La arquitectura globalizada; una breve colección de textos sobre el Estilo Internacional, sus promesas, logros y fracasos



Descargar 26,96 Kb.
Fecha de conversión02.07.2017
Tamaño26,96 Kb.
La arquitectura globalizada; una breve colección de textos sobre

el Estilo Internacional, sus promesas, logros y fracasos

Felipe Apéstegui Guardia

Teoría III

Prof. Arq. Carlos Mata Quesada

Universidad Veritas

25/07/2013



La arquitectura es la voluntad de una época traducida al espacio.”
-Ludwig Mies van der Rohe
I. Sobre las condiciones:
El Estilo Internacional fue un producto propio y fiel a su época. Si bien es cierto que lo mismo se puede decir de cualquier estilo anterior a este, el Estilo Internacional se da a partir de unas condiciones diferentes a la mayoría. Previo al Movimiento Moderno, la arquitectura se definía siguiendo las corrientes de lo que se considerara estéticamente “correcto” en el momento. La función era una parte vital en el diseño, sin embargo el verdadero enfoque de los arquitectos era el aspecto visual del edificio (el Venustas de Vitruvio) y su capacidad de llamar la atención, o distinguirse entre los demás.
En este caso es conveniente usar el ejemplo del Barroco. Iniciado por un deseo de alejarse del pensamiento racionalista de la Ilustración, y negando todo limite puesto por el Clasicismo, el estilo Barroco llegó a convertirse en lo que definiría la arquitectura del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII. Sus fachadas curvas, techos pintados, escaleras imperiales y representaciones escultóricas se basaban meramente en conceptos como la búsqueda del movimiento, la representación sugerida de lo infinito, el desligue de una sola disciplina o inclusive el gusto por lo teatral. Los palacios, las iglesias y las capillas empezaron a adquirir formas irregulares, exageradas y sobrecargadas. Adolf Loos alude a este fenómeno en su ensayo “Ornamento y Delito y cataloga todo lo ornamental como innecesario, irresponsable e inmoral. Ahora, si bien es lógico pensar en bajar costos de producción, ahorrar tiempo y materiales y apegarse solo a aquello que es indispensable para el diseño, es importante tener en cuenta la situación socioeconómica y política de esta época para entender un poco las causas detrás del Barroco. El auge económico durante comienzos del siglo XVII, la Contrarreforma, y las monarquías absolutas fueron todas parte de lo que condicionó a Europa para el Barroco; el capital dejó de ser un problema, tanto la iglesia católica como la protestante buscaban atraer mas seguidores mediante edificios ostentosos y cargados de simbolismo, y los reyes demostraban su capacidad mediante las más ambiciosas construcciones. Es valido decir, entonces, que las tendencias que resultan del Barroco no son solo un producto de el contexto en el que se encuentran, sino una exaltación de todo aquello que era propio de la época.
El Estilo Internacional, en contraste, no buscó “exaltar” ninguna característica del siglo XX, sino solucionarlas. El fin de la Primera Guerra Mundial marcó un cambio tanto en la actitud como en el pensamiento de la gente. Países que tenían problemas sociales y económicos existentes se vieron obligados a enfrentar una situación todavía peor, mientras que otros (como Estados Unidos) se establecieron como potencias. Este desbalance, junto con los avances tecnológicos (irónicamente impulsados por la guerra) llevaron a la búsqueda de soluciones relacionadas con problemas de vivienda, paro de hambre y funcionalidad de la ciudad. Nace a raíz de esto un tipo de pensamiento orientado hacia dos direcciones. Una enfocándose en el “que” y otra en el “para que”. El “que” siendo todo aquello que ha resultado después de la Primera Guerra Mundial (materiales, técnicas de construcción, eficiencia en producción y construcción, mano de obra disponible o nuevas tecnologías), y el “para que” orientado hacia la forma en que se le va a dar uso a estos (programas de trabajo e integración social, diseño y producción en masse, productos y casas económicamente convenientes). Estas condiciones darían origen a las escuelas de pensamiento y movimientos como la Bauhaus y el Jugendstil en Alemania, el De Stijl en Holanda, el Constructivismo en la Union Sovietica, el Art Noveau en Francia, y el Stilelibero en Italia que, a pesar de tener características propias, compartían la voluntad por presentar soluciones concretas y racionales a un mundo devastado por la guerra y la pobreza. De aquí saldrían las grandes figuras de lo más adelante se llamaría el International Style (o Estilo Internacional).
II. Sobre la promesa
La base del Estilo Internacional partió de la pregunta: “¿Cómo puede solucionar la arquitectura los problemas del mundo moderno?”. Debido a la producción de tanques, aviones y buques para la guerra, se dio un excedente en materiales como el acero, aluminio, vidrio y madera en Europa y Estados Unidos. Simultáneamente, arquitectos como Mies Van der Rohe y Le Corbusier estaban en pleno desarrollo de una arquitectura que buscaba lo práctico, eficiente y accesible y vieron en estos materiales el potencial para construirla. Se empezaron a edificar casas, apartamentos y edificios siguiendo parámetros diferentes. Conceptos como “la machine à habiter” 1 y el “weniger is mehr”2 se vieron materializados por primera vez en obras como la Casa Domino y la Casa Lemke, estableciendo las bases que aplicarían más adelante en una escala mucho mayor. Idealizaron, de esta forma una arquitectura que consistía en solucionar los problemas del mundo moderno al descartar todo aquello que no fuera imprescindible para el diseño y enfocarse en la función que este cumpliera. Conceptos como decorar y ornamentar eran repudiados. La belleza se medía en términos de eficiencia y utilidad. Casas idénticas, prefabricadas y económicamente accesibles eran diseñadas para cumplir con las necesidades de un hombre moderno que debía de ser reeducado y reintegrado a este nuevo modelo de ciudad. Visualizaron una arquitectura y urbanismo semejante a una maquina, no solo de habitar, sino de transitar, trabajar, mantener y expandir.
Habiendo definido lo que buscaba el Estilo Internacional queda entonces la pregunta ¿era o no una buena promesa? La respuesta está en el enfoque que se le de a dicha pregunta. Si se ven los problemas que buscaba solucionar el Estilo Internacional, entonces indudablemente fue una buena iniciativa; la pobreza, la búsqueda de métodos de construcción eficientes, la desorganización a nivel urbano en las ciudades y sobretodo la falta de una arquitectura que respondiera a esto eran temas que debían de ser resueltos e irónicamente, todavía lo son. Sin embargo, una de las propuestas principales (y de donde sale el nombre) del Estilo Internacional, se basaba en una arquitectura desligada completamente a la ubicación geográfica. Es decir, una misma arquitectura para todo el mundo. A pesar de ser una idea conveniente y práctica, fue una de las mas criticadas de todo el movimiento y eventualmente probó ser defectuosa cuando puesta en práctica.
III. Sobre los logros
Establecer los logros del Estilo Internacional puede ser una tarea difícil. Si bien es cierto que de él salieron algunas de las obras más importantes para la arquitectura contemporánea, sus fundamentos eran estrictos y en algunos casos limitaban lo que se podía y no podía hacer. No obstante, es importante tener en mente que estos fundamentos en si significaban un punto de vista completamente diferente al que se hubiera considerado antes. En términos generales de la palabra, se puede decir que por primera vez en la historia la arquitectura se alejó del lado “artístico” y se enfocó en el lado “funcionalista”. Nunca antes se había pensado de un edificio en términos de máquina, menos todavía como algo que se pudiera reproducir y repetir como un producto de fábrica. Es cierto que en su época el Estilo Internacional fue criticado por ser deshumanizado, aburrido o elitista, y en algunos casos se podría argumentar que esto es cierto. Desde este punto de vista, se puede afirmar que el verdadero logro del Estilo Internacional no yace en su producto, sino en su existencia. Es decir, que mientras lo que se construyó quizás no era la respuesta definitiva como sus pensadores lo creían, el hecho de que pudieran ver mas allá de lo que se esperaba de la arquitectura en el momento, y crear un estilo de diseño completamente desligado a cualquier otro en la historia de la arquitectura es un mérito en si.
De igual forma, no se puede quitar valía a las obras originadas del Estilo Internacional. Villa Savoye3 (y su implementación de “Los cinco puntos de la arquitectura”) revolucionó la forma en que se dividían los elementos de una casa. La casa Farsnworth4 se convirtió en uno de los ejemplos definitivos del minimalismo y símbolo de una arquitectura pensada en espacios y no en volúmenes (el mismo caso que con la casa Glass5). Igual se pueden destacar edificios como el Pabellón de Barcelona6, las instalaciones de la Bauhaus7 o inclusive el tardío Chemosphere8. Lo cierto es que a largo plazo, este significó un punto de inicio para la exploración de la arquitectura moderna y es probablemente uno de los estilos mas influyentes en la arquitectura contemporánea. Gropius, Van der Rohe, Le Corbusier, Kauffman, Johnson, Niemeyer, Kahn, Aalto y Pei, entre otros, establecieron sus fundamentos y estilos personales de diseño durante sus años desarrollando el “International Style” y hoy en día son considerados pioneros de la arquitectura moderna y maestros de la arquitectura contemporánea.
IV. Sobre el fracaso
Se critica del Estilo Internacional su mayor “promesa”; una arquitectura estándar, pensada a una aplicación global y centrada en la función, sin tomar en cuenta factores sociales, geográficos, climáticos, culturales o sostenibles entre otros. Es decir, la idea de que un edificio diseñado y construido en Berlín seria adecuado también en Rio de Janeiro. El profesor de matemática y teoría urbana, Nikos Salignaros, inclusive afirma que “El modernismo es casi lo peor que le ha pasado a la arquitectura.”. Continua diciendo “La educación arquitectónica desde la Bauhaus -y continuando hasta el día de hoy sin interrupción-, enseña a los estudiantes a interpretar las formas construidas de acuerdo a criterios abstractos muy peculiares y no a través de sus propios sentidos biológicamente evolucionados y su inteligencia cognitiva.”.
A pesar de que esta teoría está fundamentada por un análisis geométrico y no en otros parámetros considerados en la arquitectura como espacialidad, función, y manejo de luz, esta posición toca temas relevantes. Si bien es cierto que el Estilo Internacional justificaba su aspecto por medio de la función y lo eficiente, se puede hacer un punto al afirmar que esto no aplica a cada situación. Es decir, no todas las casas pueden tener una cubierta plana sobre la que descanse un jardín, un espacio interior libre de elementos estructurales debido a la estructura basada en pilares y tabiques, una fachada libre de elementos estructurales, o descansar sobre pilotes en la planta baja, sin embargo, estos son algunos de los cinco puntos que Le Corbusier afirma son elementales en la construcción de vivienda. Lo mismo sucede con la casa Farnsworth y su fachada hecha exclusivamente de vidrio.
V. Sobre el estilo como concepto globalizado
Es interesante decir que el Estilo Internacional creó una arquitectura globalizada. La Real Academia Española define la globalización como “La tendencia de los mercados y de las empresas a extenderse, alcanzando una dimensión mundial que sobrepasa las fronteras nacionales.” Si se esta hablando de mercados y empresas, entonces ¿por qué se denominaría una arquitectura con este término?
Globalización se traduce del globalization en inglés, donde global se refiere a mundial. Se entendia por globalization la integración de diferentes economías independientes en un único mercado capitalista. Sin embargo, a partir del siglo XXI la palabra ha tomado un significado mas general, abarcando ahora aspectos comunicativos, sociales, tecnológicos y culturales. Inclusive se habla de la globalización no como un fenómeno, sino un proceso mediante el cual se están quebrando las barreras internacionales para así crear una sola identidad “global”. Si bien es cierto que el término no hace alusión a la arquitectura específicamente, parece ser una definición acertada. Después de todo, que se intentó con el Estilo Internacional mas que quebrar con estas barreras. Proveer soluciones que aplicarán no a un solo lugar en especifico sino a todo el mundo. Impulsar y fomentar el desarrollo de nuevas tecnólogias. Quizás por no existir en el momento no se le den­ominó así desde un principio. Quizás el hecho de que pueda ser llamada global es solo otro de los muchos ejemplos que demuestran lo adelantada a su tiempo que fue. Lo cierto es que el International Style fue uno de los movimientos definitivos en la arquitectura moderna y continua a ser relevante hasta el día de hoy.


1 (Francés) “La maquina de habitar”: término empleado por Le Corbusier para describir lo que él consideraba que debía de ser una casa.

2 (Alemán) “Menos es más” : Frase célebre de Ludwig Mies Van der Rohe usada para describir su filosofía a la hora de diseñar.

3 Le Corbusier, 1930. Poissy, FR

4 Ludwig Mies van der Rohe, 1945. Chicago, IL

5 ­­Phillip Johnson, 1949. New Canaan, CN

6 Ludwig Mies van der Rohe, 1929. Barcelona, ESP

7 Walter Gropius, 1919. Weimar, AL

8 John Lautner, 1960. Los Angeles, CA


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal