerebros que nunca ha sido guiada y enseñada conscientemente a ser inteligente y sustentadora de vida?

Imagina cuán diferente sería para los que están deprimidos si se les hubiera enseñado que ellos pueden gobernar su mente, y que aunque tienen la libertad de enfocar en los aspectos duros y amargos del día, son libres igualmente de visualizar conscientemente un mañana mejor con el fin de que puedan reorientar sus acciones. Ellos pueden cambiar su medio ambiente y no esperar a ser afectados y controlados profundamente por ese medio ambiente. Al menos necesitan de un proceso inteligente que les permita generalizar, libres de la trampa de los detalles y las conclusiones que no están produciendo un buen efecto en su vida diaria.

Podemos utilizar la inteligencia espacial visual para disfrutar nosotros mismos en el momento que nos provoque. No cuesta dinero, y para viajar no es necesario comprar boletos de avión. Podemos mejorar cualquier realidad: desde tomar un buen baño en las cálidas aguas del Carlbe, hasta ir en un crucero por las Islas Griegas, o disfrutar de una cálida fogata en una posada de los Andes. Todo es posible. También podemos evocar imágenes totalmente desconectadas. «Pura fantasía» dirás tú. Así es, y ¡cuánta delicia podemos proporcionarnos cuando estamos aburridos o cuando tenemos que completar una tarea engorrosa y necesitamos un intermedio!

La visualización es un viaje espacial instantáneo. Podemos sobrepasar lo físicamente presente, lo físicamente real, por lo imaginariamente real. ¿Por qué no escribir esto en la playa de Choroní? ¿Por qué permanecer aquí frenando mis vibraciones mentales? Soy libre para enfocarme en cualquier proceso mental que pueda enriquecerme, inspirarme, tranquilizarme o ayudarme con cualquier proyecto en el que esté involucrado.

El futuro -bueno o malo- no tiene que ser algo que te ocurre a ti, que recibes pasivamente. El futuro puede ser un estado que primero proyectas con tu mente y que luego tiene lugar o no, dependiendo de muchos factores. Tu neocorteza está esperando que tú proyectes las imágenes de cualquier futuro que desees. Siéntate frente a tu telar encantado y teje el dibujo que puede informarte cómo actuar a favor de tu propia vida y la de los demás. Así podremos todos participar en la creación de un futuro mejor. Visualizar el futuro es una capacidad de tu mente, utilízala conscientemente.

NOTAS
1. Utilizo la palabra espacial para referirme al área espacial de la neocorteza en lugar de estar de acuerdo con su uso tradicional en estudios psicológicos y educativos en los que el espacio se refiere a la superficie física de fuera, así como al espacio entre objetos, el movimiento de objetos en el espacio o el cálculo o solución de Problemas en relación al espacio.
2. Diane Ackerman, A Natural History of the Senses, New York, Vintage Books, 1995, p. 290.
3. Gastón Bachelard, The Poetics of Space, Boston, Beacon Press, 1969, p. 201.
4. Para una descripción de la inteligencia musical, ver Gardner, Frames of Mind, cap. 6; Don Campbell, Introduction to the Musical Brain, Edwardsville, MMB Music, 1984; Alfred Tomatis, The Conscious Ear, New York, Station Hill Press, 1991; y Kenneth G. Mills, The Golden Nail, Toronto, Sun Scape Publications, 1993.

91
CAPÍTULO 5


EL VIAJE A VIBRACIONES FINAS DE REALIDADES CUÁNTICAS
LA INTELIGENCIA INTUITIVA
Hemos llegado al proceso más fino de la neocorteza, a la intuición, a la paz que se ve en el rostro de un místico o de un recién nacido. En esos rostros vemos algo que no sabemos definir pero que llamamos espiritualidad, algo que va más allá de lo que generalmente reconocemos como inteligencia. No obstante, es un estado poderoso de inteligencia en el cual podemos recibir una gran cantidad de información.

Creo profundamente que la intuición es un estado de conciencia, de inteligencia y de paz al alcance de todos. Además, estoy convencida de que ya existe en las mentes de los niños antes de enviarlos a la escuela. Si observas el rostro de un niño profundamente dormido podrás notar la misma serenidad que ves en la cara de un buda o de un místico. ¿Cómo podremos lograr que esta capacidad intuitiva de nuestros niños sea aceptada y estimulada para que aflore en las horas en que están despiertos?1. Depende, creo yo, de nuestra capacidad como adultos para aprender el proceso intuitivo e incluirlo en nuestro medio ambiente. Al menos no debemos dejarlo de lado ni reservar la espiritualidad sólo para sábados o domingos, sino incluirlo como un proceso más de la mente, que nos ayuda a viajar hacia el infinito.


¿QUÉ ES LA INTUICIÓN?
La intuición es saber desde adentro, saber sin recurrir a la lógica o a la razón. Es el «conocimiento directo o aprender algo sin el uso consciente del razonamiento; aprehensión o entendimiento inmediato»2.

92
La intuición es utilizada por los psíquicos, los curanderos, los líderes religiosos, los místicos, los científicos experimentales y los que ganan en los juegos de azar. Algunos la llaman «suerte»; otros, «fe»; algunos, «relación especial con Dios»; otros, «percepción extrasensorial». Hay muchos rangos de intuición. Un intuitivo avanzado es un psíquico; un psíquico avanzado es un místico. Entre estos dos tipos hay los muchos rangos utilizados por sanadores, chamanes, médiums, canales, clarividentes, clariaudientes y todos aquéllos que no poseen una denominación específica.

Tendemos a distanciarnos de este mundo de vibraciones finas, concediéndole su exclusividad a los místicos, espiritistas o esotéricos, como si no fuera posible para todos el desarrollo de esta capacidad. Incluso, esta tendencia de separar las ondas más finas de las vibraciones más gruesas de la cotidianidad ha causado divisiones en el seno de las grandes religiones. En el cristianismo están las organizaciones de las Iglesias y por otro lado, los místicos. En el judaísmo están los que van al templo, por un lado, y los místicos de la cabala, por el otro. Entre los musulmanes hay los que van a las mezquitas y están los que siguen la tradición mística de los sufís. En China está el confucionismo, una filosofía que trata de las ondas gruesas de la vida diaria; y el Tao, sendero de las ondas más finas. En Japón, la religión shinto trata con las ondas más gruesas, tangibles, mientras que el Zen honra especialmente a las vibraciones más finas.

En tiempos recientes se ha incrementado el interés por lo extrasensorial, la mediumnidad, los canales, la telepatía, la paranormalidad, la parapsicología; todos nombres para nuevas y viejas maneras de abrir las puertas a las ondas finas. Mi interés está en que el individuo se dé cuenta y se entrene tanto en las ondas gruesas como en las finas. Rehuso la separación entre lo práctico y lo esotérico. En momentos claves de la vida, las ondas finas se vuelven tan prácticas como las gruesas. Si queremos dejar de dividirnos y separarnos los unos de los otros, tenemos que abrir todo el rango vibracional de la energía, en cada ser humano.

Tendemos a estar tan fascinados con este proceso intuitivo, que lo ritualizamos dentro de religiones, a menudo prestándole más atención al rito que a lo que se recibe. Llámese religión o misticismo, devoción en el Occidente o iluminación en el Oriente, hemos considerado al proceso intuitivo como especial, sagrado, espiritual o religioso. Las enseñanzas intuitivas han sido transmitidas exclusivamente por jerarquías religiosas o prácticas esotéricas. El acceso a estos estados más profundos y tranquilos ha sido reservado para unos pocos.

Lo que es urgente es que este proceso extremadamente bello, útil y espiritual ya no se reserve más a unos pocos, sino que sea accesible a muchos. Somos todos extraordinarios, capaces de realizar billones de conexiones.

93
Practicar la inteligencia intuitiva en nuestra vida diaria comienza por darle crédito y escuchar a nuestra voz interior. Yo tengo un presentimiento, una intuición de que un amigo que vive en el otro lado del país está triste porque alguien cercano a él está enfermo. Lo llamo para verificarlo y encuentro que sí es verdad. «Lo debo haber intuido», digo, pero, ¿cuál fue el proceso que utilicé para llegar a ese conocimiento?.

El teorema de Bell sugiere que la conexión cuántica existe, que la energía viaja por caminos aún no conocidos. Eso explicaría un poco la intuición, pero conectarnos a nivel de partículas subatómicas todavía no constituye un procedimiento de consenso en nuestra realidad cotidiana3.

La parapsicología ha estudiado numerosos casos de psíquicos, o de personas que son capaces de conocer desde adentro, sin ninguna referencia obvia del procedimiento que utilizan. Sin embargo, los psíquicos no han sido capaces de repetir sus éxitos, de duplicarlos de la manera requerida para ser considerados predecibles y satisfacer el mundo científico. No obstante, la parapsicología ha registrado múltiples casos diferentes, donde los psíquicos exitosamente han tenido conocimientos y han hecho predicciones a través de espacio y tiempo con una precisión increíble. Por lo tanto, independientemente de la consistencia de dichas predicciones, no hay razón alguna para que dudemos de la existencia de esta forma de inteligencia como una capacidad humana.

Los relatos referentes a inventos científicos revelan que, detrás del procedimiento racional, el científico también utiliza una capacidad intuitiva. El científico puede ordenar los datos hasta cierto punto pero entonces tiene que recurrir a una suposición, a un presentimiento, para poder descubrir la posible solución. A pesar de que los científicos pueden ordenar los datos hasta un cierto punto, luego deben dar un salto hacia lo desconocido, recurrir a la conjetura o premonición para descubrir lo que pudiera ser verdad. Los científicos llaman a este salto, «hipótesis», es decir, una suposición cuya factibilidad ellos proceden a probar y verificar. Ese es posiblemente el momento más elegante para el científico: enfrentarse a lo desconocido y abrirse al mejor presentimiento. Quizás el mejor momento sea cuando es verificada la hipótesis y se convierte en un descubrimiento científico. Nosotros enfocamos el logro científico como si todo él emanara de un procedimiento racional. Oímos poco acerca del proceso intuitivo que alimentó a los procedimientos racionales. En momentos críticos, aún los doctores en medicina deben tratar

94
de hacer su mejor conjetura sobre lo que será beneficioso para el paciente. Ellos llaman a esto el sexto sentido y admiten usarlo cuando todo lo demás falla. También ellos deben enfrentar lo desconocido y tratar de lograr lo mejor para ayudar a sus pacientes.

Por lo tanto, ya es tiempo de reconocer la existencia de la inteligencia intuitiva y al hacerlo, atender a su educación consciente. Sara es una mujer joven quien podía haberse beneficiado de su habilidad intuitiva si hubiera sabido de ella a una temprana edad. Ella nunca valoró su inteligencia intuitiva. Ciertamente, no se le había ocurrido nunca enlazar la intuición con la inteligencia. Ella se veía a sí misma como espiritual, como interesada en la humanidad. Sus padres la veían como una hija encantadora pero no muy práctica, que no podía concentrarse, saltando de un interés a otro, siempre como una hija complaciente. Aunque Sara estaba graduada en Trabajo Social, sus padres la continuaban viendo como la hija grácil y poco práctica.

Cuando conocí a Sara, era todavía una mujer encantadora, pero desalentada, encubriendo sus angustias y su baja autoestima. Ella siempre se había considerado a sí misma como menos inteligente que su hermana, que tenía una gran inteligencia racional. Nunca le había pasado por la cabeza que ella poseía un tipo diferente de inteligencia. A medida que se hizo consciente de su inteligencia visual, fue capaz de llevar a cabo proyectos artísticos, tanto de naturaleza personal como comercial. Pero lo que se convirtió en su tesoro, su identidad y el origen de una nueva autoestima, fue el reconocimiento de su inteligencia intuitiva. Mientras más practicaba con sus conjeturas y verificaba su veracidad, mayor se hacía su fuerza. Sus amistades y, con el tiempo, sus padres reconocieron esto como una habilidad positiva de su hija. Su inteligencia intuitiva ahora guía su vida y nutre e informa a su arte.

Aun en uno de mis talleres sobre la intuición, en el que muy pocos de los participantes se consideraban a sí mismos como psíquicos, la mayoría de ellos fueron capaces de intuir lo que estaban pensando sus parejas escogidas al azar. La experiencia fue llevada a cabo con tarjetas que contenían el nombre y las características principales de alguna persona ausente. Los que sostenían la tarjeta la leían para sí mismos, se concentraban en ella mientras los compañeros las adivinaban una a una. De las diez parejas, todos adivinaron algo y ocho de las parejas acertaron las características principales de los ausentes.

La inteligencia intuitiva está potencialmente disponible para todos. Puede ser desarrollada. Tú estás sentado frente al panel de los controles. El acceso a la inteligencia racional o a la intuitiva es cuestión de entrenamiento,

95
de tener el deseo de seguir instrucciones diferentes para tener acceso a estos caminos diferentes. Los ejemplos y los procesos de cada inteligencia están allí para ti. Puedes aprender a elegir entre estos diferentes procesos de inteligencia. Puedes comenzar a moverte hacia tu propia libertad mental y hacia tu propia orquestación de estas inteligencias, para así lograr una mayor información o experimentar una sensibilidad mayor, ya sea del cielo o de la tierra.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal