Las tres caras de la mente El desarrollo de las inteligencias mentales, emocionales y del comportamiento Elaine de Beauport con Aura Sofía Díaz



Descargar 1,45 Mb.
Página26/27
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño1,45 Mb.
1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   27

LA ESPALDA: EL SISTEMA CANALIZADOR DEL AMBIENTE HACIA EL CEREBRO
Ya hemos dicho que los impulsos que se reciben del entorno son canalizados hacia la médula espinal a través de las aperturas de la piel. Son rápida-

358
mente disparados a través del sistema nervioso que se extiende desde el tallo cerebral del cerebro básico hacia los sistemas límbico y neocortical y por todo el resto del cuerpo. Nuestra piel es el punto de entrada y la médula espinal es la red mayor de canalización. Me gusta la imagen de una antena. Ya no pienso en cuidar mi espalda o mi columna, pienso en cómo cuidaré mi antena. Es una imagen delicada y me recuerda que en efecto, mi médula espinal está canalizando información hacia mí, tanto como la antena de mi televisor está canalizando información en la pantalla. Volverse consciente a este nivel profundo es intentar darse cuenta de la información que está entrando y que mi antena está canalizando desde el mundo hacia mis sistemas cerebrales.

La inteligencia de los parámetros significa dar a esta antena o médula espinal las rutinas de movimiento, de manera que pueda relajarse y ser flexible, dándole ritmo para que pueda alinearse. Lo que llamamos ejercicio es movimiento y ritmo para la médula espinal o para la columna vertebral. Un ejercicio cardiovascular sirve para calentar el cuerpo y estimular los músculos del corazón. Sin embargo el ritmo repetitivo de caminar, nadar, bailar, del yoga, tai-chi o cualquier otro arte marcial no sólo ejercita los músculos sino que también alínea la columna vertebral. Nosotros, o mejor dicho, nuestra columna vertebral se acostumbra o se vuelve adicta al movimiento continuo y al ritmo.

Cuando tu espalda se ponga tensa, pregúntate cuál ritmo o rutina has interrumpido. Mira hacia tu inteligencia de los patrones. Si, es posible que te hayas torcido un músculo al levantar aquel pesado paquete, pero ¿había algún patrón operando dentro de ti que te hizo levantarlo no estando alineada y en consecuencia te torciste el músculo? ¿Te sentías avergonzada de estar realizando un trabajo manual? ¿Estabas pensando en tomar unas vacaciones en lugar de estar trabajando? ¿Qué estabas pensando o sintiendo mientras acometiste la acción? Mirando de nuevo la situación podemos ponernos conscientes de cualquier patrón que pueda haber causado la constricción en lugar de la expansión.

La inteligencia básica es moverse apropiadamente alineados hacia algo o alejarnos de algo o alguien a través del día o al menos de ciertas actividades. Es la experiencia que tenemos en esos días cuando todo va bien, cuando estamos trabajando fácilmente, o en esos grandes momentos de alineación sea en el deporte o con los amigos, caminando en la naturaleza o haciendo el amor.

Las inteligencias de los parámetros, de los patrones y la básica, todas, nos ayudan a proteger nuestra médula espinal y las aperturas de nuestra piel. Como inteligencias del comportamiento, nos capacitan a sobreponernos a la ansiedad e interactuar de manera sensible con nuestro entorno.

359
EL ARMA SECRETA DE LA VIDA: EXPANDIRSE Y CONTRAERSE
No importa cuál inteligencia estemos utilizando, no importa cuál sistema cerebral esté involucrado: debemos tener reverencia con el instrumento humano. Necesitamos respetar la integridad del instrumento: usarlo en equilibrio con el mundo que nos rodea y tener autoestima tanto como ceder ante la importancia de los demás. La psicología propone la importancia del «ego» y la espiritualidad nos urge a no tenerlo. Propongo que es una cuestión de respetar toda vida como energía expandiéndose y contrayéndose en relación a las energías de los que nos rodean. También está el aspecto sanador de entrar de manera más profunda en la energía que nos está afectando, lo que es estar dispuestos a entrar en los estados más contraídos o peores hábitos o enfermedades sin criticarnos a nosotros mismos, simplemente sabiendo que de lo que se trata, es de resonar y expandirnos más. Se trata de saber que perdí la onda que me expandiría hacia la salud, y no es que estoy en lucha con el mundo, sino es cuestión de descubrir la onda de energía que me ayudará y ponerme de nuevo en ella.

En términos del cerebro más profundo de la acción, yo no camino por todas partes en un estado de plena conciencia, sino que yo camino por doquier acercándome o alejándome. Trato de darme cuenta cuando estoy demasiado expandida y regreso de vuelta a mí misma. Igualmente trato de salir de mi ser interior contraído para ser más expresiva y expansiva con los demás. Por decirlo así, este proceso me sirve de guía a la práctica de la conciencia. He encontrado que el concepto y la práctica de la expansión y la contracción me son continuamente útiles.


La vida es energía,

y cabalgar la ola de movimiento de la vida

es lo que cura la vida.

Quedándose con la energía,

expandiéndose y contrayéndose dentro de ella.
La expansión permite que la energía viaje

hacia áreas que estaban previamente contraídas.


Soy consciente de entrar

en la ola de constricción y

montarme en ella dentro de la expansión.

360
La serpiente fue usada en símbolos de las religiones antiguas

La paloma, un símbolo religioso de la paz en nuestros tiempos

Ambos para transmitir esta

onda de movimiento

esencial.


Einstein confirma esto,

Describiendo toda vida como energía.


Toda vida es vibración.

Toda vibración es expansión y contracción.


Toda expansión y contracción tiene lugar

a diferentes longitudes de onda,

diferentes intensidades, diferentes velocidades.
Algunas las reconocemos como sonido,

algunas como luz,

algunas como estructuras físicas diferentes: planta, animal, mineral, humano,

u otras formas de vida más pequeñas

cohesionadas en forma de átomos y moléculas.
El asunto para nosotros

es entrar

expandiendo y contrayendo las ondas de energía

que aparecen en nuestra vida bajo diferentes

encabezados: salud... trabajo... placer... hogar... familia...

diversión... amigos... relaciones... amor... problemas...

oportunidades...

El asunto es:

Cuando estemos expandidos, estar dispuestos a contraernos

Cuando estemos contraídos, estar dispuestos a expandirnos

A favor de la vida.

361
CONCLUSIÓN


HACIA LA CONCIENCIA PLENA
Los límites del conocimiento se han abierto para incluir las múltiples características de ser humanos. El concepto de inteligencia, tan valorado en nuestra cultura occidental, podemos ahora asociarlo con los numerosos dones que nos permiten vivir la vida de forma plena. Ahora identificamos a la espiritualidad, el arte y la creatividad como procesos abiertos para todos a través de las inteligencias intuitiva, espacial y asociativa.

El corazón, ciertamente, tiene cerebro, y hemos osado delinear al proceso de amar como inteligencia afectiva. En la inteligencia de los estados de ánimo, finalmente honramos a la oscuridad de la tristeza y de la rabia, a la par que a la grandeza del amor. El deseo, que por tanto tiempo hemos tratado de encasillar dentro de los límites de la razón, ha sido liberado para servir como fuego-vital que nos calienta y nos guía a través de la existencia, como inteligencia motivacional.

Ahora sabemos que las condiciones cotidianas de la vida no son un reflejo del destino sino más bien «una llamada de atención» para el cerebro básico. Podemos buscar activa y conscientemente nuestros viejos patrones y cambiarlos por medio de nuestras inteligencias de los patrones y de los parámetros. Somos libres para «movernos hacia y alejarnos de», en un movimiento continuo, quedando claro ahora que nuestra inteligencia básica nos permite honrar y vivir la creación en el momento presente.

Conociendo que nuestra vida humana es en realidad energía tal como toda otra vida es, nos sentimos al fin libres de tocar nuestro propio instrumento como un instrumento básico de creación. Llegamos a ser directores de nuestra orquesta mental —la neocorteza, el límbico, y el básico— cada sección capaz de vibrar a través de todos los rangos de energía, que se extienden desde lo finito hasta el infinito.

Finalmente, es importante notar que el proceso racional es el que nos ha ayudado a superar las limitaciones de nuestra propia mente y diagramar las

362
posibilidades de estas inteligencias nuevas. Fue el proceso racional científico de los investigadores del cerebro como Sperry y MacLean, y todos aquellos que los acompañaron, el que descubrió las capacidades mentales del hemisferio derecho de la neocorteza y las diferencias físicas y químicas de los dos sistemas cerebrales más profundos. Einstein y todos los que se involucraron en la nueva física nos han permitido entender que toda la materia es energía en diferentes estados de coherencia y vibración.

La energía es ahora nuestro terreno común. Como materia humana vibramos; los paneles de control que denominamos nuestros sistemas cerebrales vibran; y nuestra totalidad cerebro-mente-cuerpo vibra. Somos seres de energía. Esto nos describe más de nosotros y de nuestro futuro potencial, que el decir que somos seres humanos. Lo que nos une es la energía y la vibración, ya sea por longitudes de onda visibles o invisibles. Nuestros tres sistemas cerebrales siempre han orquestado al ser humano. Lo nuevo está en que ahora podemos saber y unirnos todos juntos alrededor de la perspectiva unificadora de la energía y comenzar conscientemente a orquestar cada uno de los sistemas cerebrales por medio de los procesos múltiples de la inteligencia y de la conciencia que hemos descrito. Estoy segura de que hay muchos caminos más para ser moldeados en el futuro y muchas sutilezas de dichas inteligencias todavía por venir.

Por el momento, podemos celebrar que nos hemos liberado del concepto newtoniano de la materia y de nuestra propia dependencia mental de una sola inteligencia. Nos hemos abierto para explorar la materia y la realidad como energía, como nos preparamos para convertirnos en los orquestadores conscientes de nuestro propio sistema vibratorio a través de las inteligencias múltiples.

Hemos visto que lo que anteriormente se llamaba el inconsciente ahora es llamado el cerebro límbico y el cerebro básico, filtrando longitudes de energía variables, incluyendo las realidades cuánticas. Aunque todavía tú desees continuar diciendo que no estás consciente, debes saber que mientras estés con vida, siempre estarás presente en uno de los tres sistemas cerebrales, vibrando dentro de cierto rango de energía.

Si quisiéramos reconocer los indicios o si ciertamente hemos experimentado esos indicios de que existe mucho más en el cosmos de lo que estamos sintiendo plenamente o de lo que somos capaces de expresar, debemos darnos cuenta de que mientras estemos vivos, estamos viviendo en este cosmos, no solamente expresando, sino también recibiendo y sustentados por todas las otras vibraciones vitales. Lo menos que podemos hacer es no limitar este cosmos a lo que podemos percibir mental o emocionalmente. Como sistemas vivientes de energía, estamos siendo sostenidos por vibraciones que han hecho

363
a la tierra y al cosmos y que todavía están comprometidas en el proceso. Nos corresponde a nosotros unirnos al proceso de manera consciente.

Siempre estamos conectados con algún aspecto del universo con el cual estamos en sintonía en algún rango de energía, comprendido entre lo finito y lo infinito, con uno de nuestros tres cerebros:

• Con nuestra neocorteza: podemos saber que estamos conscientes, que podemos pensar, imaginar, recibir intuitivamente y reflejar, lo cual significa proporcionarse feedback mentalmente.

• Con nuestro sistema límbico: podemos sentir algunos aspectos del universo. Esto significa que nos permitimos ser afectados por algo o alguien y recibir feedback emocionalmente.

• Con nuestro cerebro básico: incorporamos al universo. Recibimos feedback a un nivel vibracional, sensorial y celular. Esto significa que las vibraciones literalmente afectan nuestras estructuras básicas y físicas. Existe un estímulo de nuestro medio ambiente y una respuesta desde nuestro sistema nervioso, ya sea que podamos' sentir esa respuesta en nuestro sistema límbico o que seamos capaces de reflexionar sobre esa respuesta en nuestra neocorteza.

Por lo tanto, solamente por estar vivos, estamos siempre presentes en algún aspecto de la energía que se filtra a través de nuestros tres sistemas cerebrales. El reto para el desarrollo humano es el estar conscientes. Creo que el mayor obstáculo para desarrollar nuestra conciencia ha sido tratar de utilizar para tener acceso a los cerebros límbico y básico, el mismo proceso que hemos utilizado para acceder a la neocorteza. Como hemos visto, el proceso necesario para acceder a cada sistema cerebral es diferente. Una diferencia particularmente importante es la de que a la neocorteza se puede tener acceso directamente, mientras que para hacerse conscientes en los dos sistemas cerebrales más profundos necesitamos un proceso indirecto. El permitirnos ser afectados por algo en el cerebro límbico es un proceso indirecto por el cual la energía es recibida antes de que podamos guiarla conscientemente por medio de las inteligencias emocionales. El acceso al cerebro básico se logra también por medio de un proceso indirecto de autoobservación. El ir haciéndonos conscientes de nuestro cuerpo, nuestra conducta, nuestro yo-en-contexto y nuestros sueños, es entonces lo que nos permite guiarnos conscientemente por medio de las inteligencias del comportamiento. Pensar, asociar, imaginar, oír y visualizar son todos procesos directos de la neocorteza, solamente intuir es un proceso indirecto de recibir en la neocorteza. Por lo tanto, para hacerse

364
más plenamente consciente, debemos saber como salir de un proceso directo de energía activa a un proceso indirecto de energía receptiva.

Si continuamos refiriéndonos a los dos cerebros más profundos como el inconsciente, nos permitimos continuar ignorándolos, como si estuviéramos aceptando la oscuridad de nuestra mente. El propósito del conocimiento ha sido siempre el de superar la ignorancia. Creo que seremos capaces de superar la ignorancia solamente siendo capaces de tener acceso a estos dos cerebros más profundos y familiarizándonos con estas diferentes inteligencias tal como lo estamos con la inteligencia racional. El nuevo pensador utilizará éstas y otras inteligencias en un esfuerzo para hacerse más plenamente consciente.


HACIA UNA LEY DE CONEXIONES
La secuencia de las conexiones conocida como la ley de causa y efecto ha sido básica para el proceso racional. Ciertamente, en la ciencia, este patrón de pensamiento ha dado lugar a éxitos sobresalientes. El proceso de buscar la causa y determinar los efectos ha sido sagrado para nosotros por tanto tiempo, que resulta difícil creer que no es el único proceso que nos guía para comprender la realidad. Sin embargo, después de estudiar los tres sistemas cerebrales a lo largo de veinticinco años, debo concluir que causa y efecto no pueden ayudarnos a distinguir los tipos de conexiones involucrados en las vibraciones de los diferentes sistemas cerebrales. Más aún, nuestra búsqueda insistente de la causa realmente nos ciega ante procesos conectivos más importantes que ocurren en todas las áreas del cerebro exceptuando el hemisferio izquierdo.

Para poder estar libres para identificar las capacidades del hemisferio derecho y de los dos sistemas cerebrales más profundos, necesitamos una guía de mayor alcance que la ley de causa y efecto. Yo propongo una ley de conexiones, que incluiría, por supuesto, la ley de causa-efecto pero que también nos abriría a descripciones más apropiadas para los procesos conectivos involucrados en cada uno de los tres sistemas cerebrales.

Las conexiones de las inteligencias asociativa, espacial e intuitiva son vibraciones que corresponden al azar más que a la secuencia y la causa. Por ejemplo, en un Picasso, un aspecto de la pintura no está causado por otro. Más bien, las imágenes se yuxtaponen en relación a cosas como tamaño, color, forma, o las muchas otras posibilidades que ocurren dentro de la mente del artista. Las conexiones son al azar, correspondiendo a la imaginación

365
de Picasso. Nuestro intento de analizar la razón por la cual él creó algo de cierta manera o de buscar una causa por la cual él colocó las figuras de cierta manera es un tipo de reduccionismo que no beneficia ni al artista ni a nosotros mismos. Nos impide ver la riqueza de las múltiples asociaciones en vez de abrirnos a ellas.

Las conexiones del cerebro límbico se hacen a través de relaciones, a través de orígenes, o a través de factores que no podemos describir aún, de los cuales uno podría ser el químico. Tratar de entender las emociones por su causa en vez de por su origen interno o por sus relaciones con muchos factores nos ha causado mucho sufrimiento. Por ejemplo, tratar de captar la causa de una emoción nos ha llevado al acto y al arte de culparnos unos a otros, a nuestros padres, madres, sociedad o quien sea que esté dispuesto a escucharnos.

Una conexión tal como la de causa y efecto, que es utilizada para ser preciso, no puede ser usada con vibraciones emocionales, las que por su naturaleza son más generalizadas. Algunas veces profundizar en el origen de una emoción nos ayuda, pero llamar «causa» al origen, nos puede involucrar en culpa, vergüenza, rabia e incluso odio. Cuando aplicamos al cerebro emocional el análisis que nos ayuda en el hemisferio izquierdo de la neocorteza, esto nos saca del camino de cualquier investigación real de las emociones que se base en sus características únicas y nos deja en una calle ciega pensando que sabemos salir.

La música nos presenta una analogía más clara de las emociones, aportándonos claves sobre la tremenda variedad de conexiones que están involucradas en ellas. La música elabora diferentes tonos e intensidades de acuerdo a escalas, que son en efecto diversos procesos conectivos. Mi experiencia con las emociones es que ellas también son procesos conectivos diversos, y nosotros haríamos bien en inventar un sistema de notación que nos permitiese apreciar su riqueza. Si así hiciéramos, estaríamos más interesados en su variedad, tonalidad, contracción y amplificación, que en sus causas.

En el cerebro básico, la aplicación de la ley de causa y efecto nos impide adoptar una perspectiva neutra para el proceso de autoobservación tan necesario en este cerebro. También nos inhibe de percibir la integridad y la complejidad de la experiencia. Cuando nos adentramos en los detalles en búsqueda de la causa, podemos encontrar una raíz pero podemos pasar por alto el árbol completo. La búsqueda de una causa única también inhibe nuestra observación de los múltiples enlaces involucrados en el diseño y origen de nuestros patrones. Claramente, la causa y el efecto no nos ayudan a captar

366
los movimientos continuos y sutiles de la inteligencia básica. Sería más bien como tratar de medir las olas marinas con una regla. Tampoco nos ayuda elaborar las diferentes conexiones involucradas en los sueños. La pregunta «¿qué causa los sueños?» no nos ayuda tanto como preguntarnos: ¿cuáles son las diferentes conexiones hechas por las vibraciones en el viaje desde el rango delta del cerebro básico hasta la etapa MOR1 de la neocorteza, en donde son oficialmente reconocidas como un sueño? Estamos buscando las causas y perdiendo los procesos. Estamos perdiendo la variedad de conexiones necesarias para ir diagramando nuestro camino a través de la amplitud de nuestro sistema cerebro-mente-cuerpo. Podemos celebrar haber identificado con éxito la conexión causa-efecto que ha servido para el avance de la vida humana en este siglo. Imagínense si pudiésemos identificar tan exitosamente otros nueve o más procesos conectivos y ponerlos a trabajar para nuestro beneficio. Sugiero que iniciemos la investigación sobre la posibilidad de formalizar una ley de conexiones.
LA ACCIÓN SOCIAL
¿Cuál es el impacto social de saber que somos sistemas de energía orquestados por tres cerebros e inteligencias múltiples? Mi interés particular en trabajar con estos tres sistemas cerebrales ha sido el de desarrollar programas educativos innovadores para adultos. Creo que el cerebro triuno nos provee de un esquema para guiarnos y las inteligencias múltiples son un comienzo. No puedo terminar este libro sin hacer algunas sugerencias para la acción social basadas en mi experiencia y mi sentir profundo sobre lo que podemos hacer.

Si queremos vivir plenamente la promesa de la vida humana, necesitamos expandir los límites de la educación más allá de los confines de las universidades y de la juventud. Necesitamos abrir centros de educación para adultos en todas las áreas de nuestra vida social: negocios, religión, hospitales, clínicas, prisiones y oficinas gubernamentales. Como parte de la educación formal, necesitamos crear escuelas para adultos dedicadas a un aprendizaje de por vida. Las universidades se mantendrán como grandes centros de investigación y preparación para las profesiones. Sin embargo, también necesitamos aprender a vivir con nuestra propia naturaleza humana: adquirir las habilida-

367
des para comunicarnos unos con otros, para expresar las emociones sin causar daño y para respetar la integridad de las acciones y las culturas de cada uno. Necesitamos tener un terreno común de aprendizaje, una educación básica para adultos como parte de una infraestructura necesaria para la sociedad.

Ahora sabemos que somos sistemas dinámicos de energía en una continua danza de vida. No podemos limitarnos a aprender información y alejarnos satisfechos. La vida es experimentar, reflejar, y experimentar de nuevo en un proceso continuo de aprendizaje. Cada etapa de la vida ofrece nuevos retos. Esto significa que la educación de los dieciocho años no nos aporta mucho a los cuarenta y aún menos a los sesenta. Cada área de nuestra vida personal también ofrece retos diferentes. Cada una de las ocho sendas del zodíaco terrenal contiene secretos diferentes, algunas joyas, algunas piedras, pero todas nos están esperando. La educación para el lenguaje, las matemáticas, las ciencias y las artes liberales y la educación para ciertas profesiones, son todas muy buenas pero no suficientes. Insuficientes porque no están continua ni directamente relacionadas con los nuevos horizontes educativos necesarios para la industria, la salud, la psicología, la religión, las instituciones gubernamentales e instituciones de educación formal. Déjenme sugerir cómo las diferentes inteligencias pueden ser aplicables a esas áreas de nuestra vida social.


La industria
La industria ya ha tomado el liderazgo al comenzar a desarrollar programas innovadores en el área del desarrollo personal. Sin embargo, muchos problemas yacen más allá de los cursos de entrenamiento dirigidos a los requerimientos del trabajo. El ausentismo, la falta de motivación, las enfermedades, el estrés, y los problemas actitudinales son áreas en las que la inteligencia emocional y la del comportamiento ofrecen soluciones reales. Programas de desarrollo basados en estas inteligencias podrían ofrecer un entrenamiento con una base más amplia, yendo más allá de los límites definidos estrictamente por los requerimientos profesionales y de personal.
La salud
Un nuevo centro educativo dedicado a la salud continua necesita ser agregado a la estructura hospitalaria actual. ¿Cuántas enfermedades podrían ser prevenidas si existiera una educación más continua sobre la salud? Por

368
salud me refiero a la salud de la mente y del cuerpo, en la que serían ofrecidas las diferentes especialidades de medicina, psicología y psiconeuroinmunología, a través de cursos continuamente disponibles dictados por educadores profesionalmente entrenados. Este tipo de servicio educativo abriría una nueva área en la cual estas disciplinas se unirían para beneficio de todos. Separadas, como están ahora, son especialidades de investigación e importantes en su propia unicidad. Sin embargo, existe un proceso preparatorio adicional necesario antes de que el fruto de sus investigaciones pueda estar disponible de forma efectiva al público. Creo que este es un proceso educativo que actualmente no está siendo realizado por nadie. Ahora el público va tomando pedacitos de las investigaciones dadas a conocer de forma aleatoria por los periódicos o la televisión. Aunque esto sea mejor que nada, también está creando una confusión considerable y a la larga podría llevar a una falta de credibilidad por parte del público. Las informaciones dadas a conocer sobre los efectos dañinos y el valor para la salud de diferentes alimentos son un ejemplo importante de esta falta de preparación y de la confusión pública.

Después que un adulto ha tenido su primer encuentro con la enfermedad, debería tener a la disposición cursos específicos para evitar la recurrencia de la misma enfermedad u otra similar. Tales cursos podrían proveer de mucho más apoyo y conocimiento del que puede ofrecerse con prescripciones médicas o asistencia privada. Para que la medicina tenga una función verdaderamente preventiva necesita incluir mucho más que cuál medicina se debe tomar o qué hacer después de una operación. La medicina preventiva necesita expandirse para incluir cursos para las personas que han sufrido enfermedades en cualquier órgano del cuerpo, y tales cursos deberían incluir las tres inteligencias emocionales -la afectiva, la de los estados de ánimo y la motivacional-, para así prevenir el regreso de una nueva enfermedad a cualquiera de los órganos del cuerpo gobernados por el sistema límbico.

Pienso en mi padre, quien sufrió primero de úlcera, luego una colostomía, luego dos ataques cardíacos, antes de sufrir un derrame cerebral. Aparentemente murió antes de caer al suelo. Las palabras del médico fueron: «fue como si una luz se apagó; nunca supo lo que le estaba ocurriendo». Ya es tiempo para que sepamos lo que está ocurriendo. Ahora que estamos mucho más conscientes de las conexiones de todos los órganos con el cerebro límbico interconectados en un solo sistema, ya es tiempo de compartir estas noticias con el público. Esto significaría que cuando un órgano está enfermo o se ha dañado, los pacientes aprenderían acerca de todo el sistema límbico para

369
así poder estar alertas ante una señal de cualquier órgano de su cuerpo. Las investigaciones cerebrales recientes hacen ahora que dichos cursos puedan ser una posibilidad real tanto como una necesidad.

Los pacientes con enfermedades relacionadas con el sistema nervioso y los pacientes con el virus del SIDA deberían recibir cursos sobre las inteligencias del cerebro básico para saber cómo cuidar mejor su sistema nervioso en la vida diaria. De acuerdo a un gastroenterólogo venezolano, Isidoro Zaidman2, y Candace Pert, destacada investigadora de la química y las emociones, frecuentemente citada en los capítulos de la inteligencia emocional, ahora sabemos que los químicos cerebrales son capaces de influir sobre las células del sistema inmunológico. Por consiguiente, los individuos necesitarían saber que su salud con respecto al cáncer, SIDA, o cualquier otra enfermedad relacionada con el sistema inmunológico, requiere aprender cómo gobernar conscientemente sus cerebros límbico y básico para poder acceder a sus propios químicos naturales. El hecho de que los químicos naturales están siendo descubiertos en esos dos cerebros debería ser importante para aquellos interesados en la salud, ya que esto implica que podamos ser capaces de producir nuestra propia quimioterapia antes de necesitar la quimioterapia médica.

Los hospitales y los médicos pueden ayudar a abrir una frontera educativa sobre la salud continua, pero necesitamos recordar que mantener nuestra salud tiene que estar en nuestras manos. Hemos aprendido a mantener nuestros hogares y nuestros automóviles, dejando la salud al azar o a la crisis, y en ese momento es que recurrimos a la ayuda médica. Uno de los puntos favoritos del Dr. Zaidman es que es importante para el médico y el paciente trabajar juntos como un equipo y tener conciencia de lo que el individuo puede hacer y de lo que puede hacer el médico.

Mi sueño es que cuando los pacientes dejen el hospital, entre sus papeles de salida haya información sobre cursos de autocuidado. Es bien conocido que la conducta humana usualmente no cambia hasta que ocurren las crisis. Yo creo que unidades educativas en los hospitales podrían hacer mucho para cambiar nuestro comportamiento. Concibo los hospitales como unos hoteles de segunda oportunidad, que proveen un lugar y tiempo para cambiar nuestras viejas actitudes acerca de la salud. Cuando experimentamos una crisis en nuestros cuerpos físicos, muy probablemente estaremos abiertos a escuchar de nuevo y listos para aprender nuevos enfoques.

370
La psicología
Creo firmemente que la neurología unida a la perspectiva de la nueva física, nos aporta nuevos horizontes que nos permiten ver la vida humana de maneras muy diferentes a aquellas proporcionadas por las perspectivas patológicas de hoy. Y no es que la patología no nos haya sido útil, sino que nos ha hecho daño al no ofrecernos también los caminos hacia la mejoría y la prevención. Ha sido útil para tratar los casos más urgentes y difíciles, tal como el modelo médico ha servido para tratar lo más urgente. Sin embargo, amplificar de las capacidades del ser humano por medio de las inteligencias múltiples ofrecería un modelo educativo preventivo como nuevos caminos para el desarrollo.

Para ser más precisa, la educación necesita unirse a la psicología para ofrecer cursos en capacidades mentales, emocionales y del comportamiento antes de que el individuo caiga en dificultades serias que ciertamente requerirán un especialista en psicología. Tanto los terapeutas como los médicos necesitan ser entrenados para poder impartir estos cursos aunados a las terapias privadas y grupales, o las clínicas psicológicas necesitan incorporar un educador para ofrecer los cursos necesarios.

Creo que podemos ofrecer cursos básicos sobre cómo relacionarse por medio de la enseñanza de la inteligencia asociativa, enseñando a utilizarla para pensar apreciativamente. Tales cursos deberían incluir también las inteligencias emocional y del comportamiento, esta última haciendo énfasis sobre los patrones familiares. Cada pareja necesita saber que tarde o temprano los patrones difíciles de sus seres queridos, como también los suyos propios, aparecerán durante su matrimonio y serán difíciles de manejar. Arrastramos nuestra herencia de generaciones pasadas a nuestras nuevas relaciones. Aunque decimos que nos divorciamos debido a la falta de amor, resulta triste confundir las huellas de las generaciones pasadas con la falta de amor en el presente. Si los patrones de una persona entran en conflicto con los patrones de otra persona, es una cuestión de herencias diferentes y no una cuestión de amor. La inteligencia de los patrones necesita ser incluida en todos los cursos prematrimoniales.
La religión
Las religiones poseen la clave para muchos de los valores de nuestra sociedad. Sin embargo, muy a menudo esos valores no son vividos sino más

371
bien producen culpa y rechazo que a la larga pesan demasiado en la energía de cada ser humano y contribuyen a acciones destructivas. En vez de condenar a la gente por la dificultad humana de tratar de vivir esta realidad finita, necesitamos religiones que se abran a sí mismas a un espectro educativo más amplio en el cual los valores del pasado y la belleza de lo infinito sean integrados con las realidades y dificultades del presente.

Este modelo de las múltiples inteligencias también sirve como un mapa para programas relacionados con las doctrinas religiosas y los valores. Enseñar las inteligencias emocionales es enseñar a amar. La inteligencia afectiva nos abre a amar cualquier cosa o persona en nuestro medio ambiente, la inteligencia de los estados de ánimo nos lleva a amarnos a nosotros mismos, y la inteligencia motivacional nos enseña a amar la vida. Enseñar las inteligencias del comportamiento, de los patrones y de los parámetros, así como también la inteligencia básica, es enseñar a los individuos cómo traer paz a su propia vida. El amor y la paz, tan centrales en las doctrinas de todas las religiones, tienen que permear desde el cerebro del pensamiento hacia abajo, hacia el cerebro emocional y el cerebro de la acción de cada individuo para que la misión religiosa pueda tener éxito.
El gobierno
Para que sobreviva la democracia, debemos estudiar seriamente cómo incluir, dentro de su marco de referencia y sus instituciones, el conocimiento que ahora poseemos del cerebro límbico y del cerebro básico. Por ejemplo, el patrón que tenemos de apoyarnos en un único líder, es nuestra herencia de imperios antiguos, desde iglesias, reyes, y más recientemente militares. Tenemos que saber que este patrón de dependencia en una sola persona fuerte está todavía dentro de nuestro sistema cerebral y debe ser tomado seriamente en cuenta. La historia se repite a sí misma debido a que el patrón es recordado por el cerebro humano. Debemos establecer unos nuevos parámetros para así inhibir este patrón y guiarnos hacia algún otro. Si lo dejamos de su cuenta podemos contar con su reaparición.

Las instituciones democráticas dependen de representaciones verbales y solución de problemas de una manera muy neocortical. Sin embargo, a menudo las pasiones nos hacen impacientes, incluso deseosos de cambios o de derrocar «un gobierno de palabrerías». Los políticos siempre nos han ofrecido promesas verbales neocorticales. Con la llegada de la televisión, sin embargo, resulta fácil enfocar la cámara sobre todas las promesas que nunca

372
son llevadas a la acción: los huecos que no han sido reparados, el costo de la vida que no ha bajado, la violencia que todavía no ha sido controlada, y el hambre que aumenta en vez de disminuir. El verdadero punto está en que hay una gran distancia entre las palabras de la neocorteza y la acción del cerebro básico. Más específicamente aún, las instituciones democráticas deben considerar seriamente el cumplimiento de las promesas como una prioridad. Quizás en las democracias, las personas deberían ser capaces de elegir sus ministros del gabinete directamente, en vez de elegir solamente a su presidente, de manera tal, que sea posible considerar directamente responsables a aquellos que fallan en no actuar de acuerdo a sus promesas anunciadas.

La resolución de conflictos nos ha acercado al éxito en la mediación, pero algunas veces el éxito ha sido de corta duración debido al sentimiento de odio que no se toma en cuenta en los acuerdos verbales. Es comparable con curar superficialmente una herida y dejar que la infección continúe su viaje a través del cuerpo. Las emociones y pasiones reflejan una información vital sobre el dolor humano. Si están hirviendo debajo de la superficie, a pesar de lo que diga la neocorteza, el conflicto no se sana. Necesitamos agregar un enfoque límbico a la resolución de conflictos.

Las drogas y las prisiones son dos áreas específicas de responsabilidad en las cuales las inteligencias múltiples pueden ser de gran utilidad para las instituciones gubernamentales. Cualquier esfuerzo para educar o rehabilitar a la población de las prisiones tiene que incluir, por lo menos, a las inteligencias de los estados de ánimo y de la motivación, así como también un entrenamiento completo en las inteligencias del comportamiento.

La repetición de nuestros comportamientos es la manera fundamental de darnos seguridad. La seguridad es supervivencia y la supervivencia es una ley básica de la vida. Por consiguiente, con el nuevo conocimiento del cerebro básico, debemos darnos cuenta que los criminales y el resto de nosotros vamos a repetir conductas hasta que seamos re-entrenados en nuevas conductas. Solamente un sistema de soporte con nuevos parámetros ayudará a producir el cambio. El castigo sólo sirve para profundizar el resentimiento en el cerebro límbico, haciendo que el próximo acto criminal sea más intenso y más precisamente dirigido. A menos que el viejo comportamiento sea re-entrenado, este aumento de la venganza emocional solamente aumenta el crimen.

La investigación sobre los químicos naturales del cerebro límbico debe ponernos en aviso de que el problema de las drogas es un problema cerebral.

373
Consumimos drogas ya sea para excitarnos o para relajarnos. Podemos eliminar nuestra dependencia de drogas artificiales aprendiendo a tener acceso a nuestros químicos naturales cerebrales con la utilización de las inteligencias afectiva y de los estados de ánimo. Las inteligencias emocionales son entrenamiento básico para la rehabilitación de la droga.


La educación
Aunque son necesarios múltiples cambios en la educación, hay seis áreas que, de acuerdo a mi experiencia, tienen prioridad: un centro para el desarrollo de la inteligencia, escuelas primarias, la educación de los adolescentes, la administración educativa, la educación para los adultos y la educación para los padres.

Un centro para el desarrollo de la inteligencia. Para mí, la prioridad más urgente es la de comenzar cursos sobre las inteligencias múltiples. En la actualidad la mayoría de los sistemas educativos esperan que el estudiante aprenda a pensar siguiendo y memorizando los contenidos de diferentes materias a lo largo de un período que vá desde doce a dieciséis años. Ciertamente aprendemos una amplia variedad de contenidos de muchas materias, pero nunca nos hacemos conscientes de los procesos de aprendizaje involucrados. Solamente ciertos cursos a nivel universitario enseñan el pensamiento crítico basado en el proceso racional.

Una de las muchas reformas claves para la educación básica, secundaria y universitaria es la creación de un centro que enseñe cómo aprender en cada uno de los tres niveles. Lo fundamental del currículo no es una cuestión de aprender más lenguaje y matemáticas mezclados con ciencias y literatura. Ni tampoco es un asunto de una combinación especial de cursos para producir un estudiante bien balanceado. Más bien, es cuestión de desarrollar un centro en el cual se ofrezcan cursos sobre aprendizaje, sean estos llamados «epistemología», «aprendiendo a pensar, sentir y actuar» o «aprendiendo a aprender». Un centro tal para aprender a aprender podría basarse en esto que yo presento, como también en otros modelos de inteligencias múltiples que están disponibles actualmente. Deseo especialmente mencionar a Howard Gardner de la Universidad de Harvard, quien fue el primero en traspasar el umbral de la inteligencia única con su propuesta de las múltiples inteligencias; Robert Sternberg de la Universidad de Yale, cuya presentación de una mente triárquica enfatizó sobre tres inteligencias diferentes; Rachel Lauer, cuyo Centro Aprendiendo a Aprender en la Universidad de Pace continúa

374
abriendo campos nuevos en la epistemología; y Edward De Bono en Inglaterra, que nos llevó a adentrarnos en el hemisferio derecho con su propuesta del pensamiento lateral, incluso antes de que las investigaciones sobre el cerebro estuvieran disponibles. En Venezuela, deseo mencionar el trabajo sobre la inteligencia elaborado por Luis Alberto Machado, exMinistro para el Desarrollo de la Inteligencia, en el cual fueron incluidos especialistas tanto de su país como de Israel, Europa y Estados Unidos.

Tanto los administradores como los maestros pueden unirse para abrir un centro para el aprendizaje, con el propósito de que ellos estudien en él, antes de llevarlo a nivel de los estudiantes. Espero que este libro pueda servir como guía de estudio. Grupos de administradores, maestros y padres estudiando una inteligencia al mes podrían eventualmente producir unos resultados de largo alcance.

Escuela primaria. Un segundo cambio necesario en la educación es el de añadir las inteligencias del hemisferio derecho a la ya existente inteligencia racional del hemisferio izquierdo. Más específicamente, el pensamiento asociativo y el pensamiento espacial visual y asociativo no son un lujo sino una necesidad si queremos prevenir lo que actualmente llamamos niños con problemas de aprendizaje o de bajo rendimiento, así como prevenir el alto porcentaje de estudiantes que abandonan la escuela tan pronto como llegan a la edad legal de los dieciséis años. Estoy convencida que un gran número de estos niños abandonan la escuela debido a que tienen un hemisferio derecho más fuerte que el hemisferio izquierdo, lo que hace que sean incapaces de tener éxito en nuestro sistema educativo secuencial. Si queremos educarlos, tenemos que abrir nuestro currículo secuencial, al menos en la lectura y las matemáticas, para incluir formas visuales y asociativas de aprendizaje.

El fin de una educación primaria en una sociedad democrática debe ser dar algún nivel de éxito para todos los estudiantes. Esto no puede alcanzarse con presión ni con propaganda política, sino sólo cambiando la estructura de grupo que hemos heredado de una Alemania del siglo diecisiete. Por estructura de grupo me refiero al aula de clases usual en la cual los estudiantes están bajo la autoridad de la misma persona que enseña la misma materia de la misma manera a todo el grupo, y que «gane el mejor». Los mejores hemisferios izquierdos son los que ganan, pero muchos estudiantes con fortaleza en el hemisferio derecho se van resintiendo y se molestan por haber sido etiquetados como estudiantes de segunda clase. Su dolor y resentimiento son entonces arrastrados hasta la escuela secundaria, hasta las drogas, el crimen, y de allí en adelante considerados ciudadanos de segunda clase en las calles

375
y prisiones. Estoy convencida que la mayor causa del crimen, las drogas y la violencia es la estructura de la escuela primaria que siembra amargura, celos y resentimiento entre aquellos etiquetados como perdedores. Nuestro nuevo conocimiento de los sistemas cerebrales límbico y básico hace imperativo que descubramos una nueva estructura que le proporcione a todos los estudiantes una oportunidad justa para tener éxito en algo que les será útil en sus vidas. La sociedad no puede permitirse enseñarle a las personas que crean que son estúpidas y luego dejarlas para que ventilen su rabia indiscriminadamente , cuando menos lo esperamos.

Yo invito a los administradores, maestros, y padres de cada escuela que se unan para estudiar el sistema de los tres cerebros y sus implicaciones en la educación, con el propósito de proponer nuevas estructuras para la escuela primaria. Una estructura de grupo con un solo maestro no puede tener éxito en la educación de los tres cerebros. Unámonos todos en un esfuerzo para inventar y ensayar una nueva estructura en la que los sistemas de los tres cerebros y de las inteligencias diversas sean respetados.

El cerebro límbico y la adolescencia. Otro cambio importante en la educación debería ser enseñarle a todos los estudiantes que tienen un cerebro límbico. Esto debería llevarse a cabo antes de que sus glándulas pituitarias se abran a los cambios químicos que se dan en el cerebro durante la adolescencia. La inteligencia de los estados de ánimo debería enseñarse antes de los once o doce años, cuando los niños se vuelven capaces de conseguir armas para expresar su rabia violentamente o capaces de encontrar cocaína que les permita liberarse de sus sentimientos de tristeza y pérdida de poder. Resulta vital para nuestra sociedad que los jóvenes aprendan a gobernar sus emociones si es que deseamos tener éxito en lograr cambiar el consumo de drogas y alcohol, el embarazo de adolescentes, o la violencia en nuestras calles, escuelas y familias. Los adultos, por supuesto, necesitan aprender esto simultáneamente con nuestra juventud. Sin embargo, dejar expuestos a los adolescentes a su propio cerebro límbico, aunado a la publicidad sexual y de drogas de la televisión, me parece extremadamente doloroso para nuestra juventud; así como también irresponsable por parte de los educadores.

Administración de la educación. Nada cambiará en el sistema escolar a menos que sea permitido y apoyado por los administradores y los legisladores responsables del financiamiento para la educación. Resulta esencial que las inteligencias múltiples influyan sobre aquellos que son relevantes en las oficinas gubernamentales encargadas de diseñar el currículo para las escuelas básicas y secundarias. Este modelo de las inteligencias múltiples puede

376
también servir como una guía referencial para evaluar hasta qué punto las escuelas están educando los tres sistemas cerebrales.

Las grandes compañías han buscado asegurar los cambios por medio de la creación de departamentos de investigación y desarrollo dentro de las propias compañías. Creo que los sistemas escolares y los gobiernos locales que controlan los fondos necesitan hacer lo mismo. Cuando nuevas ideas bombardean a las escuelas desde afuera de la administración, la norma es defenderse. El reptil defiende el territorio. Sin embargo, si las sugerencias salen del departamento de administración, entonces los administradores pueden identificarse con los nuevos programas y luchar a favor del cambio en vez de ir contra éste.

Escuela para adultos. Los centros educativos para adultos son estructuras que necesitan ser añadidas para comunicar la necesidad del aprendizaje a lo largo de la vida. La televisión, las revistas populares y la terapia privada al alcance de los adinerados no son suficientes para crear la infraestructura de aprendizaje que debe estar disponible para todos a lo largo de nuestra vida. Las habilidades para comunicarse, relacionarse y respetarse unos a otros son básicas para desarrollar una sociedad segura y nutritiva.

Escuela para padres. Resulta incomprensible que el padre o la madre, el maestro más influyente durante toda nuestra vida, no sea educado ni apoyado por la sociedad. Los padres son dejados a su propia suerte para descubrir el arte de ser padres en cada nueva etapa del desarrollo de sus hijos. El rol de padre cambia drásticamente de ser altamente protector en la infancia a la necesidad de ser altamente relacional en la adolescencia.

Cuando nos acordamos de los trillones de células de la neocorteza, sensibles y dispuestos para las conexiones desde los años más tempranos, ¿existe algún padre que no quisiera saber qué significa esto para la educación temprana de un niño? Aunque el entrenamiento de los esfínteres y de la conducta pueden ser importantes, también lo es el desarrollo potencialmente rico de la neocorteza. Y durante esos «terribles dos años», ¿es que tenemos que adoptar una eterna lucha, imprimiendo profundamente la palabra NO y no sabiendo como grabar la alternativa del SI? La inteligencia motivacional y la de los estados de ánimo se hace una realidad a la edad de dos años. Es entonces cuando los padres necesitan saber cómo estimular el deseo y la satisfacción tanto como enseñar seguridad. Las huellas que continuamente se registran en el cerebro básico del niño indican una necesidad de conocer cómo crear un medio ambiente apropiado desde los primeros años.

377
He mencionado solamente unos pocos temas relacionados con los años preescolares y el cerebro. Sin embargo, los padres continúan siendo la influencia de aprendizaje más importante a lo largo de la vida de una persona: en la escuela, en el matrimonio y en el desarrollo de nuevas familias.

Podemos hablar todo lo que queramos acerca de cómo mejorar las familias, pero yo creo que la mejoría comienza con la creación de una educación para los padres que ofrezca un apoyo continuo al liderazgo de las familias en todas las etapas del desarrollo humano. La educación directa y el reconocimiento de los padres es otro discurso importante en una nueva infraestructura para la sociedad.

Estos llamados a la acción social tanto en la industria, como en la salud, la psicología, la religión, el gobierno y la educación son algunos de los puntos que me han preocupado durante mis años de estudio del cerebro triuno. Lo que realmente necesitamos es la creación de un comité especial para estudiar el significado del cerebro para la vida social e institucional. Todas las referencias en este libro sobre las características que afectan a los individuos tienen sus implicaciones sociales. Así como existe una neocorteza, un cerebro límbico y un cerebro básico para cada persona, también hay uno para cada institución y cada nación. Todo país tiene un cerebro básico, un cerebro límbico y un cerebro neocortical, que si fueran observados como tales permitirían actuar diferentemente en muchas situaciones. Espero que este libro pueda ayudar a los comités ya existentes a comenzar a estudiar las implicaciones del cerebro triuno en los asuntos nacionales e internacionales.
LA ACCIÓN INDIVIDUAL
Sé que todas las inteligencias son útiles para el individuo, pero no puedo terminar este libro en paz sin sugerir ciertas inteligencias para individuos involucrados en momentos difíciles de su vida.

Mi corazón se vuelca sobre aquel hombre que hoy está en un hospital profundamente amenazado por el cáncer. Él ha analizado sus sentimientos y los ha enmarcado dentro de un patrón de obligación y de sufrimiento en vez de darse a sí mismo tiempo para sentirlos. Nadie le ha dicho que sus emociones están llevando una información de importancia de vida o muerte al resto de su cuerpo.

A todos aquéllos que no son capaces de sentir sus emociones o que están sufriendo de depresión, cáncer, o cualquier otra enfermedad de algún

378
órgano, yo les pido específicamente que presten cuidadosa atención a su inteligencia afectiva y hagan práctica constante de la inteligencia de los estados de ánimo.

A todos aquéllos que sufren de depresión, les pido que aprendan a tratar con la tristeza y la rabia, así como también comprender la importancia de la inteligencia de los patrones.

A todos aquéllos que sufren por problemas de alcohol o drogas, les recomiendo que estudien las tres aperturas límbicas, así como también todas las inteligencias emocionales y del comportamiento. .

A los artistas que luchan por aumentar su creatividad y no creen que es posible tener al mismo tiempo orden en sus vidas, los invito a estudiar la inteligencia de los parámetros.

A los intelectos brillantes, les recomiendo encarecidamente que crucen hasta su hemisferio derecho y, utilizando las palabras «como si fuese verdad», estudien la inteligencia asociativa e inicien un procedimiento de meditación de forma regular para anclar su inteligencia intuitiva. Cuando deseen involucrarse de manera más profunda en sus emociones, les sugiero comenzar con el territorio de las emociones.

A mis queridos amigos de los países latinoamericanos, que han heredado de sus ancestros españoles el gran amor por las palabras y que han añadido a ello su propia combinación de sol y «salsa», que les ha permitido expresar más sus sentimientos que aquéllos que vivimos en el norte, les sugiero que podrían mirar de nuevo a su cerebro de la acción, y estudiar específicamente la inteligencia de los parámetros. Yo creo que el cerebro básico es particularmente importante en la construcción de un sistema de gobierno democrático.

A los padres, es importante que estén atentos de que el cerebro límbico "explota" con la apertura de la glándula pituitaria en la adolescencia. Mientras mejor entiendan y puedan orquestar sus propios cerebros emocionales, mejor podrán modelarlo a sus hijos y tal vez prevenir el intenso antagonismo actualmente asociado con la adolescencia. También es importante estudiar la inteligencia de los patrones para comunicar a los hijos los patrones que ellos han heredado de ustedes y de sus abuelos. Desde los primeros años pueden enseñarles la inteligencia de los parámetros, enseñándoles cómo establecer su propio espacio en el hogar, y permitiéndoles vivir su inteligencia básica dentro de esos parámetros. Quizás lo más esencial es enseñar a los niños desde sus primeros años que saber lo que ellos quieren y cómo se sienten acerca de las cosas es tan vital a su crecimiento, como pensar e imaginar. Enseñarles

379
que todos los deseos no necesitan ser satisfechos, pero que sí necesitan ser honrados, alentados y apoyados. A medida que los niños crecen, ayudarlos a satisfacer sus propias necesidades es una función paternal tan importante en relación al cerebro límbico, como enseñar valores es importante en relación al cerebro básico.

A cada educador, le pido encarecidamente que se abra a sí mismo y abra sus clases a estas inteligencias.

A cada lector le pido que estudie estas inteligencias y las practique cuando lo considere apropiado.
Las diez finalistas
A cualquier lector que pueda considerar este libro muy largo, muy complicado o que requiere mucho esfuerzo o tiempo, mi gesto de simplicidad es ofrecerles mis diez acciones favoritas que ciertamente me guían en el diario juego de mi vida. '

Básica. Decide acerca del valor que la vida te proporciona. Pon tu respuesta en pocas palabras, en un símbolo, o en cualquier forma que te parezca personal. Saca la cara por la vida según la valoras.

Patrones. No reniegues de la oscuridad. Después de encender una vela, encuentra el patrón involucrado en la dificultad y cámbialo.

Parámetros. Protege un ritmo, rutina o ritual que amas, concediéndole más tiempo y espacio en tu vida diaria o semanal.

Motivacional. Identifica cinco cosas que te excitan y utilízalas como fósforos para encender tu vida.

Estados de ánimo. Aprende a obtener algo valioso de una experiencia de tristeza o rabia.

Afectiva. Utiliza diez minutos cada día para amar algo que aprecias de alguien, de tu medio ambiente o de ti mismo.

Racional. Una vez a la semana o al mes, trata de entender algo que te molesta en tu vida diaria. Busca una solución y practícala cuidadosamente.

Asociativa. Asóciate cada día con alguien o algo que quieres o aprecias.

Espacial. Escoge unas pocas palabras, una imagen o sonidos que puedan inspirarte y guiarte. Colócalos en tu medio ambiente para enriquecerte.

Intuitiva. Practica diariamente la meditación o la quietud.

Espero que este libro haya ayudado a convencerte del esplendor de la creación humana. Es precisamente esta creación la que ahora debemos honrar

380
y desarrollar como un recurso para nuestro planeta. Nuestra nueva construcción es humano por humano, no piedra por piedra. Te invito a ser parte de una red humana dedicada a cuidar y celebrar cada vida con el propósito de mejorar toda vida en este planeta. Por favor invítate y luego organízate para apoyarnos mutuamente en esta red de dimensión finita e infinita.

NOTAS
1. Movimiento Ocular Rápido (en inglés REM, Rapid Eye Movement).


2. Isidoro Zaidman, conversación con la autora, abril, 1994.

381
RESUMEN DE LAS DIEZ INTELIGENCIAS


1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal