La fundacion de la plata y la leyenda de pedro benoit



Descargar 52,53 Kb.
Fecha de conversión14.05.2017
Tamaño52,53 Kb.
LA FUNDACION DE LA PLATA Y LA LEYENDA DE PEDRO BENOIT
por Raúl Francisco Navas (h)
Nuestros padres fueron soldados, poetas y artistas. Nosotros somos tenderos, mercachifles y agiotistas.

Miguel Cane



SUMARIO: 1.- Primer versión: Una creación burocrática y abstracta.- 2.- Segunda Versión: Un hombre providencial.- 3.- Tercera versión: Vestigios de una leyenda.- 4.- Una reflexión final.-

1.- Primer versión: Una creación burocrática y abstracta.-

Una simple lectura de los testimonios oficiales que llevaron al diseño de la traza original de la ciudad de La Plata y al de sus principales edificios públicos nos sugiere una creación burocrática y abstracta.

El 1º de mayo de 1881, al asumir sus funciones como gobernador de la Provincia de Buenos Aires, el doctor Dardo Rocha pronuncia el discurso de estilo ante la Asamblea Legislativa y allí anuncia como objetivo central de su gobierno el dar a la Provincia de Buenos Aires una nueva capital acorde con sus glorias.

El 3 de mayo el gobernador Rocha dicta un decreto creando una comisión especial para que en un plazo de cuatro meses determine el emplazamiento de la nueva capital luego de realizar un estudio comparativo de las posibles localizaciones.(1)(2)

Sin esperar que la comisión se expida, y casi podríamos decir, sin esperar que se reuniera, el 6 de mayo el expeditivo gobernante dicta otro decreto llamando a concurso Internacional de planos de los principales edificios públicos: Casa de Gobierno, Legislatura, de Justicia,Municipalidad,Templo Católico,Departamento de Policia, Carcel de Detenidos y Casa de Bomberos.

Al día siguiente un nuevo decreto encomienda al Departamento de Ingenieros la confección en un plazo de cuatro meses de los planos de la nueva capital, (3) así como también proyectar y presupuestar los edificios del Museo, Biblioteca y Archivo General, Consejo de Higiene y Vacuna, Departamento de Ingenieros, Ministerio de Gobierno, Ministerio de Hacienda, Observatorio Astronómico, Monte de Piedad, Caja de Ahorros, Hospital, Cementerio, Asilo de Huerfanos y Casa de Niños Expósitos, Mercado de Consumo,Tablada y Matadero.

El Departamento de Ingenieros actua como lo hubiera hecho cualquier otra repartición pública. Se atiene a las normas vigentes.

Sus memorias explicando el Plano de La Plata, tanto la del 19 de mayo de 1882 que acompaña el plano original para su aprobación por el Gobernador como la que ilustra sobre el plano expuesto en 1888 en la Exposición Internacional de París dan prolija cuenta del cumplimiento de las instrucciones impartidas por el decreto del 7 de mayo y de la Ley de Ejidos regulación del uso del suelo vigente en la época. (4)

La ciudad abstracta con sus edificios públicos diseñados también en abstracto encuentra su localización entre el 1º de Octubre de 1881, fecha en que se expide la comisión especial y el 27 de abril de 1882 cuando la Legislatura sanciona la ley de capitalización del municipio de Ensenada.

El Departamento de Ingenieros continua su labor en las tareas de mensura, amojonamiento y nivelación para permitir la realización del solemne acto de la fundación el 19 de noviembre de 1882.

Por el camino recomienda el único replanteo importante del Plano original a los hechos existentes en el terreno. Se conserva el arbolado original del casco de la Estancia de los Pereira Iraola, expropiados para la fundación, y nace así el paseo del Bosque. (5)

El Departamento de Ingenieros interviene también, en distinto grado, en la construcción de los edificios públicos.

Gracias a su diligencia, pese al fracaso del concurso internacional a este respecto, el último día de su gobierno el Gobernador Dardo Rocha coloca la piedra fundamental de la Catedral de La Plata.

2.- Segunda Versión: Un hombre providencial.-

Otros documentos oficiales avalan postular al Agrimensor, Arquitecto e Ingeniero Pedro Benoit (6) como un hombre providencial y factor decisivo en el éxito de Dardo Rocha para cumplir el objetivo principal de su Gobierno dar a la Provincia de Buenos Aires una nueva capital acorde con sus glorias, tal como lo anunciara en su discurso de asunción ante la Asamblea Legislativa.

Desde la temprana edad de catorce años Don Pedro Benoit trabajaba en el Departamento de Ingenieros.

Por Decreto de mayo de 1881 se lo nombra Miembro del Jurado para el Concurso Internacional de edificios públicos.

Por Decreto del 3 de junio de 1881 se lo designa Vocal Arquitecto de la Sección Obras Públicas del Departamento de Ingenieros.

Por Decreto del 5 de Septiembre de 1882 es Miembro de la Comisión de división de solares, quintas y chacras.

Por Decreto del 21 de septiembre de 1882 actua como Director Superior de las Obras de los Edificios Públicos de La Plata.

Por Decreto del 22 de Septiembre de 1882 integra la Comisión para determinar la latitud y longitud del templo principal.

Por Decreto del 31 de Octubre de 1882 ejerce el cargo de Director Ejecutivo de las Obras de los Edificios Públicos de La Plata.

Por Decreto del 14 de Febrero de 1884 es también Vocal de la Comisión encargada del cuidado de la higiene y obras públicas de la ciudad de La Plata.

No sólo se le encomiendan trabajos que cumple simultaneamente sino que es objeto de especial reconocimiento.

En vista de sus múltiples actividades, economizando enormes sumas al erario provincial un Decreto del 7 de Diciembre de 1883 le asigna un sobresueldo de Cinco mil pesos

Por Decreto del 8 de Julio de 1885 Se le otorga un premio de Veinte mil pesos por su competencia,laboriosidad y honradez.

Al presentarse el plano de la ciudad de la Plata en la exposición Internacional de Paris de 1888 se le reconoce su autoria así como también la de la memoria que acompaña su exhibición en el Pabellón Argentino.

Podemos decir que la medalla de oro que premia su creación es su medalla.

Su carrera de labor y reconocimientos no se agota aquí.

En 1890 es elegido concejal de la Primer Municipalidad de La Plata y en 1893 Intendente de la ciudad.

Fue también director del Banco Hipotecario de la Provincia y Profesor y Vice-decano de la Facultad de Ingenieria de La Plata.

La sóla enumeración de sus obras nos colocan frente a un ser excepcional que ha realizado, en La Plata no sólo el Plano del trazado de la ciudad sino también los Planos y Dirección de Obra del Ministerio de Hacienda (empieza la obra el 22 de enero de 1883 el empresario Pedro Cabrera), del Edificio de los Cuarteles de Policia, Bomberos y Carcel (empieza la obra el 5 de marzo de 1883 el Maestro mayor y empresario José Rodrigo); del Teatro Argentino, del Departamento de Ingenieros,(empieza la obra el 3 de mayo de 1883 la empresa Beaumerié Hnos.), de la Iglesia San Ponciano, (empieza la obra el 17 de julio de 1883 el Maestro mayor y empresario Clemente Olivera); de la Catedral de La Plata,(Autor del proyecto que se manda construir por administración por Decreto del 1º de noviembre de 1885. El 5 de septiembre de 1893 asume la dirección de Obra); del Hospital Melchor Romero,(encargados los planos el 31 de octubre empieza la obra en diciembre de 1883 José M. Morales); del Edificio Administrativo del Observatorio Astronómico (se dispone su construcción el 20 de noviembre de 1883); del Edificio del Cementerio (Librado al uso público el 19 de enero de 1887), del Ministerio de Gobierno, del Asilo Marín, de la Escuela de Artes y Oficios, y del Matadero. (7) (8)

Es decir no sólo ha cumplido por si mismo el mandato del Decreto del 7 de mayo de 1881, sino que también ha ayudado a cumplir el Concurso Internacional del Decreto del 6 de mayo de 1881 y, como si esto fuera poco, cuando este procedimiento fracasa en el edificio de la Catedral, no sólo lo diseña sino que termina dirigiendo la obra.

Podemos decir también que la confianza de Dardo Rocha en Pedro Benoit no sólo estuvo avalada por sus realizaciones sino también por sus antecedentes.

En 1850 ingresa como meritorio en el Departamento Topográfico de Buenos Aires trabajando con su padre y en la Sección de Geodesia del Departamento de Ingenieros.

En 1861 se matriculó como Agrimensor.

En 1858 proyecta y construye varios puentes de campaña y efectua estudios para consolidar el Camino Blanco a la Ensenada,es decir que conocia palmo a palmo los terrenos que ocuparia luego la ciudad de La Plata.

En 1860 es designado Director del Departamento de Topografia elabora el primer registro gráfico del municipio y participa en la confección del Plano de Buenos Aires.

En 1863 se le encargó la rectificación y la canalización del Riachuelo, de las defensas de la capital contra las inundaciones y fue nombrado director de la escuela de Santa Catalina.

Preside la Comisión que evaluó los trabajos del Ingeniero Francisco Lavalle sobre nivelación ydesagües en la Provincia de Bs.As.

En 1870 realiza estudios para instalar un tranvia entre Tolosa y Ensenada, nuevo estudio de campo cercano a la futura nueva capital.

En 1874 durante el sitio de Buenos Aires por el Coronel Hilario Lagos dirigió, conjuntamente con el ingeniero Eguía la construcción de las fortificaciones y el emplazamiento de baterias para la defensa de la ciudad.

En la revolución de 1880 realiza tareas similares con el Ingeniero Lavalle y obtiene el grado de Teniente Coronel de Ingenieros, circunstancia que no sólo lo vincula al partido autonomista sino también a uno de los miembros de la comisión especial que decide el emplazamiento de la ciudad de La Plata.

No extrañan entonces las sentidas palabras con que Dardo Rocha despide sus restos el 6 de abril de 1897: «No podrá olvidarse el nombre del Ingeniero Don Pedro Benoit mientras subsista la ciudad de La Plata, a cuyas obras públicas concurrió en tan gran parte con inteligencia práctica, con esfuerzos superiores a la resistencia ordinaria del organismo humano, con desinterés ejemplar y con una honradez tan acrisolada que la calumnia que nada respeta jamás se atrevió a mancillarla por el manejo de las cuantiosas sumas que estuvieron a su cargo...»«...como se ha visto, su obra de Ingeniero es la mas vasta y variada que haya realizado un hombre en nuestro país, y sólo su modestia apagaba las resonancias que debia tener su nombre. Sus monumentos se la devolverán...»
3.- Tercera versión: Vestigios de una leyenda.-

Es en París al pie de la Torre Eiffel en la Exposición Internacional de 1888 donde aparecen vestigios de una leyenda.

La propia Torre Eiffel y su esotérica vinculación con los secretos de los antigüos constructores de catedrales bien puede ser un símbolo.

El único documento que asigna la autoria de Pedro Benoit al Plano de La Plata es la presentación del mismo en la Exposición Universal.

Allí un hijo de francés es galardonado por Francia.

Es, tal vez, el reconocimiento de una noble estirpe.

Como tal vez lo sea también, su matriculación como Agrimensor, y sus títulos de Arquitecto e Ingeniero.

Su probada idoneidad surge de su intenso trabajo en el Departamento de Ingenieros.

Su única formación académica Pedro Benoit la debe a su padre Pierre Benoit. Aquel que bien pudo ser Luis XVII el perdido Delfín de Francia. (9) Extraños sucesos, idénticas formaciones intelectuales, aficiones y caligrafias permiten sostener que el hijo de Maria Antonieta y Luis XVI murió en Buenos Aires.

El propio plano de La Plata, tan geométrico y de legua cuadrada, se vuelve misterioso al comprobar por boca de Benoit la presencia de los mágicos números 6 y 9 sin sustento legal.

«Se establecieron boulevares a cada 6 manzanas, quedando una superficie entre ellos de 36 de aquellas, que forman una sección divisible si se quiere tanto en cuarteles, de nueve cada uno».

O la propia Catedral aún inconclusa con su místico Roseton de vidrios blancos ante el naufragio de los fabricados especialmente en Europa y su mágico Pelícano rara avis esotérica en medio de vitrales con juiciosas imágenes bíblicas. Curiosamente el mismo símbolo del emblema masónico de Pierre Benoit que lo acreditaba como grado 2º y que los descendientes del Delfín, Pedro incluido,conservan de generación en generación.


4.- Una reflexión final.-
Tengo que confesar aquí que, antes de leer los libros de los Zapiola, conocí la leyenda de Pierre Benoit por tradición oral como creo que la conocen casi todos los platenses, en especial los descendientes de quienes llegaron con la fundación de la ciudad.

Debo confesar también que no creo que la leyenda de Luis XVII haya sido determinante en la fundación de mi ciudad.

Como ha dicho Umberto Ecco si se buscan relaciones ex-profeso las medidas del quiosco de diarios de la esquina sin duda guardan relación con los secretos y medidas del universo y sus alrededores.

El cruce entre dos frases: «lo que está arriba es igual a lo que está abajo» y «los que hablan no saben y los que saben no hablan» marca el punto de partida del pensamiento mágico.

Así, cualquier mago en el lugar de Ecco daria por supuesto que el quiosco expresa otra cosa.

Lo que si creo que es invalorable es el ejemplo de trabajo de Pedro Benoit.

Su vida y sus realizaciones superan por si mismas a su propia estirpe legendaria. Y podríamos, con muy poco, transformarlo en la encarnación de ese mito propio y rioplatense del europeo que transmutado en argentino triunfa en París y vuelve a morir trabajando en su nueva tierra construyendo ciudades y catedrales.

Indudablemente las obras de Pedro Benoit nos permiten reconocerlo y dan resonancia eterna a su nombre.

Volviendo a la leyenda estoy convencido que si no existiera habria que inventarla.

Inventarla tanto para desmentir a quienes sólo han querido ver en la fundación de La Plata ideas francesas, con capitales ingleses y operarios italianos como para hacer reflexionar a los que aún atribuyen a la Generación del 80 la responsabilidad de haber transformado, en forma irreversible, un pasado heroico en un presente de mercachifles.

Por eso, seria fantástico que la flor de lis latiera bajo las seis diagonales que unen los parques y plazas de La Plata y que el espíritu del Delfin perdido encuentre paz en el tañido de las campanas de San Ponciano.

NOTAS

(1) Integran esta Comisión:

Presidente:

Dr. Aristóbulo del Valle, Senador Nacional.
Secretario:

Dr. José María Ramos Mejía


Miembros:

Dr. Eduardo Costa, Procurador General de la Nación

Ing. Guillermo White, Presidente del Departamento Nacional de Ingenieros

Dr. Faustino Jorge, Presidente del Ferrocarril Oeste

Dr. Manuel Porcel de Peralta, Presidente del Consejo de Higiene de la Pcia.

Antonino Cambaceres, Diputado Nacional

Saturnino Unzue, Diputado Nacional

Dr. Eduardo Wilde, Presidente de las Obras de Salubridad

Ing. Francisco Lavalle, Presidente del Dpto. de Ingenieros de la Provincia
Ver Cátedra de Planeamiento Físico II Curso, «La Plata como ciudad Nueva, Historia, Forma, Estructura» Facultad de Arquitectura y Urbanismo Universidad Nacional de La Plata, La Plata 1980.
(2) La elección del lugar debia realizarse conforme las siguientes pautas:

1.- Ventajas e inconvenientes para la administración de la Pcia.


2.- Calidad de los terrenos en los que deba levantarse la ciudad, para la edificación y de los circunvecinos para la agricultura.
3.- Cantidad de agüa suficiente para servir a las necesidades de una ciudad populosa.
4.- Facilidades de comunicación con el exterior.
5.- Condiciones para el establecimiento de vías fáciles de comunicación con la Capital de la Nación, con las demás provincias argentinas y con el resto de la Provincia.
6.- Facilidad para hacer las obras de arte indispensables a la higiene y comodidad de un gran centro de población.
(3) El trazado debe realizarse siguiendo las siguientes directivas:

1.- Serán conforme a los trazados de las ciudades mas modernas en cuanto sea compatible con nuestro clima, las condiciones generales del país, las costumbres de nuestras poblaciones y nuestros medios financieros.


2.- Se consultara al mismo tiempo que la mayor comodidad de los habitante, la posibilidad de mantener la higiene en cuanto lo permitan los ultimos adelantos científicos y la belleza de sus calles y plazas.
3.- Se tendrá en cuenta que la ciudad pueda ensancharse, desarrollándose el plano que se adopte.
4.- Se proyectarán las obras necesarias para la limpieza diaria y la extracción de todos los residuos que puedan perjudicar la salud pública trazándolos de manera tal quepuedan irse aumentando a medida que vaya extendiendose la ciudad, como igualmente las obras necesarias para la provisión de agüa.
(4) Disponia el artículo primero de la ley de ejidos:« El éjido de los pueblos será dividido en solares, chacras y quintas, y tendrá por extensión una legua cuadrada a todos rumbos o una superficie equivalente a cuatro leguas cuadradas, cuando no sea posible o conveniente ubicarla en esta forma. La disposición anterior no altera la extensión especial que haya sido dada a cada éjido por la Ley o Decreto de su fundación, a menos que las necesidades de la agricultura requieran se extienda hasta la superficie dicha, cuya declaración compete al Gobierno.»

Para dar estricta cuenta de su cumplimiento por parte del Departamento de Ingenieros combinamos la memoria del 19 de mayo de 1882 que acompaña el plano original para su aprobación por el Gobernador y la que ilustra sobre el plano expuesto en 1888 en la Exposición Internacional de París:



«...El proyecto comprende una extensión de una legua de frente sobre las lomas de la Ensenada por 4360 metros de fondo. Esta superficie ha sido dividida por una red de Calles de 18m de ancho que se cortan en angulo recto, 10 avenidas de 3m paralelas a las calles anteriores y 4 que las cortan a 45º. Tienen además otras calles en el mismo sentido, poniendo en comunicación directa los extremos de la traza con la parte central.

A la avenida de circunvalación donde se proyectan las líneas de Ferrocarril, se le ha dado 90m de ancho dimensión suficiente para ese objeto

Tres parques de grandes dimensiones están colocados convenientemente lo mismo que 16 plazas de distintas superficies.

Se ha calculado que las avenidas dividan la traza en secciones de 36 manzanas, siendo iguales sus superficies,aun cuando el numero de las ultimas no sea igual en toda ssiendo tambien cada una de las secciones facilmente divisible en cuarteles.

El departamento ha ubicado los edificos públicos distribuyéndolos uniformemente en la traza, pero la ubicación demarcada no es sino una simple indicación correspondiendo al señor Gobernador fijarla del modo que la considere conveniente según la topografia del terreno.

Para fijar la dimensión de las manzanas que en su mayor parte son de 120m, la Oficina ha tenido en vista que ellas tengan una facil división métrica, cuyo menor valor sea de diez metros de frente por 60m de fondo. Estas dimensiones que en la antigua medida corresponden con mucha aproximación a 11 varas y media de frente por 69 y cuarta de fondo, permitirá la construcción de edificios cómodos sin alterar las costumbres del país según lo dispuesto por la resolución de mayo 7 ya citada.

Se ha asignado a las manzanas centrales dimensiones que varian de 60 hasta 120m por dos consideraciones, la primera facilitar a los pobladores la adquisición de una manzana o de media para establecer negocios en gran escala y construir lujosos edificios, que no sean linderos a otras propiedades particulares, y lo segundo consultandola conveniencia higiénica de aumentar el número de calles en la parte central donde la mayor densidad de la población lo hace necesario.

La superficie ocupada por la ciudad es de 22.654.560m2, la que se divide de este modo:

Superficie dedicada a la edificación: 13.861.000

Superficie dedicada a plazas: 866.000

Superficie dedicada a calles: 7.927.560

TOTAL 22.654.560

El proyecto comprende en realidad la superficie de una legua considerando la parte trazada al pie de las lomas la que sólo se indica en el plano, como terreno destinado al futuro ensanche de la ciudad...»

«...El perímetro de la ciudad es un cuadrado perfecto,limitado por un boulevard de circunvalación de 100m de ancho que encierra una superficie de una legua cuadrada.

La forma general de las manzanas está representada por cuadrados de 120m por costado, habiéndose dividido la ciudad en el centro por dos boulevares de 30m de ancho.

Entre estos dos boulevares se hicieron manzanas de120m por costado y de cada lado de estos se proyectaron otras que empezando por 60m de ancho por 120m de fondo, aumentaban progresivamente de 10m hasta tener la forma general de 120m por costado. Esta división se hizo teniendo en vista la aglomeración de la población y el mayor movimiento que existiria en esa parte central.

Diagonales: Se proyectaron dos diagonales de 30m que cortan de un extremo a otro la ciudad y 6 diagonales mas que unen entre sí las plazas principales y los grandes parques.

Plazas: Se han proyectado 23 plazas inclusive los parques.Sus formas son diversas y sus superficies varian desde una hasta ocho manzanas.

Edificios públicos: En las manzanas comprendidas entre los dos boulevares del centro fueron reservados los terrenos para la construcción de varios edificios públicos,distribuidos sistemáticamente, para que al mismo tiempo que con los demás proyectados en los boulevares que cortan perpendicularmente a estos, se distribuyera la población en varias direcciones, evitando asi la aglomeración de edificios en un mismo punto, lo que a no dudarlo habria perjudicado el adelanto.

Consideraciones que presidieron la confección del plano de la ciudad: Teniendo en cuenta el resultado práctico de las calles de Buenos Aires y de todas las ciudades y pueblosde la Provincia, se fijó un ancho de 18m de muro a muro, calculando una vereda de 2,50m y quedando por consiguiente13m libres para la circulación de los rodados. En las calles centrales de la Capital de la República los vehículos no disponen mas que de 6.50m por consiguiente en este sentido la capital de la provincia ofrece un ancho doble.

Boulevares. Se tomó en consideración el ancho de los boulevares de Buenos Aires decretados por el gobierno de Rivadavia el año de 1827, que determinaba el establecimiento de aquellos con 30 varas de ancho, cada cuatro cuadras, partiendo de las calles Callao y Entre Rios hacia el Oeste.

Habiendose aceptado en la República el sistema metrico decimal se creyó mas conveniente dar a los boulevares de esta ciudad un ancho de 30m de muro a muro con una veredade 4m, quedando por lo tanto una superficie libre para rodados de 22m, dimensión que permitia hacer un plantio de árboles en el centro. Debe advertirse también que dicha dimensión ha quedado aceptada por las principales capitales europeas.

Se establecieron boulevares a cada 6 manzanas, quedando una superficie entre ellos de 36 de aquellas, que forman una sección divisible si se quiere tanto en cuarteles, de nueve cada uno.

Orientación: La orientación de la traza es a medio rumbo verdadero aproximamente. Dicha orientación además de estar ordenada por decreto para la fundación de nuevos pueblos en la provincia, se ha adoptado igualmente para esta capital.

Se ha observado en la practica que es la que mas ventajas ofrece para nuestro clima. Sin embargo, hay calles y boulevares con el antiguo arrumbamiento que resultan de cortar diagonalmente a la ciudad.

Nomenclatura de las calles. Las calles y avenidas han sido designadas con números..»

(5) Art. 1º Apruebase la traza de la ciudad de La Plata proyectada por el departamento de ingenieros
Art. 2º El local para cada edificio público y terrenos reservados serán señalados oportunamente por el PE
Art. 3º El Departamento de Ingenieros procederá inmediatamente a organizar una división de Ingenieros presidida por los vocales de la sección de geodesia para trazar en el terreno y amojonar el proyecto aprobado.
Art. 4º El mismo Departamento procederá también inmediatamente a proyectar y presuponer los mojones que deben señalar permanentemente las calles y plazas, etc. de la nueva ciudad.
Art. 5º El parque existente en el terreno queda exceptuado de la división y subdivisión. El Departamento proyectará las mejoras y alteraciones necesarias para convertirlo en paseo público y someterá el proyecto para la resolución conveniente.
Art. 6º Comuníquese, publiquese e insertese en el R.O.
(6)

Nació el 18 de febrero de 1836 en Buenos Aires.

Murió en Mar del Plata el 4 de abril de 1897.

Hijo de Pierre Benoit y de Maria Josefa de las Mercedes Leyes


(7) Tartarini, Jorge Daniel «La acción Profesional en la Fundación de La Plata», La Plata 1982.
(8) Otras obras de Benoit. En la Capital Federal:

Planos Mercado del Centro (Perú esq. Alsina hoy demolido)

Matadero,

Antigüa Facultad de Derecho (hoy Museo Etnográfico, Moreno 350)

Iglesia de Santa Catalina,

Hospital de Hombres.


En otras ciudades:
Municipalidad e Iglesia de Ensenada

Iglesia de Merlo

Iglesia de San Justo

Iglesia de Moreno

Iglesia de San Vicente

Iglesia de Juarez

Iglesia de Azul

Iglesia de San Pedro en Mar del Plata


Otros trazados:

Morón, Las Heras, Merlo, Ituzaingó, Magdalena y Quilmes.


(9) Zapiola, Federico Luís «Luis XVII ¿Murió en Buenos Aires? con Apéndice de Lucrecia y José Matias Zapiola. Buenos Aires, 1991.

Zapiola, Lucrecia «Soy Luis XVII debo llamarme Pierre Benoit», Buenos Aires, 1993.










La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal