La deficiencia visual Elvira Martín Hernández



Descargar 3,03 Mb.
Página18/18
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño3,03 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

8.1.2. Ayudas para visión de lejos
Para obtener mejor visión del detalle a larga distancia se pueden emplear telescopios. Basados en la ampliación por proyección angular de la imagen, permiten «acercar» los objetos lejanos al aumentar la imagen. Los telescopios más conocidos son los binoculares, los prismáticos; en el mercado hay un amplio surtido con posibilidad de conseguir hasta 20 aumentos. En baja visión se usan también los telescopios monofocales, de reducido tamaño y con enfoque a distancias próximas (40-50 cm); se dispone de modelos bastante funcionales de hasta 10x.
También se pueden usar telescopios montados en gafas. Se puede situar el telescopio en posición central, superior o inferior, según el uso que se le vaya a dar. Se emplean telescopios de tipo Galileo, más pequeños y discretos, cuando no se precisa mucho aumento, pero cuando se necesita más ampliación es imprescindible acudir a los de tipo Kepler para conseguir un campo visual operativo. Se pueden montar telescopios de hasta 10x, pero realmente no suelen ser muy funcionales por encima de los 6x.

8.1.3. Ayudas para reducir el deslumbramiento
Existen muchas patologías que provocan un fuerte deslumbramiento y/o fotofobia. Esto es especialmente significativo en el albinismo, la aniridia, las distrofias de conos, las degeneraciones maculares y la retinosis pigmentaria. Para ayudar a estas personas a controlar el nivel de iluminación se pueden emplear lentes de contacto coloreadas o gafas con filtro protector. Algunos de los filtros más usados en baja visión son filtros muy selectivos, dejan pasar la luz a partir de una longitud de onda, eliminando aquella parte de la luz que se sitúa por debajo de dicha longitud; de esta forma se elimina toda la luz ultravioleta y la baja longitud hasta el límite elegido (400, 450, 500, 511, 527 ó 555 nanómetros). Existen también algunos filtros que permiten combinar la característica anterior con la polarización de la luz, permitiendo solo pasar los rayos que entran perpendiculares, eliminando los oblicuos. En otros casos, se utilizan también lentes polarizados sin filtro o gafas de sol más convencionales.

8.1.4. Ayudas para ampliar el campo visual
Para ampliar el campo visual se tiene que reducir el tamaño de la imagen y para conseguirlo se pueden usar telescopios con poco aumento y emplearlos de forma invertida. De esta forma, se consigue una minificación del tamaño, que permite a las personas con campos reducidos pero con buena agudeza visual obtener una mejor idea de conjunto de diversos espacios. Otra ayuda empleada con este fin son los prismas Fresnel. Estos prismas se sitúan en el lateral de la gafa, fuera del campo visual estático del usuario, desplazando la imagen hacia el centro en mayor o menor medida según la potencia del prisma. Se pretende que la persona pueda con este sistema abarcar un mayor campo visual lateral, pero la visión a través del prisma no es perfecta, produciéndose un efecto parecido a la visión subacuática. Pero ninguna de estas ayudas resultan realmente operativas: la mayoría de las personas con campos visuales reducidos rechazan su uso.

8 1.5. Las ayudas del futuro
Aunque en muchos casos todavía no sean demasiado operativas, o por lo menos los prototipos probados en España, existen otra serie de ayudas que a buen seguro serán de gran utilidad en un futuro no muy lejano.
En este ámbito, se van a reseñar las ayudas para visión nocturna, tan necesarias para las personas con retinosis pigmentaria. Por un lado, se encuentran los focos portátiles que, a modo de linterna pero con mayor intensidad y ancho del rayo lumínico, están reduciendo el peso, tamaño, coste y aumentando su autonomía, y, por otro, están las denominadas esferas nocturnas que amplifican la luz ofreciendo alta resolución en una imagen monocromática en color verde. Ambos sistemas están evolucionando muy positivamente en los últimos tiempos. No obstante, es importante reseñar que los resultados funcionales no son todavía óptimos. Estos instrumentos son de gran utilidad con una iluminación prácticamente nula, pero no cuando existen interferencias lumínicas de todo tipo, como sucede en las ciudades. Además, su elevado peso y aparatosidad los hacen poco operativos.
También se espera mucho de dispositivos del tipo del Low Vision Enhancement System (LVES), conocido por la pronunciación de sus siglas como «Elvis». Este fue el primer prototipo de un nuevo campo de ayudas. Básicamente, se trata de un circuito cerrado de televisión con dos monitores y tres cámaras de vídeo (dos para visión de lejos y una para visión de cerca). Consigue una amplificación de 10 aumentos con un buen campo visual. Nuevamente su gran aparatosidad y elevado peso le restan funcionalidad, pero ya van apareciendo en el mercado nuevas generaciones con menor tamaño, peso y mejores prestaciones.

8.2. Ayudas ergonómicas
En todos los ámbitos de nuestra actividad se deberían adaptar las tareas a las características individuales. Si así se hiciera, se evitarían infinidad de enfermedades profesionales y se trabajaría o se estudiaría mejor o, por lo menos, más cómodos y de forma más saludable.
En todas las tareas de corta y media distancia, la gran mayoría de los deficientes visuales deberían usar atril, portalibros o mesa elevable que les proporcionase una correcta posición de trabajo. Trabajar sobre un plano inclinado para realizar tareas de lectura, escritura o dibujo está recomendado para todas las personas, pero cuando la distancia de trabajo se reduce de forma considerable esta recomendación se debería volver obligación. De la misma forma, para trabajar con el ordenador resulta de gran comodidad el empleo de un portalibros, que acerque ese libro o documento que se está consultando a una distancia funcional.

Foto 12



En muchas ocasiones, es necesario proporcionar mayor nivel y calidad de iluminación para la realización de tareas de lectura, escritura…, por lo cual se necesita el uso del flexo adecuado a cada caso. La iluminación adicional más utilizada en la mayoría de las ocasiones es de tipo fluorescente, siendo imprescindible cuando la distancia de trabajo es muy corta. Existen diferentes tipos de «luz fluorescente», atendiendo a la temperatura del color (luz día, blanca fría y blanca cálida). Los nuevos modelos de flexos de alta frecuencia eliminan los parpadeos de la luz, reduciendo la fatiga visual.


Volver al comienzo del capítulo / Ir al Índice

Ejercicios de autoevaluación



1- La secuencia del mecanismo de la visión es:



    1. Transformación – Interpretación – Percepción – Transmisión.

    2. Interpretación – Percepción – Transmisión – Transformación.

    3. Percepción – Transformación – Transmisión – Interpretación.


Ver solución
2- Los dos parámetros fundamentales para determinar la funcionalidad de la visión son:
a. Visión cromática y visión de contraste.

b. Campo visual y agudeza visual.



c. Agudeza visual y visión cromática.
Ver solución
3- El queratocono y la catarata son patologías que afectan a:


    1. El polo posterior del globo ocular.

    2. El polo anterior del globo ocular.

    3. Las vías ópticas.


Ver solución
4- En el Síndrome de Usher, la manifestación oftalmológica típica es:


  1. La aniridia.

  2. El glaucoma.

  3. La retinosis pigmentaria.


Ver solución
5- Las enfermedades oculares que motivan más frecuentemente la consulta en un centro de baja visión son:


  1. Las que asientan en retina.

  2. Los defectos de refracción.

  3. Las cataratas.


Ver solución
6- Se puede decir que una persona presenta baja visión:



    1. Cuando no puede acceder a la lectoescritura en vista.

    2. Cuando, aun teniendo disminución visual significativa, tiene suficiente visión como para ver la luz, orientándose por ella, y emplearla con propósitos funcionales.

    3. Cuando presenta una agudeza visual superior a 0,3 y/o la restricción del campo visual inferior a 10º alrededor del punto de fijación.


Ver solución
7- Las repercusiones funcionales más frecuentes de la retinosis pigmentaria, cuando no existe afectación macular son:


    1. Disminución de la agudeza visual, deslumbramiento y dificultades en la lectoescritura.

    2. Pérdida de la visión del color, dificultades para distinguir detalles y dificultades en su movilidad.

    3. Dificultades de visión nocturna, deslumbramiento al sol, fatiga visual y problemas en su movilidad.


Ver solución
8- ¿Cuál de las siguientes afirmaciones es incorrecta?


  1. La forma más eficaz de incrementar el campo visual es el uso de procedimientos de exploración y búsqueda adecuados.

  2. La pérdida de campo visual es una deficiencia fácil de ocultar: en muchas ocasiones se dejan de realizar actividades habituales antes de acudir a ningún especialista.

  3. Se puede incrementar el campo visual estático, el campo visual que percibe la retina con el ojo mirando a un punto fijo, mediante movimientos de cabeza y cuello.


Ver solución
9- El test de mirada preferencial es una prueba que se utiliza en niños pequeños para obtener unos resultados cuantitativos aproximativos en relación a:


    1. El campo visual periférico.

    2. La agudeza visual.

c. La sensibilidad al contraste.
Ver solución
10- Las ayudas ópticas para visión de cerca son aquellas que permiten a la persona la consecución de las tareas que normalmente se realizan a distancias cortas, principalmente tareas de lectura, pero también ver fotografías, detalles en cualquier objeto... Las principales son:


      1. Microscopios, lupas, telemicroscopios y lupas-televisión.

b. Telescopios montados en gafas, lupas y flexos fluorescentes.

    1. Microscopios, telescopios y lupas.


Ver solución
Volver al comienzo del capítulo / Ir al Índice

Bibliografía


American Printing House for the Blind (1987). Manual de los tres niveles de la caja de la luz (traducción al castellano realizada por la Organización Nacional de Ciegos Españoles para uso interno).



Barraga, N. (1980). Source book on Low Vision. Louisville, Kentucky: American Printing House for the Blind (traducción al castellano: Textos reunidos de la Dra. Barraga, Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, 1986; segunda edición revisada y ampliada, 1997).
Blanskby, D.C. (1992). Evaluación visual y programación: manual VAP-CAP. Victoria, Australia: Royal Institute for the Blind (traducción al castellano realizada por la Organización Nacional de Ciegos Españoles para uso interno).
Cebrián, M.D. (2003). Glosario de discapacidad visual. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles.
Crossman, H.L. (1992). Cortical visual impairment: presentation, assessment and management. North Rocks, Australia: The Royal New South Wales Institute for Deaf and Blind Children, Monograph Series, 3 (traducción al castellano: Aparición, evaluación y manejo del trastorno de la visión de origen cortical, Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, 1995; para uso interno).
Chapman, E.K. (coord.) (1986). Mira y piensa: manual del profesor. Traducción al castellano de P. Zurita, Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, Centro de Rehabilitación Visual.
Flament, J. (1997). Oeil et pathologie générale. París: Masson.

Goldstein, E.B. (1998). Sensación y percepción. Madrid: Debate.


Inde, K. y Backman, O. (1998). El adiestramiento de la visión subnormal. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles.
Jose, R.T. (1997). Procedimiento clínico adecuado para la persona con pérdida grave del campo periférico. En: Visión 96: Actas de la V Conferencia Internacional sobre Baja Visión. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, v. 1 (pp. 22-31).
Langley, B. (1990). Potential Assessment of visual efficiency. Louisville, Kentucky: American Printing House for the Blind.
Lillo, J. (2000). Ergonomía. Evaluación y diseño del entorno visual. Madrid: Alianza.
Martínez, I. (coord.) y Villalba, R. (dir.) (1999). Aspectos evolutivos y educativos de la deficiencia visual. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, Dirección de Educación, volúmenes I y II.

Mehr, E.B. y Freid, A. (1992). El cuidado de la baja visión. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles.
A resource manual for the development and evaluation of special programs for exceptional students : volume V-E : Project IVEY : increasing visual efficiency (1983). Tallahassee, Florida: Florida Department of Education, Bureau for Education of Exceptional Students. (Traducción al castellano de M.S. García, Manual de recursos para desarrollar y evaluar programas especiales para estudiantes excepcionales : Volumen V-E : Proyecto IVEY : incrementar la eficiencia visual. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, 1993. Traducción para uso interno).
Roa, A., Peral, A., Santos, C.M. y Caballero, M.L. (1997). Un programa computerizado para la rehabilitación oculomotora mediante biofeedback eog: aplicación al Nistagmus. En: Visión 96: Actas de la V Conferencia Internacional sobre Baja Visión. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, v. 1 (pp. 339-344).
Rodríguez, J.J., Lillo, J., Vicente, M.J. y Santos, C.M. (2001). EVO: Sistema informático de entrenamiento visual para personas deficientes visuales. Integración, 36, 5-16.
Santos, C.M., Prieto, N., García, A.M., Roa, A. y Peral, A. (1997). Incidencia del Nistagmus en la velocidad y comprensión lectora de los estudiantes deficientes visuales. En: Visión 96: Actas de la V Conferencia Internacional sobre Baja Visión. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles, v. 1 (pp. 290-295).
Spalton, D.J., Hitchings, R.A. y Hunter, P.A. (1995). Atlas de oftalmología clínica. Madrid: Mosby/ Doyma.

Teller, D.Y. (1977). The forced-choice referential looking procedure. Infant Behaviour & Developement, 2, 135-153.



Vila, J.M. (dir.) (1994). Apuntes sobre rehabilitación visual. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles.

Volver al comienzo del capítulo / Ir al Índice
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal