La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada



Descargar 154,04 Kb.
Ver original pdf
Fecha de conversión23.10.2019
Tamaño154,04 Kb.

LA LÚDICA: UNA ESTRATEGIA 

PEDAGÓGICA DEPRECIADA



UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CIUDAD JUÁREZ

Ricardo Duarte Jáquez



Rector

David Ramírez Perea



Secretario General

Manuel Loera de la Rosa



Secretario Académico

Juan Ignacio Camargo Nassar



Director del Instituto de Ciencias Sociales y Administración

Luis Enrique Gutiérrez Casas



Coordinador General de Investigación y Posgrado

Ramón Chavira



Director General de Difusión Cultural 

y Divulgación Científica

Universidad Autónoma de Ciudad Juárez

LA LÚDICA: UNA ESTRATEGIA 

PEDAGÓGICA DEPRECIADA

D

omínguez



 C

havira


, C

lauDia


 T

eresa


e

DuCaCión


lisBeilY Domínguez ruvalCaBa

CoorDinaDora De la ColeCCión



D.R. © 2015  Domínguez Chavira, Claudia Teresa

La edición, diseño y producción editorial de este documento estuvo a cargo de la Dirección General de 

Difusión Cultural y Divulgación Científica, a través de la Subdirección de Publicaciones

 

Cuidado de la edición y diagramación: 

Subdirección de Publicaciones

Primera edición, 2015

© 2014 Universidad Autónoma de Ciudad Juárez

Av. Plutarco Elías Calles 1210

Fovissste Chamizal, C.P. 32310

Ciudad Juárez, Chihuahua, México

Tel. +52 (656) 688 2260

http://www2.uacj.mx/publicaciones

Colección Reportes Técnicos de Investigación ISBN: 978-607-7953-80-7

Serie ICSA, Vol. 27. ISBN: 978-607-520-171-9



C

onTeniDo


Resumen 7

Abstract 7

Usuarios potenciales 

8

Reconocimientos 8

                   1. i

nTroDuCCión

 

9



                   2. P

lanTeamienTo

 

10

                   3. m



eToDología

 

20



                   4. r

esulTaDos

 

21

                   5. C



onClusiones

 

21



Bibliografía 22

ICSA • C

oleCCIón


 R

epoRteS


 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

7

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

r

esumen



L

a lúdica, específicamente en la modalidad de juego, suele ser depreciada por 

considerarse que presenta un bajo nivel de fiabilidad pedagógica. A partir 

de este supuesto, en el presente proyecto se identifica cómo los estudian-

tes  de  Maestría  en  Educación  Especial  perciben  el  aporte  del  juego  como 

un elemento potencializador de los aprendizajes esperados. El proyecto surge como 

consecuencia de una investigación sobre el nivel de correlación existente entre juego, 

aprendizaje y emoción realizada por la Universidad Autónoma de Coahuila (2010). 

Aborda la actividad lúdica como una estrategia significativa para ser utilizada como 

elemento de fortalecimiento educativo dentro del quehacer escolar, independiente-

mente del trayecto formativo en el que se ubique al estudiante. El proyecto se funda-

mentó en la metodología mixta y su propósito fue establecer criterios de capacitación 

para los futuros maestros de educación especial, para que aborden la importancia 

que el componente lúdico reviste para el desarrollo de acciones transformadoras en 

la construcción de aprendizajes significativos y, consecuentemente, llevar al aprendiz 

a alcanzar los objetivos educativos de manera innovadora, preponderando como foco 

atencional el desarrollo integral del ser humano.

Palabras clave: juego, aprendizaje, pedagogía lúdica.

a

BsTraCT


T

he playful specifically in the game mode is usually depreciated by having a 

low educational level of reliability. From this assumption, this project iden-

tifies  how  students  of  Master’s  Degree  in  Special  Education  perceive  the 

contribution of the game as a potentiator element of the expected learning. 

The project is an investigation’s result about the level of correlation between play, 

learning  and  emotion  made  by  the  Universidad  Autónoma  de  Coahuila  (2010).  It 

covers the playful activity as a significant strategy to be used as an element of stren-

gthening education within the school environment, regardless of the formative path 

where the student is located. The project is based on the mixed methodology and its 



8

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

purpose  was  to  establish  training  criteria  for  future  special  education  teachers  to 

get the importance of the recreational component for transformative actions develo-

pment in building meaningful learning and consequently lead the learner to achieve 

educational  objectives  in  innovative  ways  preponderating  as  attentional  focus  the 

human being development.

Keywords: game, learning, playful pedagogy.

u

suarios



 

PoTenCiales

la lectura del presente informe se recomienda a todo aquel profesional del área 



del desarrollo humano (educadores, psicólogos, entrenadores deportivos, terapeutas, 

maestros de grupo, maestros especialistas, trabajadores sociales, etcétera).

r

eConoCimienTos



los estudiantes de la Maestría en Educación Especial, de la primera a la cuarta 

generaciones, de manera voluntaria, participaron desinteresada y generosamente 

con la investigación; motivo por el cual se les extiende un sincero reconocimiento, así 

como el más profundo agradecimiento a cada uno.


9

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

1. i


nTroDuCCión

C

ada vez existen más investigaciones donde, de manera seria, se evidencia 



la correlación significativa que existe entre el juego, el aprendizaje, los pro-

cesos del pensamiento, la sociabilidad y el equilibrio emocional. Por lo que 

se infiere que desatender esta habilidad superior repercute en un lento y 

poco fortalecido potencial de desarrollo en la población infantil. Motivo por el cual en 

la Maestría en Educación Especial de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez 

(uacj), a partir de 2010 y hasta 2012, se ha llevado a cabo una investigación acerca 

de la percepción del nivel de fiabilidad académica sobre metodologías en pedagogía 

lúdica.


Debido a la poca calidad y el bajo nivel de análisis con que se aborda el estudio 

del desarrollo evolutivo del juego durante la infancia por parte del adulto en general, 

pero particularmente por parte de los estudiantes de la Maestría en Educación Espe-

cial de la uacj, las estrategias didácticas que se elaboran para la educación y el trata-

miento de las personas con necesidades educativas especiales desatienden las caren-

cias presentes en este componente; aspecto fundamental para el desarrollo integral, 

equilibrado y autosostenido en todo ser humano, lo que ocasiona fallas importantes al 

momento de diseñar las estrategias didácticas apropiadas; dificultando y retardando, 

así, un desarrollo asertivo del estudiante en su trayecto formativo.

Por lo que identificar cómo se percibe el aporte pedagógico del juego, resulta ser 

el propósito fundamental del proyecto de investigación; y, a partir de los resultados 

obtenidos, incidir en la conceptualización del profesional en educación especial sobre 

cómo llevar al discente a alcanzar los objetivos educativos de manera innovadora.

El juego constituye un verdadero ejercicio de preparación para la vida y es impor-

tante, porque enseña alegría cuando se practica y para quienes lo practican; porque 

arranca de la pasividad y coloca al individuo en situación de compartir con otros, 

brindando un buen clima de encuentro, una actitud distendida; asimismo, revela tor-

pezas de una manera en que no duele descubrirlas, cambia los roles fijos en un grupo 

y es un constante mensaje de vitalidad, que se graba en quienes lo realizan.

Por otra parte, el juego es una actividad imprescindible para la evolución cogni-

tiva, comunicativa, afectiva y social del ser humano, ya que permite el desarrollo de 

las funciones básicas de la maduración psíquica. A través de él se potencializan las 

emociones, siendo el estado emocional de la persona un factor importante que deter-

mina el potencial del desarrollo humano.

Si bien la cognición ha aportado una gran plasticidad adaptativa al ser humano, 

que le ha permitido sobrevivir prácticamente en cualquier ambiente, la vida emocio-



10

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

nal sigue siendo el cimiento sobre el cual se sustenta el psiquismo, por lo que actual-

mente resulta incuestionable que la emotividad sea un factor fundamental en la toma 

de decisiones adecuadas.

A partir de ello, resulta imprescindible que la educación actual se apoye en la evo-

lución psicológica del juego infantil, siguiendo las fases de su desarrollo, incluyendo 

el aspecto lúdico como parte de la formación integral, posibilitando así el adquirir 

libremente los conocimientos que le permitan al individuo la elección de oportuni-

dades, para poder elegir aquellos factores que le produzcan el disfrute de un mejor 

nivel de vida, el cual consiste en la libertad que las personas gozan para elegir entre 

distintas opciones y formas de vida.

2. P


lanTeamienTo

Desde la antigüedad la importancia del juego es reconocida como un elemento al-

tamente culturizante. Al revisar su origen podemos llegar a dilucidar su contribución 

para la especie humana: es inherente a ésta porque donde hay humanidad, hay juego 

(esto  es  algo  que  los  antropólogos  han  descubierto);  al  observar  la  correlación  que 

existe entre el juego y la infancia, podemos considerar como fundamental el papel de 

ambos a lo largo de la historia, tanto en la construcción del individuo como en la de 

la sociedad.

Actualmente todos los maestros, y en particular aquellos que se desempeñan den-

tro de la educación especial, requieren adquirir conocimientos y habilidades lúdico-

pedagógicas necesarios para analizar y debatir los principales fenómenos que inciden 

en la inclusión escolar, debido a que la noción del juego desempeña un papel impor-

tante en varias teorías, sean psicológicas, antropológicas, filosóficas, pedagógicas e 

incluso económicas.

Por lo tanto, incluir de manera intencionada actividades lúdicas como parte del 

quehacer pedagógico especializado es una responsabilidad latente para cada maestro 

en educación especial. Así, en la Maestría en Educación Especial de la uacj, se llevó 

a cabo una investigación-acción respecto a identificar en los aspirantes a maestros en 

educación especial qué tanta capacidad per se presentan para efectuar una transpo-

sición didáctica de la actividad lúdica como herramienta pedagógica especializada.

El presente reporte surge como producto de dicha investigación y pretende incidir 

en la conceptualización de los formadores de docentes, en cómo llevar al discente a 

alcanzar los objetivos de la educación de manera innovadora, al preponderar como 

foco atencional el desarrollo integral del ser humano a través del juego.

Al ser una propuesta de intervención didáctica basada en la teoría lúdica pretende 


11

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

preponderar la adquisición de conocimientos, habilidades, actitudes y valores nece-

sarios para argumentar y reinterpretar los factores que influyen en el aprendizaje, al 

igual que sobre las acciones que como docente se deben ejercer para lograr las com-

petencias escolares óptimas en los alumnos. Por ello se plantea la siguiente interro-

gante: el valor sociopsicopedagógico del juego, ¿se encuentra desvalorado por parte 

del docente en educación especial al considerar que posee una baja utilidad didáctica?

Antecedentes

La aportación del juego para el desarrollo infantil armónico, es un tema bastante 

discutido y aceptado por las diversas comunidades científicas.

Marco teórico

El presente estudio toma como referente la investigación titulada “La potencia-

lización humana mediada con actividades lúdicas”, concluida en 2009 en la Univer-

sidad Autónoma de Coahuila con la dirección del doctor Orlando Salvador Rendón 

Yáñez, y diseñada, aplicada y analizada por la doctora Domínguez.

El proyecto aborda la importancia que para los individuos reviste la actividad lúdi-

ca, así como su contribución a una formación efectiva del desarrollo global e integral 

del  hombre  en  sociedad  y  donde  se  concluye  que  la  actividad  lúdica  presenta  una 

importante repercusión en el aprendizaje académico, al ser uno de los vehículos más 

eficaces con los que los alumnos cuentan para probar y aprender nuevas habilidades, 

destrezas, experiencias y conceptos, por lo que resulta conveniente la aplicación de 

programas encaminados hacia una educación compensatoria, que aporten equilibrio 

emocional al desarrollo evolutivo de la niñez. Para ello, se requiere de un cambio en 

la mentalidad del maestro(a), que lo lleve a restaurar el valor pedagógico del juego.



El componente lúdico

Lúdico es un calificativo que hace referencia a una cualidad humana: la capacidad 

simbólica (Jiménez, Dinello y Alvarado, 2004, p. 15), que se suele hacer presente al 

conjuntarse una libre identidad de la conciencia, un nivel elevado de sensibilidad y la 

creatividad para realizar acciones que satisfagan simbólicamente las necesidades de 

su voluntad, así como sus emociones y afectos.



12

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

Suele ser acompañante de sentimientos de tensión y alegría, así como de la noción 

de ser de otro modo de como se es en la realidad objetiva. Por eso suele ser vista como 

la capacidad que tiene el ser humano de romper su orden simbólico, para proponer 

nuevos modelos de acción y pensamiento, proporcionándole, además, felicidad (diver-

sión).


Una de las principales funciones del componente lúdico, es la capacidad de autoor-

denamiento que le brinda a la psique. El impulso lúdico se ubica entre la creatividad 

y el deseo, y aunque físicamente no se ha logrado ubicar, se le suele situar en un pla-

no de la conciencia entre las estructuras cognitivas, afectivas y emocionales llamado 

zona transicional (Winnicott, 1994, p. 41), a la cual le son atribuidas las facultades 

de producir sensaciones (confianza, distensión, goce y placer) propicias a la libertad 

de pensamiento para todo acto de creación.

El desarrollo del componente lúdico demanda libertad, interacción y cotidianidad; 

debe  estar  desprovisto  de  toda  preocupación  funcional,  para  que  realmente  el  ser 

humano se introduzca en esos espacios de “trance” (a los que sólo se puede acceder 

sin seguir modelos o reglas prefijados, es decir, modificando sus propios paradigmas).

El desarrollo de esta capacidad no concluye con la infancia, al contrario, poste-

riormente se manifiesta y expresa en la cultura en forma de rituales, competiciones 

deportivas, espectáculos, manifestaciones folclóricas y expresiones de arte (teatro, 

música, plástica, pintura).

En esencia, el cerebro humano se conforma por tres componentes independientes, 

pero interdependientes e interconectados a nivel neuronal y bioquímico. Cada una de 

estas formaciones (el cerebro reptiliano, el límbico y el racional o neocórtex) tienen 

bien definidas las tareas que desempeñan. Estas tres unidades actúan como siste-

mas que controlan distintas funciones del organismo, las cuales afectan directamente 

nuestra salud y bienestar, así como el rendimiento personal, profesional o académico.

El sistema cerebral reptiliano, al regular las funciones fisiológicas involuntarias 

del cuerpo, es el responsable de la parte más primitiva de los reflejos-respuesta; por 

lo tanto, sólo se limita a actuar a manera de respuesta ante una necesidad biológica 

(Kolb y Wishaw, 2003, p. 3). Por su parte, el sistema límbico está compuesto, entre 

otros, por la amígdala cerebral cuya función principal es el procesamiento y almace-

namiento de las reacciones emocionales a través del “recuerdo”. Asimismo, el sistema 

racional o neocórtex tiene la función de controlar las emociones y capacidades cogniti-

vas (memorización, concentración, autorreflexión, resolución de problemas, habilidad 

de escoger el comportamiento adecuado, etcétera). Además, es considerado como la 

parte consciente de la persona por su capacidad para generar, modificar y regular las 

conexiones interneuronales (Kolb y Wishaw, 2003, p. 18).

El aprendizaje, al ser un proceso de carácter cognitivo, se lleva a cabo en el cere-


13

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

bro, específicamente en el neocórtex (cerebro racional consciente). Cabe mencionar, 

en esta parte, que existen circunstancias (de índole biológico, neurológico o emocio-

nal) que son condicionantes durante el proceso de aprendizaje, para que se produzca 

un “bloqueo cognitivo” en la mente de quien pretende aprender bajo determinadas 

circunstancias estresantes. Al producirse, el proceso de aprendizaje se encuentra po-

tencialmente disminuido. Cuando una persona se encuentra en un estado de conflicto 

cognitivo,  le  resulta  sumamente  difícil  “autodesbloquearse”,  por  lo  que  necesaria-

mente requiere de un instrumento que le sirva de apoyo, como punto de referencia 

para producir nuevos algoritmos sinápticos.

En la equidistancia entre el sentir y el pensar nuestro sentir toma la delantera, 

es decir, que cuando la parte emocional inconsciente de nuestro cerebro y la parte 

racional consciente asumen una misma tarea, generalmente la emoción es la que 

impera sobre la razón, al menos de manera inmediata, y como consecuencia quedará 

firmemente  gravado  en  nuestra  parte  del  cerebro  emocional  inconsciente.  Resulta 

también importante recalcar que el comportamiento humano está condicionado en 

20% por la parte racional consciente y hasta en 80% por nuestro inconsciente, o dicho 

más precisamente por los recuerdos de nuestros sentimientos inconscientes (Gole-

man, 1996, p. 16).

En general las actividades lúdicas producen en el individuo una disposición emo-

cional  de  bienestar,  disentimiento,  alegría  y  placer,  que  le  permiten  privilegiar  la 

función de la amígdala cerebral antes que la del neocórtex. Así, nos emocionamos, 

luego reflexionamos sobre aquello que nos logró emocionar y, consecuentemente, lo 

recordamos con una mayor precisión y claridad. Cuando las emociones rigen el im-

pulso del algoritmo sináptico, éste se torna creativo, es decir, las neuronas crean 

rutas mneótico-alternas a las convencionales, logrando así la potencialización en la 

culminación del proceso de aprendizaje, que en otras condiciones contextuales no se 

hubiesen establecido.

El aprendizaje es un proceso cognitivo. Los procesos cognitivos superiores se ubi-

can físicamente como una función del cerebro humano. El funcionamiento de los dos 

sistemas que componen el cerebro, se da a través de la actividad neuronal. La comuni-

cación neuronal se realiza por medio de las manifestaciones sinápticas. La fiabilidad 

sináptica se obtiene a través del óptimo funcionamiento de los neurotransmisores.

Los transmisores neuronales mayormente involucrados en los procesos cogniti-

vos relacionados con los aprendizajes significativos o exitosos son la acetilcolina, la 

dopamina, la noradrenalina, la serotonina, el ácido gamma-aminobutírico y la adre-

nalina. Los factores que producen desequilibrio en los neurotransmisores son: el tipo 

de dieta, niveles elevados de estrés, traumatismos, intoxicaciones, medicamentos, 

enfermedades metabólicas, uso de drogas y otros. Desafortunadamente el presentar 

un desequilibrio en los transmisores neuronales acarrea consecuencias determinan-



14

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

tes para la culminación exitosa del desarrollo integral del ser humano; por ejemplo, 

un impedimento actitudinal de experimentar estados positivos de vida, como energía, 

vitalidad, creatividad, logro, aprendizaje, felicidad, crecimiento, entrega, ayuda, et-

cétera.

La lúdica, según Dinello (2007, p. 22), es una opción de comprensión, que conci-



be  nuevas  representaciones  que  transforman  creativamente  la  percepción  fenome-

nológica de la comunidad, dando así lugar a nuevos procesos de conocimientos, de 

creaciones y de relaciones emocionales positivas. Es, además, una cualidad humana 

que favorece la creatividad y posee como atributo su capacidad para modificar pers-

pectivas, además de producir tonalidades en las emociones positivas y placenteras en 

magnitud amplia.

Para Johan Huizinga, citado por Dinello (2007, p. 21), los juegos son formas socia-

les del impulso lúdico, donde lo lúdico es una ideación que modifica las perspectivas 

y, sobre todo, la forma de proyectar las articulaciones de una propuesta pedagógica. 

Entonces, si el juego es una de las actividades más lúdicas con las que la humanidad 

cuenta, ¿por qué el futuro maestro en educación especial desestima la fiabilidad del 

juego como instrumento de enseñanza?

La pedagogía es un concepto en evolución lenta pero sostenida. Si bien para 1485 

se utilizaba para designar el quehacer educativo dirigido exclusivamente a los niños, 

actualmente  se  le  concibe  como  una  ciencia  multidisciplinaria,  que  se  encarga  de 

estudiar y analizar los fenómenos educativos en todos sus aspectos para el perfeccio-

namiento del ser humano en general.

Una tendencia moderna en el ámbito pedagógico que surge a partir de 1948, según 

Dinello  (2007),  es  la  pedagogía  de  expresión  o  lo  que  actualmente  ubicamos  como 

“metodologías en pedagogía lúdica”, cuyo objetivo es apoyar los procesos de aprendi-

zaje y de enseñanza.

La pedagogía lúdica es mucho más que jugar: implica visualizar el juego como un 

instrumento de enseñanza y aprendizaje eficaz, tanto individual como colectivo; es 

establecer de forma sistemática e intencional, pero sobre todo de manera creativa, el 

mayor número de interrelaciones entre los sujetos (aprendientes, enseñantes) y los 

objetos y contenidos de aprendizaje. La metodología de la pedagogía lúdica orienta 

las acciones educativas y de formación en pro del establecimiento de un “clima lúdi-

co” (interrelaciones entre los ámbitos social, físico y contextual, que condicionan toda 

situación de enseñanza-aprendizaje).

La  pedagogía  lúdica  contempla  las  variables  involucradas  en  el  acto  educativo 

como mediadores en el proceso de aprendizaje y prepondera de todas ellas, la pro-

moción de la interacción comunicativa en las relaciones dinámicas entre los actuan-

tes, así como en las experiencias realizadas bajo un ambiente de creatividad, alegría 


15

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

y libertad, donde cualquier contenido conceptual, procedimental y/o actitudinal, se 

puede transferir por medio de estrategias lúdicas.

El término fiabilidad es descrito en el Diccionario de la Real Academia Española 

como “probabilidad de buen funcionamiento de algo”, el cual ha sido importado del 

área de la ingeniería, donde se aplica en relación con reducir la incidencia negativa 

de las fallas. Así, pues, un plan de fiabilidad implica un proceso secuencial de accio-

nes encaminadas a identificar los problemas y tomar las medidas necesarias para 

evitar que lo planeado no funcione; genera una menor necesidad de intervención y, 

a su vez, una mayor probabilidad de que el desarrollo de la estrategia dé un buen 

funcionamiento.

La aplicación del término fiabilidad en el ámbito académico implica que el docen-

te debe de tener la visión de identificar las áreas de oportunidad de cada una de las 

situaciones de enseñanza que se plantee, así como preponderar estrategias fiables, 

es decir, acciones que le permitan al discente asumir un rol cada vez más activo, par-

ticipativo y responsable de su proceso de aprendizaje.

La actividad lúdica presenta una importante repercusión en el aprendizaje acadé-

mico, al ser uno de los vehículos más eficaces con los que los alumnos cuentan para 

probar y aprender nuevas habilidades, destrezas, experiencias y conceptos, por lo que 

resulta conveniente la aplicación de programas encaminados hacia una educación 

compensatoria, que aporten equilibrio emocional al desarrollo evolutivo de la niñez. 

Para ello, se requiere de un cambio en la mentalidad del maestro(a), que lo lleve a 

restaurar el valor pedagógico del juego.

El juego como instrumento potencializador del aprendizaje cognitivo, afectivo y 

social presenta cinco principios fundamentales: a) Significatividad; b) Funcionalidad; 

c) Utilidad; d) Globalidad; y e) Culturalidad, que le permiten a la persona vincular 

adecuadamente la relación que existe entre pensamiento y experiencia para lograr la 

conexión de manera significativa con su contexto real, al favorecer la instauración de 

la función simbólica y con ello, el surgimiento interno del símbolo.

La capacidad lúdica es una de las actividades más relevantes para el desarro-

llo  y  el  aprendizaje  infantiles,  la  cual  contribuye  de  manera  efectiva  al  desarrollo 

global e integral del hombre en cualquier etapa de su vida. De igual manera, se ve 

desarrollada a partir de la articulación de las estructuras psicológicas globales, tales 

como cognitivas, afectivas y emocionales, provocando así contribuir al desarrollo de 

habilidades y competencias de los individuos involucrados en los procesos de apren-

dizaje; desbloquear aquellos conflictos que pudieran estar limitando su pensamiento, 

al crear nuevas rutas mneóticas hacia una solución adaptativa, es decir, provocar 

conexiones neuronales atípicas; y lograr una atmósfera creativa en una comunión 

de objetivos para convertirse en instrumentos más eficientes en el desarrollo de los 

procesos de aprendizaje, así como en la creación de un entorno gratificante.



16

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

El juego es una actividad imprescindible para la evolución cognitiva, comunica-

tiva, afectiva y social del ser humano, ya que permite el desarrollo de las funciones 

básicas de la maduración psíquica. A través del juego las emociones se potenciali-

zan, siendo el estado emocional de la persona un factor importante que determina 

el potencial del desarrollo humano; pues si bien la cognición ha aportado una gran 

plasticidad adaptativa al ser humano, que le ha permitido sobrevivir prácticamente 

en cualquier ambiente, la vida emocional sigue siendo el cimiento sobre el cual se 

sustenta el psiquismo, por lo que actualmente resulta incuestionable que la emotivi-

dad sea un factor fundamental en la toma de decisiones adecuadas.

A partir de ello, resulta imprescindible que la educación actual se apoye en la evo-

lución psicológica del juego infantil, siguiendo las fases de su desarrollo, incluyendo 

el aspecto lúdico como parte de la formación integral, posibilitando, así, la adquisi-

ción libre de conocimientos que le permitan a la persona la elección de oportunidades, 

para poder elegir aquellos factores que le produzcan el disfrute de un mejor nivel de 

vida, el cual consiste en la libertad que los individuos gozan para elegir entre distin-

tas opciones y formas de vida.

El juego como estrategia pedagógica presenta 

cinco principios básicos: 

1) Principio de significatividad. El juego está lleno de significado, porque surge 

por motivo de procesos internos, que es necesario provocar, inclusive propiciar de 

manera intencionada (Eisen, 1994, pp. 251-259), debido a que en los individuos con 

bajo aprovechamiento académico, su nivel de desarrollo lúdico se encuentra carente, 

inclusive ausente, por lo que el juego llega a desarrollar el conocimiento que nece-

sitan para que se conecten de manera significativa con los retos que se encuentran.

La actividad lúdica favorece en el niño la instauración de la función simbólica y 

con ello, el surgimiento interno del símbolo (Bruner, 1984, p. 219), logrando aumen-

tar la capacidad de su pensamiento. Así, el juego se presenta como uno de los prime-

ros lenguajes naturales en el ser humano, mediante el cual éste proyecta sus deseos, 

inquietudes, sentimientos, impulsos, miedos, necesidades y emociones, que no puede 

expresar con palabras, reflejando con ello formas y mapas de la organización de su 

personalidad.

El juego promueve la adquisición del concepto de la regla (en sus aspectos cogniti-

vo y afectivo), que tanto tiene que ver con el nacimiento del juicio ético y la autonomía 

social en el infante, dado que por medio del juego éste empieza a comprender cómo 

funcionan las cosas, lo que se puede o no se puede hacer con ellas, descubriendo que 

existen reglas de causalidad, de probabilidad y de conducta que se deben de acatar 

(Vygotsky [1982]; citado por: López y Montero [2000], p. 4).



17

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

El juego es una actividad imprescindible para la evolución cognitiva, afectiva y 

social del niño y es necesario para un desarrollo integral, ya que permite el desarrollo 

de las funciones básicas de la maduración psíquica, al ser —la actividad lúdica— una 

función simbólica, cuya meta es la manifestación creativa de la representación co-

mún (Lee, 1977).

El juego simbólico es la aparición o surgimiento de un yo modificable a las nece-

sidades del individuo. Por lo tanto, al fallar la adquisición y utilización de la función 

simbólica, ya sea por causa de una discapacidad o deficiencia, o bien como consecuen-

cia de la no cobertura en las etapas del juego, esa nulidad de experiencias emocio-

nales producidas en cada una de las etapas lúdicas repercute de manera negativa 

desfasando su competencia social y académica. Por lo que se advierte la importancia 

en su maduración personal, así como la necesidad de potencializar en la infancia la 

práctica del juego espontáneo, para que se puedan lograr los niveles adecuados en 

cada etapa evolutiva.

2) Principio de funcionalidad. El juego, al ser el primer contexto para el desarrollo 

de la inteligencia, la curiosidad y la iniciativa del infante (López y Montero, 2000, 

p. 4), permite eliminar de manera inconsciente aquellos bloqueos que le impiden un 

cambio de actitud mental, lográndose durante el juego la innovación efectiva en los 

rastros mnemónicos del cerebro.

El juego es un instrumento facilitador del desarrollo afectivo, al poseer una triple 

dimensionalidad de habituación lúdica: negativa, positiva y catártica. La condición 

del estado psicológico que provoca el juego en las personas influye de manera impor-

tante en sus emociones, al potencializarlas de manera natural y espontánea.

La cognición y la emoción son procesos mentales superiores, a través de los cuales 

los seres humanos interactúan adecuadamente con el mundo memorizando, resol-

viendo problemas, discerniendo sobre una situación, comunicando y reflexionando. 

Ambos tienen que ver con la percepción, la atención y la memoria, sin embargo, tanto 

el proceso de cognición como el de la emoción son entidades diferenciables entre sí, 

aunque estrechamente relacionadas en las personas.

El proceso cognitivo se lleva a cabo en el sistema nervioso central, exclusivamente 

en el neocórtex, que es el área pensante del cerebro, y presenta diversas posibilida-

des de bloqueos o interrupciones; es decir, diferentes obstáculos que entorpecen la 

conectividad neuronal para que el proceso de enseñanza-aprendizaje se dé de manera 

eficaz.

El proceso de la emoción se desarrolla en el sistema límbico, específicamente en 



la amígdala, localizada en el área frontal del cerebro, y condiciona de forma funda-

mental la respuesta a estímulos temerosos y estímulos agradables; es decir, elabora 

la memoria emocional, y cuando ésta es afectada por las emociones del sujeto y éstas 


18

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

resultan negativas, se produce una pérdida de control de las emociones, al desencade-

nar en el sistema límbico una reacción antes de que la información llegue al área del 

cerebro pensante; perturbando así la capacidad de retener en la mente datos esencia-

les para el desempeño eficaz de tareas, y si a ello se le suma la tensión de elegir entre 

dos o más opciones, la motivación por la toma de esa decisión disminuye la capacidad 

creativa de la persona para provocar pensamientos inteligentes.

Filogenéticamente el sistema nervioso se ha estructurado de manera que permite 

a la especie responder en forma más compleja y adaptativa a las exigencias del me-

dio. Así, al contrastarse la neuroanatomía de la emoción y la neuroanatomía de la 

cognición, es posible observar que en la equidistancia entre el sentir y el pensar, la 

emoción guía el comportamiento y esta conexión es básica para la toma de decisiones 

adecuadas e inteligentes en la vida (elemento fundamental para la supervivencia), 

debido a que cuando se produce una pérdida de control de las emociones, se desen-

cadena en el sistema límbico una reacción antes de que la información llegue al área 

del cerebro pensante.

3) Principio de utilidad. El juego refuerza la motivación (soporte entre una acti-

tud activa y el conocimiento) hacia un final satisfactorio: ganar. En ese sentido, el 

binomio juego-aprendizaje alcanza un estatus holístico que potencia los resultados 

docentes. Se juega para ganar, se gana si se aprende y si aprendes, ganas (Andreu y 

García, 2000, p. 124).

La estrecha relación que existe entre la estructura mental y la actividad lúdica es 

confirmada en la evolución del juego que se va dando en la persona, al cubrir desde 

los más elementales juegos sensomotrices hasta complejos de reglas y competencias.

La relación adecuada que existe entre pensamiento y experiencia, se da a través 

del juego creativo en la mente. De ahí que la psicología cognitiva insista en el papel 

del juego en el desarrollo personal como mediador en la enseñanza para fijar con ma-

yor facilidad los contenidos enseñados, al permitir al alumno captar la atención y mo-

tivación para que se involucre de manera autónoma, dinámica y creativa en su propio 

proceso de aprendizaje (Bronfenbrenner [1979]; citado por: Martínez [2010], p. 107).

4) Principio de globalidad. El juego permite en el individuo facilitar la organiza-

ción global de contenidos, procedimientos y experiencias diversas, a través de la asi-

milación, la comprensión con significado y la adaptación de la realidad externa, pues 

surge como consecuencia de la imitación diferida (es en ese imitar, que se produce la 

asimilación de las situaciones y relaciones que se observan al partir de los modelos 

concretos datos) impulsando la creación de campos de acción, para que el niño orga-

nice sus conocimientos sobre el mundo y acerca de los otros, al permitir desarrollar el 

conocimiento que necesita para conectarse de manera significativa con los retos que 

se encontrará; al lograr experimentar el sentido de poder, que surge de tener control 

y facilitar el desarrollo de una actitud positiva hacia el aprendizaje; al descubrir que 



19

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

es competente para solucionar de manera creativa los diversos problemas que se le 

presenten por medio del establecimiento de metas y de experimentar el sentido del 

éxito y la asociación a través del placer (Piaget e Inhelder, 2007, pp. 65-70).

5) Principio de culturalidad. El juego es para el ser humano una importante herra-

mienta culturizante, un vínculo generacional, pues en los primeros años es desarro-

llado en compañía de un adulto, estableciéndose una relación con éste que conlleva a 

la formación de vínculos afectivos, adquiriendo de este modo una significación social 

(Hall [1904]; citado por: García y Llull [2009], p. 16).

El juego presenta un gran poder socializante, pues ayuda al niño a salir de sí mis-

mo; a comprender, aceptar, respetar y, algunas veces, hasta transformar las reglas 

que hacen posible una convivencia armónica y pacífica (Bruner, 1984, pp. 251-259).

El juego constituye un verdadero ejercicio de preparación para la vida y es impor-

tante, porque enseña alegría cuando se practica y para quienes lo practican; porque 

arranca de la pasividad y coloca a la persona en una situación de compartir con otros, 

brindando un buen clima de encuentro, una actitud distendida (Sutton-Smith y Ro-

berts, 1981). Asimismo, revela torpezas de una manera en que no duele descubrirlas, 

cambia los roles fijos en un grupo y es un constante mensaje de vitalidad que se graba 

en quienes lo realizan.

El juego no es un componente privativo de la niñez: no existe un juego pueril, sino 

una manera infantil de interpretar y responder a la realidad. Así, es adquirido por 

imitación, ya que el niño imita el juego generacional de vivir del adulto.

Una inadecuada atención a la necesidad lúdica del ser humano traerá como conse-

cuencia trastornos de dependencia y enajenación en la conducta, lo cual es una condi-

ción para que una persona quede atrapada en la alienación que esta acción conlleva, 

sin que ningún crecimiento interior contribuya a su desarrollo personal.

La noción del juego desempeña un papel importante en varias teorías, ya sean psi-

cológicas, antropológicas, filosóficas, pedagógicas e incluso económicas y políticas, al 

relacionar juego y cultura como dispositivos de control éticos para ordenar el cuerpo 

social, debido a que en todas las culturas el juego ha fungido con un doble rol: como 

un factor socializante y como fundamento agonal, que evidencia el instinto gregario 

del ser humano (Vygotsky [1966]; citado por: Retamal [2006], p. 17).

Desde los tiempos prehistóricos, el juego se ha utilizado como un medio de autoex-

presión y exploración del universo y su importancia ha sido reconocida como la de un 

elemento culturizante. Al revisar su origen podemos llegar a dilucidar su contribución 

para la especie humana: es inherente al ser humano porque donde hay humanidad, 

hay juego (esto es algo que los antropólogos han descubierto); al observar la correla-

ción que existe entre el juego y la infancia, podemos considerar como fundamental el 



20

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

papel de ambos a lo largo de la historia, tanto en la construcción del individuo como 

en la de la sociedad.

Actualmente los maestros, en particular aquellos que se desempeñan dentro de 

la educación especial, requieren adquirir conocimientos y habilidades lúdico-pedagó-

gicas necesarios para reinterpretar, analizar, argumentar y debatir los principales 

fenómenos que inciden en el éxito escolar. Por ello se plantea la siguiente interrogan-

te: el valor sociopsicopedagógico del juego, ¿se encuentra desvalorado por parte del 

docente en educación especial al considerar que posee una baja utilidad didáctica? 

Por lo que el objetivo general de la investigación fue establecer criterios de capaci-

tación para los estudiantes de la Maestría en Educación Especial con un enfoque 

comunitario de la uacj, que aborden la importancia que el juego reviste respecto al 

desarrollo de acciones transformadoras para la construcción de un saber pedagógico 

como aporte al conocimiento.

3. m

eToDología



La presente investigación se fundamenta en la metodología mixta. Es un estudio 

explicativo, que utiliza el método deductivo para el proceso de análisis. Por el grado 

de abstracción, se le ubica como investigación aplicada. Por el grado de generaliza-

ción, se le considera como investigación acción, pues se centra en generar cambios en 

una realidad. Por el tiempo en que se efectúa, se le considera sincrónica y transversal.

Fue realizada en el Programa de Maestría en Educación Especial de la uacj, te-

niendo como muestra a los alumnos y ex alumnos de las cuatro primeras generacio-

nes con un total de 40 casos. El criterio para la selección de la muestra fue por conve-

niencia, con una representatividad del 90% de la población total a la que fue dirigida.

El instrumento para la recolección de los datos es un cuestionario que consta de 70 

preguntas y que está estructurado con base en tres variables categóricas: 1) Nivel de 

importancia del juego para el estudiante (futuro docente); Nivel de interés para uti-

lizar actividades lúdicas como una estrategia metodológica; y 3) Nivel de temor que 

existe en el docente de que no se cumplan los propósitos académicos, al implementar 

rutinas de juego durante las clases. Fue aplicado por la misma persona, en las aulas 

del Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la uacj en tres momentos y 

fechas distintos, uno por cada grupo de alumnos pertenecientes a cada una de las 

generaciones.



21

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

4. r


esulTaDos

La hipótesis planteada afirma que el valor sociopsicopedagógico del juego, se en-

cuentra depreciado por parte del docente en educación especial, al considerar que po-

see una baja utilidad didáctica. La investigación ha arrojado la siguiente información 

respecto a cuatro de las variables analizadas: 

• En la variable Desarrollo cognitivo: ¿cuán importante consideras que es el 

juego respecto al desarrollo cognitivo en el niño? La información obtenida arrojó 

9.55%, que se traduce como altamente importante.

• Respecto a la variable Actividad lúdica: ¿qué tanta importancia reviste la ac-

tividad lúdica para el maestro de grupo que atiende las necesidades educativas 

de los niños? Se obtuvo 7.56%, que se traduce en un bajo nivel de importancia.

• Por otra parte, la variable Valor pedagógico: ¿cuán importante consideras que 

es el valor pedagógico del juego? Las respuestas arrojaron 9.50%, que se tradu-

ce como bastante importante.

• Por último, la variable Interés docente: ¿qué tanto interés existe en el maes-

tro frente a grupo de utilizar actividades lúdicas como una estrategia metodo-

lógica para acceder a conocimientos formales en el salón de clases? Se obtuvo 

4.23%, es decir, poco interés.

5. C

onClusiones



La incorporación de acciones tendientes a fortalecer el dominio teórico y práctico 

de la metodología en pedagogía lúdica y el estudio del conocimiento del componente 

lúdico como parte indispensable en el desarrollo humano, es un elemento determi-

nante para fortalecer la percepción que el docente posea respecto a la fiabilidad de la 

metodología en pedagogía lúdica.

El interés del maestro por ofertar prácticas profesionales basadas en metodologías 

de la pedagogía lúdica, se dará en relación al aumento en el dominio práctico y teórico 

sobre actividades lúdicas y el impulso lúdico que, de manera personal, éste posea.



22

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

Discusión

La teoría lúdica pone en crisis la creatividad docente, dejando en evidencia una 

circunstancia: la elección de estrategias pedagógicas poco compatibles entre el saber-

tal-como-es-enseñado y el saber enseñado disminuye la habilidad del enseñante para 

realizar  una  transposición  didáctica,  porque  clausura  la  posibilidad  de  responder 

subjetivamente con autonomía relativa del sistema de enseñanza socialmente acep-

tado, fortaleciendo así el prejuicio de la degradación pedagógica del acto lúdico.

A manera de conclusión recurriré al dicho coloquial que cita “Del dicho al hecho 

existe bastante trecho”; es decir, que el funcionamiento didáctico del saber dista del 

funcionamiento académico, donde la distinción la otorga la transposición didáctica, la 

cual se presenta cuando un contenido de aprendizaje sufre un conjunto de transfor-

maciones adaptativas para hacerlo apto como objeto de enseñanza.

Las transformaciones adaptativas implican una correcta difusión, producción so-

cial del conocimiento, reproducción y representación de cada saber, siendo el uso que 

le demos al saber lo que le otorgará su fuerza explicativa o su valor epistemológico.

Las demandas didácticas de la sociedad, las prácticas académicas y los errores 

pedagógicos, han venido a provocar cierto desequilibrio en el sistema de enseñanza 

especializado, pues permanece una tendencia institucional de adoptar el punto de 

vista de los especialistas, sin tomar en cuenta el de los discentes.

Por lo tanto, se plantea considerar con mayor formalidad el punto de vista de los 

alumnos. Así, a través de esta ponencia propongo a los formadores de docentes propi-

ciar en el enseñante un nuevo conflicto sociocognitivo: adoptar la forma de aprender 

de los alumnos hacia los cuales dirigen su perfil profesional; reconociendo que la fia-

bilidad del procedimiento puede ser insuficiente. A falta de poder modificar el tipo de 

alumno, se propone adecuar el objeto a enseñar.

B

iBliografía



Andreu, M. A. y M. García (2000). Actividades lúdicas en la enseñanza de lfe:

el juego didáctico. i Congreso Internacional de Español. Universidad Politécnica de 

Valencia. Disponible en: 

www.ciefe.com/index.php?option=com_rokdownloads...id...  (Consulta:  6  de  abril  de 

2014).

Bronfenbrenner,  U.  (1979).  The  Ecology  of  Human  Development.  Cambridge,  ma: 



23

ICSA • C


oleCCIón

 R

epoRteS



 t

éCnICoS


 

de

 I



nveStIgACIón

Harvard University Press.

Bruner, J. (1984). Acción, pensamiento y lenguaje. Compilación de José Luis Linaza.

Diccionario de la Real Academia Española (rae) (2011). 22.ª edición. Disponible en: 

http://lema.rae.es/drae/ (Consulta: 20 de febrero de 2013).

Dinello, R. (1992). Pedagogía de la expresión. Editorial Grupo Magro.

----- (2007). Tratado de educación. Propuesta pedagógica del nuevo siglo. Editorial 

Grupo Magro.

Eisen, G. (1994). “Brain Chemistry, the Endocrine System and the Question of Play”. 

Comunication and Cognition, núm. 3, vol. 27, pp. 251-259.

García, A. y J. Llull (2009). El juego infantil y su metodología. Madrid: Ed. Editex.

Goleman, D. (1996). Inteligencia emocional. Editorial Kayros, S. A.

Hall, S. (1904). Adolescence. Nueva York: Appleton.

Jiménez, Dinello y Alvarado (2004). Recreación lúdica y juego. La neurorecreación: 

una nueva pedagogía para el siglo xxi. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio.

Kolb, B. e I. Wishaw (2003). Neuropsicología humana. 5.ª edición. Editorial Médica 

Panamericana.

Lee, C. (1977). The Growth and Development of Children. Londres: Logman. (Trad.: 

Crecimiento y madurez del niño. Madrid: Narcea, 1984).

López, V. y F. Montero (2000). “Virtual-Prismaker: ayudando en el proceso de apren-

dizaje. Juego físico vs. virtual: un solo juego dos modos de interacción”. Universi-

dad de Castilla-La Mancha. Disponible en: 

http://www.dsi.uclm.es/personal/antoniofdez/download/papers/conference/siie2000-

virtualprismaker.pdf (Consulta: 20 de abril de 2012).

Marcos, Ma. (1985-1987). La actividad lúdica en la edad preescolar: su influencia en 

la educación cognitiva. Universidad Pontificia de Salamanca.

Martínez, M. (2010). “El juego como método de aprendizaje”. Revista digital Enfoques 

Educativos. Editorial Enfoques Educativos. Disponible en: 

http://www.enfoqueseducativos.es/enfoques/enfoques_71.pdf#page=102  (Consulta:  6 

de abril de 2014).

Piaget, J. (1946). La formación del símbolo en el niño. México: fce.


24

La lúdica: una estrategia pedagógica depreciada

Piaget, J. y B. Inhelder (2007). La psicología del niño. 17.a edición. Madrid: Ed. Mo-

rata.

Retamal, L. (2006). “El juego como instrumento educativo y de desarrollo integral”. 



Revista de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, núm. 78. Quito, Ecua-

dor. Disponible en: 

ww.puce.edu.ec/publicaciones/Centro_de_Publicaciones/Revistas/Publicaciones/Re-

vista 78.pdf#page=7 (Consulta: 6 de abril de 2014).

Sutton-Smith, B. y J. M. Roberts (1981). “Play, Games and Sport”. En: H. C. Trian-

dis y A. Herron: Handbook of Cross-Cultural Psychology, vol. 4. Boston: Allyn & 

Bacon, Inc.

Vygotsky, L. S. (1982). El papel del juego en el desarrollo. Barcelona: Crítica.

----- (1982). El desarrollo de los procesos superiores. Barcelona: Crítica.

----- (1979). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Grijalbo.

----- (1966). El papel del juego en el desarrollo del niño en el desarrollo de los procesos 

psicológicos superiores. Barcelona: Grijalbo.



Winnicott, D. (1994). Realidad y juego. Editorial Gedisa.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal