La expresión plástica en la educación es un elemento importante, ya que en estas edades la imagen es más importante que la palabra



Descargar 341,07 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión30.08.2017
Tamaño341,07 Kb.
  1   2

www.tuaulaonline.es contacto@tuaulaonline.es



























La expresión plástica en la educación es un elemento importante, ya que en estas edades la imagen es más importante que la palabra.


Además, el dibujo es un medio de expresión para el niño, que le da la posibilidad de comunicar libremente sus deseos, emociones, sentimientos...
Por todo esto, es fundamental motivar a los niños para que dibujen; el objetivo fundamental de dicha motivación es hacer que el proceso de creación tenga significado para el niño y que no se le obligue a dedicarse a un tópico especial.
Un elemento fundamental para la motivación del alumno es que el maestro sea cordial, amistoso y democrático, para dar a los niños la oportunidad de expresarse libremente. Debe intentar que la expresión se traduzca en un producto artístico.

Esto tiene dos facetas:



  • Creación de una atmósfera propicia.

  • Canalización de los sentimientos y emociones.

Todo esto, con la finalidad de conseguir una forma artística para que el proceso sea significativo.

En el desarrollo de su expresión artística, todos los niños pasan por las mismas etapas; éstas son:
- Etapa del garabateo (2-4 años)
- Etapa pre-esquemática (4-7 años)
- Etapa esquemática (7-9 años)
- Etapa del realismo (9-12 años)
- Etapa pseudo-naturalista (12-14 años)

Aunque todas las etapas siguen el mismo orden, las edades de los niños no tienen por qué corresponder con ellas. El paso de una etapa a otra va ligado al desarrollo intelectual del niño.

Dada la importancia de expresión plástica en los niños, concluimos con que el maestro debe guiar al niño en su desarrollo y resolverle las posibles dudas que pueda tener; pero nunca criticar su trabajo, ya que cada dibujo representa el desarrollo natural del niño.
Como datos anexos, se mostrarán diversos dibujos que han sido realizados por niños que se encuentran en edad preescolar. Estos dibujos serán presentados con un breve análisis que permitirá profundizar en los aspectos teóricos señalados en el trabajo.


Podemos dividir la etapa del garabateo en tres subestadios de desarrollo motriz:



El primer trazo es un paso muy importante en el desarrollo del niño, pues es el comienzo de la expresión que no solamente lo va a conducir al dibujo y a la pintura, sino también a la palabra escrita. La forma en que estos primeros trazos son recibidos puede influir mucho en su desarrollo progresivo.


Los primeros trazos generalmente no tienen sentido; éstos varían en longitud y dirección. A menudo, el niño mira hacia otro lado mientras los hace y continúa garabateando. Además, el uso que hace del color es totalmente indistinto.

No se usan los dedos ni la muñeca para controlar el elemento que dibuja. Es importante darse cuenta que el tamaño de los movimientos que se observan en el papel guarda relación con el tamaño del niño; éste garabatea empleando sus “grandes movimientos”, aunque para un adulto resulten movimientos en pequeña escala.


Los garabatos no son intentos de reproducir el medio visual circundante; tienen como base el desarrollo físico y psicológico del niño, y no una intención de representar algo, sin embargo, el hecho de realizar líneas al acaso le resulta sumamente agradable.
Es muy importante que el niño tenga oportunidad de garabatear, además, el adulto ha de interesarse por lo que el niño está haciendo, pues él debe sentir que este camino de comunicación es bien mirado o aceptado por los adultos.
Mientras un niño está en esta etapa, trazar un dibujo de algo “real” es inconcebible, tales intentos serían equivalentes a tratar de enseñar a un bebé a pronunciar las palabras correctamente y a usarlas en oraciones.
Además, mientras el niño no haya establecido control visual sobre sus movimientos de garabateo, carecerá de sentido requerirle control sobre otras actividades.
Parece inequívoco que el garabateo es una parte natural del desarrollo total de los niños, que refleja su evolución psicológica y fisiológica.
De manera general se pueden presentar las siguientes características resaltantes en la etapa del garabateo descontrolado:

  • Deja trazos intencionales.

  • Carece de control visual sobre su mano.

  • A menudo mira hacia otro lado mientras grafica.

  • Los trazos varían de longitud y dirección.

  • Con frecuencia excede los límites del soporte gráfico.

  • Recoge sensaciones táctiles y kinestésicas, las visuales en menos grado.

  • Percibe modificaciones en la superficie donde grafica, pero se da escasa cuenta de la causa.

  • Toma el utensilio de maneras diversas y suele ejercer mucha presión con él sobre el soporte.

  • Experimenta con las propiedades físicas de la materia y utensilios (bi y tridimensionales).

  • Puede apilar dos o tres piezas de construcción.

  • A los materiales moldeables los pone en contacto con sus sentidos (huele, degusta, etc.).


EJEMPLO DE DIBUJO EN LA ETAPA DEL GARABATO SIN CONTROL
EDAD DEL NIÑO: 1 año y 5 meses.


  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal