La creación de nuevas tecnologías de comunicación los primeros dibujos



Descargar 2,32 Mb.
Ver original pdf
Página3/54
Fecha de conversión07.11.2019
Tamaño2,32 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54
 El lenguaje antes del lenguaje 

Son  los  primatólogos,  quizás,  los  que  mejor han  enunciado  la  evidencia:  el 

lenguaje no puede derivar del lenguaje; el lenguaje, su gramática y su articulación, 

no pueden provenir del lenguaje. Lo mismo no puede proceder de lo mismo sino 

que  debe  preexistir  un  antecedente  que  haya  sido  el  fundamento  sobre  el  que 

evolucionaron  los  diferentes  elementos  de  una  lengua  y  sus  combinaciones.  La 

pista principal de este precedente compartido la proporciona el gen FOXP2, un gen 

que  parece  soportar  capacidades  relacionadas  de  manera  simultánea  con  la 

destreza motora necesaria para la fabricación de herramientas y con la capacidad 

de expresión lingüística: si hubiera que establecer por tanto una correlación, cabría 

sostener que son los sistemas motores y sensoriales periféricos los que impulsan el 

desarrollo  neuronal  y,  en  última  instancia,  la  capacidad  de  expresión  lingüística; 

que  la  producción  de  herramientas  y  la  sucesión  de  acciones  repetidas  en 

secuencias bien establecidas son el fundamento de la estructura de nuestro cerebro

que las peticiones a la imitación y la colaboración y las demandas de atención que 

se  sucederían  en  esos  procesos  de  fabricación,  constituirían  la  base  de  nuestra 

gramaticalidad.  Existe  desde  el  inicio,  por  tanto,  una  estrecha  e  indisoluble 

asociación entre nuestra capacidad de fabricación de herramientas, instrumentos e 

interfaces y nuestro desarrollo cognitivo y lingüístico como especie. Parece existir 


una  relación  de  causalidad  circular  recurrente  a  lo  largo  de  la  historia  entre  el 

desarrollo  de  instrumentos,  tecnologías  e  interfaces  y  el  cambio,  adaptación  o 

evolución  de  nuestras  capacidades  cognitivas  y  comunicativas:  cada  vez  que  un 

homínido,  un  ser  humano,  inventó  una  nueva  tecnología,  un  nuevo  soporte 

implicado de alguna manera en la transmisión de la información y el conocimiento

se desarrollaron —se desarrollan— nuevas facultades, destrezas y habilidades que, 

a  su  vez,  contribuyen  a  modificar  y  hacer  evolucionar  esas  tecnologías  hasta  el 

punto  en  que  modifican  de  nuevo  nuestras  aptitudes.  «Hay  manos  capaces  de 

fabricar  herramientas  /  Con  las  que  se  hacen  máquinas  para  hacer  ordenadores  / 

Que  a  su  vez  diseñan  máquinas  que  hacen  herramientas  /  Para  que  las  use  la 

mano», escribía Jorge Drexler en «Guitarra y vos». 

El  largo  camino  que  llevó  a  los  seres  humanos  a  establecer  una  serie  de 

convenciones  vocales  convenidas  y  comprendidas  por  todos,  de  acuerdo  con  el 

primatólogo Michael Tomasello (2013), tuvo que atravesar una etapa de centenares 

de  miles  de  años  «de  gestos  derivados  de  acciones  cuyo  significado  fuera  más 

natural  y  cuyo  sustento  fuera  la  tendencia  a  seguir  la  dirección  de  la  mirada  de 

otros  individuos  e  interpretar  sus  actos  como  algo  intencional».  Es  decir,  debía 

existir algo previo a la posibilidad misma de compartir las instrucciones necesarias 

para  la  fabricación  de  las  herramientas.  Hacía  falta  que  preexistiera  una 

intencionalidad  compartida,  el  deseo  de  colaboración,  el  reconocimiento  de  los 

intereses del otro, algo que no existe más que de manera incipiente y aislada ente 

los  simios.  Hacía  falta  que  antecediera  lo  que  los  lingüistas  y  los  primatólogos 

denominan  recursividad,  la  posibilidad  de  que  yo  reconozca  que  él  o  ella  me  ven 

viéndolo, que existe un mutuo reconocimiento no solamente físico sino, sobre todo, 

intencional,  que  tras  los  ojos  de  aquel  que  me  ve  viéndolo  existe  una  voluntad 

propia,  ajena  a  la  mía,  posiblemente  con  sus  propios  intereses,  que  tendré  que 

atraer  y  conquistar  para  que  exista  la  posibilidad  de  que  compartamos  y 

cultivemos  intereses  comunes.  De  la  misma  manera  que  se  tiende  un  puente  de 

seducción entre el hombre que mira bailar a una mujer que pretende conquistar y 

reclama  su  mirada  para  que  perciba  su  interés,  para  que  descubra  la 

intencionalidad y el deseo de la persona que la mira, de la misma forma elemental, 

la  primera  condición  para  el  desarrollo  de  la  intencionalidad  comunicativa,  del 

lenguaje, fue la recursividad, el reconocimiento de un propósito y una aspiración 

compartida. Por eso, las convenciones vocales adquieren significado comunicativo 

gracias a la precedencia y repetición de unos gestos naturales que formaban parte 

del  arsenal  expresivo,  de  unos  gestos  que  ya  se  utilizaban  y  comprendían  y  se 

ejecutaban  en  secuencias  y  procesos  bien  pautados  e  indefinidamente  repetidos 

durante millones de años, tal como nos describe la arqueología. 


En septiembre de 1890 (Radick, 2008) el profesor Richard L. Garner, junto a 

un  nutrido  grupo  de  eminentes  doctores  y  profesores,  acudió  al  zoológico  de  la 

ciudad de Washington D.C. para realizar el primer experimento documentado de 

análisis  del  lenguaje  de  los  simios,  de  la  búsqueda  de  su  posible  significado  y 

posible carga semántica. Mediante un fonógrafo situado dentro de la jaula de dos 

chimpancés,  uno  de  talante  más  salvaje  y  otro  más  apacible,  se  realizaron 

grabaciones de las vocalizaciones de ambos  instigadas por uno de los cuidadores 

del  zoo.  Esas  grabaciones  no  debían  servir,  solamente,  para  intentar  buscar  las 

claves de una posible traducción sino, sobre todo, para volver a ser reproducidas 

(playback)  ante  los  mismos  chimpancés  que  las  habían  emitido,  esperando  su 

reacción,  intentando  comprender  las  pautas  que  esos  gritos  y  vocalizaciones 

pudieran  suscitar  en  el  comportamiento  de  los  primates.  Estos  experimentos, 

desde  el  principio,  se  basaron  en  la  idea  de  que  debía  existir  alguna  clase  de 

comunicación  intencional  que  podía  ser  descifrada  y  que  podía  generar  una 

reacción concreta y previsible: hoy en día sabemos que la comunicación intencional 

en  los  grandes  simios  se  limita  a  dar  órdenes  o  a  realizar  pedidos,  de  manera 

estrictamente individualista, sin que exista ningún propósito colaborativo superior 

entre  los  individuos  de  la  comunidad.  Ni  siquiera  cuando  parecen  formarse 

partidas de caza tras la emisión de un grito identificativo por parte de un simio que 

pueda  haber  avistado  una  posible  presa,  se  trata  de  verdadera  colaboración:  más 

bien uno de ellos divisa una pieza, emite un grito o sonido  pautado  que llama la 

atención  del  resto  de  la  comunidad  circundante  sin  que  exista  un  principio 

organizador  de  la  partida  de  caza  mientras  cada  uno  de  ellos  se  acerca  por  su 

propia  cuenta  al  objetivo,  generándose  una  sensación  de  coordinación  que  no  es 

otra  cosa  que  el  fruto  de  la  suma  de  las  acciones  y  los  intereses  individuales.  En 

1980,  casi  cien  años  después  de  las  primeras  investigaciones  etológicas  sobre  el 

posible  significado  e  intencionalidad  de  la  comunicación  en  los  simios,  varios 

etólogos de la Universidad Rockefeller publicaron un famoso artículo en la revista 

Science  (Seyfarth,  R.  M.,  Cheney,  D.  L.  y  Marler,  P.,  1980)  que  afirmaba  haber 

descubierto en las llamadas de alarma de los simios ante la presencia específica de 

tres  animales  diferentes  (águilas,  leopardos  y  serpientes,  en  este  caso  predadores 

de los que había que  huir) evidencias claras del contenido  semántico explícito de 

esa forma de comunicación. La discusión entre los primatólogos y etólogos, hoy en 

día, no es ya si existe o no una forma de reconocimiento positivo a título individual 

sino, sobre todo, si existe el tipo de actividad e intencionalidad colaborativa que la 

verdadera  comunicación  demanda:  no  se  trata  solamente  de  que  la  emisión  y  el 

reconocimiento  de  un  sonido  concreto  puedan  desencadenar  una  reacción 

específica  sino,  sobre  todo,  como  sostiene  Tomasello,  de  que  «no  hay  pruebas 

experimentales  de  que  entre  los  grandes  simios  haya  intencionalidad  compartida 

puesto  que  sus  actividades  sincronizadas  durante  los  experimentos  no  parecen 



tener  la  estructura  de  la  colaboración  humana  y  tampoco  crean  un  ámbito  de 

atención  conjunta  a  la  manera  de  nuestra  especie»  (Tomasello,  2013:237).  Y  no  se 

trata  de  una  diferencia  menor  o  desdeñable  ni  de  un  empeño  homocéntrico  en 

despreciar las aptitudes de los simios. Se trata de una diferencia fundamental que 

está  en  la  base  del  desarrollo  del  lenguaje  humano:  la  colaboración  y  la 

comunicación  cooperativa  tuvieron  un  origen  evolutivo  común,  se  basaron  en  el 

desarrollo  de  una  infraestructura  psicológica  compartida  que  tuvo  como 

desencadenante  el  conjunto  de  gestos  naturales  que  componían  las  secuencias  y 

procesos necesarios para la fabricación de instrumentos, herramientas y utensilios, 

gestos  naturales  que  indicaban  y  demandaban  la  atención,  la  colaboración  y  la 

participación del resto de los miembros de la comunidad. No es difícil imaginar el 

gesto que reclamara la atención o demandara la colaboración de un miembro del 

clan  para  seguir  con  atención,  reproducir  y  aprender  los  gestos  necesarios  para 

tallar un bifaz, para trabajar sobre un núcleo y obtener las lascas necesarias con las 

que confeccionar puntas, hachas, cuchillos o cualquier otro utensilio necesario para 

la  vida  de  la  comunidad,  una  escena  y  una  secuencia  repetida  a  lo  largo  de 

centenares  de  miles  de  años,  sustento  de  la  gramaticalidad  de  nuestro  lenguaje, 

fundamento de su articulación. 

En una viñeta de un cómic norteamericano de hace pocos años podía verse a 

dos  seres  primitivos,  uno  de  ellos  sentado  y  otro  de  pie,  detrás  del  primero, 

dispuesto  a  realizarle  una  suerte  de  trepanación,  alzando  la  mano  para  percutir 

con  un  bifaz  sobre  el  cráneo  del  paciente,  y  uno  le  dice  al  otro:  es  curioso  que 

todavía  no  sepamos  nada  del  99,9%  de  nuestro  cerebro.  Es  posible  que, 

efectivamente,  nunca  podamos  tener  la  completa  certeza,  empírica,  del  momento 

en que nuestros cerebros desarrollaron un área lingüística coordinada con el área 

motora  y  la  sucesión  y  repetición  de  un  código  gestual  compartido  acabara 

derivando  en  la  gramaticalización  de  ese  discurso,  en  la  verbalización  de  los 

mensajes  que  previamente  se  transmitían  mediante  gestos  compartidos  de 

demanda y auxilio, pero sabemos a ciencia cierta, en todo caso, que eso debió de 

ocurrir  hace  aproximadamente  medio  millón  de  años,  cuando  la  anatomía  de 

nuestro aparato auditivo demuestra, por la madurez de su desarrollo, que aquellos 

seres se comunicaban de una manera enteramente similar a la nuestra, que poseían 

ya un universo simbólico y de significados compartido. Y no es coincidencia que la 

fabricación de herramientas e instrumentos líticos fuera uno de los elementos que 

contribuyera  de  manera  decisiva  a  la  aceleración  y  acrecentamiento  de  ese 

desarrollo,  en  un  bucle  causal  en  el  que  difícilmente  podremos  saber  nunca  si  el 

incremento  de  la  encefalización,  la  maduración  del  aparato  auditivo  y  las 

capacidades  soportadas  por  el  gen  FOXP2  fueron  causa  o  consecuencia  de  la 

formalización de un proceso de fabricación en el que los gestos que demandaban 


colaboración  y  atención  para  la  talla  formaban  parte  de  las  rutinas  cotidianas  de 

aquellos seres. 

En la red puede encontrarse la viñeta de un hombre primitivo sentado ante 

un ordenador de piedra en cuya pantalla puede leerse: time to upgrade, tiempo para 

actualizar.[7]  Algo  así  ocurrió  entonces,  hace  al  menos  500.000  años:  nuestro 

software,  el  tamaño  proporcional  de  nuestro  encéfalo,  el  desarrollo  de  áreas 

cerebrales especializadas y sus  interconexiones, la expresión y especialización del 

gen  FOXP2,  la  anatomía  de  nuestros  órganos  de  articulación  y  escucha,  se 

actualizaron. Es muy  posible que ese momento histórico en el que los homínidos 

cobraran conciencia de sí mismos, de las intenciones de los demás respecto a ellos 

y  de  su  transitoriedad  y  mortalidad,  se  retrase  al  ritmo  en  que  la  arqueología 

encuentra nuevos testimonios y evidencias: es factible, por ejemplo, que cuando se 

daten  de  manera  fehaciente  los  restos  encontrados  en  la  cueva  surafricana  de 

Rising  Star,  las  pruebas  de  que  el  Homo  naledi  (Berger  et  al.,  2015)  vivió  hace  dos 

millones  de  años  con  plena  conciencia  de  su  temporalidad,  enterrando  a  sus 

muertos e inventando los ritos de paso propiciatorios para alcanzar el ultramundo, 

debamos  anticipar  la  fecha  en  la  que  nuestros  antepasados  desarrollaron  plenas 

capacidades comunicativas y en la que atravesaron con su pequeño cerebro, como 

apuntaba Arsuaga, el umbral de la conciencia (Arsuaga, 2015). 

Existe,  según  Tomasello  (2010)  y  algunos  otros  etólogos,  una  suerte  de 

altruismo  básico  y  fundamental  en  el  origen  de  la  comunicación:  la  comprensión 

de las intenciones de los otros, la lectura recursiva de la mente o de la mirada del 

prójimo, es el terreno abonado sobre el que crecen las intenciones compartidas y la 

atención  conjunta,  el  suelo  fertilizado  sobre  el  que  pudieron  desarrollarse  los 

móviles  cooperativos,  las  suposiciones  mutuas,  las  normas  de  cooperación  y  las 

convenciones comunicativas. Fue necesaria esa disposición altruista primaria —no 

en el sentido filantrópico del término sino en el de la cooperación necesaria— para 

que hoy seamos lo  que somos. El lenguaje hablado, de hecho, no hubiera podido 

surgir  sin  que  le  antecediera  la  gestualidad  derivada  de  las  acciones  necesarias, 

sobre todo, para el desarrollo cabal de las empresas colaborativas comprendidas en 

la fabricación y talla de utensilios. El lenguaje, por tanto, no proviene de sí mismo, 

no  podemos  conformarnos  con  una  confirmación  tautológica  de  su  origen:  el 

lenguaje  surge  en  un  contexto  de  colaboración  bien  pautada  y  estructurada, 

derivada de la atención conjunta y los móviles compartidos, de la lectura recursiva 

de  las  intenciones  de  los  demás.  No  es  solamente  el  oído  el  sentido  que 

predominaría en estas situaciones primitivas, como le gustaba repetir en sus textos 

y en sus entrevistas a Marshall McLuhan (1966, 1969): si bien la evidencia que los 

paleoantropólogos  nos  ofrecen  es  la  de  una  anatomía  auditiva  madura  que 


intervino  en  actos  de  comunicación  perfectamente  estructurados  —y  que  en  las 

culturas  de  transmisión  oral  quepa  presumir  que  tuviera  un  papel 

preponderante—,  lo  cierto  es  que  la  vista  resultaría  decisiva,  al  menos  en  el 

reconocimiento de las intenciones mutuas, en el reconocimiento de la reciprocidad. 

Quienes han podido observar el comportamiento de los niños pequeños, de 

uno  y  dos  años,  saben  que  son  capaces  de,  por  ejemplo,  señalar  las  diferentes 

partes del cuerpo cuando se las nombra o, también, de seguir instrucciones simples 

como  las  de  «tira  la  pelota»  o  «dale  un  beso  a  papá».  Son  capaces,  por  tanto,  de 

asociar  de  manera  incipiente  sonidos  con  experiencias,  a  la  manera  en  que  los 

simios  son  capaces  de  hacerlo.  Empeñados  en  acelerar  el  proceso  de  maduración 

infantil,  muchas  publicaciones,  programas  y  consultores  ofrecen  fórmulas  para 

apremiar su desarrollo (enseñarle los sonidos de los distintos objetos, expandir su 

vocabulario,  leerles  en  voz  alta),  pero  lo  cierto  es  que  lo  más  decisivo  y 

concluyente,  y  por  otra  parte  difícil  de  agilizar,  es  su  capacidad  para  socializar, 

para  emprender  actividades  compartidas  con  otras  personas,  sostenidas  por  una 

atención conjunta sobre el mismo objeto. Esa capacidad de atención y de lectura de 

las intenciones de los adultos que aflora progresivamente, es el fundamento de la 

adquisición de las convenciones lingüísticas que aprenderá a usar y a dominar de 

manera  paulatina.  De  hecho,  algunos  investigadores  del  desarrollo  del  lenguaje 

temprano  (P.  Mundy,  C.  Kasari,  M.  Sigman  y  E.  Ruskin,  1995)  achacan  las 

deficiencias  en  el  lenguaje  expresivo  de  los  niños  con  síndrome  de  Down  a  «una 

perturbación  temprana  en  el  desarrollo  de  las  habilidades  no  verbales  de 

solicitación (requesting skills)», es decir, a su incapacidad para demandar de manera 

normal  la  atención,  la  colaboración  o  la  participación  de  los  otros,  que  es  la  base 

sobre  la  cual  se  construye  el  lenguaje  mismo.  Resulta  muy  revelador  que  el 

impulso  naciente  de  un  niño  sea  el  de  demandar  mediante  gestos  naturales  la 

atención  de  los  adultos  y  el  de  establecer  contacto  visual  con  ellos  para  expresar 

sus  intenciones  y  comprender  cuáles  son  las  de  los  demás:  «Los  imperativos  no 

verbales o las peticiones implican el uso de los gestos y el contacto visual por parte 

de  los  niños  para  obtener  la  asistencia  de  un  adulto  en  la  consecución  de  un 

objetivo», algo que ya sabíamos desde finales de la década de los setenta gracias a 

trabajos  como  el  de  The  Emergence  of  Symbols:  Cognition  and  Communication  in 



Infancy. «Por ejemplo, un niño puede extender su brazo hacia un juguete que está 

fuera  de  su  alcance  y  mirar  hacia  un  adulto  para  que  le  ayude  a  obtener  ese 

juguete.  Las  competencias  verbales  no  declarativas  o  las  habilidades  de  atención 

conjunta  implican,  también,  el  uso  de  gestos  y  del  contacto  visual  para  dirigir  la 

atención hacia objetos o acontecimientos.» Llegados a este punto, no obstante, los 

autores  de  este  texto  se  declaraban  incapaces  de  entender  el  sentido  de  ese 

comportamiento:  «Sin  embargo»,  escribían,  «el  objetivo  instrumental  de  esos 


comportamientos  es  menos  aparente,  como  cuando  un  niño  apunta  hacia  un 

juguete interesante que está a su alcance mientras mira a un adulto», invitándole, 

tal como los etólogos establecieron posteriormente, a compartir una experiencia, a 

crear y construir un ámbito de atención conjunta que resulta imprescindible para 

que  se  construya  una situación  de  comunicación  plena  y,  sobre  todo,  para  que  el 

infante  adquiera  los  rudimentos  del  lenguaje  hablado.  El  niño  señala  e  intenta 

atraer  la  atención  de  los  demás  porque  en  esos  dos  gestos  elementales  están 

contenidos  los  fundamentos  de  la  adquisición  del  lenguaje.  Es  más:  siguiendo  la 

discusión  que  se  plantea  en  «Nonverbal  Communication  and  Early  Language 

Acquisition  in  Children  with  Down  Syndrome  and  in  Normally  Developing 

Children», existe un vínculo estrecho, determinante, entre el déficit de solicitación 

no  verbal  (nonverbal  requesting)  y  la  hipotonía  neuromotora,  ese  estilo  de 

interacción  pasivo  y  distante  que  delata  tanto  la  incapacidad  para  participar  en 

situaciones de comunicación y fines compartidos como un tono muscular inferior 

al normal que dificulta la manipulación de los objetos. Como en otros casos de la 

neurociencia,  los  descubrimientos  provienen  a  veces  de  lo  que  deja  de  suceder  u 

ocurrir  cuando  existe  una  lesión  o  se  produce  un  accidente:  «Además  de  las 

dificultades en las solicitaciones o peticiones no verbales también fue evidente, en 

este estudio, la discapacidad de los niños con síndrome de Down para seguir con 

la mirada una línea propuesta y señalarla».  Conviven, por tanto, dos deficiencias 

que se refuerzan mutuamente e impiden —al menos inicialmente— que los niños 

afectados de síndrome de Down puedan participar con normalidad en una relación 

de comunicación: entender en la mirada de su interlocutor que se es visto, que el 

otro alberga una serie de intenciones respecto a uno mismo, y que en esta relación 

primeramente  visual  es  donde  cabe  plantear  una  invitación  o  una  demanda,  una 

solicitación a colaborar o participar en una empresa común. No es extraño que las 

terapias y tratamientos para la modificación de la conducta de niños con síndrome 

de  Down  y  autismo  insistan,  sobre  todo,  en  la  estimulación  del  desarrollo  de 

pautas básicas de comunicación y en el desarrollo de habilidades de socialización 

(Molina,  2012):  crear  las  condiciones  de  atención  compartida  sobre  las  que  se 

sustenta la posibilidad del lenguaje es tan válido en los tratamientos que se aplican 

hoy  a  personas  con  dificultades  como  lo  debió  de  ser  en  los  albores  de  la 

humanidad.  Encontramos  hoy  en  esta  alteración  de  las  competencias 

comunicativas de los niños con síndrome de Down, en su carencia o insuficiencia, 

la evidencia indirecta de la íntima relación que existe en el género humano entre el 

desarrollo  del  lenguaje,  la  creación  de  un  ámbito  comunicativo  compartido  en  el 

que  el  señalamiento  y  la  recursividad,  la  manipulación  y  exploración  de  objetos, 

tienen  un  papel  fundamental:  «En  aquellas  tareas  en  las  que  está  implicada  la 

manipulación  de  objetos  o  una  exploración  activa  del  medio»,  afirmaban  en  su 

momento  Cicchetti  y  Beeghly  (1990),  «los  niños  con  síndrome  de  Down  pueden 



estar en desventaja motriz». 

Y es esa misma falta de comprensión del «significado cultural y el contexto 

de  los  acontecimientos»  (Loveland,  1989:20),  esa  misma  imposibilidad  cierta  de 

ubicar  los  sucesos  en  una  concatenación  significativa,  lo  que  aleja  a  personas  con 

autismo de la posibilidad de relatar de manera coherente lo vivido, de transmitirlo 

y  compartirlo,  de  reproducir,  como  sugeriré  inmediatamente,  ese  momento 

originario de toda cultura humana que es el relato compartido: «Los resultados de 

este  estudio»,  refrendaba  Loveland  en  los  albores  de  la  década  de  los  noventa, 

«podrían  tener  implicaciones  sobre  la  manera  en  que  estas  personas  con  autismo 

interactúan en un contexto social natural. En una conversación ordinaria es normal 

hablar  sobre  acontecimientos  que  uno  ha  experimentado.  Para  hacerlo,  uno  debe 

haber  entendido  primero  un  conjunto  de  eventos  de  una  manera  significativa  y 

haber percibido su relevancia respecto a un tema en particular. Solamente entonces 

puede una anécdota ser satisfactoriamente formulada y presentada. Para personas 

con  autismo,  sin  embargo»,  tal  como  adelantaba  en  las  líneas  preliminares,  «los 

significados  culturales  y  el  contexto  de  muchos  acontecimientos  podría  haberse 

perdido. De esa manera podría resultar muy difícil para ellos seleccionar material 

apropiado  con  el  que  relacionarlo,  discriminar  material  irrelevante  y  distinguir 

significados  idiosincráticos  de  los  significados  culturalmente  aceptados.  Como 

consecuencia»,  y  es  aquí  donde  cabe  distinguir  el  vínculo  indeleble  y  originario 

entre la generación de una situación de atención e interés compartidos y el papel 

que el relato y la narración han desempeñado  y siguen desempeñando a lo  largo 

de  la  historia  de  la  humanidad,  «su  habla  coloquial  es  a  menudo  inapropiada  y 

escasamente informativa para el oyente» (Loveland, 1989:20). 

 En  el  origen,  por  tanto  —en  el  histórico  y  en  el  de  cada  vez  que  un  niño, 

discapacitado  o  no,  comienza  a  realizar  sus  primeros  gestos,  a  demandar  la 

atención de los demás, a generar una situación de atención compartida y a vincular 

objetos y acciones con sonidos significativos—, estuvo el relato. 





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal