Las Pruebas por Declaración de Parte y la necesidad de superar los fósiles jurídicos



Descargar 0,55 Mb.
Página4/22
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño0,55 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

1.2. Pruebas por Declaración


En el marco del proceso jurisdiccional, es dable encontrar una gran cantidad y variedad de declaraciones, cuya naturaleza jurídico-procesal, formas, requisitos, sujetos actuantes, resultan igualmente variados, por lo que individualizarlas implicaría un trabajo por demás casuístico. No obstante, podemos decir genéricamente, que declaraciones son todas aquellas “manifestaciones con carácter representativo, a través del emitente mismo que las produce”14. En tanto manifestación, hablamos de un acto voluntario, y tal elemento volitivo implica que aquél es ejecutado necesariamente con discernimiento, intención y libertad. Además, la declaración tiene un carácter representativo, es decir, que a través de ella el emitente que las efectúa se orienta hacia la representación en la realidad actual de sucesos ocurridos en una realidad pasada.

probados y cuando por su número, precisión, gravedad y concordancia, produjeren convicción según la naturaleza del juicio, de conformidad con las reglas de la sana crítica. La conducta observada por las partes durante la sustanciación del proceso podrá constituir un elemento de convicción corroborante de las pruebas, para juzgar la procedencia de las respectivas pretensiones. 6) La decisión expresa, positiva y precisa, de conformidad con las pretensiones deducidas en el juicio, calificadas según correspondiere por ley, declarando el derecho de los litigantes y condenando o absolviendo de la demanda y reconvención, en su caso, en todo o en parte. La sentencia podrá hacer mérito de los hechos constitutivos, modificativos o extintivos, producidos durante la sustanciación del juicio y debidamente probados, aunque no hubiesen sido invocados oportunamente como hechos nuevos. 7) El plazo que se otorgase para su cumplimiento, si fuere susceptible de ejecución. 8) El pronunciamiento sobre costas y la regulación de honorarios y, en su caso, la declaración de temeridad o malicia en los términos del artículo 34, inciso 6. 9) La firma del juez. 14

Ibid., 243.

Estas manifestaciones provienen tanto de las partes, como de terceros e, incluso, del mismo tribunal. La declaración de una parte en el expediente, en principio, no requiere de forma o momento determinado; a tal punto, que todas sus manifestaciones constituyen declaraciones, v.gr. desde los escritos liminares constituyentes de la litis a los cuales quedan, en principio, “atadas” sus posturas jurídicas, hasta la confesión o los alegatos. Como mencionábamos, los terceros participan asimismo aportando declaraciones, es el caso de los testigos, por ejemplo. Por otro lado, las resoluciones que dicta el juez son actos que presentan naturaleza declaratoria, en tanto a través de ellas se expresa la voluntad del órgano jurisdiccional.

Dentro de esa amplia gama, hallamos declaraciones con fines constitutivos, informativos, aclaratorios, etc. Sin embargo, interesa al presente trabajo investigativo aquellas de naturaleza probatoria, a través las cuales se incorpora al proceso una percepción representativa15, cuya finalidad es lograr el convencimiento del magistrado respecto de las cuestiones que frente a él se ventilan. Las pruebas por declaración, comprenden un sistema en el cual las fuentes se registran en la mente de los individuos. En estos supuestos, el sujeto declara una serie de sucesos fácticos que ha percibido por medio de sus sentidos, manifestación a través de la cual los mismos serán representados o reconstruidos para el litigio. Así, el proceso científico de la inducción nos permite remontarnos desde hechos conocidos que son declarados, hasta otros desconocidos que constituyen justamente el objeto probatorio. Como señala Alsina, “la especie de inducción que la lógica de la prueba admite en primer término es la que se funda en la ley moral más importante: la fe en el testimonio del hombre”16.

Este conocimiento fáctico es volcado al proceso desde distintos ángulos. Uno de ellos será el de los intereses propios, correspondiendo entonces a las declaraciones probatorias realizadas específicamente por las partes; el otro ángulo será el de las declaraciones de terceros, cuyos intereses no se involucran en el conflicto jurídico - procesal. El tribunal, si bien es uno de los sujetos de la actividad probatoria (ordenación y admisión, recepción, práctica, y valoración de la prueba), pudiendo incluso ordenar la sustanciación de pruebas a través de medidas para mejor proveer (sujeto proponente), no está habilitado para actuar en el rol de órgano de la prueba misma17.

El juez no puede ser órgano de la prueba, dada su condición de receptor del conocimiento del objeto, en forma directa o transmitida; debe tratarse de personas extrañas a él, pues cuando actúa directamente sobre el objeto, lo asume como receptor y no como órgano transmitente”18.

De conformidad a los distintos regímenes probatorios, podrán ser escritas u orales. En cuanto a estas últimas, se trata de los medios de prueba verbales que algunos autores agrupan genéricamente bajo el término de “testimonios humanos”, pertenecientes a las clases de pruebas personales e históricas19. Si analizamos los textos legales, observaremos que, en su gran mayoría, califican como confesión a la declaración de parte, mientras que reservan el término testimonio para el caso del tercero. No obstante, tal como se verá oportunamente, la parte que declara da un testimonio, que no en todas las ocasiones es de tipo confesorio: “siempre que el hecho a probar llega al conocimiento del juez mediante la narración oral de una persona, existe un testimonio”19.

Por otro lado, mientras que las declaraciones prestadas ante el órgano jurisdiccional se denominan judiciales, a las efectuadas fuera de tal ámbito, por oposición, las llamamos extrajudiciales (v. gr. Art. 425 CPCN: Confesión Extrajudicial); también se las conoce como procesales y extraprocesales, respectivamente. Las extrajudiciales, por ser exógenas al expediente, se deberán incorporar a través de documentos o cualquier constancia que a él se agregue, es decir, su ingreso es indirecto y revisten el valor de una prueba incompleta. En cuanto a esta clase de declaración, Devis Echandía afirma que se produce una verdadera mutación en la naturaleza jurídica de la misma, al señalar que, sea escrita u oral, si ella es efectuada fuera de proceso adquiere la entidad propia de un documento, aun cuando se origina en una persona y su finalidad es histórica o representativa. Por el contrario, si la declaración, aun escrita, es hecha en el expediente, conserva la naturaleza o entidad propia de una declaración20.

Es menester señalar, que las partes podrán declarar en el juicio de forma espontánea, es decir, concurriendo por propia decisión e iniciativa, sin requerimiento externo. Pero además, deberán hacerlo cuando la declaración sea provocada, por la petición de quien ostenta un interés jurídico distinto en el litigio o del propio tribunal; en consecuencia, aquí es judicial en todos los casos, en tanto la espontánea puede ser también extrajudicial. Respecto a los terceros, sus declaraciones son siempre provocadas, pues éstos son ajenos al conflicto que se intenta componer. Por ello, su intervención sólo se produce cuando las partes o el tribunal así lo requieren, y no cuando el tercero tenga tal intención o voluntad “participativa”.

Además de los diferentes tipos ya indicados, en cuanto concierne a la clasificación de las pruebas por declaraciones de terceros, seguimos la original línea sistémica del Dr. Oscar Vázquez. Las declaraciones de estos sujetos externos a la relación jurídico-procesal debatida, pueden dividirse según las mismas recaigan:

sobre hechos en general21: Prueba Testimonial; en este caso, la declaración es de una persona física y, en principio, realizada oralmente (arts.

426 a 456 CPCCN); sobre una constatación22, es decir, una percepción sensorial directa efectuada por el tercero sobre una persona o una cosa; esta podrá consistir a su vez, en una constatación en general, por ejemplo una inspección judicial cuya realización el juez remite al Secretario u otro empleado del juzgado; o en una constatación de datos presentes en documentos no agregados al proceso, archivos o registros: Prueba Informativa (arts. 396 a 404 CPCCN); en ambos supuestos la declaración se plasmará de forma escrita; sobre una opinión experta23: Prueba Pericial (arts. 457 a 478 CPCCN); aquí, el tercero es llamado a declarar en función de la objetividad que su opinión puede aportar al magistrado, a partir del conocimiento técnico, científico o artístico que posee; típicamente la declaración, dictamen pericial, es escrita.

Circunscribiéndonos nuevamente al thema que nos guía, en adelante nos ocuparemos de las declaraciones de parte con finalidad probatoria, es decir, todas aquellas realizadas por alguien ligado al proceso, ya sea en razón de una pretensión que esgrime o de una defensa que haga; en ambos casos, por un interés propio24. Como se observa, en jurisdicción civil la declaración es bilateral, mientras en materia penal sólo declara un sujeto procesal (imputado o procesado). El contenido que pueden presentar es diverso, cualquiera fuera la forma en la que aparezcan las manifestaciones. Esas variaciones, nos permiten encontrar distintas figuras jurídicas como el juramento (art. 1190 Código Civil, art. 208 inc. 6° Código de Comercio, art. 404 CPCCN), la admisión, el reconocimiento de hechos (arts. 356 inc. 1° y 411 CPCCN) y la confesión (art. 1190 Código Civil, arts. 417,423 y 425).

Por último, es de particular interés volver a la clasificación ya mencionada sobre la declaración provocada o espontánea. Cuando la manifestación de las partes se produce como consecuencia de un llamamiento específicamente realizado a tal efecto, es dable encontrarnos con dos medios probatorios que nos resultan de particular importancia: la absolución de posiciones y el interrogatorio libre.

Las figuras jurídicas mencionadas anteriormente y estos medios probatorios serán desarrollas en el punto 1.5.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal