La inteligencia tema la inteligencia



Descargar 22,36 Kb.
Fecha de conversión12.03.2017
Tamaño22,36 Kb.

TEMA 7. LA INTELIGENCIA



TEMA 7. LA INTELIGENCIA


  1. DEFINICIÓN DE INTELIGENCIA

La inteligencia es un concepto con larga tradición en psicología, ya que empezó a definirse a finales del siglo XIX. Actualmente podemos definir la inteligencia como.



  • Capacidad de adaptación a nuevas situaciones, mediante el uso de los recursos de la mente.

  • Capacidad para resolver problemas nuevos, a partir del razonamiento, la asociación de diversos elementos para darles un nuevo significado y la creatividad.

  • Capacidad para usar un razonamiento lógico y procesar la información.

El fundamento fisiológico de la inteligencia se centra en la parte del cerebro conocida como neocórtex o corteza cerebral. En esta zona del cerebro se producen los procesos mentales que afectan a la inteligencia.


  1. LOS TEST DE INTELIGENCIA

Los psicólogos han mostrado siempre un gran interés por medir la capacidad intelectual y la inteligencia de un modo objetivo.

Binet (1857-1911) fue el primero que aplicó la medición de actividades intelectuales acerca de los distintos ritmos de aprendizaje de los alumnos. Su objetivo fue medir la edad mental de los niños. Inventó un test que mide las siguientes habilidades: capacidad verbal, razonamiento numérico, razonamiento abstracto y visual, memoria a corto plazo.

Stern formuló un cálculo matemático, conocido como coeficiente de inteligencia (CI), que consiste en dividir la edad mental de la persona entre su edad cronológica y multiplicarla por cien. El cálculo de la edad mental se lleva a cabo con un test de inteligencia. Este modelo ya no se usa. De todos modos, aún se utiliza esta expresión “CI” como abreviación de “puntuación de un test de inteligencia”.

El test de inteligencia más utilizado se conoce como WAIS, fue creado por Wechsler y consta de once subtest distintos que analizan habilidades verbales y operativas. Creó también un test para niños conocido como WISC.

A los test de inteligencia se les ha criticado frecuentemente el hecho de que sólo midan y evalúen algunas capacidades intelectuales. Muchas otras capacidades de la inteligencia, como la creatividad y la imaginación, las habilidades de relación social, el modo de procesar la información, la inteligencia práctica y similares, no quedan reflejadas en este tipo de test.




  1. LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES DE GARDNER

Gardner (1943) cree que la inteligencia es mucho más amplia de lo que miden los test y lo que definen las teorías tradicionales. Así, define la inteligencia como un potencial biológico y psicológico para procesar información que puede activar en un marco cultural con el fin de resolver problemas o crear productos que tienen valor para una cultura; es decir, se trata de capacidades que se desarrollan a partir de la cultura donde vive inmerso el individuo y que, además, pueden evolucionar y mejorar. Distingue ocho capacidades o dimensiones de la inteligencia humana:



  • Inteligencia lógico-matemática: habilidad para usar el razonamiento y los números. Implica la reflexión lógica y también los procesos de clasificación, cálculo, demostración de hipótesis y similares.

  • Inteligencia lingüística: habilidad para entender y usar las palabras y el dominio del lenguaje oral y escrito.

  • Inteligencia visual-espacial: capacidad de reconocimiento y reproducción de formas geométricas y de orientación en el espacio.

  • Inteligencia interpersonal: habilidad para comprender los estados de ánimo de las personas que nos rodean y la capacidad para modelarlos. Es la capacidad social.

  • Inteligencia intrapersonal: habilidad para conocer y entender los propios sentimientos y emociones, y para usarlos como guía de nuestro comportamiento. Presupone disponer de un autoconcepto adecuado.

  • Inteligencia física-cinestésica: habilidad para realizar movimientos físicos con gracia y precisión.

  • Inteligencia musical: habilidad para reconocer, reproducir y componer melodías musicales.

  • Inteligencia naturalista: capacidad de observar, clasificar, distinguir y utilizar los elementos y objetos de la naturaleza, así como encontrar patrones y modelos entre ellos.

Gardner afirma que cada persona posee las ocho inteligencias y que la mayor parte de la gente puede desarrollar cada inteligencia en un adecuado nivel de competencia; aunque la mayoría de las personas es más competente en tres o cuatro dimensiones y menos hábil en las restantes.

Las inteligencias funcionan habitualmente de manera compleja, interactuando unas con otras, y se activan de modo global en la ejecución de cualquier actividad humana inteligente, pese a ser independientes unas de otras.

La teoría de Gardner ha encontrado muchas aplicaciones en el campo de la educación, ya que ofrece una perspectiva más amplia del aprendizaje y unos criterios más flexibles en la evaluación de la inteligencia de un estudiante.


  1. LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

A nivel fisiológico, de alguna manera, la inteligencia emocional consiste en adquirir una sólida conexión entre el neocórtex y el sistema límbico.

El concepto de inteligencia emocional fue acuñado en 1990 por Salovey y Mayer. Posteriormente, Goleman popularizó las aportaciones de ambos en un libro que se convirtió en éxito de ventas.

La juventud del concepto hace que todavía no exista un acuerdo sobre qué es la inteligencia emocional. Una posible definición sería que la inteligencia emocional consiste en procesar de manera racional las respuestas emocionales y crear un diálogo entre la inteligencia y la emoción. Una persona inteligente emocionalmente tendrá la capacidad de adecuar y regular su respuesta emocional, teniendo en cuenta el propio bien y el de los demás, es decir, utilizando la racionalidad. La inteligencia emocional se puede educar, cambiar, desarrollar y mejorar.

La inteligencia emocional abarca dos tipos de competencias: las personales y las sociales.

Las competencias personales son:



  • Conocimiento de uno mismo.

  • Capacidad de regular y gestionar las emociones.

  • Motivación.

  • Autoconsciencia.

Las competencias sociales son:

  • Empatía y conocimiento de las emociones de los demás y de sus respuestas emocionales para poder actuar de manera adecuada.

  • Resolución de conflictos en las relaciones con terceros. Implica la capacidad de regular las emociones de los demás y reaccionar de forma que ayude a resolver el conflicto.

  • Habilidades sociales como el ayudar a los demás a regular sus emociones, la empatía, la comunicación, la flexibilidad y la adaptación.

Existen varios recursos para adquirir inteligencia emocional.

  • Entrenarse en el autoconocimiento emocional.

  • Distinguir, también con práctica y entrenamiento, qué tipo de emociones resultan útiles en nuestra relación con las personas y con nosotros mismos.

  • Cambiar, modificar, sustituir aquellas emociones que no nos sirven o que no son efectivas por emociones útiles y adecuadas a cada situación.




  1. GENÉTICA Y AMBIENTE


Parece claro que la herencia es uno de los factores decisivos en la inteligencia, pero con matices. En primer lugar, aunque se han multiplicado los estudios con gemelos en los últimos cincuenta años, las muestras siguen siendo pequeñas. Además, los factores genéticos y ambientales no son tan fácilmente separables como parece: los gemelos univitelinos no sólo comparten los genes, sino al menos una experiencia común de nueve meses en el útero materno. Factores ambientales que inciden también el cociente intelectual, como la adicción al alcohol, el tabaco o las drogas de la madre embarazada pueden afectar a ambos: hay que tener en cuenta la moldeabilidad extrema de las estructuras cerebrales en el período fetal. En cualquier caso, la diferencia entre hermanos que comparten el mismo entorno y hermanos que no lo hacen muestra que los factores ambientales tienen también una repercusión evidente. Los mayores porcentajes de correlación se dan cuando los hermanos comparten ambas cosas, herencia y ambiente.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal