La adquisición de lenguas extranjeras: fundamentos científicos



Descargar 91,54 Kb.
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño91,54 Kb.
La adquisición de lenguas extranjeras: fundamentos científicos
La finalidad primordial del artículo consiste en presentar los diferentes aspectos que abarca el complejo proceso de adquisición y aprendizaje de lenguas extranjeras cuyo análisis y estudio ha sido un importante objeto de interés científico para muchos especialistas, tanto lingüistas como representantes de otras áreas del conocimiento: filósofos, sicólogos, sociólogos, antropólogos y pedagogos.

El concepto de la adquisición y el aprendizaje de segundas lenguas y lenguas extranjeras, en general, se encuentra vinculado a los problemas de la adquisición de la lengua materna y del bilingüismo. El tema mencionado ha sido explotado por distintas disciplinas que han aplicado diferentes principios teóricos y enfoques metodológicos a la hora de procurar dar respuesta argumentada al conjunto de interrogantes que él mismo plantea. Por ello, el fenómeno de la adquisición de la lengua materna (LM) o de una lengua extranjera (LE) se ha convertido en multidisciplinar, ya que en su estudio convergen las aportaciones científicas ofrecidas por la lingüística y, en particular, la aplicada; por la psicología, especialmente por la psicolingüística; por la sociología, sobre todo una de sus ramas, la sociolingüística; incluso las aportaciones de la teoría de la información; de la antropología; de la filosofía y de la didáctica han determinado y configurado la disciplina de la enseñanza-aprendizaje de segundas lenguas/lenguas extranjeras. En este cuadro multifacético de visiones y opiniones, las diferentes corrientes, a veces en sincronía, a veces por separado, han intentado emitir un modelo que determine los procesos de adquisición, enseñanza y aprendizaje de la primera lengua y de una lengua extranjera.


1. El proceso de adquisición de una lengua según diferentes teorías y modelos

Antes de analizar ciertas orientaciones presentadas por las disciplinas mencionadas, expondremos algunas reflexiones sobre la naturaleza de la adquisición de una lengua.

El conocimiento lingüístico abarca distintos aspectos de carácter fonológico, morfológico, sintáctico, léxico, semántico y pragmático que adquiere cualquier ser humano en condiciones físicas, sicológicas y sociales normales. Todo ello va justificado primero por el hecho indiscutible de la adquisición de la lengua materna. Como señala Marta Baralo:

Podemos reconocer que la adquisición de la lengua materna es un proceso cognitivo universal, inherente a la condición humana. La capacidad del lenguaje, materializada en la adquisición de la LM, es una habilidad compleja y especializada, que se desarrolla de forma espontánea en el niño, sin esfuerzo consciente y sin instrucción formal, y que es cualitativamente igual a todos los individuos.1


¿Cómo se consigue el saber lingüístico? ¿Cuál es su naturaleza? ¿Qué funciones del cerebro operan para llevar a cabo dicho saber? A partir de los años setenta del siglo XX, la investigación multidisciplinar, al combinar procedimientos tomados de la lingüística, la psicología, la sociología, la filosofía y la biología, empieza a estudiar el complejo proceso de adquisición y de aprendizaje de la capacidad lingüística.
1.1. El modelo conductista

Hasta aquel momento, uno de los enfoques de más relieve ha sido el conductismo. Esta visión teórica relaciona la adquisición con la imitación y el reforzamiento. El modelo conductista interpreta la lengua como un sistema de elementos organizados en niveles. Conociendo dichos elementos y las reglas para combinarlos, se aprende la lengua. Este enfoque pertenece a las corrientes estructuralistas.

El conductismo entiende el aprendizaje como resultado de la formación de hábitos. Todo es cuestión de práctica y repetición. La idea básica del modelo conductista es relacionar la enseñanza y aprendizaje de una lengua con el ensayo y el error en su actividad. Apoyándose en dicho criterio surgió el método audioverbal de la enseñanza de lenguas extranjeras “que ponía todo el énfasis en el aprendizaje de destrezas perceptivo-motoras, en la práctica y en el ejercicio constante y en las tareas de memorización”2. En palabras de Marta Baralo (1999:13), aunque la opinión de los conductistas proporciona una idea parcial de lo que ocurre en las primeras etapas de la adquisición de LM o de LE, no puede esclarecer los puntos más abstractos y complejos del conocimiento lingüístico. La adquisición de una lengua, sea materna o extranjera, no es una simple imitación y repetición de sonidos, sílabas, palabras o frases.
1.2. Chomsky y la teoría innatista

El saber lingüístico del ser humano no se determina por procesos arbitrarios sino es sistemático lo que, a su vez, le permite conocer, entender y hacer uso de las respectivas regularidades a las que se somete la expresión verbal. En oposición del concepto conductista, en 1965 Noam Chomsky publica su libro Aspects of the Theory of Syntax que provoca una verdadera revolución en la visión teórica no solo de la lingüística sino también de otras disciplinas, entre ellas la psicología. El aprendizaje de un idioma deja de ser interpretado como un proceso a base de hábitos y de elementos que están relacionados estructuralmente. En el foco del análisis están ya los procesos mentales.

El postulado chomskiano explica el saber lingüístico del hombre con su capacidad específica de poseer y manejar las reglas gramaticales y, combinándolas, de producir infinidad de enunciados para comunicarse con los demás. Esta inteligencia lingüística del ser humano es innata. Los niños nacen biológicamente predispuestos para la capacidad lingüística. Ella se da al igual que cualquier otra capacidad biológica: la visión, el oído, etc. La adquisición lingüística “funciona como un verdadero órgano mental, que es propio de la especie humana, que radica en el sistema nervioso central y que, por tanto, es de carácter innato”3.

La teoría innatista ha tenido su influencia en el desarrollo de las visiones científicas acerca de la explicación del proceso de adquisición de la LM y la LE. Al mismo tiempo, ha recibido también críticas. Sin embargo, a base de ellas se llega a otras conclusiones que, de su parte, marcan la aparición de nuevas orientaciones científicas. Una de ellas es la tendencia cognitivista que investiga en los problemas lingüísticos de la adquisición y el aprendizaje de la lengua, a veces oponiéndose al propio Chomsky. La visión cognitivista ha dado sus frutos en la interpretación teórico-metodológica de la enseñanza-aprendizaje de lenguas extranjeras.


1.3. El cognitivismo

Para el cognitivismo, los principios que caracterizan el lenguaje son los mismos que sirven para explicar la naturaleza de nuestras capacidades de percepción, conceptualización, adquisición de destrezas, razonamiento, resolución de problemas e interpretación de todo tipo de información. Esta idea se opone a la visión de Chomsky de que el lenguaje es un tipo de conocimiento especial que cuenta con sus propios principios de organización, cuyo grado de abstracción, complejidad y arbitrariedad no permiten pensar que puedan surgir de una labor de descubrimiento y construcción paulatina llevada a cabo por el niño que aprende una lengua.4


Según el paradigma cognitivista, la capacidad de adquisición del lenguaje no se debe analizar por sí misma como un fenómeno aislado y autónomo, sino en conjunto con otras capacidades inherentes del ser humano. La competencia lingüística no es un fenómeno abstracto sino está en relación con principios básicos de la cognición humana.

El cognitivismo tiene su repercusión en la didáctica de LE postulando que el estudiante que empieza a aprenderla, puesto que posee una organización cognitiva previa de su LM, pone en marcha “las propias estructuras mentales generadas en el proceso de la adquisición de la lengua materna, así como una serie de procesos que configuran el marco de adquisición/aprendizaje.”5 Según Marta Higueras (2004), las estructuras mencionadas son de dos tipos: las cognitivas y las afectivas. Las primeras se localizan en la memoria y son la base de los procesos de comprensión y producción lingüística. Son elementos libres que marcan transferencias y cambios. Se dividen en dos clases: los conocimientos del mundo y los conocimientos lingüísticos. Estos últimos determinan las características fonético-fonológicas, morfológicas, sintácticas, léxico-semánticas y paradigmáticas de la lengua.

En resumen, la lingüística cognitiva interpreta el lenguaje como un sistema de símbolos y lo básico consiste en asociar la representación semántica con la representación fonológica. La información que recibe el aprendiente está organizada en redes conceptuales ordenadas en diferentes niveles y dominios. La teoría cognitivista, en general, proclama que el estudio de una lengua debe ser determinado por su función cognitiva y comunicativa. Por ello, la metodología didáctica con respecto a la enseñanza y aprendizaje de lenguas extranjeras ha de ser fundamentada y orientada hacia su uso. Es necesario estudiar la lengua viva y real.
1.4. La teoría interaccionista

Con el transcurrir del tiempo, los especialistas investigadores en el problema de la adquisición de segundas lenguas y lenguas extranjeras van concluyendo que hay otros factores, aparte de la competencia lingüística humana, que influyen en el proceso mencionado y ellos son de carácter social, pragmático y comunicativo. La dotación biológica, heredada del individuo, no es suficiente para que se efectúe el proceso del aprendizaje. Las premisas de tipo social y ambiental junto con las capacidades innatas del ser humano son la fuerza motriz del desarrollo del lenguaje. A base de la visión señalada surge la teoría interaccionista.


Todas las visiones citadas influyen sobre la interpretación del concepto de la adquisición de LE que se ha dado sobre todo en las últimas dos décadas del siglo pasado. Los modelos propuestos por sus autores toman en consideración los distintos factores de carácter contextual, pragmático, comunicativo y cognitivo que determinan el proceso de aprendizaje de L2 Y LE.
1.5. El modelo de Krashen

Una de las visiones acerca de las características de dicho fenómeno pertenece a Krashen (1982). Él destaca que una lengua extranjera se adquiere informalmente de manera semejante, casi igual que la lengua materna. Hace una diferencia tajante entre la adquisición informal, subconsciente e implícita del lenguaje y el aprendizaje formal, consciente y explícito. La teoría de Krashen marca la supremacía de la comprensión frente a la producción lingüística. El investigador reconoce la interferencia de la lengua materna en el aprendizaje de la extranjera. El modelo citado toma en consideración las aptitudes individuales del alumno en el proceso del estudio. Al aprender una lengua extranjera, el estudiante desarrolla la habilidad de reconocer y corregir sus propios errores basándose en el modelo que escucha y entiende de los nativos. Además de la propensión y la habilidad, la actitud individual es uno de los factores relevantes en la adquisición.


1.6. La teoría de Stern

Otra de las teorías sobre la adquisición de LE es la de Stern (1983) creada en los años ochenta y considerada el punto de consenso entre las diferentes visiones de los investigadores. Su modelo integrador define el proceso de la enseñanza y aprendizaje de lenguas extranjeras como multidimensional y multifactorial que se determina por las características del propio alumno y sus capacidades individuales, por el ambiente social, por el sistema educativo, por el proceso de aprendizaje que incluye diferentes estrategias y operaciones mentales y por las características del resultado de dicho proceso que comprenden las competencias conseguidas por el alumno.


1.7. La visión de Carroll

El modelo de procesamiento de Carroll (1986) destaca la influencia tanto de los procesos cognitivos como del contexto. El científico determina el aprendizaje de un idioma extranjero en dependencia de la información de diferentes tipos que recibe el alumno. Su procesamiento y su uso ayudan a detectar las regularidades lingüísticas de la LE. La teoría de Carroll hace hincapié en el papel que juega el contexto lingüístico y extralingüístico en el procesamiento del input. El lingüista opina que, en la mayoría de los casos, es aconsejable que primero se realice cierto dominio del idioma en forma hablada y que luego se inicie la lectura y la forma escrita.


1.8. Aportación teórica desde la psicolingüística: el modelo de Juan Mayor Sánchez

Dentro del espacio español de investigaciones en la lingüística aplicada a la enseñanza y aprendizaje de LE, es digna de ser resaltada la idea teórico-metodológica de Juan Mayor Sánchez. Su modelo de adquisición de LE se fundamenta en la interacción de las actividades lingüística, comunicativa y cognitiva y se determina 1) por la actividad del profesor y/o el hablante de la LE por una parte y, el alumno, por otra; 2) por el sistema lingüístico del idioma extranjero; 3) por el contexto y 4) por el texto o discurso producidos o comprendidos.



El diagrama de la figura 1, propuesto por el lingüista español, representa el modelo de la enseñanza-aprendizaje de L2 o LE.6 Bien se nota en la figura que el proceso es complejo y depende de una serie de elementos y variables. Los diferentes componentes van analizados por diversas disciplinas científicas. La actividad de los sujetos (el profesor o el hablante de LE y el estudiante) es investigada por la psicología y la psicolingüística; el sistema lingüístico es objeto de análisis de la lingüística; el contexto, de la sociología y la sociolingüística; el texto o el discurso resultan estudiados por las ciencias respectivas como la retórica y la poética. Todo el proceso de enseñanza y aprendizaje de L2 y LE es objeto de estudio de las ciencias de la educación.
Figura 1. Modelo de adquisición de una LE

1.8.1. Factores básicos del procesamiento de LE

A) Dentro de los factores mencionados, las variables de los sujetos ocupan un lugar importante determinándose su papel por el que enseña o habla la LE por una parte, y por el que la aprende por otra.

Las variables fundamentales del profesor y/o el hablante consisten en el nivel de sus conocimientos, en el modo de transmitirlos al aprendiz, en la capacidad de adaptarse al ambiente del proceso de formación, en el dominio de las técnicas, las estrategias y los métodos de enseñanza, en ciertas cualidades personales.

Al estudiar los componentes que caracterizan el proceso de aprendizaje realizado por el estudiante, Juan Mayor hace hincapié en la importancia de las estructuras neuroanatómicas y los elementos fisiológicos. Sin embargo, el lingüista señala también la opinión de diferentes autores acerca de la discusión científica sobre “la edad crítica” de aprender una LE y concluye que un idioma extranjero se puede aprender en cualquier edad, por supuesto, tomando en consideración una serie de aspectos positivos o negativos.

Dentro de las variables de la adquisición referida al alumno, hay que subrayar las de carácter personal como por ejemplo, las aptitudes, los factores afectivos, la motivación, el componente cognitivo. Como resume el investigador, “entre las aptitudes destaca la capacidad para la codificación fonética, la sensibilidad gramatical, la habilidad para el aprendizaje memorístico (asociativo) y la aptitud para inducir reglas y principios.”7 Las diferentes operaciones, estrategias y tipos de memoria que son responsables del aprendizaje, forman parte de los procesos cognitivos. Sin embargo, Juan Mayor, apoyándose en la visión de varios investigadores, destaca que la motivación y los factores afectivos son unos de los elementos de más relieve en el proceso mencionado.

B) En lo que se refiere a las variables del sistema lingüístico, hay que subrayar la influencia sobre el proceso de aprendizaje que tiene la distancia lingüística entre los dos idiomas, el materno y el extranjero. Últimamente se impone la idea de que el fenómeno se limita solo a ciertas distancias y, respectivamente, a ciertas dificultades.

Por otro lado, se toma en consideración el estudio de otro idioma extranjero que, si se da simultáneamente, provoca las transferencias o interferencias entre las dos lenguas, mientras que, si se aprenden las dos sucesivamente, el aprendizaje del primer idioma favorece el del segundo.

C) Las variables del contexto se presentan, en general, en sus dimensiones sociales, lingüísticas y educativas.

El ambiente social se ve determinado por el papel del entorno que rodea al aprendiz, por las interacciones sociales que él efectúa, por la clase social, por el ambiente del hogar, etc.

Dentro de las características lingüísticas, hay que subrayar el papel del grado de inmersión en el contexto lingüístico. Es de suma importancia que el alumno esté en continuo contacto con la lengua extranjera que estudia lo que favorece su mejor aprendizaje.

Los criterios educativos son los métodos didácticos utilizados, el entorno escolar, el tiempo que se dedica al aprendizaje.

D) El papel del texto y del contexto se relaciona con el input que recibe el estudiante a la hora de producirse aquellos y con el output cuando el alumno va produciéndolos en la medida que va avanzando en sus estudios. La selección adecuada del input es un factor decisivo para el mejor aprendizaje.


1.8.2. Mecanismos, métodos y estrategias del procesamiento de LE

Según Juan Mayor, los factores que influyen en la adquisición de la LM operan también en el proceso de aprender una LE. Junto con estos agentes básicos, actúan también factores específicos, más bien de carácter didáctico.

Dentro de los primeros, tenemos que mencionar los propiamente lingüísticos, determinados genéticamente, que funcionan en la interacción con los factores cognitivos y la capacidad sociocomunicativa. A este grupo se refieren también los elementos relacionados con la experiencia que consiste en el refuerzo, la imitación y la práctica cotidiana de la interacción.

Los factores específicos abarcan los problemas de carácter educativo y didáctico. Uno de los temas más discutidos es el del uso predominante del lenguaje hablado o escrito. La opinión general es utilizar los dos según los objetivos de la enseñanza y del estudiante. En tal caso, es recomendable empezar por el lenguaje hablado. Otro punto de debate es la combinación de la producción y la comprensión del código lingüístico. Sin duda alguna, los dos componentes son fundamentales aunque, últimamente se destaca la prioridad del uso de la producción en las primeras etapas de la enseñanza. Dentro del ámbito instruccional y didáctico, se concede la importancia a un aprendizaje razonablemente graduado. Se destaca también el uso predominante de la propia LE para enseñar lo cual contribuye a conseguir mejores resultados en el proceso de su adquisición. En lo que se refiere a la alternativa entre una enseñanza y un aprendizaje basados en el análisis formal o un proceso centrado en el uso funcional, se insiste en que los dos componentes son necesarios aunque recientemente se opta por la comunicación.

Los especialistas investigadores de la problemática de la adquisición de las lenguas extranjeras destacan la complejidad y la multidimensionalidad como características básicas del procesamiento de una LE. Juan Mayor aplica a dicho proceso las definiciones de serial, modular, interactivo y simultáneo. El fenómeno mencionado se ve determinado por los elementos tanto de carácter lingüístico como cognitivo no lingüístico. Los sistemas lingüístico, cognitivo y social pueden actuar por separado, se pueden encontrar en conexión o funcionar integrados.

Al analizar la adquisición del conocimiento de una lengua, materna o extranjera, en principio, el lingüista español distingue entre conocimientos declarativos que se adquieren con la introducción de la nueva información que, en combinación con la ya existente, se procesa en la mente creando conexiones y redes, y conocimientos procedimentales que se consiguen a través de la experiencia. Al primer tipo pertenece el aprendizaje del léxico, por ejemplo y, al segundo, la adquisición del sistema fonológico y morfosintáctico.

Otro punto clave de la adquisición de lenguas extranjeras son las estrategias de las que depende la eficacia del proceso. Las que más importancia adquieren son las estrategias de tipo consciente (controlada)/inconsciente (automática); heterodirigida (según la instrucción)/autodirigida (autorregulada); específica/ genérica. En el aprendizaje de LE se toma en consideración también la presencia de las estrategias metacognitivas y metalingüísticas. Ellas juegan un papel considerable puesto que, para aprender una LE es necesario activar a lo máximo el control cognitivo y también conseguir un conocimiento automático al que, en este caso, se llega con mayor dificultad que en la adquisición de la lengua materna. En el aprendizaje de las extranjeras se necesita más análisis y control para evitar las interferencias y eliminar los errores.
2. Conclusiones

De acuerdo con las diversas teorías expuestas en el procesamiento de lenguas extranjeras se han producido diferentes modelos y métodos de enseñanza que han incidido, desde diferentes ópticas, en destacar aspectos cualitativos que forman el proceso de enseñanza-aprendizaje. Los especialistas destacan que no se puede crear un método único que sea de validez general. En cada uno de los sistemas didácticos hay elementos positivos y útiles. En la actualidad, los métodos de enseñanza-aprendizaje intentan abarcar todos los puntos del complejo proceso de la actividad lingüística y el aprendizaje de las lenguas extranjeras.

De todo lo expuesto en el presente capítulo, deducimos que el proceso de adquisición de lenguas extranjeras es multifacético y se desarrolla con las actividades y funciones realizadas por sus protagonistas: los alumnos, por una parte y el profesorado, por otra. De la buena labor de unos y de otros depende el llevarlo a cabo con resultados provechosos y satisfactorios.

La adquisición y el aprendizaje de LE ha sido durante varias décadas el foco de interés investigador, analizado por distintas disciplinas científicas cada una de las cuales ha hecho su aportación al proceso desde diferentes puntos de vista. La lingüística aplicada moderna ha ofrecido una respuesta clara y precisa sobre el tema de la adquisición de idiomas extranjeros: es un continuum de formación lingüística heterogéneo con la participación de diferentes clases de funciones, actividades, habilidades, conocimientos, etc., en el cual, el trabajo del que aprende y del que enseña se ve influido, además de sus propias cualidades y características, por una serie de factores objetivos de tipo social, ambiental, pragmático y educativo. Sin duda alguna, el proceso de aprender una LE depende de muchas circunstancias, aparte de las sumamente individuales de cada uno de los estudiantes o de sus profesores. Por ello, para obtener resultados óptimos es necesario tomar en consideración toda la clase de elementos que intervienen en el procesamiento de LE.

Por último, nos permitimos exponer nuestra modesta reflexión sobre ciertos factores que influyen en el proceso estudiado, basada en una experiencia en el área de la enseñanza de E/LE desde hace dos décadas. Creemos que uno de los requisitos primordiales para conseguir un nivel alto de dominio de una LE, en general, es la sólida motivación del alumno a aprender y del docente a enseñar, por una parte y el ambiente educativo adecuado, por otra.

El primer elemento está vinculado a la máxima consabida que, para la realización de cualquier tipo de actividad se necesita un estímulo que suscitе y despiertе el interés y provoque la participación enérgica del individuo. En el área de la enseñanza, el alumno está motivado por aprender un idioma extranjero para enriquecer sus conocimientos sobre el mundo y el profesor tiene que encontrar la mejor forma de instruirle manteniendo siempre despierta su ansia por estudiar.

En lo referido al proceso de aprendizaje realizado por el estudiante, consideramos de suma importancia algunos factores que pueden retardar o acelerar su ritmo. Sin detenernos en analizar las premisas que mencionan los especialistas investigadores, de carácter genético y neuroanatómico, así como las capacidades biológicas que determinan dicho proceso, nos gustaría hacer hincapié en otra clase de aptitudes que despiertan no menos consideración a la hora de aprender una LE. Apoyados en nuestro trabajo educativo relacionado con la enseñanza de E/LE a alumnos búlgaros, nos ha llamado la atención el hecho de que el deseo de trabajar y formarse en el aula ha sido la fuerza motriz de todo el proceso de aprendizaje que siempre ha llevado a un final exitoso y acertado. Con una labor concienzuda, el estudiante logra superar incluso dificultades de tipo biológico-anatómico que, a veces, ocasionan problemas durante el estudio. Nuestra experiencia ha demostrado que un alumno de motivación elevada no solo cumple con las tareas y deberes propuestos por los manuales y por su profesor, sino que él mismo busca la manera de enriquecer sus conocimientos con actividades complementarias: lectura de textos, ver películas en original, establecer contactos con hablantes nativos, etc. Es muy importante también su actitud con respecto al autocontrol de los propios conocimientos acumulados que se puede efectuar a través de diferentes actividades.

En el proceso de aprendizaje de una LE se ponen en marcha los distintos tipos de memoria, estrategias, operaciones, habilidades que son diferentes en cada uno de los estudiantes. Sin embargo, la actitud positiva, el afecto al proceso educativo, el estímulo son el fundamento que ayuda y contribuye a vencer los obstáculos y las dificultades que aparecen en el camino del aprendizaje de LE.

Al analizar el trabajo del docente, nos gustaría subrayar que lo imprescindible son sus cualidades personales, el afán y la ambición por efectuar perfectamente su tarea y conseguir los mejores resultados.

Cuanto más y mejor preparado esté el profesor, tanto mejor será el producto final de la formación lingüística. No se trata simplemente de poseer unos conocimientos vastos y sólidos sino de tener la capacidad de transmitirlos adecuadamente al alumnado. La competencia académica y la formación pedagógica del profesor constituyen, sin duda alguna, el requisito primordial para iniciar, desarrollar y llevar a cabo el proceso de enseñanza de la LE. Pero ellas no son un elemento estanco, por lo cual es necesario y obligatorio que los conocimientos se amplíen y enriquezcan. El docente debe seguir constantemente la línea de la autoperfección.

Dentro de sus cualidades personales, hemos de destacar la capacidad de crear un ambiente de instrucción y educación apropiado a los objetivos de la enseñanza. El profesor tiene que atraer la atención del alumnado, entusiasmarle en tomar parte activa en el proceso, estimularle a convertirse en su auténtico protagonista y a no quedarse como oyente pasivo en el proceso de aprendizaje.

Los adelantos de la ciencia y las tecnologías modernas permiten hacer uso de varios métodos de enseñanza como el audio-visual con la ayuda del cual el alumno escucha muestras de lengua viva y observa en directo fragmentos y episodios de la vida, la cultura y las costumbres del país cuyo idioma estudia. Por otra parte, el docente debe utilizar enfoques y modos de enseñanza según las exigencias modernas del proceso de enseñanza, no limitarse solo a ofrecer el contenido didáctico y las actividades previstas en los manuales, sino a buscar y proponer a sus discípulos tareas y ejercicios de distintos libros y guías didácticas que tratan sobre el tema de la respectiva lección. El profesor ha de recomendar al alumno diferentes lecturas complementarias y el cumplimiento de varios ejercicios adicionales que le puedan servir de perfeccionamiento de sus conocimientos. Al mismo tiempo, él tiene que animar al estudiante a participar en diferentes actividades como concursos, olimpiadas, competencias de carácter lingüístico que comprenden la oportunidad de exponer los conocimientos y las aptitudes sobre el dominio de la LE.

Para obtener resultados óptimos en el proceso de la formación lingüística del estudiante, el docente debe desarrollar actividades fuera del aula: visitas a las bibliotecas especializadas en la enseñanza-aprendizaje de la LE, llevar a sus alumnos al cine; planear visitas a exposiciones dedicadas al arte del país (los países) cuya lengua se estudia, etc.

La otra tarea del profesor consiste en acompañar sus clases con ejemplos y explicaciones sobre la vida del país cuyo idioma es objeto de estudio, sobre su cultura, historia, tradiciones y costumbres. El elemento idiosincrásico es la clave de acercarse al modo de vida de la población nativa, a sus hábitos y mentalidad lo que facilita el aprendizaje de la lengua extranjera.

A continuación, quisiéramos exponer nuestra modesta opinión sobre el otro factor que consideramos importante para el proceso de enseñanza aprendizaje, el ambiente educativo y social en el que está sumergido el alumno de LE. Los criterios educativos se relacionan con el plan de estudios y los programas de formación lingüística establecidos normalmente por el Ministerio de Educación. Creemos que un plan curricular adecuado a las exigencias del proceso de enseñanza-aprendizaje de LE puede ser aquel que tome en consideración la distribución gradual y paulatina del contenido lingüístico y que prevea un horario de clases apropiado a todos los niveles de enseñanza.

Nos gustaría también mencionar otros aspectos del sistema didáctico y educativo que afectan al proceso de enseñanza-aprendizaje de LE. Uno de ellos se refiere a la preferencia por una enseñanza de marcado carácter comunicativo puesto que en general, el objetivo de todo el proceso es el conseguir la competencia comunicativa del alumnado. Por otra parte, la enseñanza de LE se tiene que dar en el respectivo idioma extranjero, es decir podemos considerarlo un requisito importante que hay que introducir incluso en las primeras clases con alumnos principiantes para que ellos se vayan adaptando a al nueva lengua. En cuanto a si dar preferencia a la enseñanza basada en la lengua hablada o en la escrita, opinamos que pueden actuar los dos tipos a la vez. Sin embargo, es posible que las primeras clases se inicien con el hablar y luego se pase al componente escrito.

Al analizar las características ambientales del proceso de enseñanza-aprendizaje de LE, queremos subrayar que las aulas deben estar adecuadamente preparadas y decoradas para efectuar el proceso de formación. Un ambiente auténtico de enseñanza-aprendizaje de LE se tiene que dar en un aula en la que aparecen fotos, pósteres, cuadros, mapas lo cual la convierte en una “imagen de espejo” del respectivo país y sus habitantes.

El plan curricular debe de promover y estimular la convocatoria de varios eventos y actividades, tanto de carácter puramente lingüístico como también cultural e histórico, todos ellos dirigidos a ampliar las capacidades cognitivas del alumnado y a enriquecer su formación.



En conclusión, los factores, los requisitos y los elementos arriba mencionados, junto con todos los componentes y las variables señalados por los científicos especialistas en el tema, nos ayudan a conocer el complejo y multifacético proceso de adquisición y aprendizaje de LE en general, y nos demuestran que solo con procurar que todos ellos funcionen en unión y simultaneidad, conseguiremos alcanzar el objetivo final de la enseñanza: el alto nivel de dominio de la lengua meta.

BIBLIOGRAFÍA:

Baralo Ottonello, M. (1999): La adquisición de español como lengua extranjera, Cuadernos de didáctica del español/LE, Madrid, Arco Libros
Castañeda, A. (1997): Aspectos cognitivos en el aprendizaje de una lengua extranjera, Granada, Método
Higueras García, M. (2004): La enseñanza-aprendizaje de las colocaciones en el desarrollo de la competencia léxica en el español como lengua extranjera, Tesis doctoral, Madrid, Universidad Complutense de Madrid
Mayor, J. (1994): “Adquisición de una segunda lengua”, en J. Sánchez Lobato e I. Santos Gargallo (eds.), Problemas y métodos en la enseñanza del español como lengua extranjera, Actas del IV Congreso Internacional de ASELE, Madrid

1 Baralo Ottonello, M. (1999): La adquisición de español como lengua extranjera, Cuadernos de didáctica del español/LE, Madrid, Arco Libros, p. 11

2 Mayor, J. (1994): “Adquisición de una segunda lengua”, en J. Sánchez Lobato e I. Santos Gargallo (eds.), Problemas y métodos en la enseñanza del español como lengua extranjera, Actas del IV Congreso Internacional de ASELE, Madrid, p. 28

3 Ibídem

4 Castañeda, A. (1997): Aspectos cognitivos en el aprendizaje de una lengua extranjera, Granada, Método, p. 24

5 Higueras García, M. (2004): La enseñanza-aprendizaje de las colocaciones en el desarrollo de la competencia léxica en el español como lengua extranjera, Tesis doctoral, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, p. 36

6 Mayor, J. (1994): ”Adquisición de una segunda lengua”, en J. S. Lobato e I. Santos Gargallo (eds.), Problemas y métodos en la enseñanza del español como lengua extranjera, Actas del IV Congreso Internacional de ASELE, Madrid, p. 36

7 Mayor, J. (1994): ”Adquisición de una segunda lengua”, en J. S. Lobato e I. Santos Gargallo (eds.), Problemas y métodos en la enseñanza del español como lengua extranjera, Actas del IV Congreso Internacional de ASELE, Madrid, p. 39




La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal