La verificacion de creditos



Descargar 38,48 Kb.
Fecha de conversión25.04.2017
Tamaño38,48 Kb.




LA AUTONOMIA CAMBIARIA

Y

LA VERIFICACION DE CREDITOS

NO SE DEBEN BUSCAR ESQUEMAS RIGIDOS PARA ACREDITAR LA CAUSA EN LOS TITULOS CAMBIARIOS, SINO QUE EN CADA CASO DEBE EL SINDICO HACER EL ANALISIS, TENIENDO EN CUENTA LA ABSTRACCION Y LA AUTONOMIA CAMBIARIA.-

SIENDO LA CAUSA DEL CRÉDITO UNO DE LOS PROBLEMAS MÁS ÁLGIDOS DENTRO DE LA VERIFICACIÓN DE LOS MISMOS, Y TENIENDO EN CUENTA QUE ES UNO DE LOS REQUISITOS EXPRESOS DEL ART. 32 DE LA LEY 24.522, ES MUY IMPORTANTE TENER EN CLARO AL VERIFICAR TITULOS CAMBIARIOS ENTENDER COMO FUNCIONA LA ABSTRACCION Y LA AUTONOMIA.-

LA VERIFICACION DE UN TITULO CAMBIARIO, COMO LA VERIFICACION DE CUALQUIER OTRO CRÉDITO REQUIERE INDICAR CUAL ES LA CAUSA, PERO COMO HAY VARIAS CAUSAS QUE SE ACUMULAN, LO IMPORTANTE ES VER CUAL DE ELLAS HAY QUE INDICAR.-



PRESENTACION DEL TEMA


El tema de la causa de las obligaciones es de las temáticas más complejas del ordenamiento jurídico.-

Indudablemente que partimos del principio liminar de que no hay obligación sin causa (art. 499 del C.C.).-

Pero cuando penetramos en el tratamiento de los títulos cambiarios nos encontramos con que hay dos principios destinados a facilitar la circulación que son la autonomía y la abstracción.-

En el ordenamiento concursal para evitar el concilio fraudulento la ley 19.551 en su art. 33 estableció que se debía indicar la causa de la obligación. Norma que fue reiterada por la ley 24.522 en su art. 32 y que se encuentra vigente hoy.-

Como conciliamos tales principios para determinar la causa con relación al título cambiario.-

Históricamente se han dado marchas y contramarchas, desde considerar que no es necesario ni siquiera indicar cual es la causa, hasta la interpretación de que es necesario probarla fehacientemente.-

Analizaremos primero como funcionan la autonomía y la abstracción en los títulos cambiarios.-

ABSTRACCION Y AUTONOMIA

Los títulos de crédito gozan de propiedades o caracteres, propios destinados a facilitar la circulación, como son la abstracción y autonomía.-

Ambas son como hemos dicho en otra oportunidadi, primas hermanas entrelazadas, no puede aparecer una sin la otra. La abstracción no es posible, ni recomendable entre partes directas del negocio, pero su misión es hacer posible la autonomía, o sea la adquisición de un derecho originario por parte del tercer portador de buena fe, a fin de que sea posible la circulación del título valor abstracto.-

La abstracción desvincula el documento de la relación causal que le dio origen, indudablemente que sólo con respecto al tercero de buena fe y no entre partes. Entre obligados directos la abstracción sirve para que el portador legitimado no deba probar la relación fundamental, la que si puede utilizar como defensa el obligado cambiario.-

Debemos aclarar que no es una abstracción material en la que se prescinde absolutamente del negocio base. Ésta le sería oponible a todos los sujetos intervinientes de la letra, sino que se trata de una abstracción personal, teniendo en cuenta la ajenidad del tercero respecto de donde derivan las excepciones causales que interponga el deudor. Si este tercero, es de buena fe, al momento de adquisición de la cambial, son con respecto a él las excepciones personales res inter alios acta, con el único objeto que la circulación sea fluida.

En materia concursal no podemos hablar de abstracción en los títulos cambiarios, puesto que el art. 32 de la ley 24.522, es muy claro al expresar que el acreedor debe indicar monto, causa y privilegio, tampoco podemos hacer, tan fácilmente, la inversión de la carga de la prueba, que propiciamos en materia cambiaria, por el control recíproco entre todos los acreedores.-

La autonomía implica que cada nueva adquisición del derecho cartular es independiente de las relaciones extracartulares precedentes a ésta adquisición, por tanto se adquiere un derecho originario, aunque sea trasmitido por otro sin que rija la limitación del art. 3.270 del C.C..-

Con respecto a éste tema IGNACIO A. ESCUTI (H) ha dicho: “La autonomía significa que cada adquisición del titulo y, por ende, del derecho incorporado, sea independiente de las relaciones existentes entre el deudor y los poseedores anteriores del título. Cada poseedor adquiere ex novo, como si lo fuera originariamente el derecho incorporado al titulo, sin pasar a ocupar la posición que tenía su trasmitente o los anteriores poseedores” diciendo además que su derecho existe en función del tenor literal.-

Por la autonomía es jurídicamente irrelevante, para el tercero de buena fe, el motivo por el cual el deudor insertó su firma en la cambial.-

Este principio si es plenamente aplicable a la materia concursal, por ello tenemos que distinguir.-


LA CAUSA DE ORIGEN AL MOMENTO DEL LIBRAMIENTO O LA CAUSA DE LA TRASMISION POR ENDOSO.-
Dijimos que por el principio de la autonomía en el título de crédito, se incorpora un derecho nuevo, pero esto no hace que desaparezca el anterior que dio origen al libramiento del título, sino que ambos derechos se suman en la cartular.-

Por tanto volviendo a la lectura que le damos al fallo TRASLINEA C/ ELECTRODINEii, entendemos que para el endosatario, sería en muchos casos tarea improba, acreditar cual fue la causa del libramiento, que además en la circulación cambiaría, a él no le interesa, por estar protegido por lo dispuesto por el art. 18 del Dec. Ley 5.965/63, que indica que al tercer portador de buena fe, no le pueden ser opuestas las defensas fundadas en sus relaciones personales con el librador.-

Esto nos lleva a concluir que cuando una persona recibe un titulo cambiario por endoso y en él se encuentran cumplidas todas las formalidades, no tiene por que preocuparse en cual fue la causa de libramiento del mismo.-

La única causa que podría el endosatario indicar o probar, es la de transmisión del título y no la de origen del mismo, pedirle lo contrario sería exigirle algo que iría contra la agilidad, que se ha pretendido dar a la circulación cambiaría y contra el derecho de propiedad.-

Si conoce la causa de libramiento, bienvenido sea que la indique, para dar mayor certeza al síndico y al juez de que no hay fraude al resto de los acreedores.-

Bien dice el Dr. Alberti en el fallo citado: “Pero lo que no podemos hacer es exigir a rajatabla del portador de un título circulatorio, que declare y pruebe una circunstancia que ninguna norma jurídica impuso indagar al constituirse en endosatario de ese papel. Dije antes que la exigencia sería inconstitucional, por imponer una carga no prevista por el derecho (art. 17, Constitución Nacional)”.-



EL FRAUDE A LOS ACREEDORES.-

No hay duda alguna que la exigencia de indicar o de acreditar la causa, es para evitar el fraude a los acreedores, aumentando el pasivo y pudiendo de esa manera obtener las mayorías en la votación en el concurso y en la eventualidad de llegar a la quiebra, poder participar en la distribución del producido de los bienes.-

No olvidemos como dijo en su voto en el fallo mencionado el Dr. Anaya “Al síndico, por su parte, incumbirá actuar con la diligencia debida y ejercitando las amplias facultades que la ley confiere, a fin de aventar toda sospecha sobre la buena fe del portador demandante a indagar, en su caso, la ineficacia respecto del concurso, en que pueden hallarse incurso actos del deudor bajo la forma de obligaciones cambiarias.-“

El Dr. Jarazo Veiras, en el mismo fallo, manifestó claramente que si el síndico advirtiera “una irregularidad de la que el acreedor pudiera haber participado, capaz de influir negativamente en los derechos del pretensor, la carga de la prueba en esa hipótesis debe correr por cuenta de quien intenta la descalificación, por ser principio rector en materia de título de crédito, sin perjuicio desde luego, que frente a esa situación, el acreedor cartular deba, según fueran las circunstancias, proporcionar los medios convictivos aclaratorios que le asistan ante la resistencia del funcionario del concurso, pues de no actuar –el acreedor impugnado- dentro de ese marco de razonabilidad, estaría conculcando los principios de lealtad, probidad y buena fe que deben presidir en justicia, con olvido del deber moral de todo postulante de colaborar en el esclarecimiento de la verdad, corriendo con los riesgos de su propia conducta, que en definitiva y como lo adelantara serán decididos por el juez del concurso.”

Coincide también el Dr. Etcheverry al decir: “Mas para intentar evitar estas situaciones, la normativa prevee que el síndico “debe” realizar “todas las compulsas necesarias en los libros y documentos del acreedor”..............”.-

Por tanto concluimos que el síndico puede y debe investigar la circulación completa del pagaré para evitar un posible fraude.-



LICUACIÓN DEL PASIVO:
El otro extremo del concierto fraudulento es lograr que a través de una exigencia de la demostración de la causa mayor de la que surge del modus operandi normal del concursado, puede llegar a conseguir que nadie pueda verificar su crédito, con una solución aún más disvaliosa que la otra.-

Esta situación ha ocurrido con mesas de dinero o bancas de hecho, que si se exige al acreedor probar la causa de su crédito, frustraría cualquier posibilidad de que sea verificado.-

Es interesante por tanto lo resuelto en el caso Lajstiii, que ha permitido cuando la modalidad operativa normal sea la del libramiento del título cambiario, sin ninguna otra precaución, permitir acreditar de tal manera la causa.-

LA LEGITIMACIÓN ACTIVA.-

No hay duda de que la cadena regular de endosos, conforme lo que preceptúa el art. 17 del Dec.-ley 5.965/63, legitima al portador para ejercer todos los derechos derivados de la cartular.-

El endoso cambiario tiene tres efectos que son la transmisión de la propiedad del título, la legitimación para ejercer sus derechos y la garantía del endosante, en forma solidaria con todos los firmantes, conforme art. 17 y 51 de la citada norma.-

LA CAUSA DE ORIGEN

En la jurisprudencia mendocinaiv, nuestra Suprema Corte de Justicia tuvo oportunidad de tratar un tema por demás interesante.-

Se ha probado la causa originaria del libramiento de los pagarés (o sea, el negocio jurídico base que unió a la concursada con el banco mutuante); en cambio, no se ha rendido prueba para acreditar la relación jurídica base que unió al acreedor verificante (Banco Central) y la entidad financiera que le endosó esos documentos (operación de garantía por adelantos).-

En definitiva debemos entender que probada la causa de origen es suficiente, puesto que como dijimos anteriormente, dicha causa no desaparece, sino que se acumula, para entender bien como funciona la autonomía




CONCLUSIÓN:
Dado la finalidad de la ley concursal que es la de evitar el concilio fraudulente, pero a su vez tampoco licuar un pasivo real, es que proponemos no atarse a esquemas rígidos cuando nos toque analizar la causa en los títulos de crédito.-

Debemos recurrir en tal circunstancia a los principios cambiarios, que muchas veces se confunden con los principios procesales del juicio ejecutivo, sin darnos cuenta que éste es sólo un camino posible para la acción cambiaria, pero ambos no se confunden.-

No hay duda alguna de que la autonomía cambiaria, no puede ser desconocida por el derecho concursal, pero este principio, no hace que desaparezca la causa de libramiento del título, sino que se suma a ella.-

Consideramos que ante el caso concreto que se plantee el síndico tiene la facultad de investigar y el juez de resolver.-

El judicante debe ser prudente, para que en su afán de que no se produzca un concilio fraudulento, se logre licuar el pasivo del concursado.-
WALTER RUBEN JESUS TON

Citas Bibliográficas




i Ton, Walter Rubén Jesús, Una Interesante interpretación de la causa en la verificación de los títulos de crédito, Errepar S.A. DSE, Nº 179, Octubre 2002, T XIV, Pag 684 y ss.-


ii ED 86-521, JA 1980-I-594, LL 1980-A-332 y RDCO N 14-295


iii Fallo LAJST, JULIO V. s/QUIEBRA. INCIDENTE DE IMPUGNACION DE CREDITO POR LOPEZ YAÑEZ, JUAN, Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial (CNCom), Sala-E, Fecha: 22/8/1986, Errepar S.A.

30) La presentación de un cheque por el insinuante de un crédito en el proceso concursal del fallido, que operaba a través de mesas de dinero, si bien impone a aquél la carga de explicar y acreditar la causa del acto determinante del acto cambiario del fallido, configura al menos un principio de prueba por escrito, que permite formar convicción al Tribunal en el sentido de una verídica y legítima operación en función de la cual el verificante resulta tenedor del documento en que se basa su reclamo (en el caso, del informe de la sindicatura surgía que el crédito invocado por el verificante reconocía su origen en un cheque librado por el fallido en pago de operaciones de crédito, habiendo reconocido el fallido que su actividad consistía en las operaciones de crédito realizadas mediante la modalidad conocida como mesa de dinero, desconociendo incluso el monto real a que ascendía su pasivo a la fecha de la presentación en propia quiebra, por efecto de la dimensión que tomó su negocio, que escapó a su propio control).

La realización de actos de comercio por parte del fallido, que operaba mediante "mesas de dinero" hace concluir en forma incuestionable en el carácter de comerciante de aquél, y en tal situación debe asentar sus obligaciones en libros, creando su incumplimiento una seria presunción en su contra, deviniendo de mayor consistencia la prueba que pudiera presentar el no comerciante.


iv Fallo Encomet S.A. en Juicio Nº 34119/31151 Banco Central De La Rep Arg en Juicio Encomet S A P/inc Ver Tardia Expte. Nº 71.137 (Recurso Ext De Casación)Suprema Corte Sala 1 - 16/04/2002, Errepar S.A. – Revista de Foro de Cuyo

Exigir la prueba de la propia causa de adquisición en el caso del tomador indirecto es, insisto, una solución transaccional para no abandonar el concepto causal, pero lo que verdaderamente satisface el interés del resto de los acreedores del deudor común es la prueba de la relación base originaria, perfectamente acreditada en autos. b) No hay peligro o riesgo que se presente otro acreedor reclamando el mismo crédito pues como he dicho, ha quedado definitivamente resuelta la legitimación activa, discutida al contestar el incidente. c) La solución contraria a la que propongo a mis colegas de Sala contradice la finalidad objetiva del plenario Translínea, desde que no existe peligro alguno de incorporación de un acreedor simulado o fraudulento con el solo propósito de "aumentar el pasivo"; la exclusión del Banco Central, en cambio, sería una manera irracional de "licuar el pasivo", desde que está probado que la obligación originaria tiene su origen en un contrato de mutuo celebrado por la concursada con una entidad financiera que luego se liquidó.



Exigir la prueba de la propia causa de adquisición en el caso del tomador indirecto es, insisto, una solución transaccional para no abandonar el concepto causal, pero lo que verdaderamente satisface el interés del resto de los acreedores del deudor común es la prueba de la relación base originaria, perfectamente acreditada en autos. b) No hay peligro o riesgo que se presente otro acreedor reclamando el mismo crédito pues como he dicho, ha quedado definitivamente resuelta la legitimación activa, discutida al contestar el incidente. c) La solución contraria a la que propongo a mis colegas de Sala contradice la finalidad objetiva del plenario Translínea, desde que no existe peligro alguno de incorporación de un acreedor simulado o fraudulento con el solo propósito de "aumentar el pasivo"; la exclusión del Banco Central, en cambio, sería una manera irracional de "licuar el pasivo", desde que está probado que la obligación originaria tiene su origen en un contrato de mutuo celebrado por la concursada con una entidad financiera que luego se liquidó.




Walter Rubén Jesús Ton


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal