La concepción marxista del valor-trabajo: vigencia teórica y desarrollo práctico comentarios de Julio Silva-Colmenares



Descargar 51,72 Kb.
Fecha de conversión19.03.2017
Tamaño51,72 Kb.
LA CONCEPCIÓN MARXISTA DEL VALOR-TRABAJO:

VIGENCIA TEÓRICA Y DESARROLLO PRÁCTICO

Comentarios de Julio Silva-Colmenares ,

a propósito de la disertación Modelo de acumulación con “salto peligroso”,

presentada por Samuel Jaramillo González

para formalizar su ingreso como Miembro Correspondiente de

la Academia Colombiana de Ciencias Económicas -ACCE-


Para mí es muy honroso cumplir con el encargo que me hiciera la mesa directiva de comentar la disertación presentada por el profesor Samuel Jaramillo González para ingresar a nuestra Academia. Como los datos relevantes de sus condiciones académicas son conocidos, quiero referirme más que a la disertación, en sí, ya presentada por nuestro recipiendario de hoy, al tema escogido, por cuanto es motivo de polémica, tanto en los medios científicos como en los escenarios políticos y sociales. Me refiero, como es natural, a la teoría del valor-trabajo en la elaboración construida por Carlos Marx, con su aporte fundamental sobre el carácter dual del trabajo humano, y su implicación en el desarrollo de la sociedad moderna.
Como dijera el mismo Marx a Engels en carta de agosto de 1867, dos aspectos eran, en su opinión, lo mejor de El Capital: “1) el carácter dual del trabajo, subrayado ya en el primer capítulo, según si se expresa en valor de uso o en valor de cambio (sobre ello descansa toda la comprensión de los hechos); 2) la investigación de la plusvalía independientemente de sus formas especiales: la ganancia, el interés, la renta del suelo, etc”. Hace 20 años los académicos Víctor Afanásiev y Víctor Lantsov, de la desaparecida Unión Soviética, publicaron un libro titulado El gran descubrimiento de Carlos Marx, en donde sustentan, con un análisis prolijo del pensamiento de Marx, su aporte sobre “el papel metodológico de la teoría del carácter dual del trabajo”.
A medida que pasa el tiempo creo con mayor firmeza que la concepción de Marx sobre el carácter dual del trabajo humano, como una contradicción dialéctica, en cuya solución ocurre un salto cualitativo, en su mayor aporte a la Economía Política, más importante que la misma idea sobre la plusvalía, pues ésta se deriva de aquella. Pero esta contradicción, que entronca no sólo con la esencia del capitalismo sino con el surgimiento y permanencia de la sociedad humana, es muy difícil, casi imposible, de medir en términos cuantitativos, como ocurre con todos los fenómenos inherentes a la vida misma.
No obstante tal dificultad, la propuesta de Jaramillo tiene el mérito de presentar un modelo en que la producción, distribución y consumo es un proceso vivo e integral, e incorpora muchas de las condiciones en que se desenvuelve tal proceso en una economía en que la oferta y la demanda obedecen a la competencia y no siempre a las decisiones de productores y consumidores, con precios que varían en el tiempo y en el espacio, en donde no se tiene información sobre el futuro inmediato y lo que ocurre no corresponde a las previsiones iniciales.
Como dice Jaramillo, “se trata de introducir la intuición de Marx referida al hecho de que el valor se conforma de manera simultánea en la producción y en la circulación y que la dimensión monetaria, su forma más desarrollada, es consubstancial a su operación”, lo que supone que “el productor individual nunca tiene la certeza absoluta de que sus decisiones van a ser validadas por el mercado de manera idéntica a sus planes”. Es el “salto peligroso” que ocurre en la circulación, en donde el trabajo concreto, o valor de uso, puede o no convertirse en trabajo abstracto, o sea en valor, para transmutarse en su forma más desarrollada: el dinero. O lo que podríamos llamar la dificultad para transformar valores de uso que satisfacen necesidades humanas en valores sociales necesarios o riqueza social. Todo esto en una economía monetaria, habitada por capitalistas y asalariados.
Pero al entenderse como un proceso vivo e integral, sabemos que no transcurre de manera lineal, sin sobresaltos, sino al contrario, con las vicisitudes y sorpresas imposibles de prevenir en su totalidad por el ser humano, que caracterizan al desarrollo dialéctico de la sociedad, pero también de la naturaleza y el pensamiento. La sociedad más simple es más compleja y, por consiguiente, responde a lógicas muy disímiles, que el modelo más elaborado, así use una refinada estructura matemática. Lógicas que son imprevisibles para el investigador más sabio. Los modelos son abstracciones de un razonamiento lógico, pero en la vida real los agentes económicos no tienen la información de que se dispone al construir el modelo, pues siempre se encuentra una distribución asimétrica de la información. En consecuencia, el modelo del profesor Jaramillo González cuenta con una serie de restricciones o precondiciones que facilitan su comprensión pero dificultan su aplicación a la realidad concreta. En especial a la realidad moderna, en donde la presencia de relaciones de monopolio o posiciones dominantes de mercado niegan la libertad económica y limitan la acción de los agentes económicos.
A pesar de tales limitaciones, el modelo permite realizar el ejercicio de medir categorías que no son usuales en nuestros medios académicos, como es la masa o cantidad absoluta de plusvalía y su expresión relativa como tasa de plusvalía, generada por el capital variable o forma transfigurada del precio del trabajo humano. También el modelo permite entender que la economía moderna supone la reproducción ampliada, o crecimiento económico, lo que a su vez genera nuevas contradicciones, sobre todo en cuanto niega el supuesto equilibrio de la economía. Y aquí volvemos a la complejidad del carácter dual del trabajo humano. Si bien podemos suponer que el salario equivale al precio del trabajo humano, el valor del trabajo humano, como capacidad para transformar la realidad con creatividad e innovación, no coincide con su precio, que surge de una simple relación mercantil, pues la capacidad transformadora del trabajo humano es anterior y posterior a cualquier relación mercantil. El trabajo humano se trata en la sociedad contemporánea como una mercancía y tiene su precio, tasado en una mercancía de intercambio universal como es el dinero, y por eso se habla de mercado laboral, pero en realidad no es una mercancía cualquiera, pues es consubstancial al ser humano. Si algo distingue al ser humano de las otras formas de vida es su capacidad creativa e innovadora, su capacidad de soñar y construir mundos diferentes, lo que escapa a cualquier expresión en signos monetarios.
Para ayudar en la solución a esta contradicción, en los últimos años hemos insistido en la necesidad de sustituir como categoría principal en el análisis la concepción usual de modelo económico por la más compleja, pero esclarecedora, de modo de desarrollo. Si aceptamos esta distinción, el modelo económico puede entenderse más como un instrumento para conocer el comportamiento de la producción, distribución y consumo de bienes y servicios que como un medio para «pensar» el desarrollo de una sociedad. Por tanto, más adecuado para conocer el pasado, lo que ocurrió, que para soñar el futuro, pues tiende a ser rígido, inflexible. La idea de modelo económico supone encontrar respuestas a incógnitas con base en variables y ecuaciones. En cambio, la categoría modo de desarrollo nos permite desbordar el mero aspecto económico, que a veces se confunde con su expresión matemática, y asumir una concepción más integral de la sociedad, para develar su esencialidad. Es decir, el modo de desarrollo implica más formular preguntas que construir respuestas. Lo que coincide con lo que dice Jaramillo González sobre la visión que tienen quienes defienden la teoría del valor trabajo abstracto: “lo que está en cuestión en este debate no son las respuestas, sino más bien el planteamiento de las preguntas”.
La idea del modo de desarrollo parte del concepto más general de modo de producción, como unión de las fuerzas productivas y las relaciones de producción y entronca con el pensamiento prístino de Marx. En las fuerzas productivas, componente material del modo de producción, y que en la economía moderna se les denomina factores de producción, el elemento esencial, por ser el único que posee creatividad y capacidad de innovación, es el ser humano, llamado hoy capital humano. Las relaciones de producción constituyen su componente inmaterial y son, de alguna manera, el tejido social que determina el carácter del modo de producción. A su vez, el concepto desarrollo lo entendemos en la más amplia acepción, esto es, como movimiento o cambio esencial y necesario en la naturaleza, la sociedad y el pensamiento. El desarrollo, como movimiento es infinito pero como resultado concreto, témporo-espacial, es finito. El desarrollo no es movimiento lineal sino zigzagueante, casi siempre en espiral, aunque ello no niega la regresión o la implosión. El desarrollo supone la solución permanente de las contradicciones entre fenómeno y esencia, causa y efecto, necesidad y casualidad, contenido y forma, posibilidad y realidad, en el marco de lo singular, lo particular y lo universal, de lo abstracto y lo concreto y de lo histórico y lo lógico.
Para ver la relación con Marx recordemos que en 1847, un año antes de El manifiesto comunista, había escrito en Trabajo asalariado y capital que en “la producción, los hombres no actúan solamente sobre la naturaleza, sino que actúan también los unos sobre los otros. No pueden producir sin asociarse de un cierto modo, para actuar en común y establecer un intercambio de actividades. (...) Las relaciones sociales en las que los individuos producen, las relaciones sociales de producción, cambian, por tanto, se transforman, al cambiar y desarrollarse los medios materiales de producción, las fuerzas productivas. Las relaciones de producción forman en conjunto lo que se llaman las relaciones sociales, la sociedad, y concretamente, una sociedad de carácter peculiar y distintivo”. Aunque por textos como éstos se le acusa de determinista, la verdad es que la dialéctica materialista, su sustento metódico, niega, per se, el determinismo histórico. Antes, en La ideología alemana, escrita con Engels entre 1845 y 1846, habían dicho que “las circunstancias hacen al hombre en la misma medida en que éste hace a las circunstancias”. (C. Marx y F. Engels. Obras escogidas, tomo I. Progreso, Moscú, 1973. pp. 163 y 39).
En reiteración de esta idea, Marx dijo en carta de 1846 a Pavel Annenkov, “las formas económicas bajo las que los hombres producen, consumen y cambian, son transitorias e históricas”. Hay que recordar de nuevo que, como decía Marx, si la apariencia coincidiese con la esencia, no sería indispensable la ciencia. Como nos enseña la dialéctica materialista, la tarea principal de la ciencia es descubrir la necesidad objetiva en la naturaleza, la sociedad y el pensamiento para ver, tras la apariencia exterior de los fenómenos, los nexos estables y esenciales que se dan en su interior y poder abstraer, de esa manera, las formulaciones científicas del caso.
Desde este punto de vista, y con base en lo que hemos llamado el pragmatismo dialéctico, la discusión sobre el desarrollo supone hablar más de valores que de precios, más de la esencia que del fenómeno, más del contenido que de la forma, más de lo microeconómico y microsocial que de lo macroeconómico y lo macrosocial. Por tanto, el análisis de sus determinantes va más allá de la ciencia económica, incluso más allá de las ciencias sociales y humanas, y compromete, en primera instancia, a todo científico que tenga algo para decir sobre la sociedad, pero a la larga compromete a todas las personas.
Como complemento a las ideas anteriores, hay que recordar que en los últimos lustros ha cambiado de manera sustancial la percepción que desde todas las ciencias se tiene sobre el ser humano y el aporte de su trabajo a la sociedad. Hoy se acepta, sin duda alguna, que la humana es la única forma de vida conocida que tiene capacidad de creación e innovación, y es la base, por antonomasia, del ser pensante. Por tanto, se reconoce que el «capital» más importante de cualquier sociedad o empresa es el ser humano, si bien es un capital que no puede valorizarse en términos monetarios. Y aunque no se ha dado el paso para tratarlo de verdad de esa manera, si se ha avanzado bastante en la formulación teórica. En la vida concreta de la sociedad se observan, en términos generales, tendencias negativas en el «mercado de trabajo». En distinto orden por importancia y diferente intensidad entre países y regiones, es evidente que crece la «brecha» de la remuneración entre trabajadores calificados y no calificados, aumenta el desempleo y se deteriora la calidad de los nuevos empleos, en especial en los países atrasados.
La capacidad creativa e innovadora del ser humano es de tal magnitud que la productividad industrial creció más de 40 veces en los últimos 100 años, permitiéndonos pasar de jornadas de trabajo, a finales del siglo 19, de más de doce horas diarias, siete días a la semana, sin vacaciones, a las jornadas de hoy, en los países industrializados, de cinco días a la semana, menos de ocho horas diarias y prolongadas vacaciones anuales. El correlativo mejoramiento de las condiciones de vida ha permitido pasar de expectativas de vida de menos de 40 años, hace también un siglo, a casi 80 años en la actualidad, también en los países industrializados. Es decir, cada vez el ser humano dedica una menor proporción de su vida al trabajo y dispone, por consiguiente, de más tiempo para sí mismo. La próxima transformación conceptual consistirá en que el ser humano entienda que el trabajo debe estar a su servicio y no el ser humano al servicio del trabajo, para que pueda realizarse, ser libre y feliz.
Todos los seres humanos tienen capacidad creativa y sólo se necesita estimular su desarrollo. La creatividad debe orientarse a buscar soluciones, por la vía de caminos nuevos e inéditos, para problemas viejos de la humanidad. Al lado de la creatividad tenemos la innovación, que por simplificación podemos definir como la capacidad para hacer algo de mejor manera, o de manera fácil, o de hacerlo con base en recursos que antes no se utilizaban. Creatividad que se manifiesta en formas muy diversas. Desde la capacidad de García Márquez para convertir la realidad cotidiana y sencilla de Aracataca y sus inmediaciones en el mundo mágico de Macondo, hasta las sofisticadas concepciones de la informática y la telemática, pero que cada vez son más fáciles en su aplicación. La respuesta a la milenaria utopía del ser humano de volar sólo pudo encontrarse cuando a raíz de la revolución industrial fue posible diseñar y construir una máquina voladora.
Por desgracia, la innovación es una característica innata que se pierde a medida que el ser humano se amolda a la sociedad y se incorpora a un sistema educativo rígido. Como lo anotó Albert Einstein, “La imaginación es más importante que el conocimiento”, pero también dijo con ironía que “Para ser miembro inmaculado de un rebajo de ovejas uno debe ser sobre todo una oveja”. Es evidente un gigantesco proceso acumulativo de la capacidad innovadora del ser humano para solucionar sus necesidades.

La nueva concepción del desarrollo humano, desde el punto de vista de las ciencias económicas y administrativas, coincide, en términos generales, con lo que de manera más restrictiva se ha venido denominando el «capital humano». En artículo publicado hace algún tiempo en la revista Business Week decía Gary S. Becker, premio Nobel de economía, que “la productividad en las economías modernas depende fuertemente de la inversión en la adquisición de conocimientos y de habilidades”. Y a continuación señalaba que “el capital humano es una parte tan importante de la riqueza de las naciones como las fábricas, las viviendas, la maquinaria y otras formas del capital físico”.


Ya no se duda que el capital más importante en cualquier proceso productivo lo representan las personas, pero su importancia no se mide en términos cuantitativos monetarios, como ocurre con otras formas del acervo material, sino con indicadores cualitativos sociales, pues su valor está dado por los conocimientos que poseen y la capacidad de que disponen para desempeñarse con productividad, esto es, con eficiencia y eficacia, en una sociedad sujeta a un creciente proceso de globalización. Es necesario que se entienda mejor que el ser humano no es un factor más de la producción sino el factor, por excelencia, de la producción, y es el trabajo humano lo que hace conmensurables a bienes y servicios muy distintos. Si bien los factores inanimados ayudan a dar forma al producto del trabajo, el significado y el contenido del trabajo está sólo en los mismos hombres y mujeres.

En los últimos años en todo el mundo se presenta una paradoja, que representa, a su vez, una de las principales contradicciones teóricas por dilucidar en los primeros lustros del siglo 21. Y tal paradoja consiste en que al mismo tiempo que se exalta por todas partes y por todos los medios al ser humano adulto como el recurso productivo por excelencia, como el verdadero capital o, mejor dicho, la verdadera riqueza de cualquier organización o país, se niega la importancia o, peor aún, se declara la obsolescencia y la muerte de la teoría del valor-trabajo. Peter Drucker es uno de los principales representantes de esa contradicción; mientras nos enseña en sus últimos libros que el conocimiento, principal fuerza de empuje en la producción moderna, es un intangible inherente a las personas y no a los bienes físicos, desconoce los aportes de Marx y otros clásicos de la economía política a la comprensión de la sociedad moderna. Incluso ya se habla de la «sociedad del conocimiento» y en las ciencias administrativas de la «revolución» que implican los nuevos paradigmas sobre el papel del talento humano en el mundo empresarial. Un libro reciente de la Universidad de Harvard, The war for talent, se ha convertido en «best seller».



Muchos analistas y teóricos plantean que la principal estrategia de desarrollo consistiría en «construir» un capital humano en permanente valorización. Pero esos mismos analistas y teóricos proclaman que la teoría del valor-trabajo no tiene ningún mérito científico. Por tanto, rechazan cualquier contenido objetivo del valor y adoptan la teoría subjetiva del valor o, en otras palabras, la teoría del valor-utilidad. Según esta teoría, como los precios oscilan en el mercado según las apetencias de las personas y otras condiciones de la demanda, el valor no puede determinarse antes del precio final y, por consiguiente, no tiene ninguna base objetiva. Se confunde en este caso objetividad con exactitud, olvidando que la objetividad se relaciona con la esencia de los fenómenos y las cosas y no con mediciones cuantitativas. La teoría del valor-trabajo, incluida su expresión marxista, no desconoce la utilidad de los productos y servicios y su consiguiente influencia en la producción y el mercado. Pero considera que, antes que se sometan en el mercado al «veredicto» de los compradores, tienen un valor cuya sustancia es el trabajo humano, ya sea «vivo», es decir, de quienes realizan el proceso de producción, o «inerte», esto es, materializado en los bienes y servicios que se utilizan en el proceso de producción.
La capacidad creadora del ser humano para transformar valores de uso anteriores en nuevos valores de uso es lo que incrementa la riqueza de cualquier sociedad, antigua o moderna. Este excedente no nació con el capitalismo, es consubstancial al trabajo humano y explica las condiciones materiales de ascenso en el proceso de humanización. Marx descubre algo que no habían visto sus antecesores: el carácter dual, en unidad contradictoria, de la mercancía, entendida como forma genérica de los bienes y servicios, como valor y valor de uso, y del trabajo, como trabajo abstracto (sustrato del valor) y trabajo concreto (creador del valor de uso). La concepción del capital humano también parte de la base de que el sustrato de la riqueza es el trabajo humano, el que cada día implica menos esfuerzo físico y más actividad intelectual, pues supone la aplicación acumulada de un conocimiento que crece casi de manera exponencial. Por tanto, hay más cercanía de lo que se acepta, entre dos orillas que parecen muy distantes.
La idea de que el sustrato del valor es el trabajo humano, que parece muy moderna, pues corresponde a concepciones novísimas que recuperan al ser humano como centro de toda empresa u organización, en realidad tiene su fundamento en la teoría del valor-trabajo, ya expuesta en los siglos 18 y 19 por Smith, Ricardo y Marx, entre los clásicos de la economía política. Por la dificultad para «medir» la sustancia del trabajo humano fue desechada por corrientes del pensamiento económico del siglo 20, las que prefieren hablar sólo de precio, como una magnitud fijada de manera subjetiva en el mercado.
No hay duda de que en los inicios de la economía capitalista de mercado el trabajo de Adam Smith Sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, publicado en 1776, fue el primer gran tratado de economía política y fijó principios que todavía son los cimientos filosóficos y éticos de la ciencia económica. No obstante, más de dos siglos después se mantiene la discusión sobre su real significado, llegándose en algunos casos a la burda tergiversación, sacándolos del contexto del siglo 18 y aplicándolos a situaciones de tiempos posteriores, inconcebibles en aquella época. Incluso se les desconoce, para popularizar explicaciones teóricas más fáciles. Hoy se olvida, como señalamos atrás, que para Smith la esencia de la actividad económica es la producción de riqueza. Y puede recordarse que también dijo que “el trabajo es, pues, la medida real del valor de cambio de todos los bienes”. (...) El trabajo ha sido el primer precio, el dinero originario que se ha pagado por la adquisición de cualquier cosa”. Es decir, hizo otro aporte trascendental a la naciente ciencia económica: la riqueza, como concepto social, proviene del trabajo humano, único capaz de someter a la naturaleza –hoy también se entiende como naturaleza al espacio– y ponerla al servicio del hombre.
O sea, el trabajo humano es el principio activo o eficiente de toda producción, y la naturaleza, incluido hoy su componente intangible, es el principio pasivo u objeto del trabajo, siendo aquél la variable primordial en la oferta de bienes y servicios, y la satisfacción de las necesidades humanas lo que determina la demanda. En este contexto es comprensible que le interesara que hubiese libre competencia entre demanda y oferta para beneficio de productores y consumidores. Para Smith el ser humano tenía la prioridad respecto a la actividad económica, y la libre competencia era más importante que el mercado, cuando hoy ocurre lo contrario.

Casi un siglo después, Marx escribe en la primera página del prólogo al primer tomo de El capital, publicado en 1867, que se propone “exponer con la mayor claridad posible lo que se refiere al análisis de la sustancia y magnitud de valor”, lo que ha preocupado a la humanidad desde antes de la era cristiana, sin que haya encontrado respuestas unívocas. Ya Aristóteles hablaba del problema de la conmensurabilidad de las cosas para poder compararlas de manera objetiva. El mismo Marx se hace la pregunta, ¿Por qué?, y responde: “Porque es más fácil estudiar el organismo desarrollado que la simple célula. En el análisis de las formas económicas de nada sirven el microscopio ni los reactivos químicos. El único medio de que disponemos en este terreno, es la capacidad de abstracción. La forma de mercancía que adopta el producto del trabajo o la forma de valor que reviste la mercancía es la célula económica de la sociedad burguesa”.

En el capítulo I dice Marx que “un valor de uso, un bien, sólo encierra un valor por ser encarnación o materialización del trabajo humano abstracto”, y que lo que determina la magnitud de este valor es “la cantidad de «sustancia creadora de valor», es decir, de trabajo, que encierra”. Hoy Marx podría haber escrito un bien o servicio, pues entendemos que en los intangibles también hay materialización de trabajo humano abstracto. Más adelante aclara que “lo que determina la magnitud de valor de un objeto no es más que la cantidad de trabajo socialmente necesario (...)”. Y precisa mejor esta idea cuando dice que la “magnitud de valor de una mercancía permanecería, por tanto, constante, invariable, si permaneciese también constante el tiempo de trabajo necesario para su producción. Pero éste cambia al cambiar la capacidad productiva del trabajo”, lo que hoy llamamos productividad. El trabajo, enfatiza Marx, como creador de valores de uso, es “condición de vida del hombre, y condición independiente de todas las formas de sociedad, una necesidad perenne y natural sin la que no se concebiría el intercambio orgánico entre el hombre y la naturaleza ni, por consiguiente, la vida humana”. (Para estas citas, se ha tomado la edición de El Capital publicada por el Fondo de Cultura Económica de México). Partiendo de esta base, plantea que existe una injusta distribución del excedente (plusvalía) creado en el proceso de trabajo, por lo cual se hace indispensable, como decimos hoy, concebir e implementar un modo de desarrollo sustitutivo del capitalismo, pero lejos del fracasado socialismo burocrático de Estado que impuso el modelo soviético.
Como nota al margen puede decirse que es erróneo atribuir al pensador de Tréveris los horrores de la “dictadura del proletariado” y el fracaso del socialismo burocrático de Estado, cuyos costosos epílogos fueron la caída del muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética, pues fue más bien el desconocimiento de la teoría del valor-trabajo lo que llevó a la debacle económica al “experimento soviético”. Lo mismo puede decirse hoy de las diversas corrientes extremistas del liberalismo que quieren imponer a cualquier precio la «mercadolatría», bajo la supuesta inspiración de Smith.

Si queremos recuperar la perspectiva humanista y científica de la Economía Política, aunque ello parezca a algunos un contrasentido, hemos de tener en cuenta que a pesar del difundido abismo ideológico que puede haber entre Smith en el siglo 18 y Marx en el 19, e incluso entre éstos y Keynes en el siglo 20, a los tres los une la concepción humanística de su cosmovisión científica. Los tres cimentaron su pensamiento en principios filosóficos y éticos que ponen por encima de la actividad económica la propia realización del ser humano, esto es, la satisfacción de sus necesidades materiales, sociales y espirituales como resultado de su trabajo. De ahí la preocupación de Smith por definir al trabajo como la fuente de la riqueza y por señalar el papel de la competencia, y no tanto del mercado, en la satisfacción de las necesidades humanas. Marx insiste en que el trabajo humano es la esencia cualitativa del valor, distinguiéndolo del precio, como expresión cuantitativa mercantil, y propone una explicación a la injusta distribución del excedente, llamado plusvalía, producido en el proceso de trabajo.


Keynes, quien nació en 1883, el año en que murió Marx, hizo una mayor contribución a la formulación de una moderna política económica, sin negar la importancia de sus aportes a la economía política. Su vida estuvo caracterizada por la lucha para convencer a sus contemporáneos de la necesidad de reformas profundas para poder garantizar a todos mejores condiciones de vida. De ahí su preocupación por el problema social del empleo. Hoy, cuando el conocimiento es la principal fuerza de empuje en la economía, la teoría del valor-trabajo adquiere mayor importancia.

De los tres, son Keynes y Marx quienes tuvieron después de su muerte más eruditos y numerosos seguidores, dando su nombre a escuelas del pensamiento económico, aunque hay que distinguir entre el keynesianismo y el marxismo desarrollados por quienes se consideran sus epígonos posteriores y los planteamientos originales de Keynes y Marx, pues existen muchas complementaciones teóricas espurias y aplicaciones prácticas que no hubieran salido de sus mentes. Diciéndolo con otras palabras, quienes se apellidan keynesianos y marxistas no siempre son fieles a las ideas de Keynes y Marx, así se comporten como miembros de una Iglesia, pues tampoco tienen en cuenta el contexto en que Marx y Keynes hicieron sus aportes transcendentales.


Bienvenido a ésta, su casa a partir de hoy. Muchas gracias y éxitos y salud para nuestro nuevo compañero en la aventura de desarrollar esta Academia.
Bogotá DC., 5 de marzo de 2003

 Doctor en ciencias económicas; Vicepresidente de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas; miembro de número del Consejo Directivo de la Sociedad Colombiana de Economistas; profesor emérito y director de postgrados en ciencias económicas y sociales de la Universidad Autónoma de Colombia; columnista de la página editorial del diario económico La República; autor de más de 20 libros y folletos y más de 200 artículos y ensayos científicos publicados en Colombia y el exterior.

Los comentarios críticos sobre este documento son bienvenidos y pueden hacerse a través del correo electrónico postces@fuac.edu.co o por medio del teléfono-fax (1) 334 02 28




La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal