Las transiciones en la primera infancia: una mirada internacional Presentación



Descargar 3,42 Mb.
Página1/18
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño3,42 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18



Las transiciones en la primera infancia: una mirada internacional

Presentación 5

1.Las transiciones vistas desde las distintas disciplinas 2

2. Lo que se entiende por transiciones en la primera infancia 5

3.Las transiciones en la primera infancia 6

4.Factores que influyen sobre las transiciones 9

5.Las transiciones en el discurso internacional y regional 13

Conclusiones 13



Referencias bibliográficas: retiradas porque no se traduce 14

II.LA POLÍTICA DE ATENCIÓN EN LA PRIMERA INFANCIA: LEYES Y NORMATIVAS REFERIDAS A TRANSICIONES 15

La primera transición 16

Licencia por maternidad 16

1.Licencia por maternidad en los países de la OCDE 17

2.Licencia por maternidad en los países de América Latina 19

3.Licencia por maternidad en los países del Caribe 22

La política de atención al niño/a menor de tres años 23

1.La política de transición en los países de la OCDE 23

2.Políticas de atención al niño/a menor de tres años en los países de América Latina 27

Cobertura 27

3.Políticas de atención al niño/a menor de tres años en los países del Caribe 29

La segunda transición 31

La política de atención al niño/a de tres a cinco años 31

1. Política de atención al niño/a de tres a cinco años en los países de la OCDE 31

2. Política de atención al niño/a de tres a cinco años en los países de América Latina 41

3. Política de atención al niño/a de tres a cinco años en los países del Caribe 55

Conclusiones 58

Referencias Bibliográficas:CAPITULO II RETIRADAS PORQUE NO SE TRADUCE 61

61

III. LAS TRANSICIONES VISTAS DESDE EL CURRÍCULO 61

1.El currículo en los países de la OCDE 62

2. El currículo en los países de América Latina 72

3. El currículo en los países del Caribe 86



Conclusiones 87

Referencias Bibliográficas: capitulo III aparte poque no van a traducción 89

IV. LA FORMACIÓN DEL PERSONAL QUE TRABAJA CON PRIMERA INFANCIA YA ESTA TRADUCIDO AL INGLES 89

La participación de los padres de familia en el centro o programa 91

1.La participación de los padres en los países de la OCDE 92

2. La participación de los padres en los países de América Latina 96

3.La participación de los padres en los países del Caribe 104

Conclusiones 106



VI. ESTUDIOS DE CASOS: PROGRAMAS QUE INCORPORAN ESTRATEGIAS PARA TRANSICIONES 109

1. El Programa Head Start en los Estados Unidos 110

2. La educación preescolar en Suecia 113

3. El programa Sure Start en Inglaterra 115

4.Los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) en Monterrey, México 117

5. El programa nacional Wawa Wasi (PNWW) en el Perú 121

http://www.sedi.oas.org/dec/documentos/simposio/PRESENTACIONES%20-%20PRESENTATIONS%20-%20MAYO%20- 121

6. Programas de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) en Chile 124

7. El Programa Roving Caregivers en el Caribe 127

Conclusiones 130

El programa Roving Caregivers, constituye un buen ejemplo de un programa dirigido a niños/as menores de tres años que incorpora elementos favorables a las transiciones. Entre estos elementos está el ir familiarizando a los padres con el tipo de servicios que se puede brindar en centros de educación y cuidado de una manera gradual, partiendo desde el hogar. 131

Referencias bibliográficas:MOVIDO PORQUE NO NECESITA TRADUCCION 131

VII. CONCLUSIONES 131




  1. MARCO TEÓRICO CONCEPTUAL


LAS TRANSICIONES HACIA LA SOCIALIZACIÓN Y LA ESCUELA

En los primeros ocho años de vida, los niños/as transitan por distintos espacios de cuidado y de educación. Las políticas de atención en la primera infancia afectan la calidad de los servicios que brindan estos espacios, y pueden contribuir ó dificultar el proceso de transición de un espacio a otro. De otro lado, el niño/a durante la primera infancia pasa por diferentes etapas en su desarrollo, y la manera como experimente su paso por los distintos espacios de cuidado y educación dependerá de factores relacionados a su propio desarrollo y su entorno familiar. Este capítulo aborda el marco teórico sobre transiciones, analizando para ello, las principales investigaciones y fuentes bibliográficas.



  1. Las transiciones vistas desde las distintas disciplinas



Etimológicamente,1. la palabra transición significa cambio en el ser o estar, cambio de un estado a otro, de una situación inicial a otra. Implica un proceso, la acción de transitar y el efecto que tiene. Este término es utilizado para explicar procesos de cambio de una etapa o estado a otro, procesos sociológicos y psicológicos. La antropología y la psicología teorizan sobre las etapas, ritos y cambios que experimentan los niños/as tanto en su entorno social y cultural como internamente producto del desarrollo. Desde la antropología se ha investigado sobre los ritos en las distintas sociedades y grupos sociales para demarcar etapas o cambios de estatus. Desde la psicología se estudian las distintas etapas en el desarrollo de la persona, las capacidades específicas que se desarrollan en cada una de ellas y cómo éstas afectan el desarrollo posterior.
Lo que se entiende por transiciones desde la antropología sociocultural
La antropología sociocultural dice que los rituales son las formas mediante las cuales se demuestra el paso de un status a otro y que se dan durante el ciclo vital de las personas. A lo largo de la vida se presentan diferentes ritos de paso como el nacimiento, la juventud, el matrimonio, y la muerte, que marcan el paso de un estado a otro; a los que cada cultura facilita con diferentes rituales.
Van Gennep (1909) en su libro Ritos de paso, establece tres fases de los rituales: a) la fase preliminar o de separación de la persona o de un grupo de una situación o estatus previo; b) la fase liminar o de margen, en la que el individuo no está ni en la fase anterior ni en la siguiente, y c) la fase posliminar o de agregación, donde la persona ya se encuentra en el nuevo estado, es decir que la transición se ha consumado.
Turner (1969) en la línea de Van Gennep señala que los ritos de iniciación que se realizan en las diferentes culturas son los que mejor describen las transiciones porque incluyen fases preliminares y marginales amplias y bien marcadas. Por ejemplo, en el Perú, Moromizato (2007) describe en la comunidad asháninka, el paso de niña a mujer, que se inicia con la menarquia en una fiesta la presenta en sociedad; este ritual se denomina “Pankotantsi”:
Una primera etapa del proceso es la separación de la niña de su casa pues es llevada a una choza con su madre y abuela. Durante un mes la niña aprenderá las tareas básicas que desempeñará como mujer, madre y esposa. Al finalizar esta etapa de aprendizaje la niña es bañada con hierbas para el aseo de su cuerpo y toma una bebida para purificarse internamente. A continuación se reintegra a su hogar y la familia, en una fiesta que la presenta en sociedad demostrando que ya está lista para formar un hogar. (p. 52) 2
Lo que se entiende por transiciones desde la psicología
Desde la psicología del desarrollo se describen etapas del desarrollo por las que transitan los niños/as. De acuerdo a la psicología del desarrollo, en la primera infancia se encuentran varias etapas: la etapa que va desde el nacimiento hasta que el niño/a comienza a caminar, el período que va del año hasta los dos o tres años, y la etapa del niño/a preescolar que va de los tres a los cinco ó seis años. La transición de una etapa a otra está marcada por hitos, generalmente hitos del desarrollo físico, pero también son acompañados con hitos en el desarrollo cognitivo y socio-emocional. A medida que el niño/a va alcanzando las distintas etapas, va adquiriendo habilidades y competencias y un nivel de desarrollo mental y socio emocional más elaborado.
En el desarrollo cognoscitivo, de acuerdo a Piaget, se encuentra el período sensorio-motor (que va desde el nacimiento hasta los dos años) y el período pre-operacional (de los dos a siete años), período en el que prima el pensamiento mágico y egocéntrico. El tránsito del preescolar a la escuela coincide con la finalización del período pre-operacional y el inicio del período de las operaciones concretas, que va de los siete a los doce años. En estos años el pensamiento de los niño/as cambia dramáticamente, pasa de un pensamiento mágico egocéntrico e intuitivo a un pensamiento lógico y concreto. Son estos procesos internos, los que quienes trabajan en las instancias educativas tanto preescolares como escolares deben conocer.

Para garantizar que las transiciones que experimentan los niños/as al acceder al preescolar y la escuela primaria sean positivas, es importante considerar estos procesos, y tenerlos como referentes para la programación curricular y los procesos de enseñanza y aprendizaje. En algunos casos estas consideraciones han sido tomadas en cuenta por quienes han desarrollado currículos preescolares y escolares3. Pero en gran parte de las experiencias en la región, ésto no ha sucedido. Si se considera el caso de la sobre edad en el preescolar y primer grado, y se tiene en cuenta la maduración por la que pasa el niño/a, muchos niños/as pueden encontrar la experiencia preescolar ó escolar, aburrida ó muy compleja, contribuyendo a la repetición y deserción en los primeros grados de la primaria.


Desde el psicoanálisis4, una disciplina vinculada a la psicología, la primera gran transición es la que hace el feto del mundo intrauterino al mundo extrauterino, a una madre, una familia, una sociedad y una cultura. El psicoanálisis estudia esa primera transición y resalta la presencia de la madre, quien por medio de la lactancia y el cuidado, ayuda al recién nacido a acomodarse y adaptarse al mundo. El bebé necesita de ciertas conductas por parte de la madre para ayudarlo a acoplarse al mundo. De igual manera, la madre también pasa por un proceso de ajuste y acomodo para responder a las características y necesidades del bebé, y requiere del apoyo de los otros. El entorno cumple un rol central, apoyando a la madre a responder a las necesidades de su bebé. El bebé y la madre forman una díada que permite al niño/a sobrevivir mientras desarrolla funciones cerebrales básicas y más complejas. Estas teorizaciones sobre esa primera transición enseñan que no es sólo el niño/a el que transita de un estado al otro, sino el niño/a y su entorno, acompañado por la madre, y padre y la familia. Señalan que son procesos bidireccionales, donde es la interacción entre el niño/a y la madre y el entorno, cada cual con sus propias características, lo que ayuda al niño/a.
Bronfenbrenner (1979) desde otra perspectiva, aborda el desarrollo infantil con un enfoque ecológico, en donde el ambiente también tiene un rol central. La persona transita por etapas del desarrollo pero siempre inmersa en un ambiente que tiene una influencia directa en su desarrollo. La transición desde la perspectiva ecológica es vista como los cambios de rol o de entorno que ocurren a lo largo de la vida. Según la teoría de Bronfenbrenner (1987, 118): “una transición ecológica ocurre cuando la posición de una persona en el ambiente ecológico es alterada como resultado de un cambio en el rol, ubicación o en ambos5. Inclusive va más allá señalando que: “la política oficial tiene el poder de afectar el bienestar y el desarrollo de los seres humanos al determinar las condiciones de sus vidas6.
Según Amar, Abello y Acosta (2003) esta visión ecológica del desarrollo humano destaca la importancia del estudio de los ambientes en los que se desenvuelven los seres humanos. Su planteamiento considera cuatro sistemas, esferas o niveles, en una disposición concéntrica, que afectan, directa o indirectamente, el desarrollo del niño/a7. Las interacciones tienen un carácter bidireccional de reciprocidad, en las que ambos se influyen y transforman mutuamente. En el microsistema el niño/a interactúa con su madre o con la persona que lo cuida. A medida que crece incorpora a sus pares del vecindario, del centro de cuidado, del preescolar o de la escuela. El mesosistema es donde se producen las interacciones entre dos o más microsistemas: el hogar, el centro de cuidado, centro preescolar o inicial, la escuela, los amigos del vecindario. La interacción entre el hogar y los ambientes extra-familiares pueden constituir una buena experiencia para la transición, en la medida en que haya participación de los padres, se compartan valores y se establezca un buen nivel de comunicación. El exosistema es el contexto donde el niño/a no participa directamente pero en el que ocurren hechos o situaciones que lo afectan y cuya influencia llega a él como: el trabajo de los padres, los amigos de la familia, los servicios de salud, la familia extendida, etc. El macro-sistema es el nivel que influye transversalmente a los otros sistemas, está referido a los marcos ideológicos y culturales8 dandoles uniformidad e identidad.
La teoría de desarrollo ecológico de Bronfenbrenner (1979) permite una mejor comprensión de los procesos de transición educativa, que el niño/a experimenta dependiendo del entorno, de cómo es la interacción con sus padres, escuela, etc. Inclusive el ambiente no inmediato o indirecto, el de la política pública, tendrá un efecto en el proceso de transitar de una institución educativa a otra. Por ello, las transiciones deben ser estudiadas desde los diferentes niveles: el niño/a, su familia, su comunidad, las instituciones educativas, y la política pública.
El aporte de las neurociencias a la compresión de las transiciones
En los últimos años las neurociencias han venido aportando a la compresión del desarrollo del cerebro y los factores que facilitan o dificultan el desarrollo y aprendizaje. Las neurociencias estudian el funcionamiento del cerebro y explican cómo se desarrollan las funciones y capacidades cerebrales a lo largo de la vida9. En 1994, el reporte de la Corporación Carnegie presentó información que demostraba como gran parte del desarrollo cerebral se da en estos primeros años de vida. Posteriormente, el estudio de Shonkoff y Phillips (2000) reforzó la noción sobre la importancia de los primeros años. Los primeros meses y años son una etapa de intensa actividad cerebral que está caracterizado por períodos sensibles o susceptibles en los que el desarrollo se centra en determinadas funciones, por ejemplo, la visión, audición, el lenguaje, entre otros.
El desarrollo cerebral se va construyendo de manera continua y con base en los aprendizajes que se van incorporando. El cableado cerebral se da de manera jerárquica, donde el aprendizaje posterior se da sobre lo ya consolidado o desarrollado; sobre la base del desarrollo de funciones más simples. Lo procesado y aprendido constituye la base para un desarrollo mayor.
Otro principio importante sobre el desarrollo cerebral es el rol que juega el factor genético y el ambiental. La carga genética es ineludible, sin embargo el ambiente, entendido como las experiencias que tiene el niño/a en su interacción con el cuidador afectan esa carga genética. Las experiencias no sólo tienen efecto en la cantidad de conexiones neuronales y sinapsis que se realizan o no, sino en la calidad de cómo se dan estas sinapsis. Las experiencias influyen en las sinapsis y el cableado neuronal por dos canales –el de los sentidos y el del hipotálamo- pituitaria-glándula adrenal (HPA). La experiencia también afecta la composición química y la expresión genética cerebral que media la conducta cognitiva, emocional, y social. El ambiente y la experiencia tienen un rol central en el desarrollo del cerebro y de las funciones asociadas en los primeros años de vida.
Una experiencia empobrecida, con poca estimulación, dificulta el desarrollo de funciones. Por lo tanto es fundamental brindar a los niño/as en la primera infancia, las oportunidades para desarrollar todo su potencial. Es por ello que la calidad de los programas en la primera infancia es de suma importancia. Los ambientes donde el niño/a crece tienen que ser ricos y estimulantes para propiciar experiencias enriquecedoras. Los bebés y niño/as que viven en ambientes carenciados, o que son objeto de abusos o de abandono tienen mayor riesgo de no desarrollar todas sus potencialidades o de ver su desarrollo obstaculizado. De ahí también la importancia que desde los programas de educación y cuidado temprano se promuevan transiciones positivas.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal