La teoria de las ideas de descartes



Descargar 107,34 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión03.06.2017
Tamaño107,34 Kb.
  1   2
LA TEORIA DE LAS IDEAS DE DESCARTES
Antoni Gomila Benejam

Dep. Hª y Fil. de la Ciencia

Univ. La Laguna

Avda. Trinidad, s/n

38204 La Laguna

e-mail: dfldpt@ps.uib.es

"¿Eres o no eres cartesiano? La pregunta no tiene demasiado sentido, puesto que aquellos que rechazan esto o aquello de Descartes, lo hacen en base a razones que deben mucho a Descates."

Maurice Merleau-Ponty (Signos)

Como en los años 50, a raíz de la denuncia de Ryle del "mito cartesiano" del "fantasma en la máquina" (Ryle, 1949), el adjetivo "cartesiano" está adquiriendo de nuevo connotaciones peyorativas en el ámbito de la filosofía de la mente. Arrinconado ya el dualismo ontológico de Descartes, el nuevo ataque contra lo que se ha dado en llamar "la concepción cartesiana de la mente" se centra ahora en su teoría de las ideas. El nuevo contexto es el de la polémica entre una concepción internalista o individualista y una concepción externalista de la naturaleza de los estados mentales intencionales. El internalista considera que tales estados mentales de un individuo pueden ser caracterizados sin tener en cuenta para nada el contexto social y físico en el que se encuentra. El externalista, por el contrario, sostiene que el contenido intencional de tales estados dependen constitutivamente del ambiente físico y social de ese sujeto.1 En busca de un referente histórico de alcurnia al que remitir el internalismo intencional que se rechaza, los externalistas han adjudicado a Descartes ese rol.2 Y así, por ejemplo, se ha podido escribir que en el presente se da "una amplia antipatía por todo lo cartesiano" (Owens, 1992, 100). Pero si en el caso del problema mente-cuerpo podía estar justificada la atribución a Descartes del papel de villano, cuando de la naturaleza de la representación mental se trata, en mi opinión, esa atribución no sólo es errónea sino también injusta. Quisiera aprovechar la oportunidad que la celebración de un nuevo centenario del nacimiento de Descartes nos ofrece para intentar mostrarlo. Espero que, con ello, quedará de manifiesto la actualidad de Descartes y la deuda de la hoy vigorosa Teoría Representacional de la Mente, en cualquiera de sus múltiples versiones, para con él.

Mi intención no consiste en montar una mera defensa de Descartes, lo que podría hacerse negando que sus problemas fuesen los nuestros, o bien aceptando el cargo de internalista y defendiendo el internalismo contra el externalismo dominante. Pretendo más bien tratar de reconstruir el concepto cartesiano de "idea", la noción clave para la discusión, su naturaleza y su epistemología para ilustrar que en el fondo sus problemas siguen siendo nuestros problemas, y que ciertos supuestos fundamentales de la discusión contemporánea derivan directamente del planteamiento de Descartes. Dicho de otro modo, que tanto el internalismo como el externalismo semántico arrancan de Descartes.3

Llevar a cabo esta empresa no es fácil, principalmente porque las ideas desempeñan un papel clave en la filosofía de Descartes (en la explicación de la percepción, del conocimiento, del lenguaje, de la posibilidad metafísica) y por ello sus observaciones al respecto se desparraman a lo largo de sus escritos. Además, aunque su teoría se separa de la tradición escolástica de la "species inteligible", justamente en virtud de lo cual Descartes inaugura un nuevo periodo en la filosofía occidental, su lenguaje sigue siendo deudor de esa tradición. Por ello, en parte, mi tarea consistirá en traducir su terminología a la contemporánea, evitando entrar en las aspectos más controvertidos de su interpretación. De este modo, espero mostrar cómo Descartes inaugura la teoría representacional de la mente y cómo aparecen ya pensados problemas que todavía nos interesan (la naturaleza del contenido mental, la estructura semántica de las ideas, su papel en la dinámica cognitiva...). En particular, quisiera que este trabajo sirviera para rechazar la visión tópica de la noción cartesiana de "idea" como imagen incorpórea, representativa en virtud de su semejanza a lo representado, y conocida según el modelo perceptivo, esto es, con un "ojo de la mente" -visión en la que probablemente se basa ese posicionamiento de Descartes del lado del internalismo, pero que se ajusta más propiamente a Locke-. Por el contrario, quisiera sugerir que el mejor modo de entender a Descartes es desde una noción "informacional" de las ideas, que recuerda los "signos naturales" de Occam.

Se trata de una presentación de Descartes que quizá pueda sorprender. La razón, a mi modo de ver, es sencilla: tradicionalmente se ha hablado de la teoría cartesiana de las ideas a partir sobre todo de las Meditaciones, y las subsiguientes Objeciones y Respuestas, dejando de lado sus obras "científicas". Cuando se tienen en cuenta estas últimas (el Tratado del Mundo, el del Hombre, la Dióptrica, el Tratado de las Pasiones) queda absolutamente claro que no tiene sentido atribuirle una concepción de las ideas como imágenes, cuyo contenido dependa de la semejanza, y sea captable por un "ojo de la mente". Se entiende, además, que su proyecto metafísico presupone una teoría representacional de la percepción y se dirige no tanto a refutar al escéptico como a justificar que el mundo de la física, objeto de una nueva ciencia cuantitativa y no cualitativa, puede ser fiablemente representado en el ámbito mental, y ello gracias a sus propiedades geométricas, objeto de la intuición intelectual.


1. Ideas e imágenes
Para entender la relación entre ideas e imágenes hay que empezar en los escritos científicos de Descartes. Así, su Tratado del Mundo o de la Luz (la obra que la condena a Galileo le llevó a no publicar) comienza con el rechazo a que la luz y el calor sean semejantes a las sensaciones que tenemos de ellas:
"Proponiéndome tratar aquí de la luz, la primera cosa que deseo advertiros es que puede haber diferencia entre el sentimiento que tenemos de ella, es decir la idea que se forma en nuestra imaginación por mediación de nuestros ojos, y lo que hay en los objetos que produce en nosotros ese sentimiento, es decir, aquello que hay en la llama o en el Sol, a lo que se da el nombre de luz. Pues aunque cada uno por lo general esté convencido de que las ideas que tenemos en nuestro pensamiento son enteramente semejantes a los objetos de las que proceden, yo sin embargo no veo ninguna razón que nos asegure que esto sea así; más bien al contrario, observo muchas experiencias que nos deben hacer dudar de ello." (TM, 3-4; AT XI, 81)4
Tales experiencias incluyen ejemplos de sentidos diversos. En el caso del oído, las ideas producidas de este modo no se parecen a las vibraciones del aire que afectan al órgano; en el del tacto, las cosquillas producidas mediante una pluma no se parecen a la pluma. Igualmente en el caso de la vista: "no veo ninguna razón que nos obligue a creer que aquello que hay en los objetos, de lo que procede el sentimiento en nosotros de la luz, sea (...) semejante a este sentimiento" (TM, 6; AT XI, 83). La luz y el calor no son cualidades o substancias; no consisten más que en movimientos de las partes de los cuerpos:
"Yo por mi parte, que temo equivocarme si supongo en ella [en la madera] algo más de lo que veo que necesariamente debe haber, me contento con concebir el movimiento de sus partes. Pues, poned en ella fuego, poned calor, haced que arda tanto como os plazca; si no suponéis además que alguna de sus partes se mueve y se desprende de sus vecinas, yo no podría imaginar que reciba alteración o cambio alguno" (TM, 7; AT XI, 84)
El mundo corpuscular, de extensión y movimiento, de Descartes (que será también el de la ciencia moderna), no nos es dado a los sentidos de forma manifiesta. Y sin embargo, debe de poder ser conocido. ¿Cómo? Bien, si todo es en último término extensión y movimiento, nosotros, en tanto experimentamos el mundo a través de nuestro cuerpo, debemos funcionar en base a procesos parecidos. En el Tratado del Hombre (concebido de hecho como parte final del Tratado del Mundo), Descartes presenta detalladamente y por medio de múltiples diagramas su modelo del cuerpo-máquina, su teoría mecánica del cuerpo, con una atención especial a los componentes dedicados a recibir "los movimientos" exteriores, por medio de los cuales el alma forma sus ideas. Este modelo es el mismo que aparece en la Dióptrica, si bien se presta aquí una atención especial a la estructura óptica del ojo, y al modo en que las imágenes que se forman en la retina son transmitidas por el nervio óptico al cerebro. Los transmisores son los nervios, compuestos por múltiples filamentos interiores por los que circulan los "espíritus animales", cuya dinámica depende de fuerzas simples, de cambios de presión, según una analogía con el órgano (el instrumento musical). Un estímulo -una "impresión"- actúa sobre estos "espíritus" que al llegar al cerebro, afectan la hipófisis, sede de la imaginación y el sentido común, "dando ocasión" (TH, 72; AT XI, 144) a que el alma se forme la idea correspondiente. Estos "espíritus animales" también juegan un papel eferente; sus movimientos producen también el movimientos de los miembros del cuerpo. Pero lo que nos interesa es señalar que las ideas, según este modelo mecánico de la percepción, son "las formas o imágenes que el alma racional considerará inmediatamente cuando, estando unida a esta máquina, imagine o sienta algún objeto." (TH, 98; AT XI,177)

Así pues, las ideas no son imágenes pero consisten en su consideración inmediata por el alma. De hecho, la distinción es algo más sutil. Las ideas son sucesos mentales, "formas del intelecto", mientras que las imágenes son sucesos cerebrales, corresponden a la imaginación o "fantasía", y por tanto no son accesibles en sí mismas al alma. Las imágenes dan ocasión al alma a formarse las ideas. El problema es el cómo, según veremos en la siguiente sección. En tanto que ligadas a un cuerpo, nuestras "almas" necesitan de la imaginación para formarse las ideas, pero esa dependencia afecta sólo a las ideas de la realidad exterior.



Este planteamiento es también claramente manifiesto en diversos textos de las Meditaciones. Es posible tener ideas para las que no hay una imagen correspondiente: el quiiliágono (polígono de mil lados), los ángeles, la propia alma o Dios (MM, 147; AT VII, 133); y aunque puede facilitar el pensamiento sobre el triángulo disponer de la imagen de un triángulo, no es necesaria, y esa imagen es una imagen corpórea en el cerebro, activada por la mente (MM, 61-63; AT VII, 71-3). Por sí mismas, es decir, al margen de su consideración intelectual, las imágenes no son ideas:
"Y así, no designo con el nombre de idea las solas imágenes de mi fantasía; al contrario, no las llamo aquí ideas en cuanto están en la fantasía corpórea (es decir, en cuanto están pintadas en ciertas partes del cerebro), sino sólo en cuanto informan el espíritu mismo aplicado a esa parte del cerebro." (Obj II, MM,129; AT VII, 129 / Carta a Mersenne, Jul. 1641; AT III, 392)
No obstante, hay otros pasajes en las Meditaciones que permiten, cuando no se toman en consideración los escritos científicos de Descartes, pensar que su concepción de las ideas necesita de imágenes mentales, incorpóreas, como sucesos mentales. Por ejemplo, en la 3ª Meditación, Descartes se pregunta en varios momentos si sus ideas son "semejantes a" (MM, 32; AT VII, 35) los objetos del mundo externo, tal como ingenuamente cree. Igualmente afirma que "Entre mis pensamientos, unos son como las imágenes de las cosas, y sólo a éstos conviene propiamente el nombre de idea; como cuando me represento un hombre, una quimera, el cielo, un ángel, o el mismo Dios." (MM, 335; AT VII, 37) O, más adelante, "las ideas son en mí como cuadros o imágenes, que pueden con facilidad ser copias defectuosas de las cosas" (MM, 37; AT VII, 38). Es cierto que el uso de "idea" no es uniforme en Descartes6, pero creo que es claro que estos casos no pueden ser tomados literalmente. Por una parte, ya hemos señalado con Descartes que diversas ideas carecen en principio de imagen (Dios, ángel, alma), y a pesar de ello aparecen como ejemplos; Descartes insiste en ello en las respuestas a las objeciones de Hobbes y Gassendi al respecto (MM, 147; AT VII, 133 / MM, 288-289; AT VII, 366). Además, este modo de formular el problema en la 3ª Meditación puede verse como una manera implícita de atacar la concepción de semejanza que, como veremos, era habitual en su tiempo, al someterla a examen. Por último, que sólo los pensamientos que son imágenes son propiamente ideas se plantea en el contexto de distinguir los pensamientos en tanto contenidos, de las diversas actitudes mentales en los que esos contenidos -las ideas- pueden aparecer; pues añade a continuación:
"Otros, además, tienen algunas otras formas: como cuando quiero, temo, afirmo, niego; pues si bien concibo entonces alguna cosa como tema de la acción de mi espíritu, también añado alguna otra cosa, mediante esa acción, a la idea que tengo de aquella; y de este género de pensamientos, son unos llamados voluntades o afecciones, y otros, juicios." (MM, 337; AT VII, 37)
Así pues, tenemos que las ideas no son imágenes de las cosas, sino que resultan de la afección de las imágenes corporales: son el resultado, en el orden mental, de un proceso cerebral. Ahora bien, esas imágenes corporales, formadas en la imaginación (o fantasía) por efecto de las modificaciones producidas en los "espíritus animales", como resultado de la activación sensorial, tienen cierta semejanza, para Descartes, con los objetos que causan esa activación. Esto es especialmente claro con respecto a la visión, donde la proyección retiniana es mantenida en el subsiguiente proceso hasta la hipófisis. Pero no se trata de una copia, ni de una semejanza que deba ser percibida de algún modo. De hecho, no podría serlo:
"No hay imágenes que deban ser semejantes en todo a los objetos que representan, pues en tal caso no habría distinción entre el objeto y su imagen. Es suficiente que se asemejen en pocas cosas; frecuentemente, la perfección de las imágenes depende de que no llegan a parecerse tanto como podrían." (D, 83; AT VI, 113)
Así, por ejemplo, representamos las figuras tridimensionales en dos dimensiones, lo que obliga a representar los círculos como elipses o los cuadrados como rombos. Como en el caso de la perspectiva y las imágenes espaciales, la semejanza de las imágenes es producto de un sistema de proyección de los sentidos cuya función parece ser garantizar que el alma pueda ser afectada de tantas formas posibles -mediante tantas imágenes diferentes- como posibles estímulos. Pero esa afectación consiste en una concepción inmediata, sin necesidad de ningún proceso perceptivo, de ningún "ojo de la mente" que vea esa imagen:
"Aunque esta pintura, transmitida hasta el cerebro en la forma descrita, retenga siempre alguna semejanza con los objetos de que procede, sin embargo no debe creerse por esto, tal como ya he dado a entender, que fuese en virtud de esta semejanza como da lugar a que nosotros los sintamos, tal y como si existiesen otros ojos en nuestro cerebro mediante los cuales pudiéramos apercibirnos de ella." (D, 96-97; AT VI, 130)
Aquí está cerca Descartes de denunciar el regreso que supondría considerar las ideas como resultado de la contemplación de las imágenes (¿quién vería la imagen formada en el "ojo de la mente"?). En otro pasaje ocurre algo parecido:
"Es preciso, por otra parte, tener la precaución de no suponer que para sentir, el alma tenga necesidad de contemplar algunas imágenes, que fuesen enviadas por los objetos hasta el cerebro, tal como generalmente afirman los filósofos; (...) Por otra parte, tales pensadores no han tenido razón alguna para suponer la existencia de tales imágenes si exceptuamos que viendo que nuestra mente puede ser fácilmente excitada por un cuadro para formarse la idea de lo que está dibujado en el mismo, les ha parecido que debía suceder de igual forma para concebir las ideas de aquellos objetos que excitan nuestros sentidos en virtud de una especie de pequeños cuadros que se formasen en nuestra cabeza." (D, 83; AT VI, 83)
Este pasaje nos da, además, la clave de la insistencia de Descartes en su rechazo de las ideas como imágenes y el modelo de la mente como contempladora interior de tales figuras: es precisamente el modelo del que pretende distanciarse, el modelo de las "especies inteligibles" de la Escolástica, según el cual la visión consiste en la recepción por parte del sujeto de unas pequeñas imágenes que se desprenden de los cuerpos al incidir en ellos la luz y que son recibidas por el intelecto:
"De esta forma vuestro espíritu se verá liberado de todas esas pequeñas imágenes que revolotean por el aire, llamadas 'especies intencionales', que tanto trabajan la imaginación de los filósofos." (D, 62; AT VI, 85)

Estas "especies intencionales" o "inteligibles" constituían el modo en que, dentro de la Escolástica se explicaba la posibilidad del conocimiento. Presupuesto el dualismo ontológico, lo conocido sólo puede serlo en términos del que conoce, y como éste es inmaterial y la cognición es incorpórea, cuando el objeto del conocimiento es lo físico, no puede ser conocido en su fisicalidad, debe ser "traducido" de algún modo a la substancia del sujeto. Este es el papel que jugaban las "especies": imágenes de las cosas que alcanzan el alma; ésta conoce las cosas en virtud de la semejanza entre las imágenes y las cosas. Pero esto tiene sentido dentro de una concepción sensorialista del conocimiento, y una concepción cualitativa de la realidad. El proyecto de Descartes, en cambio, es el de fundar una nueva ciencia, una ciencia cuantitativa, geométrica y mecanicista, y necesita para ello de una teoría de la percepción alternativa. Lo que habrá que explicar, como veremos, desde esta nueva concepción, es cómo los procesos mecánicos que afectan a los corpúsculos elementales permiten alcanzar ese nuevo conocimiento. Por ahora, sin embargo, está claro que en esta teoría de la percepción las ideas no son imágenes. Las imágenes se forman en la hipófisis como resultado del proceso iniciado con la activación del órgano sensorial, lo que da ocasión al alma a concebir de modo inmediato las ideas correspondientes a las cosas que iniciaron ese proceso. Pero, si no es en virtud de la semejanza entre la imágen y la cosa, ¿de qué modo la idea resultante es de esa cosa? Dicho de un modo contemporáneo, ¿cómo adquiere la idea su contenido?


2. Las ideas, signos naturales
La respuesta, de nuevo, a mi parecer, debe empezar a buscarse en los escritos científicos. No se trata de una explicación plenamente satisfactoria, desde luego, pero es suficiente para descartar totalmente cualquier intento de interponer entre las imágenes cerebrales y las ideas unas imágenes mentales, incorpóreas, accesibles a un "ojo de la mente". Dicho brevemente, esa explicación alternativa consiste en que las ideas son signos naturales de las cosas. Creo que aquí está el meollo de la teoría de las ideas de Descartes y el modo en que Descartes da inicio a la teoría representacional de la mente.

Las ideas son representaciones de las cosas. Ya hemos establecido que no lo son en virtud de su semejanza con ellas, como Descartes repite enfáticamente, comprometido como está con una física cuantitativa en la que no tienen cabida las cualidades. Y aunque las relaciones causales entre las cosas y las ideas juegan sin duda un papel importante en la determinación del contenido de esas ideas, esa relación es insuficiente. Por un lado está el problema del error: a veces, la idea no representa el objeto que la ha causado:


"Ahora bien (...) deseo haceros considerar las razones por las que [la visión] nos induce a error en algunas ocasiones. En primer lugar, porque es el alma la que ve y no el ojo; pero el alma no ve sino por medio del cerebro; así se explica que los frenéticos y los que duermen vean con frecuencia o estimen que ven diversos objetos que, sin embargo, no están ante sus ojos. Esto acontece cuando algunos vapores, removiendo su cerebro, disponen aquellas partes del mismo que están generalmente al servicio de la visión de igual forma que lo harían los objetos si estuviesen presente. También nos induce a error a causa de que las impresiones que proceden del exterior pasan hacia el sentido común por medio de los nervios; por lo tanto, si su situación es alterada por alguna causa extraordinaria, pueden motivar la visión de los objetos en lugares distintos de los que ocupan." (D, 101; AT VI, 141)
No sólo no es infalible la percepción sensorial, sino que las ideas también pueden generarse internamente, voluntaria o involuntariamente (en sueños, por ejemplo). Por otra parte, aunque todas las ideas tienen una causa (todo, de hecho, es causado para Descartes), no todas tienen su origen en la percepción sensorial. Las que sí son las adventicias, pero están también las innatas y las facticias, las formadas por uno mismo en base a las de que dispone (MM, 33; AT VII, 37). En particular, las innatas provienen todas de Dios, y por tanto, su contenido no puede corresponder con su causa.8 ¿Qué posibilidad queda? A mi modo de ver, lo que sugiere Descartes es una relación informacional entre las ideas y aquello de que son ideas, paralela a los "signos naturales" de Occam.

Recuérdese que Occam distinguía entre iconos (signos en virtud de semejanza), vestigios (signos en virtud de relación causa-efecto), signos convencionales (los lingüísticos) y signos naturales; estos últimos eran, precisamente, los estados mentales. Me parece que es esta idea la que está recuperando Descartes. En efecto, al oponerse a la idea de la semejanza, Descartes necesita ofrecer un modelo alternativo de la relación entre las ideas y las cosas, en virtud de la cual las primeras representan las segundas, y éstas dan lugar a las primeras en el pensamiento. Ese modelo alternativo lo encuentra Descartes en el modo en que las palabras -signos convencionales- actúan sobre nuestra mente: "debemos considerar que existen otras cosas que pueden excitar nuestro pensamiento como, por ejemplo, los signos y las palabras, que en modo alguno guardan semejanza con las cosas que significan." (D, 83; AT VI, 112) Lo que está sugiriendo Descartes es que la relación entre las cosas y sus ideas correspondientes es como la que se da entre las palabras (y otros signos) y sus ideas correspondientes; sólo que en este caso la relación es convencional y en el primero natural: "son los movimientos en virtud de los cuales se forma tal imagen los que, actuando de forma inmediata sobre nuestra alma, en tanto que está unida al cuerpo, han sido instituidos por la Naturaleza para generar en ella tales sentimientos." (D, 96-97; AT VI, 130). En el Tratado del Mundo es todavía más explícito:


"Es bien sabido que, pese a no tener las palabras ninguna semejanza con las cosas que significan, no dejan de hacérnoslas concebir (...). Luego, si las palabras, que no significan nada a no ser por convención de los hombres, bastan para hacernos concebir cosas con las cuales no guardan ninguna semejanza, ¿por qué la Naturaleza no podrá ella también haber establecido algún signo que nos haga tener el sentimiento de la luz, aunque dicho signo no tenga nada en sí que sea semejante a este sentimiento? ¿Y no es así como la Naturaleza ha establecido la risa y las lágrimas para hacernos leer la alegría y la tristeza en el rostro de los hombres?" (TM, 81-82; AT XI, 4)
Este último ejemplo, de hecho, es el mismo que utiliza Occam para ilustrar su noción de "signo natural"9. No quiero decir que Descartes se inspirara directamente en Occam -el eslabón mediador podría ser Suárez10-, ni que su teoría de las ideas sea la de Occam. No hemos considerado aún en qué consisten las ideas en sí mismas, y por ende, cómo pueden ser conocidas; estamos considerando de momento su relación con las cosas que representan y en este punto, la respuesta de Descartes parece ser la de Occam: como las palabras, las cosas significan las ideas correspondientes, sólo que en virtud de una relación natural. ¿Cómo está establecida esta relación natural? El dualismo de Descartes, como el de Occam, impide profundizar seriamente en esa relación, tratar de dar cuenta de cómo se produce, pero podría sugerirse que el modelo proyectivo de los procesos cerebrales asegura la suficiente riqueza representacional, y por consiguiente capacidad discriminativa, para que las interacciones causales que dan lugar a la formación de las ideas sean específicas y distintivas en función a su objeto, y de este modo transmitan información ellos. Se trata posiblemente de una lectura excesivamente caritativa de Descartes, hecho desde la noción wittgensteiniana de "espacio lógico" de posibilidades; pero no parece que sea inconsistente, al menos a primera visa, con el sistema cartesiano11.

Lo que me parece importante, de todos modos, de tomar en serio estas sugerencias de Descartes, es que también proporcionan una analogía para entender el modo en que la mente "percibe" sus ideas, dada esa relación sígnica entre ideas y cosas, ajeno a la idea del "ojo de la mente". La emisión de una palabra (o oración) activa las ideas correspondientes en la medida en que es comprendida; e inversamente:


"No podríamos expresar nada con palabras, cuando comprendemos lo que decimos, sin que por ello mismo sea cierto que tenemos en nosotros la idea de la cosa significada por la palabra" (Carta a Mersenne, Jul 1941; AT III, 393)
Es decir, la idea parece ser aquello captado en el acto de comprensión, y la comprensión tiene lugar de modo inmediato, no reflexivo ni a través de la consideración de una imagen, corpórea o incorpórea. Algo parecido, creo, podría decirse del proceso perceptivo: en la medida en que se comprende la experiencia uno tiene la idea correspondiente. No es precisa una operación mental para que la percepción, en tanto que suceso mental, tenga lugar. Igualmente, el llanto nos lleva a inferir tristeza, pero inmediatamente, sin necesidad de un acto consciente que los asocie. El suceso mental de la percepción, que consiste en el tener la idea de un objeto externo, resulta espontáneamente del proceso cerebral, sin necesidad de un acto mental mediador, de la "contemplación" interna del proceso sensorial-cerebral. Visto desde nuestra perspectiva actual, ésta es una intuición correcta, y clave para evitar toda una serie de perplejidades que se siguen de considerar el proceso neurofisiológico como accesible a la mente.12 Desde luego, por lo que sabemos del cerebro, no es correcta la idea de que es en la hipófisis donde el suceso cerebral da lugar al mental -idea que Dennett (1991) ha llamado del "teatro cartesiano"-; pero también es cierto que ignoramos cuál es la relación efectiva que se da entre el proceso neurofisiológico y la experiencia mental. En cualquier caso, lo que quiero enfatizar es que, para Descartes, tener una idea no es tener una imagen incorpórea ante el ojo de la mente.
3. Las ideas como signos: su doble aspecto
Hasta ahora hemos visto la teoría cartesiana de las ideas desde la perspectiva de la teoría de la percepción, lo que nos ha permitido alcanzar la noción de las ideas como signos naturales de las cosas. Pero, como ya dijimos, el papel de las ideas en el sistema cartesiano es polifacético, lo cual exige considerarlas desde un punto de vista más general. En particular, debemos ver el modo en que Descartes explica el doble aspecto que las ideas, en tanto que representaciones, que signos, deben exhibir; esto es, por una parte, las ideas como particulares, como estados mentales en el tiempo (no en el espacio, dadas las características de la substancia mental), y por otra, las ideas como estados con contenido. El reconocimiento explícito de ese doble aspecto se encuentra en el Prefacio a las Meditaciones (escrito para hacer frente a las reacciones de incomprensión que había provocado el Discurso del Método en relación a este punto):
"[...] hay un equívoco en esa palabra 'idea': pues, o bien puede ser considerada materialmente, en cuanto operación del entendimiento, en cuyo caso no puede decirse que sea más perfecta que yo, o bien puede ser considerada objetivamente, en cuanto cosa representada mediante esa operación, cuya cosa, aun no suponiendo que exista fuera del entendimiento, puede no obstante ser más perfecta que yo, en virtud de su esencia." (MM, 10; AT VII, 8)13
Así pues, tenemos que "idea" tiene un sentido "material" y un sentido "objetivo". En su sentido "material", las ideas son "operaciones del entendimiento", o como también dirá Descartes, "modos" o "formas" del entendimiento. (MM, 33; AT VII, 37 / MM, 129; AT VII, 133) En este punto, Descartes no se distancia de la terminología escolástica y de sus clasificaciones ontológicas clave. En tanto que substancia, la mente se distingue por su atributo, el pensamiento, que se concreta en dos facultades, el entendimiento y la voluntad, que dan lugar a dos modos generales, la percepción y la volición, cada uno de los cuales se articula en modos particulares: sentir, imaginar e inteligir, el primero; desear, desagradar, afirmar, negar, dudar, el segundo (PF I, 40-41; AT VIII-1, 17).14 Las ideas, de este modo, son "modos" de la substancia pensante, "operaciones", actos, eventos mentales, aquello que constituye la actividad de la mente como substancia pensante (Resp III, MM, 143; AT VII, 175-6 / Carta a Mersenne 21-IV-1641, AT III, 361). Se corresponden con los modos de la substancia extensa, particulares extensiones y movimientos. En tanto que modos, su estatus ontológico, su "grado de realidad", de perfección, es el mismo, inferior al de los atributos y, por ende, al de las substancias; y entre las substancias, la que corona la jerarquía es Dios, cuya realidad y grado de perfección es la máxima. Por ello, una idea, considerada materialmente, como modo de la substancia pensante, "no puede decirse que sea más perfecta que yo", ya que el "yo" es una substancia.

Por otra parte, una idea, considerada objetivamente, es "la cosa representada mediante esa operación". Esta es la noción que genera las dificultades para la comprensión de Descartes, sobretodo entre los tomistas, como pone de manifiesto las Primeras Objeciones, de Caterus. Parece que Descartes estuviera diciendo que las cosas mismas son ideas en este sentido objetivo. Pero no pueden ser las cosas mismas: como reconoce Descartes en las Respuestas a esas Objeciones, mi idea del sol existe en mí, mientras que claramente el sol no, es una entidad distinta. Por este motivo, siempre puede plantearse, dada la idea, si existe la cosa representada (MM, 34; AT VII, 38); siempre puede "no suponerse que exista fuera del entendimiento". Y está claro que tenemos ideas cuyas "cosas representadas" no existen -quimeras, por ejemplo-. Pero, con respecto a las que sí existen, Descartes ofrece una consideración que demuestra que las ideas en este sentido objetivo no son las cosas: puedo tener dos ideas del sol, una que me lo representa "pequeño en extremo", la otra, "varias veces mayor que la tierra" (MM 35; AT VII, 39); por tanto, las ideas, aunque son de las cosas, no son las cosas.

Pero entonces, ¿qué son las ideas en este sentido "objetivo"? La fórmula de Descartes es "la cosa misma concebida, o pensada, en cuanto está objetivamente en el entendimiento" (Resp. I, MM, 87; AT VII, 102). O, en otra expresión de Descartes, cuando están en el entendimiento, las cosas tienen "existencia objetiva" (Obj II, MM, 129; AT VII, 133). Tenemos, por tanto, que "existencia objetiva" corresponde a "ser representado", a ser "objeto de representación", ser "lo que representan de las cosas" (PF, 32; AT VIII-1, 11), o en la expresión que utilizamos en la sección anterior, ser el "contenido" de una representación, de un signo. "Contenido", para el propio Descartes, en el sentido que la idea como evento mental "contiene" (por ejemplo, MM, 37; AT VII, 41) lo que representa. Dentro del marco "científico" de las secciones anteriores, podemos decir que las ideas, en tanto signos naturales de las cosas, expresan un significado, su contenido, aquello que representan y que sirve para individualizar a las ideas en tanto eventos mentales.

Pero, ¿de qué modo están esos significados en el entendimiento, "contenidos" en la idea, como lo que representa? Hemos insistido hasta la saciedad en que no en virtud de una imagen incorpórea. El modo al que apunta Descartes aparece también ya en la cita del Prefacio que hemos recogido: "en virtud de su esencia".15 La esencia de algo, o como dirá también Descartes, su "naturaleza eterna e inmutable" (MM, 54; AT VII, 64), consiste en sus propiedades "necesarias" -aquellas sin las cuales no podemos concebir ese algo-. En el caso de las substancias que reconoce Descartes, sus esencias respectivas son los distintos atributos en virtud de los cuales son distinguidas: la extensión para la substancia material, el pensamiento para el alma, la máxima perfección y realidad en el caso de Dios. Las esencias de los modos de las substancias consisten en modificaciones de esos atributo.

Para comprender el sentido de esta propuesta, hay que recordar que de la teoría de las ideas depende el problema del conocimiento, y que lo que éste requere es algún modo de asegurar la posibilidad de correspondencia entre mente y mundo. Frente a la tradición y su búsqueda de tal correspondencia en las cualidades sensoriales, en virtud de su semejanza con las cualidades materiales, Descartes propone situarla en la esencia, una entidad abstracta, general, captable por la intuición intelectual, como veremos. Como se ha señalado, es en este punto donde Descartes rompe con la tradición, para la cual las ideas en este sentido abstracto era arquetipos en los que Dios se inspiraba para la creación.16 Descartes, en cambio, las convierte en los contenidos intencionales de las ideas, en lo que éstas representan. Su énfasis en el carácter abstracto, general, de las ideas también le lleva a una teoría racionalista del conocimiento.

En resumen, pues, las ideas para Descartes presentan un doble aspecto: materialmente son signos, eventos mentales; objetivamente, son contenidos, significados, esencias, "naturalezas", que expresan tales signos. Estos dos aspectos de las ideas cartesianas van necesariamente unidos, no pueden darse el uno sin el otro: cada idea en tanto modo del entendimiento expresa un contenido, una idea en el sentido objetivo; y éstos dependen de las primeras para darse. De ahí que de la consideración de las ideas uno pueda concluir las propiedades de las cosas: la esencia es lo que hace que las cosas sean como son, y es por su mediación que las cosas "existen objetivamente" en el entendimiento, lo que conlleva que de la consideración de la esencia pueda deducirse el conocimiento de las cosas:


"Cuando decimos que un atributo está contenido en la naturaleza o concepto de una cosa, monta tanto como si dijésemos que tal atributo es verdadero respecto de esa cosa, o que puede afirmarse que está en ella." (MM, 130; AT VII, 139)

En realidad, la pretensión es incluso más fuerte: las ideas no nos proporcionan solamente la base para el conocimiento de la realidad, sino también de lo posible y lo necesario:

"No podemos tener conocimiento alguno de las cosas excepto mediante las ideas con que las concebimos; y por consiguiente, sólo debemos juzgar sobre ellas de acuerdo con estas ideas, y debemos incluso pensar que lo que entra en conflicto con ellas es absolutamente imposible e involucra una contradicción." (Carta a Gibieuf 19-I-1642, AT III, 478)
Este conocimiento consiste en que "quiéralo o no, tengo que reconocer" (MM, 54; AT VII, 64) ciertas propiedades y relaciones que se deducen de las esencias de las cosas. El ejemplo característico de Descartes a este respecto es la geometría: de la consideración de una figura de tres lados o tres ángulos, se desprende necesariamente "que sus tres ángulos valen dos rectos, que el ángulo mayor se opone al lado mayor, y otras semejantes". (MM, 54; AT VII, 64) Dejando de lado la cuestión de si Descartes tiene éxito o no, lo que nos interesa aquí es mostrar el papel que la concepción de las ideas como representaciones juega en el proyecto cartesiano de fundamentación del conocimiento: los contenidos mentales, al encerrar las esencias de las cosas, aseguran la convergencia entre el plano ontológico y el psicológico, entre cómo son las cosas y lo que uno "tiene que reconocer necesariamente" en las ideas que tiene.

Pero aunque las ideas son accesibles inmediatamente, según Descartes, al propio entendimiento, en la medida en que son comprendidas (MM, 129; AT VII, 160), sus esencias se dan sólo "implícitamente" (MM, 56; AT VII, 66). Dicho de otro modo, las ideas como estados mentales contienen la esencia de las cosas que representan pero para captarlas es preciso hacer un esfuerzo, consistente, claro está, en concebirlas con "claridad y distinción", lo cual, para Descartes, se da sólo muy ocasionalmente. La equivocidad del término "idea", no obstante, ha dado lugar, en mi opinión, a un problema en la interpretación del criterio de evidencia y su exigencia de "ideas clara y distintas".

En efecto, si se entiende "idea" en el sentido material, la claridad y distinción tendrían que referirse a la cualidad de su "percepción inmediata en la conciencia", es decir, en el modo en que la mente tiene acceso a sus propios estados. Creo que éste es el sentido en que se interpreta con frecuencia a Descartes, correctamente por otra parte (Resp IV, MM, 198), en base al cual se le atribuye, desde un horizonte contemporáneo, un modelo de la mente transparente a sí misma, y por ende, individualista. Sin embargo, no es difícil darse cuenta de que, en este sentido, el criterio de evidencia sería incapaz de fundamentar conocimiento alguno del mundo, incluso fuera del contexto de la duda radical de las Meditaciones. En efecto, en cuanto la claridad y distinción se refieran a la cualidad de la conciencia de los propios estados mentales, de las propias ideas en tanto "operaciones del entendimiento", nada se sigue en relación a cómo sean las cosas. En este sentido, sólo se deduce la tesis, discutible sin duda, de si uno tiene un pensamiento, entonces sabe que lo tiene. Esta interpretación, de este modo, conduce a una crítica fácil del proyecto epistemológico cartesiano.

Pero no es éste el sentido en que debe tomarse la exigencia de "ideas claras y distintas", sino que debe partir del aspecto "objetivo" de idea, esto es, como contenido mental, como aquello que una idea en el primer sentido representa. Pues es en la medida en que las ideas en este sentido nos ofrecen "naturalezas eternas e inmutables" que constituyen puentes hacia el conocimiento de las cosas. Para que tales puentes sean fiables, sin embargo, es preciso -y éste sería el otro modo de entender el requisito de "claridad y distinción"-, que las esencias, los contenidos representados, se expliciten, exhiban sus propiedades necesarias, y de este modo, evitar que se mezclen las cosas, o resulten engañosas.17 Podrá discutirse que "tener la idea" en este sentido no es suficiente para "tener la esencia" para gran parte de las cosas (ésta es, de hecho, como veremos al final, un modo de construir la tesis externalista), pero sólo después de reconocer que desde esta interpretación tiene sentido el proyecto de Descartes y que, en cualquier caso, es a primera vista plausible en el caso de la geometría. "Tener la idea" es algo que se da inmediatamente en la conciencia; "tener la esencia", en cambio, es el producto de concebir con "claridad y distinción" esa idea, de explicitar sus propiedades esenciales, sus condiciones necesarias y suficientes, aquello que lo individualiza como tal idea-contenido.



Además, es preciso señalar también que el propio Descartes es consciente de que no siempre "tener la idea" no equivale a "tener la esencia", aunque sea implícitamente. Por una parte, hay ideas que carecen de "naturalezas eternas e inmutables". Los ejemplos de Descartes a este respecto son las ideas facticias, ideas producto de un mero acto de "imaginación" (un caballo con alas, una quimera).18 En segundo lugar, Descartes distingue "ideas no verdaderas" e "ideas materialmente falsas" (MM, 38-39; AT VII, 43). Las primeras son aquellas cuyo contenido es una "no esencia", o mejor dicho, la negación de una esencia: nada, oscuridad, inmovilidad (la idea de infinito, en cambio, como atributo divino, sí es "verdadera", tiene esencia, realidad). Concebirlas clara y distintamente, pues, supone darse cuenta de su falta de esencia, y por tanto, de la imposibilidad de atribuirles cosa alguna. Las "materialmente falsas", por su parte, "están en mi pensamiento con tal oscuridad y confusión, que hasta ignoro si son verdaderas, o falsas y meramente aparentes, [pues] representan lo que no es nada como si fuera algo" (MM, 38; AT VII, 43). Como aclara en sus Respuestas a Arnauld, lo que quiere decir Descartes es que, con respecto a ellas, es imposible alcanzar claridad y distinción. Los ejemplos, en este caso, como ya cabría esperar, consisten en las ideas de las cualidades sensibles, las cualidades "secundarias": "la luz, los colores, los sonidos, los olores, los sabores, el calor, el frío y otras cualidades perceptibles por el tacto" (MM, 37; AT VII, 42). Estas se oponen a las ideas claras y distintas de las cosas corpóreas que Descartes estipula sin demasiada argumentación:
"La magnitud, o sea, la extensión en longitud, anchura y profundidad; la figura, formada por los límites de esa extensión; la situación que mantienen entre sí los cuerpos diversamente delimitados; el movimiento, o sea, el cambio de tal situación; pueden añadirse la substancia, la duración y el número." (MM, 37; AT VII, 42)
Encontramos, de este modo, la clave del mundo corpuscular y geométrico de Descartes y su justificación de la posibilidad de su conocimiento. Las ideas representan las cosas en virtud de su contenido, que encierra su esencia, captable por el entendimiento; esa esencia, en el caso de la realidad física, consiste sólo en modificaciones del atributo de extensión, en tamaños, movimientos, figuras. Las ideas de las cualidades sensibles, en cambio, son engañosas ya que no se corresponden con nada; la idea de frío, por ejemplo, es la idea de "cierta sensación que carece de realidad fuera del entendimiento". (Resp. IV, MM, 189; AT VII, 232) En las obras "científicas", como vimos, Descartes comenzaba precisamente "deconstruyendo" las pretensiones "de sentido común" sobre la realidad de las cualidades (luz, color, calor), explicando que la causa de su "activación" en el entendimiento no es algo semejante en los cuerpos, sino la transmisión de ciertos movimientos corpusculares. La teoría de la sensación, pues, está ligada al proyecto de la filosofía natural cartesiana.19

Sin embargo, podría pensarse que lo que está haciendo Descartes al explicar el origen de las sensaciones vendría a ser equivalente a revelar su "verdadera esencia": no cualidades de los cuerpos, sino movimientos de los cuerpos. Pero esto sería incorrecto. Por una parte, las ideas de cualidades sensoriales no "encierran" esencias que puedan ser explicitadas, y derivar así de ellas ciertas propiedades de los objetos. En segundo lugar, y a primera vista paradójicamente, las ideas de sensaciones son innatas:


"Todas aquellas ideas que no suponen afirmación o negación son innatas en nosotros; porque los órganos de los sentidos no nos ofrecen nada que sea como la idea que surge en nosotros con ocasión de su estímulo, y por ello esta idea debe haber estado en nosotros antes." (Carta a Mersenne, 22-VII-1641; AT III, 418)
"Llegamos a tal juicio, no porque estas cosas transmitan las ideas a nuestra mente por medio de los órganos sensoriales, sino porque transmiten algo que, en ese mismo momento, proporciona a la mente la ocasión de formar estas ideas por medio de su facultad innata para hacerlo. Nada alcanza nuestra mente a partir de los objetos externos mediante los órganos sensoriales excepto ciertos movimientos corporales." (Notas contra un cierto programa, AT VIII-2, 358)
Dicho de otro modo, todas las ideas son innatas (pertenecientes a la "facultad innata del pensamiento"); en especial, las ideas que se refieren a las cualidades sensoriales, aquellas que parecían ser, según la clasificación presentada en la 3ª Meditación, ejemplos claros de ideas "adventicias". La única excepción parecen ser las ideas "facticias", las compuestas, las que "suponen afirmación o negación"; pero, claro, las ideas de que se componen sí son también innatas. Más que paradoja, ¿no se trata de una flagrante contradicción decir que las ideas "adventicias" son innatas?

La inconsistencia puede resolverse si tenemos en cuenta de nuevo la equivocidad del término "idea" para Descartes. En la 3ª Meditación Descartes estaría hablando de las ideas como eventos mentales, como operaciones del intelecto; en este sentido, sí puede hablarse de aquello que las causa. En los textos citados, por el contrario, el aspecto que interesa a Descartes es el otro, el de las ideas como contenidos, como la representación de la esencia de la cosa: algo abstracto, eterno, inmutable. En este sentido, las ideas no pueden ser producto por una interacción causal entre particulares. Esa interacción causa, da ocasión a, la idea como evento mental, pero no a su contenido; causa el signo mental, pero no su significado. Como tratamos de mostrar en las primeros secciones de este trabajo, ese significado no resulta de la semejanza del signo con su causa, o más precisamente, de un proceso causal que preserva ciertas propiedades de la causa en el producto; por ello, no tiene sentido decir que el contenido de la idea de frío sea el tipo de movimiento que activa ese contenido. El significado es lo que, concebido clara y distintamente, nos permite captar las propiedades de aquello que representa, y esto no es posible en el caso de las cualidades sensoriales. No tienen, por tanto, espacio en el proyecto de conocimiento.

Quizá el mejor ejemplo que ofrece Descartes de cómo se traduce este planteamiento en la práctica lo constituya el de la cera, al final de la 2ª Meditación20. Descartes considera una idea-estado mental, producida por la percepción de un trozo de cera recién sacado de una colmena, cuyo contenido, por tanto, es la cera. A primera vista, esta representación incluye "la dulzura de la miel que contenía, el olor de las flores con que ha sido elaborado; su color, su figura, su magnitud (...); es duro, frío, fácilmente manejable, y, si lo golpeáis, producirá un sonido." (MM, 28-29; AT VII, 29-30). Es decir, Descartes parte de la concepción tradicional del conocimiento, según la cual éste tiene su origen en los sentidos, a partir de los cuales, por abstracción, se alcanza. Pero estas cualidades sensibles, formadas a través de los sentidos y la imaginación para Descartes según el proceso mecanicista que hemos apuntado al principio, no nos proporcionan, contrariamente a lo supuesto, conocimiento "claro y distinto" de ese trozo de cera, no nos permiten captar su esencia, aquello que hace que sea lo que es, sus propiedades constitutivas. La razón es que si calentamos un trozo de cera, "sigue siendo la misma cera", pero todas las cualidades sensibles que parecían constituir nuestra idea de la cera dejan de ser "activadas" por el nuevo estado de la cera: al fundirse, cambia su olor, color, sabor, forma,... Por ello estas cualidades son engañosas, nos llevan a atribuir a las cosas propiedades que en realidad no tienen. Si las cualidades pueden cambiar sin que cambie la esencia, entonces las cualidades no forman realmente parte de la esencia. ¿En qué consiste entonces ésta? En aquello sin lo cual no podemos concebirla: "algo extenso, flexible y cambiante" (MM, 28; AT VII, 29), una modificación de la substancia extensa. Se alcanza así una "idea clara y distinta" del trozo de cera, gracias al entendimiento, que permite distinguir lo necesario de lo particular y concreto en la cera, considerarla "desnuda". Aclarado el contenido de la idea, obtenemos su esencia, en base a la cual podremos juzgar en relación a sus propiedades. Estas, en consecuencia, tendrán que ver solamente con su extensión y movimiento, van a ser propiedades geométricas y topológicas.

En definitiva, la clave de la teoría cartesiana de las ideas radica en su distinción (mediante una "operación del entendimiento") de los dos aspectos que hemos reseñado, como estados mentales y como contenidos representacionales de tales estados, mutuamente dependientes. No me siento capaz de resolver la cuestión de hasta qué punto Descartes es siempre cuidadoso en su uso del término "idea", y si radica precisamente en su confusión práctica en este punto la razón del fracaso de su proyecto epistemológico, como ha sostenido por ejemplo Kenny (1967). Me inclino más bien a compartir la opinión de Williams (1978), que sitúa en su dependencia de la metafísica escolástica (grados de realidad, Dios como garante último de la posibilidad del conocimiento), las razones de ese fracaso. En cualquier caso, y tomada por sí misma, la teoría de las ideas de Descartes tiene el valor histórico de constituir la primera formulación de la teoría representacional de la mente, cuyo núcleo sigue articulando nuestra concepción actual, y cuyos problemas siguen constituyendo en gran parte los nuestros, aunque en un punto crucial, el de la superación del dualismo ontológico de Descartes, se haya ido mucho más allá.


4. Conclusión
Comenzamos este trabajo planteando la cuestión de su actualidad contemporánea y la justicia de la interpretación que le atribuye un planteamiento individualista. Quisiera terminar volviendo brevemente a estas cuestiones, en base a la lectura que hemos presentado de la teoría cartesiana de las ideas.

Lo primero que hay que decir es que es preciso rechazar, tal como hemos ido haciendo en diversos puntos, el extendido acercamiento a Descartes a través de la consideración de Locke, del cual depende, creo, esa atribución a Descartes de una concepción de las ideas como imágenes incorpóreas, cuya semejanza con las cosas es reconocida por un "ojo de la mente" que tiene acceso completo y consciente a tales ideas. Es cierto que esta concepción de los contenidos mentales es individualista -no dependen del mundo-, pero, todavía más importante, es insostenible, como ya mostrara Berkeley.

Rechazado esta imagen ingenua, cabría considerar si, a pesar de todo, es legítimo hablar de Descartes como un individualista. Ciertamente pueden señalarse elementos que avalan esta consideración: Descartes señala en diversas ocasiones que pueden considerarse las ideas con independencia de si las cosas que representan existen o no, y de hecho, todo el proceso de las Meditaciones responde a este esquema, a poner en cuestión que las ideas correspondan, representen efectivamente algo. El descubrimiento algunas excepciones ("yo", "Dios") constituiría el modo de establecer la existencia de algo más que las propias ideas, pero éstas serían epistémicamente privilegiadas: transparentes a la conciencia, conocidas directa e inmediatamente. Pero, como se ha señalado ya, se trata de un conocimiento infalible de las propias ideas en tanto eventos mentales, no de las ideas como contenidos.

Sin embargo, es preciso reconocer también otros elementos de cariz más externalista. En primer lugar, las esencias que encierran las ideas como contenidos expresan "naturalezas eternas e inmutables", creadas por Dios como "arquetipos", que la mente puede concebir en virtud de su "facultad innata de pensamiento" de origen también divino, "el sello del artífice, impreso en su obra" (MM, 43; AT VII, 48), en virtud de la cual dispone de un repertorio de ideas innatas, que la experiencia "da ocasión" de "activar" dando lugar a eventos mentales con tal contenido. En este sentido, los contenidos de los propios estados mentales dependen constitutivamente de cómo sea el mundo, de las "naturalezas eternas e inmutables" que lo organizan, y en último término, de Dios. Por ello es que el conocimiento de estos contenidos es de carácter metafísico y no meramente nomológico. En consecuencia, nuestros pensamientos (en tanto contenidos), en un mundo distinto, serían también distintos. Quizá la dificultad en reconocer este aspecto radica en no distinguir suficientemente entre el planteamiento cartesiano de suspender provisionalmente ciertas creencias en el esfuerzo por alcanzar la fundamentación epistémica, y las tesis efectivas de Descartes una vez se ha llevado a cabo el proyecto.

Por ello, considero sesgado presentar a Descartes como un individualista. En realidad, como he apuntado ya, Descartes pone en marcha la teoría representacional de la mente, en una versión ciertamente sofisticada pero de la que no cabe esperar que anticipe las múltiples versiones que puede adoptar. Estrictamente hablando, además, su dualismo ontológico le impide siquiera plantear la cuestión de la individualización del contenido de las ideas en términos naturalistas, requisito para que la controversia individualismo-externalismo adquiera sentido. Sin embargo, tampoco puede decirse que Descartes sea irrelevante para esta controversia. Como nos recordaba la cita de Merleau-Ponty que abría este trabajo, y como he tratado de poner de manifiesto al presentar la teoría de las ideas de Descartes como punto de partida de la concepción representacional, la controversia individualismo-externalista presupone la aportación de Descartes. Por ejemplo, la aceptación como modo de argumentación de los experimentos mentales, que tratan de construir situaciones en donde los diversos factores relevantes en el análisis de un concepto puedan considerarse por separado, refleja la asunción del requisito metodológico cartesiana de alcanzar "ideas claras y distintas", de descubrir, por mera reflexión, las condiciones constitutivas de nuestros conceptos (en el caso del externalismo, de nuestro concepto de "significado").

Del mismo modo, Descartes nos ofrece también recursos suficientes para representar aspectos de esta controversia: anticipa, por ejemplo, un aspecto, complejo y difícil, del externalismo: su compatibilidad o no con el autoconocimiento de los propios estados mentales. Donde el externalismo reconoce la ignorancia y el error (con respecto a las condiciones necesarias y suficientes de un concepto), como compatibles con el "tener la idea", Descartes reconoce la "oscuridad y confusión". Por ello, coincide con los externalistas en que el conocimiento de las propias ideas-estados mentales es directo e inmediato, pero que ello no garantiza el conocimiento de los contenidos de esos estados, de sus condiciones de identidad. Como el externalismo, considera que la expresión lingüística es la condición para atribuir a alguien una idea, esto es, "que nada puedo expresar con palabras sin que sea cierto, por eso mismo, que tengo en mí la idea de la cosa que mis palabras significan" (MM, 129; AT VII, 133). La diferencia es que, para Descartes, "tener la idea" conlleva "tener la esencia" para cualquiera, aunque sea implícitamente, mientras que para los externalistas ello puede estar reservado exclusivamente a los expertos de la comunidad lingüística.

La razón de esta diferencia se halla, en mi opinión, en la transformación experimentada por la propia noción de "esencia", y en general, por el marco ontológico en que se mueve Descartes. Para éste, como hemos visto, la física es en el fondo geometría y las propiedades fundamentales de la realidad son el movimiento y extensión, mientras que en la actualidad lo que encontramos en el nivel fundamental son propiedades microfísicas, quizá ni siquiera necesarias y suficientes. Pero reconocer esta diferencia pone de manifiesto un último aspecto en el que el planteamiento cartesiano corre paralelo al actual: en ambos casos se trata de afrontar el problema de cómo podemos conocer un mundo cuya naturaleza real no se nos da directamente en nuestra experiencia sensorial. Como Descartes, el representacionalismo contemporáneo es profundamente anti-verificacionista.21

  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal