Kassim era un hombre enfermizo, joyero de profesión, bien que no tuviera tienda establecida. Trabajaba para las grandes casas, siendo su especialidad el montaje de piedras preciosas. Pocas manos como las suyas para los engarces delicados



Descargar 122,8 Kb.
Fecha de conversión14.05.2017
Tamaño122,8 Kb.
EL SOLITARIO (Horacio Quiroga)
Kassim era un hombre enfermizo, joyero de profesión, bien que no tuviera tienda establecida. Trabajaba para las grandes casas, siendo su especialidad el montaje de piedras preciosas. Pocas manos como las suyas para los engarces delicados. Con más arranque y habilidad comercial, hubiera sido rico. Pero a los treinta y cinco años proseguía en su pieza, aderezada en taller bajo la ventana.
Kassim, de cuerpo mezquino, rostro exangüe sombreado por rala barba negra, tenía una mujer hermosa y fuertemente apasionada. La joven, de origen callejero, había aspirado con su hermosura a un más alto enlace. Esperó hasta los veinte años, provocando a los hombres, y a sus vecinas con su cuerpo. Temerosa al fin, aceptó nerviosamente a Kassim.
No mas sueños de lujo, sin embargo. Su marido, hábil -artista aún-, carecía completamente de carácter para hacer una fortuna. Por lo cual, mientras el joyero trabajaba doblado sobre sus pinzas, ella, de codos, sostenía sobre su marido una lenta y pesada mirada, para arrancarse luego bruscamente y seguir con la vista tras los vidrios al transeúnte de posición que podía haber sido su marido.
Cuanto ganaba Kassim, no obstante, era para ella. Los domingos trabajaba también a fin de poderle ofrecer un suplemento. Cuando María deseaba una joya -¡y con cuánta pasión deseaba ella! -trabajaba de noche. Después había tos y puntadas al costado; pero María tenía sus chispas de brillante. Poco a poco el trato diario con las gemas llegó a hacerle amar la tarea del artífice, y seguía con ardor las íntimas delicadezas del engarce. Pero cuando la joya estaba concluida -debía partir, no era para ella- caía más hondamente en la decepción de su matrimonio. Se probaba la alhaja, deteniéndose ante el espejo. Al fin la dejaba por ahí, y se iba a su cuarto. Kassim se levantaba a oír sus sollozos, y la hallaba en la cama, sin querer escucharlo.
-Hago, sin embargo, cuanto puedo por ti -decía él al fin tristemente.
Los sollozos subían con esto, y el joyero se reinstalaba lentamente en su banco.
Esas cosas se repitieron tanto que Kassim no se levantaba ya a consolarla. ¡Consolarla! ¿De qué? Lo cual no obstaba para que Kassim prolongara más sus veladas a fin de un mayor suplemento.

Era un hombre indeciso, irresoluto y callado. Las miradas de su mujer se detenían ahora con más pesada fijeza sobre aquella muda tranquilidad.


-¡Y eres un hombre, tú! -murmuraba.
Kassim, sobre sus engarces, no cesaba de mover los dedos.
-No eres feliz conmigo, Maria -expresaba al rato.
-¡Feliz! ¡Y tienes el valor de decirlo! ¿Quién puede ser feliz contigo?... ¡No la última de las mujeres!... ¡Pobre diablo! -concluía con risa nerviosa, yéndose.
Kassim trabajaba esa noche hasta las tres de la mañana, y su mujer tenía luego nuevas chispas que ella consideraba un instante con los labios apretados.
-Sí... ¡no es una diadema sorprendente!... ¿cuándo la hiciste?
-Desde el martes -mirábala él con descolorida ternura-; mientras dormías, de noche...
-¡Oh, podías haberte acostado!... ¡Inmensos los brillantes!
Porque su pasión eran las voluminosas piedras que Kassim montaba. Seguía el trabajo con loca hambre de que concluyera de una vez y apenas aderezada la alhaja, corría con ella al espejo. Luego, un ataque de sollozos:
-¡Todos, cualquier marido, el último, haría un sacrificio para halagar a su mujer! Y tú... y tú... -ni un miserable vestido que ponerme, tengo!
Cuando se franquea cierro límite de respeto al varón, la mujer puede llegar a decir a su marido cosas increíbles.
La mujer de Kassim franqueó ese límite con una pasión igual por lo menos a la que sentía por los brillantes. Una tarde, al guardar sus joyas, Kassim notó la falta de un prendedor -cinco mil pesos en dos solitarios. Buscó en sus cajones de nuevo.
-¿No has visto el prendedor, María? Lo dejé aquí.
-Sí, lo he visto.
-¿Dónde está? -se volvió extrañado.
-¡Aquí!
Su mujer, los ojos encendidos y la boca burlona, se erguía con el prendedor puesto.
-Te queda muy bien -dijo Kassim al rato-. Guardémoslo.
María se rió.
-¡Oh, no!, es mío.
-¿Broma?...
-¡Sí, es broma! ¡Es broma, sí! ¡Cómo te duele pensar que podría ser mío!... Mañana te lo doy. Hoy voy al teatro con él.
Kassim se demudó.
-Haces mal... podrían verte. Perderían toda confianza en mí.
-¡Oh! -cerró ella con rabioso fastidio, golpeando violentamente la puerta.
Vuelta del teatro, colocó la joya sobre el velador. Kassim se levantó y la guardó en su taller bajo llave. Al volver, su mujer estaba sentada en la cama.
-¡Esdecir, que temes que te la robe! ¡Que soy una ladrona!.
-No mires así... Has sido imprudente nada más.
-¡Ah! ¡Y a ti te la confían! ¡A ti, a ti! -Y cuando tu mujer pide un poco de halago, y quiere... me llamas ladrona a mí! ¡Infame!
Se durmió al fin. Pero Kassim no durmió.
Entregaron luego a Kassim para montar, un solitario, el brillante más admirable que hubiera pasado por sus manos.
-Mira, María, qué piedra. No he visto otra igual.
Su mujer no dijo nada; pero Kassim la sintió respirar hondamente sobre el solitario.
-Un agua admirable... -prosiguió él-; costará nueve o diez mil pesos.
-¡Un anillo! -murmuró María al fin.
-No, es de hombres... un alfiler.
A compás del montaje del solitario, Kassim recibió sobre su espalda trabajadora cuanto ardía de rencor y cocotaje frustrado en su mujer. Diez veces por día interrumpía a su marido para ir con el brillante ante el espejo. Después se lo probaba con diferentes vestidos.
-Si quieres hacerlo después... -se atrevió Kassim un día-. Es un trabajo urgente.
Esperó respuesta en vano; su mujer abría el balcón.
-¡María, te pueden ver!
-¡Toma! ¡Ahí está tu piedra!
El solitario, violentamente arrancado, rodó por el piso.

Kassim, lívido, lo recogió examinándolo, y alzó luego desde el suelo la mirada a su mujer.


-Y bueno, ¿por qué me miras así? ¿Se hizo algo tu piedra?
-No -repuso Kassim. Y reanudó en seguida su tarea, aunque las manos le temblaban hasta dar lástima.
Tuvo que levantarse al fin a ver a su mujer en el dormitorio, en plena crisis de nervios. La cabellera se habla soltado y los ojos le salían de las órbitas.
-¡Dame el brillante! -clamó-. ¡Dámelo! ¡Nos escaparemos! ¡Para mí! ¡Dámelo!
-María... -tartamudeó Kassim, tratando de desasirse.
-¡Ah! -rugió su mujer, enloquecida-. ¡Tú eres el ladrón, el miserable! ¡Me has robado mi vida, ladrón, ladrón! ¡Y creías que no me iba a desquitar... cornudo! ¡Ajá! -y se llevó las dos nanos a la garganta ahogada. Pero cuando Kassim se iba, saltó de la cama y cayó, alcanzando a cogerlo de un botín.
-¡No importa! ¡El brillante, dámelo! ¡No quiero más que eso! ¡Es mío, Kassim, miserable!
Kassim la ayudó a levantarse, lívido.
-Estas enferma, María. Después hablaremos... acuéstate.
-¡Mi brillante!
-Bueno, veremos si es posible... acuéstate.
-Dámelo.
La crisis de nervios retornó.
Kassim volvió a trabajar en su solitario. Como sus manos tenían una seguridad matemática, faltaban pocas horas ya para concluirlo.
María se levantó a comer, y Kassim tuvo la solicitud de siempre con ella. Al final de la cena su mujer lo miró de frente.
-Es mentira, Kassim -dijo.
-¡Oh! -repuso Kassim, sonriendo- no es nada.
-¡Te juro que es mentira! -insistió ella.
Kassim sonrió de nuevo, tocándole con torpe caricia la mano y se levantó para proseguir su tarea. Su mujer, con la cara entre las manos, lo siguió con la vista.
-Ya no me dices más que eso... -murmuró. Y con una honda náusea por aquello pegajoso, fofo e inerte que era su marido, se fue a su cuarto.
No durmió bien. Despertó, tarde ya, y vio luz en el taller; su marido continuaba trabajando. Una hora después Kassim oyó un alarido.

-¡Dámelo!

-Sí, es para ti; falta poco, María -repuso presuroso, levantándose. Pero su mujer, tras ese grito de pesadilla, dormía de nuevo.
A las dos de la mañana Kassim pudo dar por terminada su tarea; el brillante resplandecía firme y varonil en su engarce. Con paso silencioso fue al dormitorio y encendió la veladora. María dormía de espaldas, en la blancura helada de su camisón y de la sábana.
Fue al taller y volvió de nuevo. Contempló un rato el seno casi descubierto y con una descolorida sonrisa apartó un poco más el camisón desprendido.
Su mujer no lo sintió.
No había mucha luz. El tostro de Kassim adquirió de pronto una dureza de piedra y suspendiendo un instante la joya a flor del seno desnudo, hundió firme y perpendicular como un clavo el alfiler entero en el corazón de su mujer.
Hubo una brusca apertura de ojos, seguida de una lenta caída de párpados. Los dedos se arquearon y nada más.
La joya, sacudida por la convulsión del ganglio herido, tembló un instante desequilibrada. Kassim esperó un momento; y cuando el solitario quedó por fin perfectamente inmóvil, se retiró, cerrando tras de sí la puerta sin hacer ruido.

I. RESPONDE LAS PREGUNTAS:



  1. Describe física y psicológicamente a María y a Kassim.

  2. Explica por qué María se casó con Kassim.

  3. ¿En qué momento crees tú que se aprecia con mayor intensidad el desprecio que la mujer sentía por su marido?

  4. ¿Quién crees que tuvo la culpa del trágico desenlace del cuento? Justifica tu respuesta.

  5. Si tú fueras el marido, ¿qué hubieras hecho en su lugar?

6. ¿Qué tipo de narrador presenta el relato?

7. En qué espacio físico se desarrolla el relato

8. ¿En qué espacio psicológico se desarrolla el relato?

II. RELACIONA SINÓNIMOS



COLUMNA A

COLUMNA B

  1. Aderezada

( ) impedía

  1. Exangüe

( ) joya

  1. Artífice

( ) extenuado

  1. Obstaba

( ) alterar

  1. Irresoluto

( ) espasmo

  1. Diadema

( ) pálido

  1. Demudar

( ) soltarse

  1. Lívido

( ) artesano

  1. Desasirse

( ) tímido

  1. Convulsión

( ) arreglada

III. ESCRIBE UNA ORACIÓN CON CADA UNA DE LAS PALABRAS DE LA COLUMNA A




GÉNERO NARRATIVO
Se relatan acontecimientos que suceden a personajes en un lugar y un determinado periodo de tiempo. El género narrativo incluye obras tales como: cuentos, microcuentos, novelas, mitos y leyendas.
ELEMENTOS DE ANÁLISIS DE UN TEXTO NARRATIVO
I. NARRADOR.

Figura ficticia creada por el autor (persona real). Es la voz al interior de la obra, que se activa al momento de la lectura y nos relata la historia o argumento.



Omnisciente:

  • Está fuera del mundo narrado, es decir, no participa en los acontecimientos. Es como un Dios que todo lo sabe.

  • Domina la totalidad de la narración, parece saber lo que va a ocurrir en el futuro y lo que ocurrió en el pasado.

  • Se interna en los personajes y les cuenta a los lectores los pensamientos más íntimos que cruzan por sus mentes.

  • Entrega explicaciones al lector acerca de los hechos narrados.

  • Desaparece cuando quiere dar paso al dialogo directo de los personajes.

  • Habla en 3º persona singular.


Protagonista:

  • Participa en los acontecimientos.

  • Tiene un papel relevante en los acontecimientos que narra.

  • Habla en lo persona (singular o plural) lo que ve, siente, escucha, lo que hace, etc.

  • Presenta una visión subjetiva de los hechos, ya que el relato se realiza desde su interioridad.

II. PERSONAJES.


Son entes de ficción encargados de que las acciones ocurran.

a) Grado de participación en la historia:

  • Principales: Tienen un rol protagónico. Si no existiesen, la historia desaparecería. Aquel en torno al cual giran los hechos, se llama protagonista.

  • Secundarios: Actúan en función de los personajes principales, ya sea como ayudantes u oponentes. También sirven para dar mayor verosimilitud a los hechos.

  • Incidentales: Sólo son mencionados por el narrador u otro personaje.


III. ACONTECIMIENTOS.
Conjunto de hechos que ocurren en todo relato. Algunos de ellos son muy importantes y se denominan acontecimientos principales. El conjunto de acontecimientos principales se denomina argumento del relato.

Existen otros acontecimientos que pueden ser eliminados del relato sin que se altere el sentido de 1o narrado. Son los acontecimientos secundarios.


ESTRUCTURA DE UN CUENTO.
Un cuento es un texto narrativo breve que generalmente ordena sus acciones bajo la siguiente estructura:

1. Situación inicial: Se presentan los personajes y el contexto en el cual se desarrolla la narración.

2. Complicación o quiebre: Se introduce un elemento disruptivo o alterador de la situación inicial.

3. Reacción: Se genera una reacción por parte de los personajes.

4. Resolución: Tras la reacción de los personajes, se resuelve el quiebre anterior.

5. Situación final: Se establece la nueva realidad de los personajes involucrados en la historia.


EJEMPLO: Apliquemos esta estructura al cuento: “A la deriva”

1. Situación inicial: Paulino camina por el monte selvático.

2. Complicación o quiebre: Una serpiente muerde a Paulino.

3. Reacción: Paulino hace esfuerzos para lograr salvar su vida.

4. Resolución: Sus esfuerzos son inútiles: no encuentra quien le ayude, queda a la deriva en el río Paraná.

5. Situación final: Paulino muere.

ACTIVIDAD:
I. Identifica la estructura de la narración en el cuento: “El solitario”

1. Situación inicial: María es una mujer ambiciosa, Kassim un hombre trabajador, pero con poco carácter.

2. Complicación o quiebre: Un día le llega a Kassim un importante trabajo: engarzar un solitario. María quiere para ella la joya, le dice muchas cosas hirientes, parece no estar en su sano juicio.

3. Reacción: Kassim ha decidido matar a su mujer.

4. Resolución: Kassim entierra el solitario en el pecho de María.

5. Situación final: María muere. Kassím queda solo.


II. Leen el cuento escrito por cada uno e identifican la estructura de la narración.
IV. MOTIVOS.
Son las razones que impulsan a las acciones de los personajes.

Los motivos principales se relacionan con los acontecimientos principales.

Los motivos secundarios, en cambio, originan acciones de menor importancia en el relato. Por ejemplo, en el cuento El ramo azul, de Octavio Paz, esta presente el motivo del capricho femenino, que lleva a un hombre a una acción irracional.
V. AMBIENTACIÓN.
Es el lugar donde transcurre la acción.

Se distinguen 3 aspectos, que en conjunto, forman el ambiente o atmósfera del relato.




  • Ambientación física:

Puede ser cerrada (o escenario) o abierta (paisaje)



  • Ambiente psicológico:

Corresponde al clima emocional que rodea a los personajes. Estos pueden ser variados, por ejemplo, calma, tranquilidad, suspenso, alegría, miedo. etc.


  • Ambientación histórica:

Tanto los cuentos como las novelas, especialmente las manifestaciones de carácter realista, se sitúan en una ambientación histórica. Esta se puede identificar observando y asociando los datos y detalles relacionados con:

  • Fechas

  • Situaciones o formas de vida.

  • Ciudades

Nombre de personajes históricos que hacen referencia a un momento y lugar reales en la historia de un pueblo o país.

EL SUJETO DE LA ORACIÓN.


Es la persona, animal o cosa de la que se predica o dice algo en una oración. Siempre concuerda en número con el verbo, núcleo del predicado, por lo tanto, para determinar cuál es el sujeto de una oración, debes partir por ubicar el verbo principal de la oración.
TIPOS DE SUJETO:

  • Sujeto expreso: Aquel que aparece en forma explícita en la oración.

Ejemplo: José compró flores para su polola.

  • Sujeto desinencial: Aquel que no aparece escrito en la oración, pero que lo podemos reconocer a través de la desinencia o terminación del verbo.

Ejemplo: Llegaste nuevamente atrasado. (Sujeto: Tú)

  • Sujeto tácito: Este tipo de sujeto tampoco aparece escrito en la oración, pero lo reconocemos porque ha aparecido escrito antes en otra oración.

Ejemplo: Juan no tiene la materia. Cree que le irá mal en la prueba.

  • Sujeto activo: Aquel que realiza la acción.

Ejemplo: Ana cerró la puerta. (Quien realiza la acción es Ana)

  • Sujeto pasivo: Es aquel que no realiza la acción, sino que recibe las consecuencias de dicha acción.

Ejemplo: La puerta fue cerrada por Ana.
ACTIVIDAD: Ordena la secuencia de oraciones y escribe una historia, evitando repetirlos nombres (Usa pronombres o expresiones equivalentes)
1. Susana se siente muy contenta al escuchar la invitación de Andrés.

2. Andrés compra las entradas luego de hablar telefónicamente con Susana.

3. Andrés siente vergüenza al encontrarse con Susana a la salida del Colegio y no se atreve a invitarla al cine.

4. Andrés invita a Susana al cine.

5. Andrés prefiere llamar a Susana por teléfono.

FUNCIÓN SUSTANTIVA.

El sustantivo y el pronombre cumplen la función sustantiva en la oración. Por lo tanto, pueden ser núcleo de un sujeto.

El sustantivo es una parte fundamental y variable de la oración, que sirve para nombrar a una persona, animal o cosa y, puede tomar diferentes funciones dentro de esta. Por ejemplo puede ser núcleo del sujeto de la oración.


  1. Sustantivos comunes: Permiten nombrar a todas las personas, animales o cosas de la misma clase o especie, sin particularizar su significado. Agrupan los objetos que denominan por sus características generales, sin expresar rasgos distintivos. Por eso, se consideran sustantivos genéricos. Ejemplo: hombre, caballo, casa.

  2. Sustantivos propios: Distinguen o particularizan a cada individuo de los demás de una misma clase, especie o género. Se aplican a un solo ser, persona, animal o cosa. Por eso, se consideran sustantivos individuales. Los nombres de las personas y de los países son nombres propios. Los sustantivos propios se escriben SIEMPRE con letra inicial mayúscula.

  3. Sustantivos concretos: representan conceptos independientes. Son nombres de cosas que pueden percibirse con los sentidos del cuerpo o que imaginamos como realidad, por ejemplo esa mesa, ese niño

  4. Sustantivos abstractos: representan conceptos o ideas. Ejemplos: el engaño, el amor, la contradicción, la bondad, la honradez, etc.

Se forman a partir de:

adjetivos: bello  la belleza

malo  la maldad



verbos: caminar  la caminata

jugar el juego



5. Sustantivos gentilicios: Son los sustantivos que se derivan del lugar de nacimiento (país, región o estado) de personas, animales o cosas, como por ejemplo, español, peruano, sueco, suizo, panameño, argentino, danés.

6. Sustantivos patronímicos: Son los sustantivos que se derivan de algún nombre propio. Por ejemplo los apellidos de origen español se formaron originariamente a partir del nombre de pila. Normalmente acaban en -ez. Se da el nombre de patronímicos a todos los apellidos. Por ejemplo de Gonzalo – González, de Fernando – Fernández.

7. Sustantivos hipocorísticos: Son los sustantivos propios que hacen una abreviación o modificación familiar del antropónimo. Por ejemplo, de Francisco, Paco, de José, Pepe, el Seva, el Pato.
EJERCICIOS SUSTANTIVO.
Indica si los siguientes sustantivos son concretos o abstractos, escribiendo una C (concreto) o una A (abstracto), según corresponda.

( ) GORRIÓN

( ) PÁJARO

( ) INOCENCIA

( ) RÍO

( ) FRUTA

( ) MARÍA

( ) INTERNET

( ) MONTE

( ) CONTINENTE

( ) HISTORIA

( ) CHILE

( ) NIÑO

( ) ESCRITOR

( ) DIAMANTES

( ) CLAVELES

( ) GIMNASIA

( ) IMPRENTA

( ) INSECTOS

( ) CHOFER

( ) ÁLAMO

( ) CRONISTA

( ) PIEDAD

( ) GEOGRAFÍA

( ) ANCIANIDAD

( ) ALMACÉN

( ) PACIENCIA

( ) BIBLIOTECARIO

( ) SILLA

( ) VERANO

( ) FRAGILIDAD

RAÚL

( ) ASTUCIA

( ) SANTIAGO

Convierte en sustantivos concretos los siguientes sustantivos abstractos.



SUSTANTIVO ABSTRACTO

SUSTANTIVO CONCRETO

La esclavitud

El esclavo

La lectura




El arte




La avaricia




El heroísmo




La sabiduría




La adolescencia




La natación




La presidencia




El sacerdocio



Convierte el adjetivo calificativo de cada una de las siguientes frases en sustantivos abstractos.



ADJETIVO CALIFICATIVO

SUSTANTIVO ABSTRACTO

Madre tierna

Ternura

Mujer hermosa




Vaso frágil




Padre abnegado




Rosa fragante




Joven amable




Mar agitado




Sol brillante




Niño solitario




Seda suave



Anota frente a cada verbo un sustantivo abstracto y otro concreto.



VERBO

SUSTANTIVO ABSTRACTO

SUSTANTIVO CONCRETO

Viajar

El viaje

El viajero

Guerrear







Gobernar







Comerciar







Pintar







Ofender







Navegar







Jugar







Cazar







Pescar






Anota los sustantivos patronímicos derivados de los siguientes nombres



NOMBRE

PATRONÍMICO

Álvaro

Álvarez

Gonzalo




Fernando




Ramiro




Rodrigo




Enrique




Martín



Indica cuál es el gentilicio que se aplica a los habitantes de los países o regiones de la siguiente lista.



Croacia

Croata

Japón




Londres




Guatemala

guatemalteco

Bélgica




Moscú




Nicaragua




Lima




Dinamarca





III.- Lee las siguientes oraciones e identifica sustantivos, adjetivos y verbos:

 

1.- Los buenos amigos juegan.

 

Sustantivo: ……………………… Adjetivo:…………………………Verbo:……………………

 

2.- Los niños pasean en sus lindas bicicletas.

 

Sustantivo: ………………………… Adjetivo:…………………… Verbo:……………………

 

3.- Los volantines rojos vuelan alto.

 

Sustantivo: …………………… Adjetivo:……………………… Verbo:……………………

 

4.- Luisa pasea a su obediente perrito.

 

Sustantivo: ……………………… Adjetivo:…………………… Verbo:……………………

 

5.- La mamá les prepara una rica once.

 

Sustantivo: …………………… Adjetivo:…………………………. Verbo:……………………

 

6.- Los niños ven una entretenida película.

 

Sustantivo: ………………… Adjetivo:…………………………. Verbo:……………………

 

EL MICROCUENTO.

Esta forma literaria requiere de 2 condiciones indispensables: brevedad y sorpresa.

Algunos de los elementos propios del género narrativo (espacio, tiempo, personajes, acción) están, a veces, sólo sugeridos.

El lenguaje usado tiene cercanía con la lírica, al ser forzado al máximo en sus cualidades expresivas, con el fin de sugerir toda una gama de significaciones en el lector.

El microcuento generalmente exige la presencia de un lector culto, puesto que alude a hechos, citas y datos de otras obras artísticas. Este fenómeno se denomina intertextualidad.

En el microcuento, el autor puede utilizar la ironía y el humor, con el fin de criticar algún elemento de la vida contemporánea.

Ejemplo de microcuento: “El dinosaurio”. Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. (Augusto Monterroso)


PREDICCIÓN.

“Oye, paisano, hoy la tienes que manejar atento. Pasajeros trae­rán cambio grande a tu vida". Todavía recuerdo el tono fatal de la gi­tana. Por su culpa temblaba cuando subieron dos locatelis drogados, ca­paces de hacerte un graffiti en el pecho por luca. Nada. Pagaron. Lue­go, punks de mechas punzantes. Parecían gallos de pelea pasando al pasillo sin pagar. Increíble, el último pagó por todos. Respiré. Más al centro, una señora simpaticona puso ojitos para pedirme: "¿Joven, nos lleva a las dos por doscientos?". No caché entonces que, sonriendo, ayu­daba a subir a las que serían mi mujer y mi suegra.

1. ¿Qué tipo de narrador presenta este relato? Justifica.

2. Explica por qué el conductor tuvo miedo cuando subieron los jóvenes drogadictos y los punkies.

3. ¿A qué se refería la gitana en su predicción?

4. ¿Se cumple la predicción? Justificación.

5. Señala 2 marcas textuales pertenecientes a la norma informal.


PRONOMINALIZACIÓN.


Los pronombres son una clase de palabras que sustituyen al sustantivo. Su significado depende del contexto.
Ejemplo: Ese es muy grande ¿Cuál es el referente? Depende del contexto.
CLASES DE PRONOMBRES.

pronombres personales tónicos. Son aquellos que pueden funcionar como sujeto. 


PRONOMBRE

PERSONA

YO

1º PERSONA SINGULAR

TÚ – USTED

2º PERSONA SINGULAR

ÉL - ELLA

3º PERSONA SINGULAR

NOSOTROS (AS)

1º PERSONA PLURAL

VOSOTROS (AS) – USTEDES

2º PERSONA PLURAL

ELLOS – (AS)

3º PERSONA PLURAL


Pronombres personales átonos son aquellos que funcionan como complemento directo o indirecto.


PRONOMBRE

PERSONA

ME

1º PERSONA SINGULAR

TE

2º PERSONA SINGULAR

LO – LA - LE – SE

3º PERSONA SINGULAR

NOS

1º PERSONA PLURAL

OS

2º PERSONA PLURAL

LOS – LAS- LES - SE

3º PERSONA PLURAL

EJEMPLO:

Ellos (me – te – lo – la – etc.) vieron anoche


EJERCICIOS:
Reescribe la oración, sustituyendo el complemento directo “varios árboles” por el pronombre correspondiente.
El leñador cortó varios árboles: _______________________________________________________
Reescribe la oración, sustituyendo el complemento directo “el diario” por su pronombre correspondiente.
La abuela lee el diario: ______________________________________________________
Sustituye el sujeto por el pronombre correspondiente: __________________________________________

En la siguiente oración: “Un hermoso regalo entregó el Director”


¿Cuál es el sujeto de la oración?: ________________________________________________
Reescribe la oración anterior en orden lógico: __________________________________________________

(El orden lógico es: SUJETO  PREDICADO)


Sustituye el complemento directo “Un hermoso regalo” por su pronombre correspondiente.
_______________________________________________________

En la siguiente oración: Felipe echó el abono a sus plantas.

Remplaza la expresión “a sus plantas” por el pronombre correspondiente:
____________________________________________________

Dada la oración: “Lucía cantó para sus invitados”, reemplaza la expresión subrayada por el pronombre correspondiente.



______________________________________
Reemplaza el sujeto por el pronombre correspondiente:
_____________________________________________________________________

Dada la oración: “La abuela teje un chaleco para su nieto”, reemplaza la expresión subrayada por el pronombre correspondiente.


______________________________________________________________________

Lee la siguiente invitación y determina cuál es el referente de los pronombres subrayados.


Queridos amigos:

Los invito a la próxima reunión de de Sociedad de Poetas del Rock, el martes 13 del presente. En ella se tratarán los temas que ustedes mismos han propuesto. Me gustaría recibir sugerencias de otros temas que podamos abordarlos en la misma reunión.



Presidente Sociedad Poetas del Rock.


Pronombre

Referente
































La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal