La Fundación Botín presenta Sol LeWitt. 17 Wall Drawings. 1970-2015



Descargar 127,44 Kb.
Fecha de conversión23.02.2017
Tamaño127,44 Kb.

La Fundación Botín presenta Sol LeWitt. 17 Wall Drawings. 1970-2015


  • Es la exposición más importante realizada en España dedicada en exclusiva a los dibujos murales del artista, considerado padre del Arte Conceptual

  • Una selección de 17 dibujos murales, la mayoría nunca antes exhibidos en España, realizada en colaboración con la Yale University Art Gallery y The Estate of Sol LeWitt

  • Complementan la muestra una selección de libros de artista y otros documentos, pertenecientes al Archivo Lafuente

Del 18 de julio al 10 de enero de 2016, la sala de exposiciones de la Fundación Botín en Santander acogerá Sol LeWitt. 17 Wall Drawings. 1970-2015. Organizada en colaboración con la Yale University Art Gallery y The Estate of Sol LeWitt, es la muestra más ambiciosa realizada en España, dedicada en exclusiva al dibujo mural de esta figura capital del arte del siglo XX, considerado un protagonista clave del Arte Conceptual.


Comisariada por John Hogan, Director de Instalaciones y archivista de Wall Drawings en la Yale University Art Gallery y dibujante de Sol LeWitt desde 1982; y por Benjamin Weil, Director artístico del Centro Botín, la exposición ofrecerá al visitante una perspectiva única de la evolución formal y conceptual del dibujo mural en la trayectoria del artista.
De la selección de diecisiete dibujos murales que componen la exposición, realizados entre 1970 y 2015, dieciséis son inéditos en España -el decimoséptimo fue inaugurado en Madrid en 1989-, y la mayoría no han sido expuestos de nuevo tras su primera ejecución hace más de veinte años. Además, Wall Drawing 7A será llevado a cabo por primera vez en la sala de exposiciones de la Fundación Botín.
Sol LeWitt. 17 Wall Drawings. 1970-2015 pone el acento en un principio teórico básico en la trayectoria de Sol LeWitt que se ha convertido desde entonces en práctica habitual de la creación contemporánea: la supremacía de la idea y del proceso creativo sobre la obra de arte propiamente dicha. Como afirmaba el propio artista: “la idea es la máquina generadora de arte”.
Paralelamente, el conjunto de dibujos murales que se muestra en Santander refleja la extraordinaria consistencia de las exploraciones sistemáticas de LeWitt y la notable diversidad y evolución de su práctica artística, tanto desde el punto de vista formal (de sus figuras geométricas simples a las formas "continuas" y "complejas") como en la variedad de técnicas utilizadas (grafito, lápiz a color, tinta china o pintura acrílica).

"Esta instalación en la Fundación Botín de Santander presenta 17 dibujos murales muy diversos, creados por el artista a lo largo de su trayectoria. Cuatro dibujantes cualificados del Estate de Sol LeWitt han trabajado en esta instalación junto a 15 artistas locales, lo cual demuestra que la práctica conceptual de LeWitt está viva y funciona ocho años después de su muerte. Esta presentación excepcional se ha llevado a cabo gracias al compromiso y la profesionalidad de estos artistas españoles a los cuales la exposición ha proporcionado una oportunidad única, no sólo de de formar parte del legado de LeWitt, sino de adquirir un conocimiento profundo de sus dibujos murales y de las habilidades necesarias en su realización", afirma John Hogan, comisario de la muestra.



Como complemento a la sala de exposiciones, el público podrá contemplar el Wall Drawing 499 Flat-topped pyramid with color ink washes superimposed -pirámide truncada con aguadas de tinta de color superpuestas, 1986-, instalado en el salón de actos de la Fundación Botín en Santander desde 1992, que será re-instalado con motivo de la muestra.
Sol LeWitt dedicó gran parte de su trayectoria a la creación de libros, publicaciones, grabados y otros múltiples. En colaboración con el Archivo Lafuente, un archivo documental de referencia internacional especializado en arte del siglo XX, la exposición se complementa con una selección de libros de artista y otros documentos que ayudarán al visitante a contextualizar los dibujos murales de Sol LeWitt en el resto de su producción artística. Finalmente, la muestra albergará una selección de documentales sobre el artista y su trabajo.
La exposición irá acompañada de un catálogo que reúne escritos realizados por Sol LeWitt, junto a una serie de textos de expertos y testimonios de artistas colaboradores, seleccionados por el Comisario de la muestra Benjamin Weil, que recorren la evolución y la trayectoria del artista.
Sol LeWitt. 17 Wall Drawings. 1970-2015 reafirma el compromiso de la Fundación Botín con la investigación sobre el dibujo (hasta el momento de artistas españoles) y pone de nuevo el foco en la exploración del proceso creativo, un aspecto clave en los programas de formación de la institución como las Becas de Artes Plásticas o los talleres de Villa Iris, dirigidos por artistas internacionales.
Sol LeWitt es un actor clave en la consolidación del Arte Conceptual, movimiento que dejó una profunda huella en la práctica artística contemporánea. A comienzos de los años sesenta, el artista se distancia del hegemónico Expresionismo Abstracto e imprime al proceso creativo que desemboca en la obra de arte una importancia semejante, cuando no superior, a la plasmación final de esa obra, separando el concepto o la idea de su ejecución.
En el año 1967 LeWitt publica en la revista Artforum un artículo considerado un auténtico manifiesto del Arte Conceptual: Paragraphs on Conceptual Art (Párrafos sobre Arte Conceptual), en el que afirmaba: “todos y cada uno de los pasos -garabatos, bocetos, dibujos, modelos de trabajo desechados, estudios, reflexiones o conversaciones- que tienen lugar durante la realización de la obra, son de interés. A veces, aquellos que muestran el proceso de reflexión del artista, son más interesantes incluso que el producto final”.
En 1971 añade: “si el artista lleva adelante la idea y la plasma en forma visible, todos los pasos seguidos hasta llegar ahí habrán sido importantes. La idea misma, incluso si no llega a hacerse visible, es tan obra de arte como el producto terminado”.
La muestra incluye Wall Drawing 821A (Marzo, 2007), Wall Drawing 7A (Junio, 2015), Wall Drawing 118 (Diciembre, 1971), Wall Drawing 413 (Marzo, 1984), Wall Drawing 237 (Junio 1974), Wall Drawing 614 (Julio, 1989), Wall Drawing 620 (Fig. E) (Octubre, 1989), Wall Drawing 51 (Junio, 1970), Wall Drawing 46 (Mayo, 1970), Wall Drawing 869C (1998), Wall Drawing 280 (Enero, 1976), Wall Drawing 386 (Enero, 1983), Wall Drawing 110 (Septiembre, 1971), Wall Drawing 154 (Abril, 1973); Wall Drawing 157 (Abril, 1973), Wall Drawing 208 (Septiembre, 1973) y Wall Drawing 213 (Septiembre, 1973).
Los dibujos murales
Entre 1968 y 2007, Sol LeWitt crea más de 1.200 dibujos murales. El primero fue realizado en 1968 en la Paula Cooper Gallery de Nueva York, donde forma parte de una muestra para recaudar fondos para los comités de estudiantes movilizados contra la guerra de Vietnam.
Dibujando en la pared e interviniendo material, conceptual y directamente en el espacio expositivo, el artista elimina cualquier intermediación en el objeto artístico. Su gesto conlleva una materialización efímera de la obra de arte, que podía borrarse y recrearse en otro espacio y por otra persona, liberándola de su carácter de objeto único y de su pedestal.
Para ejecutar sus dibujos de pared LeWitt desarrolla un singular método de trabajo basado en simples instrucciones lógicas o matemáticas que cualquier persona puede ejecutar. Aunque en ocasiones fuera él mismo quien realizaba los dibujos, la mayoría fueron llevados a cabo por artistas o estudiantes. En Santander, los 17 dibujos de pared que se exponen serán ejecutados por un equipo de dibujantes, antiguos colaboradores de Sol LeWitt, con la ayuda de jóvenes artistas y estudiantes de arte.
Con el tiempo, las técnicas y los elementos formales de los dibujos murales fueron evolucionaron. Mientras que los primeros se realizaron con lápiz negro y, posteriormente, con lápices de color, a principios de los años ochenta Sol LeWitt comenzó a utilizar aguadas de tinta, otorgando a las piezas una cualidad parecida a la de la pintura al fresco. A partir del año 1997 introduce la pintura acrílica, creando amplios campos de colores vivos e intensos.
Desde el inicio de su investigación artística, el concepto de seriación (repetición y combinación de elementos), que el artista desarrolla en sus dibujos murales, representa un elemento esencial en el trabajo. Entre 1969 y 1970 LeWitt crea cuatro series de dibujos en papel (Drawing Series I, II, III & IV), basadas en lo que denomina el “escudo de armas”: una plantilla cuadrada dividida en cuatro partes iguales, cada una de ellas integrada por uno de los cuatro tipos básicos de línea utilizados por LeWitt: vertical, horizontal, diagonal ascendente y diagonal descendente. La primera serie (Drawing Series I) está integrada por veinticuatro combinaciones diferentes de esa misma estructura, mientras que las tres series siguientes (Drawing Series II, III, y IV) resultan de permutaciones posibles de la primera.
El artista reduce la gama de color utilizada en las pinturas murales a cuatro colores primarios: gris, rojo, amarillo y azul, que se corresponden con los cuatro tipos básicos de línea. A través de la superposición de estos colores, LeWitt crea una variedad sin límites de nuevas tonalidades. Las combinaciones relativamente austeras de líneas curvas y rectas de primeros trabajos dieron paso con el tiempo a modelos y formas cada vez más irregulares y dinámicos.
Sobre el artista
Tras licenciarse en 1949 en Bellas Artes por la Syracuse University, Sol LeWitt (Connecticut, 1928 – Nueva York, 2007) sirvió en el ejército de los Estados Unidos en la Guerra de Corea. En 1953 se trasladó a Nueva York donde cursó estudios en una escuela de ilustradores y trabajó en el sector editorial hasta
1956, año en que se incorporó al estudio de arquitectura de I.M. Pei como diseñador gráfico. El contacto con arquitectos fue clave en su definición del papel del artista respecto a la obra de arte. De la misma manera que un arquitecto lleva a cabo un edificio sin necesidad de involucrarse en su construcción, Sol LeWitt consideraba que el artista puede crear “la idea o el concepto” y distanciarse de la ejecución de la misma.

En 1960 comienza a trabajar en la librería del MoMA junto a la crítica de arte Lucy Lippard. Posteriormente, se incorpora al equipo de vigilantes del museo neoyorquino, donde comparte experiencias con artistas como Robert Ryman, Dan Flavin y Robert Mangold.


Durante esa etapa decisiva de su trayectoria artística Sol LeWitt forma parte de exposiciones colectivas tan trascendentales como Primary Structures (Estructuras primarias) en el Jewish Museum de Nueva York en 1966, pistoletazo de salida del denominado Arte Minimalista. En 1967 publica Paragraphs on Conceptual Art (Párrafos sobre Arte Conceptual) y en 1968 participa en la Documenta IV de Kassel. En 1969 es incluido en la exposición When Attitudes Become Form (Cuando las actitudes se convierten en forma), comisariada por Harald Szeeman en la Kunsthalle de Berna, y este mismo año publica Sentences on Conceptual Art (Frases sobre Arte Conceptual) en la revista de arte norteamericana Artforum.

El Stedelijk van Abbemuseum de Ámsterdam acogió en 1984 una completa retrospectiva de sus dibujos murales y publicó un inventario completo de todos los ejecutados. En 2006, bajo la iniciativa del Director de la Yale University Art Gallery, el Massachusetts Museum of Contemporary Art (MASS MoCA) y el Williams College Museum of Art invitaron a Sol LeWitt a elaborar una exposición antológica. El artista seleccionó la obras presentadas y su ubicación, pero murió antes de su inauguración, en 2008, a la edad de 78 años. Esta exposición monumental permanecerá abierta hasta 2033.


La obra de LeWitt está presente en los fondos de importantes museos de todo el mundo como El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia de Madrid, el MACBA de Barcelona, la Tate Modern de Londres, el Stedelijk van Abbemuseum de Ámsterdam, el Centre Pompidou de París, el Guggenheim Museum, el Whitney Museum of American Art y el Museum of Modern Art (MOMA) o la Dia Art Foundation de Nueva York; así como en la National Gallery of Art en Washington, DC., o el San Francisco Museum of Modern Art (SFMOMA), entre otros.
Recorrido por la exposición (17 dibujos murales)
Wall Drawing 821A (Marzo, 2007)

Basándose en la plantilla original de cuatro cuadrados, integrados por cuatro tipos distintos de línea, Sol LeWitt elaboró en 1997 Wall Drawing 821, su primera obra mural ejecutada con pintura acrílica. Mientras que 821 era negra, 821A fue ejecutada con pintura blanca sobre pared blanca y su sutil presencia es casi espectral en el espacio. La simbología en esta obra adquiere gran fuerza, tratándose de uno de los últimos dibujos murales del artista, instalado antes de su muerte. Por su estrecha relación con la esencia del trabajo de Sol LeWitt, 821A ha sido elegido para marcar el inicio y la salida de la muestra.



Wall Drawing 7A (Julio, 2015)

Este dibujo mural, que ha sido instalado por primera vez en Santander, es una variación de Wall Drawing 7, cuya ejecución inaugural fue en 1969, aunque en esta ocasión la técnica utilizada son lápices de color. Esta serie es una variación consistente en la yuxtaposición de dos, tres o cuatro tipos de línea, creando diversas combinaciones de color. Siendo la pieza más antigua de la exposición, es al mismo tiempo la más reciente. Si bien el artista defendía que la obra de arte ya existe antes de su materialización, subrayaba al mismo tiempo la importancia de su ejecución, fechando la obra en el momento de su primera instalación, como una forma de reconocer el trabajo de los artistas que la producían.


Wall Drawing 118 (Diciembre, 1971)

Es uno de los primeros dibujos que reflejan el concepto de lo aleatorio, un elemento que desempeña un papel significativo en la creación de dibujos murales de Sol LeWitt. En este caso, las instrucciones aportadas por el artista dejan margen, deliberadamente, a la interpretación del dibujante encargado de plasmar la obra, permitiéndole hacer su propia lectura y ejecución al elegir la ubicación de cincuenta puntos en la pared de la sala y unirlos entre sí mediante líneas rectas.


Wall Drawing 413 (Marzo, 1984)

A principios de 1980 Sol LeWitt empezó a utilizar aguadas de tinta de color que aplicaba a las paredes con trapos suaves, otorgándoles una apariencia de pinturas al fresco. Para llevar a cabo esta serie, el artista utiliza el método cross reverse (cruce e inversión) por el que los elementos de cada una de las plantillas originales, conformadas por los cuatro colores primarios: gris, amarillo, rojo y azul, se cruzan e invierten. El resultado de estas permutaciones es una cuadrícula de veinticuatro conjuntos, integrados a su vez por cuatro cuadrados divididos en cuatro partes iguales. Los patrones coloristas e irregulares que resultan de esas combinaciones se revelan con toda claridad.


Wall Drawing 237 (Junio, 1974)

Este dibujo representa una de las seis figuras básicas en el vocabulario de LeWitt: el trapezoide, utilizando puntos medios, esquinas y el centro de la pared. En otoño de 1973 Sol LeWitt comenzó una serie de location drawings o dibujos de ubicación, que reproducían las instrucciones de su ejecución escritas a mano sobre la pared, como parte integrante del dibujo. La escritura se plasma en forma de un texto cuidadosamente reproducido que revela una cualidad poética que le es intrínseca. Éste es un ejemplo en el que las instrucciones proporcionadas por el artista son, en ocasiones, precisas, limitando la posible interpretación por parte del dibujante.


Wall Drawing 614 (Julio, 1989)

La cuadrícula, junto a las estructuras geométricas elementales (cuadrado, círculo, triángulo), es un componente esencial del lenguaje plástico de Sol LeWitt que define conceptualmente su obra. En este dibujo mural la ejecución de la misma queda sujeta a la interpretación del dibujante que la lleva a cabo. Las instrucciones por parte del artista son únicamente: “trazar líneas de 8 cm. de ancho” que creen “rectángulos al encontrarse en ángulos rectos”.


Wall Drawing 620E (Octubre, 1989)

Las figuras isométricas surgen por primera vez en los dibujos murales del artista en 1981 (Wall Drawing 350), como continuación lógica del trabajo de Sol LeWitt con trapezoides y con figuras geométricas más complejas. Para representar lo tridimensional, en lugar de dibujar sus formas con una perspectiva lineal, LeWitt introduce la proyección isométrica, una técnica en la que todos los ángulos son iguales, sugiriendo volumen pero sin ilusión de profundidad. Wall Drawing 620E pertenece a una colección privada y es la primera vez que podrá contemplarse en un espacio público.


Wall Drawing 51 (Junio, 1970)

Este dibujo es el primero, y uno de los pocos trabajos de su serie, que contiene en su estructura referencias al espacio arquitectónico en el que se instala, centrando la atención del espectador en el espacio en el que se encuentra. Las instrucciones dadas por el artista reflejan que “todos los puntos arquitectónicos” (esquinas, puertas, ventanas y la pared misma) deben estar conectados entre sí por cientos de “líneas rectas". La obra es también el único dibujo mural que muestra una compleja red de marcas realizadas en tiza azul, un material muy apropiado dado el carácter conceptual de la obra.


Wall Drawing 46 (Mayo, 1970)

Ejecutado por vez primera unos días después de la prematura muerte de la escultora Eva Hesse a los 34 años, este dibujo puede considerarse un homenaje a la artista, muy admirada por Sol LeWitt. La obra marca el inicio de una nueva fase, esencial en su vocabulario, ya que, por primera vez, introduce líneas de lápiz irregulares, como una forma de rendir homenaje a los contornos orgánicos, distintivos del trabajo de Hesse. El hecho de que a partir de aquel momento y hasta su muerte LeWitt incluyera la pieza en casi todas sus grandes muestras, indica la trascendencia de esta obra.




Wall Drawing 869C (Septiembre, 1998)

Lo aleatorio adquiere una nueva dimensión en este dibujo, concebido para ser ejecutado por personas distintas que deben repetir, de la manera más fidedigna posible, la primera línea trazada por el dibujante original. Para realizar el dibujo de la primera pieza de esta serie el artista se inspiró en la observación de una cadena de montañas.


Wall Drawing 280 (Enero, 1976)

Esta obra es una de las primeras en las que Sol LeWitt pinta el fondo de color, en este caso de amarillo. El artista asigna sus tres colores habituales a las cuatro direcciones de línea, de tal forma que las líneas diagonales azules emergen de las esquinas, líneas diagonales rojas salen desde la mitad de los cuatro lados y líneas diagonales blancas parten desde el centro del dibujo. La estructura cuadrada dibujada con lápiz sobre el fondo remite al original “cuadrado dividido horizontalmente y verticalmente en cuatro cuadrados de iguales dimensiones, cada uno de ellos integrado por líneas diagonales en cuatro direcciones”.


Wall Drawing 386 (Enero, 1983)

Este dibujo mural consiste en una progresión de formas geométricas o estrellas (utilizadas a menudo en el trabajo de Sol LeWitt) creadas con tinta. Hay una cualidad casi cinética en esta variación serial. Una progresión lineal en la que, a medida que avanza el dibujo, observamos que cada estrella incrementa su número de vértices. La pieza representa una continuación del interés del artista en las formas, secuencias y patrones.



Wall Drawing 110 (Septiembre, 1971)

Éste es uno de los primeros dibujos murales que incluye arcos (el primero fue ejecutado en julio de 1971). La estructura del dibujo recuerda al de la arquitectura gótica y los rosetones.


Wall Drawing 154 (Abril, 1973); Wall Drawing 157 (Abril, 1973), Wall Drawing 208 (Septiembre, 1973) y Wall Drawing 213 (Septiembre, 1973)
Wall Drawing 154 forma parte de una serie de obras que nos permiten explorar el proceso creativo del artista. Junto a Wall Drawing 157, esta pieza investiga la posición de una línea dentro de un cuadrado, exhibiendo la importancia de las permutaciones en la obra de LeWitt. Mientras que el artista especifica en sus instrucciones las dimensiones del cuadrado y la posición correcta de la línea, no delimita la longitud de la misma, depositando esta responsabilidad en el dibujante.
En una serie posterior, que incluye tanto Wall Drawing 208 como Wall Drawing 213 presentes en la exposición, LeWitt aplica el mismo concepto, pero en estas piezas la construcción geométrica del interior del cuadrado guarda una relación más clara con la línea del borde, creando una dinámica más evidente.
ACTIVIDADES EN TORNO A LA EXPOSICIÓN
Sesiones en sala

A través de creativas y dinámicas sesiones con personal de la Fundación Botín descubriremos, disfrutando juntos, los dibujos murales y composiciones de este gran artista.

5, 12 y 26 de agosto y 9 de septiembre. 20:00 horas. Entrada libre hasta completar aforo.
Visitas comentadas

Benjamin Weil y otros expertos nos acercarán a diferentes e interesantes facetas de la figura y de la obra de Sol Lewitt.

29 de julio, 19 de agosto y 2 de septiembre. 20:00 horas. Entrada libre hasta completar aforo.
Sol Lewitt. Una visita musicada por Steve Reich

Drumming Percussion Group de Oporto interpretará una selección de obras del compositor norteamericano Steve Reich, cuyo trabajo está muy relacionado con la investigación visual de Sol LeWitt.

30 de julio. 20:00 horas.


Visitas de grupos

Disponibilidad de horario, previa solicitud.

Tel: 942 22 60 72

arteycultura@fundacionbotin.org



………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………....

IMÁGENES EN ALTA RESOLUCIÓN PARA MEDIOS
En el área de prensa de la microsite de la exposición (www.fundacionbotin.org/sollewitt) están disponibles imágenes de la instalación para su descarga en alta resolución.
Para más información, contactar con el Área de Prensa de la Fundación Botín a través del tel. 942 36 04 53 o la dirección de correo: mmeoro@fundacionbotin.org


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal