La vida moderna: la dimensión francesa



Descargar 1,02 Mb.
Página3/14
Fecha de conversión31.05.2017
Tamaño1,02 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La obra resultaba de aspecto inacabado incluso para lo habitual en Monet. No hay definición lineal de formas ni modelado convencional. En términos de aplicación de la pintura, mástiles, grúas, chimeneas y humo apenas se diferencian. Reconstruimos las formas lo mejor que podemos a partir de la rápida traslación, a base de pinceladas decididas, que hace el pintor de su impresión. El sol redondo y anaranjado penetra a través de la densa atmósfera, veteando el agua y adquiriendo implícitamente temperatura y luminosidad en contraste con los fríos tonos que lo enmarcan a él y a su reflejo. Sólo Turner, al final de su carrera, había llegado a un extremo así de radical pintando con luz coloreada. Las «impresiones» de los impresionistas son tan populares en la actualidad que nos resulta difícil imaginar lo insultantes que esos cuadros debieron de parecerles a los tradicionalistas.

La exposición de 1874, conocida retrospectivamente como la Primera Exposición Impresionista, incluía a treinta pintores de espíritu independiente. A partir de aquel momento se celebraron exposiciones anuales, y en ellas encontramos muchos nombres conocidos, como Cassatt, Cézanne, Degas, Monet, Morisot, Pissarro, Renoir y Sisley. Gauguin participó en 1880. El grupo de los impresionistas constituía una congregación bastante laxa de pintores modernos que trabajaban con estilos variados. Edgar Degas fue la figura dominante en la exposición de 1881, bastante permisiva en cuanto a la forma de pintar la vida moderna. Su propio arte, ciertamente, no era impresionista según la pauta de Monet de pintar con luz coloreada. Como admirador de Ingres, Degas confiaba más bien en el dibujo… pero de una forma espectacularmente nueva.



Su obra La place de la Concorde [también llamada El vizconde Lepic y sus hijas cruzando la place de la Concorde], pintada en 1875 y modificada posteriormente, es tan desafiante en cuanto a la composición como la Impresión de Monet lo era en cuanto al color. El vizconde Ludovic-Napoleón Lepic, de pomposo nombre, delgado como un huso y elegantemente ataviado, pasea por una plaza con el aire despreocupado de un flâneur. Sus dos hijas, que quizá no formasen parte de la composición al principio, miran en dirección contraria, al igual que el perro, lo que resulta desconcertante. Las niñas están cortadas abruptamente por encima de las rodillas, creando un efecto que se vio realzado aún más cuando Degas envolvió el bastidor inferior en seis centímetros del lienzo. A la izquierda, un hombre de aspecto lúgubre, algo desdibujado, aparece truncado por la parte superior, inferior y trasera. Entre ellos se abre un espacio vacío. Quizás este recorte arbitrario remitiese a las composiciones fotográficas, pero nadie alardearía de una foto tan «mal» encuadrada. El efecto general se sitúa de alguna manera entre la narración y el retrato de un grupo concebido de una forma muy extraña. Ciertamente habla de la vida moderna, pero es tan enigmático como el Déjeuner de Manet, con el que tiene obvias afinidades por el carácter de aparente esbozo de su ejecución. En la actualidad, de algún modo nos parece «bien», quizá porque Degas nos acostumbró a ver de una manera nueva. El vizconde procedía de una distinguida familia militar, pero tenía formación artística. Estuvo activamente involucrado en las primeras exposiciones impresionistas y acabó siendo un arqueólogo entusiasta. Su sombrero negro tapa casi del todo una estatua distante que representa la ciudad de Estrasburgo, perdida poco antes frente las fuerzas prusianas y objeto de deshonra nacional. Resulta difícil creer que ese ocultamiento fuese accidental. La plaza se conoció sucesivamente como plaza de Luis XV, de la Revolución, de la Concordia, otra vez de Luis XV y, finalmente, plaza de la Concordia por segunda vez. En ella guillotinaron a miles de personas en 1794. Es una plaza empapada de historia francesa. El vizconde, como Degas y los impresionistas, marcha en busca de su propio camino.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal